El Observador de la Actualidad

El Observador

Información con valor cristiano

7 de marzo de 1999 No. 191

SUMARIO

bullet Dos milagros y su testimonio: Madre Teresa de Calcuta camina firme a la santidad
bulletEDITORIAL Alianzas políticas
bulletSOBRE LA MARCHA
bulletCUADERNO DE NOTAS La casa y el mundo
bulletUn nuevo viento sopla en Teherán
bulletDERECHOS HUMANOS Nuestra batalla
bulletMÉXICO EN LA MIRA El Ejecutivo se entromete en materia judicial
bulletCINE Tienes un e-mail
bulletPINCELADAS El polvo misterioso
bullet AÑO DEL PADRE CELESTIAL Sus obras revelan al Padre
bulletLa reconciliación, ¿para salir del paso?
bullet¿USTED QUÉ OPINA? En qué manos quedará México
bullet GRANDES FIRMAS Sobre eso que llaman mediocridad
bulletMIRADA A NUESTRO TIEMPO Ha muerto María Antonia
bulletEN SILENCIO, CON DIOS Dame la ciencia, Señor
bullet COMENTARIO A FONDO Tiempos sagrados
bullet CORRESPONDENCIA
INTIMIDADES. LOS JOVENES NOS CUENTAN Enamorada de un imposible
bulletLas obras de misericordia
bulletVIDA CRISTIANA Agua viva

Dos milagros y su testimonio

Madre Teresa de Calcuta camina firme a la santidad

* Concedió Juan Pablo II dispensa de los cinco años de su muerte.

* Se autorizó al arzobispo de Calcuta iniciar el proceso.

El papa Juan Pablo II autorizó la iniciación de los trámites para la beatificación de la madre Teresa de Calcuta, aunque aún no hayan pasado los cinco años requeridos como mínimo para la beatificación según el artículo nueve de las Normae servande. En la memoria reciente, es la primera vez que el Papa hace esta excepción. "Es un importante paso adelante, un importante testimonio de santidad de la madre Teresa. El Santo Padre no habría dado esta dispensa si no hubiese recibido peticiones de todo el mundo", dijo el arzobispo de Calcuta, Henry Sebastian D'Souza, al cual, conforme a dicha autorización, le corresponde realizar todos los actos preliminares para poder establecer posteriormente el tribunal que examinará los textos y recogerá la documentación sobre la vida y las virtudes de la Sierva de Dios.

Hasta ahora, dos hechos prodigiosos que podrían ser milagros se han atribuido a la intercesión de la madre Teresa. Si ambos son confirmados como milagros por la Santa Sede no sólo satisfarían las exigencias para la beatificación sino también para la canonización.

Uno de estos eventuales hechos milagrosos ocurrió en Estados Unidos cuando una francesa herida de muerte en un gravísimo accidente automovilístico sanó sus heridas milagrosamente porque tenía colgada al cuello una medalla de la madre Teresa. El otro posible milagro sucedió cuando a una niña palestina que sufría cáncer se le presentó en sueños la fundadora de las Misioneras de la Caridad diciéndole: "Niña, estás curada".

Tras la dispensa, la Congregación para las Causas de los Santos, con fecha 12 de diciembre de 1998, ha emitido un rescripto que autoriza al arzobispo de Calcuta a iniciar el proceso de la religiosa, la cual fue llamada a la casa paterna en 1997. Monseñor D'Souza dijo también que espera que la madre Teresa sea declarada santa en el Gran Jubileo del 2000. (EL OBSERVADOR / ACI / VIS / NE)

EL OBSERVADOR 191-1

Sumario Inicio

Editorial

Alianzas políticas

Al pasar las dos primeras elecciones gubernamentales de este 1999, el tema empezó a ventilarse. Sin embargo,la posibilidad de una alianza oposicionista "cayó redonda" al terminar los procesos comiciales de Hidalgo y Quintana Roo.

Los partidos de oposición al PRI se dieron cuenta con claridad de lo evidente: que muy lejos de lo que creían, la capacidad del Revolucionario Institucional si no sigue intacta, está ahí, a sus 70 años de edad, en una maquinaria que todavía puede arrastrar voluntades..., o hacerse de ellas mediante la promesa (o la dádiva).

Fundamental será observar tres cuestiones que en los próximos días de este mes de marzo generarán -políticamente hablando- las condiciones de las elecciones del 2000. El PRI debatirá el tema de los candados a los aspirantes a la presidencia de la república (candados impuestos al grupo del presidente Zedillo); el PAN y el PRD elegirán, cada uno en su modelo interno, nuevos presidentes nacionales. Del perfil de éstos saldrá o no saldrá la posibilidad de una alianza estratégica que, por cierto, podría comenzar a probarse -ya que se desechó en Hidalgo, con la figura del columnista político Miguel Angel Granados Chapa- en los próximos comicios de julio en Nayarit o, ¿por qué no?, en los importantísmos del estado de México, el mayor de todos los estados del país en padrón electoral y producción industrial...

En México no sólo no estamos acostumbrados a las alianzas estratégicas: les tememos como si de una maldición se tratara. Hacemos siempre lo posible por dividir y muy pocas veces, contadísimas, por sumar. Esto en los ambientes políticos, pero también en los negocios, en la escuela, en la familia misma. Nuestro "arte" para la poca unión es proverbial. Y así nos ha ido...

Quizá estemos ahora ante un viraje histórico: la tentativa de construir una plataforma política común entre fuerzas "irreconciliables". Se diría que tal coalición nace como "venganza" contra el PRI, pero creemos que no es posible ya ser tan miopes: al PRI le hace falta renovarse. A sus 70 años no puede seguir actuando como cuando joven, como cuando no necesitaba forzar las cosas para ganar, como cuando no tenía oposición. La tiene, y mientras más fuerte sea más rápido tendrá que transformarse. Y eso le hace bien al país.

EL OBSERVADOR 191-2

Sumario Inicio

SOBRE LA MARCHA

Habemos miles que creemos que la historia, la historia verdadera, la que en valor cuenta y transforma, es la de los famosos, la de los titulares de los periódicos, las marquesinas, los desplegados publicitarios: la de la televisión. Pero nos equivocamos de cabo a rabo: la historia de verdad la escribe el ciudadano de a pie, en su ir y venir cotidiano, en su batalla por el sustento, en su bendita necedad de no dejarse empequeñecer por la otra historia, la de los titulares, las marquesinas, los desplegados...

Santiago Norte

EL OBSERVADOR 191-3

Sumario Inicio

CUADERNO DE NOTAS

La casa y el mundo

Decía Chesterton: "El negocio que se hace en la casa es nada menos que formar los cuerpos y las almas de la humanidad. La familia es la fábrica que produce a la humanidad". No obstante esta sea una verdad como un puño, vivimos nosotros negándola constantemente; vivimos diciendo que la vida verdadera, la que "vale la pena", es la que se desarrolla fuera de casa, en las calles y en los lugares públicos de encuentro, de producción o de esparcimiento.

Ello nos ha conducido a negar el valor de lo realmente valioso: la formación -en la intimidad- de los cuerpos y las almas de los niños, de los jóvenes que vamos a entregar, más tarde, como nuestra herencia particular al mundo. Se deja de lado la fuerza transformadora que tiene la familia para entregar (esta fuerza) a los acontecimientos, a los poderosos o a los medios de comunicación. Cuando los últimos papas han definido a la familia como Iglesia doméstica, lo que han dicho es que ahí, en el seno del vínculo fundamental, es donde el ser humano percibe (o no) su relación trascendental, su vinculación (o no) con Dios.

Nosotros situamos la vida afuera de los muros de un hogar. Lo que sucede allí nos parece cosa de poca monta, apenas si la repetición de un martirio cotidiano, que se ha venido a complejizar por la necesidad económica que sufren millones de familias mexicanas. Pero es que el mundo, sí, el mundo, depende de lo que suceda allí. De una familia unida es imposible que salga el espíritu de la discordia; de una familia amorosa es impensable que nazca la generación del odio. En cambio, con la fisura, la fractura, el desprecio, el enfrentamiento y la violencia, se tiene por resultado la fragmentación social: el pecado estructural de la ausencia de compromiso y de comprensión del más débil.

La vida no "viene de fuera"; la vida viene desde adentro, desde la intimidad. Cuidar la vida es algo más que un slogan publicitario; es, en serio, cuidar a la familia. Y ahí todos sus miembros llevan responsabilidad, así como la sociedad y el gobierno. Atentar contra la vida es tanto como atentar contra el mundo. Cuidar la vida significa proteger a quien es su vehículo y a quien es su destinatario. Y, desde luego, propagar a los cuatro vientos que aventura, lo que se dice aventura, solo se vive en una comunidad pequeña como la familia, pues ahí, en esa trinidad terrestre (padre-madre-hijo) se apercibe, se aprecia, la máxima emoción que a Dios le plugo concedernos: nacer. (J. S. C.)

