El Observador de la Actualidad

 

Periodismo católico para la familia de hoy

18 de noviembre de 2001 No. 332

SUMARIO

bullet EN EL PRINCIPIO, LA PALABRA Ningún hombre es una isla
bullet MATRIMONIOS CATÓLICOS DEL SIGLO XXI La otra misión
bullet REPORTAJE Un católico comparte su experiencia y advierte sobre el Islam
bullet Violencia engendra violencia
bullet PANTALLA CHICA Deja de comprar si el anuncio ofende
bullet Responsabilidad social
bullet LOS OJOS DE ARGOS De tormentos y otros horrores
bullet LOS DECÁLOGOS Para leer un periódico
bullet En el modelaje, sin renunciar a los valores cristianos
bullet ALACENA Morir en vida
bullet INTIMIDADES –LOS JÓVENES NOS CUENTAN- Novio de una muchacha alcohólica
bullet PINCELADAS El difícil camino del amor

[SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


EN EL PRINCIPIO, LA PALABRA

Ningún hombre es una isla
Por Jaime Septién Crespo

Para mi esposa, Maité, un ejemplo vivísimo de la osadía de la pretensión cristiana; en su cumpleaños y siempre.

«Ningún hombre es una isla, algo completo en sí mismo; todo hombre es un fragmento del continente, una parte de un conjunto; si el mar arrebata un trozo de tierra, es Europa la que pierde, como si se tratara de un promontorio, como si se tratara de una finca de tus amigos o de la tuya propia; la muerte de cualquier hombre me disminuye, porque yo formo parte de la humanidad; por tanto, nunca mandes a nadie a preguntar por quién doblan las campanas; doblan por ti», escribió el poeta inglés John Donne en sus Devociones (1624), una de las páginas más inspiradas de la historia de la literatura universal.

Y también de las más certeras. Porque significa asumirnos en el goce de la hermandad universal, y en el dolor que de la misma hermandad se desprende.

San Francisco de Asís es, por decirlo así, el paradigma de la Devoción de John Donne. Él era hermano de los gusanos y de las estrellas. Por supuesto, de los hombres. Y cuando uno sufría hambre, él sufría hambre. O se privaba de algo para que el pobre tuviera cuando menos el consuelo de la igualdad en el sacrificio gratuito de otro hombre. Quizá la mortificación no solucione el problema práctico de la ausencia de pan, pero sí introduce en el mundo sombrío la luz de la esperanza de la solidaridad humana.

Es la esperanza que glorifica al hombre. Y la que deberíamos practicar los católicos: solidaridad efectiva y afectiva. Oración y trabajo; renuncia y transformación de la injusticia. Nuestro Padre Eterno no nos pide solamente la bondad: nos pide ser perfectos; es decir, nos pide la santidad. Todos los bautizados, sin excepción, estamos obligados a hacer triunfar a la Iglesia desde nuestra elemental militancia en esta tierra.

Si no hay hombre que sea una isla y si lo que empobrece a uno me empobrece a mí, la salvación —por fuerza—no es en singular. El mandato de la Iglesia es extenderse, que cada uno de sus miembros trabaje por la salvación de los otros, de todos. Desde luego, se habla de trabajo y no de guerra. La fe se impone por la persuasión no por la fuerza ni la violencia. En el momento en que seamos testimonio, seremos factores de conversión y, por tanto, agentes de salvación.

Como tú, que eres testimonio y fuerza de salvación para los que tenemos tu luz y tu sonrisa.

EL OBSERVADOR 332-1

[SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

MATRIMONIOS CATÓLICOS DEL SIGLO XXI

La otra misión
Por el Pbro. Ignacio Díaz de León, M. Sp. S.

En la vida de muchas personas, mujeres y hombres se traslapan las vocaciones y las misiones correspondientes, una después de la otra. Todo sucede, casi siempre, sin esperarlo, misteriosamente.

Vocación es un llamamiento de Dios muy definido en las circunstancias de la persona llamada; luego, se supone, viene la respuesta del hombre, y enseguida la misión, el envío. El caso mas conocido es el de los profetas en el Antiguo Testamento: Isaías, Jeremías, y el de los discípulos de Cristo: Juan, Natanael, Pedro; Él mismo llamó a seguirlo “para hacerlos pescadores de hombres”, al principio de su vida mesiánica.

Aunque menos solemne u oficial, pero igualmente válida, es la vocación y la misión de los sacerdotes y de los casados. Las dos misiones se oficializan por el sacramento del Orden y del Matrimonio, respectivamente.

Unos ejemplos cercanos a nosotros, por la geografía o por el tiempo nos harán mas clara esta idea.

El P. Felix de Jesús Rougier.- El P. Felix, el fundador de los Misioneros del Espíritu Santo (1859-1938), se sintió, de joven, llamado a entrar en la Sociedad de María. Él era francés, hizo sus votos perpetuos en 1883, fue ordenado presbítero en 1887. Fue enviado a Colombia y luego a la ciudad de México, y aquí fue llamado misteriosamente por Dios (1903) a fundar una congregación religiosa a la cual, después de diez años de incomunicación total con México, y por la intervención del papa Pío X ante los superiores mayores de la Sociedad de María, pasó a pertenecer, como fundador: la Congregación de los Misioneros del Espíritu Santo, el año de 1926. Esto significa que durante 43 años fue sacerdote marista y su otra misión, probadísima, fue fundar los Misioneros y promoverlos hasta el día de su muerte, 12 años después. Murió en 1938. El P. Felix nunca había pensado que Dios lo llamaría primero a ser sacerdote marista y luego, cambiando de diámetro, a ser fundador de los Misioneros del Espíritu Santo. ¡Que cosas!

