El Observador de la Actualidad

 

Periodismo católico para la familia de hoy

3 de marzo de 2002 No. 347

SUMARIO

bullet ¿Para qué san Juan Dieguito?
bulletGran Hermano, reto para la familia
bulletNUESTRO PAÍS - La historia del protestante que perdió una alcaldía por decirse católico
bulletCOMUNICACIÓN - Denigran la cruz de Cristo en un afiche para la película "Amén"
bulletCRÍTICA DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN - Un enorme país de juguetes
bulletPICADURA LETRÍSTICA - De colosal estatura
bulletTESTIMONIO - Del campo nazi de Dachau a la aldea de los leprosos en India
bulletTEMAS DE HOY - Rescate del patrimonio
bulletDILEMAS ÉTICOS - Se nos acabó el veinte
bulletMUJERES EN EL MUNDO - Papá serrucha y mamá… cose
bulletINTIMIDADES -LOS JÓVENES NOS CUENTAN- Sexualidad
bulletPINCELADAS - No quiso denunciarlo

[SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

¿Para qué san Juan Dieguito?
Por Jaime Septién

El arzobispo emérito de San Luis Potosí y encargado de las causas de los santos, monseñor Arturo Szymanski, suele decirme: «no preguntes por qué suceden las cosas, sino para qué suceden». Preguntar para qué, es introducir a Dios en nuestra vida personal. Y en lo que respecta a la marcha del mundo, es encontrar en ésta la historia de la salvación. De modo que no es ocioso preguntar para qué el Papa va a canonizar a Juan Dieguito el próximo 30 de julio en México. Sabido es que Su Santidad Juan Pablo ll gusta de canonizar héroes de la fe, pero con destinatarios muy concretos. En este caso son los cerca de 60 millones de indígenas que habitan nuestra América Latina, 10 de ellos en el territorio mexicano. Juan Dieguito fue el intermediario de la Virgen de Guadalupe para llevar el mensaje de amor a los naturales de las tierras apenas conquistadas por la corona española. Ahora servirá de intercesor ante Dios para todas las peticiones de fe de sus hermanos indígenas y de los que vivimos en este subcontinente.

¿Tienen utilidad los santos? Yo creo que sí y mucha. No se me puede quitar de la cabeza que la canonización de los mártires mexicanos en mayo de dos mil trajo como bendición a nuestra Patria la fiesta ciudadana de la democracia del 2 de julio de ese año. Que esa fiesta se haya aguado es obra de los hombres, no de los mártires que dieron su sangre por Cristo Rey del Universo y por una nación que creían (y que es) privilegiada por su amor y protección. Juan Dieguito servirá, pues, como un ejemplo maravilloso -desde la inocencia- de donación al mensaje de Dios y de disposición al amor para propagarlo; pero, por encima de todo, servirá para que los mexicanos sepamos saldar, de una vez y para siempre, la enorme y lacerante deuda que tenemos con nuestros hermanos indígenas, sometidos hoy al aislamiento más despiadado del desarrollo, a las condiciones de pobreza más brutales, al despojo, la ignorancia y, lo que es peor: a la cruel indiferencia nuestra, a aquella que aplicamos cada día al ver a una madre indígena en el crucero y arrojarle, desde la burbuja de nuestra comodidad automotora unas cuantas monedas: migajas de corazón entumecido.

La humildad de Juan Dieguito, dice mi esposa Maité, fue la tierra fértil de la promesa de Cristo de quedarse entre los más sencillos. La Gracia de la santidad los ha elevado a los altares, a él como a Santa María Goretti, Santa Bernardita, los pastores de Fátima… Agrega Maité su condición de difusor del amor de Cristo a los más pobres. Ver a las miríadas de humillados y ofendidos hincarse frente al ayate de la Basílica, contemplar su rostro colmado de amor es parte del milagro. Y el iniciador de este grandísimo suceso, al menos como parte humana, lo fue Juan Dieguito. Su canonización exalta a los sin nada. Los vuelve a poner en el sitio del Padre, pues en ellos se quedó a morar Cristo con nosotros. Y el que no vea la urgencia de la justicia a los indígenas en santo Juan Dieguito, mis respetos, pero está completa, absoluta, totalmente -como dicen nuestros exvotos populares-ciego de sus ojos.
Juan Diego, ¿cuándo?

La fecha de la cononización fue fijada este 26 de febrero de 2002, a las 12 del mediodía, hora de Roma en un consistorio de cardenales, reunido en el Vaticano y presidido por Juan Pablo II, en el que también se fijaron las ceremonias en la que serán canonizados otros ocho beatos, entre ellos los españoles Alonso de Orozco y Josemaría Escrivá de Balaguer, y el famoso fraile capuchino italiano Padre Pío de Pieltrecina.