EL OBSERVADOR 191-4

Sumario Inicio

Un nuevo viento sopla en Teherán

Jesús Colina / Especial para EL OBSERVADOR

ROMA.- Será un encuentro realmente histórico: el presidente iraní Mohammad Jatami será recibido por el Papa en el Vaticano el próximo 11 de marzo. La casualidad ha querido que la entrevista tenga lugar poco después de las elecciones administrativas del pasado 26 de febrero, en las que los "reformistas" cercanos al presidente se han impuesto en una cita electoral que ha superado todas las previsiones de participación popular.

En búsqueda del diálogo

Ya con motivo del mensaje de final de año, Jatami lanzó el proyecto de "diálogo entre civilizaciones". En esa ocasión el presidente insistió en la necesidad de respetar los diferentes puntos de vista e indicó el diálogo como clave para la solución de las diferencias entre cristianos y musulmanes. Según Jatami, en la doctrina de Jesucristo hay que apreciar "la compasión por los propios semejantes, el respeto de los demás, el diálogo con el enemigo, la tolerancia y la disponibilidad hacia los demás". Y añadió: "Espero que el 1999, año que une a ambos milenios, sea un año marcado por bendiciones, paz, cordialidad y amor entre los hombres".

Juan Pablo II ya se había entrevistado hace un año con el ministro de Exteriores iraní, Kamal Jarrazi, el primer representante de ese país recibido en el Vaticano tras el giro hacia la moderación propiciado por las elecciones de 1997 que llevaron a la presidencia de la república islámica a Jatami, frente a otras opciones fundamentalistas.

Un momento clave

La noticia de la audiencia fue lanzada por el diario internacional árabe Al'Hayat, según el cual el presidente iraní invitará al pontífice a visitar Irán. Las fuentes citadas por el diario, que ofreció la noticia en primera página, describen el acontecimiento como "un momento clave en las relaciones entre la república islámica y la más alta autoridad católica del mundo".

El domingo 10 de enero Jatami recibió al nuncio apostólico de Juan Pablo II en Irán, monseñor Romeo Panciroli. El líder iraní volvió a tocar durante el encuentro su proyecto de diálogo entre las civilizaciones. "Para eliminar guerra y violencias es necesario el espíritu de las religiones".

Monseñor Panciroli, que concluía sus años de servicio a la Santa Sede en Teherán, afirmó: "Lo que he visto en Irán es lo opuesto de la imagen ofrecida por la propaganda occidental".

EL OBSERVADOR 191-5

Sumario Inicio

DERECHOS HUMANOS

Nuestra batalla *

Miguel Concha Malo **

Nota: hace unos días fue asaltada la oficina del padre Miguel Concha en el Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria OP, A.C. Nos preocupa y nos subleva: ¿por qué en México no se defiende a los defensores de los derechos humanos? Misterio.

El Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria OP, A.C ha realizado desde hace más de 14 años una labor permanente de defensa y promoción de los derechos humanos. Durante ese tiempo ha colaborado en diversas acciones para el fortalecimiento del estado de derecho, aunque ha presenciado también el aumento de la impunidad y ha experimentado sus consecuencias. Pese a las diversas formas de lucha para combatirla, su incremento es evidente, lo que ha implicado que las personas comprometidas en abatirla se enfrenten cada vez a mayores retos y riesgos.

Esta situación ha sido especialmente clara en el trabajo de defensa. Desde 1993, el Centro Vitoria ha atendido el caso del homicidio de Pedro Peredo Valderrama, quien fuera asesinado en diciembre de 1986. Los homicidas guardan lazos familiares con prominentes miembros del partido oficial, que, además, han ocupado cargos importantes en el sistema de impartición de justicia. Ello, aparentemente, ha determinado una indignante dilación de justicia, pues transcurrieron diez años para que las órdenes de aprehensión que existían contra ellos pudieran ser cumplidas. Esto se logró sólo tras la intervención de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Lamentablemente, el cumplimiento de las órdenes de aprehensión no garantizó la justicia. El proceso contra los hermanos Aguilar Díaz -tales son los apellidos de quienes cometieron el asesinato- ha estado plagado de irregularidades graves, gracias a las cuales se obtuvo una sentencia absolutoria para dos de ellos, que fue apelada. La apelación dio como resultado una sentencia condenatoria de 30 y 23 años de prisión para dos de ellos, mientras el juez que dictó la primera sentencia fue denunciado penalmente por el Vitoria, ya que sus actos contribuyeron a vulnerar el estado de derecho y fortalecieron la impunidad. Quienes han sido sentenciados como responsables de la muerte de Pedro interpusieron un amparo contra esa sentencia, que se encuentra en trámite. Los señores Aguilar Díaz fueron puestos en libertad después de la sentencia absolutoria, y de la resolución del amparo depende que se libren órdenes de reaprehensión para que la sentencia condenatoria sea ejecutada. Mientras tanto, otro de los hermanos, que fue detenido después, está a punto de ser sentenciado.

La actuación de las autoridades mexicanas frente al caso ha sido ambivalente. Han reconocido su responsabilidad ante la CIDH, pero se mantienen pasivas en las gestiones nacionales, lo que ha puesto en riesgo a la familia Peredo Valderrama, orillándola a solicitar protección ante instancias nacionales e internacionales. Desde hace tiempo, los señores Aguilar Díaz han sostenido que el Vitoria se ha encargado de difamarlos y de perseguirlos e, inclusive, han presentado promociones ante el juez en ese sentido.

La pasividad de la PGJDF y la mala actuación del Poder Judicial han generado la posibilidad de que hoy una organización de defensa de los derechos humanos sea acusada de "actos de persecución", mientras se desconocen las sanciones que debían haberse impuesto a todos aquellos que hicieron posible que la justicia se paralizara durante diez años.

Pero, como todas las otras organizaciones de derechos humanos, el Centro Vitoria no puede permitir que el estado de derecho sea quebrantado por el poder de unos cuantos. Sabemos que, como ha dicho Mario Benedetti, "la batalla es nuestra o de ninguno".

* Colaboración resumida.
** El autor es Provincial de los Dominicos y presidente vitalicio del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria.

EL OBSERVADOR 191-6

Sumario Inicio

MÉXICO EN LA MIRA

El Ejecutivo se entromete en materia judicial

El gobierno de Estados Unidos acaba de expresar que en México el poder Judicial es influido "en ocasiones" por el poder Ejecutivo. Esta denuncia aparece en el Informe Anual sobre los Derechos Humanos que el Departamento de Estado de la Unión Americana emite intentando hacer un balance a nivel mundial en esta materia.

Son 43 las páginas dedicadas a nuestro país, y en ellas se dice que las fuerzas armadas y de seguridad pública en México continúan cometiendo serios abusos y violaciones de los derechos humanos, incluyendo torturas, desapariciones y asesinatos extrajudiciales.

Estas afirmaciones, que no son ninguna novedad, aparecen acompañados de documentación detallada sobre acciones gubernamentales que han tenido lamentables fallas, y aquí se incluyen los sonados homicidios de la Buenos Aires, de Zapopan, de Acteal y de El Bosque. Se tocan, igualmente, los casos del general Gallardo, y de los tenientes arrestados por participar en una marcha de protesta.

En cuanto a Chiapas, aparecen los militares mexicanos como violadores de los derechos, a pesar de que éstos, con todo y pruebas documentadas, continúan negando su responsabilidad. Pero ahí, como en Guerrero, también se estaría hablando de "grupos civiles armados, controlados por jefes políticos locales afiliados con el PRI". Sin embargo, el informe estadounidense admite que no tiene en su poder pruebas concretas que vinculen específicamente al gobierno federal con grupos de este tipo. Quizá sea por eso que el gobierno de Estados Unidos acabara por decir que el gobierno mexicano "generalmente" respeta los derechos humanos de sus ciudadanos.

EL OBSERVADOR 191-7

Sumario Inicio

Cine

Tienes un e-mail *

Paz Fernández Cueto

Esta vez salí del cine con el alma contenta. El magnífico film Tienes un e-mail, de Nora Ephron, pone una vez más al descubierto que no estamos condenados por la técnica a presenciar en los siglos futuros "el ocaso de la conversación"; que es posible rescatar el espíritu, cultivar el sentimiento, no asfixiar el corazón, en pocas palabras, descubrir "la riqueza vital" de las personas para poder vivir humanamente.

