6. El movimiento en las Parroquias de Puerto Montt,

San José y Hospital.

 

. . . .El Oratorio Mariano se ha ido extendiendo en las Parroquias de Puerto Montt, San José y Hospital. Son los lugares donde los Padres del Oratorio han asumido parroquias. En general se puede decir que en estas parroquias hay grupos estables de gente comprometida con el Oratorio. Esto se da siempre en la siguientes ramas o agrupaciones: señoras, niñas, jóvenes, matrimonios, florcitas, comandos, peregrinos, pastorcitas y scouts marianos... Donde hay hermanas misioneras, hay agrupación de jóvenes misioneras y pastorcitas marianas.

. . . .El problema que estamos detectando en las parroquias, al menos en la de Hospital, es que no hay mucho crecimiento con los grupos marianos mismos. La gente va a la parroquia a conseguir la catequesis necesaria para obtener los Sacramentos y después se va... es difícil que perduren los grupos.

. . . .Quedan las personas que están unidas en alguna función de catequistas y el resto no perdura. En cambio, en los colegios parece que es mucho mayor la participación. El colegio reúne prácticamente a todos los jóvenes en edad de estudio, por eso vale la pena hincarle el diente desde la Parroquia a las juventudes que se reúnen en las escuelas cercanas a la parroquia es una grave deficiencia pastoral no introducirse en las escuelas donde esto es posible.

. . . .En Hospital por ahora es imposible, porque necesitaríamos un Hermano o un Padre viviendo en Hospital, que pueda, como en Puerto Montt, estar siempre dentro de la escuela, organizando las actividades juveniles del Oratorio dentro de la estructura del colegio.

. . . .El Hno César, Hno Antonio y el Hno Jorge Hernán no pueden trabajar durante la semana en que los chiquillos están en los colegios. Sus estudios en el Seminario se los impide. Pero pronto, si Dios quiere tendremos un hermano viviendo en Hospital, entonces será mucho más posible una actividad apostólica desde dentro de la estructura de la escuela básica y de enseñanza media.