El Observador de la Actualidad

 

Periodismo católico para la familia de hoy

22 de abril de 2001 No. 302

SUMARIO

bullet El número de católicos en el mundo sigue aumentando
bulletPautas que ofrece el Papa para dar un rostro humano al mundo global
bulletEN EL PRINCIPIO, LA PALABRA La salvación por la Persona
bulletEL RINCÓN DEL PAPA La Liturgia de las Horas, oración de la Iglesia
bulletAÑO DE LA VIDA Líderes pro-vida firman un compromiso para defender a la persona humana
bulletEcología humana
bulletREPORTAJE Autonomía indígena: esperanzas y riesgos de una propuesta comprometedora
bulletProtagonistas
bulletLa ática sal del señor arzobispo
bulletEL TEMPLO DE BABEL ¿Es mejor ser vegetariano?
bulletJÓVENES La moda sí incomoda
bulletCUÉNTAME UNA ANÉCDOTA El amigo del hijo
bulletINTIMIDADES –LOS JÓVENES NOS CUENTAN- Amores por Internet
bulletPINCELADAS Error y mentira

 

SumarioSiguienteInicio
El número de católicos en el mundo sigue aumentando
Fue presentada al papa Juan Pablo II la edición del Anuario Pontificio correspondiente al presente año. El volumen contiene estadísticas e información sobre la estructura y vida de la Iglesia, actualizados hasta el 28 de febrero de 2001. Dato sobresaliente es el de que, de 1998 a 1999, los católicos en el mundo han aumentado en 16 millones, es decir, que pasaron de mil 22 millones a mil 38 millones, lo que representa un aumento de un 1.6%. Como la población mundial tiene un incremento del 1.4%, significa que la presencia de los católicos en el mundo permanece esencialmente sin variar.
«La distribución de los católicos bautizados —explica la Sala de Prensa de la Santa Sede—, según el peso demográfico de los diferentes continentes, varía según áreas geográficas. El continente americano reúne más o menos a la mitad de los católicos de todo el planeta, mientras que en Europa se encuentra el 27.3%. Cuotas inferiores se observan en África (12%) Asia (10.4%) y en Oceanía (0.8%)».
En estos momentos, según esta fuente, la Iglesia cuenta con tres millones 862 mil 269 personas dedicadas al apostolado: cuatro mil 482 obispos, 405 mil 9 sacerdotes (el dato incluye tanto a presbíteros religiosos como diocesanos), 26 mil 629 diáconos permanentes, 55 mil 428 religiosos no sacerdotes, 809 mil 351 religiosas profesas, 31 mil 49 miembros de institutos seculares, 80 mil 662 misioneros laicos y dos millones 449 mil 659 catequistas.

EL OBSERVADOR 302-1

Sumario Siguiente Inicio

Pautas que ofrece el Papa para dar un rostro humano al mundo global
1 La economía no puede dictar los modelos y los ritmos del desarrollo y, si bien es un deber proveer a las necesidades materiales, nunca tienen que ser sofocados los valores del espíritu. Lo verdadero debe prevalecer sobre lo útil, el bien sobre el bienestar, la libertad sobre las modas, la persona sobre la estructura.
2 La cuestión de fondo gira en torno a una pregunta decisiva: ¿cómo vivo yo la fe cristiana? ¿Es para mí solamente un conjunto de creencias y devociones cerradas en la esfera privada, o es también una fuerza que pide traducirse en opciones que inciden en mi relación con los demás? Los grandes cambios sociales son fruto de pequeñas y valientes opciones cotidianas. Cuando tú, en primer lugar, actúes y pienses de manera permanente como Cristo, al menos una parte de ese mundo se le entregará en ti.
3 Un proceso de uniformización pone en peligro las libertades personales y las mismas culturas nacionales. La doctrina social cristiana contiene los principios de una respuesta que respeta el papel de los individuos y de los grupos.
4 Seguir a Cristo comporta la valentía de un «sí» total a su llamada: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame». Es una exigencia dura; esta palabra suena todavía hoy a escándalo y locura. Y, sin embargo, nos tenemos que confrontar con ella.

