El Observador de la Actualidad

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD
Periodismo católico para la familia de hoy
23 de marzo de 2003 No.402

SUMARIO

bulletPORTADA - La justicia debe ser la norma cuando está en la balanza la vida
bulletCARTAS DEL DIRECTOR - La fe tiene que comprometerse
bulletEL RINCÓN DEL PAPA - La paz exige la purificación de la conciencia
bulletAL PASO DE DIOS - ¿Estamos en Cuaresma?
bulletDe lo difuso a lo confuso
bulletORIENTACIÓN FAMILIAR - Tener un hermano: una experiencia invaluable
bulletPINCELADAS - Plantar cedros
bulletREPORTAJE - El gran negocio de la astrología..., a pesar de las demandas
bulletJÓVENES - ¿Dawson´s Creek o Buffy, la Cazavampiros?
bulletNUESTRO PAÍS - El voto de mexicanos en el exterior
bulletCULTURA - El principio esperanza
bulletPICADURA LETRÍSTICA - El periplo de Humboldt
bulletCómo Estados Unidos consiguió expulsar a Dios
bulletTESTIMONIO - No aborté... porque Dios existe y vivió en mi vientre

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PORTADA
La justicia debe ser la norma cuando está en la balanza la vida

Cardenal Edward Egan, arzobispo de Nueva York


Hace cuarenta años el mundo parecía estar al borde de la guerra, una guerra que podría haber sido el toque de difuntos de la humanidad. El muro de Berlín dividía el Este del Oeste, y los dos lados se habían envuelto en una frenética carrera de armamentos con cada uno produciendo enormes arsenales de armas de destrucción masiva. Además, la crisis de los misiles cubanos tuvo al mundo en vilo. Se había llevado a cabo la más seria de las amenazas, y parecía que la humanidad se precipitaba en el peor conflicto armado de la historia.

Es en este contexto en el que el papa Juan XXIII, obispo de Roma y sucesor de San Pedro, redactó su magistral encíclica Pacem in Terris. Era una súplica por la paz, pero era mucho más que una súplica. Presentaba una estrategia para la paz tan válida que todavía hoy, como en 1963, sigue siendo válida.

En su mensaje con ocasión de la Jornada Mundial de la Paz 2003, el papa Juan Pablo II, dirigía su atención a esta declaración magistral de Juan XXIII, apuntando especialmente a esos cuatro «requisitos del espíritu humano», que el buen papa Juan hacía pieza central de su encíclica.

El primero de estos requisitos es la verdad. Ninguna guerra de cualquier dimensión, observaba, puede declararse legítimamente sin un conocimiento claro y cierto de un peligro claro y cierto. Así ocurre en nuestra actual crisis, hombres y mujeres de buena voluntad a lo largo del mundo apoyan y aplauden la labor de los inspectores de armas de las Naciones Unidas. Su tarea es difícil. Nadie lo negaría. Pero es también esencial. Se debe establecer la verdad del peligro más allá de cualquier duda.

Y una vez puesta ante nosotros claramente la verdad, entran en juego el segundo y tercer «requisitos del espíritu humano» del papa Juan. Si no puede demostrarse un peligro claro y presente, la justicia exige que no se emprenda conflicto alguno.

En nuestra época, virtualmente en cada esquina del globo, hay un paralelismo moral de todo esto, un paralelismo claro y muy triste. Nadie ha sido capaz nunca de probar que el ser que está dentro del seno de su madre no sea otra cosa que un ser humano inocente con un derecho inalienable a la vida. Por esta razón, tal ser no puede ni debe ser asesinado. Sin certidumbre, nunca somos libres para destruir la vida, sea por el aborto o por la guerra. La justicia siempre debe ser la norma cuando está en la balanza la vida.

Y cuando el peligro claro y presente se confirma, incluso entonces Juan XXIII tiene otro «requisito del espíritu humano» que compromete nuestra atención-compasión. Procedamos en todos nuestros tratos con nuestros hermanos y hermanas con justicia ante Dios, sí, pero también con preocupación, comprensión y caridad. No nos arrojemos en el conflicto. Entremos en él, si debemos, con mesura, con moderación, y con respeto por cada hijo de Dios, cada uno imagen de la Divinidad en medio de nosotros.

Verdad, justicia y compasión: estos son los tres «requisitos del espíritu humano» que el Papa Juan XXIII proponía al mundo al borde del conflicto hace 40 años; y añadía que debían entrar en juego sobre la base de su cuarto requisito, la libertad.

Todos nosotros hemos sido formados a imagen y semejanza del Todopoderoso y dotados de la capacidad de conocer y elegir. Estos nos convierte en lo más noble de la creación visible del Señor, y también pone sobre nosotros una gran carga. Ante nuestro Dios y ante nuestros compañeros seres humanos, tratamos el tema de la guerra, como hijos —sabios, conscientes y en oración— de un Padre en los cielos. Ejercitamos nuestra libertad de una manera adecuada a nuestra dignidad, es decir, con verdad, justicia y compasión. Y todo esto lo hacemos confiando en un Dios amante y providente, y guiados por una Iglesia sabia y cariñosa.

(Videoconferencia 29/01/03. Trad. de Zenit)

EL OBSERVADOR 402-1

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


CARTAS DEL DIRECTOR
La fe tiene que comprometerse

Por Jaime Septién


Frente al drama humano de la guerra —sea "preventiva" o no— los cristianos tenemos que apelar a lo que enseña la Iglesia, antes que "sacar conclusiones" de lo que opinan o los líderes políticos o los medios de comunicación.

La fe lleva cosida a su esencia el compromiso. Imposible decir que tengo fe en Cristo y no trabajar por la paz de Cristo, por la justicia de Cristo, por imitar a Cristo en su santidad.

Llevados al extremo: trabajar por la paz no significa estar en la ONU, atendiendo los asuntos del Consejo de Seguridad o en la presidencia de la república, decidiendo si doy el voto o no a una nueva resolución contra de Iraq... Es actuar por la paz en mi vida, con mi familia, con mi grupo, en mi escuela, en mi taller, en mi sociedad.

Perdóneseme el juego de palabras: ser cristiano es ser cristiano; no es sentirse cristiano. El sentimiento es algo muy bonito, ennoblecedor, pero con el sentimiento no se cambia nada; al contrario, se deja todo como está: quizá peor.