Ese mismo día la Nunciatura Apostólica en México se complació en comunicar lo siguiente:
«El Santo Padre Juan Pablo II realizará un Viaje Apostólico a Ciudad de México para la Beatificación de los Mártires Juan Bautista y Jacinto de los Ángeles y para la Canonización del Beato Juan Diego Cuautlatoatzin, del 29 al 31 de julio próximo».

 

EL OBSERVADOR 347-1

[SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


Gran Hermano, reto para la familia
EL OBSERVADOR/ Redacción

Al menos 27 empresas, 15 universidades y un abultado número de organizaciones sociales, representantes de usuarios, han manifestado su preocupación por la emisión, a partir de hoy 3 de marzo, de la serie denominada Gran Hermano, que a través del Canal 5, el sistema de televisión satelital Sky y la red de internet, trasmitirá el consorcio Televisa.

La punta de lanza del boicot publicitario promovido por empresas como Allen, Bancomer, Banamex, Bimbo, Cafemex, Gigante, Quacker State, Recubre, Pepsi, Sabritas y Colgate, la ha ocupado la asociación "A favor de lo mejor". Podrían llegar a ser 40 más las compañías que no van a publicitar sus productos en los espacios que ocupe la trasmisión del programa.
"A favor de lo Mejor" reúne a tres mil instituciones civiles, educativas, religiosas y empresariales, así como a medios de comunicación como EL OBSERVADOR. Para "A favor de lo mejor" la serie Gran Hermano viola artículos de la Ley Federal de Radio y Televisión, además de que atenta contra la dignidad humana de los concursantes como de los espectadores.

Intimidad irrenunciable.- Por otro lado, universidades como La Salle, la del Valle de México, la del Mayab, el IEST (Tamaulipas) o la Vasco de Quiroga, mostraron su inconformidad en un desplegado público en el que condenan "la utilización burda de la intimidad como recurso de entretenimiento" y "la explotación de la curiosidad morbosa con fines comerciales". De acuerdo con su comunicado, los directores y responsables de 15 universidades del país, "el derecho a la intimidad es irrenunciable aunque haya quien esté dispuesto a recibir dinero por prestarse al espectáculo".

En el mismo orden de ideas, el Movimiento Ecologista Mexicano demandó al grupo Televisa a que restrinja la trasmisión del programa al considerarlo como un mecanismo de contaminación para la familia, las personas, la mente, las costumbres y las tradiciones. Según este Movimiento, "programas como Big Brother son inconvenientes en etapas en que una sociedad asume situaciones de criminalidad, drogadicción, violencia y homosexualidad, dado que permite reforzar actitudes de violencia".

El control en nuestras manos.- Especialistas consultados por EL OBSERVADOR coinciden en señalar el peligro para los usuarios, sobre todo para los niños y los jóvenes, de verse expuestos a las escenas de este programa (según se ha desprendido de las trasmisiones en Argentina o España). Han insistido en anteponer los intereses de formación de los padres de familia a los intereses comerciales de Televisa. Un control eficaz y doloroso para Televisa y las compañías publicitarias es que cada familia decida no adquirir los productos que se anunciarán patrocinando Gran Hermano.

EL OBSERVADOR 347-2

[SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


NUESTRO PAÍS
La historia del protestante que perdió una alcaldía por decirse católico
Esto ocurrió el mes pasado, pero, ahora que las cosas están más claras, vale la pena mirar un poco en torno al caso del municipio de Zacatelco, del estado de México.

La mentira de un candidato evangélico, Fulgencio Torres Tizatl, le costó el triunfo en la alcaldía. El que ahora podría ser el presidente municipal del lugar se hizo pasar por católico para ganar las elecciones, ya que más del 93% de la población del lugar es católica. Y consiguió su objetivo.

Sin embargo, fue tanto su alarde de una supuesta «militancia católica», que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación anuló los resultados de las elecciones al concluir -en un fallo que sorprendió a la misma Iglesia- una «acción ilícita» del clero local en la campaña.

El padre Adrián Gutiérrez, por ejemplo, cuenta que durante la época de campañas salió del templo de Santa Inés y vio en las paredes de los costados mantas que decían: «La comunidad católica agradece el apoyo brindado a Fulgencio Torres Tizatl», firmadas por «todas las parroquias de Zacatelco». Frente a esta mentira, el párroco comentó que «en Zacatelco sólo hay una parroquia, que es ésta, por eso supe que eso lo escribió alguien que no conoce de religión».

Tras la anulación de los resultados, Fulgencio Torres se «convirtió» en evangélico y refutó todas las acusaciones sobre el supuesto apoyo de la Iglesia católica. (ACI)

 

EL OBSERVADOR 347-3

[SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


COMUNICACIÓN
Denigran la cruz de Cristo en un afiche para la película "Amén"
Se acusa a la Iglesia de nazismo uniendo la cruz cristiana con la gamada


El presidente de la Conferencia Episcopal de Francia calificó el cartel publicitario de la película Amén, de Costantin Costa Gavras, como «inaceptable».

