El Observador de la Actualidad

El Observador

Información con valor cristiano

18 de abril de 1999 No. 197

SUMARIO

bullet A FAVOR DE LO MEJOR Es el tiempo de los receptores; el mundo televisivo impone una realidad ficticia y vulgar
bulletCUADERNO DE NOTAS La misión
bulletSOBRE LA MARCHA
bulletMÉXICO EN LA MIRA Semana de preces por la seguridad
bulletCOLUMNA HUÉSPED La no violencia
bullet¿Servir al puesto o servirse de él?
bulletPINCELADAS La estatua abandonada
bulletOBSERVATORIO INTERNACIONAL Cada vez existen más drogadictos
bulletPifia genética: bebé con 2 mamás
bulletAÑO DEL PADRE CELESTIAL El Padre envió al Hijo para evangelizarnos
bulletMisiones '99 en el altiplano potosino
bulletEN SILENCIO, CON DIOS Una sola comunión
bulletGRANDES FIRMAS Llegar a tiempo
bulletA LAS PUERTAS DEL TEMPLO El Cristo de san Juan de la Cruz
bullet¿Los feos, sin futuro en las venideras sociedades?
bulletORIENTACIÓN FAMILIAR Los ancianos: la otra cara de la moneda
bulletVIDA CRISTIANA Con razón nuestro corazón ardía

A favor de lo mejor

Es el tiempo de los receptores; el mundo televisivo impone una realidad ficticia y vulgar

Bruno Ferrari / para EL OBSERVADOR

Muchos especialistas en medios de comunicación y sociológicos creen que actualmente nos encontramos en la llamada "civilización de la imagen", en donde nuestra cultura está determinada en una buena medida por el predominio de éstas en nuestras vidas. Y creo que tienen mucho de razón. Si usted se fija, muchos de los mensajes que recibimos diariamente provienen de imágenes.

Cuando transitamos por nuestra ciudad un gran número de los llamados anuncios espectaculares se "interponen" en nuestro camino; cada día las empresas de software hacen grandes esfuerzos por que resulten más "amigables" los programas utilizando para ello iconos e imágenes, y ya no es raro tomar cursos o conferencias en donde se utilizan películas formativas, videoconferencias, etc., para acompañar al expositor. Todo lo anterior tiene como base la idea generalizada entre muchos comunicólogos de que una imagen dice más que mil palabras. Si a esto le agregamos el hecho de que en promedio los mexicanos vemos alrededor de 30 horas semanales de televisión entonces podremos comprender el enorme influjo que ejercen sobre nuestra sociedad, y en especial sobre nuestros jóvenes, las diversas agencias publicitarias y los medios de comunicación.

La vulgaridad de los "creativos"

Le cuento todo esto porque he recibido una interesante nota publicada por la agencia FEMPRESS en donde se destaca el trato que recibe la mujer en muchos de los anuncios publicitarios que se encuentran en nuestras ciudades, considerándola, desgraciadamente, como un objeto. Entre los ejemplos que nos presenta se encuentra un anuncio de una marca de brasiers que dice "Francia 98. Yo, 90. ¿A cuál prefieres?". Mientras que otro, de una bebida vigorizante, recuerda que "Hay 6 mujeres por cada hombre".

Realmente concuerdo en que muchas agencias de publicidad distorsionan la imagen de la mujer y la utilizan como una "carnada" para vender los productos que promocionan sin mayores escrúpulos. En la actualidad ya no sólo las mujeres son ganchos para los anuncios, ahora es común ver comerciales hechos con imágenes masculinas que buscan atraer al público femenino.

Una primera lectura de este fenómeno sería pensar que a muchos de los llamados "creativos" de las agencias de publicidad, los cuales tienen que romperse la cabeza para inventar anuncios que nos llamen la atención, parece habérseles agotado precisamente la creatividad y buscan por el camino más sencillo, es decir, mediante la sensualidad, y muchas veces a través de la más vulgar frivolidad, lograr su cometido.

Sexualidad multicolor y ficticia

Por otro lado, vemos que éste no es un problema que sólo se ciñe a los panorámicos y a los anuncios publicitarios; en general todos los medios de comunicación adolecen de él. Si usted se fija en la programación de la televisión verá que sucede lo mismo. Piense, por poner un ejemplo, en las telenovelas de actualidad: seguramente después de ver algunos capítulos se podría creer que todo el mundo tiene una vida sexual multicolor y divertida y que el sexo fuera del matrimonio es más común y divertido que dentro del mismo, lo cual difiere mucho de la realidad.

Un estudio realizado en los Estados Unidos por la Universidad de Chicago asegura que solamente el 4% de los estadounidenses son infieles durante el matrimonio. En nuestro país, un estudio realizado en la ciudad de Monterrey por la asociación Familia y Valores, A.C. nos indican que el 60% de los jóvenes no tienen relaciones sexuales sino hasta el matrimonio. Sin embargo, el sexo fuera del matrimonio dentro de la televisión es tres veces más común que el sexo fuera del matrimonio en el matrimonio, y eso no es real.

Esta manipulación de la realidad provoca graves riesgos en nuestra sociedad porque nos presenta valores y realidades muy ajenas a las nuestras, que en lugar de enriquecernos culturalmente nos degradan y convierten al hombre y en especial a la mujer en objetos "desechables", negándoles su intrínseca dignidad. Ante esta situación considero muy valiente la postura de defender aquello que consideramos vulnerado. Todo ser humano tiene el derecho y el deber de enfrentar aquello que lo degrada; si no lo hacemos, poco a poco nos irán cercenando la capacidad de discernimiento crítico, y las consecuencias serán gravísimas.