Cristo fue muy duro en sus palabras contra aquellos que reducían el amor al Padre a puras fórmulas, a pura apariencia, a puro sentimiento. Los llamó "raza de víboras", "sepulcros blanqueados", "hipócritas", entre otras lindezas.

Nosotros no tenemos —ni de lejos— la altura moral, la santidad de Jesús para juzgar a los otros y echarles en cara su poca musculatura para construir el Reino de Dios en la Tierra. Nuestra fuerza vital está en el testimonio de seguimiento a la huella de Cristo.

Muchos cristianos de México se sienten hoy orillados a apoyar la guerra, porque "si no la apoyamos, las represalias serían enormes para nuestro país". Sin olvidar que nuestro vecino del Norte es la nación más poderosa del planeta, que trata a sus "socios" como trapos, la única salida es el "NO" rotundo del Papa a la guerra.

Es la respuesta de la Iglesia; la de la fe: la que daría Cristo hoy. Nada justifica la muerte de un solo ser humano a manos de otro. Nada. Como tampoco nada justifica la agresión o la violencia contra mi vecino, mi familiar, mi conciudadano.

La muerte tiene muchas formas de presentarse: la muerte física que es espantosa, pero, también, la muerte del alma, la que producen los padres que golpean a su hijo o a su esposa; los maestros que maltratan a un niño, los malos sacerdotes (afortunadamente muy pocos) que abusan de un menor; los políticos que se roban lo que le hace falta a un pueblo hambriento; los periodistas que desinforman y maltratan la esperanza…

Son esas "muertes cotidianas" las que podemos ir anulando de nuestra experiencia. Así, caminaremos en la fe siguiendo a Jesús y trabajando, comprometidos, por la paz.
 

«Yo pertenezco a aquella generación que ha vivido la Segunda Guerra Mundial y que ha sobrevivido. Tengo el deber de decir a todos los jóvenes, a aquellos más jóvenes que yo, que no han tenido esta experiencia: ¡Jamás la guerra!, como dijo Pablo VI a las Naciones Unidas. ¡Debemos hacer todo lo posible! Sabemos bien que no es posible la paz a cualquier precio. Pero sabemos todos cuán grande es esta responsabilidad. ¡Por tanto, oración y penitencia!».

JUAN PABLO II, en el Angelus del pasado domingo

EL OBSERVADOR 402-2

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


EL RINCÓN DEL PAPA
La paz exige la purificación de la conciencia


El domingo 9 de marzo, antes de rezar la oración del Angelus junto a varios miles de peregrinos congregados en la plaza de San Pedro, Juan Pablo II expresó lo siguiente:

«Durante los cuarenta días de la Cuaresma, los creyentes están llamados a seguir a Cristo en el «desierto» para afrontar y vencer con Él al espíritu del mal. Se trata de una lucha interior de la que depende el planteamiento concreto de la vida. Del corazón del hombre surgen, de hecho, sus intenciones y acciones (cfr. Marcos 7, 21); y, por tanto, sólo se puede preparar el camino de la justicia y de la paz, tanto a nivel personal como en el ámbito social, purificando la conciencia.

«En el contexto internacional actual se experimenta intensamente la exigencia de purificar la conciencia y de convertir el corazón a la auténtica paz. En este sentido, es particularmente elocuente la imagen de Cristo que desenmascara y vence las mentiras de Satanás con la fuerza de la verdad, contenida en la Palabra de Dios. En lo íntimo de toda persona resuenan la voz de Dios y la voz insidiosa del maligno. Esta última trata de engañar al hombre seduciéndolo con la perspectiva de falsos bienes para alejarle del auténtico bien, que consiste precisamente en cumplir la voluntad divina. Pero la oración humilde y confiada, reforzada por el ayuno, permite superar también las pruebas más duras, e infunde la valentía necesaria para combatir al mal con el bien. La Cuaresma se convierte de este modo en un tiempo fecundo de entrenamiento del espíritu.

«Queridos hermanos y hermanas, invoquemos a la Virgen Santa para que nos guíe a todos a seguir avanzando con generosidad en este exigente camino cuaresmal. Quisiera confiar a sus oraciones los ejercicios espirituales que tendré la oportunidad de hacer junto con mis más cercanos colaboradores de la curia romana. Tendré presentes las preocupaciones de toda la humanidad, en especial, todo lo que se refiere a la paz en Iraq y en Tierra Santa».

EL OBSERVADOR 402-3

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


AL PASO DE DIOS
¿Estamos en Cuaresma?

Por Amadeo Rodríguez Magro


Es evidente que la Cuaresma no es hoy un hecho socialmente relevante. Para una gran mayoría este tiempo es como cualquier otro; y, si acaso se distingue en algo, es porque a partir de ahora las fiestas van a tener un cierto sabor religioso.

Pero hay una minoría que da testimonio de un modo auténtico de vivir este ciclo fuerte de la experiencia cristiana, aunque no les note mucho: son los que escuchan cada día la Palabra de Dios, la meditan en su corazón, la celebran —sobre todo en la Eucaristía— y hacen vida, en cada acontecimiento, lo escuchado y celebrado. Son los que purifican su existencia de lo que tiene de negativo y la aproximan a la Luz que puede disipar sus oscuridades. Quienes se empeñan así en este periodo de la vida de la Iglesia saben lo que significa la Cuaresma y la hacen relevante en la sociedad.

Los que preparan con esmero el acontecimiento redentor de la muerte y resurrección de Jesucristo se convierten en sus ambientes en testigos de la salvación misericordiosa del Señor. Quizás sean muy pocos, o tal vez ninguno, los que reconozcan como un hito significativo lo que acontece calladamente en la vida ordinaria de estos cristianos. Pero les puedo asegurar que es valioso socialmente todo lo que hacen; que aportan mucho a favor del progreso de la humanidad, aunque sus gestos regeneradores no llegarán nunca a figurar en la lista de los hechos que presuntamente hacen avanzar la historia.