Stabat Luxta Crucem.- La Virgen María fue elegida para realizar una misión muy importante. Fue escogida y preservada para ser la Madre de Dios desde su concepción.

Es cierto que le anunciaron que una espada le iba a traspasar el alma. Ella nunca sospechó que ese anuncio profético se iba a hacer historia en la crucifixión de su Hijo.

La espada la atravesó como un alfiler a una mariposa. Ahí estaba, inmóvil, de pie, junto a la cruz de su Hijo. Impotente; “su dolor era vasto como un océano”. Su impotencia para impedir que su hijo sufriera era tal vez lo que más la hacia sufrir. El más grande amor y el más impotente.

Algo semejante sufren cientos de mujeres de nuestro tiempo. Tienen un marido infiel; a menudo cínico y descarado, que las tiene aherrojadas. Cualquiera les diría: déjalo, divórciate, defiende tu dignidad... Si pudieran ya lo hubieran hecho.

Celina tiene tres bebés que no puede abandonar. No tiene parientes a quienes pedir ayuda. Depende económicamente del marido. Yo le he dicho: tu tienes otra misión. Si no puedes salir de esta situación, debes entender que Dios te llama a seguir siendo la madre de tus hijos, pero además, la la redentora de tu marido redentora de tu marido, por tus sufrimientos.

Dura realidad e inaceptable a la luz de los valores humanos; pero, en el diseño divino de la salvación, los sufrimientos del hombre se unen al sufrimiento salvífico de Cristo, cabeza de la Iglesia, y participan de su valor de salvación; no quedan estériles.

Malena, vino a verme hace unas semanas y me contó que su marido la había abandonado hacía 19 años. Ella se había hecho cargo de sus tres hijos. Había entrado a trabajar y, como pudo, los sacó adelante. Su marido no la había apoyado en todo ese tiempo. Es fácil sospechar su decepción, su soledad torturante, el coraje ante el engaño. Le dije: Tu corazón debe estar en una grande paz. Has cumplido con tu deber; tu otra misión empezó con el abandono injustísimo de tu marido. Ofrece tus dolores, todos, por la salvación del padre de tus hijos y por ellos también.

Ante tales eventualidades a las que estamos expuestos, ante los designios inescrutables de Dios que nos pueden visitar en cualquier momento, necesitamos vivir en una gran disponibilidad a sus planes, pero, además, debemos entender que hay necesidad de un serio discernimiento de estos planes. Habrá que analizar las circunstancias, lo que podríamos llamar “signos de los tiempos”; habría que consultar a personas prudentes, expertas y espirituales; habrá que orar y pedirle al Señor que nos aclare sus designios. Pero una vez que entendamos cual es su voluntad, tendremos que lanzarnos de cabeza para realizarla.


Si deseas comunicarte con el P. Díaz de León, lo puedes hacer por medio de la siguiente dirección de Internet: “Ignacio Díaz de León”<rodobooks@yahoo.com>

EL OBSERVADOR 332-2

[SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


REPORTAJE
Un católico comparte su experiencia y advierte sobre el Islam

En su reciente artículo «Thinking clearly about Islam» —Pensando claramente sobre el Islam— Francis X. Maier, el laico con más responsabilidad en la arquidiócesis de Denver y ex editor del National Catholic Register, explica a partir de sus vivencias como periodista en África que la realidad sobre el Islam, incluso no extremista, dista mucho de la búsqueda de la paz.

«Hace veinte años conocí a un sacerdote en Ghana del Norte. Él me contó una historia que permanece conmigo hasta ahora.

«Este sacerdote era un misionero blanco y vicario general de la arquidiócesis de Tamale. Ghana tiene una gran población cristiana, y como autoridad eclesial él era muy conocido y respetado en el distrito. Una tarde, manejando solo de regreso desde los límites del país, una llanta de su auto reventó. Se salió del camino y cayó en una zanja. El accidente quebró varias de sus costillas, hizo sangrar mucho su rostro y quebró también uno de sus brazos.

«Ghana del Norte tiene también una significativa población musulmana. Actualmente, los musulmanes tienen el monopolio de los camiones que ofrecen transporte público. Más de una docena de musulmanes que manejan los camiones vieron al sacerdote herido y pasaron de largo. Finalmente él mismo pudo salir del vehículo, caminar hasta el camino y forzar a un camión a que se detuviera. El conductor, un musulmán, lo obligó a quedarse parado al final de los pasajeros sin importarle sus heridas, hasta que, llegando a la ciudad, el sacerdote colapsó».

A la pregunta de «por qué los conductores musulmanes lo ignoraron», el propio presbítero respondió a Maier que «frente a sus ojos, yo soy un infiel. Simplemente no cuento».

