15. Bartolomé Longo, Schoenstatt y el Oratorio.. . . .

 

kkk

 

. . . .Bartolomé Longo acaba de ser citado por el Santo Padre Juan Pablo II en su encíclica última sobre el Santo Rosario "Rosarium Virginis Mariae". Ahí nos escribe: "Un especial carisma como verdadero apóstol del Rosario tuvo también el Beato Bartolomé Longo. Su camino de santidad se apoya sobre una inspiración sentida en lo más hondo de su corazón: " ¡Quien propaga el Rosario se salva!".

. . . .Basándose en ello, se sintió llamado a construir en Pompeya un templo dedicado a la Virgen del Santo Rosario colindante con los restos de la antigua ciudad...

. . . .Bartolomé Longo era un abogado que había sido un incrédulo durante un tiempo de su vida. Un proceso de conversión lo fue llevando a querer adherirse a la espiritualidad dominicana que había recibido de quienes lo ayudaron en su conversión. Quería hacerse cargo de la gente del lugar que por años estaba sin atención pastoral.

. . . .Quiso entonces llamar a la Santísima Virgen del Rosario a que se estableciera en ese lugar y creara un Santuario para Ella, donde la gente fuera en peregrinación a visitar a su Madre y Reina y Ella a su vez repartiera los milagros de la Gracia Divina de su divino Hijo.

. . . .La historia muestra que Dios concedió este pedido; los hechos dieron la razón a Bartolomé Longo; la presencia de Nuestra Señora del Rosario jamás dejó de hacerse sentir.

Un sacerdote alemán, Cipriano Fröelich, escribió en una hojita muy humilde, un articulo sobre Pompeya y las obras maravillosas de la Madre en ese Santuario.

. . . .El P. José Kentenich estuvo posiblemente en las vacaciones de 1914 (julio-septiembre) leyendo este artículo, cuando se le ocurrió que su capillita recientemente restaurada, pudiera transformarse también en un Santuario de las Glorias de María, pero en el sentido de la autoeducación.

. . . .Al poco tiempo comenzó a transformarse paulatinamente en un santuario de gracia.

. . . .El P. Sergio tuvo conocimiento del origen de los santuarios en Schoenstatt; provenían de la alianza de amor hecha por el P. Kentenich. Repetía, en forma creadora, un hecho de piedad, que había resultado eficaz. En lo que había hecho Bartolomé Longo había una ley del actuar de la Santísima Madre. Ella era la que quería que se hicieran estos actos de piedad, que quería que fuera llamada a un lugar con la condición que los hombres pudieran respaldar de alguna manera su presencia local.

. . . .El himno del Oratorio con su pedido fundamental, estaba expresando esa convicción de fe: "Madre, quédate en nuestro Oratorio, imagen bendita del pueblo". Ese era el deseo profundo subyacente en Beato Bartolomé Longo y los frutos que diera el santuario de Pompeya.

. . . .En el fondo había una frase profundamente evangélica dada por los peregrinos de Emaús "quédate con nosotros, que se hace tarde" es en parte del pedido de la Iglesia a la Santa Madre del Señor y Madre nuestra.

. . . .La peculiaridad del pedido del Oratorio Mariano estaba en la modalidad del desafío. Se exoresa en la oración del desafío en que no sale: Madre, quédate, sino Madre ándate si nosotros no ponemos de nuestra parte, al menos un grupo mariano de autoeducación.

. . . .Es evidente que la intencionalidad profunda es que la Madre y Reina Santísima se quede. Tan solo establece una condición de respaldo humano, que corresponda a la sentencia bíblica: "No el que dice Señor, Señor, entrará en el Reino de Dios, sino el que cumple la voluntad de mi Padre que está en los cielos".

. . . .El plan de Dios para el Oratorio es que se constituya como movimiento de autoeducación, por eso no puede quedarse el Oratorio en un mero movimiento de peregrinos que no se comprometen con un proceso personal y comunitario de autoeducación.

 

z z z