El Observador de la Actualidad

 

Periodismo católico para la familia de hoy

28 de Mayo de 2000 No. 255

SUMARIO

bullet «Los santos mexicanos anuncian la fuerza del amor de Dios»: Juan Pablo II
bulletAL ALBA DEL MILENIO Globalizar la solidaridad
bulletDERECHOS HUMANOS Propuesta inadmisible
bulletFátima y la historia de un mensaje venido del Cielo
bulletPANTALLA CHICA Fiestas grises
bulletPERDER POR DEFAULT El relajo en Misa (I)
bulletGalileo Galilei: un mito que se esclarece
bulletTambién tenemos ya a la primera santa mexicana
bulletFue una sola fiesta: Jubileo de los Presbíteros y cumpleaños del Papa
bulletLa política, obra de todos, no sólo de los políticos
bulletMIRADA JOVEN La democracia es de todos
bulletMétodos para los que no pueden dominarse a sí mismos
bulletSobre los criterios para elegir métodos de regulación natal
bulletMétodos para los que no pueden dominarse a sí mismos
bulletSobre los criterios para elegir métodos de regulación natal
bulletLos abortistas hacen de las suyas en un festival de cine
bulletPINCELADAS Humor fino y humor negro
bullet¿Es posible la felicidad con un hombre o una mujer que no es libre?



«Los santos mexicanos anuncian la fuerza del amor de Dios»:
Juan Pablo II

Tras las duras pruebas que la Iglesia pasó en México en aquellos convulsos años, hoy los cristianos mexicanos, alentados por el testimonio de estos testigos de la fe, pueden vivir en paz y armonía, aportando a la sociedad la riqueza de los valores evangélicos.
Hombres y mujeres de todos los tiempos, como hijos de la Iglesia, han alcanzado la meta de la santidad. Son santos porque pusieron a Dios en el centro de su vida e hicieron de la búsqueda y extensión de su Reino el móvil de su propia existencia.
Dentro de la peregrinación jubilar de los mexicanos, la Iglesia se alegra al proclamar santos a estos hijos de México: Cristóbal Magallanes y 24 compañeros mártires, sacerdotes y laicos; José María de Yermo y Parres, sacerdote fundador de las Religiosas Siervas del Sagrado Corazón de Jesús, y María de Jesús Sacramentado Venegas, fundadora de las Hijas del Sagrado Corazón de Jesús.
Todos ellos entregaron su vida a Dios y a los hermanos, por la vía del martirio o por el camino de la ofrenda generosa al servicio de los necesitados. La firmeza de su fe y esperanza les sostuvo en las diversas pruebas a las que fueron sometidos. Son un precioso legado, fruto de la fe arraigada en tierras mexicanas, la cual ha de ser mantenida y revitalizada para que sigan siendo fieles a Cristo y a su Iglesia como lo han sido en el pasado.
No han faltado nunca las persecuciones y violencias contra los anunciadores de la Buena Nueva. Pero, por encima de las adversidades humanas, la Iglesia cuenta con la promesa de la asistencia divina.
Cristóbal Magallanes y sus 24 compañeros aceptaron libre y serenamente el martirio como testimonio de su fe, perdonando explícitamente a sus perseguidores.
Tras las duras pruebas que la Iglesia pasó en México en aquellos convulsos años, hoy los cristianos mexicanos, alentados por el testimonio de estos testigos de la fe, pueden vivir en paz y armonía, aportando a la sociedad la riqueza de los valores evangélicos. La Iglesia crece y progresa, siendo crisol donde nacen abundantes vocaciones sacerdotales y religiosas, donde se forman familias según el plan de Dios y donde los jóvenes, parte notable del pueblo mexicano, pueden crecer con esperanza en un futuro mejor. Que el luminoso ejemplo de Cristóbal Magallanes y compañeros mártires los ayude a un renovado empeño de fidelidad a Dios, capaz de seguir transformando la sociedad mexicana para que en ella reine la justicia, la fraternidad y la armonía entre todos.
«Éste es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y que nos amemos unos a otros tal como nos lo mandó» (1Jn 3, 23). Este mandamiento es tan fundamental para la vida del creyente que se convierte como en el presupuesto necesario para que tenga lugar la inhabitación divina. La fe, la esperanza, el amor llevan a acoger existencialmente a Dios como camino seguro hacia la santidad.
Este se puede decir que fue el camino emprendido por José María de Yermo y Parres. El nuevo Santo fundó las Religiosas Siervas del Sagrado Corazón de Jesús y de los Pobres, denominación que recoge sus dos grandes amores, que expresan en la Iglesia el espíritu y el carisma del nuevo santo.
Santa María de Jesús Sacramentado Venegas, primera mexicana canonizada, supo permanecer unida a Cristo en su larga existencia terrena y por eso dio frutos abundantes de vida eterna. Su espiritualidad se caracterizó por una singular piedad eucarística
Que el ejemplo de estos nuevos Santos, don de la Iglesia en México a la Iglesia universal, mueva a todos los fieles, con todos los medios a su alcance y sobre todo con la ayuda de la gracia de Dios, a buscar con valentía y decisión la santidad.
Tras las duras pruebas que la Iglesia pasó en México en aquellos convulsos años, hoy los cristianos mexicanos, alentados por el testimonio de estos testigos de la fe, pueden vivir en paz y armonía, aportando a la sociedad la riqueza de los valores evangélicos.
Hombres y mujeres de todos los tiempos, como hijos de la Iglesia, han alcanzado la meta de la santidad. Son santos porque pusieron a Dios en el centro de su vida e hicieron de la búsqueda y extensión de su Reino el móvil de su propia existencia.
Dentro de la peregrinación jubilar de los mexicanos, la Iglesia se alegra al proclamar santos a estos hijos de México: Cristóbal Magallanes y 24 compañeros mártires, sacerdotes y laicos; José María de Yermo y Parres, sacerdote fundador de las Religiosas Siervas del Sagrado Corazón de Jesús, y María de Jesús Sacramentado Venegas, fundadora de las Hijas del Sagrado Corazón de Jesús.
Todos ellos entregaron su vida a Dios y a los hermanos, por la vía del martirio o por el camino de la ofrenda generosa al servicio de los necesitados. La firmeza de su fe y esperanza les sostuvo en las diversas pruebas a las que fueron sometidos. Son un precioso legado, fruto de la fe arraigada en tierras mexicanas, la cual ha de ser mantenida y revitalizada para que sigan siendo fieles a Cristo y a su Iglesia como lo han sido en el pasado.
No han faltado nunca las persecuciones y violencias contra los anunciadores de la Buena Nueva. Pero, por encima de las adversidades humanas, la Iglesia cuenta con la promesa de la asistencia divina.
Cristóbal Magallanes y sus 24 compañeros aceptaron libre y serenamente el martirio como testimonio de su fe, perdonando explícitamente a sus perseguidores.
Tras las duras pruebas que la Iglesia pasó en México en aquellos convulsos años, hoy los cristianos mexicanos, alentados por el testimonio de estos testigos de la fe, pueden vivir en paz y armonía, aportando a la sociedad la riqueza de los valores evangélicos. La Iglesia crece y progresa, siendo crisol donde nacen abundantes vocaciones sacerdotales y religiosas, donde se forman familias según el plan de Dios y donde los jóvenes, parte notable del pueblo mexicano, pueden crecer con esperanza en un futuro mejor. Que el luminoso ejemplo de Cristóbal Magallanes y compañeros mártires los ayude a un renovado empeño de fidelidad a Dios, capaz de seguir transformando la sociedad mexicana para que en ella reine la justicia, la fraternidad y la armonía entre todos.
«Éste es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y que nos amemos unos a otros tal como nos lo mandó» (1Jn 3, 23). Este mandamiento es tan fundamental para la vida del creyente que se convierte como en el presupuesto necesario para que tenga lugar la inhabitación divina. La fe, la esperanza, el amor llevan a acoger existencialmente a Dios como camino seguro hacia la santidad.
Este se puede decir que fue el camino emprendido por José María de Yermo y Parres. El nuevo Santo fundó las Religiosas Siervas del Sagrado Corazón de Jesús y de los Pobres, denominación que recoge sus dos grandes amores, que expresan en la Iglesia el espíritu y el carisma del nuevo santo.
Santa María de Jesús Sacramentado Venegas, primera mexicana canonizada, supo permanecer unida a Cristo en su larga existencia terrena y por eso dio frutos abundantes de vida eterna. Su espiritualidad se caracterizó por una singular piedad eucarística
Que el ejemplo de estos nuevos Santos, don de la Iglesia en México a la Iglesia universal, mueva a todos los fieles, con todos los medios a su alcance y sobre todo con la ayuda de la gracia de Dios, a buscar con valentía y decisión la santidad.

