El Observador de la Actualidad

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD
Periodismo católico para la familia de hoy
13 de julio de 2003 No.418

SUMARIO

bulletPORTADA - Libertad de expresión, ¿pero no para todos?
bullet¿Qué sucedió en las elecciones intermedias?
bulletCARTAS DEL DIRECTOR - ¿Partidos políticos o marcas comerciales?
bulletEL RINCÓN DEL PAPA - Dios no nos abandona a nuestra suerte
bulletCRITERIOS - Nuestro colaborador Amadeo Rodríguez Magro es el nuevo obispo de Plasencia
bulletAL PASO DE DIOS - En manos de Dios
bulletORIENTACIÓN FAMILIAR - Nos casamos porque teníamos una hija
bulletFAMILIA - Eutanasia y distanasia
bulletPINCELADAS - Cuatro actitudes
bulletREPORTAJE - El extraño caso de Vassula Ryden: ¿Dios tiene faltas de ortografía?

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PORTADA
Libertad de expresión, ¿pero no para todos?

¿Qué hacer para dialogar y convivir civilizadamente en una sociedad plural donde no todos piensan ni creen lo mismo? ¿Qué hacer para garantizar el derecho a la libertad de expresión para todos? En este tiempo de elecciones vuelve al debate público el asunto de las declaraciones de los ministros de culto y la cuestión del Estado laico. Situación que coloca de nuevo en el centro de la discusión la estrecha relación de este problema con los derechos humanos, sobre todo el derecho a la libertad de expresión y el derecho a la libertad religiosa.

Resulta paradójico que en un país democrático todo el mundo pueda expresarse libremente, menos los ministros de culto. La Iglesia católica ha defendido el derecho de toda persona para que su opción religiosa sea esencialmente libre de tal manera que, en materia religiosa, a nadie se le obligue a actuar contra su conciencia o se le impida actuar conforme a ella en la vida social, en público o en privado, de manera individual o colectiva. La libertad religiosa significa inmunidad de coacción respecto de la creencia religiosa, sin más límite que las justas exigencias del orden público.

Reconocer, defender y vivir este derecho tiene sus implicaciones prácticas en la vida política y social de México. Conviene, pues, hacer algunas precisiones a fin de crear condiciones de convivencia civilizada:

Laicidad, que implica autonomía de juicio, confianza en la razón humana y separación de la política y la religión. Nada tiene que ver con el laicismo excluyente y hostil a lo religioso, según el cual la religión es fruto de la irracionalidad y el oscurantismo: postura del Estado liberal absoluto, que ve en la Iglesia una limitación de su plena soberanía. Esta concepción quedó superada con el Estado democrático y de derecho, que reconoce y pone en primer lugar la dignidad de la persona humana.

Estado laico. Se trata, según la moderna teoría del Estado, de aquél que no hace suya ninguna creencia religiosa, pero reconoce y garantiza las libertades religiosas e ideológicas de los ciudadanos. Toma una postura de servicio, opta por la libertad de sus ciudadanos, reconoce y salvaguarda la pluralidad de creencias, sin excepciones, reduccionismos ni prejuicios ideológicos.

La polémica que se dio en los medios a propósito de las declaraciones de los obispos sobre las elecciones más parece un debate que pretende tratarnos como menores de edad e ignorantes, a fin de lograr que quienes iniciaron la discusión (y las demandas contra los obispos) se posicionaran en la ciudadanía, tuvieran una mayor presencia y se les reconociera como partido político.

Hay que afirmar que, como todo ciudadano, los «ministros de culto» tienen derecho a externar sus puntos de vista sobre la vida en la comunidad política, incluyendo el proceso electoral. La teoría moderna del Estado reconoce el derecho de todo ciudadano a la libertad de expresión y a la libertad religiosa. Lo que no podría aceptarse es el menoscabo de la autonomía de lo temporal o la violación a la conciencia de las personas: en todo caso, los obispos proponen, no imponen.

