El Observador de la Actualidad

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD
Periodismo católico para la familia de hoy
4 de mayo de 2003 No.408

SUMARIO

bullet¿Santidad en la política? (I) - Un alcalde español está camino a los altares
bulletCARTAS DEL DIRECTOR - La Virgen María y Tolkien
bulletPINCELADAS - Un beso de mi madre
bulletREPORTAJE - La guerra no ha terminado: por décadas los Bush continuarán asesinando a muchos miles de iraquíes más
bulletJÓVENES - Yo tuve la mamá más mala del mundo
bullet¿Es malo el rock?
bulletCULTURA - Los medios... y los fines
bulletCOMUNICACIÓN - Decálogo del periodista
bulletDEBATE – Las sectas
bulletTESTIMONIO - Los medios de comunicación, de fiesta con el beato Alberione
bulletDILEMAS ÉTICOS - ¿Pueden las emociones convertirse en prisiones?

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


¿Santidad en la política? (I)
Un alcalde español está camino a los altares


Mons. Agustín García-Gasco, arzobispo de Valencia, España, anunció la apertura de la causa de canonización de Joaquín Ballester Lloret, uno de los más ilustres alcaldes de Gandía y cofundador del sanatorio-leprosería San Francisco de Borja de Fontilles, en Alicante.

El acto de apertura tendrá lugar el próximo 21 de junio en el palacio del Santo Duque de Gandía. Ballester fundó, junto con el jesuita Carlos Ferris la leprosería de Fontilles en 1902, el único sanatorio de Europa que hoy sigue dedicado a la atención de leprosos.

Un político católico

Según informó la agencia Avan, Ballester era un "hombre comprometido que se adelantó a su tiempo por su trabajo social y solidario". Desde su posición de abogado, alcalde de Gandía y candidato a diputado en Cortes "defendió a los más necesitados y afrontó, con su entrega y colaboración con el jesuita Carlos Ferris, el tabú de la lepra tras escuchar una noche el sollozo de un leproso cuando cenaban juntos en Tormos", añadieron.

A partir de aquella experiencia y "con una enorme fe en la Providencia, dedicó grandes sumas de dinero de su peculio personal a la causa y llegó, incluso, a mendigar de puerta en puerta para conseguir recursos, superando enormes dificultades, rechazos, amotinamientos e, incluso, amenazas de muerte". Además, "hasta el final estuvo atendiendo a los más necesitados y a ellos dedicó también sus últimas obras: las casitas para obreros sin recursos en el Balneario de Benasal y el preventorio del Amparo en Gandía".

Los restos de Ballester se encuentran sepultados "bajo la misma lápida de su gran amigo y colaborador" el padre Carlos Ferris, en la iglesia de Fontilles.

La Leprosería de Fontilles

En sus cien años de existencia, la leprosería fundada por Ballester y Ferris ha atendido más de tres mil personas. La casi total erradicación de la lepra en España ha reducido el número de residentes a 75, aunque están en tratamiento ambulatorio otros 150 enfermos.

A pesar de ello, la labor investigadora contra la lepra y de apoyo a los centros y a los médicos que trabajan en la erradicación de la enfermedad continúa "en una intensidad cada vez más creciente", según las mismas fuentes.

Actualmente, el sanatorio de Fontilles se dedica también a la formación de promotores de salud y atención a enfermos de lepra en Brasil, Nicaragua, Colombia, Costa Rica, Guinea Ecuatorial, China y la India.

Asimismo, la institución organiza cursos para médicos y auxiliares sanitarios de España y del extranjero desde 1947. A través de ellos ha formado desde entonces a "más de 2 mil profesionales que actualmente combaten la lepra en todo el mundo". (ACI)

EL OBSERVADOR 408-1

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


CARTAS DEL DIRECTOR
La Virgen María y Tolkien

Por Jaime Septién


Mayo es el mes de María. Todos los católicos lo sabemos. Pero no todos estamos dispuestos a comprometer en ello algo más que una práctica tradicional: llevar flores, rezar el Rosario, peregrinar a algún santuario... No quiero decir que esas prácticas estén mal. De ningún modo. Lo que quiero significar es que debemos ir más allá, para entrar en núcleo del hecho mariano, un acontecimiento que debería cambiarnos la vida para siempre.

Hace unos días, leyendo un libro de ensayos sobre J.R.R. Tolkien, autor de El Señor de los Anillos, me topé con una carta en la que el escritor católico inglés que más influencia ha tenido sobre las generaciones actuales (a partir, ni modo, de las dos películas que se han emitido al gran público: La comunidad del anillo y Las dos torres) afirma, sin ruborizarse, que "la influencia más grande que ha tenido en su vida y en sus escritos" es la de la Virgen María.

¡Ya me imagino a unos de nuestros intelectuales declarando eso! La prensa y los críticos de izquierda (y los de derecha, también) soltarían la carcajada. Para ellos la Virgen es cosa de estampitas, adulación de beatas, asunto de niños bien portados y nada más. ¡Pues váyanse de cabeza! El escritor inglés más leído del siglo XX (a quien no le dieron el Nobel por ser, precisamente, demasiado católico, como Graham Greene o Chesterton, o Mounier, o Claudel, o Unamuno, a lo mejor hasta Miguel Delibes) asumía frente a quien quisiera escucharlo que Nuestra Señora era el motor de su arte.

En otra carta, escrita por Tolkien al sacerdote jesuita Robert Murray, le dice que "sobre Nuestra Señora se funda toda mis escasa percepción de la belleza, tanto en majestad como en simplicidad". ¿Es necesario decir más? La Virgen María como modelo estético del ser humano: el sí que cambia la historia es un sí dicho desde el rincón más alejado de las plazas de la historia oficial, contada por los hombres: en un pequeño poblado pobre, en una pequeña casa pobre, por una niña inocente y bella, cuya única arma era la oración.