El anuncio presenta una cruz cristiana que se alarga hasta transformarse en una cruz gamada. «La amalgama entre las dos cruces es explícita», denuncia en un comunicado de prensa, el arzobispo de Burdeos, Jean-Pierre Ricard.

Junto a la cruz, aparecen los dos personajes principales del largometraje: un oficial nazi y un sacerdote católico.

La película de Costa Gavras, que fue presentada en el Festival de Berlín, constituye una adaptación al cine de la obra de teatro El vicario, del alemán Rolf Hochhuth, que sin ninguna justificación histórica acusaba a Pío XII de colaboracionismo con sus «silencios».

«Independientemente de la interpretación histórica que pueda darse al papel de la Iglesia y del Vaticano durante la segunda guerra mundial, la superposición de la cruz cristiana y de la cruz nazi crea una identificación intolerable del símbolo de la fe de los cristianos con el de la barbarie nazi», afirma el arzobispo.

«Alterar de su sentido los símbolos de la fe de tantos hombres y mujeres es una falta de respeto inaceptable», afirma el presidente del episcopado galo.

«Para los cristianos la cruz es el lugar fundador en el que Jesús reveló el rostro del amor que va hasta dar la vida -añade monseñor Ricard-. Está en oposición absoluta y radical con la cruz nazi, que es la negación misma de toda humanidad».

Por su parte, diez personalidades de la comunidad judía de Francia han firmado una petición en el semanario La Vie para sumarse a la denuncia del cartel de la película.

«Sin pronunciarnos sobre la película de Costa Gavras, que la mayoría de nosotros todavía no hemos visto, comprendemos la fuerte emoción experimentada por el mundo católico a causa del cartel de Olivieiro Toscani», indica el texto. Y añade: «Afirmamos sin ambigüedad nuestro apego a la libertad de expresión. Pero consideramos como algo malsano esta amalgama entre el emblema nazi y un símbolo religioso».
(Fuente: ZENIT)

 

EL OBSERVADOR 347-4

[SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


CRÍTICA DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Un enorme país de juguetes
Por Santiago Norte

A casi medio año de haberse producido el ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001, las secuelas no concluyen. Sobre todo entre los estadounidenses. Siguen enfrascados en una lucha interior por definir su papel en el mundo. Han encontrado que la seguridad, de la que tanto alardeaban, es vulnerable. Han encontrado que la violencia, que tantos dividendos ha dado a su televisión y a su industria cinematográfica, es real. Y produce muerte. Y que esa muerte puede visitar Manhattan o El Pentágono. El novelista estadounidense y judío Saul Bellow ha descrito, en una sola frase, las características de este debate interior, producto de una incapacidad congénita de sus conciudadanos de darse cuenta de la realidad: «Creo que los estadounidenses deben comenzar a pensar seriamente en sus propias posiciones y en el papel que desempeñan en el mundo. Estados Unidos es un enorme país de juguetes, habitado por niños viciosos que creen que pueden seguir jugando toda la vida».

En efecto, la gran industria del entretenimiento les ha comido, por así decirlo, el sentido de la seriedad de la vida. Les ha vendido el sucedáneo de la vida que es el ocio generalizado. Son los «señoritos satisfechos» que decía José Ortega y Gasset; una suerte de muchachotes sin oficio ni beneficio, hartos de estar hartos, niños-adultos y adultos-niños, ávidos de «experiencias», obsesionados por la sexualidad y por lo rabiosamente nuevo, por lo último, por el abismo vacío de coleccionar cosas.

Bellow agrega una frase lapidaria, digna de ser escolio del Homo videns de Giovanni Sartori: «Más que el terrorismo, el verdadero peligro para nuestra sociedad y democracia estriba hoy en esta apatía y superficialidad generalizadas». El socavamiento de una sociedad que ha alcanzado los mejores niveles de bienestar que el hombre haya alcanzado en su historia no procederá de una pandilla de fanáticos comandada por Osama Ben Laden, sino por una cantidad ingente de productos anunciados por la televisión como aquellos que pueden devolverle a la vida su «chispa»» su interés, su excitante condición de sangre que bulle. El principal enemigo de Bush y su tropa es el bostezo. La energía del estadounidense medio no está puesta en otra cosa sino en la adquisición de bienes de consumo. La sustitución del ser por el tener ha tomado carta de ciudadanía en un país que tiene 45% de la población con problemas muy serios de obesidad y que dedica cuatro horas diarias en promedio por ciudadano a ver la televisión. Y el problema de esta «orgía consumista», como la llama Bellow, no es otro que la incapacidad del ciudadano de saber lo que pasa y por qué pasa. Ya no digamos allende las fronteras de Estados Unidos, sino dentro de las mismas.