Buscar valores universales que nos coloquen por encima de verdades colectivas, grupales o partidistas parece ser el único camino para construir una convivencia en la que quepamos todos, nos respetemos o al menos nos toleremos. El debate y el diálogo están abiertos.

(Editorial de Signo de los tiempos, julio de 2003. Se publica con autorización del IMDOSOC)

EL OBSERVADOR 418-1

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


A México Posible lo derrotó el México real
¿Qué sucedió en las elecciones intermedias?

Los números fríos, actualizados hasta las 12 pm del lunes 7 de julio por el IFE, indican:
1. El PRI y su alianza con el PVEM lograron 9 271 533 votos, el 36.39%.
2. El PAN, 7 801 478 votos, el 30.63% de la votación.
3. EL PRD, 4 507 995 votos, el 17.7% de la votación.

Las distintas circunscripciones electorales se comportaron de manera muy diversa y hasta paradójica, ya que un solo estado decidió en varios casos la tendencia electoral de toda la circunscripción:
1. Ganó el PAN gracias a la votación de Guanajuato; en el resto de los estados ganó el PRI (Baja California Norte y Sur, Colima, Sinaloa y Sonora).
2. Ganó alianza PRI- PVEM por el triunfo en Nuevo León, a pesar de que el PAN ganó en Querétaro y San Luis.
3. En el sureste mexicano arrolló el PRI.
4. En el DF arrolló el PRD; en Hidalgo, Puebla y Tlaxcala ganó el PRI.
5. Estuvo dividida: en Guerrero y Edo. de México, ganó el PRI; en Michoacán, el PRD.

Los estados con más participación fueron Campeche, Colima, Guanajuato, Jalisco, Nuevo León, Querétaro, Sonora y Yucatán. Los estados con menos participación fueron Baja California, Coahuila, Quintana Roo y Tlaxcala. Votaron el 40% de los 65 millones de mexicanos empadronados, es decir, 26 millones.

Las gubernaturas quedaron como sigue: para el PRI Campeche, Colima, Nuevo León y probablemente Sonora. Para el PAN San Luis y Querétaro.

Mantienen su registro PAN, PRI, PRD, PVEM, PT y Convergencia. Pierden su registro México Posible, PSN, PAS, PLM y Fuerza Ciudadana. Desaparecen, pues, los partidos pequeños que no representan en absoluto los intereses de la sociedad.

(Yoinfluyo.com)

EL OBSERVADOR 418-2

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


CARTAS DEL DIRECTOR
¿Partidos políticos o marcas comerciales?
Por Jaime Septién

La llamada video-política, la utópica tele-democracia, es muy cara para un país como el nuestro, y muy poco rentable en la presencia ciudadana ante las urnas. A veces puede más la lluvia, o un partido de futbol... A la larga sabremos con toda claridad que hemos malgastado toneladas de dinero, más si lo medimos por cada voto sufragado efectivamente.

Las campañas políticas se han concentrado en el gasto televisivo. Y se han olvidado de su principal función: producir electores reales, no virtuales. México es el líder del derroche mundial: nos gastamos 461 millones de dólares de recursos públicos en partidos políticos; cada elector cuesta siete dólares y nos tardamos 109 días para elegir a un triste diputado. Todo para arañar 50% de votantes inscritos en el padrón que acuden a las urnas (lo que hace que cada voto valga entre diez y 12 dólares).

El problema al que tenemos que hacerle frente no es sencillo porque los partidos están absolutamente convencidos de que las cosas tienen que rodar así. Y poseen el recurso público suficiente (excesivo) para seguir planteando elecciones con muchos anuncios pero sin electores. La presidencia de la república también piensa lo mismo: vale más un millón de comerciales que un millón de votos. Y los verdaderos ganadores, Televisa y Televisión Azteca, por supuesto que no van a mover un dedo en contra de lo que ellos llaman «sus legítimos intereses». Que lo serían, si construyeran democracia.

La televisión no produce más que espectáculo. Tener que comprimir en 30 segundos un programa, una plataforma, una doctrina, acaba convirtiéndolos en «eslóganes» pegajosos, fáciles de digerir, pero sin sustancia. Los partidos son marcas comerciales y los candidatos sus productos. El mercadeo electoral refleja una sociedad dominada por la mercancía.

