El Observador de la Actualidad

El Observador

Información con valor cristiano
Periodismo católico para la familia de hoy

2 de Enero del 2000 No. 234

SUMARIO

bullet

PINCELADAS Hay que despertar

bullet

Tres maneras de pecar contra la vida humana

bullet

CRÍTICA DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN Adicciones en cadena

bullet

A LAS PUERTAS DEL TEMPLO La luz del cristianismo

bullet

EL RINCÓN DEL PAPA La construcción de la civilización del amor

bullet

PERDER POR DEFAULT Otra vez la pena de muerte

bullet

Los diez católicos del siglo, según USA

bullet

¿Dios reina en mi vida?

bullet

AL ALBA DEL MILENIO Un mundo mejor

bullet

Belén, horizonte de sentido

bullet

«Paz en la Tierra a los hombres que Dios ama»
Extracto del mensaje de Su Santidad Juan Pablo II para la celebración de la Jornada Mundial de la Paz

PINCELADAS
Hay que despertar
Justo López Melús *

Somos mejores de lo que creemos. Valemos más de lo que pensamos. Pero la mayor parte de las personas están dormidas. Hay que despertar. Hay que dejar los juguetes de niño. Hay personas que querrían despertar, pero esto les traería responsabilidades, y entonces en realidad prefieren seguir dormidos. «No te enrolles, tío», te contestan, y prefieren seguir con sus juguetes de niño.

Un señor despierta a su hijo por la mañana:

– Jaime, levántate.
– No quiero.
– Tienes que ir al colegio.
– No quiero.
– ¿Por qué?
– Por tres motivos: porque el colegio es muy aburrido, porque los niños se burlan de mí y porque odio el colegio.
– Yo te doy tres motivos por los que debes ir: porque es tu obligación, porque tienes 45 años y porque eres el director.

Pero él siguió dormido, con sus juguetes de niño.

* El autor es Operario Diocesano en San José de Gracia de Querétaro.

EL OBSERVADOR 234-1

Sumario Inicio


Tres maneras de pecar contra la vida humana

Desde la antiquísima pena de muerte hasta la moderna clonación, pasando por la fallida teoría de la explosión demográfica, el hombre atenta contra la vida de sus congéneres en nombre del bienestar y de la justicia. Pero, ¿se puede realizar un acto de benevolencia pasando por alto la dignidad humana?

¿Qué hacer con la clonación?

Vicente Bellver *

Cuando se habla de clonación humana se piensa fundamentalmente en dos posibilidades: clonar seres humanos como una nueva forma de reproducción, y clonar embriones humanos para obtener de ellos células que se puedan trasplantar a otras personas y curarles de ciertas enfermedades.

En estos momentos, el primero de los usos de la clonación está prohibido prácticamente en todo el mundo, tanto por normas internacionales (el Convenio Europeo sobre Derechos Humanos y Biomedicina, y la Declaración Universal sobre Genoma Humano y Derechos Humanos) como por las de los Estados. Hay razones muy consistentes para establecer esa prohibición. Si una persona fuese clonada nunca llegaría a tener padres biológicos y parece claro que el primer derecho de cualquier ser humano es el de tener unos padres, es decir, unas personas que no sólo le cuidan sino que lo introducen en una estirpe y en una historia en la que y desde la que podrá encontrar significado a su propia vida.

El clónico, además, carecería de intimidad genética, pues sería conocido por muchas personas antes que por él mismo. Esa dotación genética habría sido elegida por alguien para que el clon tuviese unas determinadas características. Éstas son algunas de las razones más graves por las que la clonación no sólo debe prohibirse momentáneamente, hasta que se mejore la técnica y se conozcan mejor las consecuencias de la misma, sino para siempre. Sin exagerar, se podría decir que una sociedad que admite producir seres humanos por clonación es una sociedad completamente distinta a aquella que no lo consiente.

Pero junto a este uso de la clonación humana, que algunos llaman clonación reproductiva y que hasta ahora no se ha llevado a cabo, existe otro mucho más próximo: el de clonar embriones humanos para utilizarlos como productores de tejidos para trasplantes a seres humanos adultos.

Es curioso observar cómo hasta hace pocos años había un acuerdo casi unánime en considerar que con los embriones humanos no se podía experimentar y que éstos no se podían producir con fines distintos de la reproducción. Se reconocía que el embrión humano era, por lo menos, una vida humana incipiente que, en ningún caso, se podía utilizar en servicio de los demás. Pero cuando se ha descubierto que los embriones producidos por la clonación podrían servir para superar los grandes obstáculos de los trasplantes de órganos –la escasez de los mismos y la incompatibilidad con el receptor– la actitud hacia los embriones ha cambiado sensiblemente. Un embrión clónico puede convertirse en un productor de tejidos para el trasplante, con lo que se vence el problema de la escasez; y los tejidos que se obtienen, al ser genéticamente iguales al modelo creado para clonar, no generan ninguna incompatibilidad si le son trasplantados.

La utilidad es mucha pero parece un poco mezquino que neguemos el valor que habíamos reconocido hasta ahora a los embriones humanos sencillamente porque nos resulta más provechoso. Las cuestiones éticas no deben decidirse por un criterio de utilidad, sino de valor. Y, en todo caso, conviene señalar que se está estudiando cómo obtener esas células milagrosas sin necesidad de crear y destruir embriones.

* El autor es profesor de Filosofía del Derecho en la Universidad de Valencia, España.


«El neomalthusianismo es una religión,
pero falsa»

«El neomalthusianismo es una religión,
pero falsa»


Alban D'Entremont *

No existe la denominada bomba demográfica. Pero los neomalthusianos son como los misioneros: ellos están convencidos de que hacen el bien cuando predican su religión. Están absolutamente convencidos, cuando van regalando anticonceptivos, de que ésa es la solución para el subdesarrollo. Están equivocados porque pertenecen a una religión falsa, pero ellos están convencidos de que ese dogma es verdadero: para conseguir el desarrollo es necesario bajar la natalidad. Piensan que es inobjetable, pero no es verdad: no es la reducción de la natalidad lo que conlleva el desarrollo, sino el desarrollo lo que provoca la caída de la natalidad, no por usar anticonceptivos, sino por razones totalmente naturales. Cuando uno va al tercer mundo, como yo he ido muchas veces, se encuentra que lo que el tercer mundo pide son medicinas, puentes, carreteras, electricidad, pozos, maquinaria, infraestructuras, educación, información, justicia, paz y libertad.

Desde las instituciones se promueve una política antinatalista porque se han creído las falacias de Malthus, porque en los años 70, cuando estaba en su máximo apogeo el crecimiento por mantenerse altos los índices de natalidad y haberse desplomado los índices de mortalidad en muchos países del tercer mundo, ha habido un temor real de una superpoblación, que es lo que ha hecho que se lanzasen campañas masivas antinatalistas y proabortistas en todos los países del mundo. Estas campañas han sido tan eficaces que, a partir del año 68, el ritmo de crecimiento está en declive y la natalidad está bajando en todos los países del mundo. Realmente no hay razones objetivas para justificar esta puesta en práctica de los métodos. Y, creyendo su propia falacia, la ONU (y además hay muchos intereses políticos de ciertos gobiernos de occidente) se dedica a mantener a raya a las poblaciones del tercer mundo.

Aunque sí hubiese una bomba demográfica no se podría justificar el control de la población en aras de un bien común. Toda idea de control demográfico debe entenderse en una perspectiva de totalitarismo absoluto, porque sólo así se puede manejar a las personas de esa manera, sin ningún tipo de respeto hacia su dignidad. Y además la demografía tiene sus propias leyes, de manera que si manipulamos la natalidad, las repercusiones demográficas sobre el envejecimiento y la mortalidad serían tales que, a la larga, habría que introducir obligatoriamente la eutanasia, y otro tipo de procedimientos que no son lícitos bajo ningún concepto.

Cómo traicionar dos mil años de humanismo y quedarse tan contento


La Unión Europea ha logrado en un solo día traicionar todos los principios de los que se enorgullece frente al poder político de Estados Unidos y permanecer en la indiferencia total. Y lo que es más curioso aún, los medios de comunicación han respondido con una encogida de hombros silenciosa sumamente significativa.

El 15 de noviembre pasado los Estados miembros de la familia europea decidieron no presentar a votación ante la Asamblea General de las Naciones Unidas la resolución que proponía una moratoria de las ejecuciones capitales en el mundo. Sin embargo, la propuesta calentó muy pronto la temperatura del ambiente. Decía así: «La abolición de la pena de muerte contribuye al enriquecimiento de la dignidad humana y al progresivo desarrollo de los derechos humanos». El gran heraldo de la propuesta era Italia.

Curiosamente, el texto no se aprobó por razones de principios, pues los países miembros comparten el enunciado; las razones fueron única y exclusivamente de conveniencia política. De este modo, la Europa de los valores, de la tradición humanística, ha decidido renunciar a una batalla decisiva para la defensa de la dignidad humana, para no quedar mal con el otro lado del océano, donde la pena de muerte es una práctica a la que se recurre cada vez con más frecuencia.