El personaje de Galadriel en El Señor de los anillos no sólo recuerda a la Virgen María; es la pureza, la gracia, la humildad y el valor sereno de la Virgen María. Tolkien lo aceptaba y lo promovía. La sencillez de María es la mayor obra de arte concebida por un ser humano. Esa muchacha judía que abre su casa al Amor, que abre su alma al dolor, no puede sino ser la guía de todos los que quieran entregarse al arte: a la literatura, a la pintura, o al maravilloso ejercicio de vivir por y para los demás.

Yo no sé si sea necesario agregar de dónde le vino el amor de María a Tolkien. Cierre un momento los ojos el lector. Pregúntese: ¿de dónde? Y la respuesta la tendrá a la mano. En efecto, de su madre. Por eso, también, mayo es el mes de todas las madres. Porque madre es aquella que nos enseña que María es Madre.

EL OBSERVADOR 408-2

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PINCELADAS
Un beso de mi madre
Por Justo López Melús *


La confianza puesta en nosotros despierta nobles ideales y nos da alas para alcanzarlos. Crea en nosotros estímulos de superación. El que nos consideren mejor de lo que somos nos obliga a serlo. «Tú no puedes ser malo, porque yo te amo». La autoestima despierta nuevas energías.

Benjamín West, el famoso pintor de Estados Unidos, pintó de niño un gallo. Lo enseñó a su madre que, emocionada, lo abrazó y besó. «¿Cómo llegaste a ser pintor?». «Un beso de mi madre me hizo artista». Zarra jugaba al futbol de niño con otros niños bajo la ventana de su casa. «Un día mi madre me dijo: 'No entiendo mucho, pero me gusta asomarme a verte jugar'. Sabía que mi madre me miraba, y así llegué a ser lo que soy».

* Operario Diocesano en San José de Gracia en Querétaro.

EL OBSERVADOR 408-3

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


REPORTAJE
La guerra no ha terminado: por décadas los Bush continuarán asesinando a muchos miles de iraquíes más

Un regalo de uranio radiactivo que durará 4 mil 500 millones de años


Para los que han sentido alivio al saber que la guerra ha llegado a su fin y que ya no habrá más víctimas, aquí tienen una mala pero verdadera noticia: muchos miles más continuarán muriendo a causa de esta guerra por generaciones y generaciones. ¿La causa? El uranio empobrecido que los dos presidentes Bush han dejado como obsequio perenne sobre las tierras del patriarca Abraham.

¿Qué es el uranio empobrecido?

Según dice la ONU, «el uranio empobrecido es el residuo obtenido de la producción del combustible destinado a los reactores nucleares y las bombas atómicas, compuesto principalmente por el isótopo de uranio no fisionable U-238», y su radiactividad «es aproximadamente el 60% de la del uranio natural».

Pero en este último dato no concuerda el organismo español Ecologistas en Acción, que considera que el uranio empobrecido es una sustancia «unas cien veces más radioactiva que el uranio que se encuentra en la naturaleza, pues éste está mucho más disperso y mezclado con otros minerales. Además su radiactividad persiste durante millones de años y puede tardar miles de años en dispersarse por el medio y que sus concentraciones bajen a niveles inofensivos». En esto último el grupo europeo tiene razón, ya que el uranio empobrecido tiene una vida media de cuatro mil quinientos millones de años.

Los nazis fueron los primeros

La primera utilización de uranio con fines militares se remonta a la segunda guerra mundial y fue hecha por los nazis. Albert Speer, ministro de armamento del Tercer Reich, cuenta: «Durante el verano de 1943 ordené la utilización de cabezas de uranio para los obuses, liberamos mil 200 toneladas de nuestros stocks de uranio». Ese mismo año el Ministerio de la Guerra de Estados Unidos hablaba ya de la posibilidad de emplear material radiactivo para que fuera inhalado por las tropas enemigas; el informe Use of Radioactive Material as a Military Weapon, dirigido por el coronel K. D. Nichols al general Groves, considera también la posible utilización de dicho material para envenenar los alimentos y las fuentes de agua.

Estados Unidos trabajó en serio para desarrollar convenientemente esta idea bélica, y ahora recubre de uranio empobrecido las cabezas de los proyectiles perforantes que dispara desde los aviones A-10 «Jabalí» y desde los helicópteros «Apache», y los proyectiles «Abrams» y los misiles «Tomahawk», ya que el uranio empobrecido es extremadamente denso y pesado, de tal manera que los proyectiles con cabeza de este elemento químico pueden perforar el acero blindado de vehículos militares y edificios. Estados Unidos tiene entre 500 mil y 700 mil toneladas de uranio empobrecido para fines militares.

Reconocer un proyectil con cubierta de uranio

Según apunta el investigador Alfredo Embid en su extraordinario trabajo Las mentiras sobre el Uranio Empobrecido, «los obuses con uranio empobrecido dejan una estela roja en el cielo... En el impacto el proyectil empieza a arder perforando el metal; cuando lo atraviesa se forma un depósito de óxido alrededor de un agujero característico muy nítido con bordes bien definidos. Tienen el aspecto de que el proyectil hubiese penetrado desde dentro hacia afuera. Esto es perfectamente lógico ya que los proyectiles no estallan en el impacto superficial sino que penetran y lo hacen dentro... Todo lo que encuentran dentro arde o explota, todos los que están dentro mueren abrasados inmediatamente. Los estadounidenses los llamaban con un siniestro humor crispy citters, que se puede traducir al español por 'bestezuelas asadas crujientes'».

Cuando un proyectil impacta contra un objetivo, el 70% de su revestimiento de uranio empobrecido arde y se oxida, volatilizándose en micropartículas altamente tóxicas y radioactivas. Estas partículas, al ser tan pequeñas, pueden ser ingeridas o inhaladas tras quedar depositadas en el suelo o al ser transportadas a kilómetros de distancia por el aire, los alimentos o el agua.