Joe Fox y Kathleen Kelly, los personajes de la historia protagonizados por Tom Hanks y Meg Ryan, van descubriendo al correr de la trama esa riqueza vital, a través de las comunicaciones breves y de los diálogos anónimos de su correo electrónico. Dentro del tema romántico de una novela cinematográfica, nuestros personajes llegan a poner su alma al desnudo revelándose el uno al otro el repertorio de los recursos con los que hicieron su propia biografía. Todo esto a través del e-mail de su computadora.

El ritmo precipitado de la vida moderna inmersa en la tecnología ha hecho que sea difícil el simple hecho de dialogar. Consumimos una gran cantidad de horas oyendo el ruido de millones de palabras vacías de contenido, en lugar de escuchar "los sonidos del propio corazón", condición indispensable para entablar conversación. Se pronuncian sólo eso: palabras; se intentan hilvanar frases sueltas, se emiten sonidos, ruidos en su mayoría que no significan nada. Y cuando conversamos no sabemos escuchar. Mientras percibimos los sonidos de nuestro interlocutor, vamos preparando al mismo tiempo mentalmente la respuesta, dando lugar a una especie de diálogo de sordos. Sólo a veces, muy pocas veces, se produce el milagro de la comunicación.

Parece quedar claro en la película que no se trata de entablar reflexiones filosóficamente profundas, ni de enfrascarse en razonamientos rebuscados sino todo lo contrario; el mensaje se centra en que no hay conversación intrascendente cuando se da un diálogo del alma: "Todo esto es como hablar de nada en vez de algo, pero ésta nada significa para mí más que todos los algos", comenta Kathleen al descubrir la amabilidad, la bondad, la verdad, el misterio, la diversión, el humor y la belleza que es posible encontrar en la sencillez de una conversación.

No en vano la palabra conversar, según el diccionario, significa "vivir en compañía", lo que representa una doble fortuna: la de vivir y de hacerlo en compañía.

En un mundo dominado por la intercomunicación global abunda la soledad. La vida en común se ha convertido para muchos en un contrato de tiempo compartido, en un monstruoso conjunto de fortalezas egoístas cerradas a la comunicación vital; quizá sea esta soledad la que explique en parte la proliferación de los servicios de Internet en búsqueda de alguien con quien hablar, aunque no le vean la cara. A veces se presentan vidas paralelas que comparten todo menos lo ensencial, que entregan su cuerpo pero quedan insatisfechas por no haber entregado primero el alma.

En este film, Joe Fox, hijo de un acaudalado dueño de una innovadora cadena de librerías, representa la ambición del business impersonal que se traduce en vacío, inestabilidad, agresividad, arrogancia y frialdad. Kathleen, dueña de una modesta librería heredada de su madre, traduce en su negocio lo que ella es, porque así lo aprendió de su madre: amabilidad, amor por la vida, sensibilidad artística y riqueza intelectual; disfruta su trabajo por ser parte de la vida, por enriquecer a través de sus cuentos el patrimonio cultural de una modesta comunidad en Nueva York.

La competencia despiadada y la agresividad del mercado habían orillado a Joe a sacar la peor versión de sí mismo; los correos electrónicos de Kathleen le facilitan su propio reencuentro, la comprensión mutua, la inesperada facilidad de entenderse, la riqueza vital de quien dispone de muy pocas cosas, de muy escasos "recursos".

Al final descubren las visiones dentro del alma, descubren el perdón, descubren lo que es ser, estar de verdad, integrarse, darse, vivir, amar.

Se trata, como dice Julián Marías -prestigiado escritor español y miembro de la Real Academia- "de algo cuantitativo, más fino y residente en la intimidad. Sería menester indagar en qué consiste la riqueza vital, cómo se le puede conservar y perder, acaso malbaratar por cortedad de miras, provincianismo, angostura de espíritu, frivolidad o simple estupidez".

* Artículo resumido. Se publica con permiso de la autora.

EL OBSERVADOR 191-8

Sumario Inicio

PINCELADAS

El polvo misterioso

Justo López Melús *

Orar es estar expuestos a la luz de Dios como una cámara fotográfica. Entonces Dios nos impresiona, graba en nosotros los rasgos de su rostro, su imagen. El sha de Persia convocó una vez un premio para el que le hiciese el retrato mejor. Acudieron muchos artistas con instrumentos y material. Uno llegó con un saquito de polvo misterioso. Todos estaban intrigados: "¿Qué llevará en él?".

Al pasar revista, el sha admiró las hermosas estatuas y cuadros que intentaban reproducir su rostro. Había verdaderas obras de arte, verdaderas maravillas. Llegó a la habitación donde trabajaba el hombre del polvo misterioso. Éste no había hecho más que fregar, pulir, sacar brillo a las paredes de mármol de la sala. Y al entrar el sha lo reflejaron perfectamente. El sha quedó maravillado. Y él se llevó el premio.

* El autor es Operario Diocesano en San José de Gracia de Querétaro.

EL OBSERVADOR 191-9

El polvo misterioso

Justo López Melús *

Orar es estar expuestos a la luz de Dios como una cámara fotográfica. Entonces Dios nos impresiona, graba en nosotros los rasgos de su rostro, su imagen. El sha de Persia convocó una vez un premio para el que le hiciese el retrato mejor. Acudieron muchos artistas con instrumentos y material. Uno llegó con un saquito de polvo misterioso. Todos estaban intrigados: "¿Qué llevará en él?".

Al pasar revista, el sha admiró las hermosas estatuas y cuadros que intentaban reproducir su rostro. Había verdaderas obras de arte, verdaderas maravillas. Llegó a la habitación donde trabajaba el hombre del polvo misterioso. Éste no había hecho más que fregar, pulir, sacar brillo a las paredes de mármol de la sala. Y al entrar el sha lo reflejaron perfectamente. El sha quedó maravillado. Y él se llevó el premio.

* El autor es Operario Diocesano en San José de Gracia de Querétaro.

EL OBSERVADOR 191-9

El polvo misterioso

Justo López Melús *

Orar es estar expuestos a la luz de Dios como una cámara fotográfica. Entonces Dios nos impresiona, graba en nosotros los rasgos de su rostro, su imagen. El sha de Persia convocó una vez un premio para el que le hiciese el retrato mejor. Acudieron muchos artistas con instrumentos y material. Uno llegó con un saquito de polvo misterioso. Todos estaban intrigados: "¿Qué llevará en él?".

Al pasar revista, el sha admiró las hermosas estatuas y cuadros que intentaban reproducir su rostro. Había verdaderas obras de arte, verdaderas maravillas. Llegó a la habitación donde trabajaba el hombre del polvo misterioso. Éste no había hecho más que fregar, pulir, sacar brillo a las paredes de mármol de la sala. Y al entrar el sha lo reflejaron perfectamente. El sha quedó maravillado. Y él se llevó el premio.

* El autor es Operario Diocesano en San José de Gracia de Querétaro.

EL OBSERVADOR 191-9

El polvo misterioso

Justo López Melús *

Orar es estar expuestos a la luz de Dios como una cámara fotográfica. Entonces Dios nos impresiona, graba en nosotros los rasgos de su rostro, su imagen. El sha de Persia convocó una vez un premio para el que le hiciese el retrato mejor. Acudieron muchos artistas con instrumentos y material. Uno llegó con un saquito de polvo misterioso. Todos estaban intrigados: "¿Qué llevará en él?".

Al pasar revista, el sha admiró las hermosas estatuas y cuadros que intentaban reproducir su rostro. Había verdaderas obras de arte, verdaderas maravillas. Llegó a la habitación donde trabajaba el hombre del polvo misterioso. Éste no había hecho más que fregar, pulir, sacar brillo a las paredes de mármol de la sala. Y al entrar el sha lo reflejaron perfectamente. El sha quedó maravillado. Y él se llevó el premio.

* El autor es Operario Diocesano en San José de Gracia de Querétaro.

EL OBSERVADOR 191-9

El polvo misterioso

Justo López Melús *

Orar es estar expuestos a la luz de Dios como una cámara fotográfica. Entonces Dios nos impresiona, graba en nosotros los rasgos de su rostro, su imagen. El sha de Persia convocó una vez un premio para el que le hiciese el retrato mejor. Acudieron muchos artistas con instrumentos y material. Uno llegó con un saquito de polvo misterioso. Todos estaban intrigados: "¿Qué llevará en él?".

Al pasar revista, el sha admiró las hermosas estatuas y cuadros que intentaban reproducir su rostro. Había verdaderas obras de arte, verdaderas maravillas. Llegó a la habitación donde trabajaba el hombre del polvo misterioso. Éste no había hecho más que fregar, pulir, sacar brillo a las paredes de mármol de la sala. Y al entrar el sha lo reflejaron perfectamente. El sha quedó maravillado. Y él se llevó el premio.

* El autor es Operario Diocesano en San José de Gracia de Querétaro.