Por lo demás, la abstención es una derrota para todos. Muestra a las claras que el mexicano medio se conforma con vivir a la expectativa, observando desde una tribuna un juego de intereses que le es absurdamente ajeno; un juego en el que debería actuar, pues, como lo dijo Toynbee, «el castigo a aquellos que no se interesan por la política es que van a ser gobernados (tarde o temprano, agrego) por aquellos que sí se interesaron en ella». Es cierto: la televisión nos ha enseñado a quedarnos mirando cómo pasa la historia.

Entregar las campañas a la televisión le devuelve a la sociedad un concepto insulso del poder. Cosa que le viene muy bien al poder pero muy mal al desarrollo de la sociedad. Nadie puede llegar a creer que un país de espectadores (y no de actores) puede salir adelante. De ningún modo: mirar desde lejos (tele-ver) la lucha por las diputaciones es abrirle el camino a quienes se interesaron por ellas para que, desde ahí, abran su negociazo personal, con dinero del público. Así cualquiera florece. Hasta un haragán de los que a veces pueblan nuestras Cámaras.

EL OBSERVADOR 418-3

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


EL RINCÓN DEL PAPA
Dios no nos abandona a nuestra suerte

En audiencia general Juan Pablo II comentó el salmo 145:

«La tradición litúrgica judía ya utilizaba este himno como canto de alabanza para la mañana: alcanza su culmen en la proclamación de la soberanía de Dios sobre la historia humana. Al final del salmo se declara, de hecho, que 'El Señor reina eternamente'.

«De ahí se deriva una verdad consoladora: no estamos abandonados a nosotros mismos, las vicisitudes de nuestros días no están dominadas por el caos, los acontecimientos no representan una mera sucesión de actos sin sentido y meta. A partir de esta convicción se desarrolla una auténtica profesión de fe en Dios, exaltado con una especie de letanía: Dios es el creador del cielo y de la tierra, es el custodio fiel del pacto que lo une a su pueblo, es el que hace justicia a los oprimidos, da el pan a los hambrientos y libera a los cautivos. Abre los ojos a los ciegos, levanta a los caídos, ama a los justos, protege al extranjero, sustenta al huérfano y a la viuda. Trastorna el camino de los malvados y reina soberano sobre todos los seres y sobre todos los tiempos.

«Se trata de doce afirmaciones teológicas que -con su número perfecto- quieren expresar la plenitud y la perfección de la acción divina. El Señor no es un soberano alejado de sus criaturas, sino que queda involucrado en su historia, luchando por la justicia, poniéndose de parte de los últimos, de las víctimas, de los oprimidos, de los infelices.

«El hombre se encuentra, entonces, frente a una opción radical entre dos posibilidades opuestas: por un lado está la tentación de confiar en los potentes, adoptando sus mismos criterios inspirados en la malicia, en el egoísmo, y en el orgullo. En realidad, se trata de un camino resbaladizo y que conduce al fracaso.

Sin embargo, el hombre tiene otra posibilidad ante sí, exaltada por el salmista con una bienaventuranza: 'Dichoso a quien auxilia el Dios de Jacob, el que espera en el Señor, su Dios'. Éste es el camino de la confianza en el Dios eterno y fiel».

EL OBSERVADOR 418-4

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


CRITERIOS
Nuestro colaborador Amadeo Rodríguez Magro es el nuevo obispo de Plasencia

Juan Pablo II acaba de nombrar a monseñor Amadeo Rodríguez Magro, hasta ahora vicario general de la archidiócesis de Mérida-Badajoz, en España, como nuevo obispo de la diócesis de Plasencia.

La diócesis de Plasencia permanecía vacante desde el 2 de marzo, cuando el que había sido hasta entonces su obispo durante los últimos nueve años, monseñor Carlos López Hernández, tomaba posesión de la diócesis de Salamanca.