Lo más humillante ha sido la excusa oficial: Inglaterra, Irlanda, Bélgica, Holanda y Luxemburgo rechazaron la propuesta, pues, según argumentaron, no era suficientemente radical. De este modo, adoptando una postura de fachada intransigente, pidieron que se retirara la propuesta, quedando al resguardo de las posibles reacciones de Estados Unidos, China y Egipto.

Sin embargo, monseñor Renato Martino, observador permanente de la Santa Sede en la ONU, considera que la batalla contra la pena de muerte no está perdida. Hay muchos países que son abolicionistas de hecho, es decir, aunque sus leyes contemplan la pena de muerte, no la aplican desde hace años. Es necesario sensibilizar a estos países para que se comprometan en la defensa de la vida completamente.

EL OBSERVADOR 234-2

Sumario Inicio



Crítica de medios de comunicación
Adicciones en cadena
Santiago Norte

Un estudio reciente, elaborado por investigadores de la Universidad de Washington en Saint-Louis, ha puesto de manifiesto una intuición muy antigua: que las adicciones van en cadena, es decir, que existe un hilo conductor que va moldeando lo que podríamos considerar la personalidad adicta. El trabajo en cuestión fue publicado en la revista Addictive Behaviors y se basa en una encuesta realizada a una muestra de 129 universitarios de una institución privada del Medio Oeste de los Estados Unidos.

Tendencias: las mujeres tienen más probabilidades de convertirse en adictas al café (en realidad, a la cafeína) y a los chocolates, mientras que los hombres son susceptibles al alcohol, al tabaco, al juego, a la televisión y al internet. Esto es, los machos humanos tienen mayor predisposición a ser adictos a una sustancia o a una actividad que las hembras humanas. Con ello, de paso, se le da otro empujón más a la idea ancestral de que la mujer representa el «sexo débil». Si en alguna conducta existe prueba manifiesta de debilidad es en la adicción, en ese abandono del sí-mismo a ser regido desde afuera de sí por un agente que, la mayoría de las veces, es atentatorio contra el desarrollo sano en lo físico y en lo espiritual o moral.

Llama la atención, por lo demás, que en este experimento se haya incluido a la televisión como una actividad que provoca adicción. Ya hemos publicado en estas páginas otros estudios que comprueban el fenómeno, pero eran estudios, por decirlo de alguna forma, no oficiales; esto es, no tan válidos científicamente como el que presenta ahora la Universidad de Washington.

Otra parte del trabajo que comentamos expresa que hay «una clara tendencia entre los estudiantes universitarios a hacerse adictos a más de una sustancia o actividad». Según explica David K. Dodd, cabeza de esta investigación, los estudiantes que mostraban altos niveles de adicción al juego también se reconocían adictos a los videojuegos, mientras que los grandes fumadores también resultaban grandes bebedores. Lo dicho: hay una personalidad adictiva cuya centralidad podría ser –no soy psicólogo– la dificultad para discernir, la abulia para anteponer conciencia (es decir, conocimiento de sí) a alteración. El adicto es un ser poco capaz de introspección, de soledad, de reflexión. Vive desde y para la epidermis y, por lo mismo, es un hombre o mujer extremadamente sencillo de colocar. No pertenece sino al lugar que le marca su adicción.

Dicho de manera esquemática: se ingresa a la adicción por lo menos parecido a una adicción para, más tarde, aunque no siempre, seguir con las adicciones duras. Antes hablaba de la televisión. En efecto, es el primer disparador de la personalidad adictiva de este fin de siglo. Por la sencilla razón de que muy pocos padres de familia la consideran como una costumbre peligrosa. La tienen en altísima estima. Tanto así que el promedio de horas-niño en México es de los más altos del mundo con 255 minutos diarios de exposición al chorro catódico. Por ahí comienza la elaboración de las adicciones. Y todavía hay quien se sorprende del aumento extraordinario de niños consumidores de drogas, de jóvenes alcohólicos y de adolescentes enganchados a los videojuegos. Es consecuencia normal de la permisividad y de la falta de discernimiento que arrastra consigo la primera y más temprana adicción: la televisiva.

EL OBSERVADOR 234-3

Sumario Inicio

A las puertas del templo
La luz del cristianismo
Javier Sicilia

Entre los aforismos de Chesterton que Ignacio Solares suele recordar frecuentemente está uno que para mí resume admirablemente el sentido del ser cristiano: «El cristianismo es ir de la mano de alguien a algún sitio».

Pocas cosas, en su sencillez, he escuchado más bellas y profundas. Lo que con esta frase Chesterton le recuerda a un mundo que exalta la individualidad y el darwinismo económico y social, es que el hombre no es nada sin los otros. Si bien nuestro ser es creación de Dios, éste no se cumple sin el acogimiento de nuestros semejantes, sin que otros nos tomen de la mano y caminen a nuestro lado. Sin esto, sin esta sencilla y a la vez profunda expresión de lo cristiano, no habría cultura, ni mundo, ni memoria histórica.

Los seres humanos no somos porque nos aprovechamos de otros, porque tengamos más sabiduría o más dinero, somos porque caminamos tomados de las manos, conduciéndonos, enseñándonos unos a otros, acogiéndonos, incluso, sacrificándonos.

Desde que llegamos al mundo alguien o algunos nos acogieron, nos arroparon, nos tomaron de la mano y nos enseñaron a caminar y amar el mundo; después llegaron otros e hicieron lo mismo; y nosotoes hicimos y hacemos lo mismo con otros: siempre habrá alguien que tomará nuestra mano y nos acompañará hasta el final, al umbral de la muerte, en donde Dios nos aguarda.

Es, sin embargo, esta falta de sentido de la existencia la que nos está llevando por un derrotero camino de destrucción.

La negativa, muy moderna, de no tomar de la mano a otros para ir a algún sitio, es la raíz envenenada de los males que nos aquejan, del Fobaproa, de la impunidad, de los secuestros, de la lucha por el poder a costa de cualquier cosa. Ese mal viene de la estupidez, viene de la incapacidad, de ya no estar dispuestos a caminar juntos.

El aforismo de Chesterton, en su simpleza, nos recuerda el único valor por el que la humanidad puede recuperar su condición de humanidad y de salvarse (y yo sé bien cuánto le debo a muchos hombres y mujeres que han tenido la generosidad de tomarme de la mano y caminar a mi lado para que no caiga, para que no me pierda), es también un desafío a todos los cristianos para que la santidad se encarne en los actos de nuestra vida diaria.

Los cristianos, en un mundo amenazado por los poderes del individualismo, debemos esforzarnos por cristianizar, en el sentido en que Chesterton lo resume, las formas en que se manifiestan las sociedades humanas. Lo que Chesterton nos pide es que volvamos a recuperar el sentido de la existencia que es el acogimiento de los otros, por encima de las petulancias de la globalización y de los reductivismos económicos. En síntesis, nos pide que volvamos a ser capaces de tendernos la mano unos a otros y de volver a caminar juntos.

Entre mayor sea la humanidad que se santifique, es decir, entre mayor sea el número de hombres y mujeres que estén dispuestos a renunciar a los mitos del desarrollo para tomar generosamente las manos de otros y caminar hacia el Reino, hecho de gratitud y de pobreza, menores serán las coerciones sociales, porque mayor será el impulso hacia el bien.

Para ello, es decir, para que el aforismo de Chesterton se cumpla en su totalidad, es necesario que la «comunidad» social, hecha de impunidad, de leyes y de coerción, le haga sitio poco a poco a una comunión de amores personales, gratuitos y libres. El verdadero amor realiza el milagro de unir el máximo don a otro ser y el máximo de gratitud y de libertad recíprocas.

En esto creo que se encuentra el sentido mismo de las palabras de Chesterton.

EL OBSERVADOR 234-4

Sumario Inicio

El rincón del Papa
La construcción de la civilización del amor

«Nuestra responsabilidad de cristianos se expresa en el compromiso de la nueva evangelización, uno de cuyos frutos más importantes es la civilización del amor». Así habló Juan Pablo II en audiencia general tras denunciar que, a lo largo de las décadas pasadas, la pérdida del sentido de Dios ha coincidido con el «avance de una cultura nihilista» que relativiza los valores fundamentales, como los de la familia y el respeto de la vida.

Que no quede en palabras

Juan Pablo II afirmó que, para que la doctrina sobre la dignidad de la persona humana no se quede sólo en palabras, hace falta que la vida social esté «animada por el soplo de una auténtica experiencia religiosa».

La Iglesia ha ayudado, y continúa haciéndolo, en la proclamación de los derechos inalienables de la persona humana de varias maneras, pero la principal es la del testimonio de todos los cristianos: «El cristianismo ofrece su contribución a la construcción de una sociedad a medida del hombre –manifestó el vicario de Cristo–, asegurándole un alma y proclamando las exigencias de la ley de Dios, que deben ser respetadas por todas las organizaciones y legislaciones de la sociedad. Esta contribución de la Iglesia –concluyó– pasa sobre todo a través del testimonio ofrecido por los cristianos, y en particular por los laicos en su vida cotidiana».