EL OBSERVADOR 402-4

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


De lo difuso a lo confuso

+ Mario De Gasperin Gasperin, obispo de Querétaro


La postmodernidad se caracteriza, entre otras cosas, por el llamado pensamiento débil, que no es sino un eufemismo para describir la flojera de pensar y la incapacidad de asumir responsabilidades duraderas. Tiene, sí, su explicación pero no su justificación este comportamiento. Las ideologías que estuvieron de moda durante el siglo pasado quisieron imponer una visión totalizadora de la realidad: comprenderla para transformarla. No lo lograron por miopes, y lo que generaron fue fracaso y desilusión.

Los jóvenes de entonces y los hombres de ahora concluyeron, falsamente, que no valía la pena, más aún, que era dañino buscar una visión conjunta y coherente de la realidad. Como se desmoronaron las ideologías —y la marxista fue el ejemplo mejor—, así el pensamiento debe fraccionarse y debilitarse para que cada uno se quede con su pedazo de verdad y su hueco de felicidad. Lo demás, a volar. Este modo de pensar no es nuevo; lo conocemos desde el carpe diem, el gozo del momento, del epicúreo Horacio, hasta el coronémonos de rosas que el libro bíblico de la Sabiduría pone en boca de los cínicos y desalmados. La novedad está en su mundialización por los medios de comunicación.

La aparente inocuidad (pues cada quien puede pasarla como quiera y hacer de su capa un sayo), se traduce en la práctica en un relativismo de pensamiento y en una confusión moral y social de funestas consecuencias. Lo que está pasando en la ONU ilustra suficientemente lo dicho: Horas y horas de discusiones, no para ponerse de acuerdo, sino para justificar una decisión ya tomada: la voluntad del más fuerte. Donde escasean las razones abundan las sinrazones. El pensamiento débil lo único que consigue es ponerle el tapete al poderoso para que plante su bota. Entre nosotros, los dimes y diretes están entre los partidos políticos a propósito de la impartición de justicia, el punto más sensible de una nación. No importan las razones, sino desacreditar al adversario, aunque se derrumben las instituciones más confiables (como sería el caso del IFE) y se abra paso a la barbarie. Lo difuso genera lo confuso para concluir en el caos. Sólo hay un hombre, Juan Pablo II, y una institución, la Iglesia católica, que se atreven a hablar del esplendor de la verdad.

EL OBSERVADOR 402-5

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


ORIENTACIÓN FAMILIAR
Tener un hermano: una experiencia invaluable

Por Yusi Cervantes Leyzaola


PREGUNTA:
Mi esposa y yo nos preguntamos si sería conveniente tener otro hijo. Tendría que ser pronto, porque ya no somos muy jóvenes. Tenemos un niño, que es nuestra adoración, y que no quisiera que fuera hijo único, como yo. Pero tenemos muchas dificultades económicas y poco espacio en el lugar donde vivimos. ¿Qué nos puede decir?

RESPUESTA:
La diferencia entre tener un hijo o dos es abismal. Es mucho más grande que la que hay entre tener dos o tres, o cuatro, o cinco… Es la diferencia entre el cero y el uno. Significa, para el primer hijo, dejar de ser el centro del universo para pasar a ser uno más de un grupo, en este caso, de un pequeño grupo.

Para el primogénito es un paso muy difícil, pero extraordinariamente sano. Es una lección abrumadora de humanidad.

Es natural que los padres sientan que su primer hijo es una maravilla, y que se vuelquen en cuidados, atenciones y mimos hacia él. Pero, con la mejor intención del mundo, le están transmitiendo creencias equivocadas acerca de lo que es el amor y la relación con los seres queridos.

Cuando nace el segundo hijo, el primero tiene que cambiar radicalmente algunas creencias que tenía ya como seguras. Aprende que no es el centro del universo, ni siquiera el centro de atención de los padres, sino que hay otro como él, con los mismos derechos, y más aún, que al menos durante los primeros meses requiere de más atención de los padres. Descubre también, con dificultad, por supuesto, y con ayuda de sus padres, que el amor, cuando se comparte, lejos de agotarse, se multiplica. Este es el más valioso aprendizaje que trae un hermano consigo: somos comunidad. Ser el centro puede ser placentero, pero implica también aislamiento y soledad. Ser comunidad es responder a la más profunda vocación del ser humano. Existimos a causa del amor, para amar y ser amados.

La trampa del materialismo de nuestra sociedad nos lleva con frecuencia a olvidar estas verdades esenciales. Nos creemos en la obligación de darle a nuestros hijos la mejor escuela -y confundimos cara con buena-, costosos juguetes, ropa fina… pero no es así. Es mucho más importante darle a un hijo la posibilidad de tener un hermano a quien amar, esa es la mejor escuela de vida. En la memoria y en la formación de las personas tiene mucho más impacto la convivencia con un hermano que una habitación propia o la ausencia de dificultades económicas. Se dice que un poco de hambre y un poco de frío son buenos para formar el carácter. Esto no se puede forzar, pero cuando ocurre, cuando hay dificultades de cualquier tipo, los hijos aprenden a enfrentarlas, se vuelven más fuertes y maduros.

Otra lección importante es la de las relaciones interpersonales. Los hijos, en el ámbito familiar, tienen que aprender el respeto, la comunicación, la paciencia, la solidaridad y muchos otros valores fruto de la convivencia diaria. También descubren, en una familia sana, que pueden equivocarse, tal vez enojarse sin razón, pelear, incluso ser injustos, y que el vínculo permanece y existe la posibilidad de enmendar, de pedir perdón, de reconciliarse… Es decir, aprenden que no hay nada más fuerte que el amor, que tienen derecho a expresarse y que pueden estar seguros.

Más allá de lo bueno que sería para el primogénito el tener un hermano, está el misterio y la maravilla de ser colaboradores de Dios en dar una vida. Es un acto de fe y una afirmación de esperanza. Es valentía y generosidad. La paternidad responsable consiste en valorar cuidadosamente los diferentes factores implícitos en la decisión de tener o no un hijo, y de cuándo tenerlo. En el ejercicio de esta paternidad no podemos dejar a un lado la apertura hacia la vida y el amor, puesto que estos son el eje del ser familia.

La decisión, por supuesto, es de ustedes. Seguramente hay otros factores más, además de los que ya hemos mencionado, que es necesario que ustedes analicen. Estoy convencida de que tomarán una decisión responsable. Si deciden tener otro hijo permítanme, desde ya, felicitarlos.