Coinciden los misioneros

«He escuchado diversas historias en las estaciones de misión a lo largo de todo Ghana del Norte —continúa el artículo de Maier— , donde los cristianizados y animistas ciudadanos del sur colindan con lo islámico del norte. La mayoría de los misioneros eran sacerdotes holandeses blancos. Muchos eran escépticos a las estructuras de la Iglesia europea. Muchos hablaban el lenguaje de una africanizada teología de la liberación. Pero una cosa compartían unánimemente: una intensa y privada crítica al Islam, proveniente de su experiencia directa.

«Cuando el Islam llega a una villa, remueve todo lo demás. Progreso, cambio, desarrollo social, olvídenlo. La moneda árabe compra a los mayores y todo se congela en su lugar. Para las mujeres es muy malo.

« Quizá el Islam es verdaderamente la religión de paz que sus voceros en Estados Unidos proclaman. Sin embargo, el récord de masacres sectarias de cristianos por parte de los musulmanes en Nigeria, Sudán, Egipto, Indonesia y Filipinas sugieren lo contrario.

«De hecho, los récords muestran que, una y otra vez, en sociedades predominantemente musulmanas, los cristianos enfrentan desde toda clase de discriminación económica, política y religiosa hasta intimidación, secuestro, conversiones forzosas y asesinato. Las excepciones obviamente que existen y las circunstancias varían, pero la norma coránica de marginar a los cristianos siempre se reafirma a sí misma. Y esto no es nuevo. Se ha dado a lo largo de los siglos.

«Casi todo el norte de África y el Medio Oriente tuvieron alguna vez un florecimiento de una comunidad cristiana. Los musulmanes armaron una invasión, la sometieron y la eliminaron. Durante el tiempo de la primera Cruzada, el (cristiano) Imperio Bizantino había venido peleando contra la expansión musulmana durante 400 años.

Aún hay más

«Turquía, con un Estado musulmán superficialmente secular, ha suprimido sus minorías cristianas armenias y griegas antiguas. Apenas dos mil almas ortodoxas griegas permanecen en la jurisdicción del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla. Las autoridades turcas están gradualmente eliminando las iglesias y artefactos armenio-cristianos de los campos a tal punto que podemos hablar de genocidio cultural».

Asimismo, «en Egipto Superior, en enero del 2000, extremistas musulmanes asesinaron a 21 cristianos coptos con impunidad. En Argelia militantes musulmanes cortaron las gargantas de siete monjes católicos inofensivos y desarmados. En Sudán un régimen musulmán radical lleva a cabo una guerra de esclavitud y genocidio en contra de los cristianos y animistas del sur, provocando la muerte de dos millones de personas hasta ahora. En Arabia Saudita todos los símbolos cristianos y de veneración pública están prohibidos. Y en Paquistán, otro aliado de EU, las leyes represivas de la 'blasfemia' y los extremistas musulmanes empezaron a perseguir a la minoría cristiana mucho antes de que los terroristas islámicos balearan una iglesia católica a fines de octubre, matando por lo menos a 16».

No todo es malo

«La cultura islámica —explica Maier— ha contribuido obviamente a la hermosura y grandeza de la experiencia humana. En la visión cristiana, los musulmanes, los judíos, los cristianos y todos los seres humanos, son todos hijos de Dios, con los mismos derechos y la misma dignidad inherente. Los musulmanes estadounidenses tienen el mismo derecho a seguridad personal y libertad que todos buscamos.

«Pero necesitamos recordar que el Islam no significa 'paz' realmente. Su traducción correcta es 'sujeto de conflicto'; pero a lo largo de los siglos ha sido comúnmente asumida como sumisión, sumisión a la voluntad de Alá (Allah). La fraternidad, los derechos y el respeto que gobiernan las relaciones entre los musulmanes no son extensivas a los no creyentes. Los que no pertenecen al Islam, que no se someten a Alá, nunca son sujetos de confianza y, a lo largo de la historia, han sido sometidos a la conversión por la fuerza, la humillación o la destrucción.

«Por supuesto, el Islam en EU. puede tomar un camino diferente, un camino de integración y diversidad de culturas, pluralismo en sus políticas y apoyo mutuo entre creencias. Si puede suceder en cualquier lugar, ocurrirá aquí. Debemos hacer todo lo posible por alentar este espíritu de buena voluntad. El honesto diálogo interreligioso, deben tomar parte en este esfuerzo.

«Mientras, el Evangelio nos obliga a los cristianos a amar y a perdonar. No nos obliga a ser ingenuos», concluyó Francis X.Maier. (ACI)

EL OBSERVADOR 332-3

[SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


Violencia engendra violencia
Un análisis filosófico de la guerra
Por María del Pilar Gómez Gómez

Toda actitud terrorista de cualquier índole y credo genera violencia; también la respuesta, mera copia, incluso corregida y aumentada, sólo nos puede llevar al caos.