EL OBSERVADOR 234-5

Sumario Inicio

PERDER POR DEFAULT
Otra vez la pena de muerte
Diego García Bayardo

Muchos de los que viven merecen morir y algunos de los que mueren merecen la vida. ¿Puedes devolver la vida? Entonces no te apresures a dispensar la muerte, pues ni el más sabio conoce el fin de todos los caminos.
J. R. R. TOLKIEN. El señor de los anillos.

La delincuencia creciente y la impunidad han hecho que algunos exaltados clamen otra vez por la aplicación de la pena de muerte en México. ¿Por qué una parte de la sociedad propone la violencia como remedio de la violencia? Porque el mal, esa fuerza que se empeña en destruir la obra de Dios, no se limita solamente a causar daño y sufrimiento: su mayor triunfo consiste en convertir a las víctimas en victimarios, pervertir la conciencia de los hombres y lograr que los que sufrieron un mal se encarguen en el futuro de hacérselo sufrir a otros.

Casi todos los delincuentes provienen de familias con problemas de desintegración, donde en su niñez sufrieron alguna clase de maltrato o carencia culpable. Ya les tocó sufrir de pequeños, ahora han vuelto como criminales. Se cierra entonces el círculo del mal, complacido de no sólo haber martirizado a una generación, sino también a la siguiente, y de haber convertido a los que antes lloraban en unos desalmados. Del mismo modo, si la sociedad empieza a ver la pena de muerte como algo aceptable es que ha sufrido a nivel colectivo un daño psicológico y espiritual similar al del individuo ultrajado: de víctima pasa a convertirse en turba vengativa que busca la destrucción del que le hizo daño, sin pensar en las consecuencias a corto y largo plazo de su furia desatada. El mal pervierte a toda la sociedad, la hace mala.

En nuestro catolicismo a la mexicana, champurrado, para no decir light, no es extraño ya ver católicos llevados por el sentimentalismo y la venganza que abogan por la instauración de la pena de muerte, convencidos de que cuando Dios dijo «No matarás» sólo estaba expresando una opinión como cualquier otra, o que el pobrecillo, poco previsor, no sabía que en el siglo XX las cosas se iban a poner muy feas y que sus mandamientos ya no iban a dar el ancho. Si supieran que no hay nada nuevo bajo el sol y que en el Canaán bíblico era un pasatiempo ordinario estrellar bebés contra las rocas...

Los apologistas de la pena de muerte dicen que este castigo ejemplar asustaría a los criminales potenciales, de modo que ya no se atreverían a delinquir. Esta falacia es fácil de derribar: en los países donde existe la pena capital se perpetra más o menos el mismo número de crímenes graves que en los que no se aplica tal pena, basta ver las estadísticas. Además, cuando un delincuente comete un ilícito de esos y sabe que si lo capturan lo ejecutarán, hará cualquier cosa por escapar, incluso si para ello es necesario que cometa más y más crímenes. Del mismo modo, la suposición de algunos apologistas de que la ejecución del reo es la única forma de garantizar que no vuelva a hacer daño también es insostenible: basta la cadena perpetua o un encarcelamiento muy largo para lograr el mismo fin -un reo de 30 años de edad condenado a 40 años de prisión saldrá a los 70 y seguramente ya no podrá hacer daño alguno.

Cualquier argumento de tipo económico a favor de la pena de muerte (aliviar la sobrepoblación de las cárceles, no tener que alimentar y vestir a los delincuentes si se les ejecuta, etc.) es simplemente satánico. Es convertir la deshumanización salvaje del neoliberalismo en legislación penal y tratar a los humanos, aunque sean delincuentes, como piezas desechables de una máquina sin espíritu ni Dios. ¿Es malo matar? Entonces que no mate nadie, ni el Estado. ¿Es injusto hacer de las mujeres viudas y de los niños, huérfanos? Entonces que no sea el Estado precisamente el autor de esa vileza.

Si México se deja de vías rápidas o soluciones facilonas pero estúpidas, y en lugar de imitar legislaciones extranjeras de probada ineficacia y de exponer al delincuente a la ciega venganza del populacho, invierte sus recursos y talentos en prevenir el delito, pronto se verá que es más eficaz, justo y hasta barato educar en la rectitud que castigar bárbaramente por acá y por allá. O como quisiera advertir cierto refrán, tapar el pozo antes de que se ahogue el niño.

EL OBSERVADOR 234-6

Sumario Inicio

Los diez católicos del siglo, según USA

La publicación virtual estadounidense Daily Catholic recibió por 17 semanas los votos de sus lectores para elegir a las diez personalidades más relevantes del mundo católico en este siglo. Una vez recibidos 23,000 votos y cerrada la encuesta, la lista quedó así:

1. Juan Pablo II
2. Madre Teresa de Calcuta
3. Beato Pío de Pietrelcina
4. Arzobispo Fulton J. Sheen
5. Beata Faustina Kowalska
6. San Maximiliano Kolbe
7. Madre Angélica
8. San Pío X
9. Pío XII
10. Pablo VI

El editor del Daily Catholic reconoció que la lista es controversial, pero afirmó que «representa la mentalidad de los católicos de hoy». Sin embargo, esta lista mide más bien la popularidad de dichos personajes en el ámbito católico estadounidense, por lo que se perciben ausencias notables de personalidades que no son anglosajonas y fueron influyentes en otros ambientes católicos, como Jacques Maritain, Georges Bernanos, Paul Claudel o Helder Cámara. La ausencia más notable en la lista es la de los grandes mártires del siglo de Europa oriental y Asia.

EL OBSERVADOR 234-7

Sumario Inicio

¿Dios reina en mi vida? *
Mons. Francisco-Xavier N. Van Thuan **

El Reino de Dios se parece a un grano de mostaza, el Reino de Dios es similar a un poco de levadura en 30 kilos de harina.

Tan pronto como yo terminé en el Sínodo de los Obispos de Europa, después de comer con el Santo Padre, el sábado 23 de octubre tomé el avión hacia México. Al leer la primera lectura de la Carta de san Pablo a los romanos y el Evangelio de la liturgia del 26 de octubre, recordé la atmósfera que se vivió en este último Sínodo.

Es natural el temor o miedo que nosotros sentimos de la oscuridad en que vive la sociedad de Europa. Muchos periódicos hicieron propaganda pésima del Sínodo de los Obispos de Europa. Las grandes virtudes como libertad, igualdad y fraternidad han sido erradicadas del Evangelio, dicen. Algunos obispos lamentan el secularismo, el relativismo y la pérdida del sentido cristiano, la ausencia de Dios de la inteligencia y de la mente de los cristianos, la confusión, la disgregación de la sociedad humana, la falta de referencia para el sentido de la vida y de la historia...

Sí, es dramático... si consideramos algunas situaciones.

En Rusia 50% de los matrimonios se divorcian y, peor, 80% de las parejas jóvenes se divorcian. Un obispo dijo que antes su diócesis tenía 145 seminaristas, y este año sólo tiene ¡uno!. Otro dijo: «durante mi ministerio episcopal yo ordené en mi diócesis a siete sacerdotes y también enterré a ¡ciento catorce!

Observamos que en Rusia la gente ¡no oyó hablar de Dios por más de 70 años!, y ahora la población baja un millón de habitantes por año. ¿Cómo podemos tener vocaciones, si las familias no tienen hijos? ¡En Italia y en España la estadística de natalidad es más baja que la de mortandad!

Pero, en su homilía, el Santo Padre enfatizó: «No tengáis miedo; vamos primero, todos, a confesar nuestra fe en Jesucristo, Dios Verdadero de Dios Verdadero. Él es nuestro Redentor y está vivo en su Iglesia. Él es la fuente de esperanza para Europa».

En el Evangelio el Reino de Dios es como el grano de mostaza que crece, algo que tiene su propio empuje; es también algo imparable en su crecimiento y nadie lo puede detener, porque es la fuerza de la vida. Sin embargo, nadie puede ver la germinación: es un misterio. A veces nosotros imaginamos que el Reino de Dios es un producto que ya está «hecho», que se encuentra estático. ¿Creemos nosotros que la palabra de Dios es similar al árbol que crece continuamente? De cara a Dios, y en mi visión de la Iglesia, ¿la Palabra está en expansión o está decreciendo? ¿Dios reina más y más en mi vida?

El Reino de Dios es invisible y no lo podemos ver con nuestros ojos, así como no podemos ver el crecimiento del árbol, que es imperceptible; es igual que un poco de levadura en 30 kilos de harina. La acción de Dios es poderosa, pero normalmente no la vemos, es un misterio. Como la pasión y muerte de Jesús, es, humanamente hablando, un fracaso total... pero viene la Resurrección.