Tampoco debemos perder de vista que nuestros hijos constituyen la presa codiciada por los publicistas y los medios de comunicación. Actualmente los jóvenes juegan, muchas veces sin saberlo, un papel decisivo en la vida económica, política y social de nuestro país. Parece ser que hoy más que nunca existen intereses que pretenden manipularlos con la astucia suficiente para hacerles creer al mismo tiempo que ellos son quienes controlan su destino. Si logran su mezquino objetivo, estarán en una posición desde la cual podrán ejercer una enorme influencia sobre el desarrollo de nuestro país en los próximos años.

Los que lucran con la ignorancia

Afortunadamente la sociedad ha creado numerosas organizaciones conscientes de estos peligros y que en conjunto se están organizado alrededor de la Asociación "A Favor de lo Mejor". Su fin es trabajar para promover la responsabilidad de los anunciantes con el contenido de sus anuncios, así como propiciar que los padres de familia y los educadores sean capaces de juzgar y seleccionar sin que se utilice la censura sino a través de una educación más crítica de aquello que ven, oyen y leen; también apoyan el desarrollo de le ética profesional en las escuelas de comunicación y dentro de los medios, destacando el impacto de los mismos en la conducta de nuestros jóvenes. Seguramente los primeros en levantar la mano para arrojar piedras a este esfuerzo serán quienes pretenden lucrar con la ignorancia y la indiferencia de un público sometido. Así que su tarea no será fácil. Una muestra del gran esfuerzo que realizan es la organización del primer Congreso a Favor de lo Mejor, que tendrá lugar los días 21 y 22 de abril con la presencia de grandes expositores internacionales, el cual seguramente nos dará a todos una oportunidad para reflexionar sobre estos temas. ¡Buena suerte! No hay mejor libertad que aquélla que nos hace dueños de nosotros mismos.

EL OBSERVADOR 197-1

Sumario Inicio

CUADERNO DE NOTAS

La misión

Una de las indicaciones más difíciles de cumplir -de las tantas que nos legó Cristo- es la de ser sus testigos. Testigo significa "el que da testimonio". Y testimonio es compromiso real con el Evangelio: vivirlo y esparcirlo donde quiera que uno se encuentre. Generalmente nos callamos la boca, no hacemos nada que pudiera "delatar" que somos (o nos decimos, cuando nos conviene) cristianos. Ese es nuestro drama: el divorcio brutal entre nuestra aspiración de trascendencia y la vanidad que nos desvela por las cosas de este mundo.

De vez en cuando -cada vez más de vez en cuando- surgen llamas luminosas de testimonio y fe. Enceguecidos por tanto ver "lo concreto", se nos pasa ver lo esencial (como refiere la frase de Guitton que Santiago Norte reproduce en Sobre la marcha). Gente que cumple su misión sin ataduras, que al cumplirla siempre va al fondo del amor. Recuerdo que al oficiar una boda (la de Francisco Urquiza Guzzy y Margarita Salinas), el padre (profeta) escolapio Francisco Botey eligió un salmo bellísimo que venía a ser como el recuento de su esencia misionera (¿nada más la de él?): "El celo por tu casa me devora". Es el celo por la casa y las cosas de Dios, tan mal interpretado por los cristianos de todas las latitudes, de nosotros, los cristianos de este México actual, que agoniza, justamente, por falta de celo en la propagación del Evangelio; por falta de amor y amistad con los pobres, los desheredados, los "sin voz".

Hace tres años Pancho Botey goza del Padre. Lo recuerdo ahora como una luz muy viva. Un misionero que hizo suyo -en la profundidad de la Sierra Gorda- el Evangelio y actualizó el mensaje del siervo de Dios, san José de Calasanz: renunciar, dejarlo todo, ser testigo... (J.S.C.)

EL OBSERVADOR 197-2

Sumario Inicio

SOBRE LA MARCHA

Reproduzco un breve pensamiento de Jean Guitton que tiene en sí toda la carga de una luminosa idea: "Me parece que cada uno de nosotros en la vida privada, en la vida familiar, en la vida nacional, en la vida internacional, no habla nunca de lo que es esencial. Dicho de otra manera: lo que esencial queda escondido para siempre en nuestro corazón. Sin embargo, en mi opinión, no deberíamos guardar silencio sobre lo esencial. Y la grandeza de la Iglesia católica es el no haber guardado nunca silencio sobre lo esencial durante dos mil años".
Santiago Norte.

EL OBSERVADOR 197-3

Sumario Inicio

MÉXICO EN LA MIRA

Semana de preces por la seguridad

Por disposición del cardenal Norberto Rivera Carrera, hoy inicia la "Semana Nacional de Oración y un Día de Ayuno" en la arquidiócesis de México. La campaña, que termina el domingo 25 del presente mes, está encaminada a contrarrestar la ola de violencia que sacude a la sociedad mexicana.

Ante los numerosos secuestros, el recrudecimiento del narcotráfico, el incremento de asesinatos, violaciones y otros actos delictivos, el purpurado lanzó la convocatoria que se espera tenga un alcance nacional; el problema de la violencia no es exclusivo del Distrito Federal, sino de todos los mexicanos.

Asociaciones de laicos e instituciones religiosas han sido invitadas por el Arzobispo para participar en una Misa al mediodía de este domingo en la catedral metropolitana. "Por la seguridad, la justicia y la paz", "por la protección de las familias mexicanas", "por la conversión de los delincuentes y de todos los mexicanos", son algunas de las intenciones por las cuales se rezará esta semana. Asimismo, la campaña busca fomentar entre los católicos mexicanos el recurso al sacramento de la Reconciliación, a la Comunión y a la adoración de la Eucaristía, así como a la piedad mariana.

La iniciativa es parte de las tareas por la nueva evangelización. Don Norberto ha expresado que las tareas evangelizadoras deben darse también "en la atención a las víctimas, en el ámbito de las instituciones de seguridad y de justicia y en los reclusorios".