La psicóloga Yusi Cervantes Leyzaola responderá las preguntas que se le envíen a la dirección de El Observador; Reforma 48, apdo. 49, Santiago de Querétaro, Qro. C.P. 76000; o que se le hagan al teléfono 228-02-16.
Citas al 215-67-68 Correo electrónico: cervleyza@msn.com 


EL OBSERVADOR 402-6

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PINCELADAS
Plantar cedros

Por Justo López Melús *


«Hoy es siempre todavía», decía el poeta. Así se hacía despertar un noble por su criado: «Despiértese, señor conde, que hoy tiene grandes cosas que hacer». Gabriela Mistral afirma: «¡Qué triste sería el mundo si todo él estuviera hecho ya. Si no hubiera un rosal que plantar y una tarea que emprender!». Y aunque mañana fuera el fin del mundo, yo seguiría plantando manzanos en el día de hoy.

Quedó el bosque devastado por el fuego. El alcalde convocó a todo el pueblo: «Debemos replantar los cedros». Un vecino exclamó: «¿Los cedros? ¡Pero si tardan dos mil años en crecer!». «Entonces —replicó el alcalde— tenemos que empezar inmediatamente. ¡No hay ni un minuto que perder!».

* Operario Diocesano en San José de Gracia en Querétaro.

EL OBSERVADOR 402-7

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


REPORTAJE
El gran negocio de la astrología..., a pesar de las demandas


Los astrólogos y futurólogos se han vuelto más populares que nunca, a pesar de su naturaleza tan poco científica.

Muchos periódicos y revistas, incluso algunos que aspiran a una cierta seriedad, publican horóscopos. Y toda una pléyade de líneas calientes de teléfono y páginas webs ofrecen revelar, por un precio, en más detalle lo que viene a continuación.

Un reportaje del 8 de febrero del Telegraph de Londres contaba que sólo en Moscú hay «decenas de miles» místicos que ofrecen tratamientos New Age, rituales chamánicos y servicios de futurología. Aunque estuvieron prohibidas bajo el comunismo, estas prácticas han florecido desde la caída del antiguo régimen.

El Telegraph citaba estadísticas del ministerio de salud ruso que demuestran que en el 2001 había más de 300 mil magos, videntes, futurólogos, brujas y hechiceros registrados en el país. Se estima que hoy día el número alcanza cerca del medio millón.

Viktor Makarov, presidente de la Liga Rusa de Profesionales Psicoterapeutas, que está llevando a cabo un estudio oficial sobre los negocios de la magia, concluía que la mitad de quienes la practican eran falsos y otra cuarta parte mentalmente enfermos.

El futuro, por 4.99 dólares el minuto

Investigaciones recientes subrayan la naturaleza fraudulenta del negocio de la adivinación. En Estados Unidos una investigación de la Comisión Federal de Comercio (FTC) obligó a los operadores de la línea caliente psíquica Miss Cleo a cancelar 500 millones de dólares en cuentas de los clientes, informó el 14 de noviembre Associated Press. Las autoridades federales encausaron a dos empresas de Fort Lauderdale, Florida, por la estafa a quienes llamaban por prometerles visiones místicas sobre amor y dinero gracias a una red nacional de lectores psíquicos.

Tras la sentencia las empresas deben pagar una multa de 5 millones de dólares, poner fin a la recogida de dinero de los clientes que han llamado al servicio, y perdonar cerca de 500 millones de dólares en pagos adicionales. El servicio también debe devolver a los clientes todos los cheques no cobrados.

Howard Beales, director de la oficina de protección al consumidor del FTC, afirmaba que durante tres años de operaciones el servicio cargó a la gente cerca de mil millones de dólares y recogió la mitad de dicha cantidad. El negocio de servicios se redujo acusadamente en los últimos años a consecuencia de un pleito del FTC y actualmente se ha derrumbado, afirmaba Beales.

El FTC afirmaba que el servicio psíquico prometía una lectura libre, pero los clientes llamaban a un número gratuito del que eran dirigidos a otro número que les cargaba 4.99 dólares por minuto. La agencia afirma que cerca de 6 millones de personas hicieron este tipo de llamadas y se les cargó a cuenta una media de 60 dólares.

El fraude también abunda en Italia. El periódico Il Messaggero del 28 de diciembre afirmaba que hay en el país cerca de 22 mil magos y futurólogos registrados. Ocho millones de italianos, cerca del 15% de la población, admite haber consultado un astrólogo al menos una vez, afirmaba el periódico. Otras estimaciones van más allá. El entusiasmo en Italia es tal que incluso la página web del organismo de propiedad estatal que regula la electricidad, ENEL, tiene una sección que ofrece horóscopos, junto a un surtido de información New Age.

El último informe sobre prácticas mágicas y esotéricas en Italia, publicado por una línea telefónica gubernamental dedicada a recibir quejas, habla de siete mil 500 quejas de fraude durante el año pasado, informaba el 1 de noviembre Il Giornale. El año pasado también hubo arrestos de futurólogos acusados de fraude.

Lunáticos

No falta la evidencia sobre la falta de fiabilidad científica de las predicciones astrológicas. Por ejemplo, la página web del Comité para la Investigación Científica de Pretensiones de lo Paranormal tiene un artículo de James Rotton, profesor de Psicología en la Universidad Internacional de Florida, sobre la luna y sus efectos.

Rotton analiza el libro How the Moon Affects You, de Arnold L. Lieber. El libro expone la teoría de que, dado que la luna causa las mareas oceánicas, y el 80% del cuerpo humano es agua, la fuerza gravitacional de la luna también causa mareas en el cuerpo humano. Rotton cita un estudio del astrónomo George O. Abell, que precisaba que la fuerza gravitacional de la luna sobre una persona era menor que el peso de un mosquito. Dos de los colegas de Rotton, Roger Culver y Roger Ianna, han calculado que la «influencia» de la luna era menor que la ejercida por la pared de seis pulgadas de anchura de un edificio.