En el Credo que recitamos cada domingo hay tres nombres: María, Jesús y Poncio Pilato, y entre ellos la palabra «crucificado» (bajo el poder de Poncio Pilato). Jesús sufrió y fue enterrado, pero surgió inmediatamente la luz: resucitó al tercer día, subió a los cielos... y vendrá de nuevo...

Mis queridos hermanos y hermanas: La esperanza es posible. Los hombres y mujeres no pueden vivir sin esperanza. Nosotros creemos en Jesucristo, única y verdadera esperanza del hombre y de la historia. Nosotros agradecemos a Dios por sus signos presentes en la Iglesia. Que el Dios de la Vida, de la Esperanza y de la Alegría esté con ustedes ahora y siempre.

EL OBSERVADOR 234-8

Sumario Inicio



AL ALBA DEL MILENIO
Un mundo mejor
¿Es posible lograr un mundo mejor para todos? Si es así, ¿cuáles son sus condiciones? Al despuntar el tercer milenio de la cristiandad son preguntas obligadas que debemos hacernos en familia, en grupo e individualmente. No se trata de fomentar el ocio, sino de interrogantes esenciales para seguir adelante.

¿Es posible un mundo mejor? La respuesta espontánea, la que surgirá de usted, amable lector, será: «¡Claro que es posible!». Yo pienso igual. El problema, sin embargo, es el cómo lo vamos a lograr. Me salta a la vista una condición imposible de eludir: que en el trabajo hacia la transformación de la realidad actual y mundana estén los demás, todos los demás, incluidos. Bastante tristeza histórica causa comprobar cuántas lágrimas han sido producto del egoísmo de quien desea salvar su pellejo sin importar mucho (a veces nada) el pellejo de los demás.

Otra cosa: construir un mundo más respirable requiere sacrificio, austeridad, frugalidad. Es impensable seguir en la cultura del desperdicio y del desprecio desde la que hemos venido actuando. Una labor de perfeccionamiento personal en la renuncia y de donación solidaria en la entrega de aquellos bienes que nos habíamos apropiado y que son de todos. El sacrificio causa dolor, lo sé, pero es el único camino hacia ese nuevo mundo que decimos querer.

Estamos, pues, en el terreno de las condiciones o prerrequisitos para cambiar el estado de la situación actual. Además del sacrificio está la participación. El hueco que dejamos cuando nos quedamos mirando la vida lo llenan otros con sus intereses y con sus necesidades de poder. Dejar que el mundo ruede es ignorarlo. Ser indiferentes es matar nuestra mayor cualidad: la de aplicar la razón para salvarnos juntos.

Finalmente hay que decir que el hombre es una criatura divina. Ha salido de Dios, ha sido redimido por Dios y no descansará hasta volver a Él. Quiero decir que la fe en Dios será el motor más potente para cambiar al mundo. (J. S. C.)

EL OBSERVADOR 234-9

Sumario Inicio

Belén, horizonte de sentido
Pbro.Prisciliano Hernández Ch. , O.R.C./ Santiago de Querétaro, Qro.

Ante el vacío existencial del ser humano en los ámbitos sociales, políticos, familiares y personales, se abre la contemplación reposada y silenciosa de los nacimientos o belenes, la posibilidad de sentido. Ahí, en ese diminuto espacio de nuestras casas, se encuentra el escenario en iconos, que nos adentran en el misterio del encuentro de encuentros: El Verbo encarnado que ha nacido, según las profecías, para ser "Emmanuel", "Dios con nosotros", Dios para nosotros y desde nosotros. Aquel Yahvé del Antiguo Testamento será, llegada la plenitud de los tiempos, por su máxima revelación, por máxima acción, su máxima presencialización entre nosotros: el Niño de Belén.

El Dios que se hizo niño para entrar en nuestro intrincado mundo de soberbias y miserias provoca el encuentro. Ese encuentro que enciende el corazón de amor, nos acaricia, nos cobija, nos pone su horizonte eterno al alcance de la mano. Si somos "formalmente experiencia de Dios" (Zubiri), ahí encontraremos en el corazón nuestro y en el corazón de Dios que se nos ofrece en el corazón del Bebé nacido en Belén, el horizonte de sentido más pleno de la existencia humana. Ahí, ante el Nacimiento, el yo más profundo se transforma; ahí la fe encuentra su coherencia: a este Niño creemos, a este Niño le damos nuestro corazón, nos hacemos niños para tener la mirada de Dios, que sigue siendo de niño.

El que nació pobre, para enseñarnos que la pobreza es señorío sobre las cosas. El que nació, así de pequeño como bebé, para respetar a los demás en su condición de personas: éstas valen más que las cosas; porque Dios las valúa con su encarnación. Nadie ha de tener miedo de Dios, salvo aquellos que teman perder su poder, su dinero, su placer, su ego en pos de un destino decidido y frustrado.

Es el Dios, nacido en Belén, la Estrella de David, el Mesías, que ilumina nuestras noches con el esplendor de su ternura. Nació de una Mujer, María la Mujer, porque Él la diseñó y en ella a todas las madres para tener sus caricias anticipadas en la noche de la vida.

"Me hice Niño –dice Dios– para que me poseas y te lleve a ti, peregrino de mundos fantásticos, al horizonte del ser de mi Padre, mi ser y tu ser, mi Casa, tu Casa".

EL OBSERVADOR 234-10

Sumario Inicio

1 de enero de 2000
«Paz en la Tierra a los hombres que Dios ama»
Extracto del mensaje de Su Santidad Juan Pablo II para la celebración de la Jornada Mundial de la Paz
Éste es el anuncio de los ángeles que acompañó al nacimiento de Jesucristo hace 2000 años (cfr. Lc 2,14). Dios ama a todos los hombres y mujeres de la tierra y les concede la esperanza de un tiempo nuevo, un tiempo de paz. Su amor, revelado plenamente en el Hijo hecho carne, es el fundamento de la paz universal.

A todos les digo que la paz es posible. Pedida como un don de Dios, debe ser también construida día a día con su ayuda a través de obras de justicia y de amor. Ciertamente, son muchos y complejos los problemas que a menudo hacen que sea difícil y desalentador el camino hacia la paz, pero ésta es una exigencia profundamente enraizada en el corazón de cada ser humano. Por eso no debe disminuir la voluntad de buscarla incesantemente, pues su fundamento se halla en la conciencia de que la humanidad, marcada por el pecado, el odio y la violencia, está llamada por Dios a formar una sola familia.

Con la guerra, la humanidad es la que pierde.

El siglo XX nos deja en herencia, sobre todo, una advertencia: unas guerras a menudo son causa de otras, ya que alimentan odios profundos, crean situaciones de injusticia y ofenden la dignidad y los derechos de las personas. En general, además de ser extraordinariamente dañinas, no resuelven los problemas que las originan y, por tanto, resultan inútiles. Con la guerra, la humanidad es la que pierde.

Frente al escenario de guerra del siglo XX, el honor de la humanidad ha sido salvado por los que han hablado y trabajado en nombre de la paz. Es un deber recordar a los que han contribuido a la afirmación de los derechos humanos y a su solemne proclamación, a la derrota de los totalitarismos, al final del colonialismo, al desarrollo de la democracia y a la creación de grandes organismos internacionales.

La vocación a ser una sola familia

No podemos prever el futuro; sin embargo, podemos establecer un principio exigente: habrá paz en la medida en que toda la humanidad sepa redescubrir su originaria vocación a ser una sola familia, en la que la dignidad y los derechos de las personas sean reconocidos como anteriores y preeminentes respecto a cualquier diferencia o especificidad.

Por eso es necesario un cambio radical de perspectiva; ante todo debe prevalecer el bien de la humanidad. La consecución del bien común de una comunidad política no puede ir contra el bien común de toda la humanidad, concretado en el reconocimiento y respeto de los derechos del hombre.

Crímenes contra la humanidad

De este principio surge una consecuencia de gran importancia: quien viola los derechos humanos, ofende la conciencia humana en cuanto tal y ofende a la humanidad misma. El deber de tutelar tales derechos transciende, pues, los confines geográficos y políticos dentro de los que son conculcados. Los crímenes contra la humanidad no pueden ser considerados asuntos internos de una nación.

El derecho a la asistencia humanitaria

En todo caso, ante estas situaciones complejas y dramáticas y contra todas las presuntas « razones » de la guerra, se ha de afirmar el valor fundamental del derecho humanitario y, por tanto, el deber de garantizar el derecho a la asistencia humanitaria de los refugiados y de los pueblos que sufren.

Quiero aquí reafirmar mi profundo convencimiento de que, ante los actuales conflictos armados, la negociación entre las partes, ayudada con oportunas intervenciones de mediación y pacificación llevadas a cabo por organismos regionales e internacionales, asume la máxima relevancia para prevenir los mismos conflictos o, una vez que han estallado, para que cesen, restableciendo la paz por medio los derechos y de los intereses en juego.
La «injerencia humanitaria»

Evidentemente, cuando la población civil corre peligro de sucumbir ante el ataque de un agresor injusto y los esfuerzos políticos y los instrumentos de defensa no violenta no han valido para nada, es legítimo, e incluso obligado, emprender iniciativas concretas para desarmar al agresor.