EL OBSERVADOR 197-4

Sumario Inicio

Columna huésped

La no violencia

Rolando García Alonso

Mohandas Karamchad Gandhi nació en 1869. Murió en manos de un extremista hindú en 1948. Aunque su logro más importante para su país fue conseguir la independencia de la India, Pakistán y Bangladesh, el aporte más valioso de su vida -para las demás civilizaciones- fue demostrar la vigencia de la doctrina de la no violencia en la práctica política (ahimsa, en su denominación hindi) y la adhesión a la verdad (satyagrha).

El Mahatma Gandhi no inventó la doctrina de la no violencia ni descubrió la fuerza de la verdad. Jesucristo, casi dos milenios antes, enseñaba en el Sermón de la Montaña (Mt 5, 1-12 y Lc 6, 20-23) las bases más fuertes de la no violencia y las practicaba unos años después durante los momentos de su pasión y muerte. Sin embargo, Gandhi mostró la actualidad de las tesis de la no violencia a mujeres y hombres del siglo XX.

México está urgido -tan lastimado por años de carencia de justicia, de verdad y de solidaridad- de que quienes vivimos en él hagamos una opción por la no violencia.

Basta mirar a nuestro alrededor y ver que permea por todos lados la práctica constante de la violencia: la violencia en las calles y banquetas, la violencia al pagar un salario injusto, la violencia al matar dentro del templo de la vida al ser humano no nacido, la violencia entre quienes actúan dentro de la política, la violencia dentro y entre las familias.

La fuerza de la no violencia dentro de la política es superior a cualquier otro método por una simple y sencilla razón: nunca busca aniquilar al enemigo, al opresor, al promotor de la injusticia. La no violencia hace una opción por la vida: para que vivan el oprimido y el opresor.

En un libro de Thomas Merton, monje trapense que escribió sobre la no violencia, hay unas líneas que condensan el credo de esta doctrina: "La única liberación real es aquélla que, simultáneamente, libera al opresor y al oprimido". En efecto, el rescate de la vida del oprimido pasa, en la no violencia, por el rescate de la vida del opresor.

El opresor, según esta doctrina, no vive cuando oprime. No vive porque no es humano, y la única vida verdadera es aquélla en la que el ser humano es verdaderamente humano.

¡Cuánto cambiaría la escena política si quienes hoy son contrincantes practicaran la no violencia entre ellos! ¡Cuánto se enriquecería nuestra historia presente si la construcción del nuevo orden tan requerido por México pasara por un convencimiento mutuo de la necesidad de la no violencia!

EL OBSERVADOR 197-5

Sumario Inicio

¿Servir al puesto o servirse de él? *

José Arturo Lozano Madrazo **

Se dice, y es bien cierto, que en la política no basta con poner el huevo sino, además, hay que saberlo cacarear. Y ahora más que nunca somos tan conscientes de la importancia de esta actitud, que sabemos que la comunicación puede ser factor determinante en el buen quehacer de medio mundo.

La comunicación, en su actividad básica de cumplir una función de información-difusión, entre más intensa mejor para poder lograr saturar las neuronas ajenas al grado de demencia. Esto puede ser justo y hasta necesario en la actividad mercantil, en la compraventa de las cosas, en las necesarias para vivir y, mejor aún, en las superfluas; pero me pregunto si este es el caso cuando hablamos de los trabajos que se realizan en el ámbito del servicio a los demás, por y para el hombre mismo, a todas esas actividades que deben tener rostro humano para poder ser.

La pregunta me surge con bastante inquietud por el comportamiento que algunos políticos del país, sin distinción de partidos, de lugar y sin tiempos ni formas, están realizando, arrastrándonos a todos en calidad de comparsas de su juego y de sus díceres. No importa la hora, ni el día de la semana, ni el medio para hacerse presentes, ahí están y requete puestos, hablando y declarando, proponiendo y explayando, defendiendo y rebatiendo. ¿Cómo disponen y jerarquizan su tiempo productivo entre la política y su trabajo particular con la actividad publicitaria? ¿La promoción que se hacen no afecta su eficacia y la del puesto público que ostentan? ¿Tienen los capitales y cuentan además con los necesarios amigos, suficientes económicamente, para cubrir y distraer las pilas de dinero que implica dicha propaganda? ¿Los intereses que mueven a estos desinteresados mecenas son éticos y morales como para hacerlos del dominio público? ¿Tenemos tanto dinero ocioso y ninguna carencia social por resolver, como para dedicarlo a este canto de sirenas?

Pero ya rebasamos todas las expectativas y estamos siendo sujetos a una desaforada carrera proporcional de imágenes y buenos deseos de los múltiples oferentes, que se están entregando el mercado de los votos cual producto de papas fritas y refresco de cola. Es la política y el arte de gobernar al servicio del marketing, y, si no, bástenos recordar que, de tiempo acá, la papelería oficial de algunas instancias de gobierno han servido no sólo para identificación oficial, sino, rebasando sus preferencias partidistas, han llegado hasta al grado de imprimir en ella la fotografía de funcionarios. ¿Qué nos faltará por ver? Recordando a la querida y excelente maestra de escuela, ha de ser que no sólo saben que son muy "chichos", sino que también han de sentirse bien "piochas", aunque se oiga "gacho". Preguntas: ¿es el deseo de servir o es el culto a la personalidad? ¿Es servir al puesto o servirse del puesto? La inquietud de la democracia formal ha derribado tabúes y costos que tan sólo hace unos años eran considerados no sólo prohibitivos, sino hasta contraproducentes para su gestor.

Me falta mencionar que, en lo referente a la comunicación, incluyendo la oficial, los pobres, los marginados y excluidos se han convertido en tema favorito de tirios y troyanos; pero, ¿existe en nuestro actuar cotidiano el verdadero deseo de hacer patente y real la solidaridad cristiana con todos y cada uno de nuestros prójimos, o en éste también hacemos de nuestras vidas una expresión de demagogia humana? La respuesta la tenemos todos.