EL OBSERVADOR 191-9

El polvo misterioso

Justo López Melús *

Orar es estar expuestos a la luz de Dios como una cámara fotográfica. Entonces Dios nos impresiona, graba en nosotros los rasgos de su rostro, su imagen. El sha de Persia convocó una vez un premio para el que le hiciese el retrato mejor. Acudieron muchos artistas con instrumentos y material. Uno llegó con un saquito de polvo misterioso. Todos estaban intrigados: "¿Qué llevará en él?".

Al pasar revista, el sha admiró las hermosas estatuas y cuadros que intentaban reproducir su rostro. Había verdaderas obras de arte, verdaderas maravillas. Llegó a la habitación donde trabajaba el hombre del polvo misterioso. Éste no había hecho más que fregar, pulir, sacar brillo a las paredes de mármol de la sala. Y al entrar el sha lo reflejaron perfectamente. El sha quedó maravillado. Y él se llevó el premio.

* El autor es Operario Diocesano en San José de Gracia de Querétaro.

EL OBSERVADOR 191-9

Sumario Inicio

AÑO DEL PADRE CELESTIAL

Sus obras revelan al Padre

José Luis Meza*

Nosotros podemos conocer las obras de los personajes ilustres mediante la historia, el análisis científico, la firma, rasgos característicos de la obra, estilos y géneros literarios. Esto no es difícil comprenderlo porque así es como logramos identificar las grandes obras de arte, la música, la arquitectura, etc. Conociendo sus rasgos peculiares, podemos evaluar los talentos de sus autores. Las obras humanas nos conducen a quienes las hicieron. Muy bien se puede aplicar aquella sentencia de Jesús: "El árbol se conoce por sus frutos" (Lc 6, 44). Y si aplicamos la misma enseñanza para el caso de nuestro Padre Celestial, pues podemos afirmar que por su obra cósmica (la creación) podemos acercarnos a sus talentos divinos (atributos). Basta con una breve contemplación para experimentar un asombro incontenible. Ya sea que veamos las estrellas por la noche, o la inmensidad del mar; bien que observemos una flor del jardín, o le sigamos los pasos a una hormiga, todo eso nos causa la misma impresión: Dios Padre es "bien padre"... Maravilloso, estupendo, sabio, poderoso, etc. No tenemos suficientes calificativos para describir con exactitud su sabiduría. Muchos salmos comienzan y terminan con un grito de alabanza: "¡Oh Señor, nuestro Dios, qué glorioso es tu nombre sobre la tierra!" (Sal 8, 1).

Pero este nivel visible de las cosas creadas es apenas el forro del cuestionamiento: las obras revelan al Padre. Necesitamos penetrar su nivel moral y ético para darnos cuenta de algo que no se ve con ojos, sino con mirada interior. La bondad natural que Dios puso en sus criaturas corresponde a la ley natural, llamada "luz eterna", reflejada en el universo. En una ocasión me comentaba un científico metido en un laboratorio nuclear: "Es impresionante el comportamiento natural de los átomos". Según él, a través de esa manera natural, ordenada y equilibrante de la energía, se podía establecer un criterio moral para los hombres. Sin darse cuenta, estaba razonando con la ética del universo. Ya sería una ventaja que el hombre se comportara siguiendo las leyes naturales de su ser-semejanza del Creador. Cualquier manual de teología nos dice que la ética (moral natural) es "el patrón de medida con el que evaluamos las reglas de cualquier actividad determinada" (Diccionario Enciclopédico de Moral, Ed. Paulinas, p. 1333). En páginas siguientes dice: "La ética puede ser definida como el estudio sistemático, racional, realista de las posibilidades humanas que, mediante la reflexión (...), nos permite establecer valores e ideales universales de comportamiento de individuos e instituciones" (Ibidem). Esto nos está diciendo que no es cosa del otro mundo penetrar la bondad y ordenamiento de la existencia. Sencillamente basta con buscar la firma de Dios y la encontramos de inmediato. Esa firma no está hecha de tinta china, sino con el maravilloso acento del orden y la sabiduría. El libro abierto de la naturaleza lo está demostrando a cada instante. La declaración humilde del personaje Job lo dice todo: "Yo te conocía sólo de oídas; pero ahora te han visto mis ojos" (Jb 42, 5). Yahveh había retado a Job mediante la observación de las cosas creadas. Sería bueno abrir la Biblia y leer todo el capítulo 39.

Definitivamente la creación nos revela mucho, muchísimo, de lo que es nuestro Padre Celestial.

* El autor es presbítero, Director de Comunicación de la Diócesis de León.

EL OBSERVADOR 191-10

Sus obras revelan al Padre

José Luis Meza*

Nosotros podemos conocer las obras de los personajes ilustres mediante la historia, el análisis científico, la firma, rasgos característicos de la obra, estilos y géneros literarios. Esto no es difícil comprenderlo porque así es como logramos identificar las grandes obras de arte, la música, la arquitectura, etc. Conociendo sus rasgos peculiares, podemos evaluar los talentos de sus autores. Las obras humanas nos conducen a quienes las hicieron. Muy bien se puede aplicar aquella sentencia de Jesús: "El árbol se conoce por sus frutos" (Lc 6, 44). Y si aplicamos la misma enseñanza para el caso de nuestro Padre Celestial, pues podemos afirmar que por su obra cósmica (la creación) podemos acercarnos a sus talentos divinos (atributos). Basta con una breve contemplación para experimentar un asombro incontenible. Ya sea que veamos las estrellas por la noche, o la inmensidad del mar; bien que observemos una flor del jardín, o le sigamos los pasos a una hormiga, todo eso nos causa la misma impresión: Dios Padre es "bien padre"... Maravilloso, estupendo, sabio, poderoso, etc. No tenemos suficientes calificativos para describir con exactitud su sabiduría. Muchos salmos comienzan y terminan con un grito de alabanza: "¡Oh Señor, nuestro Dios, qué glorioso es tu nombre sobre la tierra!" (Sal 8, 1).

Pero este nivel visible de las cosas creadas es apenas el forro del cuestionamiento: las obras revelan al Padre. Necesitamos penetrar su nivel moral y ético para darnos cuenta de algo que no se ve con ojos, sino con mirada interior. La bondad natural que Dios puso en sus criaturas corresponde a la ley natural, llamada "luz eterna", reflejada en el universo. En una ocasión me comentaba un científico metido en un laboratorio nuclear: "Es impresionante el comportamiento natural de los átomos". Según él, a través de esa manera natural, ordenada y equilibrante de la energía, se podía establecer un criterio moral para los hombres. Sin darse cuenta, estaba razonando con la ética del universo. Ya sería una ventaja que el hombre se comportara siguiendo las leyes naturales de su ser-semejanza del Creador. Cualquier manual de teología nos dice que la ética (moral natural) es "el patrón de medida con el que evaluamos las reglas de cualquier actividad determinada" (Diccionario Enciclopédico de Moral, Ed. Paulinas, p. 1333). En páginas siguientes dice: "La ética puede ser definida como el estudio sistemático, racional, realista de las posibilidades humanas que, mediante la reflexión (...), nos permite establecer valores e ideales universales de comportamiento de individuos e instituciones" (Ibidem). Esto nos está diciendo que no es cosa del otro mundo penetrar la bondad y ordenamiento de la existencia. Sencillamente basta con buscar la firma de Dios y la encontramos de inmediato. Esa firma no está hecha de tinta china, sino con el maravilloso acento del orden y la sabiduría. El libro abierto de la naturaleza lo está demostrando a cada instante. La declaración humilde del personaje Job lo dice todo: "Yo te conocía sólo de oídas; pero ahora te han visto mis ojos" (Jb 42, 5). Yahveh había retado a Job mediante la observación de las cosas creadas. Sería bueno abrir la Biblia y leer todo el capítulo 39.

Definitivamente la creación nos revela mucho, muchísimo, de lo que es nuestro Padre Celestial.

* El autor es presbítero, Director de Comunicación de la Diócesis de León.

EL OBSERVADOR 191-10

Sumario Inicio

La reconciliación, ¿para salir del paso?

Jesús Rocha Rocha *

Observando a la gente de Matehuala, he visto que mucha es indiferente a los sacramentos, quizá por la formación deficiente de su fe. Otros se acercan a los sacramentos por tradición, les confunde el proselitismo de las sectas que con demasiada insistencia van tocando de puerta en puerta, perturbando y casi forzando a que les acepten su propaganda.