A este propósito la misma Organización de las Naciones Unidas tiene que ofrecer a todos los Estados miembros la misma oportunidad de participar en las decisiones, superando privilegios y discriminaciones que debilitan su papel y credibilidad.
.
La paz en la solidaridad

Que nadie se haga ilusiones de que la simple ausencia de guerra, aun siendo tan deseada, sea sinónimo de una paz duradera. No hay verdadera paz si no hay equidad, verdad, justicia y solidaridad. Está condenado al fracaso cualquier proyecto que mantenga separados dos derechos indivisibles e interdependientes: el de la paz y el de un desarrollo integral y solidario.

Es necesaria una reorientación de la cooperación internacional, en los términos de una nueva cultura de la solidaridad. Es preciso, en especial, encontrar soluciones definitivas al viejo problema de la deuda internacional de los países pobres, garantizando al mismo tiempo la financiación necesaria también para la lucha contra el hambre, la desnutrición, las enfermedades, el analfabetismo y la degradación del medio ambiente.

Jesús, don de paz

En todo el mundo, en el contexto del Gran Jubileo, los cristianos están comprometidos a hacer solemne memoria de la Encarnación. Retomando el anuncio de los ángeles en Belén, ellos proclaman este acontecimiento con la conciencia de que Jesús «es nuestra paz » (Ef 2,14). Sus primeras palabras a los discípulos después de la Resurrección fueron: «La paz esté con ustedes» . Él vino para unir lo que estaba dividido, para destruir el pecado y el odio, despertando en la humanidad la vocación a la unidad y a la fraternidad. Él es, por tanto, el principio y el ejemplo de esta humanidad renovada, llena de amor fraterno, de sinceridad y de espíritu de paz, a la que todos aspiran.
(FIN)

EL OBSERVADOR 234-11

Sumario Inicio

La paradoja moderna

Su Santidad lamentó profundamente que, «paradójicamente, se exige que el Estado reconozca como derechos muchos comportamientos que atentan contra la vida humana».

Existe «un rechazo cada vez mayor del otro en cuanto a otro –explicó el Papa– que interroga nuestra conciencia de creyentes». Y es que, frente a la «cultura de la muerte», la «civilización del amor» tiene en su centro «el reconocimiento del valor de la persona humana y, concretamente, de todas las personas humanas. La visión cristiana del ser humano como imagen de Dios implica que los derechos de la persona sean respetados por la sociedad», ya que dicha sociedad no es la que crea tales derechos, sino «simplemente los reconoce».

 

Alban D'Entremont *

No existe la denominada bomba demográfica. Pero los neomalthusianos son como los misioneros: ellos están convencidos de que hacen el bien cuando predican su religión. Están absolutamente convencidos, cuando van regalando anticonceptivos, de que ésa es la solución para el subdesarrollo. Están equivocados porque pertenecen a una religión falsa, pero ellos están convencidos de que ese dogma es verdadero: para conseguir el desarrollo es necesario bajar la natalidad. Piensan que es inobjetable, pero no es verdad: no es la reducción de la natalidad lo que conlleva el desarrollo, sino el desarrollo lo que provoca la caída de la natalidad, no por usar anticonceptivos, sino por razones totalmente naturales. Cuando uno va al tercer mundo, como yo he ido muchas veces, se encuentra que lo que el tercer mundo pide son medicinas, puentes, carreteras, electricidad, pozos, maquinaria, infraestructuras, educación, información, justicia, paz y libertad.

Desde las instituciones se promueve una política antinatalista porque se han creído las falacias de Malthus, porque en los años 70, cuando estaba en su máximo apogeo el crecimiento por mantenerse altos los índices de natalidad y haberse desplomado los índices de mortalidad en muchos países del tercer mundo, ha habido un temor real de una superpoblación, que es lo que ha hecho que se lanzasen campañas masivas antinatalistas y proabortistas en todos los países del mundo. Estas campañas han sido tan eficaces que, a partir del año 68, el ritmo de crecimiento está en declive y la natalidad está bajando en todos los países del mundo. Realmente no hay razones objetivas para justificar esta puesta en práctica de los métodos. Y, creyendo su propia falacia, la ONU (y además hay muchos intereses políticos de ciertos gobiernos de occidente) se dedica a mantener a raya a las poblaciones del tercer mundo.

Aunque sí hubiese una bomba demográfica no se podría justificar el control de la población en aras de un bien común. Toda idea de control demográfico debe entenderse en una perspectiva de totalitarismo absoluto, porque sólo así se puede manejar a las personas de esa manera, sin ningún tipo de respeto hacia su dignidad. Y además la demografía tiene sus propias leyes, de manera que si manipulamos la natalidad, las repercusiones demográficas sobre el envejecimiento y la mortalidad serían tales que, a la larga, habría que introducir obligatoriamente la eutanasia, y otro tipo de procedimientos que no son lícitos bajo ningún concepto.

Cómo traicionar dos mil años de humanismo y quedarse tan contento


La Unión Europea ha logrado en un solo día traicionar todos los principios de los que se enorgullece frente al poder político de Estados Unidos y permanecer en la indiferencia total. Y lo que es más curioso aún, los medios de comunicación han respondido con una encogida de hombros silenciosa sumamente significativa.

El 15 de noviembre pasado los Estados miembros de la familia europea decidieron no presentar a votación ante la Asamblea General de las Naciones Unidas la resolución que proponía una moratoria de las ejecuciones capitales en el mundo. Sin embargo, la propuesta calentó muy pronto la temperatura del ambiente. Decía así: «La abolición de la pena de muerte contribuye al enriquecimiento de la dignidad humana y al progresivo desarrollo de los derechos humanos». El gran heraldo de la propuesta era Italia.

Curiosamente, el texto no se aprobó por razones de principios, pues los países miembros comparten el enunciado; las razones fueron única y exclusivamente de conveniencia política. De este modo, la Europa de los valores, de la tradición humanística, ha decidido renunciar a una batalla decisiva para la defensa de la dignidad humana, para no quedar mal con el otro lado del océano, donde la pena de muerte es una práctica a la que se recurre cada vez con más frecuencia.

Lo más humillante ha sido la excusa oficial: Inglaterra, Irlanda, Bélgica, Holanda y Luxemburgo rechazaron la propuesta, pues, según argumentaron, no era suficientemente radical. De este modo, adoptando una postura de fachada intransigente, pidieron que se retirara la propuesta, quedando al resguardo de las posibles reacciones de Estados Unidos, China y Egipto.

Sin embargo, monseñor Renato Martino, observador permanente de la Santa Sede en la ONU, considera que la batalla contra la pena de muerte no está perdida. Hay muchos países que son abolicionistas de hecho, es decir, aunque sus leyes contemplan la pena de muerte, no la aplican desde hace años. Es necesario sensibilizar a estos países para que se comprometan en la defensa de la vida completamente.

EL OBSERVADOR 234-2

Sumario Inicio



Crítica de medios de comunicación
Adicciones en cadena
Santiago Norte

Un estudio reciente, elaborado por investigadores de la Universidad de Washington en Saint-Louis, ha puesto de manifiesto una intuición muy antigua: que las adicciones van en cadena, es decir, que existe un hilo conductor que va moldeando lo que podríamos considerar la personalidad adicta. El trabajo en cuestión fue publicado en la revista Addictive Behaviors y se basa en una encuesta realizada a una muestra de 129 universitarios de una institución privada del Medio Oeste de los Estados Unidos.

Tendencias: las mujeres tienen más probabilidades de convertirse en adictas al café (en realidad, a la cafeína) y a los chocolates, mientras que los hombres son susceptibles al alcohol, al tabaco, al juego, a la televisión y al internet. Esto es, los machos humanos tienen mayor predisposición a ser adictos a una sustancia o a una actividad que las hembras humanas. Con ello, de paso, se le da otro empujón más a la idea ancestral de que la mujer representa el «sexo débil». Si en alguna conducta existe prueba manifiesta de debilidad es en la adicción, en ese abandono del sí-mismo a ser regido desde afuera de sí por un agente que, la mayoría de las veces, es atentatorio contra el desarrollo sano en lo físico y en lo espiritual o moral.

Llama la atención, por lo demás, que en este experimento se haya incluido a la televisión como una actividad que provoca adicción. Ya hemos publicado en estas páginas otros estudios que comprueban el fenómeno, pero eran estudios, por decirlo de alguna forma, no oficiales; esto es, no tan válidos científicamente como el que presenta ahora la Universidad de Washington.