El país de juguetes tiene, por lo demás, consecuencias nefastas en la vida de la Tierra. Sus decisiones sobre política exterior, condicionadas por el «se busca, vivo o muerto» de las películas del oeste, han acarreado a la humanidad un peligro inminente: el que se desate una guerra de proporciones inmensas, en la que se aproveche para destruir a todos los «malos» de la faz de la Tierra. Con independencia de que esos «malos» sólo existan en la mentalidad de los guionistas de Hollywood y en la de los ciudadanos y las autoridades de una nación que lleva años olvidándose de lo esencial y apostando por la puerilidad como forma de coexistencia.

Si alguna consecuencia positiva debe tener el 11-S en la conciencia de los Estados Unidos, piensa Bellow, será la de que «el tono general del país se torne más serio… induciendo a la gente a interesarse por los problemas reales». El problema es que la industria del entretenimiento y del consumo de masas no está capacitada para conducirse ni en la seriedad ni en los problemas reales.

 

EL OBSERVADOR 347-5

[SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

PICADURA LETRÍSTICA

De colosal estatura
Por J. Jesús García y García

«La obra de los genios es lo sobrehumano fluyendo del hombre».
VICTOR HUGO

Si pretendiéramos formar una selección de los diez individuos que mejor representen al genio humano a lo largo de la historia por su notoriedad en la ciencia, en las artes, en la filosofía, en la filantropía, etc., sería difícil el consenso para designar a ocho o nueve componentes del conjunto, pero tal vez no hubiera discrepancia alguna en que uno de los lugares fuera ocupado por Leonardo da Vinci.

Me adelanto a celebrar los quinientos cincuenta años de este personaje símbolo y mito del Renacimiento italiano. La venida al mundo de Leonardo di ser Piero ocurrió en circunstancias de bastardía en Vinci, el 15 de abril de 1452, cerca de Florencia, Italia, y su muerte, en Amboise, Francia, el 2 de mayo de 1519.

A la verdad no sé si hay hipérbole en este párrafo que transcribo de una semblanza: «Si alguien preguntara: '¿Qué hacía Leonardo da Vinci?', la respuesta sería sencillísima: 'todo'». Porque, en verdad, esta figura gigante dio pruebas de su genio en todas las ciencias, en todas las ramas del saber. Su fantasía era inagotable, con alcances casi de «ciencia ficción». Supo vislumbrar el futuro y así anticipó en siglos los progresos de la inteligencia humana. No por nada en su patria le dedicaron, en ocasión de su quinto centenario, el Museo Nacional de la Ciencia y de la Técnica.

A sus treinta años de edad, da Vinci le escribió a Ludovico Sforza, «el Moro», duque de Milán, solicitando un empleo. Se recomendaba a sí mismo como inventor de máquinas de guerra, fabricante de puentes portátiles y carros de asalto e ingeniero conocedor de la ciencia de la artillería y los sitios. Añadía en una posdata: «puedo hacer esculturas en mármol, bronce o terracota, y además pinto tan bien como cualquiera, sea el que fuese». Y buenas pruebas supo dar de que su capacidad sostenía su dicho.

Teniéndolo todo a su favor en lo intelectual, Leonardo gozó, además, de la admiración de sus contemporáneos, admiración que se extendió hasta la apariencia física, ya que fue descrito por gente que lo conoció como «el hombre más bello que vivió jamás» (pero esta cualidad para nada asoma en su Autorretrato). También se cuenta de él que tenía una mano sobremanera fina, de modo que los dibujos más precisos y delicados de estudios anatómicos que poseemos aún hoy, a él se deben; mas también se dice que cuando quería lograba romper una herradura con aquella mano tan delicada. Por lo demás, su mente científica no ponía en entredicho la ternura de su corazón: era capaz de disecar a un animal con objetiva frialdad, pero amaba a las criaturitas vivas. Le ofendía ver a los pájaros enjaulados y por ello los compraba en las calles de Florencia para luego soltarlos.

Apenas alcanza el espacio de este artículo para mencionar unas pocas de las innumerables y multidisciplinarias obras de Leonardo da Vinci: reveló su genio mecánico en diseños arquitectónicos y proyectos de ingeniería; aplicó sus talentos a la fabricación de máquinas bélicas para las muchas guerras que se libraban en Italia; construyó canales y proyectó un vasto sistema de irrigación; hizo planos para la catedral de Milán; organizó la academia milanesa, en la que escribió estudios sobre óptica, perspectiva, anatomía y proporciones que fueron publicados por primera vez en París, en 1551, con el título de Tratado de pintura; descubrió los principios básicos para la construcción del helicóptero. Durante muchos años permanecieron sus apuntes técnicos sin descifrar porque fueron escritos con la mano izquierda de revés y de derecha a izquierda.

En el arte pictórico basta mencionar a da Vinci como autor del retrato más célebre de la Tierra, La Gioconda o Mona Lisa, tan codiciado que en más de una vez ha sufrido atentados de robo, y el celebérrimo mural La Ultima Cena.

Las cenizas de Leonardo fueron dispersadas durante las Guerras de Religión, y su sepultura ha desaparecido.