EL OBSERVADOR 302-2

Sumario Siguiente Inicio
EN EL PRINCIPIO, LA PALABRA
La salvación por la Persona
Para Nacho Botey, en el 5º aniversario de su muerte.

«No nos salvará una fórmula, sino una Persona. Y la certeza que ella nos infunde. Al igual que el apóstol Tomás, la Iglesia es invitada continuamente a tocar las llagas del Señor, a reconocer su plena humanidad», ha afirmado con extraordinaria certeza Su Santidad Juan Pablo II.
He aquí un reto: dejar la repetición de las fórmulas (que provoca seguridad) para sumirnos en la diferencia de la Persona (que provoca miedo, miedo a lo desconocido, a lo singular, a lo eternamente haciéndose). Jesús es ese «nuevo miedo» con el que comienza la historia. Sus llagas nos aterran porque son, como en el cuento de Oscar Wilde, El gigante egoísta, las heridas del amor.
Mirar a la Persona de Cristo es decisivo en nuestra vida cristiana. Su encarnación fue en serio. Acontecimiento que marca el tiempo. Acontecimiento al que todavía no le tomamos en su extraordinaria dimensión amorosa. San Agustín creía que el acontecimiento central de la salvación era la Encarnación. De este magnífico misterio se desprende el otro, el de la Redención y el triunfo sobre la muerte, que a todos nos devolvió la vida. (J. S.C.)

EL OBSERVADOR 302-3

Sumario Siguiente Inicio
EL RINCÓN DEL PAPA
La Liturgia de las Horas,
oración de la Iglesia
En la audiencia general, celebrada en la plaza de San Pedro, el Papa habló sobre «la Liturgia de las Horas, oración de la Iglesia».
¡«Al cantar los Salmos —explicó el Pontífice—, el cristiano experimenta una especie de sintonía entre el Espíritu presente en las Escrituras y el Espíritu que habita en él por la gracia bautismal».
Juan Pablo II afirmó que «junto a la presencia del Espíritu Santo, otra dimensión importante es la de la acción sacerdotal que Cristo desarrolla en esta oración, asociando a sí mismo a la Iglesia, su esposa». Por ello, la Liturgia de las Horas «tiene el carácter de oración pública».
«La oración cristiana —continuó— nace, se nutre y se desarrolla a la luz del evento por excelencia de la fe, el misterio pascual de Cristo. Por eso, por la mañana y por la tarde, al salir el sol y al ponerse, se recordaba la Pascua, el paso del Señor de la muerte a la vida. (...) Las horas del día evocan a su vez el relato de la pasión del Señor, y la hora tercia la venida del Espíritu Santo en Pentecostés. La oración de la noche tiene carácter escatológico, y evoca la vigilia recomendada por Jesús en espera de su retorno».
El Papa terminó señalando que al distribuir de este modo la oración, «los cristianos respondieron al mandamiento del Señor de 'orar siempre', pero sin olvidar que toda la vida debe ser, en cierto modo, oración». (VIS)

EL OBSERVADOR 302-4

Sumario Siguiente Inicio

AÑO DE LA VIDA
Líderes pro-vida firman un compromiso para defender a la persona humana
Durante el Encuentro Latinoamericano de Estrategias a favor de la Vida y la Familia, realizado recientemente en Santiago de Chile, líderes pro-vida de diferentes países firmaron un manifiesto en el que comprometían todo su trabajo a fortalecer y defender a la persona humana.
Los distintos movimientos y grupos que trabajan en defensa y promoción de la familia y la vida provenían de Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, Estados Unidos de Norte América, España, México, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico y Uruguay.
Durante el encuentro los participantes analizaron la realidad actual por la que atraviesa el continente y coincidieron en afirmar que cada vez hay mayor conciencia de la importancia de defender a la persona humana desde el momento de la concepción hasta la muerte natural, respetando su dignidad, sus derechos y deberes, ya que son universales e inviolables. También, que la célula básica de la sociedad sigue siendo la familia fundada en el matrimonio, como la unión voluntaria y permanente del hombre y la mujer.
Estas organizaciones trabajan, muchas veces sin recursos ni apoyo, por el fortalecimiento de los valores familiares, y de la protección de la vida a través de numerosos proyectos: programas de atención alternativa al aborto, casas de acogida, formación de escuelas para padres, centro de atención de síndrome post-aborto, cursos de formación en valores y sexualidad, etc. (ACI)