Otra parte del trabajo que comentamos expresa que hay «una clara tendencia entre los estudiantes universitarios a hacerse adictos a más de una sustancia o actividad». Según explica David K. Dodd, cabeza de esta investigación, los estudiantes que mostraban altos niveles de adicción al juego también se reconocían adictos a los videojuegos, mientras que los grandes fumadores también resultaban grandes bebedores. Lo dicho: hay una personalidad adictiva cuya centralidad podría ser –no soy psicólogo– la dificultad para discernir, la abulia para anteponer conciencia (es decir, conocimiento de sí) a alteración. El adicto es un ser poco capaz de introspección, de soledad, de reflexión. Vive desde y para la epidermis y, por lo mismo, es un hombre o mujer extremadamente sencillo de colocar. No pertenece sino al lugar que le marca su adicción.

Dicho de manera esquemática: se ingresa a la adicción por lo menos parecido a una adicción para, más tarde, aunque no siempre, seguir con las adicciones duras. Antes hablaba de la televisión. En efecto, es el primer disparador de la personalidad adictiva de este fin de siglo. Por la sencilla razón de que muy pocos padres de familia la consideran como una costumbre peligrosa. La tienen en altísima estima. Tanto así que el promedio de horas-niño en México es de los más altos del mundo con 255 minutos diarios de exposición al chorro catódico. Por ahí comienza la elaboración de las adicciones. Y todavía hay quien se sorprende del aumento extraordinario de niños consumidores de drogas, de jóvenes alcohólicos y de adolescentes enganchados a los videojuegos. Es consecuencia normal de la permisividad y de la falta de discernimiento que arrastra consigo la primera y más temprana adicción: la televisiva.

EL OBSERVADOR 234-3

Sumario Inicio

A las puertas del templo
La luz del cristianismo
Javier Sicilia

Entre los aforismos de Chesterton que Ignacio Solares suele recordar frecuentemente está uno que para mí resume admirablemente el sentido del ser cristiano: «El cristianismo es ir de la mano de alguien a algún sitio».

Pocas cosas, en su sencillez, he escuchado más bellas y profundas. Lo que con esta frase Chesterton le recuerda a un mundo que exalta la individualidad y el darwinismo económico y social, es que el hombre no es nada sin los otros. Si bien nuestro ser es creación de Dios, éste no se cumple sin el acogimiento de nuestros semejantes, sin que otros nos tomen de la mano y caminen a nuestro lado. Sin esto, sin esta sencilla y a la vez profunda expresión de lo cristiano, no habría cultura, ni mundo, ni memoria histórica.

Los seres humanos no somos porque nos aprovechamos de otros, porque tengamos más sabiduría o más dinero, somos porque caminamos tomados de las manos, conduciéndonos, enseñándonos unos a otros, acogiéndonos, incluso, sacrificándonos.

Desde que llegamos al mundo alguien o algunos nos acogieron, nos arroparon, nos tomaron de la mano y nos enseñaron a caminar y amar el mundo; después llegaron otros e hicieron lo mismo; y nosotoes hicimos y hacemos lo mismo con otros: siempre habrá alguien que tomará nuestra mano y nos acompañará hasta el final, al umbral de la muerte, en donde Dios nos aguarda.

Es, sin embargo, esta falta de sentido de la existencia la que nos está llevando por un derrotero camino de destrucción.

La negativa, muy moderna, de no tomar de la mano a otros para ir a algún sitio, es la raíz envenenada de los males que nos aquejan, del Fobaproa, de la impunidad, de los secuestros, de la lucha por el poder a costa de cualquier cosa. Ese mal viene de la estupidez, viene de la incapacidad, de ya no estar dispuestos a caminar juntos.

El aforismo de Chesterton, en su simpleza, nos recuerda el único valor por el que la humanidad puede recuperar su condición de humanidad y de salvarse (y yo sé bien cuánto le debo a muchos hombres y mujeres que han tenido la generosidad de tomarme de la mano y caminar a mi lado para que no caiga, para que no me pierda), es también un desafío a todos los cristianos para que la santidad se encarne en los actos de nuestra vida diaria.

Los cristianos, en un mundo amenazado por los poderes del individualismo, debemos esforzarnos por cristianizar, en el sentido en que Chesterton lo resume, las formas en que se manifiestan las sociedades humanas. Lo que Chesterton nos pide es que volvamos a recuperar el sentido de la existencia que es el acogimiento de los otros, por encima de las petulancias de la globalización y de los reductivismos económicos. En síntesis, nos pide que volvamos a ser capaces de tendernos la mano unos a otros y de volver a caminar juntos.

Entre mayor sea la humanidad que se santifique, es decir, entre mayor sea el número de hombres y mujeres que estén dispuestos a renunciar a los mitos del desarrollo para tomar generosamente las manos de otros y caminar hacia el Reino, hecho de gratitud y de pobreza, menores serán las coerciones sociales, porque mayor será el impulso hacia el bien.

Para ello, es decir, para que el aforismo de Chesterton se cumpla en su totalidad, es necesario que la «comunidad» social, hecha de impunidad, de leyes y de coerción, le haga sitio poco a poco a una comunión de amores personales, gratuitos y libres. El verdadero amor realiza el milagro de unir el máximo don a otro ser y el máximo de gratitud y de libertad recíprocas.

En esto creo que se encuentra el sentido mismo de las palabras de Chesterton.

EL OBSERVADOR 234-4

Sumario Inicio

El rincón del Papa
La construcción de la civilización del amor

«Nuestra responsabilidad de cristianos se expresa en el compromiso de la nueva evangelización, uno de cuyos frutos más importantes es la civilización del amor». Así habló Juan Pablo II en audiencia general tras denunciar que, a lo largo de las décadas pasadas, la pérdida del sentido de Dios ha coincidido con el «avance de una cultura nihilista» que relativiza los valores fundamentales, como los de la familia y el respeto de la vida.

La paradoja moderna

Su Santidad lamentó profundamente que, «paradójicamente, se exige que el Estado reconozca como derechos muchos comportamientos que atentan contra la vida humana».

Existe «un rechazo cada vez mayor del otro en cuanto a otro –explicó el Papa– que interroga nuestra conciencia de creyentes». Y es que, frente a la «cultura de la muerte», la «civilización del amor» tiene en su centro «el reconocimiento del valor de la persona humana y, concretamente, de todas las personas humanas. La visión cristiana del ser humano como imagen de Dios implica que los derechos de la persona sean respetados por la sociedad», ya que dicha sociedad no es la que crea tales derechos, sino «simplemente los reconoce».

Que no quede en palabras


Juan Pablo II afirmó que, para que la doctrina sobre la dignidad de la persona humana no se quede sólo en palabras, hace falta que la vida social esté «animada por el soplo de una auténtica experiencia religiosa».

La Iglesia ha ayudado, y continúa haciéndolo, en la proclamación de los derechos inalienables de la persona humana de varias maneras, pero la principal es la del testimonio de todos los cristianos: «El cristianismo ofrece su contribución a la construcción de una sociedad a medida del hombre –manifestó el vicario de Cristo–, asegurándole un alma y proclamando las exigencias de la ley de Dios, que deben ser respetadas por todas las organizaciones y legislaciones de la sociedad. Esta contribución de la Iglesia –concluyó– pasa sobre todo a través del testimonio ofrecido por los cristianos, y en particular por los laicos en su vida cotidiana».

EL OBSERVADOR 234-5

Sumario Inicio

PERDER POR DEFAULT
Otra vez la pena de muerte
Diego García Bayardo

Muchos de los que viven merecen morir y algunos de los que mueren merecen la vida. ¿Puedes devolver la vida? Entonces no te apresures a dispensar la muerte, pues ni el más sabio conoce el fin de todos los caminos.
J. R. R. TOLKIEN. El señor de los anillos.

La delincuencia creciente y la impunidad han hecho que algunos exaltados clamen otra vez por la aplicación de la pena de muerte en México. ¿Por qué una parte de la sociedad propone la violencia como remedio de la violencia? Porque el mal, esa fuerza que se empeña en destruir la obra de Dios, no se limita solamente a causar daño y sufrimiento: su mayor triunfo consiste en convertir a las víctimas en victimarios, pervertir la conciencia de los hombres y lograr que los que sufrieron un mal se encarguen en el futuro de hacérselo sufrir a otros.

Casi todos los delincuentes provienen de familias con problemas de desintegración, donde en su niñez sufrieron alguna clase de maltrato o carencia culpable. Ya les tocó sufrir de pequeños, ahora han vuelto como criminales. Se cierra entonces el círculo del mal, complacido de no sólo haber martirizado a una generación, sino también a la siguiente, y de haber convertido a los que antes lloraban en unos desalmados. Del mismo modo, si la sociedad empieza a ver la pena de muerte como algo aceptable es que ha sufrido a nivel colectivo un daño psicológico y espiritual similar al del individuo ultrajado: de víctima pasa a convertirse en turba vengativa que busca la destrucción del que le hizo daño, sin pensar en las consecuencias a corto y largo plazo de su furia desatada. El mal pervierte a toda la sociedad, la hace mala.