EL OBSERVADOR 255-1

Sumario Inicio

AL ALBA DEL MILENIO
Globalizar la solidaridad
        En fecha reciente iniciamos en EL OBSERVADOR una campaña de recolección de fondos para paliar, aunque fuera un pedacito, la enorme hambruna de la población del «cuerno» de África (que, por desgracia, en estos días ha vuelto a entrar en guerra con el reavivamiento del conflicto entre Etiopía y Eritrea). La quisimos cerrar el 15 de mayo. A esas fechas habíamos recibido 23 mil pesos de la gente más menuda: una vez más, los pobres (de México) velando por los pobres (de África). Jóvenes, jubilados, amas de casa, dieron sus ahorros a la Fundación Merced para que los situara —a través de los Padres Blancos de África— en el corazón del continente negro. Fundación Merced lo hará próximamente.
        Historias como la del joven Guillermo, de Acámbaro, que vio la convocatoria de EL OBSERVADOR y decidió que sus paisanos tenían que participar. Recorrió su parroquia y juntó mil pesos. Visto en puridad: ¿qué tiene que ver un acambarense con un etíope? Nada para los ojos de la solidaridad humana, muchísimo a los ojos de la solidaridad cristiana. Como decimos en alguna parte del periódico, citando a Charles Péguy: «cristiano es el que da la mano». Así de sencillo y así de complejo. Dar la mano es asegurar que la esperanza existe. Hubo un jubilado que llamó para darnos cien pesos. Era todo lo que tenía. Los dos dineros de la viuda. Valen más, como gesto, que todo el oro del mundo. Seguramente no serán eficaces en términos de comida, pero sí, y mucho, como un signo: ese jubilado (que, como todos los jubilados en México, vive en condiciones miserables) está obedeciendo el mandato de la Iglesia y el llamado del papa Juan Pablo II: globalizar la solidaridad, es decir, tomar como nuestro el dolor humano donde quiera que se produzca; hacer algo por alguien, aunque ese «alguien» jamás se entere de nuestro acto o de nuestra existencia. He ahí la novedad católica: dar sin obtener a cambio más que la tranquilidad del corazón.
        Lo que ha sido más bello para nosotros y que representa la esencia del hecho cristiano es que muchos (no exageramos) han pedido: a) que la campaña continúe, o, b) que sea permanente. Hemos optado por la primera alternativa. La razón que nos asiste es la siguiente: hay demasiada necesidad entre nosotros como para no escuchar el lamento cercano. Impulsaremos la misión de los Padres Blancos y de otros misioneros, como los xaverianos que trabajan en África. En lo que respecta a esta campaña, ¿les aparece que la extendamos al 15 de junio? La meta es lograr cien mil pesos. Con eso, desde luego, no se va a acabar el hambre en África. Pero, como dice el viejo proverbio chino, «si durante la mañana cada uno barriera el frente de su casa, al mediodía la ciudad estará limpia». (J.S.C.)

EL OBSERVADOR 255-2

Sumario Inicio

DERECHOS HUMANOS
Propuesta inadmisible
Miguel Concha

        Al concluir los trabajos de su decimocuarto congreso, la Federación Mexicana de Organismos Públicos de Protección y Defensa de los Derechos Humanos, que agrupa a todos los ombudsman del país, se pronunció enfáticamente contra la propuesta de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), que busca sancionar a los ciudadanos que denuncien violaciones a derechos humanos que no se comprueben.
        La declaración señaló oportuna y justamente que la propuesta de la PGJDF es inadmisible y que debe ser rechazada por las siguientes razones: a) Quien acude a un organismo público de derechos humanos no se encuentra en el ámbito jurisdiccional, lo que, en cambio, sí sucede cuando el Ministerio Público ejercita una acción penal contra un probable responsable; b) cuando no se comprueba la violación de derechos humanos, aunque efectivamente haya ocurrido, los organismos públicos de derechos humanos emiten acuerdos de no responsabilidad o de no violación, de los que, obviamente, no deriva ninguna afectación para el servidor público señalado como autor de la conducta indebida, y c) las resoluciones del ombudsman que señalan a algún servidor público como autor violatorio de derechos humanos, siempre precedidas de una investigación rigurosa, no tienen coactividad y, por lo tanto, no implican sanción alguna, sino únicamente la solicitud para que la autoridad competente abra un procedimiento de responsabilidad en el cual deben respetarse todos los derechos de ese servidor público, especialmente los de audiencia y de defensa.
        Diputados del PRD, del PRI y del PAN también rechazaron con razón la propuesta de la PGJDF por considerar que, de aprobarse, se inhibirá el derecho de los particulares a denunciar las irregularidades cometidas por los servidores públicos y, consecuentemente, se generaría mayor impunidad. Y porque castigar a los quejosos que no logren comprobar su versión desalentaría, sin duda, a las víctimas en el ejercicio de su derecho a denunciar los abusos de poder, y se fomentaría con ello actitudes de resignación pasiva ante las arbitrariedades, lo cual significaría un grave e indeseable retroceso de nuestra cultura cívica, que acentuaría la vulnerabilidad de los gobernados frente a los gobernantes.
        La propuesta es, pues, insostenible. Lo que menos necesita nuestra sociedad ahora, en accidentado tránsito a mejores formas de vida pública, es inhibir el ejercicio de las quejas contra los abusos de poder. Efectivamente, la propuesta de la PGJDF es absolutamente inadmisible.

bulletArtículo resumido. El autor es presidente vitalicio del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria.

