13. Trabajo de hormiguita en la capilla de San Andrés.

 

. . . .La capilla de San Andrés es una capilla de la parroquia de Hospital; está en el sector llamado El Camino de la Media Luna, que queda en el lado oriental de la ruta 5. Primitivamente está comunidad era atendida en el IER, Instituto de Educación Rural, que está ubicado en el comienzo del Camino de la Media Luna, en el lado sur del mismo.

. . . .La atención pastoral de esta comunidad de campesinos quedó supeditada por años y años a la acción pastoral foránea de profesores y auxiliares de dicho establecimiento. El mismo Instituto dispuso para la Iglesia de un pequeño sitio separado del mismo por El Camino de la Media Luna en su lado norte.

. . . .Con un gran esfuerzo de la comunidad, con la especial ayuda de Monseñor Orozimbo y la ayuda de la Municipalidad, se entregó a fines del 2002 una capilla a medio construir, sin piso (solamente ripio) sin ventanas ni puertas, sin la parte poniente de su techo.

. . . .Desde fines del 2002 comenzaron entonces las Santas Misas en la capilla San Andrés. Nunca dejó de haber Sta. Misa semanalmente en dicho lugar durante todo el verano y el otoño. Fue en esa época en que un grupo de campesinos se envalentonó y quiso ayudar en la capilla para que tuviera serias mejorías. Una señora muy colaboradora de la capilla, la señora Palmira Rubio, estando muy mal de salud, había pedido que su funeral, se efectuara en esa capilla, la Capilla san Andrés, donde ella con mucho amor había cooperado tantas veces.

. . . .Fue así como el día de su funeral, una comunidad que repletaba el sitio de la capilla, asistió a una Santa Misa de funeral muy emotiva. Ellos se sintieron en la obligación de hacer todo lo posible para que la comunidad saliera adelante. Pudiera tener su capilla.

. . . .Así en un trabajo de hormiguita, con mucho empeño, a pesar de que no todos colaboraron, pudieron terminar de poner el techo del lado poniente, y pusieron el radier de cemento en casi toda la capilla, faltando en las piezas laterales por falta de una colaboración mejor. Se detuvo el trabajo, hasta que volvió el empuje de sacar adelante la capilla. Un miembro de ésta, funcionario del Instituto, talló personalmente una gran Cruz, un crucifijo; estucó todo el presbiterio, con la ayuda de señoras de la comunidad, hizo seis bancas con restos de las estructuras metálicas que sobraron de la capilla. Puso algunos marcos para las ventanas en el lado poniente, además de unas piezas de madera que adornaron las columnas del templo, fijó el gran crucifijo, que había tallado personalmente, en una pared de la capilla.

. . . .La Municipalidad de Paine, durante este tiempo no ha puesto nada de dinero y tampoco ha venido dinero del obispado. Lo que se ha hecho ha sido con el aporte voluntario de los fieles de la capilla de san Andrés. Creo que de esta manera los miembros de la comunidad tendrán que sentirla una capilla muy suya, por que los hijos y nietos, posteriormente recordarán con orgullo que sus padres estuvieron en la construcción de la misma. Y trabajaron como hormiguitas de verano...