Yo me pregunto si el azoro enmudecedor del ataque terrorista del 11 de septiembre, que llevó a la muerte a tantos seres humanos en Nueva York, no es suficiente muestra de lo absurdo y enloquecedor del atentado. Un atentado de esa naturaleza va en contra de los hombres y las mujeres, de la sociedad estadounidense; contra el mundo en su totalidad. Si esta acción, enloquecida y deshumanizante hasta el extremo, no sirve para reflexionar sobre el valor de la vida, sobre los riesgos monstruosos de la violencia, vamos a dejarnos llevar por la pasión de la venganza a ultranza que desencadenaría una acción mayor que la que recriminamos.

La «Ley del Talión», la ley del más fuerte, ¿nos lleva a la paz y la conciliación? Más bien nos lleva a una lucha infinita por el poder (bélico, armamentístico, económico), el poder de la fuerza del más fuerte.

La lógica de la dominación es inalcanzable, infinita, fuera de sí, descomunal. Destruye para lograr el fin : el poder. Por eso Frie-drich Nietzsche, el profundo analísta del poder, escribió: «El trono se asienta con frecuencia sobre la mierda».

Los países persiguen el poder. Afganistán lo justifica por el fundamentalismo, que dice: «Los estadounidenses son herejes, persiguen el poder material y esto es superfluo…». Los estadounidenses lo justifican por su defensa contra «el terrorismo». Ambos, al justificar su fuerza, su poder, se oponen al «otro».

Contra la lógica de la dominación está la lógica del humanismo, la lógica de la no violencia, la lógica de la paz. Ésta es tildada muchas veces de ingenua, fuera de la realidad del mundo económico y material; pero es precisamente por esta realidad material y estos intereses económico-políticos que es necesario acceder, ir al ámbito del humanismo, al ámbito de los valores y de la ética.

Ya lo decía Hobbes en el siglo XVIII: «Homo, hominis lupus», el hombre es el lobo del hombre.

Si nos quedamos en lo estrictamente material, en lo animal, viviremos solamente en el reino de la selva y sus leyes. Si accedemos al ámbito humano en sí mismo, hablaremos de crear pactos, conciliaciones, tratados.

A través del lenguaje el hombre se comunica; a través de la fuerza se separa y se destruye. Existe el lenguaje del perdón, del amor y la conciliación. Habría que recordar la veta pacifísta de nuestra cultura, la propuesta pacificadora del cristianismo, la actitud de un Gandhi frente a la dominación y la violencia inglesa.

¿ Acaso sería una respuesta ineficaz en el mundo del poder ? O tal vez sería mucho más eficaz que cualquier pérdida de la vida de un solo ser humano sobre la Tierra.


EL OBSERVADOR 332-4

[SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PANTALLA CHICA

Deja de comprar si el anuncio ofende
Grupo Inter Mirifica

Cuando uno prende la televisión y ve el anuncio comercial de un refresco en el cual un depravado sexual o desequilibrado mental asusta a dos viejecitas que hacen lo mismo, y escucha: «La diferencia que nos une», no puede más que sentir náusea, pensar: «¡Qué bajo han caído!», y responder con enojo dejando de comprar ese producto, ya que, aun cuando la compañía publicitaria logre una fijación del anuncio en miles de mentes, la empresa corrió el riesgo de convertirse en un refresco no deseado porque plantea, patéticamente, la premisa de que nuestra sociedad está perdida, enferma, y que esta ausencia de valores es la que nos une: el morbo, la vulgaridad, la violación de los derechos humanos. Televisa también se equivoca al permitir este tipo de anuncios que corrompen, que traen a la mesa, al cuarto de la tele o a la recámara de millones de mexicanos una escena vergonzante que proponen se recuerde o se realice.

Tú puedes mostrar tu descontento dejando de comprar un producto que ofende a la sociedad con su campaña publicitaria. Llama a la televisora y anímalos a que nos den lo mejor, no lo peor.

EL OBSERVADOR 332-5

[SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


Responsabilidad social

Por Santiago Norte

Me ha sorprendido que la revista EXPANSIÓN –revista quincenal de negocios—haya realizado una investigación sobre la responsabilidad social de los medios de comunicación. En verdad hacía falta, para calibrar la percepción del público sobre lo que ayudan (o no ayudan) los medios a la sociedad que los alberga (y los ha entronizado).

Desde luego, se trata de una encuesta de las llamadas de primer contacto. Apenas si se atisba la realidad de unos medios como los mexicanos, afincados, la mayoría, en la “lógica” del siglo diecinueve de que lo importante era vender como fuera, a quien fuera y al precio mejor para los intereses de la empresa. Estamos vislumbrando las tripas de un sector cuya distancia con la sociedad aterra.

El noticiario Monitor –que conduce el muy reputado comunicador José Gutiérrez Vivó—y la Red de noticias y servicios imbricada con Organización Radio Centro, se llevan el primer lugar con mil 400 puntos. Esto significa que la encuesta tuvo como base el Distrito Federal y el área metropolitana, porque Monitor ha sido un servicio inestimable a los capitalinos y sus aledaños en lo que se refiere a la monstruosa situación vial en la que superviven. Al margen de otros servicios (como la ayuda psicológica, la legal, la educativa), la Red Vial ha sido la insignia de este noticiario, indudable líder en el centro del país.