Quiénes y cuándo han usado el uranio como arma

Además de EU, países como Reino Unido, Francia, Canadá, Rusia, Grecia, Turquía, Israel, las monarquías del Golfo, Taiwán, Corea del Sur, Paquistán o Japón compran o fabrican armas con uranio.

Para Laka Foundation existen testimonios de que los proyectiles con uranio empobrecido fueron empleados de manera experimental por los israelitas en la Guerra del Kippur en 1973, e incluso antes, en 1967, en la Guerra de los Seis Días.

Por su parte, International Action Center y otros organismos denuncian que también se ha empleado uranio empobrecido contra Líbano, Somalia, Afganistán y Palestina. Yasser Arafat, en el foro antiglobalización de Davos (Brasil), en enero 2001, denunció que: «Israel utiliza armas prohibidas internacionalmente que incluyen armas con uranio empobrecido».

Lo que de manera oficial se admite es que George Bush padre autorizó que EU lo empleara por vez primera en 1991, durante la guerra del Golfo; que en 1995 la OTAN lo usó sobre Bosnia, y que la misma OTAN, en 1999, volvió a emplearlo en Kosovo.

Todo parece confirmar que, en la última guerra contra Iraq, Estados Unidos, ahora por la autorización de George Bush hijo, empleó el uranio en sus bombardeos.

Los muertos que han de venir

Puesto que el uranio 238 es emisor radiactivo de partículas alfa y beta, que son cancerígenas, la ONU reconoció en 2001 que puede dañar las células de pulmones, huesos, hígado, próstata, intestino y cerebro.

También el ejército estadounidense lo sabe bien, aunque de manera pública, con complicidad de la OTAN, asegura que el uranio empobrecido no tiene efecto tóxico ni radiactivo. Pero en un informe interno de 1995 señalaba el ejército que «si el uranio empobrecido penetra en el cuerpo tiene la potencialidad de provocar graves consecuencias médicas». Y cómo no reconocerlo, cuando tiene cien mil veteranos de guerra enfermos del llamado «síndrome del Golfo».

A unos diez años de la guerra del Golfo, en Iraq el uranio empobrecido ya había afectado a un cuarto de millón de hombres, mujeres y niños, provocando, entre otras cosas, de 20 mil a cien mil cánceres letales —el Comité de Sanciones de la ONU no permite a Iraq la importación de remedios oncológicos porque contienen restos de sustancias radioisotópicas, o sea, «material nuclear»— y un dramático aumento de malformaciones congénitas y abortos espontáneos, así como la aparición de nuevas enfermedades de muy difícil diagnóstico (inmunodeficiencias graves, por ejemplo).

Según la ONU, en Iraq los casos de cáncer aumentaron un 55% entre 1989 y 1994; y específicamente en Basora el aumento de cáncer era del 220%. A lo anterior sume los efectos que provocará el uranio de la guerra del 2003.

El responsable también está enfermo

Doug Rokke, doctor en física, fue director del proyecto sobre uranio empobrecido del Pentágono durante diez años. En febrero de 1991, durante la guerra del Golfo, se encontraba al frente de un equipo médico encargado de limpiar de vehículos contaminados la famosa «autopista de la muerte».

Actualmente, con graves problemas respiratorios, motrices y de riñón a causa de su exposición al uranio empobrecido, Rokke se ha convertido en uno de los líderes de la campaña a favor de prohibir estas municiones en Estados Unidos.

Prohibido limpiar la atmósfera

Medac, organización británica afiliada a la Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear, y ganadora en 1985 del Premio Nobel de la Paz, ha denunciado que Estados Unidos prohibió tras la guerra del Golfo que los países de la comunidad internacional vendieran a Iraq los artefactos tecnológicos que podrían limpiar su atmósfera y el agua envenenada por el uranio.

Éste es, sin duda, uno de los mayores crímenes contra la humanidad en toda la historia. (.)

EL OBSERVADOR 408-4

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


JÓVENES
Yo tuve la mamá más mala del mundo


Yo tuve la mamá más mala del mundo. Mientras que los otros niños podían irse a la escuela sin desayunar, yo tenía que comer todo el cereal, el huevo y el pan tostado. Cuando los demás niños tomaban refrescos y dulces para el almuerzo, yo tenía que conformarme con comer siempre comidas nutritivas.

Pero yo no era la única que cargaba con este sufrimiento. Mi hermana y mis dos hermanos tenían la misma mamá mala que yo tenía. Mi madre insistía en saber todo lo que hacíamos y dónde estábamos; parecía que estábamos encarcelados. Tenía que saber quiénes eran nuestros amigos. Insistía en que, si decíamos que íbamos a tardar una hora, de hecho tardáramos una hora y no dos.

Cada vez que queríamos hacer las cosas a nuestra manera, nos castigaba. ¿Pueden imaginarse pegarle a una nenita sólo porque desobedece? Ahora pueden darse cuenta lo mala que era mi mamá. Lo peor es esto que les voy a contar: Teníamos que estar en la cama a las 9 p.m. y levantarnos temprano al día siguiente. No se nos permitía dormir hasta el medio día, como a nuestros amigos, así que mientras ellos dormían, mi mamá tenía el valor de despertarnos para trabajar. Rompió la «ley contra el trabajo de los niños menores», e hizo que laváramos los trastos, tendiéramos nuestras camas, que fuéramos por el pan y las tortillas y muchas cosas más; hasta creo que se quedaba despierta por la noche pensando en las cosas que podría obligarnos a hacer, tan sólo por molestarnos: que lávate los dientes, cepíllate el cabello, respeta a los mayores, obedece...

