7. Autenticidad y libertad

. . . .Todos los valores de la conducta humana pueden ser mal interpretados y desviados. Muchos ejemplos podemos dar de esta realidad. Por ejemplo, los bienes económicos son útiles y necesarios para la vida humana, pero se pueden desviar por una parte, en la avaricia, hedonismo, en el consumismo y el egoísmo liberal.

. . . .Y por otra parte se puede desviar por la violencia, la guerra interminable, el odio, la envidia, los robos, los asaltos y asesinatos, etc..

. . . .Otro ejemplo de la posibilidad de distorsión de realidades buenas en sí, que se pueden desviar: ejemplo, el sexo es bueno. Sin sexo no hay hijos ni amor esponsal, que une a la pareja humana en la manifestación del cariño exclusivo y total, abierto a la posibilidad del hijo.

. . . .Sin embargo, por el sexo mal interpretado, están los adulterios, los divorcios, los crímenes pasionales, las masturbaciones, la homosexualidad practicada, que atrajo la ira de Dios, como quedó de manifiesto en los sucesos de Sodoma y Gomorra.

. . . .La libertad también puede ser mal interpretada, entendiéndola como libertinaje, libertad para abusar de la libertad. El libertinaje es la destrucción de la vida humana en sus múltiples posibilidades de manifestación. El libertinaje y liberalismo destruyen la paz social y la corrección en la conducta humana.

 

. . .El libertinaje cae también en una contradicción: para poder llegar a su plena manifestación prohibe prohibir: ya está prohibiendo. Por este motivo, en el Oratorio desde muchos años atrás, antes que nacieran los grupos marianos, el fundador tuvo la intuición que la libertad no estaba tanto en su carisma, por todos esos errores de la libertad mal interpretada.

. . . .Y encontró en la autenticidad una posibilidad mejor para interpretar los valores y la vida.

. . . .Pero también la autenticidad puede ser mal interpretada porque se puede entender como hacer lo que a uno le da la gana. Interpretar la autenticidad como posibilidad de libertinaje, es indudablemente una muy mala interpretación. Cuando la gente dice, no me nace estudiar, no me nace llevar ADP, hacer retiro, escribir bitácora, ir a grupo, en esos casos, si se deja llevar por esa sensación está destruyendo la verdad que los seres humanos somos más que animales. Estos actúan por puro instinto y no por valores que mueven a la voluntad a buscar el bien y aborrecer el mal.

. . . .Ser auténtico es ser uno mismo en su mejor yo: ¿qué queremos? ¿ser malos, perversos, dignos de la reprobación? Todo nuestro ser se resiste a entrar en el camino de la autodestrucción, que provocan el orgullo, el egoísmo, la lujuria, la violencia, la rabia y agresividad, los vicios en la nutrición, alcoholismo, drogas; los complejos de inferioridad y baja autoestima, la depresión culpable, la flojera y falta de compromiso, que nos parangona con el hombre del talento que fue reprobado en el juicio final.

 

. . . .Así junto a todas estas malas conductas recién mencionadas, está la irreligión, la superstición, la mentira y los robos, los asesinatos, los abortos y los microabortivos que excluyen automáticamente de la Iglesia con la excomunión.

 

 

. . . .La autenticidad nos lleva no a un liberalismo y libertinaje, sino a la búsqueda de aceptar la maravillosa llamada de nuestra Madre a luchar decididamente por la santidad: nuestro yo pleno.