En segundo lugar, con 900 puntos, aparece el periódico Reforma. La atención que ha puesto el grupo dirigido por los Junco De la Vega en aspectos sociales y de servicio le ha granjeado un lugar que no ocupan, ni de lejos, los otros periódicos de tirada nacional. De nuevo, el tirón es del Distrito Federal, pues buena parte de los servicios de Reforma se concentran en la gran urbe: pero tiene una sección, “Con-tacto”, pionera en la difusión y la vinculación de uno de los sectores que van a cambiar la composición social en el futuro: el sector voluntario.

Luego, en tercer sitio, se coloca TVAzteca. Creo que el peso de los 800 puntos que tiene el consorcio del Ajusco descansa en “A quien corresponda”, una serie diseñada para denunciar y responder a la normal indefensión de los ciudadanos contra abusos, torpezas y corruptelas de las autoridades en el país. Este programa sí tiene un carácter nacional y es referencia obligatoria al momento de que el público desea obtener un espacio de masas para colocar una queja. Y es efectivo, me parece. O, cuando menos, lo es como para saldar las cuentas del irresponsable resto de programación que exhibe TV Azteca en sus cadenas 7 y 13.

¿Qué dónde anda Televisa? Muy bajo, con 400 puntos, que contrastan, por ejemplo, con los 700 de CNI Canal 40, o con los 600 del Grupo Imagen, de muy reciente andadura, soportado por la intensa actividad, la frenética actividad en el país, de Pedro Ferriz de Con. Quiere esto decir, con simpleza, que la gente en México ya está abriendo los ojos, y exigiendo más a aquellos a que les ha entregado, por vía del Estado, la concesión de los Medios de Comunicación Social.

Un paso importantísimo: el auditorio del país está dispuesto a premiar a las compañías que se portan bien y a voltearle la espalda a las que se portan mal con respecto al sufrimiento, a la pobreza, a la ignorancia, a la necesidad del grueso de la población mexicana. Ya comienzan, venturosamente, a pasar los tiempos aquellos en donde el circo, la engañifa, el gato de la dizque diversión (que substituía a la liebre de la acción social), eran tomados y vendidos como la esencia de los medios.

La gente se ha desperezado. Ha comprendido —con el 2 de julio del 2000— que es capaz de premiar y castigar de acuerdo a quien se burla o no de sus intereses, del ejercicio solidario, que constituye la base de los medios. Y lo está expresando primorosamente, en donde más duele a los mercaderes: en sus preferencias de audiencia y en sus preferencias de compra. La moraleja es clara: si en el futuro inmediato quieres tener presencia entre el público, invierte hoy en espacios solidarios: son los que van a dar de comer mañana a los medios. Seguro.

EL OBSERVADOR 332-6

[SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


LOS OJOS DE ARGOS

De tormentos y otros horrores
Por Diego García Bayardo

Una exposición de antiguos instrumentos de tortura, que estuvo por mucho tiempo en la ciudad de México, ha llegado a Querétaro y no se sabe a qué otras localidades exista la intención de llevarla. Contra toda costumbre local, mucho dinero se gastó en propaganda, pues las calles fueron tapizadas con grandes carteles a color con fotos de los artilugios de suplicio más llamativos. Como ya imaginará el lector, el morbo fue el mejor acicate para el público, de modo que quizá por primera vez en la historia de los museos queretanos, la gente hizo larga cola para entrar, a pesar de que la cuota de entrada no es muy económica que digamos.

Supongo que en nuestros tiempos se ha de ver muy mal que alguien critique una exposición, pues se cree que todo lo que esté en un museo, por el sólo hecho de estar ahí, debe ser considerado cultura, conocimiento, buen gusto o algo así. Pero si ese no es el caso para tanto adefesio que puebla los museos de arte moderno, menos lo es para una exposición del sadismo y la maldad. La verdad, esta colección podría ser muy visitable para historiadores y otros científicos sociales que pueden necesitar ver esos artefactos para describir y explicar las sociedades humanas, pero no es recomendable para el público en general. Algunos visitantes salen, y así lo dicen, “decepcionados, porque queríamos ver sangre y tripas”; otros acaban asqueados y molestos por lo degradante de la muestra. Pero lo peor es que no se pide siquiera que los visitantes tengan una edad adecuada para entrar a semejante cámara de los horrores. Los papás llevan alegremente a sus niños pequeños y hasta cometen la infamia de leerles de pe a pa el guión que describe detalladamente cada instrumento y cada tortura. ¿No es una escandalosa falta de sentido común? Pues muchísimos padres están haciendo eso cada día, y las autoridades estatales y municipales que auspician esta exposición no hacen nada por limitar el acceso a los menores. Por cierto, el guión museográfico es tendencioso, con un aire anticatólico omnipresente y cierto matiz anti-masculino. Se ve que la autora es feminista del tipo radical. El Museo de la Ciudad, ya bastante “quemado” por las actividades que organizaba para darketos y satanistas, las cuales causaron escándalo nacional, no va a mejorar su triste fama con esta exposición “de sádicos para masoquistas”, como bien dijo un pariente mío.