EL OBSERVADOR 255-3

Sumario Inicio

Fátima y la historia de un mensaje venido del Cielo

        Cuando en 1917 se apareció la Madre de Dios bajo el título de Nuestra Señora del Rosario a tres pastorcitos portugueses en Cova de Iría, en Fátima, Portugal, entregó a los niños tres mensajes para la humanidad. En el primero se incluye una descripción del infierno, y, en el segundo, el anuncio del fin de la primera guerra mundial y la profecía de la conversión de Rusia. El tercer mensaje, comúnmente llamado el Tercer Secreto, fue redactado por Lucía dos Santos, la mayor de los videntes, que en aquel entonces sólo tenía diez años de edad. Fue puesto en un sobre y entregado al obispo de Leiría, quien lo custodió hasta 1960, fecha en que debía ser publicado, y lo remitió a Roma.
        Se sabe que en 1963 el papa Juan XXIII, por vía diplomática y a mero título de información, hizo llegar un extracto de dicho secreto a los presidentes de Estados Unidos, John F. Kennedy; de la Unión Soviética, Nikita Kruschev, y de Inglaterra, Mc Millan. Eso habría sido la causa de que se firmara un acuerdo diplomático que restringía las armas nucleares. Fue firmado en Moscú el 6 de agosto de 1963 y a él se han adherido noventa países.
        El periódico alemán Nueva Europa publicó el 15 de octubre de 1963 un texto que dijo ser el extracto del mensaje recibido por los presidentes, pero la Iglesia no lo confirmó ni lo desmintió.
        En 1980, estando Juan Pablo II en Fulda, Alemania, fue cuestionado por los periodistas. Entonces respondió: «Dada la gravedad del contenido, para no provocar a la potencia mundial del comunismo a tomar ciertas determinaciones, mis predecesores en el oficio de Pedro han preferido diplomáticamente aplazar su publicación. Por otra parte, a todos los cristianos puede serles suficiente saber esto: si existe un mensaje en el que está escrito que los océanos inundarán partes enteras de la Tierra, que de un momento a otro millones de hombres perecerán, no es el caso de andar gritando que se divulgue tal mensaje secreto. Muchos quieren saber sólo por curiosidad y por gusto sensacionalista, pero olvidan que el saber comporta una responsabilidad».
        Luego el Papa tomó el rosario en sus manos y dijo: «Aquí está el remedio contra este mal. Recen y no pidan más. Confíen todo lo demás a la Madre de Dios. Debemos prepararnos para sufrir dentro de no mucho grandes pruebas, las cuales exigirán de todos nosotros la disposición de hacer donación de la propia vida y una dedicación total a Cristo y por Cristo. Con sus oraciones y las mías es posible mitigar nuestra tribulación, pero no será posible evitarla, porque sólo así la Iglesia podrá ser efectivamente renovada».
        Y terminó: «¡Cuántas veces la sangre ha brotado de la renovación de la Iglesia! Esta vez tampoco será de otra forma. Debemos ser fuertes, prepararnos, confiar en Nuestro Señor y en su Santísima Madre, y ser asiduos, muy asiduos en el rezo del Santo Rosario».
        Estas declaraciones fueron publicadas, entre otros periódicos y revistas de todo el mundo, por Stime Del Glaubens, de Alemania, en octubre de 1981, y por La Royaume, de Canadá, en su número 15, también de octubre de 1981, así como por El Sol de Fátima.

Una visión de carácter simbólico

        Al finalizar la emotiva Misa de beatificación de dos de los pastorcillos videntes de la Virgen de Fátima, ocurrida a mediados del mes en Portugal, el cardenal secretario de Estado Vaticano, Angelo Sodano, leyó un mensaje que dice, entre otras cosas:
        El Papa «quiere atribuir también a esta peregrinación suya el valor de un renovado gesto de gratitud hacia la Virgen por la protección que le ha dispensado durante estos años de pontificado. Es una protección que parece que guarda relación también con la llamada 'tercera parte' del secreto de Fátima».
        «Este texto es una visión profética comparable a la de la Sagrada Escritura, que no describe con sentido fotográfico los detalles de los acontecimientos futuros, sino que sintetiza y condensa sobre un mismo fondo hechos que se prolongan en el tiempo en una sucesión y con una duración no precisadas. Por tanto, la clave del lectura del texto ha de ser de carácter simbólico».
        «La visión de Fátima tiene que ver sobre todo con la lucha de los sistemas ateos contra la Iglesia y los cristianos, y describe el inmenso sufrimiento de los testigos de la fe del último siglo del segundo milenio. Es un interminable via crucis dirigido por los papas del Siglo XX».
        «Según la interpretación de los 'pastorinhos', interpretación confirmada recientemente por sor Lucía, el 'obispo vestido de blanco' que ora por todos los fieles es el Papa. También él, caminando con fatiga hacia la cruz entre los cadáveres de los martirizados (obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y numerosos laicos), cae a tierra como muerto, bajo los disparos de arma de fuego».
        «Después del atentado de 13 de mayo de 1981, a Su Santidad le pareció claro que había sido 'una mano materna quien guió la trayectoria de la bala', permitiendo al 'Papa agonizante' que se detuviera 'a las puertas de la muerte'».


Por qué se mantuvo en secreto el tercer mensaje de las apariciones

        Al terminar el tercer viaje pastoral del papa Juan Pablo II a Portugal, el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Joaquín Navarro-Valls, ante las preguntas de los periodistas acreditados respecto al tercer mensaje de Fátima, explicó que el Santo Padre esperó hasta el año jubilar para publicar el «tercer secreto» de Fátima porque el mensaje involucraba a «los papas del siglo XX».
        El vocero del Vaticano agregó que Juan Pablo II decidió no ser él quien revelara el secreto sino que escogió al cardenal Sodano por dos razones: la primera, porque el Papa siempre se ha reservado personalmente la publicación del mensaje porque él mismo es claramente el protagonista de la visión profética. El segundo, porque quería destacar el carácter oficial del anuncio preservando claramente la distinción entre esta visión, que es una revelación privada, y el cuerpo de la Revelación, transmitida a través de las Escrituras y la Tradición de la Iglesia.

Por un tiempo, los únicos depositarios del Tercer Secreto

Sor Lucía dos SantosSor Lucía dos Santos, carmelita de clausura que en 1917 recibió, junto con sus primos Jacinta y Francisco Marto, los tres mensajes de la Virgen en su advocación de Nuestra Señora del Santo Rosario. Actualmente tiene 93 años de edad y rara vez concede entrevistas.

