Algunas oraciones marianas.

 

 

BENDITA SEA TU PUREZA

 

Bendita sea tu pureza

y eternamente lo sea,

pues todo un Dios se recrea

en tan graciosa belleza.

A ti, celestial princesa,

Virgen sagrada, María,

te ofrezco en este día

alma, vida y corazón.

ĦMírame con compasión!

ĦNo me dejes, Madre míaĦ

 

ORACIÓN DE SAN BERNARDO

Acordaos, Ħoh piadosísima Virgen María! que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorado vuestra asistencia y reclamado vuestro socorro, haya sido abandonado de Vos. Animado con esta confianza, a Vos también acudo, Ħoh Madre, Virgen de las vírgenes! Y aunque gimiendo bajo el peso de mis pecados, me atrevo a comparecer ante vuestra presencia soberana. No desechéis, Ħoh Madre de Dios!, mis humildes súplicas, antes bien, inclinad a ellas vuestros oídos y dignaos atenderlas favorablemente.

BAJO TU AMPARO

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios. No desoigas nuestras súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos de todos los peligros, Virgen gloriosa y bendita.

 

DEVOCION DE LOS SIETE DOLORES DE LA MADRE DE DIOS

1.- Dolor- La aflicción que causó a su tierno corazón, la profecía del anciano Simeón. (Avemaría.)

2.-La angustia que padeció su sensibilísimo corazón, en la huida y permanencia en Egipto. (Avemaría.)

3.-Las congojas que experimentó su solícito corazón, en la pérdida de su Hijo Jesús. (Avemaría.)

4.-La consternación que sintió su maternal corazón, al encontrar a su Hijo Jesús llevando la cruz a cuestas. (Avemaría.)

5.-El martirio de su generoso corazón, asistiendo a su Hijo Jesús en la agonía. (Avemaría.)

6.-La herida que sufrió su piadoso corazón, en la lanzada que abrió el costado de su Hijo Jesús. (Avemaría)

7.-El desconsuelo y desamparo que padeció su amantísimo corazón, en la sepultura de su Hijo Jesús. (Avemaría.)

Ruega por nosotros, Virgen dolorosísima, para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

SIETE GRACIAS QUE LA SANTÍSIMA VIRGEN CONCEDE A LOS QUE LE HONRAN DIARIAMENTE, MEDITANDO SUS DOLORES, CON EL REZO DE SIETE AVEMARÍAS. (SANTA BRÍGIDA).

1-Pondré paz en sus familias.

2.-Serán iluminadas en los divinos Misterios.

3.-Las consolaré en sus penas y acompañaré en sus trabajos.

4.-Les daré cuanto me pidan, con tal que no sea opuesto a la voluntad adorable de mi Divino Hijo y a la santificación de sus almas.

5.-Las defenderé en los combates espirituales con el enemigo infernal, y protegeré en todos los instantes de la vida.

6.-Las asistiré visiblemente: en el momento de su muerte y verán el rostro de su Madre.

7.-He conseguido de mi Divino Hijo que, cuantas propaguen esta devoción, sean trasladadas de esta vida terrenal a la felicidad eterna directamente, pues serán borrados todos sus pecados y mi Hijo y Yo seremos su consolación eterna y alegría.

ORACIÓN

Madre mía: Desde que amanece el día, bendíceme;

en lo rudo del trabajo, ayúdame;

si vacilo en mis buenas decisiones, fortaléceme;

en las tentaciones y peligros, defiéndeme;

si desfallezco, sálvame y al cielo llévame.

Amén.

 

MODO PRÁCTICO DE REZAR EL ROSARIO

Por la señal...

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón de haberte ofendido; también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno. Ayudado de vuestra divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. Amén.

 

Misterios gozosos

(Lunes)

1. La Encarnación del Hijo de Dios.

2. La Visitación de Nuestra Señora a su prima santa Isabel.

3. El Nacimiento del Hijo de Dios en Belén.

4. La Purificación de Nuestra Señora.

5. El Niño perdido y hallado en el Templo.

Misterios dolorosos

(Martes y viernes)

1. La Oración del Huerto.

2. La Flagelación del Señor.

3. La Coronación de espinas.

4. La Cruz a cuestas.

5. Jesús muere en la Cruz.

Misterios gloriosos

(Miércoles, sábados y domingos)

1. La Resurrección del Señor.

2. La Ascensión del Señor.

3. La Venida del Espíritu Santo.

4. La Asunción de Nuestra Señora.

5. La Coronación de María Santísima.

Misterios luminosos

(jueves)

1. El Bautismo en el Jordán

2. La autorrevelación de Jesús en las bodas de Caná;

3. El anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión;

4. La Transfiguración;

5. La institución de la Eucaristía.

Después de cada misterio se reza:

Gloria al Padre...

María, Madre de gracia, Madre de misericordia, defiéndenos de nuestros enemigos y ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Al terminar los cinco misterios:

Dios te salve, María, Hija de Dios Padre, llena eres de gracia...

Dios te salve, María, Madre de Dios Hijo, llena eres de gracia...

Dios te salve, María, Esposa de Dios Espíritu Santo, llena eres de gracia...

Letanía de la Santísima Virgen María

Señor, ten piedad

Cristo, ten piedad

Señor, ten piedad

Cristo, óyenos

Cristo, escúchanos

Dios, Padre celestial

Dios, Hijo Redentor del mundo

Dios, Espíritu Santo

Trinidad santa, un solo Dios

Santa María

Santa Madre de Dios

Santa Virgen de las Vírgenes

Madre de Cristo

Madre de la Iglesia

Madre de la Divina Gracia

Madre purísima

Madre castísima

Madre y Virgen

Madre sin mancha

Madre inmaculada

Madre amable

Madre admirable

Madre del buen consejo

Madre del Creador

Madre del Salvador

Virgen prudentísima

Virgen digna de veneración

Virgen poderosa

Virgen acogedora

Virgen fiel

Ideal de santidad

Trono de sabiduría

Causa de nuestra alegría

Templo del Espíritu Santo

Obra maestra de la gracia

Modelo de entrega a Dios

Rosa escogida

Fuerte como la torre de David

Hermosa como torre de marfil

Casa de oro

Arca de la Nueva Alianza

Puerta del cielo

Estrella de la mañana

Salud de los enfermos

Refugio de los pecadores

Consoladora de los tristes

Auxilio de los cristianos

Reina de los Ángeles

Reina de los Patriarcas

Reina de los Profetas

Reina de los Apóstoles

Reina de los Mártires

Reina de los confesores de la fe

Reina de las Vírgenes

Reina de todos los Santos

Reina concebida sin pecado original

Reina llevada al cielo

Reina del Santo Rosario

Reina de la Familia

Reina de la paz

 

 

Magnificat

Proclama mi alma la grandeza del Señor,

Se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador,

Porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,

Porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí;

Su nombre es santo

Y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.