EL OBSERVADOR 302-5

Sumario Siguiente Inicio
Ecología humana *
Por Paz Fernández Cueto
Es evidente el éxito que están alcanzado las mujeres en la vida profesional. Éste responde, sin duda, a una mejor preparación académica que les ha ido abriendo espacios de participación, aunque también es fruto de un cambio cultural con respecto al papel o rol que corresponde desempeñar a las mujeres y en donde urge encontrar soluciones equilibradas
Llegar a casarse y formar una familia sigue siendo el ideal mayoritario de las mujeres para satisfacer las exigencias más profundas de su espacio vital. En el Sydney Morning Herald del pasado 27 febrero, Bettina Arndt comentaba que «las mujeres que cambian el tener hijos por una carrera, pueden encontrarse al final con que han hecho un mal negocio».
Esto no quita que en el horizonte de las aspiraciones de la mujer de hoy existe el deseo de terminar una carrera profesional y ejercerla para adquirir experiencia, aumentar el prestigio y ganar dinero, sea por gusto, por necesidad o por ambas cosas. Es un hecho el que cada día crece el número de mujeres profesionistas influyentes; sin embargo, un factor importante que limita el ascenso a puestos ejecutivos, en opinión de Ann-Kristin Achleitner, profesora de banca y finanzas en la European Business School, es que, para llegar a escalar puestos en las grandes compañías, se tiene que haber estado trabajando de 10 a 15 años, y hay pocas mujeres que realmente llegan a hacerlo, quizá debido al fuerte reclamo que ejercen entre ellas los compromisos familiares, especialmente durante los meses que corresponden a la maternidad.
Esta situación no es exclusiva de algunos países que puedan considerarse conservadores. En Estados Unidos las mujeres también tienen dificultades para escalar los más altos puestos ejecutivos. El pasado 27 de noviembre, la revista Business Week observaba que aunque el 45 por ciento de los puestos directivos los ocupan mujeres, sólo dos de las 500 mayores empresas del país tienen jefes ejecutivos del sexo femenino: Carly Fiorina, en Hewlett-Packard, y Andrea Jung de Avon Products.
Existen varios estudios realizados a hombres, en los que se demuestra que es frecuente que el éxito en el trabajo no colme las expectativas de una vida de calidad, de la misma manera que investigaciones recientes muestran que las mujeres mayores que han sabido compaginar matrimonio, maternidad y trabajo profesional disfrutan del nivel de bienestar psicológico más elevado, significativamente superior al de las mujeres que ni se habían casado ni eran madres.
Cada vez más mujeres se dan cuenta de que es necesario luchar no sólo por la equiparación en el puesto laboral, sino también por el reconocimiento del valor de la maternidad.
*Artículo resumido.

EL OBSERVADOR 302-6

Sumario Siguiente Inicio

REPORTAJE
Autonomía indígena: esperanzas y riesgos de una propuesta comprometedora
Por Diego García Bayardo
Por Diego García Bayardo
La palabra autonomía está en el origen mismo del debate sobre la validez de la iniciativa de ley sobre derechos y cultura indígenas. Podría suponerse que se trata de una propuesta para separar de México a los pueblos indígenas y convertirlos en naciones enteramente independientes, mas parece que no es esa la acepción que dan los indígenas mismos al concepto de autonomía ni el objetivo que persiguen ante el Congreso.
Para algunos analistas políticos, la propuesta de ley sobre derechos y cultura indígenas contiene el germen separatista que podría llevar a México a lo que llaman, con llamativo neologismo, una balcanización, entendida como la súbita fragmentación del territorio nacional en un conjunto de naciones pequeñas en las que la pertenencia al grupo étnico mayoritario es lo más importante.
Sin embargo, el Congreso Nacional Indígena y diversos representantes de comunidades indígenas de todo el país han afirmado que su idea de autonomía, formulada en la propuesta que han elevado al poder legislativo federal, no significa separación o independencia de México, sino solamente el derecho de decidir por sí mismos y de resolver solos sus problemas.
Diversas entrevistas que se han publicado en medios nacionales e internacionales indican que lo que los indígenas tienen en mente al hablar de autonomía no tiene nada que ver con la separación y sí mucho con la justicia social. Algunos hablan de que en sus municipios, formados por una población compuesta casi en 100% de indígenas, jamás han tenido un alcalde indígena. Otros hablan de que las leyes vienen de muy lejos y de que sus costumbres no son respetadas. Muchos señalan que hasta el mismo gobierno los ha explotado y les ha pagado salarios miserables por el agotador trabajo comunitario que realizan a todo lo largo del año. Cuando denuncian estos hechos, los indígenas señalan que la autonomía significa solamente el terminar con esta situación de injusticia empobrecedora que los relega a hacer siempre un papel marginal al decidir sobre sus propias vidas.
Corresponde al poder legislativo hacer un profundo estudio sobre las repercusiones locales y nacionales de formar municipios indígenas autónomos, así como sobre la pertinencia de ciertas costumbres y prácticas tradicionales que no son muy compatibles con las leyes nacionales. Conciliar criterios e intereses será todo un reto, pues si los indígenas no obtienen amplia soberanía en su vida económica, política y legal, su autonomía no pasará de ser solamente simbólica.