Siempre insistía en que dijéramos la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Así, entre tanta crueldad, transcurrió mi infancia. Para cuando llegamos a la adolescencia y fue más sabia, nuestras vidas se hicieron aún más miserables. Nadie podía tocar el claxon para que saliéramos corriendo; nos avergonzaba hasta el extremo de obligar a nuestros amigos a llegar hasta la puerta de la casa para preguntar por nosotros. Después de los quince años nos dejaba ir a las fiestas de la escuela y a la Iglesia solamente. Mi mamá era un fracaso total como mamá.

Pasaron los años y resulta que todos sus hijos somos felices. Hemos sabido superar las dificultades de la vida y desarrollar magníficas relaciones tanto en la familia como en la Iglesia y en nuestros trabajos. ¿A quién debemos culpar de nuestra situación actual? Tienen razón: a nuestra «mala madre».

Hemos descubierto que nuestra «mala madre» es, en realidad, la mejor del mundo. Gracias a ella mis hermanos y yo nos hemos propuesto continuar el camino trazado por Jesús.

Estamos tratando de educar a nuestros hijos como lo hizo nuestra madre. Estoy llena de orgullo cuando mis pequeñitos me dicen que soy «mala». Sonrío recordando mis propios arrebatos de cólera y le doy gracias a Dios por haberme dado a la «mamá más mala del mundo».

Si la madre de ustedes fue o es tan mala como la mía, ¿no creen que deberían expresarle su más profundo agradecimiento?

(Autor desconocido)

EL OBSERVADOR 408-5

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


¿Es malo el rock?


El rock tiene cuatro fases históricas; la primera es su nacimiento (en torno a 1951-1952), en la que Alan Freed inventa el nombre rock'n roll, expresión que «describe los movimientos del cuerpo humano durante los jugueteos sexuales. Está tomado del argot popular de los ghetos estadounidenses». La segunda etapa es la evolución hacia el hard y el acid rock, con la integración del rock en el mundo de las drogas. La tercera etapa es el rock satánico; esta fase es inaugurada por los Beatles en 1968 con la aparición del Devil's White Album conteniendo las dos piezas siguientes: Revolution Number One y Revolution Number Nine. Por primera vez en la industria del disco se introducirán mensajes subliminales para transmitir "el evangelio de Satanás". La fórmula tiene éxito y de allí en adelante la música rock tomará el vasto camino de la perversión diabólica; hay que mencionar en este campo a los Rolling Stones, The Who, Black Sabbath, Led Zeppelin y Styx. La cuarta fase, en los años 80, es el punk rock, cuyo fin y filosofía son llevar a los oyentes directamente al suicidio, a la violencia colectiva y a los crímenes sistemáticos. Entre los grupos más notorios mencionamos a Kiss, Ted Nugent y los Mutantes, Aphrodíte's Child (album 666), Rob Zombie, cuyo maestro fue Alice Cooper, y, sobre todo, Marylin Manson.

En estas diversas manifestaciones pseudo musicales pueden señalarse los siguientes aspectos pervertidos:

1) Mensajes subliminales.- Se trata de la transmisión de un mensaje destinado a alcanzar al oyente "justo por debajo del umbral de su conciencia"; el autor del mensaje subliminal es perfectamente consciente del objetivo que quiere alcanzar, mientras que el oyente ignora por completo que sufre esta invasión de su conciencia y de su subconsciente profundo. En el rock los mensajes subliminales tienen un contenido muy variado: perversión sexual; rebelión contra el orden establecido; iniciación al suicidio, a la violencia y al homicidio, y consagración a Satanás. 2) Mensajes satánicos directos.- Después de la primera ola de mensajes subliminales, los autores de rock empezaron a expresar abiertamente sus inspiraciones satánicas. Por ejemplo, la canción The God of Thunder, del grupo Kiss: "Fui educado por un demonio, preparado para reinar como 'el que es'. Soy el señor del desierto. Un hombre de hierro de los tiempos modernos. Llamo a las tinieblas para agradarme y te ordeno arrodillarte delante del dios del trueno, dios del Rock'n roll". O esta letra de The Dead Kennedy's: "Dios me dijo que te despelleje vivo. Yo mato a los niños. Me gusta verlos morir. Mato a los niños. Hago llorar a sus madres. Los aplasto con mi coche. Quiero oírlos gritar; darles bombones envenenados y arruinar su halloween". 3) Consagración a Satanás.- Grandes estrellas del rock'n'roll se han consagrado a Satanás libremente y por propia voluntad. Éste es el testimonio de Alice Cooper: «Hace algunos años fui a una sesión de espiritismo donde Norman Buekley suplicó que el espíritu se hiciera oír. El espíritu se manifestó por fin y me habló. Me prometió a mí y a mi grupo de música la gloria, la dominación del mundo con la música rock y la riqueza en abundancia. Lo único que me pidió en cambio era entregarle mi cuerpo para que ese espíritu tomara posesión de mí. A cambio de la posesión de mi cuerpo, me hice célebre a través del mundo entero». Mick Jagger, de los Rollings Stones, se consagró a Satanás bajo la influencia de dos brujas: Marianne Faithfuil y de Anit Pallenberg. Ozzy Cisburne, del grupo Black Sabbath, ha confesado que nunca ha compuesto una canción sin estar en estado de trance.

Por otro lado, numerosos estudios han sido emprendidos para evaluar los diversos efectos de la música rock, encontrando que produce graves traumatismos de oídos, vista, columna vertebral y sistema nervioso de los oyentes asiduos. Esta música puede tener efectos y consecuencias físicas asombrosas: cambios en el pulso y la respiración, secreción acrecentada de las glándulas endocrinas, contracción de la laringe, alteraciones de la glucosa en la sangre y desequilibrio de las hormonas sexuales, de manera que las diversas funciones de control de las inhibiciones morales disminuyen o quedan de plano neutralizadas. Dicho de otro modo, el rock actúa sobre el cerebro provocando un corto circuito en las facultades conscientes, tal como hace la droga.

Es por eso que el criminólogo canadiense Jean-Paul Règimbal no ha dudado en decir que "nadie puede decir que la influencia del rock sea sana y positiva".