«Muchos quieren saber (el Secreto) sólo por curiosidad y por gusto sensacionalista, pero olvidan que el saber comporta una responsabilidad».
(Juan Pablo II, noviembre de 1980 en conferencia de prensa en Lulda, Alemania)

El mensaje no se había revelado «porque, según el juicio de los papas, no añadirá nada a lo que un cristiano debe saber sobre la revelación».
(Cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe)

EL OBSERVADOR 255-4

Sumario Inicio





PANTALLA CHICA
Fiestas grises
Grupo Inter Mirifica

        Grises fiestas de cumpleaños son muchas de las que se organizan hoy día, con mamás hundidas en el materialismo y desprendidas del interés profundo por sus hijos desde el punto de vista espiritual y emocional.
        Muy frecuentemente resulta que, cuando el niño cumple años, la mamá, para no complicarse, renta o pide prestada cualquier película que alguien le diga que es para niños; invita a cinco, los sienta frente al televisor para ver la película (que, en muchos casos, puede ser grotesca) y les sirve un plato con palomitas y un trozo de pastel comprado. Si no vienen a recoger temprano a los invitados, se tiene otro video de reserva para tenerlos frente a la pantalla toda la tarde. Esto le permite a mamá continuar con su dura tarea diaria o tal vez salir «por un momentito». Si esto último ocurriera, la empleada doméstica los entregará amablemente.
        Lo triste de estos casos es que el egoísmo de las mamás con sus hijos es muy grande. Seguramente muchas de estas mamás «prácticas» sí tuvieron en su infancia un festejo real el día de su cumpleaños. Por simple que hubiera sido la fiesta, tal vez los invitados realmente llegaban animados para celebrar con su amiguito; tal vez la mamá o la abuelita habría hecho el pastel; tal vez la hermana mayor hubiera organizado algún juego divertido, y tal vez su fiesta sí habrá sido fiesta.
        Lamentablemente proliferan estas fiestas sin color, sin ambiente y sin sentido, donde los niños pierden esa oportunidad de convivencia verdadera, esa capacidad de manifestar afecto, esa capacidad de divertirse y alegrarse por el simple hecho de ir a una fiesta.
«En el día de tu cumpleaños
te queremos hoy festejar,
y, para divertidos jugar,
la tele vamos a apagar».

EL OBSERVADOR 255-5

Sumario Inicio

PERDER POR DEFAULT
El relajo en Misa (I)
Diego García Bayardo

        Cuando Jesús anunció que iba a dar al mundo su Cuerpo como alimento, más de uno comenzó el relajo diciendo: «este hombre está mal de la cabeza, no se pueden aguantar las barbaridades que dice». Pero Jesús siguió como si nada, esperando su momento, y un buen día, por Pascua, reunió a sus apóstoles para la cena tradicional, como seguramente había hecho cada año; pero esta vez hubo una novedad: a la hora de comer bendijo el pan, lo partió y se lo dio a sus discípulos diciendo: «Tomad y comed todos de él, porque este es mi Cuerpo». Todos se lo comieron, con una cara de «What?». Pero Él siguió impertérrito, y bendiciendo su copa dispuso que todos bebieran de ella («¿No es antihigiénico?», quizá pensó alguno), afirmando: «Esta es mi sangre, la sangre de la Alianza, que es derramada por muchos, para el perdón de sus pecados». Cristo acababa de celebrar la primera Misa.
        No se cuándo les cayó el veinte a los apóstoles de que habían recibido el mismísimo Cuerpo del Maestro, el Pan de Vida, pero a juzgar por su graciosa huída unas horas después, lo más seguro que los apóstoles hayan entendido sólo hasta que Jesús resucitó y les abrió sus mentes (Lc 24, 45), o cuando sopló sobre ellos para infundirles el Espíritu Santo, que es la Divina Persona encargada del ingrato trabajo de abrir cabezas duras como piedras. Lo que sí sabemos es que los discípulos, convertidos al fin, transformados en audaces testigos, han llevado, por su mano y por las de sus sucesores, el Cuerpo de Cristo hasta el último confín de la Tierra, y que ellos y muchos otros han preferido morir antes que negar la presencia real de Jesús en la Eucaristía.
        Cuando comenzó la rebelión protestante, muchos antiguos creyentes que en el fondo tampoco habían creído en el sacramento de la Comunión, empezaron a decir que Jesús sólo hablaba en sentido figurado cuando dijo: «Este es mi Cuerpo»; que había tenido un arrebato poético nada más. Esta opinión, que contradice directamente a la Sagrada Escritura, se volvió la dominante en las comunidades rebeldes, por lo que hoy en día, casi todas las religiones protestantes afirman que el pan y el vino «representan» el Cuerpo y la Sangre de Cristo, pero no lo son realmente. La Misa quedó oficialmente prohibida en los países protestantes y toda Europa se llenó de mártires de la Eucaristía, católicos auténticos que se negaron a creer que Cristo solamente estaba cotorreando cuando instituyó aquel sacramento. Los protestantes repiten la incredulidad de los judíos que mencioné al principio, aquellos que decían: «¿Cómo este hombre va a darnos a comer su carne?» (Jn 6, 52).
        Podría suponerse que los católicos somos el grupo que sí creyó las palabras de Jesús, pero basta darse una vueltecita a una Misa católica para darse cuenta de que dicha suposición hay que matizarla mucho, por decir lo menos. Si los apóstoles tal vez dudaron de la Eucaristía al principio, su perplejidad siquiera los mantuvo atentos al acto sacramental, pero muchos católicos de ahora, sumidos en la costumbre y la rutina, se comportan en Misa como si no creyeran o incluso no supieran que Cristo se aparece durante la Consagración en vivo y a todo color, transformando el pan y el vino en sí mismo. En los actos religiosos protestantes hay quizá más devoción y respeto de parte de los feligreses, aunque sólo leen y comentan las Escrituras, que el que hay en la Misa católica, a pesar de que en ella el Dios que decimos adorar se aparece en persona.
        La extrema debilidad de la catequesis que recibimos los católicos en nuestra vida es el origen del problema, al que se suma la resistencia de los sacerdotes por enseñar en la Misa a sus feligreses a comportarse en la Misa misma. Pero además está el rechazo que sienten algunos católicos a asistir a un templo donde el sacerdote es exigente, se atreve a amonestar y a tratar a los fieles como si fueran gente mayor de edad, responsable de sus actos: muchos prefieren que el sacerdote se haga de la vista gorda, deje pasar las actitudes incorrectas o hable siempre con simpleza dulzona, como si el Evangelio no fuera la doctrina exigente y transformadora que es. Con poca fe y escasa piedad, nula convicción y mucho miedo de parecer católico, de que le digan mocho a uno, el resultado es un relajo en la Misa, un cuadro escandaloso que intentaremos pintar al detalle la próxima semana.

EL OBSERVADOR 255-6

Sumario Inicio

Galileo Galilei:
un mito que se esclarece

        * La Iglesia no intervino en materia científica para amparar su visión espiritual, sino que fue Galileo quien manipuló las Sagradas Escrituras para convencer de su teoría.
        * Ni hoguera ni torturas. Galileo vivió después de su juicio en un palacio.