Hablando del sacramento de la Confirmación, así como de otros sacramentos que busca la gente, muchos lo hacen para salir de paso, porque se quiere aprovechar que el padrino vino de vacaciones. Este año del 99, el Año del Padre, que es el tercero y último para la preparación del Jubileo, tiene como función ampliar los horizontes del creyente según la misión misma de Cristo. Toda la vida cristiana es como una gran peregrinación hacia la casa del Padre, de quien descubrimos cada día su amor incondicional por cada uno de los seres humanos y, en particular, por quien, como el hijo pródigo, regresa a la casa paterna (cfr. Lc 15, 11-24).

El pecado está presente en la historia del hombre (cfr. Gen 3, 4), es una perversión de la mente y rompe el vínculo de unión con Dios. El pecado es un abuso de la libertad que Dios da a las personas, creadas para amarlo y amarse mutuamente. Cuando uno peca, rompe con Dios y con los hermanos. El pecado es el mal provocado por nosotros mismos (cfr. 2 Sam 11, 1-5).

Pero el Creador no abandona al pecador; lo llama y le anuncia la victoria sobre el mal. La obra de la reconciliación la realiza Cristo en plenitud. El pecado nos marca desde el nacimiento, pero por medio del Bautismo volvemos a nacer (cfr. Jn 3, 5-6).

En la Iglesia la obra de la reconciliación se realiza especialmente en el sacramento de la Penitencia (Reconciliación). Este sacramento trae consigo el perdón de Dios y la reconciliación con la Iglesia.

Los que pueden impartir el sacramento del Perdón son los señores obispos y los presbíteros, "en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo". Para hacer una buena Confesión, el cristiano necesita: a) hacer un examen de conciencia, b) sentir dolor de haber ofendido a Dios y a los hermanos, c) propósito de no volver a pecar, d) decir los pecados al confesor y e) cumplir la penitencia. No olvidemos que este sacramento nos pide restituir; por ejemplo, si se ha robado, se debe regresar lo robado; si se ha difamado, se le debe restituir su fama a quien se haya calumniado. Este sacramento devuelve la gracia de Dios y nos une con Él en profunda amistad, nos reconcilia con la Iglesia y nos dispone más al encuentro personal con Dios.

* El autor es presbítero de la diócesis de Matehuala.

EL OBSERVADOR 191-11

Sumario Inicio

¿USTED QUÉ OPINA?

En qué manos quedará México

Genaro Alamilla Arteaga

O mejor, en qué mentes, en qué sistema político, en qué ideología, en qué políticos y, en una palabra, en qué clase de hombres quedará el país a partir del año dos mil, que ya está a la vista.

La cuestión es preocupante para cuantos queremos un México mejor, en el que sus habitantes gocen la temporalidad de su vida sin excesos pero satisfaciendo sus más perentorias necesidades y en pleno goce de sus derechos, así como en el alegre cumplimiento de sus obligaciones y sabiéndose solidarios con sus conciudadanos. Ésta es la felicidad que los mexicanos anhelamos al menos para el futuro próximo, para las generaciones que nos va a suceder. Es la herencia que les debemos legar.

Decíamos que la cuestión es preocupante pues, si consideramos qué tipo o clase de hombres tiene hoy el país, con qué clase de políticos se cuenta, cuál es la ideología presente y el sistema político que impera desde muchas décadas anteriores, con esto ¿podemos atisbar un futuro mejor para México? Tenemos que aceptar que un análisis objetivo de todo lo anterior nos dará luz para un juicio realista y no de ficción sobre el futuro de México. Aquí tienen la palabra los politólogos y sociólogos, los analistas y especialistas sobre el tema, que llenan las páginas editoriales de los diarios y están presentes en otros medios de comunicación.

Nosotros, sencillamente, hacemos modestas reflexiones como ciudadanos que somos y preocupados por el bienestar general de México y su futuro; por eso esperamos que otros con capacidad y conocimiento se pronuncien e iluminen la mente de nuestros conciudadanos para que, con clara conciencia cívica, se unan, organicen y, con espíritu solidario, vayan preparando un venturoso futuro para nuestra patria, porque con mentes obtusas y un sistema político como el actual, y una ideología de confusión como el laicismo, el neoliberalismo, el socialismo y el capitalismo salvaje por antisocial y con hombres indiferentes, abúlicos y perezosos y sin conciencia cívico-política, no será posible crear un futuro mejor para el país, como el que soñamos. No negamos que hay luces y valores aquí y allá, pero han sido neutralizados por tanta corrupción que ha penetrado en todos los estratos de la sociedad, desde el más bajo hasta el más alto nivel. ¿Usted qué opina?

EL OBSERVADOR 191-12

En qué manos quedará México

Genaro Alamilla Arteaga

O mejor, en qué mentes, en qué sistema político, en qué ideología, en qué políticos y, en una palabra, en qué clase de hombres quedará el país a partir del año dos mil, que ya está a la vista.

La cuestión es preocupante para cuantos queremos un México mejor, en el que sus habitantes gocen la temporalidad de su vida sin excesos pero satisfaciendo sus más perentorias necesidades y en pleno goce de sus derechos, así como en el alegre cumplimiento de sus obligaciones y sabiéndose solidarios con sus conciudadanos. Ésta es la felicidad que los mexicanos anhelamos al menos para el futuro próximo, para las generaciones que nos va a suceder. Es la herencia que les debemos legar.

Decíamos que la cuestión es preocupante pues, si consideramos qué tipo o clase de hombres tiene hoy el país, con qué clase de políticos se cuenta, cuál es la ideología presente y el sistema político que impera desde muchas décadas anteriores, con esto ¿podemos atisbar un futuro mejor para México? Tenemos que aceptar que un análisis objetivo de todo lo anterior nos dará luz para un juicio realista y no de ficción sobre el futuro de México. Aquí tienen la palabra los politólogos y sociólogos, los analistas y especialistas sobre el tema, que llenan las páginas editoriales de los diarios y están presentes en otros medios de comunicación.

Nosotros, sencillamente, hacemos modestas reflexiones como ciudadanos que somos y preocupados por el bienestar general de México y su futuro; por eso esperamos que otros con capacidad y conocimiento se pronuncien e iluminen la mente de nuestros conciudadanos para que, con clara conciencia cívica, se unan, organicen y, con espíritu solidario, vayan preparando un venturoso futuro para nuestra patria, porque con mentes obtusas y un sistema político como el actual, y una ideología de confusión como el laicismo, el neoliberalismo, el socialismo y el capitalismo salvaje por antisocial y con hombres indiferentes, abúlicos y perezosos y sin conciencia cívico-política, no será posible crear un futuro mejor para el país, como el que soñamos. No negamos que hay luces y valores aquí y allá, pero han sido neutralizados por tanta corrupción que ha penetrado en todos los estratos de la sociedad, desde el más bajo hasta el más alto nivel. ¿Usted qué opina?

EL OBSERVADOR 191-12

Sumario Inicio

GRANDES FIRMAS

Sobre eso que llaman mediocridad *

Francisco Prieto **

Confieso que soy de los que no usan la palabra mediocridad, pues formo parte de los que sentimos al menos una cierta reserva para referirnos a una persona como hombre o mujer mediocre, al considerar que, para mí, toda persona es cosa sagrada, y por ello portadora de una historia, especialmente una infancia, que desconozco en la mayoría de los casos. Seguramente por esto, y porque el que califica a otro de mediocre es porque se ha de creer alguien superior, es por lo que no suelo emplear ese calificativo. Y, sin embargo, es posible hablar de hombres y de mujeres que, al parecer, no se construyen a cabalidad, que no multiplican los talentos, pocos o muchos, que en potencia portan. Esas medianías son el objeto de este breve ensayo.

De lo que estoy convencido es de que el hombre o mujer mediocre no es sino aquel que no ha asumido su libertad, que no ha determinado su vida, que no vive a partir de su conciencia. En otras palabras, quien ha dejado que le hagan la vida, el que ha adormecido su naturaleza y acallado sus voces interiores, tornándose incapaz de decir que no, buscando su conveniencia sin confrontar a los otros por miedo a perder lo poco que tiene... En otras palabras, el que ha vivido siendo cómplice, sin autoría sobre nada. El hombre o la mujer dominados por su circunstancia, los del "dejar hacer y dejar pasar". Finalmente, rebasar esa mediocridad no sería sino darse cuenta de que las cosas que creemos, que las ideas que profesamos, lo hacemos no solamente por considerar que hay en ellas verosimilitud, sino porque nos alegran la vida y nos han llevado a construir la felicidad que, en última instancia, no es sino el regusto por vivir, la capacidad de hacer en sí los contrarios; de asumir, con la misma intensidad, la dicha y el dolor; de haberse forzado a sí mismo, hasta volverlo hábito; la difícil costumbre de poner al otro en mí como existente en sí hasta haber eliminado la tentación condenatoria y represora. Y es que sólo la conciencia de la radical inseguridad da al hombre y a la mujer auténticos la paz, o sea, la reconciliación consigo y con el mundo.