Como ejemplo de las técnicas malabares usadas en el libro, Rotton observa que la edición revisada del mismo de 1996 informa de que ha habido «al menos 43 estudios basados en datos» desde la publicación del original de 1978. Lieber afirma que «la revisión crítica de los hallazgos documentados revela lo siguiente: los hallazgos positivos y negativos se hallan prácticamente divididos en igual cantidad». De hecho, observa Rotton, la mayoría de los estudios no han logrado sacar nada que se asemeje a un apoyo a la hipótesis lunar.

En el tema de las estrellas, la página web de la Sociedad Astronómica del Pacífico contiene una útil página titulada «Su Kit de Defensa Astrológica», por Andrew Fraknoi. La sociedad fue fundada en 1889 por un grupo de astrónomos y es ahora la mayor sociedad astronómica del mundo.

Aparecen columnas astrológicas en más de mil 200 periódicos sólo en los Estados Unidos, observa la página web de Franknoi. Las columnas te dicen que puedes aprender algo sobre tu día leyendo las referencias de un signo del zodiaco. ¿Pero cuáles son las probabilidades de que cientos de millones de personas a lo largo de mundo tengan todas la misma clase de día?

Otra objeción tiene que ver con el uso de la fecha de nacimiento para hablar del futuro de una persona. Mientras en el pasado el momento del nacimiento se consideraba un momento crítico, hoy entendemos que el nacimiento es la culminación de nueve meses de desarrollo constante dentro de la matriz, observa Franknoi. ¿Cómo es que el potencial horóscopo de un bebé permanece inhibido antes del nacimiento simplemente porque el niño está en la matriz?

Y volviéndonos a la evidencia astronómica, muchos de los que creen en astrología, observa Franknoi, insisten en que hay que tener en cuenta la influencia de todos los grandes cuerpos del sistema solar, incluyendo, presumiblemente, los planetas más exteriores como Urano, Neptuno y Plutón. Pero estos planetas no fueron descubiertos hasta 1781, 1846 y 1930, respectivamente. Si éste es el caso, pregunta, ¿qué ocurre con los astrólogos que declaran que su arte ha estado haciendo predicciones exactas durante siglos?

Otro escollo astronómico para los astrólogos es que los horóscopos se desarrollaron en tiempos en que un sistema planetario que tenía como centro a la Tierra era considerado como un hecho celestial. De ahí que la importancia de Marte en un horóscopo sea idéntica sin importar si el planeta está al mismo lado del Sol que la Tierra o, al otro lado, siete veces más lejos. Una fuerza que no dependa de la distancia sería un descubrimiento revolucionario para la ciencia, comenta Franknoi.

También observa que muchos astrólogos insisten que el signo solar de una persona está estrechamente relacionado con su elección de profesión. De hecho, el asesoramiento laboral es una importante función de la astrología moderna. Con todo, Franknoi cita una investigación del físico John McGervey de la Universidad Case Western Reserve, que ha contemplado biografías y fechas de nacimiento de seis mil políticos y 17 mil científicos. El objeto era ver si los miembros de estas profesiones se reunirían alrededor de ciertos signos, como predicen los astrólogos. Por el contrario, MacGervey encontró que los signos de ambos grupos se distribuían totalmente al azar.

El Catecismo de la Iglesia Católica, No. 2116, establece rotundamente: «Todas las formas de adivinación deben rechazarse». Horóscopos, astrología y otras formas de ver el futuro «están en contradicción con el honor y el respeto, mezclados de temor amoroso, que debemos solamente a Dios». Además pueden afectar al bolsillo.

(Fuente: ZENIT)

EL OBSERVADOR 402-8

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


JÓVENES
¿Dawson´s Creek o Buffy, la Cazavampiros?

Por Roberth Phoenix


Juventud es un término que ni siquiera existe legalmente; conocemos al mayor de edad, pero no al joven.

Juan Pablo II dice que la juventud es un tiempo dado por la Providencia al hombre, en el cual busca, como el joven del Evangelio, la respuesta a las interrogantes de la vida; dice también que es un tiempo de opciones para descubrir nuestras vocaciones, y, por último, asegura que es un tiempo de ensayar y errar.

¿Qué pasa con los jóvenes que enfrentan a la muerte? La verdadera muerte, el pecado, la esclavitud. ¿Qué pasa cuando los jóvenes no reconocen la verdadera muerte? Cuando creen que el suicidio lo es todo. O cuando sus vidas se basan sólo en querer ser como los personajes unidimensionales de series como Beverly Hills 90210 o Dawson´s Creek. O cuando el ansia de poder, de evadir la realidad y encontrar soluciones falsas está en los horóscopos, los cuarzos, la brujería... Y digo, no es que Buffy la Cazavampiros no sea una serie divertida, pero es sólo eso, una serie de televisión.

Dios, que ha creado todas las cosas y acompaña a todas sus criaturas a lo largo de su existencia, ha tenido la iniciativa de hacerse presente en el caminar y en la vida de los jóvenes. No quiere dejarlos solos, especialmente en las situaciones más difíciles o cuando creen que están más alejados. Esta presencia de Dios en el caminar y en la vida de los jóvenes es un llamado para que sean protagonistas de su plan de salvación, para que descubran su identidad de hijos de Dios y respondan comprometiéndose con el proyecto que tiene para su pueblo.

Si en este momento los jóvenes conocen a Cristo y tienen un encuentro personal con Él, se deleitarán con el verdadero sentido de la vida; "al encontrar a Cristo, todo hombre descubre el misterio de su propia vida". Esta opción decida y valiente de buscarlo y seguirlo será el mejor proyecto de vida al que la juventud puede aspirar.

EL OBSERVADOR 402-9

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


NUESTRO PAÍS
El voto de mexicanos en el exterior

Por Francisco Zamora Horta


Los derechos politicos, sociales y econoómicos de los mexicanos deben ser reconocidos plenamente, no unos sí y otros no.

En el caso de los derechos políticos estamos reclamando al Estado, a los partidos políticos y a la sociedad civil, reconocer que la poblacion migrante mexicana que vive fuera de México debe ejercer la emision del voto, y la posibilidad de iniciar una campaña de proselitismo para poder ser electos para un cargo de representación popular.

La inequidad del sistema político por décadas; el manejo criminal, por parte del gobierno en turno, de los presupuestos, personal, planes, y los medios de comunicación, aún siguen garantizando la hegemonía de grupos poderosos económicos.