        Un documento publicado por Regina Angelorum esclarece de una vez por todas el famoso caso de Galileo Galilei, tan manoseado por los anticlericales de todo el mundo.
        Los datos que se presentan en realidad no son nuevos, han estado ahí siempre, a la vista de cualquiera que no le tenga miedo a la verdad. Pero vale la pena presentarlos porque la mayoría de las personas, católicos ignorantes incluidos, creen que la Iglesia cometió un grave error al ponerle un alto a Galileo. Incluso suponen que Juan Pablo II, al pedir perdón por el escándalo provocado por el caso Galileo, estaba reconociendo que la Iglesia se equivocó en su juicio, lo que es falso.
        A continuación, un extracto del trabajo preparado por Regina Angelorum:
        «Cuando el canónigo de Fräuenburg, Nicholas Copérnico, presentó su teoría del movimiento de rotación de la Tierra, no provocó ninguna susceptibilidad en la esfera religiosa contemporánea y mucho menos en la Iglesia católica. Antes bien, fue felicitado oficialmente por el papa Paulo III.
        «La conducta de Galileo Galilei fue distinta. En lugar de la prudencia y mesura de Copérnico, Galilei pretendió apoyar sus trabajos científicos con textos de la Sagrada Escritura. Copérnico no mezcló la esfera científica con la teológica. Aun siendo canónigo, supo respetar los límites.
        «Galileo Galilei había traspasado los límites del conocimiento científico para aventurarse en los de la fe, y así lo señala en una carta escrita desde Florencia el 21 de diciembre de 1613 al padre Benito Caselli donde comenta cómo, declarándose católico sincero, a un mismo tiempo modificaba las palabras de las Sagradas Escrituras para que así la Biblia reformada pudiese coincidir con su discurso científico, a ejemplo de Lutero y Calvino.
        «En otras palabras: al no coincidir la Escritura Sagrada en su sentido literal con sus creencias astronómicas y científicas, optaba por reescribir trozos de la Biblia para que no difiriesen en nada.
        «La Iglesia resolvió estudiar sus tesis y condenar el error. El 25 de febrero de 1616 Galileo Galilei reconsidera sus dichos y acepta el decreto pontificio, ante numerosos testigos. Sin embargo, faltó a su palabra y durante los años posteriores se dedicó en cuerpo y alma a propagar sus ideas. Así, la Iglesia calló hasta 1642 cuando Galileo publica sus Diálogos acerca del Sistema de Copérnico y de Ptolomeo, con el agravante de engañar ostentando una autorización que le había sido negada.
        «Fue llamado a Roma, y ante el Santo Oficio aseguró que jamás había pretendido substraerse al decreto de 1616. Se le condenó a rezar una vez por semana los Siete Salmos Penitenciales durante tres años y a una reclusión en la vivienda que él eligiese por un período que posteriormente se determinaría.
        «Se alojó cómodamente en el Palacio del embajador de Toscana, y su mesa fue provista espléndidamente por éste; además la Inquisición puso a su disposición un criado personal para que lo atendiese permanentemente. Y al terminar su penitencia, Galileo Galilei se retiró a su quinta de Arceti, donde el 8 de enero de 1642 muere a la avanzada edad de 78 años.

EL OBSERVADOR 255-7

Sumario Inicio


VEINTISEIS QUE (POR SUERTE) FUERON VEINTISIETE
También tenemos ya a la primera santa mexicana

        ¿Por qué hablamos en nuestro número anterior de 26 nuevos santos mexicanos? Porque en gran medida dependemos de las agencias de información, cuyos mensajes no guardan siempre la debida consistencia.
        Hubo un momento en que tuvimos que preguntarnos: ¿Tendrá que esperar otra ocasión para ser canonizada la madre María de Jesús Sacramentado Venegas de la Torre, virgen, fundadora de las Hijas del Sagrado Corazón de Jesús? Porque desde julio de 1999 hasta el cierre de nuestra edición anterior no volvió a hablarse de ella. Los despachos de prensa mencionaban ligados al día jubilar de México únicamente a los veinticinco mártires de la persecución religiosa (Magallanes y compañeros) y al padre José María de Yermo y Parres. Y, bueno, todo se apoyaba en la cuenta de que 25 más uno son 26.
        Para fortuna nuestra reapareció la madre María de Jesús Sacramentado y nuestros nuevos santos fueron 27 (que con San Felipe de Jesús suman 28). Ganamos así, además, a la primera santa mexicana. Ella nació en el rancho de «La Tapona», perteneciente a la jurisdicción de Zapotlanejo, Jal., el 8 de septiembre de 1868, de padres cristianos practicantes, quienes la llevaron a bautizar el 13 del mismo mes. Recibió la confirmación el 24 de noviembre de 1872. A la edad de 19 años quedó huérfana de padre y madre. Comulgaba todos los días, se le veía frecuentemente de rodillas ante el Sagrario, asistía a todos los actos piadosos de la parroquia, y lo que marcaría su vida fue su ingreso, el 8 de diciembre de 1898, en la floreciente asociación de las Hijas de María. En noviembre de l905 asistió a unos ejercicios espirituales exclusivos para Hijas de María en el templo de San Sebastián de Analco (Guadalajara) y decidió convertirse en religiosa. El 8 de diciembre del mismo año fundó la congregación de las Hijas del Sagrado Corazón de Jesús formando parte de un grupo de seis que asumieron el cuidado del hospital del Sagrado Corazón que se había fundado el 2 de febrero de 1886 con el patrocinio del entonces canónigo don Atenógenes Silva. En dicho hospital vivió nuestra monja hasta su muerte.
        Siempre se distinguió por su humildad, sencillez, trato afable, cuidado maternal para todos: sus religiosas, sus enfermos, los seminaristas, los pobres, etc., fruto de su inmensa caridad bebida en la fuente del Corazón Divino de Jesús, a quien amó, en quien siempre esperó y cuya devoción procuró inculcar en todos aquellos con quienes tuvo que tratar. Particular fidelidad manifestó siempre a los obispos y sacerdotes, en quienes siempre veía la prolongación de Cristo Sumo y Eterno Sacerdote, atendiéndolos con verdadero amor, respeto y obediencia. El 30 de julio de 1959 entregó su alma al Creador, llena de paz, después de recibir los auxilios sacramentales.

EL OBSERVADOR 255-8

Sumario Inicio

Fue una sola fiesta: Jubileo de los Presbíteros y cumpleaños del Papa

        El pasado 18 de mayo el papa Juan Pablo II cumplió 80 años de edad, y ese mismo día fue elegido para la actividad central del Jubileo de los Presbíteros, que inició el domingo 14 con la participación de miles de presbíteros llegados a Roma de todo el mundo.
        La basílica de Santa María la Mayor fue el lugar elegido para iniciar el encuentro jubilar con un retiro. El lunes los sacerdotes ministeriales se dirigieron a la basílica de San Juan de Letrán para una concelebración eucarística y por la tarde tuvieron, en el aula Pablo VI, la primera conferencia sobre la identidad sacerdotal. El martes llegaron a San Pablo de Extramuros para celebrar una Eucaristía y, por la tarde, veneraron la reliquia de la Santa Cruz traída desde la Iglesia de Santa Cruz de Jerusalén, con la que se trasladaron hasta el Circo Máximo para hacer un vía crucis y repetir sus compromisos sacerdotales.
        El miércoles vivieron en la mañana una jornada titulada «Los santos hablan a los sacerdotes»; por la tarde sostuvieron un encuentro con el papa Juan Pablo II, y durante la noche participaron en una vigilia en la plaza de San Pedro en honor del Santo Padre.
        El acto central de este jubileo fue la celebración eucarística del jueves, día del cumpleaños, en la que participaron unas cinco mil personas.
        Los presbíteros que se reunieron en torno a Pedro simbolizan la presencia de los 400 mil sacerdotes católicos del mundo, es decir, la unidad de la Iglesia con el Pastor Universal que hace las veces de Cristo en la tierra.