Por lo contrario, el hombre y la mujer mediocres son los seres seguros de sí mismos, que reprueban todo aquello cuanto cuestiona lo establecido; inflexibles y, por tanto, incapaces de considerar ni por un momento que se hayan equivocado aun en cuestiones esenciales; por lo mismo, enemigos del diálogo, que no es sino la capacidad de franquear la distancia que separa a cada quien de cada cual.

En realidad, rebasar la mediocridad, a la que nos lleva la inercia del vivir, no es sino, por amor a la vida, por reconocimiento a la generosidad básica de la existencia, romper constantemente el espíritu acomodaticio, sacudir así esa inercia, casi siempre demoniaca, y vivir con la conciencia de que donde está el cuerpo hay necesariamente algún peligro. Sólo el que vive en la conciencia del peligro, de la inestabilidad, del cambio necesario en la criatura, de la imposibilidad radical de ser sí mismo, o sea, perfectamente acabado en sí mismo, hace en sí la humildad. Y la real grandeza de la criatura humana reside en la negación misma de la soberbia, es decir, en asumirse en su necesaria humildad. En su famosa obra Ortodoxia, Chesterton escribió lo siguiente: "Loco es aquel que ha perdido todo menos la razón"". Y el que es capaz de vivir no sólo de la razón es, precisamente, el que ha rebasado la mediocridad.

* Publicado en colaboración con Signo de los Tiempos, enero-febrero de 1999.
** El autor es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte, novelista, locutor y comentarista en Grupo Radio Centro del programa cultural Huellas de la historia. Es miembro del Consejo del IMDOSOC.

EL OBSERVADOR 191-13

Sumario Inicio

MIRADA A NUESTRO TIEMPO

Ha muerto María Antonia *

Amadeo Rodríguez Magro **

La recuerdo como una criatura entrañable, capaz de querer y ser querida. Su alegría y su ternura alegraban la vida de los que tuvieron oportunidad de relacionarse con ella, y en especial de su madre, que era su compañera del alma, la destinataria más cercana de sus caricias y también la que sufría sus pequeños caprichos.

Era un ser perfectamente integrado en su familia y sus amigos, que eran todos los que la conocían, con los que compartía con su media lengua sus experiencias y fantasías. Cultivaba su vida religiosa con los signos y los gestos que descubría a su alrededor, y se relacionaba con un Dios Padre, un Jesús amigo y su Madre la Virgen, con una piedad que en ella tenía ciertos límites en la inteligencia, pero una gran profundidad en su emotividad y sentimientos. Ya mayorcita encontró también la cercanía de la Iglesia y mostró un especial afecto por el sacerdote, su amigo. Acompañada con tino pedagógico y sin prisas, disfrutó del encuentro sacramental de la Primera Comunión y consiguió la ilusión sincera, real y misteriosa de experimentar en su corazón la ternura de Jesús. Y supo siempre que vivía amada por Dios y por los suyos y esto la hacía feliz.

Pero, de pronto, todo lo que eran sensaciones se han convertido para ella en evidencia y, en un dulce sueño, ha pasado a ver con total lucidez y para siempre el rostro celeste de Dios; porque María Antonia ha muerto. Tenía cuarenta y cuatro años y era minusválida psíquica. Era un tesoro para su familia, como tantos otros seres en su situación, por su capacidad de irradiar y recibir amor, y ahora es un tesoro predilecto de Dios.

* Se reproduce del semanario Iglesia en camino, con permiso expreso del editor.
** El autor es vicario general de la diócesis de Mérida-Badajoz, España.

EL OBSERVADOR 191-14

Ha muerto María Antonia *

Amadeo Rodríguez Magro **

La recuerdo como una criatura entrañable, capaz de querer y ser querida. Su alegría y su ternura alegraban la vida de los que tuvieron oportunidad de relacionarse con ella, y en especial de su madre, que era su compañera del alma, la destinataria más cercana de sus caricias y también la que sufría sus pequeños caprichos.

Era un ser perfectamente integrado en su familia y sus amigos, que eran todos los que la conocían, con los que compartía con su media lengua sus experiencias y fantasías. Cultivaba su vida religiosa con los signos y los gestos que descubría a su alrededor, y se relacionaba con un Dios Padre, un Jesús amigo y su Madre la Virgen, con una piedad que en ella tenía ciertos límites en la inteligencia, pero una gran profundidad en su emotividad y sentimientos. Ya mayorcita encontró también la cercanía de la Iglesia y mostró un especial afecto por el sacerdote, su amigo. Acompañada con tino pedagógico y sin prisas, disfrutó del encuentro sacramental de la Primera Comunión y consiguió la ilusión sincera, real y misteriosa de experimentar en su corazón la ternura de Jesús. Y supo siempre que vivía amada por Dios y por los suyos y esto la hacía feliz.

Pero, de pronto, todo lo que eran sensaciones se han convertido para ella en evidencia y, en un dulce sueño, ha pasado a ver con total lucidez y para siempre el rostro celeste de Dios; porque María Antonia ha muerto. Tenía cuarenta y cuatro años y era minusválida psíquica. Era un tesoro para su familia, como tantos otros seres en su situación, por su capacidad de irradiar y recibir amor, y ahora es un tesoro predilecto de Dios.

* Se reproduce del semanario Iglesia en camino, con permiso expreso del editor.
** El autor es vicario general de la diócesis de Mérida-Badajoz, España.

EL OBSERVADOR 191-14

Ha muerto María Antonia *

Amadeo Rodríguez Magro **

La recuerdo como una criatura entrañable, capaz de querer y ser querida. Su alegría y su ternura alegraban la vida de los que tuvieron oportunidad de relacionarse con ella, y en especial de su madre, que era su compañera del alma, la destinataria más cercana de sus caricias y también la que sufría sus pequeños caprichos.

Era un ser perfectamente integrado en su familia y sus amigos, que eran todos los que la conocían, con los que compartía con su media lengua sus experiencias y fantasías. Cultivaba su vida religiosa con los signos y los gestos que descubría a su alrededor, y se relacionaba con un Dios Padre, un Jesús amigo y su Madre la Virgen, con una piedad que en ella tenía ciertos límites en la inteligencia, pero una gran profundidad en su emotividad y sentimientos. Ya mayorcita encontró también la cercanía de la Iglesia y mostró un especial afecto por el sacerdote, su amigo. Acompañada con tino pedagógico y sin prisas, disfrutó del encuentro sacramental de la Primera Comunión y consiguió la ilusión sincera, real y misteriosa de experimentar en su corazón la ternura de Jesús. Y supo siempre que vivía amada por Dios y por los suyos y esto la hacía feliz.

Pero, de pronto, todo lo que eran sensaciones se han convertido para ella en evidencia y, en un dulce sueño, ha pasado a ver con total lucidez y para siempre el rostro celeste de Dios; porque María Antonia ha muerto. Tenía cuarenta y cuatro años y era minusválida psíquica. Era un tesoro para su familia, como tantos otros seres en su situación, por su capacidad de irradiar y recibir amor, y ahora es un tesoro predilecto de Dios.

* Se reproduce del semanario Iglesia en camino, con permiso expreso del editor.
** El autor es vicario general de la diócesis de Mérida-Badajoz, España.

EL OBSERVADOR 191-14

Ha muerto María Antonia *

Amadeo Rodríguez Magro **

La recuerdo como una criatura entrañable, capaz de querer y ser querida. Su alegría y su ternura alegraban la vida de los que tuvieron oportunidad de relacionarse con ella, y en especial de su madre, que era su compañera del alma, la destinataria más cercana de sus caricias y también la que sufría sus pequeños caprichos.

Era un ser perfectamente integrado en su familia y sus amigos, que eran todos los que la conocían, con los que compartía con su media lengua sus experiencias y fantasías. Cultivaba su vida religiosa con los signos y los gestos que descubría a su alrededor, y se relacionaba con un Dios Padre, un Jesús amigo y su Madre la Virgen, con una piedad que en ella tenía ciertos límites en la inteligencia, pero una gran profundidad en su emotividad y sentimientos. Ya mayorcita encontró también la cercanía de la Iglesia y mostró un especial afecto por el sacerdote, su amigo. Acompañada con tino pedagógico y sin prisas, disfrutó del encuentro sacramental de la Primera Comunión y consiguió la ilusión sincera, real y misteriosa de experimentar en su corazón la ternura de Jesús. Y supo siempre que vivía amada por Dios y por los suyos y esto la hacía feliz.