Canadá: una autonomía muy relativa
Los indígenas canadienses viven una situación legal paradójica. Por un lado, el vivir en un país con una legislación muy avanzada en el rubro de desarrollo social parece ser una ventaja a la hora de reivindicar sus derechos, y esto parece confirmarse en cierto modo por el favor de que han gozado las etnias ante los tribunales nacionales en diversos casos de disputas. Por otra parte, la autonomía de las reservaciones indígenas implica un autogobierno que en la realidad el Estado ha otorgado en forma muy limitada y casi simbólica. La autonomía indígena, si ha de tener sentido y peso económico, debería implicar también la propiedad real de la tierra en manos de los grupos étnicos, pero en Canadá el gobierno federal ostenta la propiedad de la tierra de las reservaciones y de todos los bienes inmuebles que en ella se encuentran, de modo que los indígenas poseen la reservación sólo en usufructo.
Esta situación legal impide en gran medida que las reservaciones alcancen una prosperidad comparable a la de las comunidades blancas, pues en un territorio donde todo es propiedad federal nadie quiere invertir.
En el campo del poder judicial, apenas se está debatiendo sobre el otorgamiento de permisos para que los grupos étnicos tengan sus propios cuerpos de policía y sus tribunales, sobre la competencia de éstos y sus limitaciones.




En EU la autonomía es más real
La autonomía de las reservaciones indias en EU es una realidad, tanto en lo económico como en los campos político y judicial, aunque tiene sus limitaciones y puede ser extinguida en cualquier momento por el congreso federal.
Trescientas cuarenta tribus tienen reconocimiento oficial como naciones soberanas, y la mayoría de ellas cuenta ya con una Constitución propia, la cual, por supuesto, no puede contradecir preceptos básicos de la Constitución federal. Los indígenas constituyen algo menos del 1% de la población estadounidense, pero poseen, mediante un fideicomiso administrado por el gobierno federal, el 2% del territorio estadounidense. El gobierno tiene los títulos de propiedad. También existe la propiedad individual de tierras de la reservación, pero los indios propietarios vendieron sus tierras casi de inmediato, de modo que la propiedad comunal sigue siendo la dominante.
En el aspecto político, las reservaciones indias tienen una autonomía amplia, pues eligen a sus gobernantes en las tres ramas de gobierno. Tienen incluso policía propia, tribunales, leyes y reglamentos. Sin embargo, los tribunales indígenas sólo pueden procesar a personas que hayan cometido delitos que ameriten menos de un año de cárcel. Las tribus, como tales, gozan de inmunidad y no pueden ser demandadas.
Aunque los indígenas tienen su propia nacionalidad, más la del estado al que pertenecen, más la nacionalidad estadounidense, están exentos de pagar impuestos estatales, de modo que la recaudación fiscal se aplica sólo en los niveles local y federal.
A pesar de la amplitud de la autonomía indígena en EU, es bien sabido que las reservaciones tienen un nivel de vida muy bajo, y las tasas de pobreza, desempleo, salud y educación son las peores del país..
Las concesiones que el gobierno de EU ha dado a las comunidades indígenas intentan ser una disculpa por el genocidio, la discriminación y el despojo territorial del que éstas fueron víctimas, principalmente en los siglos XIX y XX.