(Fuente. Cristiandad.org)

EL OBSERVADOR 408-6

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


CULTURA
Los medios... y los fines

Por Carlos Díaz


Emile Zola publicó una novela, Au bonheur des dames, donde se hace una salvaje crítica de los grandes almacenes y de sus dueños, a los que llama 'traficantes de deseos'. Lo que le indignaba era que en esos establecimientos se exponían las mercancías fuera de las cajas, y esto le parecía una indecente llamada al consumo. Para colmo de males, en esos años se inventó la lámina de cristal y aparecieron los escaparates, con lo que el tráfico del deseo se llevó a la mismísima calle. Cuentan los testimonios de militantes obreros de mediados del XIX que sus lugares de recreo eran la taberna y las agrupaciones sindicales y políticas, pero la taberna en el sentido inglés, la taberna como lugar de encuentro y de elaboración de cultura, como semillero de inquietudes, una taberna donde en muchas ocasiones no se expedía una sola gota de alcohol pero se hablaba de todo lo divino y lo humano. Fuera de la jornada de trabajo, de la relación familiar, y de la militancia sindical y sociopolítica, nadie pensaba en nada más. ¿Y la diversión centrada en el objeto de deseo, el consumo? Semejante planteamiento no entraba en la mentalidad de la época, que tenía bastante «diversión» con la lucha por la supervivencia. En una palabra, la publicidad no existía y brillaban por su ausencia los escaparates o expositores de tiendas y comercios, a no ser de forma muy minoritaria en los barrios más elegantes de las escasas ciudades más cosmopolitas, a las que no accedían los campesinos.

¡Los tiempos han cambiado tanto desde que Thomas Jefferson dijera aquello de «prefiero periódicos sin gobiernos, a gobiernos sin periódicos»! Hoy vamos hacia un mundo de trabajadores consumistas compulsivos. Se sufre por no tener el último modelo de algo hábilmente publicitado, muchas veces banal y superfluo. La sicosociología ha descubierto y entregado a los focos publicitarios las necesidades y su insaciabilidad; ahora los lujos para los acomodados deben ser convertidos en necesidades para las clases más pobres. Los publicistas, al lanzar sus productos, no informan sobre los productos mismos, tan sólo resaltan el rol social con reclamos emotivos sobre la diferenciación social que su posesión comporta y sobre el estatus que su posición confiere. La fuente del estatus ya no es la capacidad para crear cosas, sino la posibilidad de adquirirlas. Hasta la clase trabajadora ha sido reeducada en el consumo dinámico de bienes de lujo. Obviamente, los hijos de los pobres se sienten frustrados por no poder acceder al consumo de determinadas marcas. Las asociaciones de consumidores, expertas en la relación calidad-precio, no lo son en la evitación del consumo desaforado, aunque la insatisfacción continuada puede despeñarnos por la decepción, el desánimo, y las depresión. Si la frustración continua empuja a la agresividad, ¿cómo extrañarse de que la depresión y la violencia hayan alcanzado proporciones epidémicas?

Marlboro era una marca de tabaco fracasada que la empresa quiso reflotar. Los expertos en marketing descubrieron que todos los segmentos del mercado estaban ya cubiertos y que sólo quedaba como posible diana de sus campañas un grupo de consumidores que se declaraba 'independiente' y 'reacio a dejarse influir por la publicidad'. Para seducir a esos rebeldes centraron toda la propaganda en la figura del cowboy solitario, enérgico y autosuficiente. Marlboro ha llegado a ser la marca más vendida en el mundo.

Los medios de masa están pensados para Opacman. Todo vale con tal de que produzca abultadas cifras de venta: vende, luego es bueno; vende más, luego es mejor; es líder absoluto, luego es óptimamente bueno, pues el valor moral queda suplantado por el valor económico, la publicidad contra la moralidad. Para no pocos el fin de la publicidad justifica los medios, por eso desaparece la contraposición entre publicidad lícita e ilícita. A fin de vender se recurre sobre todo a los estereotipos animalizadores y sexistas, donde la mujer aparece como objeto de mercadería, al consumismo superfluo de bienes mostrencos (joyas, colonias), atentatorios contra la salud (tabacos) o directamente devastadores de la naturaleza (automóviles, etc). La publicidad no nos enseña a consumir menos (tal cosa iría contra la esencia del mercado neoliberal), ni siquiera a consumir más racionalmente, pues el consumidor estima que cuanto más consuma más persona será: tanto consumes, tanto vales; consumes lo último, luego eres más admirable.

Y, como no hay publicidad neutra, sino al servicio de unos fines a los que publicita, en el mundo de la mercadotecnia tan importante llega a ser el vender que el suplemento de fin de semana de todos los grandes periódicos cada vez es más publicitario, publicidad disfrazada en forma de artículos, publirredacción. La publicidad es noticia, y la noticia, publicidad; por eso el publirreportaje sustituye a la noticia. El futuro es prensa gratis financiada por los anunciantes, producto publicitario con formato de periódico, periodismo «gratuito» muy ideológico, pues potencia la cosmovisión hedonista; con sonrisa dentífrico y olor desodorante rostros famosos enseñan telegénicamente a comer, a divertirse, a viajar, a comprar, a broncearse, a perfumarse, a descansar, a satisfacer deseos inducidos en el ámbito de la privacidad, que es lo que hoy importa. En el futuro inmediato, en lugar de publicidad directa, seremos invadidos por la publicidad indirecta respecto de lo que come o lo que viaja tal o cual famoso/a. La guerra es la culminación de la publicidad por otros medios, por eso la publicidad cada vez cuenta más en la distribución de la noticia bélica y las fronteras entre lo bélico y lo publicitario se han estrechado. La noticia se maneja como si se tratara de misiles, quien posee los medios posee las armas y viceversa: filmar el ataque desde la línea de fuego, una metralleta, una cámara.