Pero, de pronto, todo lo que eran sensaciones se han convertido para ella en evidencia y, en un dulce sueño, ha pasado a ver con total lucidez y para siempre el rostro celeste de Dios; porque María Antonia ha muerto. Tenía cuarenta y cuatro años y era minusválida psíquica. Era un tesoro para su familia, como tantos otros seres en su situación, por su capacidad de irradiar y recibir amor, y ahora es un tesoro predilecto de Dios.

* Se reproduce del semanario Iglesia en camino, con permiso expreso del editor.
** El autor es vicario general de la diócesis de Mérida-Badajoz, España.

EL OBSERVADOR 191-14

Ha muerto María Antonia *

Amadeo Rodríguez Magro **

La recuerdo como una criatura entrañable, capaz de querer y ser querida. Su alegría y su ternura alegraban la vida de los que tuvieron oportunidad de relacionarse con ella, y en especial de su madre, que era su compañera del alma, la destinataria más cercana de sus caricias y también la que sufría sus pequeños caprichos.

Era un ser perfectamente integrado en su familia y sus amigos, que eran todos los que la conocían, con los que compartía con su media lengua sus experiencias y fantasías. Cultivaba su vida religiosa con los signos y los gestos que descubría a su alrededor, y se relacionaba con un Dios Padre, un Jesús amigo y su Madre la Virgen, con una piedad que en ella tenía ciertos límites en la inteligencia, pero una gran profundidad en su emotividad y sentimientos. Ya mayorcita encontró también la cercanía de la Iglesia y mostró un especial afecto por el sacerdote, su amigo. Acompañada con tino pedagógico y sin prisas, disfrutó del encuentro sacramental de la Primera Comunión y consiguió la ilusión sincera, real y misteriosa de experimentar en su corazón la ternura de Jesús. Y supo siempre que vivía amada por Dios y por los suyos y esto la hacía feliz.

Pero, de pronto, todo lo que eran sensaciones se han convertido para ella en evidencia y, en un dulce sueño, ha pasado a ver con total lucidez y para siempre el rostro celeste de Dios; porque María Antonia ha muerto. Tenía cuarenta y cuatro años y era minusválida psíquica. Era un tesoro para su familia, como tantos otros seres en su situación, por su capacidad de irradiar y recibir amor, y ahora es un tesoro predilecto de Dios.

* Se reproduce del semanario Iglesia en camino, con permiso expreso del editor.
** El autor es vicario general de la diócesis de Mérida-Badajoz, España.

EL OBSERVADOR 191-14

Ha muerto María Antonia *

Amadeo Rodríguez Magro **

La recuerdo como una criatura entrañable, capaz de querer y ser querida. Su alegría y su ternura alegraban la vida de los que tuvieron oportunidad de relacionarse con ella, y en especial de su madre, que era su compañera del alma, la destinataria más cercana de sus caricias y también la que sufría sus pequeños caprichos.

Era un ser perfectamente integrado en su familia y sus amigos, que eran todos los que la conocían, con los que compartía con su media lengua sus experiencias y fantasías. Cultivaba su vida religiosa con los signos y los gestos que descubría a su alrededor, y se relacionaba con un Dios Padre, un Jesús amigo y su Madre la Virgen, con una piedad que en ella tenía ciertos límites en la inteligencia, pero una gran profundidad en su emotividad y sentimientos. Ya mayorcita encontró también la cercanía de la Iglesia y mostró un especial afecto por el sacerdote, su amigo. Acompañada con tino pedagógico y sin prisas, disfrutó del encuentro sacramental de la Primera Comunión y consiguió la ilusión sincera, real y misteriosa de experimentar en su corazón la ternura de Jesús. Y supo siempre que vivía amada por Dios y por los suyos y esto la hacía feliz.

Pero, de pronto, todo lo que eran sensaciones se han convertido para ella en evidencia y, en un dulce sueño, ha pasado a ver con total lucidez y para siempre el rostro celeste de Dios; porque María Antonia ha muerto. Tenía cuarenta y cuatro años y era minusválida psíquica. Era un tesoro para su familia, como tantos otros seres en su situación, por su capacidad de irradiar y recibir amor, y ahora es un tesoro predilecto de Dios.

* Se reproduce del semanario Iglesia en camino, con permiso expreso del editor.
** El autor es vicario general de la diócesis de Mérida-Badajoz, España.

EL OBSERVADOR 191-14

Sumario Inicio

EN SILENCIO, CON DIOS

Dame la ciencia, Señor

Dame, Señor,
agudeza para entender,
capacidad para retener,
método y facultad para aprender,
sutileza para interpretar,
gracia y abundancia para hablar.

Dame, Señor,
acierto al empezar,
dirección al progresar
y perfección al acabar.

SANTO TOMAS DE AQUINO.

EL OBSERVADOR 191-15

Sumario Inicio

COMENTARIO A FONDO

Tiempos sagrados

Darío Pedroza Jr. *

¿Qué tal, con la ceniza renovaste tu compromiso de cristiano?

Podría ser una moda el tiempo de Cuaresma de no entender su sentido original y las implicaciones que lleva consigo, sobre todo a partir de la institución de la práctica de Jésus.

La Iglesia católica asume esta práctica por la fidelidad que conlleva su naturaleza, el fin para la que fue fundada por el Señor Jesús.

Me temo que algunos cristianos y algunos no tanto hayan participado en la práctica de la ceniza más bien por costumbre, a lo mejor la de cada año, y jamás se vuelvan a parar en su comunidad parroquial con el propósito de hacerse presentes en los planes de pastoral de esa comunidad.

A algunos que recibieron la ceniza se les vio por la calle uno o dos días después con la misma marca en la frente, pensando que está prohibido bañarse: que tal que se comete algún pecado contra Dios, y por tal razón defienden su cruz de ceniza a capa y espada. Si bien es cierto que se debe recibir con espíritu de piedad y con sentido de humildad, también es cierto que la ceniza no está en contradicción con la salud y la limpieza.

Este sagrado tiempo nos invita a entrar en nosotros mismos, conocernos con sinceridad, con seriedad; no se trata de que huyamos de nosotros, se trata de que nos investiguemos y analicemos nuestras relaciones de seres que venimos a la existencia por la voluntad de Dios y la de nuestros padres de la Tierra. Se trata de que nos pongamos codo con codo con las realidades existentes, que veamos qué calidad de conducta llevamos en los diversos contextos de la sociedad.

Si bien es cierto que en las encuestas, en la pregunta de qué le damos a Dios en nuestra vida, siempre respondemos diciendo que el primer lugar, también es verdad que lo verbalizamos, porque el tipo de sociedad que estamos viviendo no acusa el que Dios tenga el primer lugar en todo.

No se trata, por supuesto, de repetir sociedades antiguas teocráticas, como la fue la de Israel, que, a pesar de la alianza de Yahvé con su pueblo y de la promesa de fidelidad de éste con Dios, o la violaba con la mano en la cintura o estructuraba una serie de preceptos insostenibles, de suerte que el mismo Jesús, en su vida mortal, los descalificaba por destructores, caprichosos y fanáticos.

Se trata, pues, de que los grandes valores cristianos, o sus equivalentes en otras religiones que no necesariamente pertenezcan al núcleo cristiano, sean los inspiradores de la estructura de la sociedad en sus diversos niveles, y así Dios tenga su lugar, cualquiera que sea el nombre de la religión con tal de que sí sea religión.

Por otra parte, se requiere que todos los aspectos que se refieren a la persona humana sean tomados en su verdad filosófica, antropológica, y no sea el hombre un capricho de pensamientos viejos o novedosos con tal de hacerlo "a imagen y semejanza" de teorías manipuladoras del consentido de Dios, sino que sea feliz en la medida de lo posible con la obtención de los fines para los que fue traído a este mundo.

De repente hay grupos o sociedades que, a capricho, manipulan al hombre en cualquiera de sus procesos, así sea en su generación o en su desarrollo, no precisamente para que éste madure, crezca y viva en paz, sino, muy por el contrario, para enfrentarlo contra sus hermanos de planeta, de clase social o de religión, olvidándose del sentido social de su vocación.

El autor es presbítero, Secretario de Pastoral Penitenciaria del Arzobispado de San Luis Potosí.

EL OBSERVADOR 191-16

Sumario Inicio

CORRESPONDENCIA

Contra el analfabetismo funcional

Sr. Jaime Septién Crespo:

Me atrevo a dirigirle estas líneas con el propósito de felicitarlo y desearle que continúe su ardua labor periodística con tanto éxito, manteniendo esa línea de veracidad, seriedad, profundidad y tino en la selección de temas que aborda EL OSERVADOR DE LA ACTUALIDAD. Suplico que haga extensiva la felicitación a todo su equipo de trabajo por la calidad reflejada en cada uno de los detalles de la publicación.