* * *

Una marejada de críticas le propinó la mayoría de los medios de comunicación al presidente Vicente Fox por haberse atrevido a cuestionarlos. Ante las declaraciones del mandatario de que estaba cansado de la sarta de babosadas que han dicho de él y su gobierno, los periodistas de infinidad de medios tacharon a Fox de intolerante, de incapaz de soportar otros puntos de vista, de grosero y de todo lo que se les ocurrió. Incluso algunos, tratando de asustar a la población, aseguraron con firmeza que el presidente, con su actitud, había amenazado la libertad de prensa y demostrado intenciones de conculcar la libertad de expresión en México.

Pienso que los periodistas deberían tener algo de autocrítica y reconocer que no han hecho su trabajo con plena objetividad y respeto. Muchos se han dedicado a ignorar todo el trabajo que hace el presidente y se concentran en publicar a voz en cuello cada equivocación o traspié que comete este hombre, como si para ser presidente fuera necesaria la perfección y la infalibilidad. Seguramente estos periodistas no cometen errores jamás y creen, inocentes, que todos deberíamos ser divinos, como ellos.

Por otra parte, y hablando ahora con toda seriedad, es necesario que los ciudadanos nos demos cuenta de que los medios no son imparciales; tienen diversas tendencias políticas y un negocio millonario que defender y capitalizar. Por eso no debe parecernos extraño que tantos medios, subordinados a ciertos partidos políticos, quieran hacernos creer que el presidente todo lo hace mal, que el país está al borde del desastre, que Fox es una amenaza para las libertades constitucionales y que los ciudadanos debemos quitarlo del poder y clamar, delirantes, por que nos venga a gobernar ese otro partido o aquel otro político redentor que sí sabe lo que nos conviene.

Los medios de comunicación son como los hombres que los hacen: rectos o torcidos, honestos o deshonestos, buenos o malos, así que no debemos creer la falacia de que toda publicación y todo periodista es, por definición, un celoso guardián de la verdad. Para nada. Así que la próxima vez que una legión de periodistas ladre enfurecida o escandalizada porque el presidente dijo tal cosa o movió un dedo de tal forma, no nos extrañemos. Sólo están cuidando el negocio.

EL OBSERVADOR 332-7

[SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


LOS DECÁLOGOS

Para leer un periódico
Por la Unión Católica de Informadores y Periodistas de España (UCIP-E)

1. Lo ideal es leer dos o más periódicos de tendencias contrarias, para poder contrastar y discernir con más elementos de juicio. Pero si usted sólo es lector de un periódico, elija habitualmente el mismo; aquel cuyo ideario le sea más afín y le agrade más el proyecto informativo que desarrolla. Esto es, el estilo, la selección y valoración de informaciones, la manera de titularlas, cómo las destaca, etcétera.

2. Tenga presente que la objetividad pura no existe. Idénticos hechos son publicados por cada periódico en función del ideario, y presentados según el proyecto o estilo propio del periódico.

3. Aceptando esa objetividad tendenciosa (dicho sin ánimo peyorativo) hay que distinguir qué es información y qué es opinión. Aquélla debe ser sólo eso, mera noticia, y hay que exigirle que ni oculte datos ni los desvirtúe. Cuando la información va acompañada de opinión, infórmese de quién firma, porque a la difícil objetividad hay que añadir la subjetividad de quien la escribe.

4. Un periódico bien hecho es aquel cuyo contenido puede captarse durante los diez minutos del desayuno. Haga esa primera observación mientras va seleccionando aquellos temas que leerá después con más detenimiento.

5. No se deje deslumbrar por los titulares de una noticia, pues no siempre reflejan sumariamente su contenido. Hay que leerla íntegramente antes de emitir un juicio. Si lo hace con espíritu crítico, podrá darse idea de la desinformación que puede padecer aquel que sólo es lector de titulares.

6. No olvide nunca que la letra impresa no es dogma de fe ni siquiera signo de veracidad. Los hechos han podido ocurrir de manera diferente a como se cuentan. Guárdese, por tanto, de toda información que no sea debidamente contrastada o no recoja la versión de todas las partes. Las noticias suelen ser incompletas en el momento de su publicación. Es necesario, pues, un seguimiento de las mismas en días sucesivos para disponer de más datos.

7. Los columnistas no son infalibles en sus observaciones. Léalos con espíritu crítico, con la intención de encontrar discrepancias con su propio criterio. Es un buen ejercicio para desarrollar la capacidad de análisis.

8. No desdeñe la lectura de los editoriales. Si se identifica de alguna manera con el ideario de su periódico, los editoriales le ayudarán en la formación de un criterio serio y fundamentado.

9. En los contenidos relativos a la religión o a la vida de la Iglesia, conviene acudir a las publicaciones o revistas especializadas, ya que, por lo general, salvo algunas excepciones, estas informaciones suelen ser en los periódicos menos objetivas que las demás, bien sea por ignorancia, ligereza o prejuicios.

10. Si en lo esencial está de acuerdo con su periódico, escríbale al director cuando encuentre algo que razonablemente él debería evitar. Muchos directores sueles ser muy sensibles a las críticas razonadas, sobre todo si son constructivas y afectuosas.