Algunos hombres son aptos para la excelsitud. Situado -con otros- en la cúspide del género humano, da Vinci nos enseña que nadie que posea talentos debe desperdiciarlos. Alguien dirá que nada puede uno hacer si no se le proporcionan los medios y que éstos son escasos por naturaleza. Pero por sí sola la falta de recursos no es una exculpante definitiva. Dice Ferdinand Bruckner: «El genio nunca puede crear nada en medio de la abundancia. Tiene que hallarse en la estrechez, en la desesperación. Y, mejor aún, a punto de reventar».

 

EL OBSERVADOR 347-6

[SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


TESTIMONIO
Del campo nazi de Dachau a la aldea de los leprosos en India
Proponen al misionero verbita polaco Zelazek para el Nobel de la Paz
Por Jesús Colina / Roma

En el Palacio de Congresos de Varsovia fue anunciada el pasado 30 de enero la candidatura al premio Nobel de la Paz del misionero polaco Marian Zelazek.

La propuesta, presentada por un grupo de laicos, fue apoyada por muchos políticos, tanto de India como de Europa, científicos y gente de cultura, entre ellos dos premios Nobel polacos, Czeslaw Milosz y Wieslawa Szymborska.

El padre Marian ha recibido con sorpresa la noticia de su candidatura, que en la intención de los promotores sería un reconocimiento al trabajo de todos los misioneros dedicados a la lucha contra la lepra y al diálogo entre religiones y culturas.

El padre Marian Zelazek, misionero del Verbo Divino, nació el 30 de enero de 1918. Su decisión de hacerse sacerdote cristalizó durante su educación escolar y en el seminario poco antes de la segunda guerra mundial.

Estuvo cinco años en el campo de concentración nazi de Dachau. Sobrevivió a pesar del trato brutal gracias a su determinación de ser sacerdote. Una experiencia que no le amargó sino que le hizo profundizar en su fe, en la dignidad de cada ser humano, y desear hacer un mundo bueno siendo él bueno. Cuando terminó la guerra, completó su educación en Roma y, tras su ordenación sacerdotal en 1948, se fue como misionero a India.

Durante los primeros 25 años de su estancia en India se dedicó a la educación de los aborígenes adivasi. Desde 1975 hasta hoy ha trabajado en Orissa, en la ciudad de Puri, que es uno de los lugares santos de los hindúes. En la periferia de esa localidad organizó una colonia de leprosos que constituye el trabajo de su vida, lleno de amor por éstos.

La colonia crece incesantemente y actualmente tiene 600 habitantes permanentes, en su mayoría pacientes en tratamiento. Este centro de acogida les ofrece casa, comida y ropa y acoge también a sus familiares. Los que quieren pueden trabajar.

Los niños reciben un cuidado especial. Junto a la colonia hay una escuela para los hijos de los leprosos. Entre los profesores hay leprosos que se han curado. La escuela tiene sus propios dormitorios y campos de juego porque el padre Zelazek piensa que los niños no deben vivir entre gente enferma y no deben sentirse inferiores a los demás niños.

El padre Zelazek busca en todo el mundo padres adoptivos a distancia para financiar la educación de estos niños.

La colonia tiene su propio hospital y una clínica dental, así como una fábrica textil, una sastrería y una tienda de ropa. Mantiene su propia huerta y una granja de pollos que producen lo necesario para mantener a los miembros de la colonia y un extra para vender en el mercado.

Pero el padre Zelazek no trabaja sólo en la colonia. Ha organizado a los habitantes de la aldea cercana para construir un dique y proteger sus casas y campos de las inundaciones.
En su labor el padre Zelazek se ha abstenido escrupulosamente del proselitismo, prefiriendo mejor ser un testigo viviente de los valores del Evangelio.

Ha construido un templo en medio de la ciudad, que le ha atraído, sin embargo, las críticas de los fundamentalistas de «proselitismo». Junto al templo ha construido una librería y un centro de diálogo interreligioso.

 

EL OBSERVADOR 347-7

[SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


TEMAS DE HOY

Rescate del patrimonio
Por el Pbro. Prisciliano Hernández Chávez, ORC
TEMAS DE HOY

Rescate del patrimonio
Por el Pbro. Prisciliano Hernández Chávez, ORC

En el oráculo de Delfos se leía esta leyenda recordada por Sócrates: «Conócete a ti mismo». Ése es el camino que ha iniciado el ser humano para desentrañar su propio misterio; no sólo es tarea de unos cuantos privilegiados sino ha sido labor de todos, de todos los tiempos, de todas las tendencias, filosofías y religiones. Conócete a ti mismo. Desde la comprensión inmediata de las cosas, desde la introspección y desde todo método analítico o sintético, el imperativo está ahí. Es insoslayable. Del desconocimiento de sí mismo pueden ocurrir fracasos en la vida personal, familiar, social o cultural. A veces la ciencia, la tecnología el humanismo y la fe se disocian de tal manera que no ofrecen una visión armónica e introducen al ser humano en la atomización de posturas o en la sinrazón de la existencia. Si sólo se percibe la dialéctica de la materia o la lucha interior de un mundo irracional o el evanescente fideísmo en la exclusión del otro por ideologías iluministas del hombre por hombre tornadas en el homo homini lupus de Hobbes, se pierde la vía recta del conocimiento y se entra a esa selva boscosa, áspera y fuerte, cuando no violenta, de la cual nos habla el Dante al inicio de la Divina Comedia.