«Mis primeras palabras han de ser necesariamente de acción de gracias a Dios porque ha sido siempre bueno conmigo. No quiero olvidarme de que ser obispo es ante todo una decisión que se fragua en la voluntad de Dios», ha declarado monseñor Rodríguez Magro nada más hacerse público su nombramiento.

«Sé que he sido llamado a ser pastor que anima la vida de fe de los que han recibido la vocación cristiana y con ellos anunciar el Evangelio de Jesucristo -ha añadido-. Procuraré ser fiel a ella, con la colaboración de los sacerdotes, de los religiosos y religiosas y de los laicos comprometidos en tareas eclesiales y de los que son testigos de su fe en sus ambientes».

«También sé que un Obispo, como la Iglesia misma, realiza su misión en el mundo, en diálogo permanente con él y a su servicio -ha explicado el futuro obispo de Plasencia-. Quiero ser, en consecuencia, un obispo para todos, para los que creen y para los que de momento no contemplan el problema de Dios en sus vidas; a creyentes y no creyentes me ofrezco».

Monseñor Amadeo Rodríguez Magro nació en San Jorge de Alor (Badajoz) el 12 de marzo de 1946. Recibió el sacramento del Orden en grado de presbítero el 14 de junio de 1970.

Durante varios años, en la columna titulada «Al paso de Dios», el semanario El Observador se ha visto beneficiado con sus comentarios. La siguiente es su última colaboración escrita antes de ser consagrado Obispo:

****************

Los que trabajamos en el semanario El Observador nos alegramos por la decisión del papa Juan Pablo II de nombrar obispo de Plasencia, España, a nuestro colaborador y amigo monseñor Amadeo Rodríguez Magro, por quien oramos para que Dios le otorgue abundantes bendiciones en su nueva responsabilidad pastoral.

EL OBSERVADOR 418-5

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


AL PASO DE DIOS
En manos de Dios
Por Amadeo Rodríguez Magro

La vida de cada ser humano transcurre en manos de Dios: la del santo y la del pecador. Sus manos están siempre abiertas para sostenerlos a ambos y sus brazos dispuestos para acogerlos. La disponibilidad gratuita y amorosa de Dios no nos falta nunca. Si se tuercen nuestros caminos es porque en ocasiones somos esquivos a su dulzura y rechazamos sus caricias; preferimos ignorar su presencia amorosa y hacer como si estuviera ausente de nuestra vida.

Los creyentes, aunque torpes e infieles, sabemos que estamos en manos de Dios; reconocemos que lo que vamos haciendo a lo largo de nuestra vida, nuestras opciones y decisiones, tienen el sello de su mirada providente y de su empujón paternal. Nos orientamos hacia el futuro escudriñando sus designios y nada de lo que hacemos se aparta de su presencia, que nos contempla como un proyecto diseñado con amor para su gloria (la gloria de Dios es que el hombre viva), pues su alegría es nuestra felicidad y salvación, la de cada uno y la de todos juntos. Cada paso de la vida del cristiano es gracia, porque en todo está en la mano de Dios. Él va marcando el rumbo de nuestros caminos y nos pone en la senda de lo que espera de nosotros. A cada persona, además de cooperar con Él, sólo nos resta decirle: nos abrimos a tus cuidados, Señor.

EL OBSERVADOR 418-6

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


ORIENTACIÓN FAMILIAR
Nos casamos porque teníamos una hija
Por Yusi Cervantes Leyzaola

PREGUNTA:

Tengo 22 años, estoy casado, tengo una hija de 5 años y otra nenita que acaba de nacer en enero. Cuando estaba en la preparatoria y salía con mi ahora esposa estuvimos a punto de dejarnos porque ella era muy desairadora conmigo, pero ya no pude dejarla porque estaba embarazada. Nos casamos al año de que nació mi primer hija porque mis padres ya me estaban presionando, los padres de ella la corrieron. La cuestión es que siento que ya no quiero a mi esposa; todo lo que hace me molesta, es muy distraída, trata mal a mi hija mayor (es muy dura con ella), casi no se preocupa por las labores de la casa, ella no terminó ni la preparatoria (porque reprobó y la corrieron del sistema, no porque haya salido embarazada, eso fue después). Aunque no me justifico, he sentido la necesidad de buscar en otra persona lo que no encuentro en mi casa. Ella ha descuidado mucho su persona, subió demasiado de peso, ya no se arregla, en fin... muchos detalles que me han llevado a la idea de separarme. La cuestión es que sus papás el año antepasado se fueron a vivir lejos con toda su familia, y estoy seguro (y además amenazado) de que en el momento en que nos separemos ella se lleva a las niñas y sus papás se la llevan a ella. Fui hace algún tiempo a una terapia de pareja pero no me gustó el enfoque que le dieron a mi caso desde el principio, y no regresé porque me empezaron a juzgar y creo que no es el caso; me da trabajo expresarme, y así pues menos, me sentí incómodo y no regresé. Ya no la quiero pero tengo miedo que me quite a mis hijas, mas no quiero engañarla y empezarnos a hacer daño. Por favor, oriénteme, estoy desesperado, confundido, no me puedo concentrar en ningún aspecto.

RESPUESTA:

Sumarle un error a otro no da como resultado algo bueno, y eso fue lo que ustedes hicieron. Un hombre y una mujer se casan porque se aman profundamente y están dispuestos a comprometerse uno con el otro para formar una familia y tener una vida en común. El matrimonio implica una donación de sí mismo, una entrega y una unión tal que los esposos son «una sola carne». Casarse porque hay un embarazo no es motivo suficiente. Cuando hay amor y disposición al compromiso y la pareja se precipita y hay un embarazo prematuro, puede ser que decidan casarse, adelantándose a lo que de todos modos era su proyecto de vida, pero es solamente eso, su matrimonio tiene buenos fundamentos. Pero cuando se casan, como ustedes, sin el suficiente amor, sabiendo que si no fuera por el embarazo no lo harían, al matrimonio le falta sustento. Así que cabía esperar situaciones similares a las que están pasando.

Pero ya está hecho y hay dos niñas inocentes que están pagando los errores de sus padres. Lo ideal sería que arreglaran su relación matrimonial de tal modo que verdaderamente hicieran una buena pareja. Esto requiere diálogo, compromiso, disposición y, por supuesto, amor. Dices que ya no la quieres, pero debes saber que el amor parte de una decisión, y es necesario que la tomes. Hacer todo lo posible por salvar a su familia es una responsabilidad que tienen ambos. Por supuesto, una buena asesoría y una terapia de pareja son muy convenientes, hasta diría que necesarias. Les ayudaría mucho también tener una formación acerca de la vida familiar, por ejemplo, con el Movimiento Familiar Cristiano.

Si después de hacer en verdad todo lo posible aún consideran que lo mejor es separarse, tendrás que aceptar que se vaya con tus hijas. Esto sería parte de las consecuencias lógicas de las decisiones equivocadas que tomaron. En caso de separarse, podrías investigar si es posible que se declarara nulo el matrimonio. El hecho de que se hayan casado presionados por sus padres puede ser causal de anulación. Pero aunque esto sea así, insisto, tienen el deber de luchar por su matrimonio, porque una ruptura, aun en este caso, sería muy dolorosa para ustedes y para sus hijas, quienes además no tienen culpa alguna.

Estoy segura de que pueden lograrlo.

La psicóloga Yusi Cervantes Leyzaola responderá las preguntas que le envíen a la dirección de El Observador: Reforma 48, apdo. 49, Querétaro, Qro. C.P. 76000; o que se le hagan al teléfono 228-02-16. Citas al 215-67-68. Correo electrónico: cervleyza@msn.com

EL OBSERVADOR 418-7

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


FAMILIA
Eutanasia y distanasia

Sabemos que la eutanasia -provocar en forma activa y directa la muerte de un enfermo- no nos es lícita. Es un asesinato, por más que la intención pueda ser compasiva. Pero ¿desconectar los aparatos que mantienen vivo el cuerpo de una persona con muerte cerebral es eutanasia? No, no lo es.