* Colaboración resumida.
** El autor es coordinador del área de apoyo de CESCOM / UIA, León, Gto.

EL OBSERVADOR 197-6

Sumario Inicio

PINCELADAS

La estatua abandonada

Justo López Melús *

El mundo está lleno de tesoros, pero suelen estar ocultos. Sólo los ojos limpios y generosos los descubren. Hay que cortejarlos, buscarlos amorosamente. Hay que buscarlos con interés, pero sin obsesión. Con ilusión, pero sin atolondramiento. La belleza no se entrega al primer intento, hay que merecerla. "En Cristo están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia" (Col 2, 3).

Un hombre tenía abandonada una estatua en un rincón de su cabaña. Un día pasó por allí un hombre culto y quiso comprarla. El dueño se extrañó: "¿Y quién va a comprar esta piedra sucia y descolorida?". "Te doy por ella una moneda de plata...", respondió el otro.

Un día el hombre de la montaña fue a la ciudad. Vio que la gente hacía cola ante un edificio. Un hombre gritaba: "pasen a ver la estatua más bella del mundo por sólo dos monedas de plata". ¡Y el hombre de la montaña pagó dos monedas de plata por ver la que él había vendido por una!

* El autor es Operario Diocesano en San José de Gracia de Querétaro.

EL OBSERVADOR 197-7

Sumario Inicio

OBSERVATORIO INTERNACIONAL

Cada vez existen más drogadictos

El fenómeno de la drogadicción es creciente. A la fecha se calcula que el número de víctimas de esta adicción es de 190 millones de personas. Según la Interpol y la ONU -ésta a través de su Junta de Fiscalización de Drogas-, los consumidores de marihuana son cerca de 140 millones, 13 millones los de cocaína, 8 millones los de heroína, y 30 millones los esclavizados a las anfetaminas. Respecto a los otros tipos de drogas, menos populares, no se cuenta con datos tan precisos.

Para colmo, está comprobado que el 50% del total de delitos que se cometen en el planeta tienen alguna relación con el fenómeno de los narcóticos. Esto fue informado en la V Conferencia sobre Tráfico de Cocaína, efectuada en Cartagena de Indias, Colombia.

Miguel Chamorro, funcionario de la Policía Internacional (Interpol), en su participación dentro de la Conferencia, que fue instalada por Andrés Pastrana, presidente de Colombia, se refirió al papel que juegan las drogas en la realidad mundial: "Ello desemboca en hechos de terrorismo, robos y homicidios que tocan fondo en las organizaciones sociales".

Las autoridades internacionales han hecho un llamado a las naciones para que elaboren mecanismos efectivos que permitan frenar el consumo y tráfico de estupefacientes. "Si todos participamos con la misma intensidad en esta lucha -dijo el general Rosso José Serrano, director de la Policía colombiana-, lograremos derrotar al narcotráfico".

Pero los llamados se han sucedido por años, incontables veces, por boca de personalidades civiles, militares y religiosas, y el problema, desgraciadamente, no ha retrocedido un ápice.

EL OBSERVADOR 197-8

Sumario Inicio


Pifia genética: bebé con 2 mamás

Donna Fasano, una mujer blanca de Manhattan, creyó haber encontrado la solución a su imposibilidad de tener bebés: recurrir a la inseminación artificial en el Brooklyn Fertility Center. Pero su pesadilla comenzó dos semanas después de quedar embarazada. Los especialistas usaron semen de su esposo Richard y sus óvulos para "fabricar" embriones, los mismos que fueron implantados en el útero. Sin embargo, quince días después los médicos se percataron de que habían introducido un óvulo ajeno por error: el de una mujer de raza negra, y sugirieron el aborto. Los Fasano se negaron al asesinato y decidieron continuar con el embarazo, asegurando que conservarían a los dos bebés -uno blanco y el otro negro-. Los niños nacieron y todo parecía solucionado, pero con esto comenzó una nueva controversia: ahora Donna alega ser la madre de los dos por haberlos gestado, pero Deborah y Robert Rogers, de Nueva Jersey, la pareja de color a la que supuestamente pertenece el óvulo fecundado implantado por error, reclaman la paternidad del bebé negro.

Los Fasano han llevado el caso a la Corte acusando de negligencia al Brooklyn Fertility Center. Simultáneamente, la pareja ha aceptado entregar al niño de color a los Rogers si una prueba de ADN demuestra que son los padres genéticos del bebé, pero exigen un régimen de visitas para no perder el contacto con el que también consideran su hijo. Aunque los expertos en material judicial han planteado el caso en términos de "un golpe emocional y mental para los padres", algunos psicólogos han dirigido la atención hacia la confusión que el bebé negro puede sufrir cuando crezca y se enfrente al dilema de definir quiénes son sus padres.

Conclusión: es un desastre moral la manipulación genética. (ACI / EL OBSERVADOR)

EL OBSERVADOR 197-9

Sumario Inicio

AÑO DEL PADRE CELESTIAL

El Padre envió al Hijo para evangelizarnos

José Luis Meza*

En el campo de las relaciones diplomáticas hay embajadores y representantes de Estado para negociar acuerdos bilaterales, defender a sus conciudadanos en el extranjero y para ser portadores de mensajes encomendados. Estos mismos servicios suelen darse en reuniones cumbre del medio político y en instancias sociales de considerable importancia para el bien común. Los embajadores sirven de puente entre los jefes de Estado y contingentes masivos del pueblo. Asimismo, hay representantes del pueblo (diputados) ante las altas esferas del gobierno. Podemos decir que la función del embajador y del representante es muy importante cuando significa mantener las buenas relaciones bilaterales y servir de intercambios de valores y bienes. El concepto de embajador tampoco es ajeno en el campo de la fe católica. Creemos que el Padre Celestial envió al mundo a su Hijo para traernos la Buena Nueva de la salvación. "Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único, para que todo el que crea en Él no se pierda, sino que tenga vida eterna" (Jn 3, 16). Jesucristo, pues, es el embajador del Padre sobre la tierra y nuestro representante ante el Padre Celestial.