Homo est quodammodo omnia

No se puede poseer una visión unidimensional como la analiza Marcuse respecto de nuestra sociedad contemporánea, que olvide el caminar de antaño; ni tampoco el pasado por el pasado, ni interesa la tradición por la tradición. Nosotros amamos la historia porque la entendemos historia de la salvación; confesamos el Evangelio admirable de la encarnación del Hijo de Dios, acontecimiento por el cual el tiempo ya es una dimensión de Dios y lo humano entra a la esfera de lo divinamente digno; amamos la tradición en la Iglesia porque aceptamos con gozo la ofrenda de nuestros mayores, de sí mismos, de todo aquello que viene a constituir hoy el patrimonio cultural y religioso que nos legaron; rescatar parte de éste es una obra que ennoblece a quien lo realiza. Por el rescate del patrimonio se ofrece el homenaje agradecido de quienes no deseamos que sean muertos olvidados en el panteón secularizado; deseamos que sigan viviendo entre nosotros. El inmediatismo posmoderno, el soma del Mundo Feliz de Al-dous Huxley , reducen el ser humano a una caricatura de sí, pues, como reza el título de la tesis doctoral de Giordi Girau Reverter, homo quodammodo omnia. En su visión antropológica de la doctrina de santo Tomás se ofrece la visión totalizante del hombre a quien se presenta «a modo de todas las cosas». Es el hombre esa pequeña gran síntesis del universo, el microcosmos. Por ello mirar nuestro pasado es contemplar nuestro rostro un poco en el espejo de la cultura para saber más de nosotros mismos. Contemplar la pintura, la escultura, la arquitectura, en una palabra las artes, es profundizar más en nuestro misterio. Percibimos a través del camino de lo bello, sin olvidar otras vías como la bondad y la verdad, que nos llevan al encuentro con el Absoluto, suma verdad,suma bondad, suma belleza. Porque en una obra, según su objeto formal, puede ser diversa la óptica según la cual se contemple, aunque sea la misma materialmente considerada. Para algunos será simplemente cultura o pieza de un museo; para otro, ente económico; para otro, el alma de las cosas, o la exuberancia cromática, o la pintura que el espíritu escucha como cadencia sin sonido (Keats); para otros, si se trata de una obra sacra, se percibe el paso de Jesús de Nazaret por el corazón del artista y de una comunidad creyente. A través de la obra de arte se eleva el espíritu hacia Dios y se confiesa su gloriosa encarnación y su acción recordada en sus santos, en quienes pervive; ellos son su mejor legado.

El hombre quodammodo omnia hace presente en sí a todo ser humano y nos habla en su condición de persona que es interpersona (Buber), y que ha de ser responsable del otro, del tú, que no tiene límites.

Por eso el rescate solidario es empresa común. Rescatar el pasado, rescatar el arte de ayer, es amarnos a nosotros mismos; es descubrir nuestra identidad; es posibilitarnos para enfrentar los retos del tercer milenio en donde, existiendo el respeto a todos, se confiese la grandeza de la dignidad y trascendencia de la persona humana quien es susceptible de una vida armónica y de comunión a cuyo servicio esté la ciencia y la tecnología, el humanismo y la fe. Porque el hombre es quodammodo omnia; mejor todavía: imagen y semejanza de Dios. De Dios Padre, Artista y Creador. Creador y Artista.

 

EL OBSERVADOR 347-8

[SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


DILEMAS ÉTICOS

Se nos acabó el veinte
Por Sergio Ibarra

- No, mano, este presidente de plano no la hace.
- ¿A cuál te refieres? -le dice su compadre a Juanito- ¿Al que te serví?¿Le faltó coca?
- No, compadre, al que escogimos. Fíjate: ya no hay transportes gratis, quieren acabar con la venta de los domingos en el mercado, 'ora ya ves que andaban queriendo cobrar hasta por la comida.
- Pero, Juanito, ¿qué no te das cuenta de que ya no alcanza pa' todos?
- Yo no sé, hijo; mira, si se supone que la educación es gratis, ¿entonces por qué pagar por la universidad? No, no, para eso está el Estado.
- ¿Y sabes cuánto cuesta un alumno en la universidad?
- A mi me vale; antes de esto ni se hablaba, ¿y ahora por qué si la culpa es del que está en la silla? Hasta lo dice la Constitución, ¿o no? Y ahora quieren cobrarnos la luz. Oye, compadre, tú sabes que soy «chambiador». ¿Pues qué le pasa a este cuate? Y luego el del CEA quiere que paguemos el agua.
- No, Juanito, son otros tiempos y hay que cambiar. Ya se nos acabó el veinte.
- Pues que cambie su...Yo voy a seguir igual. Por cierto, compadre, otro presidente. Pero no como éste, ¿eh?