Santa Catalina de Siena y santa Teresa de Lisieux, modelos para el sacerdote

        Santa Teresa de Lisieux y santa Catalina de Siena son dos religiosas que hablan a los sacerdotes. Por eso, ante tres mil sacerdotes reunidos en el vaticano durante el Jubileo de los Presbíteros, el cardenal Lucas Moreira Neves, dominico, prefecto de la Congregación para los Obispos; el presbítero Antonio Sicari, carmelita, y la profesora Maria Antonietta Falchi Pellegrini, docente de la Universidad de Génova, hablaron de ellas como modelos que los poseedores del sacramento del Orden no deben perder de vista. Para santa Teresa el centro de la vida sacerdotal era la Eucaristía y la «entrega ilimitada a la salvación de las almas», dijo el cardenal Moreira, y añadió: «Sé que muchos de nuestros contemporáneos consideran superada esta última expresión» , pero «se encuentra en los textos del Concilio Vaticano II».
        El padre Sicari se refirió a la visión de santa Teresa sobre las obligaciones de los sacerdotes: deben saber amar a Jesús. «Que lo toquen - escribía santa Teresa, refiriéndose a la Eucaristía - con la misma delicadeza con la que lo tocaba María en la cuna». Y la profesora Falchi Pellegrini dijo que santa Catalina recuerda que «ningún compromiso pastoral o laboral puede separarnos de la intimidad con Aquél sin el cual nada tendría sentido».

EL OBSERVADOR 255-9

Sumario Inicio

La política, obra de todos, no sólo de los políticos *

        El 2 de julio es día en que nuestra conciencia cristiana entrará en juego. Votar es un asunto de conciencia, porque se trata de la decisión de hacer el bien a la nación. La política debe ser obra de todos, no sólo de los políticos.
        
¿Cómo se vota en conciencia?
        Para votar conforme a la conciencia cristiana,
        1. Hay que tener en cuenta las enseñanzas que nos da la Iglesia. Ella nos dice que votar es un derecho y un deber grave, cívico y a la vez moral. También nos enseña que el voto debe darse para buscar el bien de todas las personas y el de la sociedad entera, es decir, el bien común; el voto no es para lograr intereses personales o de grupo.
        2. Hay que conocer a los candidatos y sus propuestas. Saber, pues, qué pretenden hacer por la sociedad (su programa) y cómo quieren hacerlo. No votamos, por tanto, para que nos cumplan nuestros gustos, sino para que realicen lo que los ciudadanos requieren para hacerse mejores hombres.
        3. Emitir nuestro voto. Comparando las personas, sus programas y sus maneras de realizarlos, hay que decidir en conciencia, delante de Dios, libremente, cuál es la persona. Tomando esta decisión hay que llenar las boletas y depositar los votos en las urnas.

        ¿Qué bien de las personas y de la nación tenemos que buscar?
        El bien básico de cada uno y de la sociedad es la libertad para construir la propia vida con el propio esfuerzo y trabajo; a los gobernantes les toca poner las condiciones para que cada uno pueda trabajar con libertad su propio bien y el de los demás y para que la sociedad pueda construirse a sí misma. Los gobernantes han de ser creadores de oportunidades para que las personas, los grupos y la sociedad hagan su propio desarrollo. Los gobernantes no tienen que hacernos la sociedad, ni tienen por qué darnos las cosas como un regalo o limosna; ellos tienen que utilizar nuestros impuestos para crear esas oportunidades para todos.
        También tendrán los gobernantes que garantizar que el derecho de cada persona, de los grupos y de la sociedad sea respetado. Así podremos vivir y trabajar en paz. Por tanto, los gobernantes deben tener la voluntad decidida de acabar con la violencia, los crímenes y el narcotráfico.
        No garantizan la observancia del derecho los candidatos que acepten el aborto, porque los niños no nacidos son personas que tienen derechos, y el primer derecho es el derecho a vivir. Los gobernantes deben decir siempre la verdad, garantizar y cumplir lo que prometieron.

El amor a la patria
        Las personas son la patria. Amar es hacer el bien a quien ama. Amar a la patria es, en primer lugar, darle buenos gobernantes, es elegir a quienes:
        * promuevan un clima de moralidad pública,
        * amen la verdad y la justicia,
        * respeten, amen y cuiden la vida en todas sus formas,
        * vivan en la honradez
        * y promuevan la armonía de las relaciones entre todos los ciudadanos.
        Por tanto, votar es una obligación grave, y quien no vota sin una razón válida para dejarlo de hacer comete un pecado. Por otra parte, es un pecado grave colaborar con cualquier forma de fraude electoral.

* Extractado de un mensaje de los obispos del Golfo, encabezados por Mons. Sergio Obeso Rivera, arzobispo de Xalapa.

EL OBSERVADOR 255-10

Sumario Inicio



MIRADA JOVEN
La democracia es de todos
Mary Carmen Loyola Arana *
Mary Carmen Loyola Arana *

        Hoy nos encontramos a muy pocos días de la elección, que se presume será histórica. Parece que, finalmente, aparece ante nuestros ojos el paisaje tan anhelado por muchos mexicanos: la democracia. Como una ciudadana que responde a un deber cívico y desea fervientemente que este paisaje se vuelva cada vez más nítido y real, presento a continuación dos propuestas concretas que considero necesarias: el candidato debe elevar el nivel de la confrontación política, y el elector debe realizar un voto equilibrado.
        La primer propuesta está dirigida al candidato, cualquiera que sea el partido que represente, para que considere elevar la calidad de su discurso y conducirlo a un plano donde solamente se cuestionen y puedan ser debatidos los puntos que atañen a la ideología y cómo ésta será llevada a la práctica. Sería completamente delicioso y por demás saludable dejar de oír "mariquita" o "antipatria"; reemplazar los insultos de carácter personal por la discusión enérgica de las plataformas correspondientes.
        La segunda propuesta está dirigida al elector, cualquiera que sea su preferencia, a que busque entre las distintas opciones la que pueda llevarlo hacia un voto más equilibrado en cuanto a la persona y la ideología que ésta representa. Debemos creer en el poder y la nobleza del concepto; una idea que a través del tiempo pueda sostenerse por sí misma y pueda consolidar la búsqueda del bien común que demande la colectividad mexicana. Es importante aclarar que, para que lo anterior pueda realizarse, es necesario elegir una figura justa y capaz que consideremos pueda iniciar esta lucha, revolucionaria y respetuosa; pero que la figura no llegue a convertirse en el caudillo omnipotente y poseedor de la verdad absoluta.
        Recapitulando, debemos evaluar antes de emitir el voto quién es nuestro candidato y, con el mismo rigor, cuál es la ideología que representa. Éstas son sólo dos ideas que, sencillamente dibujadas, buscan convencerte a tí, mexicano, de que la construcción de una nación jamás podrá dejarse en manos de un sólo hombre o de un sólo grupo. Nos corresponde a ti, a mí y a todos.