Al llegar al mundo Jesucristo, enviado del Padre, le presentó al mundo sus credenciales y los propósitos de su embajada redentora: evangelizar a los pobres, liberar a los oprimidos, sanar a los enfermos y darnos un jubileo de Gracia (cfr. Lc 4, 18-19). Lo que se había anunciado antes ahora se estaba cumpliendo para noticia de todos. Esto ya lo sabían veladamente los extranjeros, como la mujer samaritana: "'Yo sé que el Cristo está por venir y Él nos enseñará todo'. Jesús le contestó: 'Ése soy Yo, el que habla contigo'" (Jn 4, 25-26). El asunto de la evangelización aparece en el primer renglón del programa de Jesús. Una evangelización que no sólo iba a cumplir lo anunciado por los profetas, sino que además agregaría cosas realmente nuevas. Aquel mesianismo reducido al restablecimiento del reino de Israel era poca cosa. Lo que Cristo iba a establecer en forma clara y explícita era el Reino de los Cielos. Esta idea nueva no cabía en la mente de los judíos. Fue necesario compartir la vida del Embajador divino para asimilarla poco a poco. Hasta después de la Resurrección se fue comprendiendo por parte de los apóstoles y discípulos. La Buena Noticia de la salvación se mueve y desarrolla en las esferas de la fe porque rebasa la mente de los hombres. Como dice la encíclica Fe y razón, el conocimiento de la sabiduría divina es diferente y superior al conocimiento de la razón. "Cuando Dios revela, el hombre tiene que someterse con la fe" (FR, n. 13). Se sigue de esto que la evangelización comenzada por Cristo no se puede exponer mediante palabras puramente humanas, sino mediante artículos del Credo católico. No hay otro camino.

Al celebrar el año dedicado al Padre Celestial es conveniente evangelizar de nuevo muestra cultura empañada con tantos razonamientos humanos. Si deseamos que el Evangelio logre encarnarse en las culturas modernas, hay que remover cualquier ideología humana que le impida al Evangelio penetrar hasta sus raíces. Muchos hablamos de evangelización, pero no todos comprendemos el mensaje de la salvación última y definitiva. Dejemos que Cristo nos evangelice de nuevo...

* El autor es presbítero, Director de Comunicación de la Diócesis de León.

EL OBSERVADOR 197-10

Sumario Inicio

Misiones '99 en el altiplano potosinoMisiones '99 en el altiplano potosino

Salvador González Covarrubias *

En este año dedicado a Dios Padre, nuestra diócesis de Matehuala realizará sus ordinarias misiones anuales; se tratará de visitar a todas las familias de nuestras parroquias para dejarles el mensaje de la Buena Nueva de parte de Dios Padre y así poder celebrar con ellas nuestra fe.

Somos conscientes de que todo parte de nuestro buen Dios; es Jesús el enviado del Padre: "Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y llevar a cabo su obra" (Jn 4, 34). Es el Espíritu Santo quien unge a Jesús de Nazaret para que pueda manifestar la misericordia de su Padre (cfr. Lc 4, 1819). Posteriormente Jesús envía a sus apóstoles: "La paz esté con ustedes. Así como el Padre me envió a Mí, así los envío a ustedes" (Jn 20, 21). Apóstol significa en sí, enviado. Ahora Dios sigue enviando misioneros a través de su Iglesia: "Mientras celebraban el culto del Señor y ayunaban, el Espíritu Santo les dijo: 'Sepárenme a Bernabé y a Saulo y envíenlos a realizar la misión a que los he llamado'" (Hech 13, 2). La aceptación del anuncio de Cristo lleva a una conversión del corazón, es decir, a un cambio de toda la persona humana, a una liberación del pecado, de todo aquello que lleva a negar y a oprimir la vida.

El papa Juan Pablo II, en la exhortación apostólica Ecclesia in America, nos invita a descubrir y a anunciar la presencia viva de Jesucristo: "La Iglesia en América debe hablar cada vez más de Jesucristo, rostro humano de Dios y rostro divino del hombre. Este anuncio es el que realmente sacude a los hombres, despierta y transforma los ánimos, es decir, convierte" (n. 67). Dentro de este mensaje se nos hace énfasis en anunciar a Cristo, principalmente con el testimonio de la propia vida.

Con gozo y esperanza tendremos durante los siguientes meses de este año, especialmente durante mayo, junio y julio, nuestras misiones diocesanas dedicadas a la persona de Dios Padre; nuestras diecisiete parroquias, ayudadas por sus misioneros laicos, reflexionarán al menos durante una semana sobre nuestra vida y la de nuestra comunidad en relación a nuestro buen Padre Dios. Estos hermanos misioneros verdaderamente nos dan testimonio de vida cristiana. Pido a Dios que el Espíritu Santo los impulse en su apostolado eclesial para que esta misión sea un buen aporte en la construcción del reino de justicia, de paz y de amor.

* El autor es misionero del Espíritu Santo, y pertenece a la diócesis de Matehuala.

EL OBSERVADOR 197-11

Sumario Inicio

EN SILENCIO, CON DIOS

Una sola comunión

Señor Jesús: antes de tu pasión
oraste porque tus discípulos
fueran todos uno
hasta el fin de los tiempos,
como Tú en el Padre
y el Padre en Ti (Jn 17, 21);
mira con piedad
las múltiples divisiones
de quienes profesan la fe,
y cura las heridas
que el orgullo del hombre
y la astucia del demonio
han infligido a tu pueblo.
Derriba los muros de separación
que dividen a los cristianos.
Y que, así como no hay
más que una sociedad
en el cielo,
así no haya acá abajo
más que una comunión
que confiese
y glorifique tu nombre.
Amén.