EL OBSERVADOR 302-7

Sumario Siguiente Inicio
Protagonistas

«Con la resurrección de Cristo el Padre rompe el silencio y expresa su juicio sobre la acción de Cristo, y, naturalmente, sobre quienes le crucificaron. Para nosotros es una fuente de esperanza y de alegría, pues la Escritura nos asegura que lo que Dios hizo con Jesús lo hará con nosotros: un día se acercará a nuestra tumba y nos dirá lo mismo que le dijo Jesús a un muchacho muerto: 'Hijo, soy yo quien habla: levántate'. Así también resucitaremos nosotros».
Raniero Cantalamessa, fraile capuchino predicador de la Casa Pontificia.

««Existe todavía una gran confusión entre los católicos acerca de la enseñanza de la Iglesia sobre el amor y la fertilidad. Reflexionar sobre el fiat de María puede ayudar en gran modo a clarificar las cosas, su apertura al Espíritu Santo, su sí a la vida, así como su profunda confianza. Los planes de Dios son para que nosotros nos desenvolvamos, para darnos la verdadera felicidad. Pero los caminos de Dios no son nuestros caminos. Debemos confiar en sus caminos. La fertilidad es la bendición original dada por Dios al hombre y a la mujer. Es un don divino. Los dones están pensados para ser dados y recibidos gratuitamente; nunca rechazados por una parte, y nunca reclamados por otra. La anticoncepción rechaza el don de la fertilidad. Las tecnologías reproductivas lo reclaman».
Monseñor Charles Chaput, Arzobispo de Denver, EU.

(Selección de citas por Rogelio Hernández Murillo)

EL OBSERVADOR 302-8

Sumario Siguiente Inicio
La ática sal del señor arzobispo
Por el Pbro. Dr. Jorge Ruiz M.
Por el Pbro. Dr. Jorge Ruiz M.
Era muy conocida la facilidad del señor arzobispo de México don Luis María Martínez para contar e inventar chistes. Tenía un gracejo especial. En la visita a México del señor cardenal Piazza, que venía a la celebración de un centenario de los carmelitas (el señor cardenal pertenecía a esa orden) me dieron el encargo, de parte del señor arzobispo primado, de que fuera a La Habana a recibir al señor Piazza y acompañarlo a la ciudad de México; tal vez porque yo hablaba italiano. El señor arzobispo de La Habana lo llevó a visitar lo mejor de la Isla, remozada por el gobierno del general Batista. Éste era un verdadero dictador y había hecho construcciones grandiosas.
Después de pasar dos días en Cuba, tomamos el avión para México.Lo esperaban en el aeropuerto numerosos fieles y, sobre todo, los padres carmelitas. La familia de don Guillermo Barroso lo hospedó en su casa: un verdadero palacio en las Lomas de Chapultepec. Por la noche se le ofreció una cena, a la cual fue invitada la esposa del señor Presidente, doña María Izaguirre de Ruiz Cortines.
El señor arzobispo estaba a la mesa y dijo a la señora: ¿Sabe usted cuáles son las tres Marías más famosas de México? La señora de Ruiz Cortines contestó: «Excelentísimo señor, no sé». El señor arzobispo, con mucho desenfado, le dijo: «La primera, usted, señora». La esposa del Presidente le dijo: «Ay, señor, muchas gracias». Y le preguntó: «¿Cuál es la otra?» El señor arzobispo le dijo: «María Félix». «Y la tercera María, señor arzobispo? Y éste le contestó, riéndose: «Señora, su servidor: Luis María Martínez». Todos reímos ante el gracejo del señor arzobispo.
Era verdaderamente un santo. Su causa de beatificación ya está introducida como Siervo de Dios, en la curia arzobispal de la ciudad de México. Ojalá que pronto lo veamos en los altares.