La única vía reconocida por la ley para poder acceder a el poder es por medio y a través de los partidos politicos. Ésta es una aberracion de injusticia tremenda que da a los partidos el monopolio de ejercer la democracia, de recibir recursos económicos del Estado para la operación de campañas de proselitismo, a pesar de no responder a sus representados y no auxiliar en la solución de los problemas de la comunidad, sino sólo responder a la cúpula directiva del partido y sus intereses.

¿Cómo incentivar la participación de los paisanos en los EUA cuando tenemos un nivel educativo y cultura democrática escasísima? Tal vez algun partido político visualizará contratar a los Tigres del Norte para un bailongo en una caravana nacional, y llevar junto con Corona light un tren de cervezas para que se decidan por sus colores, y así justificar que la comunidad los quiere como representantes.

A los dueños de medios impresos o electrónicos les coqueteará en la cabeza que ahora sí pueden ser diputados o senadores, ya que cuentan con los recursos y la maquinaria para autopromoverse, al no existir escenarios posibles para darse este reconocimiento remoto a otros para el ejercicio de los derechos políticos.

¿Cómo establecer la igualdad de cualquiera al poder ante este obstáculo? ¿Es una realidad que los 40 espacios solicitados en la Cámara de Diputados serán ocupados por migrantes, documentados o indocumentados? ¿Cómo determinar los porcentajes para un grupo u otro? ¿Qué debemos hacer? Participar y estudiar, conocer los laberintos del IFE y exigir al Tribunal Electoral Federal la intervención cuando son violentados nuestros derechos desde la eleccion interna en la convención para la elección de los candidatos, llevar una cultura democrática, ventilar los atropellos y el respeto a la voz y el tránsito de paso, y a los documentos de acuerdos para las sanciones de los miembros, la vigilancia escrupulosa de los gastos de campaña.El derecho de réplica, en espacio y medio, debe estar garantizado; el plebiscito, consulta y posibilidad de candidatura externa debe ser una herramienta democrática. Once mil millones de pesos tan sólo en el proceso electoral en este 2003 nos dan una idea del tremendo gasto que sufre el pueblo de México; si es en aras de la democracia, bienvenido el gasto.

¿Tendrá el gobierno, los grupos, los partidos políticos y las personas la voluntad de caminar en el sentido exacto de la democracia ? ¿Y estar todos juntos a favor de México, a pesar de ser tan diferentes, no pulverizando al que es distinto a nuestro pensar?

EL OBSERVADOR 402-10

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


CULTURA
El principio esperanza

Por Carlos Díaz


A la estirpe de quienes se saben quedar solos en un mundo de mutaciones y olvidos permanentes, pertenecen los esperanzados: debajo del asfalto se encuentra la playa, ¿por qué no, si la vida misma ya es un milagro a los ojos del esperanzado?, ¿para qué apearse, además, si cierta realidad resulta menos interesante que el principio esperanza? La esperanza es la más pequeña de las virtudes, la hermana menor, y sin embargo tan grande, que sólo por ella la dura espera se traduce en inabatible esperanza.

Te cansas, luego estás viejo: no eches la culpa de tu cansancio al resto de los mortales. Pocas cosas se obtienen por azar, apenas algunos deseos se realizan por si solos, hay que buscarlos con afán y alimentarlos con diligencia. Persona valiosa es la que se levanta después de una experiencia dolorosa, y no se consume en la inacción de la frustración. La prueba de la verdad es la acción, siempre se puede hacer algo. La primera cosecha está ya en el hecho mismo de la siembra, sembrar es ya cosechar. Al ir, irán llorando sembrando la semilla, al volver, volverán cantando recogiendo la cosecha. Nuestra vida es un trampolín no una hamaca. Obra de tal modo que no tengas que arrepentirte en aquella hora de haber hecho demasiado poco. Tu religión es lo que haces cuando termina el sermón.

El primer golpe de viento derriba mi casa, dejándome tan indefenso como al cerdito perezoso ante el lobo, si la des-esperanza y la des-esperación se meten en mi casa. Dante lee a la entrada del infierno el terrible cartel anunciador: «abandonad toda esperanza los que aquí entréis», pues la vida se infernaliza para el des-esperado; por el contrario, mientras hay vida hay esperanza. Sin embargo, la muerte tiene tan segura su victoria, que nos deja toda la vida de ventaja; ella sólo teme la derrota procedente de otra vida más alta y capaz de borrar la muerte.

Paciencia y calma no se oponen a expectación ni a expectativa. El que espera está preparado para todo; no ve las cosas de color de rosa, ni se las promete demasiado felices, ni hace castillos en el aire, pero tampoco carece de ilusión, de optimismo, de algún grado de confianza: alberga, acaricia, alimenta esperanzas, por pequeñas que fueren. Es cierto, como lo cuenta el refrán, que «quien espera desespera», pero no lo es que quien desespera espere, pues no cabe esperar contra toda esperanza, a no ser como mera frase poética. La esperanza no es un cebo que nos pone el futuro para burlarse una vez más, ni una buena comida pero una mala cena, ni una lástima para quien vive de utopideces.

Quien sabe estar podrá ser, pues el modesto estar abre el camino al permanente ser, en el que se convierte con el curso del tiempo. El ser es un estar bañado en la permanencia cómplice del tiempo. Quien está ahí mucho tiempo termina siendo. Ocurre sin embargo que, por no dedicar tiempo a la causa, uno puede terminar perdiendo hasta la esperanza. En todo caso, el esperar se malograría sin la paciencia del mientras tanto.

Ese tiempo, que es el nutriente del ser, gana en profundidad si sabemos hacerlo imaginativo: frente a la de suyo derrotante realidad que nos disgusta, he ahí la imaginante construcción mental de una realidad que vamos a hacer mucho mejor. El capaz de asumir para su causa ese imaginario anticipador tiene muchísimo ganado en el orden de la permanencia. Adelante, hermano; deja que ciencia, arte y filosofía crezcan en ti tan íntimamente entrelazadas, que puedas parir algún día centauros. Ya verás: hay luz.