¿Tendrá libertad tal o cual medio para criticar a las firmas publicitarias de las que extrae sus ingresos? No parece probable, pues depende de ellas. De nada sirven los códigos de conducta publicitaria, nunca hubo mayor distancia que en el universo publicitario entre el ser y el deber ser: en lugar de pasar desde el entendimiento y la razón a la acción volitiva, se manipula la voluntad y se ocultan las razones que podrían ayudar a discernir al consumidor. Publidad y los derechos humanos suelen estar reñidos.

EL OBSERVADOR 408-7

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


COMUNICACIÓN
Decálogo del periodista

Por Manuel Lozano Garrido «Lolo»

1. Da gracias al ángel que clavó en tu frente el lucero de la verdad y lo bruñe a todas horas.

2. Cada día alumbrarás tu mensaje con dolor, porque la verdad es un ascua que se arranca del cielo y quema las entrañas para iluminar, pero tú cuida de llevarla dulcemente hasta el corazón de tus hermanos.

3. Cuando escribas lo has de hacer: de rodillas para         amar; sentado para juzgar; erguido y poderoso, para combatir y sembrar.

4. Abre pasmosamente tus ojos a lo que veas y deja que se te llene de savia y frescura el cuenco de las manos, para que los otros puedan tocar ese milagro de la vida palpitante cuando te lean.

5. El buen peregrino de la palabra pagará con moneda de franqueza la puerta que se le abre en la hospedería del corazón.

6. Trabaja el pan de la limpia información con la sal del estilo y la levadura de lo eterno y sírvela troceada por el interés, pero no le usurpes al hombre el gozo de saborear, juzgar y asimilar.

7. Árbol de Dios, pídele que te haga roble, duro e impenetrable al hacha de la adulación y el soborno, pero con tu frente en las ramas a la hora de la cosecha.

8. Si a tu silencio se llama fracaso porque la luz falta a la cita, acepta y calla. Pobre del ídolo que tiene los pies del barro de la mentira. Pero, ojo, a la vez con la vanagloria del mártir cuando las palabras no suenan por cobardía.

9. Siégate la mano que va a mancillar, porque las salpicaduras en los cerebros son como sus heridas, que nunca se curan.

Recuerda que no has nacido para prensa de colores. Ni confitería, ni platos fuertes: sirve mejor el buen bocado de la vida limpia y esperanzadora, como es.

EL OBSERVADOR 408-8

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


DEBATE

¿Qué es una secta?
Por María Velázquez Dorantes


Dentro de la religión —y el contexto en el que nos desenvolvemos— alguna o muchas veces hemos escuchado hablar de las sectas, pero la información que hay sobre ella es poca; por lo tanto es necesario, para nuestro conocimiento personal y el desarrollo de nuestra religión católica, así como el discernimiento, comprensión y respuestas a los ataques que nos vienen de parte de ellas, saber qué es una secta.

La palabra proviene del latín secta, y el término se refiere a un "conjunto de personas o seguidores de una parcialidad ideológica o religiosa". Lo más común es que las sectas surjan como independencia de una religión u otro grupo sectario. Para comprender esto es elemental saber que la palabra religión difiere en mucho de la palabra secta. Religión proviene del latín religio, -ônis, que significa "virtud que mueve a dar a Dios el culto debido".

De acuerdo con otras definiciones y otros casos de estudio secta es: "un grupo autónomo, no cristiano, fanáticamente proselitista, exaltador del esfuerzo personal, expectante de un inminente cambio maravilloso, ya colectivo (de la humanidad), ya individual (o del «hombre» en una especie de «superhombre»)."

Las sectas son grupos con un entorno independiente. Esto nos lleva a comprender que, dentro de ese círculo cerrado, no tienen una amplia visión de la realidad. Son no cristianas porque se basan en su líder, en la visión del hombre como Dios y porque marginan la Biblia o la convierten apenas en un libro representativo, por lo tanto, inferior a los escritos que las propias sectas escriben.

Se les denomina proselitistas porque imponen reglas, ganando adeptos con apresuramiento y arduo trabajo. Enseguida viene la exaltación al hombre. Los grupos que forman las sectas creen que el hombre está en la cúspide del mundo y que todo que han creado ellas por su esfuerzo humano y ayuda de grupo, mientras que rechazan toda gracia divina. Esto sucedió en la época filosófica del positivismo, cuando colocaron al hombre como Dios y se olvidaron de todo lo celestial y omnipotente; sin embargo, esta idea es falsa y navega perdida, porque el propio hombre no se puede explicar qué hombre lo hizo, o qué hombre hizo todo aquello de lo cual hecha mano.

Las sectas elaboran ideas donde suponen que la humanidad se encuentra en decadencia y que para impedir esto se necesita de un inminente cambio colectivo, y es cuando la sociedad se ve bombardea por mensajes como " el fin del mundo", " el final del ciclo cósmico", " el nacimiento de una nueva era" y un sinfin de ideas totalmente absurdas y sin fundamentos.

Por lo regular, para las sectas el punto de ataque es la Iglesia católica, y en Iberoamérica el número de sectas día con día se incrementa más, y esto es por la falta de información sobre la verdadera religión.

En el libro titulado La Iglesia católica y las sectas, del padre Flaviano Amatulli Valente, se dice que existe un "virus sectario que causa daño a la unidad querida por Cristo... y éstas [las sectas] son aceptadas por la gente ignorante y marginada".

Es importante que nosotros los católicos nos mantengamos informados sobre nuestra religión para defenderla de ataques impertinentes; que si tenemos dudas investiguemos en buenas fuentes.

* * * * * * * * * *

¿Es la Iglesia católica una secta?

Mucha gente ha acusado a la Iglesia católica de ser una secta «por no seguir la Biblia». Pero esto no es un criterio válido. En primer lugar, porque el «no seguir la Biblia» es un hecho del cual las mismas iglesias protestantes se acusan unas a otras. Segundo, porque una secta destructiva destruye por lo que le hace a sus adeptos, no por lo que cree.