EL OBSERVADOR 302-9

Sumario Siguiente Inicio
EL TEMPLO DE BABEL
¿Es mejor ser vegetariano?
Por Diego García Bayardo
Aunque sujeto a los vaivenes de la moda, el vegetarianismo es una práctica permanente en el mundo occidental desde hace ya varias décadas y seguramente tendrá partidarios incondicionales para siempre. Sin embargo, el vegetarianismo es seriamente cuestionable desde dos puntos de vista: el religioso y el nutriológico, y vale la pena conocer las objeciones que se le hacen antes de aprobar o incluso adoptar un régimen así.
El vegetarianismo sostiene que es beneficioso para el cuerpo humano reducir la alimentación sólo al consumo de vegetales. Partiendo de ese principio, algunos aceptan también el consumo de huevos y leche, otros sólo admiten el consumo de vegetales crudos, algunos comen solamente granos, en fin, hay muchas variantes.
Es cierto que la carne contiene toxinas y que algunas personas, por prescripción médica, deben eliminar la carne de forma parcial o total de su dieta, pero si no es ese el caso, el régimen vegetariano puede resultar más un mal que un bien. Diversos estudios nutriológicos han demostrado que el régimen vegetariano no proporciona la alimentación necesaria al organismo, al cual priva de varios componentes básicos que no puede obtener de planta alguna. Dicho régimen acaba por perjudicar la salud a mediano o largo plazo.
Algunos dicen que los vegetarianos son más tranquilos y pacíficos que la gente que come carne, pero eso parece ser una apreciación muy subjetiva. Adolfo Hitler era vegetariano, y ya sabemos lo que pensaba y lo que hizo. Varios neuróticos que conozco son vegetarianos. Por su parte, Jesús no era vegetariano; la Biblia nos lo presenta varias veces comiendo pescado y en cada Pascua, por lo menos, debe haber comido cordero.
En realidad, el vegetarianismo procede de la India y está inseparablemente asociado con la religión hinduista, la cual dice que los animales son sede de las almas de los hombres que han muerto y reencarnado en un estado inferior. Comer carne sería lo mismo que cometer canibalismo. Esta doctrina fue adoptada también por el budismo.
La moda vegetariana llegó a Occidente por medio de hinduistas y budistas, de simpatizantes de doctrinas orientales y de esoteristas que se sienten vinculados también con Oriente. Al ver que el vegetarianismo era rechazado por los cristianos porque su origen y sentido verdadero estaba en la doctrina de la reencarnación hinduista, los defensores del vegetarianismo empezaron a ocultar el verdadero fundamento de su régimen y empezaron a justificarlo más bien con argumentos pseudocientíficos y en términos médicos, cuya validez ya se ha refutado.
Existe también un vegetarianismo propio de sectas cristianas anglosajonas (adventistas del séptimo día, etc.), el cual procede seguramente de una interpretación literal del libro del Génesis (1, 29), donde pareciera que Dios dio a los hombres sólo plantas como alimento. Por supuesto, esta interpretación también es insostenible, dado que el consumo de carne es fundamental en la cultura y en la religión judías.