EL OBSERVADOR 255-11

La democracia es de todos
Mary Carmen Loyola Arana *
Mary Carmen Loyola Arana *

        Hoy nos encontramos a muy pocos días de la elección, que se presume será histórica. Parece que, finalmente, aparece ante nuestros ojos el paisaje tan anhelado por muchos mexicanos: la democracia. Como una ciudadana que responde a un deber cívico y desea fervientemente que este paisaje se vuelva cada vez más nítido y real, presento a continuación dos propuestas concretas que considero necesarias: el candidato debe elevar el nivel de la confrontación política, y el elector debe realizar un voto equilibrado.
        La primer propuesta está dirigida al candidato, cualquiera que sea el partido que represente, para que considere elevar la calidad de su discurso y conducirlo a un plano donde solamente se cuestionen y puedan ser debatidos los puntos que atañen a la ideología y cómo ésta será llevada a la práctica. Sería completamente delicioso y por demás saludable dejar de oír "mariquita" o "antipatria"; reemplazar los insultos de carácter personal por la discusión enérgica de las plataformas correspondientes.
        La segunda propuesta está dirigida al elector, cualquiera que sea su preferencia, a que busque entre las distintas opciones la que pueda llevarlo hacia un voto más equilibrado en cuanto a la persona y la ideología que ésta representa. Debemos creer en el poder y la nobleza del concepto; una idea que a través del tiempo pueda sostenerse por sí misma y pueda consolidar la búsqueda del bien común que demande la colectividad mexicana. Es importante aclarar que, para que lo anterior pueda realizarse, es necesario elegir una figura justa y capaz que consideremos pueda iniciar esta lucha, revolucionaria y respetuosa; pero que la figura no llegue a convertirse en el caudillo omnipotente y poseedor de la verdad absoluta.
        Recapitulando, debemos evaluar antes de emitir el voto quién es nuestro candidato y, con el mismo rigor, cuál es la ideología que representa. Éstas son sólo dos ideas que, sencillamente dibujadas, buscan convencerte a tí, mexicano, de que la construcción de una nación jamás podrá dejarse en manos de un sólo hombre o de un sólo grupo. Nos corresponde a ti, a mí y a todos.

EL OBSERVADOR 255-11

La democracia es de todos
Mary Carmen Loyola Arana *
Mary Carmen Loyola Arana *

        Hoy nos encontramos a muy pocos días de la elección, que se presume será histórica. Parece que, finalmente, aparece ante nuestros ojos el paisaje tan anhelado por muchos mexicanos: la democracia. Como una ciudadana que responde a un deber cívico y desea fervientemente que este paisaje se vuelva cada vez más nítido y real, presento a continuación dos propuestas concretas que considero necesarias: el candidato debe elevar el nivel de la confrontación política, y el elector debe realizar un voto equilibrado.
        La primer propuesta está dirigida al candidato, cualquiera que sea el partido que represente, para que considere elevar la calidad de su discurso y conducirlo a un plano donde solamente se cuestionen y puedan ser debatidos los puntos que atañen a la ideología y cómo ésta será llevada a la práctica. Sería completamente delicioso y por demás saludable dejar de oír "mariquita" o "antipatria"; reemplazar los insultos de carácter personal por la discusión enérgica de las plataformas correspondientes.
        La segunda propuesta está dirigida al elector, cualquiera que sea su preferencia, a que busque entre las distintas opciones la que pueda llevarlo hacia un voto más equilibrado en cuanto a la persona y la ideología que ésta representa. Debemos creer en el poder y la nobleza del concepto; una idea que a través del tiempo pueda sostenerse por sí misma y pueda consolidar la búsqueda del bien común que demande la colectividad mexicana. Es importante aclarar que, para que lo anterior pueda realizarse, es necesario elegir una figura justa y capaz que consideremos pueda iniciar esta lucha, revolucionaria y respetuosa; pero que la figura no llegue a convertirse en el caudillo omnipotente y poseedor de la verdad absoluta.
        Recapitulando, debemos evaluar antes de emitir el voto quién es nuestro candidato y, con el mismo rigor, cuál es la ideología que representa. Éstas son sólo dos ideas que, sencillamente dibujadas, buscan convencerte a tí, mexicano, de que la construcción de una nación jamás podrá dejarse en manos de un sólo hombre o de un sólo grupo. Nos corresponde a ti, a mí y a todos.

EL OBSERVADOR 255-11

Sumario Inicio




Métodos para los que no pueden dominarse a sí mismos


        Decía Gandhi: «Es inútil esperar de los que recurren a métodos artificiales (para la regulación de nacimientos) que sean capaces de dominarse a sí mismos».
        Efectivamente, los métodos naturales implican dominio de sí mismo. Significa esperar el momento adecuado. Significa también cuidar uno del otro y aprender a expresar el amor de otras maneras. Es una invitación al romanticismo, a la ternura.
        Nada que ver con esas personas que quieren satisfacer sus instintos en cuanto surjan. Todo lo desean ahora mismo, instantáneo, cómodo, sin esfuerzo. Renuncian a la capacidad de ver más allá, de tener un proyecto de vida que incluya el cuidado de uno mismo y de los demás y los valores espirituales, entre otras cosas. Para estas personas, incapaces de dominarse a sí mismas, están diseñados los métodos artificiales, que evitan el ejercicio de la voluntad.

EL OBSERVADOR 255-12

Sumario Inicio


Sobre los criterios para elegir métodos de regulación natal
Yusi Cervantes Leyzaola

        Si para lograr cierto objetivo tuvieras que escoger entre algo natural, eficaz, gratis y seguro para tu salud, y algo artificial, eficaz también pero que perjudica la salud y por lo que tengas que pagar, ¿qué escogerías?
        Muchísimas personas, lo sabemos, eligen pagar por lo artificial: cuando se trata de regular los nacimientos, prefieren los anticonceptivos comerciales a los métodos naturales.
        ¿Será porque tenemos una necesidad patológica de pagar dinero? ¿Confiamos más en lo que cuesta que en lo que no?
        Para mí es un misterio sin resolver el por qué tantos médicos ni siquiera contemplan como una posibilidad el método Billings cuando se trata de recomendar métodos para planificar la familia. ¿No lo conocen, tal vez? Parece que se hubieran quedado en los años cuarenta y con la idea de que el método del ritmo no es de fiar. Ignoran las posteriores investigaciones y parecen no saber que los dos métodos -el del ritmo y el Billings- son muy distintos.
        Los libros de medicina para la familia, las revistas para mujeres y otros medios de información, cuando tratan el tema, muestran la misma ignorancia. Por ejemplo, el Manual Merck de información médica para el hogar, un manual de prestigio reconocido, engloba bajo el título de métodos del ritmo al del ritmo propiamente y a los de la temperatura, la mucosidad y el sintotérmico. Dice, sí, que entre estos métodos el del ritmo es el menos y el sintotérmico el más eficaz, pero en el cuadro de porcentajes de mujeres embarazadas durante el primer año de uso sólo dice: método de ritmo, 20. ¿Cómo podría adivinar la gente que con el sintotérmico el porcentaje es de 0 a 1.5 por ciento, que es más eficaz incluso que los anticonceptivos orales que van del 0.1 al 3 por ciento?
        Hay que entender, por supuesto -y ésta es una parte crítica del asunto- que las empresas farmaceúticas están interesadas en vender y que, obviamente, hacen publicidad a sus productos. Tienen recursos para hacerlo. En cambio, no hay intereses comerciales detrás de la difusión de los métodos naturales.
        Entonces, ¿así nos movemos? ¿El que tiene una mejor mercadotecnia gana? ¿Dónde queda el criterio propio?
        Si nos dan a elegir entre dos opciones, una que perjudica a la salud y otra que mejora las relaciones de la pareja... ¿optamos por la primera?