Si, como usted señala en su "Cuaderno de Notas" del 28 de febrero, recibe cartas que lo invitan a cambiar el semanario, por favor, anote al menos ésta a favor de que continúe en la misma línea, o bien, que si hay cambios, éstos sean para fortalecer su posición de comunicador y orientador de la consciencia pública de los católicos. Yo no veo forma más ágil de abordar los grandes temas como las declaraciones del Papa, las opiniones del cardenal Ratzinger o el pensamiento de nuestros obispos, sacerdotes y otros colaboradores que ha logrado conjuntar para su periódico.

Ojalá que en la comunidad católica se despierte el interés por esforzar un poco su inteligencia y voluntad para lecturas tan accesibles como EL OBSERVADOR, que, con la práctica, nos llevara al estudio y análisis de situaciones de mayor profundidad aún, y que dejáramos ese analfabetismo funcional y la actitud pasiva frente a medios tan distorsionantes de la verdad, como la televisión.

Reciba un saludo afectuoso con mi admiración y respeto.

José Mandujano López.
Santiago de Querétaro, Qro.
________________________________________

También en Roma nos leen

Estimados amigos:

¡Felicidades por la edición electrónica! Ahora les podremos leer todas las semanas desde Roma.

Un saludo:

Jesús Colina.
Roma, Italia.
________________________________________

... y en Estados Unidos

Hi, Hoping things are going well for you at EL OBSERVADOR *

Fr. César Salazar.
California, Estados Unidos.

* Hola, esparando que las cosas vayan bien para ustedes en EL OBSERVADOR.

EL OBSERVADOR 191-17

Sumario Inicio

INTIMIDADES. LOS JOVENES NOS CUENTAN
Enamorada de un imposible

Yusi Cervantes

Necesito ayuda. Mi madre me dice que estoy mal de la cabeza. Mis amigas difieren de opinión: algunas se entusiasman con mi actual situación, mientras otras dicen que desde que estoy enamorada de ese chico ya no le doy tiempo a las amistades. Ese chico es uno de los que llaman amores imposibles. Es un personaje famoso y sé, por los chismes de las revistas, que tiene novia. Me tiene sin cuidado, pues las celebridades tienden mucha a hacerse publicidad. Fui a verlo algunas veces y me dejó impresionada con su actuación. Fue hasta cuando lo conocí en persona que me dejó aleladísima. Hay noches en que no puedo dormir de recordarlo.

Lo conocí hace tiempo y sostuve un proyecto profesional con él. La segunda vez que estuve con él sentí que moriría por dentro, con su simple saludo me cautivó. Mis amigos dicen que conozco muchachos más guapos que él. En efecto, ciega no estoy, pero este chico es algo así como la existencia misma.

He tenido novios, pero nunca he sentido lo que siento por él. Tenía mucho miedo a enamorarme. Lo peor es que mi trato con él es tan formal que debo hablarle de usted. No puedo decirle lo que siento, y si pudiera no sé cómo reaccionaría. A veces he querido sacármelo de una vez por todas, pero no puedo. Es el dueño de mis pensamientos. A eso agréguele que ya no soy una adolescente. Estoy a un año de terminar una carrera profesional.

Creo que sigues teniendo mucho miedo a enamorarte, por eso lo haces de un imposible. Cuando nos enamoramos, ocurre en nosotros una gran apertura emocional y salimos de nosotros mismos hacia el ser amado: nos abrimos a otro ser humano y le damos generosamente lo que somos y lo que tenemos.

En tu caso no ocurre así, no puede ocurrir porque la distancia que hay entre tú y ese chico es tanta que es casi como si él, la persona real, concreta, no existiera. Es una fantasía, por lo menos en la relación contigo. ¿Ante quién vas a abrirte? ¿A quién vas a entregar lo que tienes para dar? ¿Hacia qué compromiso puede evolucionar la relación? No hay problema, el miedo está ahí, a salvo. No hay nadie en el otro lado, así que no tienes necesidad de enfrentar tu miedo.

Pero en realidad, chico o no chico, novio o no, sí sería bueno que enfrentaras ese miedo y buscaras qué hay detrás.

Dices también que has querido sacártelo sin lograrlo, tal vez sea porque en el fondo no quieres sacártelo. Estos sentimientos que experimentas son maravillosos. Te llenan de emoción, de energía, de vida. Todo eso es bueno. Pero no olvides que son tus sentimientos, tus emociones. El poder de enamorarte es tuyo, depende de ti. No de ese chico ni de nadie más. Y cuando decidas soltar a ese muchacho, vas a conservar íntegro tu poder de enamoraste para mejor ocasión. Hay que subrayar lo de mejor ocasión porque en ésta estás poniendo demasiado de ti misma en la nada.

Eso es parte del problema: has puesto en ese chico, en ese fantasma, tu propio poder. Lo has hecho dueño de tus pensamientos, de tu descanso y hasta de tu existencia. Dices que él es algo así como la existencia misma. Y en verdad él existe, pero tu contacto con la existencia que Dios nos ha dado en su amor infinito debe ser a través de tu propia experiencia. Debes existir a través de ti misma, nunca en función de otros. Es decir, solamente si tienes una existencia propia, rica y plena podrás amar en verdad a los demás.

No luches directamente contra ese enamoramiento. Parece que prestarles demasiada atención a estos sentimientos es como alimentarlos. Mejor enfoca tus esfuerzos a centrarte en ti misma, a ser dueña de ti misma, a desarrollarte como ser humano. Dedícale todo el tiempo y toda la energía necesaria a tus estudios, mejora la relación con tu familia; dedica más tiempo a tus amigas -por algo se están quejando-; trabaja, si te es posible, y, sobre todo, acércate mucho a Dios. Todos los días dedica un rato a la oración, aun encuentro personal con ese Dios que te ama como nadie te ha amado ni te amará jamás.

Al mismo tiempo, haz estos ejercicios:

- Haz una lista de las cualidades que te atraen de ese chico y dedícate a desarrollarlas en ti. Muchas veces nos enamoramos porque deseamos las cualidades de esa persona y pensamos que no podemos alcanzarlas, pero no es así. Generalmente o las tenemos y no las hemos aceptado o las podemos desarrollar.

- Sin pensar en este muchacho en particular, haz una lista lo más objetiva posible que puedas de qué es lo que quieres tú de una buena relación de amor con un hombre. Compara luego con lo que la relación con ese chico puede ofrecerte. Esto debe llevarte a pensar en tu autoestima. ¿Qué pasa contigo que te conformas con tan poco, es decir, con prácticamente nada?

- Siéntate cómoda, relajada, y ve en tu mente la imagen de este chico con todo detalle. Hasta aquí seguramente no tendrás problemas. Ahora ve cómo esa imagen sal de ti y se aleja y se aleja, hasta volverse un punto que se pierde en el infinito.

Por último, ten paciencia. No es posible que te desprendas de este sentimiento de un día para otro. Pero repítete a ti misma: "Acepto la idea de desenamorarme y de volver a ser libre".

(La psicóloga Yusi Cervantes responderá las preguntas que se le envíen a la dirección de EL OBSERVADOR).

EL OBSERVADOR 191-18

Sumario Inicio

Las obras de misericordia

Estamos llamados a practicar siempre las obras de misericordia, pero en Cuaresma se nos pide reforzar esfuerzos. ¿Recuerdan ustedes cuáles son estas obras?
        1.- Dar de comer al hambriento.
        2.- Dar de beber al sediento.
        3.- Dar posada al peregrino.
        4.- Vestir al desnudo.
        5.- Visitar al enfermo.
        6.- Visitar a los presos.
        7.- Enterrar a los muertos.

Y las obras de misericordia espirituales son:
        1.- Corregir al que yerra.
        2.- Enseñar al que no sabe.
        3.- Dar consejo al que lo necesita.
        4.- Consolar al afligido.
        5.- Orar por los vivos y difuntos.
        6.- Soportar pacientemente a las personas.
        7. Perdonar al que ofende.

EL OBSERVADOR 191-19

Sumario Inicio

VIDA CRISTIANA

Agua viva

Isele

Señor, tengo sed. Dame agua viva. He bebido aquí y allá: agua fresca, agua buena... Pero he vuelto a tener sed. Ahora sé que tengo sed de Ti. Sólo Tú puedes saciarme. Señor, tengo sed.

Dame esa agua que dentro de mí se convertirá en manantial que puede dar la vida eterna.

Quiero ser cauce para que ese manantial fluya hacia otros seres humanos que comparten mi sed. Quiero ser fiel instrumento. Quiero que tu amor se exprese en mis ojos y en mis manos.

Señor, tengo sed de Ti. Del agua viva que sólo Tú puedes dar. Dame de beber (cfr. Jn 4, 7-15).

EL OBSERVADOR 191-20

Sumario Inicio

 

 

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006