Cardenal John Newman.

EL OBSERVADOR 197-12

Sumario Inicio

GRANDES FIRMAS

Llegar a tiempo *

Paz Fernández Cueto

Desde un punto de vista epidemiológico la medida más eficaz para evitar el contagio es la prevención; siempre es conveniente actuar antes de que aparezca el proceso de producción de la enfermedad, de tal forma que cualquier médico concientiza a sus pacientes en el sentido de una prevención elemental: si se sufre faringitis, seguramente el médico aconsejará dejar de fumar y cuidar de no exponerse a respirar aire frío.

Con el VIH sucede lo mismo. Parece indiscutible -ante la velocidad alarmante con que se ha propagado el llamado mal del siglo- la necesidad de intensificar las medidas de prevención tratando de evitar las prácticas de riesgo. Llegar a tiempo es llegar antes; se hace necesario un gran esfuerzo a nivel internacional que evalúe las causas profundas de la epidemia, redefiniendo, entre otras cosas, el papel que la sexualidad ocupa en el ser humano.

Una sexualidad indiscriminada, sin punto de referencia, desajustada de otras facetas básicas de la personalidad, expone al hombre al riesgo de perder la salud y de afrontar graves problemas sociales por ser la sexualidad elemento integrador de la persona.

La prevención más difícil hasta ahora es la que busca la modificiación de hábitos y conductas que plantean un cambio de actitud. Además de seguir insistiendo en el terreno de la investigación, las otras soluciones al SIDA deben venir de la mano con una educación sexual, tema de gran actualidad que es también una vieja cuestión.

La educación sexual como tal surgió en 1912, precisamente en una Conferencia Internacional de Higiene, en donde se pidió que el concepto fuera incluido en programas para la juventud. Sin embargo, fue ingenuo pensar que la sola información de los procesos biológicos bastaba para cambiar la conducta de los seres humanos. Después de décadas de intentos en el terreno de la educación sexual, la situación es decepcionante: hemos descuidado campos importantes como son el psicológico, el social, el emotivo y el espiritual. La trivialización de las relaciones sexuales de los últimos años ha crecido en la misma proporción en que han aumentado las prácticas de riesgo, peligroso caldo de cultivo de los problemas sociales derivados del mal manejo de la sexualidad.

La educación en cualquiera de sus formas es un proceso interno de mejora personal, de adquisición de hábitos y valores que se incorporan al acervo cultural de la persona, de la adquisición de un conjunto de indicadores que marcarán rumbo a las decisiones libres del comportamiento. La prevención y el remedio a los males del SIDA no serán eficaces a menos de que hombres y mujeres se beneficien de esta educación basada en convicciones internas y en ideales de vida, no en paliativos externos ni en leyes de prohibición.

Debe incluir, por lo tanto, los valores, y enmarcarse dentro de un concepto claro del amor que, abarcando los elementos biológicos, psicológicos y sentimentales, es también cuestión de voluntad.

Con un poco de imaginación y una buena dosis de confianza, nuestra sociedad, dentro de 50 años, seguramente verá este terrible mal como algo ya superado, de la misma manera que ahora vemos antiguas epidemias, como el cólera, el tifus o la fiebre amarilla, que en su momento diezmaron a la humanidad. ¿Y cómo fue que las derrotaron? En parte gracias a la investigación incipiente de la época, pero sobre todo gracias a la introducción de hábitos de higiene y de limpieza, que fueron propiciando cambios fundamentales.

De acuerdo con las más recientes investigaciones en cuanto a la seguridad de las medidas de prevención del SIDA, la OMS (Organización Mundial de la Salud) sugiere: abstinencia sexual entre los jóvenes y fidelidad entre parejas sanas, colocando el preservativo en tercer lugar de efectividad.

Acorde al sentir internacional, el secretario de Salud, Juan Ramón de la Fuente, ha demostrado gran apertura y respeto al auténtico pluralismo, apoyando la difusión de todas las medidas de prevención propuestas por la OMS, a través de campañas que cuentan con asesoría y apoyo del Sector Salud.

Estas campañas que ofrecen diferentes alternativas de prevención enfatizando las dos primeras propuestas de la OMS, han sido acogidas por un sector importante de la sociedad incluido un gran número de jóvenes, ya que propician la reflexión e invitan a tomar decisiones responsables.

En la lucha contra el SIDA, paralelamente a la investigación, es importante conjuntar todos los esfuerzos: gobierno, organizaciones no gubernamentales y sociedad en general, para lograr la modificación de hábitos inadecuados en el comportamiento sexual; sólo así lograremos llegar antes y ganarle la batalla.

* Colaboración resumida. Se reproduce con permiso de la autora.

EL OBSERVADOR 197-13

Sumario Inicio

A LAS PUERTAS DEL TEMPLO

El Cristo de san Juan de la Cruz *El Cristo de san Juan de la Cruz *

Javier Sicilia

Muchos conocen "El Cristo de san Juan de la Cruz" que Salvador Dalí pintó. Muy pocos, en cambio, el modelo en el que el pintor catalán se inspiró: un pequeño dibujo que el mismo san Juan de la Cruz realizó un día en que, recogido en la "tribuna" alta de la iglesia del convento de la Encarnación, meditaba en el dolor de Cristo crucificado.

San Juan, que era parco en confidencias relacionadas con su persona, no sólo narró el hecho a una joven monja, secretaria de santa Teresa, Ana María de Jesús, sino que le regaló el dibujo. La monja lo guardó durante toda su vida, luego lo heredo a la monja María Pinel, y actualmente se conserva en el convento de la Encarnación, en Avila.