Si hay algo de lo que no se puede acusar a la Iglesia católica es de controlar a sus adeptos y decirles qué comer, cómo vestirse, el no oir tal o cual música (excepto la satánica y la explícitamente inmoral, desde luego). A los católicos mucho menos se les dice si deben ir o no a las discos o a las fiestas, o si deben tomar o no café, o a qué horas dormirse. Es más: los sacerdotes ni siquiera pueden lograr que los católicos vayan todos los domingos a Misa.

Por otro lado, al católico no se le prohíbe leer literatura no católica, a diferencia de los testigos de Jehová o de otras sectas, donde leer 'basura' interfiere con sus obligaciones de 'evangelización'. Es más: si un católico tuviera prohibido leer literatura protestante, ¿de dónde surgirían los escritos de defensa de la fe católica?

Al católico no se le tiene prohibido tener un cónyuge protestante. En cambio, los miembros de sectas tienen prohibido tener no sólo novios/novias, sino incluso amigos de otras religiones.

«¡Ah! —dirá el evangélico— ¡Los católicos se confiesan y por lo tanto son una secta!». Se confiesan, claro, pero con una gran diferencia de las sectas: el sacerdote siempre concede la absolución, mientras que en las sectas al adepto se le amedrenta, se le regaña, amenaza y se le baja su autoestima, siempre para tener control sobre él. Además, en las sectas se suelen divulgar los pecados del adepto, muchas veces sin su consentimiento, y se usan éstos pecados como un chantaje emocional o amenaza para que no ataque a la secta.

A pesar de que la Iglesia católica proclama ser portadora de la verdad, acepta que la gente pueda dudar por motivos válidos. A diferencia de las sectas, al católico no se le condena por dudar o no conocer los dogmas católicos. Sólo quien empedernidamente los niega y divulga dicha negación es excomulgado (como lo fue Martín Lutero). Al católico se le fomenta el investigar, porque la investigación siempre lleva a la verdad.

La Iglesia católica emplea términos teológicos que se diseñaron para evitar ambigüedades y tener todo en claro (Trinidad, transubstanciación, purgatorio, etc.). Las sectas, por el contrario, usan el lenguaje para confundir.

En conclusión, ninguno de los ataques contra la Iglesia de ser «una secta» o «la peor secta de todas» tiene base científica o racional.

(Fuente: Mi página sobre el catolicismo)

* * * * * * * * * *

¿Son sectas las iglesias protestantes?

Hay tantas similitudes entre las sectas protestantes y las iglesias protestantes que para el católico común es difícil distinguir unas de otras. Y es que tanto sectas como iglesias protestantes suelen realizar labores para «convertir» a los católicos, creen que los católicos se condenarán, clasifican a la Iglesia católica como la «gran ramera de Babilonia», acusan a los católicos de «adorar ídolos», dicen adoptar la Biblia como principal fuente de revelación, aseguran que sus fundadores «estudiaron la Biblia» y «descubrieron el verdadero significado», y afirman que la Iglesia católica se formó cuando la Iglesia primitiva apostató y se fundió con el paganismo después de Constantino.

Bien puede decirse que la principal unidad entre los protestantes, tanto sectas como iglesias, no es la creencia en la Biblia, sino su intención conjunta de destruir a la Iglesia católica.

Pero existen diferencias claras entre sectas protestantes y e iglesias protestantes. Las sectas suelen creer que nadie excepto ellos se salvará; los protestantes de iglesia (llamémoslos «evangélicos») suelen creer que una vez que aceptaste a Jesús como salvador ya no te condenarás. Las sectas suelen tener una organización vertical y totalitaria; los evangélicos no te asignan un «compañero de estudio» que te ande vigilando. En las sectas los pastores son asignados por los superiores para tener un control estricto del rebaño; entre muchos evangélicos los pastores son elegidos por mayoría de votos. Las sectas dedican casi todo su tiempo al reclutamiento o al estudio; por ejemplo, los Testigos de Jehová deben cubrir tantas horas semanales a las visitas de puerta en puerta; los evangélicos dedican sólo uno o dos días a la semana para el culto. Los evangélicos no te exigen un diezmo obligatorio «bajo pena de condenación».

Una secta siempre surgirá por un líder que funda un nuevo movimiento en disputa con las religiones existentes. Los líderes de las sectas suelen sufrir de megalomanía, comportamiento psicótico, y tienen una habilidad para el chantaje sentimental. Algunos han oido voces «proféticas» o tenido «visiones». Ejemplos de líderes psicóticos: Marshall Applewhite, fundador de Heaven's Gate, internado en un hospital psiquiátrico por problemas de homosexualidad; David Koresh, fundador de los Davidianos, quien afirmaba ser la reencarnación de Jesucristo y practicaba la poligamia con sus adeptas; Jim Jones, fundador de People's Temple, que frecuentemente sufría de paranoia y abusaba sexualmente de sus seguidores; Charles Russell, fundador de la Sociedad Watchtower (Testigos de Jehová), que engañaba a su mujer con varias de sus adeptas, y era conocido por sus fraudes, como la venta de «trigo milagroso».

(Fuente: Mi página sobre el catolicismo, www.geocities.com/rick_g22 )

EL OBSERVADOR 408-9

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


TESTIMONIO
Los medios de comunicación, de fiesta con el beato Alberione


El domingo 27 de abril próximo pasado, en San Pedro de Roma, el Santo Padre beatificó a seis siervos de Dios, entre ellos Santiago (Giacomo) Alberione, presbítero, fundador de la Familia Paulina, quien "intuyó la necesidad de hacer conocer a Jesucristo, Camino, Verdad y Vida, a los hombres de nuestro tiempo con los medios de nuestro tiempo".