En nuestro catolicismo a la mexicana, champurrado, para no decir light, no es extraño ya ver católicos llevados por el sentimentalismo y la venganza que abogan por la instauración de la pena de muerte, convencidos de que cuando Dios dijo «No matarás» sólo estaba expresando una opinión como cualquier otra, o que el pobrecillo, poco previsor, no sabía que en el siglo XX las cosas se iban a poner muy feas y que sus mandamientos ya no iban a dar el ancho. Si supieran que no hay nada nuevo bajo el sol y que en el Canaán bíblico era un pasatiempo ordinario estrellar bebés contra las rocas...

Los apologistas de la pena de muerte dicen que este castigo ejemplar asustaría a los criminales potenciales, de modo que ya no se atreverían a delinquir. Esta falacia es fácil de derribar: en los países donde existe la pena capital se perpetra más o menos el mismo número de crímenes graves que en los que no se aplica tal pena, basta ver las estadísticas. Además, cuando un delincuente comete un ilícito de esos y sabe que si lo capturan lo ejecutarán, hará cualquier cosa por escapar, incluso si para ello es necesario que cometa más y más crímenes. Del mismo modo, la suposición de algunos apologistas de que la ejecución del reo es la única forma de garantizar que no vuelva a hacer daño también es insostenible: basta la cadena perpetua o un encarcelamiento muy largo para lograr el mismo fin -un reo de 30 años de edad condenado a 40 años de prisión saldrá a los 70 y seguramente ya no podrá hacer daño alguno.

Cualquier argumento de tipo económico a favor de la pena de muerte (aliviar la sobrepoblación de las cárceles, no tener que alimentar y vestir a los delincuentes si se les ejecuta, etc.) es simplemente satánico. Es convertir la deshumanización salvaje del neoliberalismo en legislación penal y tratar a los humanos, aunque sean delincuentes, como piezas desechables de una máquina sin espíritu ni Dios. ¿Es malo matar? Entonces que no mate nadie, ni el Estado. ¿Es injusto hacer de las mujeres viudas y de los niños, huérfanos? Entonces que no sea el Estado precisamente el autor de esa vileza.

Si México se deja de vías rápidas o soluciones facilonas pero estúpidas, y en lugar de imitar legislaciones extranjeras de probada ineficacia y de exponer al delincuente a la ciega venganza del populacho, invierte sus recursos y talentos en prevenir el delito, pronto se verá que es más eficaz, justo y hasta barato educar en la rectitud que castigar bárbaramente por acá y por allá. O como quisiera advertir cierto refrán, tapar el pozo antes de que se ahogue el niño.

EL OBSERVADOR 234-6

Sumario Inicio

Los diez católicos del siglo, según USA

La publicación virtual estadounidense Daily Catholic recibió por 17 semanas los votos de sus lectores para elegir a las diez personalidades más relevantes del mundo católico en este siglo. Una vez recibidos 23,000 votos y cerrada la encuesta, la lista quedó así:

1. Juan Pablo II
2. Madre Teresa de Calcuta
3. Beato Pío de Pietrelcina
4. Arzobispo Fulton J. Sheen
5. Beata Faustina Kowalska
6. San Maximiliano Kolbe
7. Madre Angélica
8. San Pío X
9. Pío XII
10. Pablo VI

El editor del Daily Catholic reconoció que la lista es controversial, pero afirmó que «representa la mentalidad de los católicos de hoy». Sin embargo, esta lista mide más bien la popularidad de dichos personajes en el ámbito católico estadounidense, por lo que se perciben ausencias notables de personalidades que no son anglosajonas y fueron influyentes en otros ambientes católicos, como Jacques Maritain, Georges Bernanos, Paul Claudel o Helder Cámara. La ausencia más notable en la lista es la de los grandes mártires del siglo de Europa oriental y Asia.

EL OBSERVADOR 234-7

Sumario Inicio

¿Dios reina en mi vida? *
Mons. Francisco-Xavier N. Van Thuan **

El Reino de Dios se parece a un grano de mostaza, el Reino de Dios es similar a un poco de levadura en 30 kilos de harina.

Tan pronto como yo terminé en el Sínodo de los Obispos de Europa, después de comer con el Santo Padre, el sábado 23 de octubre tomé el avión hacia México. Al leer la primera lectura de la Carta de san Pablo a los romanos y el Evangelio de la liturgia del 26 de octubre, recordé la atmósfera que se vivió en este último Sínodo.

Es natural el temor o miedo que nosotros sentimos de la oscuridad en que vive la sociedad de Europa. Muchos periódicos hicieron propaganda pésima del Sínodo de los Obispos de Europa. Las grandes virtudes como libertad, igualdad y fraternidad han sido erradicadas del Evangelio, dicen. Algunos obispos lamentan el secularismo, el relativismo y la pérdida del sentido cristiano, la ausencia de Dios de la inteligencia y de la mente de los cristianos, la confusión, la disgregación de la sociedad humana, la falta de referencia para el sentido de la vida y de la historia...

Sí, es dramático... si consideramos algunas situaciones.

En Rusia 50% de los matrimonios se divorcian y, peor, 80% de las parejas jóvenes se divorcian. Un obispo dijo que antes su diócesis tenía 145 seminaristas, y este año sólo tiene ¡uno!. Otro dijo: «durante mi ministerio episcopal yo ordené en mi diócesis a siete sacerdotes y también enterré a ¡ciento catorce!

Observamos que en Rusia la gente ¡no oyó hablar de Dios por más de 70 años!, y ahora la población baja un millón de habitantes por año. ¿Cómo podemos tener vocaciones, si las familias no tienen hijos? ¡En Italia y en España la estadística de natalidad es más baja que la de mortandad!

Pero, en su homilía, el Santo Padre enfatizó: «No tengáis miedo; vamos primero, todos, a confesar nuestra fe en Jesucristo, Dios Verdadero de Dios Verdadero. Él es nuestro Redentor y está vivo en su Iglesia. Él es la fuente de esperanza para Europa».

En el Evangelio el Reino de Dios es como el grano de mostaza que crece, algo que tiene su propio empuje; es también algo imparable en su crecimiento y nadie lo puede detener, porque es la fuerza de la vida. Sin embargo, nadie puede ver la germinación: es un misterio. A veces nosotros imaginamos que el Reino de Dios es un producto que ya está «hecho», que se encuentra estático. ¿Creemos nosotros que la palabra de Dios es similar al árbol que crece continuamente? De cara a Dios, y en mi visión de la Iglesia, ¿la Palabra está en expansión o está decreciendo? ¿Dios reina más y más en mi vida?

El Reino de Dios es invisible y no lo podemos ver con nuestros ojos, así como no podemos ver el crecimiento del árbol, que es imperceptible; es igual que un poco de levadura en 30 kilos de harina. La acción de Dios es poderosa, pero normalmente no la vemos, es un misterio. Como la pasión y muerte de Jesús, es, humanamente hablando, un fracaso total... pero viene la Resurrección.

En el Credo que recitamos cada domingo hay tres nombres: María, Jesús y Poncio Pilato, y entre ellos la palabra «crucificado» (bajo el poder de Poncio Pilato). Jesús sufrió y fue enterrado, pero surgió inmediatamente la luz: resucitó al tercer día, subió a los cielos... y vendrá de nuevo...

Mis queridos hermanos y hermanas: La esperanza es posible. Los hombres y mujeres no pueden vivir sin esperanza. Nosotros creemos en Jesucristo, única y verdadera esperanza del hombre y de la historia. Nosotros agradecemos a Dios por sus signos presentes en la Iglesia. Que el Dios de la Vida, de la Esperanza y de la Alegría esté con ustedes ahora y siempre.

EL OBSERVADOR 234-8

Sumario Inicio



AL ALBA DEL MILENIO
Un mundo mejor
¿Es posible lograr un mundo mejor para todos? Si es así, ¿cuáles son sus condiciones? Al despuntar el tercer milenio de la cristiandad son preguntas obligadas que debemos hacernos en familia, en grupo e individualmente. No se trata de fomentar el ocio, sino de interrogantes esenciales para seguir adelante.

¿Es posible un mundo mejor? La respuesta espontánea, la que surgirá de usted, amable lector, será: «¡Claro que es posible!». Yo pienso igual. El problema, sin embargo, es el cómo lo vamos a lograr. Me salta a la vista una condición imposible de eludir: que en el trabajo hacia la transformación de la realidad actual y mundana estén los demás, todos los demás, incluidos. Bastante tristeza histórica causa comprobar cuántas lágrimas han sido producto del egoísmo de quien desea salvar su pellejo sin importar mucho (a veces nada) el pellejo de los demás.

Otra cosa: construir un mundo más respirable requiere sacrificio, austeridad, frugalidad. Es impensable seguir en la cultura del desperdicio y del desprecio desde la que hemos venido actuando. Una labor de perfeccionamiento personal en la renuncia y de donación solidaria en la entrega de aquellos bienes que nos habíamos apropiado y que son de todos. El sacrificio causa dolor, lo sé, pero es el único camino hacia ese nuevo mundo que decimos querer.