Las diferencias entre el Cristo de Dalí y su modelo son sustanciales. En la pintura del catalán el cuerpo de Cristo, trazado con líneas apolíneas y visto desde arriba, como si el Padre lo contemplara, guarda una absoluta serenidad. Nada hay de eso en el dibujo del fraile de Fontiveros. Su Cristo, dibujado con tinta en un pequeño óvalo de seis centímetros de largo por cinco de ancho (como se dibujan las cosas íntimas), está convulsionado, es burdo y guarda una perspectiva difícil para la época: está visto desde arriba, pero no, como el de Dalí, desde el centro, sino desde el ángulo izquierdo de la cruz. Según Camón Aznar, que sabe de arte, muy pocos en el tiempo de san Juan habían afrontado ese tipo de perspectiva. La que hay en el dibujo del carmelita "únicamente puede ponerse en relación con las visiones oblicuas de Tintoretto o con algunos esbozos de Miguel Angel".

San Juan no era, como Dalí o como los artistas mencionados, un pintor. ¿Cómo, entonces, hizo ese maravilloso dibujo que nos introduce, más allá de los ámbitos puramente artísticos, en el íntimo misterio de la Pasión? Si san Juan no era pintor era, en cambio, un profundo místico con una exquisita y refinada intuición artística. Cuando pinta su Cristo no tiene un propósito estético. Está, como lo narró la madre Ana María de Jesús, arrobado en la contemplación del misterio de la crucifixión. De pronto ve una imagen y, golpeado por ella, la copia "automáticamente".

Lo que de ahí salió no sólo fue una inmensa obra de arte: está concentrado también el misterio redentor. "La cruz -nos dice José María Javierre, quien en su biografía San Juan de la Cruz, un caso límite nos ha dejado un hermoso análisis del dibujo- alzada en el aire ofrece el cuerpo de Cristo inclinándose sobre el mundo con tal entrega que casi hace saltar los gruesos clavos para darnos un abrazo a quienes abajo contemplamos atónitos el drama (...). Fray Juan mira a Cristo desde atrás, ve la nuca curvada de una cabeza hundida sobre el pecho, encorvada la espalda, sin contemplar el rostro tapado por la mata obscura del cabello. Los brazos se alargan inmensos (...); la caja torácica se va del madero, se despega, diríamos que atraída por el imán de nuestro desconsuelo. El pecho, la espalda, los brazos, las piernas, están construidos con trazos nerviosos, toscos, fibras más que líneas, oscilantes, nebulosas. Una visión palpitante, un grito: sobrecogedor, porque no se oye; está, te toca, pidiendo respuesta, suplicando respuesta".

Cuando el pintor José María Sert vio por primera vez el dibujo tuvo la impresión de que ese Cristo estaba visto por el dibujante como si lo presentara en posición horizontal a los labios de una persona. Sea lo que sea, el dibujo de San Juan de la Cruz, en su profundidad artística y mística, es inagotable.

Esas burdas líneas, trazadas con apresuramiento después de la visión, se abren al infinito del amor sufriente de Cristo. Si alguien sabía y comprendía la inmensidad de ese amor era san Juan. No en vano tomó para sí el nombre de de la Cruz. Lo vivió. Lo dijo en ese pequeño dibujo, en sus poemas y en sus tratados y a la madre Ana María cuando ésta, arrodillada una mañana en el confesionario de fray Juan, le preguntó si Dios le había concedido algún don cuando ofició su primera Misa: "Padecer en esta vida la penitencia de todos los pecados que como hombre flaco pudiera cometer si su divina Majestad no le tuviese de su mano".

* Artículo resumido. Publicado por convenio expreso con el autor.

EL OBSERVADOR 197-14

Sumario Inicio

¿Los feos, sin futuro en las venideras sociedades?

Nadie quiere ser feo. Los estudios sociológicos dan cuenta de que los "guapos" tienen muchas más oportunidades en la vida. Los niños que tienen belleza natural reciben más alabanzas, más mimos, desarrollan una personalidad fuerte y crecen más seguros. Si a ello se une que todavía muchos anuncios ofrecen un puesto de trabajo sólo a los que son jóvenes o tienen "buena presencia", el ciclo de la discriminación de los feos, gordos, calvos y bajitos se ha completado. El aborto se está convirtiendo en la legislatura de muchos países en un medio para deshacerse "a tiempo" de criaturas con defectos, seres que no tienen nada qué hacer en una sociedad eugenésica que practica el racismo hacia los "feos".

Recientemente aconteció en Italia que una pareja, él un pianista y ella una flautista, descubrieron que al hijo que esperaban le faltaban algunos dedos de la mano izquierda. Decidieron, por consiguiente, abortar. Pero, inesperadamente, el feto sobrevivió. El pequeño luchó durante un mes y medio antes de sucumbir. No era un hijo deseado. Naciendo habría provocado "un grave trauma" a su madre, según la ley de aborto italiana. Hoy, con los avances de la ortopedia, sustituir varios dedos es un juego de niños. Pero para una madre flautista y un padre pianista un hijo sin todos los dedos debe ser algo terrible, un "anormal" sin remedio. De aquí a discriminar a un moreno, a un bajito o a un albino sólo hay un estrecho margen.

También en Italia acaba de suceder otro intento de asesinato: una madre decidió abortar a su hijo a las 24 semanas, pues una ecografía hacía suponer que el bebé padecía una malformación cerebral. Pero el bebé sobrevivió fuera del cuerpo de la madre, y lo que se suponía un daño cerebral severo, resultó que no era más que un pequeña hemorragia sin consecuencias; sin embargo, la madre lo sigue rechazando. El neonatólogo ha declarado que "nadie es capaz de decir con certeza a una madre, salvo en un porcentaje reducidísimo de casos, que el feto que lleva en su seno no vivirá. Estas son certezas sólo de Dios y no del hombre".