EL OBSERVADOR 402-11

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PICADURA LETRÍSTICA
El periplo de Humboldt
Por J. Jesús García y García


Un hermoso libro es el mundo para aquellos que saben leerlo.
CARLO GOLDONI

No asustarse con el título. Periplo, palabra dominguera de la que echamos mano, cuando nos ponemos cursis, para designar un viaje cualquiera, es muy adecuada para referirse al viaje singular que entre 1799 y 1804 hizo a "las regiones equinocciales del Nuevo Continente" el geógrafo y naturalista alemán barón Alexander von Humboldt. Porque periplo viene del griego peripléoo, de peri, alrededor, y ploos, ploys, viaje (viaje, pues, alrededor de algo: el mundo, un continente o una región; y, en sentido figurado, periplo es el recorrido o trayectoria espiritual de un sujeto).

Humboldt nació y murió en Berlín (1769 –1859). Desde muy joven se aficionó a la botánica. Estudió en las universidades de Francfort y de Gotinga y cuando egresó de ellas tomó varios cursos de materias sueltas con prestigiosos científicos de la época y desarrolló una intensa actividad de exploración.

Ayer, 22 de marzo de 2003, se cumplieron dos siglos exactos de que Humboldt, durante su periplo americano, llegó por la vía de Acapulco a la Nueva España en compañía de Aimé Bonpland, francés, médico y también naturalista. Venezuela, Cuba, Colombia, Ecuador y Perú fueron países que tocó antes de la Nueva España; después volvió a Cuba y, finalmente, fue a los Estados Unidos.

Su trabajo entre nosotros fue tesonero. Su mirada traspuso los aspectos meramente naturales. La botánica y la mineralogía eran sólo una parte de la realidad: el hombre era más importante. De ese mirar suyo surgieron las páginas del Ensayo político sobre la Nueva España (originalmente la tercera sección de la obra Viaje a las regiones equinocciales del Nuevo Continente en los años de 1799 a 1804).

En aquella época la mentalidad criolla empezaba una pugna por sacudirse el yugo colonial. No deja de ser extraño que un hombre tan ajeno a América acabara siendo tan entrañablemente nuestro, tan atado a lo más medular del continente. Cuando se lee a Humboldt no se distingue fácilmente si el texto lo escribió un europeo o un criollo, por «el caudal de observaciones certeras, de protesta ardida, de indicación precisa, de queja y de fe que ahí aparecen. Fe en América. Queja por la crueldad del trato a que se somete al nativo» (Luis Alberto Sánchez). Respecto de México decía que en ninguna parte había visto "una desigualdad tan tremenda en la distribución de la riqueza, de la civilización, del cultivo de la tierra y de la población". Poco más o menos lo mismo que hoy...

Publicó por primera vez, con arreglo a los informes oficiales que encontró en los archivos, el estado de las cantidades de plata (149 millones 350 mil 721 marcos) que se habían extraído de las minas de México durante el intervalo de 1690 a 1800. Examinó también la suma en moneda (5 mil 706 millones de pesos fuertes) que había refluido de un continente al otro desde fines del siglo decimoquinto hasta principios del decimonono.

Humboldt se enamoró de la tierra novohispana. Y no sólo de la tierra, recorrida por él de punta a punta, sino de sus mujeres, particularmente de una, la "Güera" Rodríguez, joven rubia en cuyos encantos quedó por largo tiempo enredado el corazón del sabio teutón.

No hay constancia de que, como algunos afirman, el barón hubiese llamado a México "La Ciudad de los Palacios"; pero sí de que estimaba mucho el nivel cultural que en ella había entonces. Comentó: "Ninguna de todas las ciudades del Nuevo Continente, sin excluir a los Estados Unidos, posee tan grandes y bien establecidas instituciones científicas como la capital de México". ¡Tiempos aquellos!

A su regreso a Europa fue recibido con pasmo a causa de los descubrimientos que llevaba consigo y también porque se le había dado por muerto y el retorno tenía mucho de resurrección. Había recogido nada menos que 60 mil plantas, de las que 6 mil 300 eran nuevas para la ciencia, y había enriquecido el saber humano con 201 nuevas posiciones astronómicas y 500 barométricas. Hizo conocer la utilidad del guano como fertilizante y originó su introducción en los países de Europa. En total se conocen entre 600 y 700 memorias o trabajos científicos suyos.

Varios años pasó en París editando sus estudios. Después participó en una expedición científica a la Siberia asiática. Más tarde fue cortesano y diplomático con el rey Federico Guillermo III de Prusia. Dedicó sus últimos años a la redacción de su obra Cosmos, en la que desarrolló todas las ramas de la ciencia conocidas hasta entonces, y creó algunas más. Longevo pero lúcido, murió a los 90 años de edad.

El 21 de julio de 1824 el poder ejecutivo del gobierno mexicano dijo en un acto público solemne que «el Ensayo político del señor de Humboldt comprende la descripción más completa y más exacta de las riquezas naturales del país, y que la lectura de esta grande obra ha contribuido mucho a reanimar la actividad industrial de la nación y a inspirarle confianza en sus fuerzas propias». Antonio López de Santa Anna otorgó a Humboldt la condecoración de la Orden de Guadalupe, e Ignacio Comonfort y Benito Juárez ordenaron homenajes al sabio, que no se cumplieron. Una estatua que representa a éste, donada por el emperador Guillermo II, fue colocada en la ciudad de México, en el atrio de la iglesia de San Agustín, que fuera Biblioteca Nacional.

EL OBSERVADOR 402-12

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


Cómo Estados Unidos consiguió expulsar a Dios


En la entrevista que le hicieron a la hija de Billy Graham en el Early Show, Jane Clayson le preguntó: «¿Cómo pudo Dios permitir que sucediera ésto?» (se refería a los ataques del 11 de septiembre). Anne Graham dio una respuesta sumamente profunda y llena de sabiduría. Dijo: «Al igual que nosotros, creo que Dios está pofundamente triste por este suceso; pero durante años hemos estado diciéndole a Dios que se salga de nuestras escuelas, que se salga de nuestro gobierno y que se salga de nuestras vidas. Y siendo el caballero que Él es, creo que se ha retirado tranquilamente. ¿Cómo podemos esperar que Dios nos dé su bendición y su protección cuando le hemos exigido que nos deje estar solos?.