Estamos, pues, en el terreno de las condiciones o prerrequisitos para cambiar el estado de la situación actual. Además del sacrificio está la participación. El hueco que dejamos cuando nos quedamos mirando la vida lo llenan otros con sus intereses y con sus necesidades de poder. Dejar que el mundo ruede es ignorarlo. Ser indiferentes es matar nuestra mayor cualidad: la de aplicar la razón para salvarnos juntos.

Finalmente hay que decir que el hombre es una criatura divina. Ha salido de Dios, ha sido redimido por Dios y no descansará hasta volver a Él. Quiero decir que la fe en Dios será el motor más potente para cambiar al mundo. (J. S. C.)

EL OBSERVADOR 234-9

Sumario Inicio

Belén, horizonte de sentido
Pbro.Prisciliano Hernández Ch. , O.R.C./ Santiago de Querétaro, Qro.

Ante el vacío existencial del ser humano en los ámbitos sociales, políticos, familiares y personales, se abre la contemplación reposada y silenciosa de los nacimientos o belenes, la posibilidad de sentido. Ahí, en ese diminuto espacio de nuestras casas, se encuentra el escenario en iconos, que nos adentran en el misterio del encuentro de encuentros: El Verbo encarnado que ha nacido, según las profecías, para ser "Emmanuel", "Dios con nosotros", Dios para nosotros y desde nosotros. Aquel Yahvé del Antiguo Testamento será, llegada la plenitud de los tiempos, por su máxima revelación, por máxima acción, su máxima presencialización entre nosotros: el Niño de Belén.

El Dios que se hizo niño para entrar en nuestro intrincado mundo de soberbias y miserias provoca el encuentro. Ese encuentro que enciende el corazón de amor, nos acaricia, nos cobija, nos pone su horizonte eterno al alcance de la mano. Si somos "formalmente experiencia de Dios" (Zubiri), ahí encontraremos en el corazón nuestro y en el corazón de Dios que se nos ofrece en el corazón del Bebé nacido en Belén, el horizonte de sentido más pleno de la existencia humana. Ahí, ante el Nacimiento, el yo más profundo se transforma; ahí la fe encuentra su coherencia: a este Niño creemos, a este Niño le damos nuestro corazón, nos hacemos niños para tener la mirada de Dios, que sigue siendo de niño.

El que nació pobre, para enseñarnos que la pobreza es señorío sobre las cosas. El que nació, así de pequeño como bebé, para respetar a los demás en su condición de personas: éstas valen más que las cosas; porque Dios las valúa con su encarnación. Nadie ha de tener miedo de Dios, salvo aquellos que teman perder su poder, su dinero, su placer, su ego en pos de un destino decidido y frustrado.

Es el Dios, nacido en Belén, la Estrella de David, el Mesías, que ilumina nuestras noches con el esplendor de su ternura. Nació de una Mujer, María la Mujer, porque Él la diseñó y en ella a todas las madres para tener sus caricias anticipadas en la noche de la vida.

"Me hice Niño –dice Dios– para que me poseas y te lleve a ti, peregrino de mundos fantásticos, al horizonte del ser de mi Padre, mi ser y tu ser, mi Casa, tu Casa".

EL OBSERVADOR 234-10

Sumario Inicio

1 de enero de 2000
«Paz en la Tierra a los hombres que Dios ama»
Extracto del mensaje de Su Santidad Juan Pablo II para la celebración de la Jornada Mundial de la Paz
Éste es el anuncio de los ángeles que acompañó al nacimiento de Jesucristo hace 2000 años (cfr. Lc 2,14). Dios ama a todos los hombres y mujeres de la tierra y les concede la esperanza de un tiempo nuevo, un tiempo de paz. Su amor, revelado plenamente en el Hijo hecho carne, es el fundamento de la paz universal.

A todos les digo que la paz es posible. Pedida como un don de Dios, debe ser también construida día a día con su ayuda a través de obras de justicia y de amor. Ciertamente, son muchos y complejos los problemas que a menudo hacen que sea difícil y desalentador el camino hacia la paz, pero ésta es una exigencia profundamente enraizada en el corazón de cada ser humano. Por eso no debe disminuir la voluntad de buscarla incesantemente, pues su fundamento se halla en la conciencia de que la humanidad, marcada por el pecado, el odio y la violencia, está llamada por Dios a formar una sola familia.

Con la guerra, la humanidad es la que pierde.

El siglo XX nos deja en herencia, sobre todo, una advertencia: unas guerras a menudo son causa de otras, ya que alimentan odios profundos, crean situaciones de injusticia y ofenden la dignidad y los derechos de las personas. En general, además de ser extraordinariamente dañinas, no resuelven los problemas que las originan y, por tanto, resultan inútiles. Con la guerra, la humanidad es la que pierde.

Frente al escenario de guerra del siglo XX, el honor de la humanidad ha sido salvado por los que han hablado y trabajado en nombre de la paz. Es un deber recordar a los que han contribuido a la afirmación de los derechos humanos y a su solemne proclamación, a la derrota de los totalitarismos, al final del colonialismo, al desarrollo de la democracia y a la creación de grandes organismos internacionales.

La vocación a ser una sola familia

No podemos prever el futuro; sin embargo, podemos establecer un principio exigente: habrá paz en la medida en que toda la humanidad sepa redescubrir su originaria vocación a ser una sola familia, en la que la dignidad y los derechos de las personas sean reconocidos como anteriores y preeminentes respecto a cualquier diferencia o especificidad.

Por eso es necesario un cambio radical de perspectiva; ante todo debe prevalecer el bien de la humanidad. La consecución del bien común de una comunidad política no puede ir contra el bien común de toda la humanidad, concretado en el reconocimiento y respeto de los derechos del hombre.

Crímenes contra la humanidad

De este principio surge una consecuencia de gran importancia: quien viola los derechos humanos, ofende la conciencia humana en cuanto tal y ofende a la humanidad misma. El deber de tutelar tales derechos transciende, pues, los confines geográficos y políticos dentro de los que son conculcados. Los crímenes contra la humanidad no pueden ser considerados asuntos internos de una nación.

El derecho a la asistencia humanitaria

En todo caso, ante estas situaciones complejas y dramáticas y contra todas las presuntas « razones » de la guerra, se ha de afirmar el valor fundamental del derecho humanitario y, por tanto, el deber de garantizar el derecho a la asistencia humanitaria de los refugiados y de los pueblos que sufren.

Quiero aquí reafirmar mi profundo convencimiento de que, ante los actuales conflictos armados, la negociación entre las partes, ayudada con oportunas intervenciones de mediación y pacificación llevadas a cabo por organismos regionales e internacionales, asume la máxima relevancia para prevenir los mismos conflictos o, una vez que han estallado, para que cesen, restableciendo la paz por medio los derechos y de los intereses en juego.
La «injerencia humanitaria»

Evidentemente, cuando la población civil corre peligro de sucumbir ante el ataque de un agresor injusto y los esfuerzos políticos y los instrumentos de defensa no violenta no han valido para nada, es legítimo, e incluso obligado, emprender iniciativas concretas para desarmar al agresor.

A este propósito la misma Organización de las Naciones Unidas tiene que ofrecer a todos los Estados miembros la misma oportunidad de participar en las decisiones, superando privilegios y discriminaciones que debilitan su papel y credibilidad.
.
La paz en la solidaridad

Que nadie se haga ilusiones de que la simple ausencia de guerra, aun siendo tan deseada, sea sinónimo de una paz duradera. No hay verdadera paz si no hay equidad, verdad, justicia y solidaridad. Está condenado al fracaso cualquier proyecto que mantenga separados dos derechos indivisibles e interdependientes: el de la paz y el de un desarrollo integral y solidario.

Es necesaria una reorientación de la cooperación internacional, en los términos de una nueva cultura de la solidaridad. Es preciso, en especial, encontrar soluciones definitivas al viejo problema de la deuda internacional de los países pobres, garantizando al mismo tiempo la financiación necesaria también para la lucha contra el hambre, la desnutrición, las enfermedades, el analfabetismo y la degradación del medio ambiente.

Jesús, don de paz

En todo el mundo, en el contexto del Gran Jubileo, los cristianos están comprometidos a hacer solemne memoria de la Encarnación. Retomando el anuncio de los ángeles en Belén, ellos proclaman este acontecimiento con la conciencia de que Jesús «es nuestra paz » (Ef 2,14). Sus primeras palabras a los discípulos después de la Resurrección fueron: «La paz esté con ustedes» . Él vino para unir lo que estaba dividido, para destruir el pecado y el odio, despertando en la humanidad la vocación a la unidad y a la fraternidad. Él es, por tanto, el principio y el ejemplo de esta humanidad renovada, llena de amor fraterno, de sinceridad y de espíritu de paz, a la que todos aspiran.
(FIN)

EL OBSERVADOR 234-11

Sumario Inicio

 

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006