EL OBSERVADOR 302-10

Sumario Siguiente Inicio
JÓVENES
La moda sí incomoda
La moda cambia cada vez más vertiginosamente, hasta lograr modificar el guardarropa de una persona en lo que tarda en pasar una estación. Como decía la reina de Suecia, Carmen Sylva: “Quien quiere vivir a la moda, cuando termina de ponerse a la moda, ha pasado de moda”. Sin embargo, lo que no solemos atender es a lo que cada moda (en genérico, obviamente) nos está diciendo.
¿Tiene algo que ver la forma en que nos vestimos con alguna cuestión más profunda que cubrirnos el cuerpo? Si bien desde Adán y Eva el sentido original de la ropa fue cubrir la vergüenza que sintieron por sus desnudeces, poco tiempo tarda la humanidad en volver más trascendente este asunto. Y es que, como reza el proverbio, “la túnica no hace al monje, pero lo ayuda”. ¿Qué quiere decir esto? Que aquella forma en que nos mostramos al mundo refleja una identificación y una preferencia hacia algunas cosas en lugar de otras, y es, sobre todo, un símbolo que constantemente nos recuerda una forma de actitud hacia la vida. Sherlock Holmes solía decir que, con elementos tan “imperceptibles” como una forma de llevar el vestuario, o un determinado adorno colocado al parecer por azar, podía determinar la personalidad de aquellas personas que estaba investigando. Y es que la ropa y sus ornamentos nos identifican inmediatamente con un estilo y un mundo que no se encuentra ligado a ellos porque sí.
La moda avanza hacia lo que es más práctico, más cómodo y, en ocasiones, más feo. Los satenes, sedas, rasos y terciopelos han dejado hace rato lugar a los jeans, el algodón y el poliéster. Hoy vemos a los “jóvenes contestatarios”, vestidos por el sistema, teñidos por el sistema, agujereados con aritos por el sistema, que cada día se enriquece más con los regimientos de muchachos que pagan lo que sea por verse “a la moda trasgresora”. Ridículo... Pero no nos hemos quedado en la igualdad de los jeans, ni tampoco en la practicidad de una camiseta de algodón. ¡No! Siempre hay que dar un paso más, y por eso surge la ropa de cortes torcidos, los colores que no combinan, los materiales plásticos mas degradantes, los tiros de pantalones más bajos hasta casi tocar el suelo, etc. Más y más fealdad, que en lugar de retroceder por una suerte de evolución cultural, avanza cada día.
El problema es que todos estamos inmersos en un medio en que no somos decisores, sino meros consumidores. Un medio en el que se exaltan nuestras pasiones a través de la colaboración con vicios tales como la pereza (en la falta de compostura) o la lujuria (en la falta de tela para cubrirse), etc., pero donde no vemos, al acercarnos a las tiendas, más opciones que las que se presentan, porque además, si tuviésemos la posibilidad, ¿seríamos trasgresores vistiendo un vestido del mil setecientos, o luciendo un frac de gala? No, solamente lo somos con aquello que nos dan para que lo seamos.
(Fuente: Cristiandad.org)

EL OBSERVADOR 302-11

Sumario Siguiente Inicio
CUÉNTAME UNA ANÉCDOTA
El amigo del hijo


Era la reunión de un grupo apostólico de adolescentes en una iglesia de la comunidad. El sacerdote les presentó a un orador invitado, amigo suyo de la infancia, ya entrado en años.
El anciano comenzó a contar esta historia:
“Un hombre, junto con su hijo y un amigo de su hijo, estaban navegando en un velero a lo largo de la costa del Pacífico, cuando una tormenta les impidió volver a tierra firme. Las olas se encresparon a tal grado que el padre, a pesar de ser un marinero de experiencia, no pudo mantener a flote la embarcación, y las aguas del océano arrastraron a los tres.”
“El padre logró agarrar una soga, pero luego tuvo que tomar la decisión más terrible de su vida: escoger a cuál de los dos muchachos tirarle el otro extremo de la soga. Tuvo sólo escasos segundos para decidirse. El padre sabía que su hijo era un buen cristiano, y también sabía que el amigo de su hijo no lo era. La agonía de la decisión era mucho mayor que los embates de las olas.”
“Miró en dirección a su hijo y le gritó: ¡TE QUIERO, HIJO MÍO! Y le tiró la soga al amigo de su hijo. En el tiempo que le tomó al amigo jalar hasta el velero volcado en campana, su hijo desapareció bajo los fuertes oleajes en la oscuridad de la noche. Jamás lograron encontrar su cuerpo.”
“El padre sabía que su hijo pasaría la eternidad con Cristo, y no podía soportar el hecho de que el amigo de su hijo no estuviera preparado para encontrarse con Dios. Por eso sacrificó a su hijo. ¡Cuán grande es el amor de Dios que lo impulsó a hacer lo mismo por nosotros!”
Concluida la reunión dos adolescentes se encontraron con el anciano. Uno de ellos le dijo cortésmente: “Ésa fue una historia muy bonita, pero a mí me cuesta trabajo creer que ese padre haya sacrificado la vida de su hijo con la ilusión de que el otro muchacho algún día decidiera seguir a Cristo”.
“Tienes toda la razón —le contestó el anciano— . Pero esa historia me ayuda a comprender lo difícil que debió haber sido para Dios entregar a su Hijo por mí. A mí también me costaría trabajo creerlo si no fuera porque el amigo de ese hijo era yo”.
«No es la gente sana la que necesita médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos sino a pecadores» (Mc 2, 17).