Creo que todo comenzó cuando Madeleine Murray O'Hare (que más tarde fue asesinada) se quejó de que no quería que se rezara en nuestras escuelas, y dijimos que estaba bien.

Luego alguien dijo que mejor no se leyera la Biblia en las escuelas (la Biblia dice no matarás, no robarás, amarás a tu prójimo como a ti mismo). Y dijimos que estaba bien.

Luego el Dr. Benjamin Spock dijo que no debíamos pegarle a nuestros hijos cuando se portan mal porque sus pequeñas personalidades se truncarían y podríamos lastimar su autoestima (el hijo del Dr. Spock se suicidó). Dijimos que los expertos saben lo que están diciendo. Y dijimos que estaba bien. Luego alguien dijo que los maestros y directores de los colegios no deberían disciplinar a nuestros hijos cuando se portan mal. Los administradores de las escuelas dijeron que más valía que ningún miembro de la facultad de las escuelas tocara a ningún estudiante que se porte mal porque no queremos publicidad negativa y, por supuesto, no queremos que nos vayan a demandar (hay una gran diferencia entre disciplinar, tocar, golpear, cachetear, humillar, patear, etc.). Y dijimos que estaba bien.

Luego alguien dijo: dejemos que nuestras hijas aborten si quieren, y ni siquiera tienen que decirle a sus padres. Y dijimos que estaba bien. Luego uno de los consejeros del consejo de administración de las escuelas dijo: ya que los muchachos siempre van a ser muchachos y de todos modos lo van a hacer, démosle a nuestros hijos todos los condones que quieran para que puedan divertirse al máximo, y no tenemos que decirle a sus padres que se los dimos en la escuela. Y dijimos que estaba bien.

Luego algunos de nuestros principales funcionarios públicos dijeron que no importa lo que hacemos en privado mientras cumplamos con nuestro trabajo. Estuvimos de acuerdo con ellos y dijimos: no me importa lo que nadie, incluyendo el Presidente, haga en su vida privada mientras yo tenga un trabajo y la economía esté bien.

Luego alguien dijo: vamos a imprimir revistas con fotografías de mujeres desnudas y decir que esto es una apreciación sana y realista de la belleza del cuerpo femenino. Y dijimos que estaba bien. Y luego alguien más llevó más allá esa apreciación y publicó fotografías de niños desnudos, llevándola aún más allá cuando las colocó en internet. Y dijimos que estaba bien, que tienen derecho a su libertad de expresión.

Luego la industria de las diversiones dijo: hagamos shows por televisión y películas que promuevan lo profano, la violencia y el sexo ilícito. Grabemos música que estimule las violaciones, las drogas, los suicidios y los temas satánicos. Y dijimos: no es más que diversión, no tiene efectos negativos, de todos modos nadie lo toma en serio, así que adelante. Ahora nos preguntamos por qué nuestros niños no tienen conciencia, por qué no saben distinguir entre el bien y el mal. Probablemente, si lo pensamos bien y despacio, encontraremos la respuesta.

Es curioso cómo la gente simplemente manda a Dios a la basura y luego se pregunta por qué el mundo está en proceso de destrucción.

(Enviado por Walter Turnbull)

EL OBSERVADOR 402-13

  [SUMARIO] [INICIO]


TESTIMONIO
No aborté... porque Dios existe y vivió en mi vientre


¡Hola! Simplemente diré que un día perdí mi autoestima, me dejé usar por un hombre que no valía la pena y me entregué a la vida de placer y de pecado. Cuando nuestra relación estaba más deteriorada que nunca, supe que aquel hombre se había casado con otra y al mismo tiempo andaba conmigo. A la semana siguiente me enteré de que yo estaba embarazada. Él no quería que naciera mi bebé, pero yo amaba a ese hijo con todo mi corazón porque le había pedido perdón a Dios por mis errores y sentía que en ese hijo Dios no sólo me perdonaba sino que me daba la oportunidad de llevar una vida diferente. Cuando mis padres se enteraron de que yo estaba embarazada me corrieron de la casa. Por otra parte, el papá de mi hijo insistía en que no naciera, me persiguió y hasta intentó secuestrarme. Por todas estas presiones, a los tres meses de embarazo perdí a mi bebé. Fue un aborto espontáneo. Yo nunca hubiera hecho algo para abortar, porque era Dios en mi vientre y mi nueva oportunidad de ser digna.

Después del aborto me quería morir porque no encontré apoyo en nadie de mi familia; al contrario, solamente recibí reproches. En las noches me bajaba a la sala para que nadie me escuchara llorar y hundirme en la angustia y en la soledad. Leía la Biblia y le decía a Dios que no entendía tanto dolor, pero que yo sabía que no podía renegar de Él porque, a pesar de todo mi dolor, sabía que Él existía.

Un día que yo leía la Biblia, Dios me dijo: "Yo multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo"... Y le creí. Después, en un momento de angustia, quise suicidarme y, cuando tenía la navaja en el cuello, una voz en mi interior me dijo: "¡No lo hagas, porque Yo tengo una promesa para ti y no la podré realizar si tú te quitas la vida"... Así que retiré la navaja del cuello.

Después de un año conocí a otro hombre y le compartí todo lo que viví con anterioridad. Me enamoré y me entregué a él porque sentía que lo amaba con todo el corazón y, además, porque seguí sin valorarme y sin valorar mi cuerpo. Y así me embaracé de nuevo y cuando me enteré lloré de alegría porque sentí que era la promesa de Dios cumplida. Así que fui ante el Santísimo y le dije: "Yo no entiendo por qué me das otro hijo, y si también a éste te lo quieres llevar, ¡adelante!; pero quiero quedármelo, déjamelo por favor; sin embargo, que no se haga mi voluntad sino la tuya". Cuando mi pareja se enteró de que yo estaba embarazada, me dijo: "No es mi bebé y no quiero que nazca"... y me abandonó.

Sucedieron muchas cosas más, pero ahora puedo decir que mi hija nació y que se ha convertido en la alegría de mi casa y alegría mía. Ella es la princesa de paz que Dios puso en nuestro camino... Es la alegría de mi familia y, sobre todo, una bendición de Dios.

(Testimonio recogido por la señora Teresa García)

EL OBSERVADOR 402-14

[SUMARIO] [INICIO]


FIN

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006