EL OBSERVADOR 197-15

Sumario Inicio

ORIENTACIÓN FAMILIAR

Los ancianos: la otra cara de la moneda

Yusi Cervantes

Hemos oído y escuchado muchas veces acerca de tratar bien a los ancianos, darles un lugar, cuidar de ellos. Estoy de acuerdo con eso. Pero ahora quiero pedirle que escriba sobre la otra parte del asunto, sobre los ancianos que son una carga para sus familias, que les provocan un sinfín de dificultades.

No me refiero a los que están enfermos ni a los que requieren de cuidados especiales, sino a esos otros que intervienen en todo, que no han logrado dar el paso de padres a abuelos, que quieren seguir siendo la autoridad y tomar las decisiones en las familias de sus hijos. Me refiero también a esos exigentes, mañosos, fastidiosos, que se quejan de todo...

Son nuestros padres, los amamos, les debemos mucho... Pero nos están arruinando la vida. ¿Qué podemos hacer? Sentimos la obligación de tenerlos en casa, pero es grande la tentación de enviarlos a un asilo. ¿Cómo manejar todo esto?


Realmente este es un problema complejo, de muchos matices Y es un problema que se fue generando al paso de muchos años.

Sus palabras pueden servir para que algún abuelo o abuela que esté viviendo esta situación caiga en la cuenta y procure mejorar su relación familiar. Y también para que los que vamos en camino a ser ancianos, es decir, si Dios nos favorece con esa bendición, procuremos desde ahora prepararnos para vivir sabiamente y amorosamente esa etapa de la vida.

Pero volviendo al problema que plantea, es decir, al de los hijos adultos que tienen a su cargo a sus padres ancianos, hay que partir, como en casi todos los problemas de relaciones humanas, de la convicción de que no podemos cambiar al otro, sólo podemos cambiar nosotros mismos.

No conozco toda la historia, pero supongo que no es de ahora que esos padres intervengan en todo. Junto a unos padres autoritarios, dominantes o manipuladores suele haber hijos dependientes, que se dejaron manejar, que nunca aprendieron a decir "no" a sus padres, pese a ser ya adultos.

Lo que estoy tratando de decirle es que, aun cuando sus padres ya sean mayores, y aunque esté muy difundida la idea de que a esa edad ya no pueden cambiar, si usted cambia y aprende a ponerles límites, ellos no tendrán más remedio que cambiar.

Éste ponerles límites a sus padres no es distinto de poner límites en cualquier relación. Significa hacer valer sus derechos, cuidar su intimidad y su integridad. Los padres tienen que aprender a respetar a sus hijos. Algunos lo hacen desde siempre, otros se ven forzados por sus propios hijos cuando éstos llegan a la adolescencia, unos más no aceptan que sus hijos son adultos, con vida propia. Si este último es su caso, éste es el momento para poner un hasta aquí a la situación.

¿Cómo hacerlo? Con amabilidad, con paciencia, con buen humor, pero con firmeza. Al mismo tiempo que les demuestra amor, hágales ver a sus padres, una y otra vez, cuáles son sus límites, en qué no pueden intervenir. Tal vez necesite antes reflexionar en qué significa ser adulto y en qué le hace falta a usted misma madurar.

No permita que las quejas y los lamentos le afecten. Escúchelos y analice hasta qué punto son realistas, para poner remedio en la medida de lo posible. El resto escúchelos con un ánimo imperturbable. También hágales ver a los quejosos lo molesto que eso es para todos y pídales que dejen de tomar esa actitud. Insista en esto.

Hay que ir más al fondo. ¿Cuál es el origen de este tipo de conductas en los ancianos? Muchas de éstas tienen relación con un vacío en la vida. Si la vida del anciano no tiene sentido, una forma de compensar esto es meterse en la vida de los demás y llamar la atención.

La respuesta por el sentido de la vida es personal, y sólo puede responderla cada uno en la intimidad. Pero usted sí puede invitar a sus padres para que busquen y encuentren un sentido en esta etapa de su vida. No importa qué tan enfermos o disminuidos estén: siempre se puede encontrar un sentido que puede estar en enfrentar con dignidad el dolor, en la oración o en cualquier servicio que puedan dar.

Insisto: no espere a que sus ancianos cambien para que las cosas se arreglen: cambie usted y es probable que provoque un cambio.

(La psicóloga Yusi Cervantes responderá las preguntas que se le envíen a la dirección de EL OBSERVADOR).

EL OBSERVADOR 197-16

Sumario Inicio

VIDA CRISTIANA

Con razón nuestro corazón ardía

Isele

Los discípulos de Emaús tenían los ojos velados, por eso no pudieron reconocer a Jesús resucitado (cfr. Lc 24, 13-35).

Como nosotros, que lo encontramos a cada paso -en los pobres, en una mirada amorosa, en unas palabras sabias, en los signos de los tiempos, en la liturgia, en los sacramentos, en los diarios acontecimientos ("Es Cristo que pasa", decía monseñor Escrivá)-.

Lo encontramos pero no lo reconocemos.

Es que, como los discípulos, no estamos abiertos, no prestamos atención al corazón cuando arde, cuando palpita, cuando nos trata de decir: atención, aquí está ocurriendo algo importante.

"Con razón nuestro corazón ardía mientras nos hablaba por el camino", dijeron los discípulos después de reconocerlo, pero Jesús ya había desaparecido.

Si estamos atentos a nuestro corazón, si lo tomamos en serio, tal vez reconozcamos a Jesús en el camino.


(FIN)

EL OBSERVADOR 197-17

Sumario Inicio

 

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006