La semana anterior planteaba el dilema de la dependencia entre padres e hijos, de lo difícil que es saber el momento oportuno de dejar a un hijo que haga las cosas por su cuenta. Hoy Juanito nos remite a un dilema que tenemos los mexicanos. Hace unos 30 años que el modelo del estado paternalista fue desechado por los países lideres del mundo actual. Ciertamente subsidian algunas actividades de su economía, pero lo hacen con una estrategia, con un rumbo, con una visión de futuro; no subsidian por subsidiar, ni por intereses políticos, como aquellos celebres "tortivotos".

A esta generación de los que producimos y estamos haciendo desde hoy al México del futuro, ya "se nos acabó el veinte", ya no recibiremos muchas dádivas gubernamentales. Los mexicanos de todas las clases sociales tenemos un imperativo que afrontar: ser más productivos. Cuando lo logremos entender nos daremos cuenta de que, sólo así,algún día alcanzará para que la educación sea única; no existirán escuelas particulares porque, sencillamente, no harán falta, porque existirá un gobierno organizado, suficiente y con un rumbo que no dependa del partido político que ocupe la silla. Así es en Alemania. No hay colegios particulares.

Sí que suena bien, pero para ello debemos afrontar el dilema que representa el dejar la comodidad de exigir al gobierno, cuando muchos no pagan la luz, no pagan el agua, no pagan predial, no pagan impuestos sobre la renta. Todavía creen que son los años cincuenta. ¿Queremos mejorar? Tenemos que ganar nuestros propios veintes para que nos alcance y para ser libres. Ya lo dijo Jesús: "Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres".

 

EL OBSERVADOR 347-9

[SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


MUJERES EN EL MUNDO

Papá serrucha y mamá… cose *
Por Guadalupe Chávez Villafaña

En la familia Oso el papá trabaja y la mamá cocina. Un estereotipo denunciado por la asociación europea Du coté des filles («Del lado de las niñas»), que desde hace seis años estudia cómo se representa a los hombres y a las mujeres en los álbumes ilustrados para niños. Adela Turin, fundadora de la asociación, afirma que, si bien el sexismo ha ido desapareciendo de los textos, sigue presente en las ilustraciones. «¡Se representan familias 'dignas' del siglo XIX!», dice.

De allí la idea de examinar todos los libros destinados a los niños de 0 a 9 años publicados en Francia, España e Italia. Es una investigación que ha tenido elocuentes resultados, realizados recientemente por los demógrafos y sociólogos Sylvie e Isabelle Cromer y Carole Brugielles.

Se comprueba que el héroe con quien los más chiquitos se identifican es esencialmente masculino, sea humano o animal.

Y el 77% de las portadas -uno de los primeros contactos con el lector- presenta por lo menos a un hombre o a un muchacho, mientras que un 43% da cabida al género femenino.
En los cuentos, mientras el Señor Rana o el Señor Panda viven emocionantes aventuras, los personajes femeninos están reducidos a su función maternal que no se presenta nada atractiva. El 32% de los libros describen a un hombre que trabaja y solamente a un 15% de mujeres.

La asociación sigue preparando investigaciones sobre las novedades editoriales y afirma: «A ver si nos enteramos de que Mamá Osa también trabaja o de que Papá Oso ayuda un poco más en casa».

*Adaptado del Newsletter de la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas.

EL OBSERVADOR 347-10

[SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


INTIMIDADES -LOS JÓVENES NOS CUENTAN-

Sexualidad
Por Yusi Cervantes Leyzaola

PREGUNTA:
Me he expuesto a la mala fama a causa de los principios que me inculcaron en mi casa. Mis padres me enseñaron que no debo tener relaciones sexuales hasta llegar al matrimonio, y yo les he hecho caso, aunque no entiendo bien por qué. Mis compañeros de escuela se burlan de mí, me dicen que soy poco hombre o que si acaso no me gustan las mujeres. Mis amigos se preocupan, piensan que me ocurre algo raro. Hace poco comencé a salir con una mujer, un poco mayor que yo, que por razones personales no quiere ningún compromiso. Digamos: el amor entre ella y yo es imposible. Pero quiere que tengamos relaciones sexuales. Me dice que no sea niño, que ya somos adultos, que nadie va a salir lastimado y que los dos lo deseamos. Estoy confundido. Siento muchas cosas: deseo ardiente, miedo, placer ante solo imaginarme cómo sería...

RESPUESTA:
Las emociones son maravillosas, pero debes mantenerte dueño de ellas. Usa su fuerza, pero no permitas que destruyan o lastimen lo que es más importante en tu vida, incluido a ti mismo. La sexualidad es una fuerza maravillosa, pero de ahí a que valga la pena realizar los deseos y las fantasías hay un abismo.