Cuándo está prohibido tomar anticonceptivos orales
        La fuente de información es el Manual Merck, que dice que la mujer no debe tomar anticonceptivos orales si presenta cualquiera de las siguientes situaciones:
        - Fuma y tiene más de 35 años. Si fuma y tiene menos años, requiere la supervisión de un médico.
        - Tiene una enfermedad hepática activa.
        - Tiene tumores (Y pregunto: ¿cómo puede una mujer saber si tiene o no tumores, siendo que éstos no se detectan hasta que ya son muy grandes o provocan síntomas? Cualquier persona puede tener durante años un tumor y no saberlo).
        - Presenta altos niveles de triglicérido.
        - Su problema de hipertensión no está siendo tratado.
        - Tiene diabetes con bloqueo de arterias.
        - Presenta coágulos en la sangre.
        - Tiene una pierna inmovilizada.
        - Tiene alguna afección cardíaca.
        - Ha sufrido una apoplejía.
        - Ha tenido ictericia durante el embarazo.
        - Tiene cáncer de mama o de útero.
        La supervisión de un médico es necesaria en los siguientes cuadros:
        - Está deprimida.
        - Padece migrañas con frecuencia.
        - Ha tenido hepatitis u otra enfermedad hepática y se ha recuperado por completo.
        Un párrafo del mismo libro, acerca de los efectos adversos:
        «En caso de que aparezca un dolor repentino en el pecho o en las piernas, deben suspenderse de inmediato los anticonceptivos orales y efectuar una consulta inmediata, porque estos síntomas indican que se han formado coágulos de sangre en las venas de las piernas y que han llegado a los pulmones o están a punto de hacerlo. Debido a que tanto los anticonceptivos orales como las intervenciones quirúrgicas aumentan el riesgo de formación de trombos, cualquier mujer debe dejar de tomar los anticonceptivos un mes antes de la operación y no reiniciar el tratamiento hasta un mes después». (¿Y qué pasa con las operaciones de emergencia? Pues, sencillamente, se efectúan con más riesgo).
        Si han tomado la decisión de ser padres responsables y se encuentran en el momento de evitar el embarazo, ¿qué método van a elegir? ¿Cuál es el criterio para hacerlo?
        Vale la pena que cada pareja se plantee seriamente estas situaciones. Incluso, es importante que las hablen antes de casarse.

EL OBSERVADOR 255-13

Sumario Inicio

Los abortistas hacen de las suyas en un festival de cine
Muestran a los defensores de los no nacidos como violadores de derechos humanos

Live Free or Die (Vive libre o muere) es el nombre de una de las películas de un festival de cine pro derechos humanos realizado en la sala Walter Reade del Centro Lincoln, en Nueva York, que pronto será la sede del Human Rights Watch International Film Festival.
        La intención del festival se supone que es llamar la atención sobre las violaciones de los derechos humanos en todo el mundo. Sin embargo, la obra citada presenta a los pro-vida, es decir, a los que abogan por el no asesinato de los niños en gestación, como si fueran parte de los grandes violadores de los derechos humanos, poniéndolos al lado de los grupos denunciados por oprimir, torturar y hasta asesinar bajo regímenes despóticos
         Vivir Libre o Morir cuenta la historia de un médico que, tras haber asistido el parto de 2 mil 500 bebés, decide que va a dedicarse a matarlos mediante la practica de abortos legales, y entonces es rechazado por su comunidad.
        Supuestamente se trata de un documental basado en hechos reales, donde la supuesta víctima, el doctor Wayne Goldner, acusa al gobierno de «ser incapaz de proteger a los ciudadanos que hacen un trabajo legítimo» por haber sido expulsado —a pedido de los padres— de la escuela secundaria en la que enseñaba educación sexual.
        Al final de la película se concluye que los defensores de los no nacidos son villanos puesto que, «mientras la mayor parte del pueblo apoya los derechos abortivos y el trabajo del Dr. Goldner, pocos desean enfrentar a los pro-vida y la controversia que traen».

EL OBSERVADOR 255-14

Sumario Inicio


PINCELADAS
Humor fino y humor negro
Justo López Melús *

        El humor fino tiene muchas ventajas: nos reconcilia con nuestra pequeñez; nos ayuda a aceptar nuestras limitaciones; ayuda a resolver muchos problemas planteándolos mejor, y, a veces, sirve para ignorarlos, inspirados por el masoquismo. El humor consuela y alivia, elimina los sufrimientos innecesarios. El humor puede reducir el dolor: «¡Qué suerte romperse el brazo! Si hubiera sido la pierna...».
        También existe el Galgenhumor o humor de patíbulo, el humor negro. Un ladrón en la cárcel: «¿Para qué esos barrotes, para que no entren ladrones?». Un reo en lunes: «Mal empieza la semana». Y al ajusticiarle: «Cierra la puerta, que las corrientes de aire me causan resfriados». Mejor era el humor de los santos. Santo Tomás Moro en el patíbulo: «No me cortes la barba». Y san Lorenzo en la parrilla: «Dame la vuelta, que por este lado ya estoy asado». Dicen que en el infierno no existe el buen humor.

bulletEl autor es Operario Diocesano en San José de Gracia de Querétaro.

EL OBSERVADOR 255-15

Sumario Inicio



¿Es posible la felicidad con un hombre o una mujer que no es libre?
Según dicen, el amor es ciego. ¿Qué pasa, entonces, si te atrae alguien que no es libre? ¿No es más importante la felicidad que las reglas sociales?
En un caso así es mejor no dejar que la atracción se convierta en pasión. El amor no viene determinado por un destino ciego que decide. Siempre se puede escoger. El verdadero amor es aquél en el que puedo aceptar con toda libertad y felicidad la atracción que siento.
Un casado(a) que quiera seducir a un chico o a una chica, ¿crees que puede dar realmente lo que el amor promete?
¿Tengo derecho a destruir un matrimonio, una familia y a convertirme en juez, diciendo simplemente que "no era feliz con ella"? ¿Voy a construir esta nueva relación a costa del sufrimiento de los hijos del otro? ¿Qué podré prometer a los futuros hijos que pueda tener?
Una relación en que se haya hipotecado la felicidad será, por fuerza, dolorosa. Además, a menudo se intentará justificar ante los demás y ante uno mismo una situación que desde el principio ya no era normal.

* Tomado de la revista Il est Vivant!, número especial 90-91.
(FIN)

EL OBSERVADOR 255-16

Sumario Inicio


 

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006