EL OBSERVADOR 302-12

Sumario Siguiente Inicio
INTIMIDADES –LOS JÓVENES NOS CUENTAS-
Amores por Internet
Por Yusi Cervantes Leyzaola
Tengo un amigo por Internet, creo que me estoy enamorando de él.¿Usted cree que es posible el amor por Internet?

La dimensión del amor es algo que rebasa nuestra comprensión. A través del Internet, que pone en contacto a seres humanos, también podemos amar a otros seres humanos.
El problema, y hay que tomarlo muy en cuenta, es que lo que podemos conocer de otro ser humano a través de este medio es bien poco. Para empezar, se pierde la comunicación no verbal, que representa más del 90% de la comunicación entre dos personas. Y a la comunicación verbal le falta la voz, con toda la riqueza que esta encierra: timbre, tono, volumen, matiz, intención... Por escrito se pueden decir muchas cosas, vamos a creer que sinceras, pero no podemos ver en la expresión del amigo ese gesto que nos indicaría, por ejemplo, si hay una contradicción interna entre lo que dice y lo que siente.
Sin embargo, no hay que menospreciar la maravillosa posibilidad de conocer a otras personas por medio del Internet y de establecer lazos afectivos verdaderos y profundos. Si ambas partes ponen lo mejor que hay en sus corazones puede surgir una relación importante en el sentido de la amistad.
Pero tu pregunta se enfoca al amor romántico, al amor de pareja, al enamoramiento. Y aquí sí, definitivamente, te digo que no hay que enamorarse vía Internet. El enamoramiento toca las fibras más sensibles, y el amor de pareja implica una red de muchos hilos, la mayor parte inconscientes, que no es posible tejer de esta manera. Podría ocurrir que un hombre y una mujer que se atraen a través de sus mensajes cibernéticos decidan conocerse personalmente y tratarse, para finalmente decidir ser pareja. Pero sin ese contacto personal, sin ese conocimiento cara a cara y sin una suficiente convivencia, cualquier amor romántico pone sus cimientos en una nube de fantasía. Lo malo del asunto es que están poniendo el corazón en algo casi siempre imposible. Es muy difícil que alguno de los dos deje su mundo —trabajo, familia, raíces— para irse a vivir lejos, al mundo del otro. Y el riesgo es muy alto. Se entienden muy bien en la pantalla. ¿Y en la vida cotidiana? Estamos suponiendo que todo cuanto se dijeron es verdad. ¿Y si no lo es? ¿Si alguno de los dos miente?
El enamoramiento que surge vía Internet es real, pero no así la relación de pareja Y no voy a hablar, porque seguramente ya lo has escuchado, de la gente que usa el Internet para engañar, embaucar y hacer daño a los demás.
Mi consejo: mantén tus relaciones vía Internet estrictamente en el plano amistoso. Frena tus fantasías románticas, y cuídate, cuídate mucho.

EL OBSERVADOR 302-13

Sumario Inicio

PINCELADAS
Error y mentira
Justo López Melús *
El lenguaje es un regalo de Dios al hombre para poder comunicarse. Usado para mentir es una profanación. Y se puede mentir de muchas maneras. Mentir no es decir lo contrario de la verdad —eso es un error, una falsedad—, es decir lo contrario de lo que se piensa. Por ejemplo, si mañana es domingo pero yo creo que es sábado, si digo que es domingo estoy mintiendo, aunque sea verdad.
Isaac y Samuel eran dos amigos rabinos. Eran sólo relativamente amigos, pues no se fiaban mucho el uno del otro. Se conocían bien y sabían que, cuando hablaban, cada uno tenía segundas y terceras intenciones. Un día Isaac iba de viaje y Samuel le preguntó:
— ¿A dónde vas?
— Voy a Damasco
— Me dices que vas a Damasco para que yo piense que vas a Estambul, pero yo sé que vas a Damasco. Entonces, ¿por qué me mientes?
Si el lenguaje es un regalo de Dios, merece todo nuestro respeto.

* El autor es Operario Diocesano en San José de Gracia de Querétaro.
(FIN)

EL OBSERVADOR 302-14

 

 

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006