EL OBSERVADOR 332-8

[SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


En el modelaje, sin renunciar a los valores cristianos

En sus 23 años de pontificado, Juan Pablo II se ha sacado millones de fotos, pero nunca rodeado de preciosas modelos. Lo hizo hace poco para ofrecer una imagen diferente de mujer, contrapuesta a la «mujer-objeto» dominante en algunos ambientes.

Las muchachas que rodeaban al Papa son modelos de la asociación «Turris Eburnea», que viven en el mundo del espectáculo sin renunciar a los valores cristianos.

Esta organización, surgida en Turín, que se inspira en María, «Torre de Marfil», ofrece su testimonio a través de desfiles de moda y actividades artísticas.

Juan Pablo II felicitó a estas chicas por «la significativa actividad apostólica que desempeña su asociación a favor de la formación de la juventud». En particular, constató, es importante su testimonio «de cara a los problemas de la afectividad y de la preparación al matrimonio».

«Deseo que este testimonio traiga abundantes frutos espirituales en beneficio del pueblo de Dios», concluyó el vicario de Cristo.

En esta ocasión, las muchachas respondieron al Papa con una sonrisa que no era de circunstancias.

En los desfiles de «Turris Eburnea» las chicas ofrecen también su testimonio sobre el amor, dando una concepción de la mujer en la que la belleza exterior sea un reflejo de la interior. «No sólo se trata de desfiles de moda, sino también de ideas —aclaraba Elena, de 17 años—. No sólo ser maniquíes vacíos, sino mujeres que se enriquecen de valores para ser verdaderamente completas». (ZENIT)

EL OBSERVADOR 332-9

[SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


ALACENA
Morir en vida

Por Bruno Ferrari

Durante los últimos acontecimientos relacionados con la vulnerable paz del mundo y con la guerra que se está librando a gran escala contra un enemigo invisible del que no se sabe a ciencia cierta su ubicación, ni la proporción real de sus fuerzas, pero sí se intuye su peligrosidad, el tema de la vida y la muerte cobra poco a poco una mayor relevancia.

Desgraciadamente cuando se piensa en esto, y en especial ahora, debemos pensar en el enemigo poniéndole un rostro, un nombre, una afiliación, una nacionalidad; pero esto no es posible. Tantas escenas de Hollywood en las que se ve cómo vuelan en pedazos los objetivos bombardeados por los aviones de guerra nos hacen olvidar a nuestros otros enemigos, a los que siempre han estado y estarán presentes, a los que nos acechan y nos contaminan de una forma más certera y letal que cualquier arma química o biológica. No me refiero al cada vez más popular ántrax, ni al gas mostaza, ni a ninguna de estas horribles atrocidades que cada vez quitan más el sueño al mundo. Me refiero a esos enemigos sin rostro, sin nombre, sin credo ni nacionalidad. Me refiero más bien a la indiferencia, a la mediocridad, al conformismo, a la negatividad, al abandono. En fin, son muchos los enemigos y, sin embargo, en esta verdadera psicosis colectiva los hemos olvidado como si negáramos su existencia, como si no cobraran víctimas. Pero allí están, más presentes que nunca, mutilándonos, acabando poco a poco con nuestra capacidad y nuestra fuerza, con nuestra habilidad para transformar a un mundo cada vez más confundido e injusto.

En esta guerra no se pierden las extremidades, ni se lastima físicamente a nuestro cuerpo, pero se hiere mortalmente a nuestra voluntad. Nuestro carácter agoniza. Nos convertimos en muertos vivos, en zombies que caminamos por la vida sin rumbo ni destino, sin una misión, sin un objetivo. No perdemos la vida, pero sí dejamos de aprovecharla. Seguimos viviendo físicamente, pero caemos muertos en nuestro interior. Lo más dramático en toda esta guerra es que somos víctimas del enemigo las más de las veces sin siquiera luchar en la batalla. Somos como los soldados de plomo con los que jugábamos de niños, que tenían todas las armas y toda la vestimenta necesaria, pero que no podían moverse y esperaban impávidos a que la liga o la canica que les arrojábamos los derribara de sus estratégicas posiciones.

Hace algunos años tuve la oportunidad de participar en la Universidad Antoniana en un interesante congreso sobre demonología. Aún recuerdo que algunas de las ponencias presentadas por el Dr. Balduci hablaban sobre la negación del demonio, argumentando que por primera vez se discutía entre algunos “teólogos”, al margen del Magisterio de la Iglesia, la existencia de Satanás.

Esto, desde luego, presentaba un creciente fenómeno de posesiones, y éstas se atribuían precisamente a dicha negación. Pues bien, tomando las debidas proporciones, creo que algo semejante nos está ocurriendo: no nos damos cuenta o, más bien, pretendemos ignorar algo que nos molesta y por ello decidimos no enfrentar siquiera al enemigo. Le dejamos la puerta abierta, le entregamos incluso lo más valioso que tenemos, lo que más amamos, nuestra propia voluntad de amar verdaderamente. Nos dejamos impregnar por él, y no sólo nos convertimos en sus víctimas, sino que incluso nos hacemos sus aliados.