Yo creo que nuestro cuerpo es sagrado. Y, por tanto, la relación sexual también lo es. La relación sexual nos permite tocar el paraíso pero la condición es que esté puesto en ese acto todo el ser. Es decir, no solamente tu cuerpo, sino también tu inteligencia, tu voluntad, tu amor, tu espíritu, tus anhelos... Es la cúspide de la unión entre un hombre y una mujer. Tener sexo por la mera búsqueda del placer me parece que es trivializarlo. Es deshumanizarlo.

Mira lo que nos dice la Iglesia: "La sexualidad, mediante la cual el hombre y la mujer se dan el uno al otro con los actos propios y exclusivos de los esposos, no es algo puramente biológico, sino que afecta al núcleo íntimo de la persona humana en cuanto tal. Ella se realiza de modo verdaderamente humano solamente cuando es parte integral del amor con el que el hombre y la mujer se comprometen totalmente entre sí hasta la muerte" (Familiaris consortio, n. 11).

Cuando tienes relaciones sexuales, aunque no lo pretendas, muestras tu intimidad... ¿a quién? ¿a alguien a quien no le importas lo suficiente (fíjate, por las razones que sean, no se quiere comprometer contigo), que no lo valora? ¿Cómo sabes tú que secretamente no se burla de ti ahora o no lo hará en un futuro, si no te considerará un trofeo más en su vida o te despreciara? Todas estos sentimientos negativos, aunque no los percibas claramente, dejan huella. La sexualidad afecta el núcleo de la persona. Aunque alguien pretenda poner solamente el cuerpo, eso no es posible. Algo estará ocurriendo ahí que te marcará para siempre, aunque no lo admitas. A menos que la persona esté escindida o enajenada, conserva la unidad entre cuerpo, espíritu y mente. ¿Cómo podrías unir tu cuerpo al de una mujer sin unir también el alma?

Al tener relaciones sexuales con una mujer la recibes a ella, con su historia, con sus heridas. Y algo de ella se quedará en ti, aunque no quieras. Y algo tuyo quedará en ella. Por eso, la intimidad sexual debe darse en un ambiente y en una relación de completa seguridad, como parte importante de una entrega total mutua que sólo se da en el matrimonio. Y luego están los asuntos más prosaicos, pero no por eso poco graves: las enfermedades de transmisión sexual. Hablemos del SIDA. El condón, como medio anticonceptivo, tiene una eficacia del 88% (de cada cien parejas que lo usan adecuadamente durante un año, doce tienen un embarazo). Es un secreto bien guardado (¿por intereses comerciales?) el de la dudosa eficacia del condón para prevenir el SIDA, pero que te baste pensar que el virus del SIDA es miles de veces más pequeño que el espermatozoide y que los días fértiles de la mujer son tres al mes, mientras que los días en que se puede contagiar el SIDA son todos. Y falta contar las fallas en el uso del condón.

Tu cuerpo y tu sexualidad son sagrados, unos de los dones más maravillosos que puedes otorgar. Sigue esperando a la mujer que será la compañera de tu vida para entregárselos. Sigue esperando el momento adecuado, el de la entrega total en el matrimonio. Y no escuches las burlas. Tú sigue dando un testimonio de integridad y de fidelidad a ti mismo y a tus principios. Hacen falta hombres como tú.

La psicóloga Yusi Cervantes Leyzaola responderá las preguntas que se le envíen a la dirección de El Observador; Reforma 48, apdo. 49, Querétaro, Qro. C.P. 76000; o que se le hagan al teléfono 228-02-16. Citas al 215-67-68 Correo electrónico: cervleyza@msn.com

 

EL OBSERVADOR 347-11

[SUMARIO] [INICIO]


PINCELADAS
No quiso denunciarlo

Por Justo López Melús

La generosidad obra milagros. El perdón reblandece los corazones. Se consigue más con la delicadeza que con la dureza. Se gana más con un poco de miel que con un cántaro de vinagre. El que nos consideren mejor de lo que somos nos obliga a serlo.

El abad Anastasio tenía un libro precioso. El monje Pacomio fue a visitarlo y se lo robó. El abad no quiso denunciarlo para que no se añadiera el perjurio al robo. Pacomio le ofrece el libro a un cambista por 18 monedas. El cambista se lo lleva para tasarlo y se lo muestra al abad Anastasio. «Sí las vale», le dijo Anastasio. El cambista fue ante Pacomio y le dijo: «Me lo quedo. Anastasio me dijo que sí las vale». Y Pacomio replicó: «¿No te dijo más Anastasio?». «No», contestó el cambista. «Pues no lo vendo», respondió Pacomio. Y fue a Anastasio a pedirle perdón. Anastasio le regaló el libro. Y Pacomio se quedó a vivir con él.

FIN

EL OBSERVADOR 347-12

[SUMARIO] [INICIO]

 

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006