El venerable padre Santiago Alberione nació el 4 de abril de 1884 en San Lorenzo di Fossano, en la provincia italiana de Cuneo, en el seno de una familia de campesinos. Ordenado sacerdote en el 1907 se dedicó de lleno al ministerio pastoral y a la formación de los estudiantes del Seminario menor y de los estudiantes clérigos del Seminario mayor de Alba; posteriormente se consagró a la evangelización del mundo con el apostolado de los medios de comunicación social. Para la venida de Cristo, Maestro, Camino, Verdad y Vida en los corazones de los hombres, en la sociedad y en el mundo, realizó su actividad sacerdotal muy intensamente y fundó la "admirable Familia Paulina", integrada por cinco congregaciones religiosas: Sociedad de San Pablo (1914), Hijas de San Pablo (1915), Pías Discípulas del Divino Maestro (1924), Hermanas de Jesús Buen Pastor (1938), Hermanas de María Reina de los Apóstoles (1957); cuatro institutos agregados de vida secular consagrada: Virgen de la Anunciación y San Gabriel Arcángel (1958), Jesús Sacerdote y Santa Familia (1959); y, además, la asociación Cooperadores Laicos con Promesa (1917).

El milagro necesario para la beatificación a que nos referimos, validado jurídicamente por la Congregación de las Causas de los Santos, fue concedido por el padre Alberione a una señorita originaria de Guadalajara, Jal., quien se ha consagrado laica paulina.

EL OBSERVADOR 408-10

  [SUMARIO] [INICIO]


DILEMAS ÉTICOS
¿Pueden las emociones convertirse en prisiones?
Sergio Ibarra


— Hola, Juanito, ¿cómo te va?
— Bien, bien, trabajando duro —contesta nuestro personaje.
— ¿Estás contento con tu trabajo?
— No. Ser un profesional reconocido me ha dado la oportunidad de ganar dinero y tener casa propia. Pero, sobre todo, me ha hecho tener que atender cada vez más asuntos sin descanso. Pronto me harán socio de la organización. Pero no estoy contento.
— Pero, Juanito, ¿cómo es que no estás contento?, ¿qué no querías ser un profesional reconocido? Estudiaste y te preparaste para ello.
— Es que estoy atrapado, ¿no te das cuenta?
— Pero si aceptas ser socio estarás más atrapado. ¿Por qué desperdiciar tantos años de esfuerzo?
— Seguro —dice Juanito— pensarás que estoy loco: volver a empezar de cero; pero quiero hacer algo que me guste y no que me aburra.

La historia de Juanito no es la de otras ocasiones, donde hacía desfiguros. Esta vez está reflexionando sobre lo que ha hecho con su vida. Está cuestionando quién es él. Es aún joven. No tiene compromisos económicos. No se ha casado aún. No tiene familia. Muy pronto ha sentido que lo que hace no es lo que realmente quiere. Se siente atrapado en un modelo de vida que no le gusta. Juanito se ha metido por su propio pie a su celda. ¿Existen celdas?

De alguna manera, cada cual y a su manera "construye" estas prisiones. Los espacios y las rutinas donde las palabras y los hechos de la vida transcurren son, finalmente, una prisión. Y digo que lo son porque cada decisión que en ese sentido tomamos a lo largo del camino la van configurando. Le dan forma y, quizás, hasta sentido a nuestros sueños. Sin embargo, es claro que cada decisión representa dejar algo de lo que pudimos ser y ya no fuimos. Las decisiones fundamentales se vuelven importantes y críticas, no tanto por lo que elegimos, sino por lo que hemos dejado de elegir. Las emociones son parte de estas celdas. Las emociones nos atrapan de muchas formas: en un recuerdo, en un instante, en una flor, en un beso, en un poema; ahora habría que agregar en un correo electrónico. Las emociones también nos atrapan. A veces para siempre. Así guardamos en un nuestra mente y en nuestro corazón emociones que a veces nos hacen bien. Son consonantes con la realidad que vivimos y las aceptamos. Digamos que son buenas celdas.

Hay filósofos que han considerado que la emoción se opone a la razón. Focault consideraba las penitenciarías los lugares a donde se confina a los anormales o a los desviados de lo que socialmente se considera normal. Y él mismo se cuestionaba si las escuelas, los hospitales, las fábricas y las oficinas no son también una prisión.

En una sociedad moderna la conformidad, las leyes y la reglamentación han dado estructura a lo que denominamos civilización. De algún modo así ocurre; los ciudadanos nos civilizamos unos a otros y así se hace posible la convivencia humana. Y eso parece que está bien, de otra forma viviríamos una guerra permanente y sin tregua. Es muy probable que Juanito haya iniciado una guerra consigo mismo, una guerra contra un sentimiento que lo tiene atrapado, lo ha hecho su prisionero.

Ahora bien, las emociones pueden afectarnos en forma positiva o en forma negativa. Los dilemas nacen cuando surgen emociones negativas que atrapan la conciencia, el pensamiento, la atención y el tiempo. Lo verdaderamente desastroso es que se conviertan en celdas que te amarguen y te frustren. Y a veces la madurez ante las situaciones siempre cambiantes de la vida nos abre la puerta para elegir nuestras propias celdas y decidir cuáles son convenientes y hasta necesarias, y, por otro lado, deshechar las negativas o, bueno, al menos intentar hacerlas a un lado, sin olvidar que, finalmente, las prisiones, al menos en principio, se hicieron para corregir al ser humano. Es decir, quien pasa un tiempo en prisión es probable que haga trascender su vida y se convierta, seriamente dicho, en un ser más coherente con sus pensamientos y sus deseos. Y hay muchas historias que lo demuestran. Nuestras celdas bien podrían ser estos espacios para la trascendencia y evolución.

¿Qué debería hacer Juanito?

EL OBSERVADOR 408-11

[SUMARIO] [INICIO]


FIN

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006