¡Qué triste perder una guerra en la que ni siquiera se lucha, en la que ni siquiera se tiene certeza de que se pusieron todos los elementos necesarios para alcanzar la victoria! Ojalá que no sea demasiado tarde. Ojalá que aún pudiéramos abrir los ojos para ver más allá de un televisor o una revista.

bferrari@infosel.net.mx

EL OBSERVADOR 332-10

[SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


INTIMIDADES –LOS JÓVENES NOS CUENTAN-

Novio de una muchacha alcohólica
Por Yusi Cervantes Leyzaola

PREGUNTA:
Tengo un amigo que me pide ayuda sobre su novia. Ella terminó una relación con un tipo que la maltrataba, físicamente y moralmente, e inició una relación con mi amigo. Él y su novia no faltan a cuanta fiesta se les presenta, siempre y cuando haya vino de por medio. Ella va por que le gusta tomar, pero pierde el control siempre y termina diciéndole a él que la deje. Él asiste para no dejarla sola, pero ya esta cansado de hacerlo, porque él constantemente le reprocha su actitud, y fluyen las palabras de: «si me quieres, deja de tomar»; «si me quieres, deja de comportarte así». Ella no le hace caso, pero no deja de tomar tampoco. Ella tiene 27 años, trabaja, casi no tiene amigas, y las que tiene son de ese ambiente que le menciono. Su familia está completa; me refiero a que vive con su papá y su mamá.

La familia de ella le pide a mi amigo que la ayude a salir de eso, pero ya no está en sus manos. Él dice que quiere dejarla, pero teme que alguien más la dañe, como su novio anterior. De hecho, con el anterior no asistía a esas fiestas, pero comenzó a tomar cuando terminaron. Agradezco muchísimo su repuesta ya que muchos pueden encontrarse en una situación similar.


RESPUESTA:
Tienes razón, muchas personas se encuentran en situaciones similares, por no decir casi idénticas: el suplicar al alcohólico que deje de tomar, exigirlo, enojarse con él, cuidarlo, reparar sus errores, dar la cara por él, disimular... Todas estas son situaciones conocidas para quienes conviven con un alcohólico. Son conductas frecuentes en quienes quieren ayudar al alcohólico, pero casi siempre ineficaces.

Como supones a estas alturas, esta historia que me cuentas me parece un caso evidente de alcoholismo.

Hay que entender que el alcoholismo es una enfermedad. Rogar y suplicar al alcohólico que no beba casi nunca sirve de nada. Los buenos propósitos del alcohólico y el esfuerzo de su voluntad, tampoco. Las experiencia de los alcohólicos que se han recuperado es que el primer paso es declararse impotente frente al alcohol y poner la vida en manos de Dios. Tienen que declararse derrotados y luego seguir un programa de vida donde la parte espiritual es fundamental.

Sugiérele a tu amigo que acuda a los grupos de Al-anón, que son precisamente para familiares y amigos de alcohólicos. El alcoholismo afecta no solamente al alcohólico, sino a todo su entorno, especialmente a quienes más quieren al enfermo. En estos grupos él puede encontrar información, apoyo y sugerencias para tratar con el problema, además de un programa de vida.

Quienes se vinculan con un alcohólico deben preguntarse qué pasa con ellos mismos, por qué eligen a una pareja con estos problemas. Otros puntos importantes son los del tipo de relación que establecen, cómo manejan el poder, por ejemplo, la comunicación, los sentimientos de culpa y, en forma muy especial, la dependencia. Muchas parejas de alcohólicos tienen un problema de codependencia. Tu amigo necesita analizar todo esto. Si tu amigo verdaderamente quiere a su novia, debe él mismo informarse acerca de esta enfermedad y de platicar con ella al respecto. Puede pedirle que acuda a un grupo de Alcohólicos Anónimos, aunque esto solamente da resultado si ella va por propia convicción.

En ocasiones, la mejor ayuda es la más drástica: abandonar al alcohólico. Son muchos los que han empezado su proceso de recuperación después de un golpe así. Pero ésta es una decisión delicada y difícil de llevar a cabo. Aunque en el caso de tu amigo, como son apenas novios, puede ser más sencillo decidirlo. Lo que definitivamente no debe hacer es quedarse por lástima. Si continúa con el noviazgo, que sea porque la ama y está verdaderamente con ella.

La psicóloga Cervantes responderá las preguntas que se le envíen a El Observador.

EL OBSERVADOR 332-11

[SUMARIO] [INICIO]


PINCELADAS

El difícil camino del amor
Justo López Melús *

En los conflictos entre hermanos, no invocar sólo la verdad y la justicia; nos inmovilizarían. Aunque vea con claridad que un hermano se equivoca, no quiero invocar la razón ni la justicia, sino que emprendo el difícil camino del amor. Si no, no se supera el dilema: a mis razones él opondrá las suyas indefinidamente.

Jesús superó la justicia con el amor, venció la verdad con el sacrificio de sí mismo. Frente a los pecadores no negó la verdad, pero no se detuvo en ella, la superó.

Muriendo en la cruz, Jesús cierra el capítulo de la justicia sola, e instaura el de la misericordia.

No podemos tirar ya piedras —ni la primera ni la última— a la pecadora, sino perdonar como Jesús.

EL OBSERVADOR 332-12

[SUMARIO] [INICIO]

 

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006