4. La caminata a Sor Teresa de los Andes.

 

. . . .Todos los años, ya es una tradición, la juventud de la región Metropolitana de Chile, hace una caminata impresionante de 28 kms por el camino antiguo, llamado la cuesta de Chacabuco.

. . . .La meta es el Santuario de Auco, donde está la tumba llena de flores y presencia misteriosa, de Santa Teresa de los Andes; hay un halo santo, alegre y profundo que embriaga el alma; es como que se hace presente algo de Dios ahí.

. . . .El Santo Padre explicó proféticamente esta caminata el mismo día de la beatificación en el Parque O`Higgins (3/4/87): "Movidos por la fe, la esperanza y el amor, caminamos como peregrinos hacia Dios que es Amor, y nuestra alma se llena de gozo al comprobar que esta peregrinación espiritual tiene su corona en la gloria, a la que Cristo nuestro Señor desea conducirnos a todos".

. . . .Miles de jóvenes peregrinan haciendo a pie la dura ruta de la cuesta de Chacabuco. No es por atletismo ni por esnobismo; tampoco por motivos económicos, por el contrario, los jóvenes deben pagar un tanto para financiar sus buses que los llevan del lugar de partida al comienzo de la peregrinación y después de rezar, de vuelta desde el Santuario al lugar de procedencia.

. . . .Hay que financiar además el material de promoción, atención de todo tipo que nunca es gratuita...

. . . .El hecho está que los jóvenes hacen un gran sacrificio económico y físico para hacer esta caminata de fe.

. . . .La gente del Oratorio también asistió a esta peregrinación, tanto varones como mujeres, se hicieron presente en el evento masivo que expresa la fe de la juventud en la santidad de Santa Teresa de los Andes, la fuerza de una fe que estructura la cultura del pueblo. Muchos que se encuentran alejados de una participación activa en la Iglesia, vuelven a reencontrar un momento de adhesión profundamente religiosa.

. . . .No se puede negar que detrás de este movimiento de juventudes está el hecho sobrenatural, que Dios quiere suscitar a esta joven chilena, y manifestarnos cómo podemos ser un pueblo que sale de su atraso y encierro en mediocridades y esclavitudes, provenientes de la masificación y que se pueden hasta esconder en la famosa globalización.

. . . .El Sto. Padre Juan Pablo II en un discurso al nuevo embajador chileno en la Santa Sede, el año 2001 (18/06/01) nos recordó esta vocación que hay que leer detrás de cada una de estas peregrinaciones a Auco.

. . . .Pude comprobar así que se trata de un pueblo recio, en busca de caminos que lo conduzcan a la anhelada reconciliación, aunque para llegar a esa meta haya que pasar por tramos estrechos. Por eso, una vez más, quiero repetirle como hice en la beatificación de la joven carmelita Teresa de los Andes que "el amor es más fuerte" porque "el amor puede siempre más".

. . . .El Oratorio Mariano chileno tiene que leer esta maravillosa vocación que se esconde en estas peregrinaciones a Auco: nuestro Oratorio chileno por su fidelidad en el amor, hasta las últimas consecuencias ha de llegar a ser una familia fuerte, de brazo altivo, desafiando los arrecifes y los oleajes violentos de la época actual; es decir tiene que ser "un faro en el horizonte".