1. Editorial de Julio

 . . . .Del hemisferio norte nos llegan noticias como: "usted Padre, no sabe los calores que han hecho por acá, ustedes los chilenos no tienen idea de lo que es resistir estos calores que tenemos por acá". ¡Pensar que acá los fríos de julio nos hacen andar tiritando todo el día!

. . . .El año pasado se cumplieron los 30 años del Envío. El Oratorio tendrá que ir a todos los países del mundo, sea del hemisferio que sea, sea con frío inaguantable o con calores que parece andar todo el día metido en un baño turco. No importa. Lo que interesa verdaderamente es que nuestra Madre y Reina cumpla la misión que su Hijo le ha dado. A nosotros nos toca tirar de su carruaje de victoria en medio de los pueblos. Que se imponga finalmente el amor de Dios, que todo lo llena de suave refrigerio y dulce calor en las horas amargas de soledad y frialdad.

. . . .Nuestros países jóvenes de América, para poder vivir económicamente han tenido que aprender a vender mercancías que otros países necesitan. De esta manera podemos comprar a su vez lo que necesitamos. Nos hemos transformado en exportadores de mercaderías tradicionales y no tradicionales.

. . . .Nuestros países de América tenemos frutos, minerales, carne, manufacturas que pueden exportarse... pero lo más importante es que nuestra fe es joven y nos da una esperanza también joven para tomar un amor no desgastado y vuelta de cúmulo de secretos egoísmos, sino también un amor joven capaz de convencer a otros y contagiar con la alegría sin falsedades ni máscaras hipócritas.

. . . .Estamos llamados a ser misioneros. Esa es nuestra gran llamada. Lo interesante es que somos peregrinos y nos "arranchamos" con facilidad en cualquier parte. En los lugares más increíbles nos encontramos con un latinoamericano ¿qué hace aquí? el ancho mundo nos espera con los brazos abiertos, para que llevemos simplemente nuestra fe joven y no marchita.

. . . .María Santísima será la gran estrella de la evangelización de este tercer milenio recién comenzado.