Para evitar confusiones, algunos especialistas en el tema proponen el uso de tres palabras para distinguir diferentes actos: eutanasia, de la que ya dimos la definición; distanasia y adistanasia.

Distanasia significa poner obstáculos fuera de lo racional a la muerte. Es decir, cuando esta es inminente e inevitable, seguir aplicando tratamientos que sólo prolongan la agonía.

Adistanasia es no poner obstáculos a la muerte. Aquí entraría el omitir o suspender un tratamiento extraordinario cuando ya no tiene sentido.

Dios es el dueño de la vida y de la muerte. Nuestro papel es luchar por conservar la vida, pero también lo es aceptar la muerte cuando ésta llega. Así como no debemos quitar la vida a un enfermo terminal, tampoco nos es lícito prolongarla por medios artificiales. Cuando la muerte llega, hay que aceptarla. La distanasia es un acto inmoral. Viola el derecho que tiene la persona a morir dignamente, a tener una muerte humana. La atención médica que ya no va encaminada a la curación o al alivio del sufrimiento no es respetuosa de la dignidad humana.

La vida tiene un límite, y es sabio reconocerlo. Hay que aceptarla como uno de los más grandes valores, pero aceptarla tal cual es, es decir, finita. Aceptar la vida es también aceptar la muerte. La Congregación para la Doctrina de la Fe nos dice: «Ante la inminencia de una muerte inevitable, a pesar de las medios empleados, es lícito en conciencia renunciar a unos tratamientos que procurarían únicamente una prolongación precaria y penosa de la existencia, sin interrumpir, sin embargo, las curas normales debidas al enfermo en casos similares». El papa Juan Pablo II, en un documento dirigido a un grupo de científicos reunidos en la Pontificia Academia de las Ciencias, afirmó: «La eutanasia en un crimen en el que nadie puede cooperar en forma alguna, ni consentir. Los científicos y los médicos no pueden considerarse a sí mismos como los señores de la vida, sino que deberán hacerlo como expertos en la misma y generosos servidores de ella... El médico no es el dueño de la vida, pero tampoco es el conquistador de la muerte. La muerte es un hecho inevitable y los medios utilizados para evitarla deberán tomar en cuenta la condición humana». (Y.C.L.)

EL OBSERVADOR 418-8

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PINCELADAS
Cuatro actitudes
Por Justo López Melús *

Hay cuatro tipo de personas. El justo, que afirma: lo mío es mío y lo tuyo es tuyo. El enamorado, que exclama: lo mío es tuyo y lo tuyo es mío. El egoísta, que confiesa: lo mío es mío y lo tuyo es mío. El santo, que proclama: lo mío es tuyo y lo tuyo es tuyo.

Hay que decidirse. No valen términos medios. Hay que huir del egoísmo, de encerrarse en sí mismo. Hay que superar la justicia con el amor. Sí, hay que partir de la justicia, pero no podemos quedarnos ahí. ¿Qué sería de nosotros si se nos juzgara con estricta justicia? Dios es más Padre que Juez. O, dicho de otra manera, Dios es un Juez misericordioso. De los cuatro tipos de personas expuestos, el santo y el enamorado son muy parecidos. Son los mejores, los más evangélicos.

* Operario Diocesano en San José de Gracia en Querétaro.

EL OBSERVADOR 418-9

  [SUMARIO] [INICIO]


REPORTAJE
El extraño caso de Vassula Ryden: ¿Dios tiene faltas de ortografía?
Algunos obispos católicos llaman «el nuevo Evangelio» a los escritos de esta ortodoxa de nuestros días. Pero la Congregación para la Doctrina de la Fe encuentra herejías en lo que ella dice escribir por la mano de Dios.

Vassula Ryden nació en Egipto en 1942, hija de padres griegos.En 1966 se casó con un sueco luterano, recibiendo el sacramento del Matrimonio a través de la Iglesia Ortdoxa; pero se divorció en 1980 para casarse al año siguiente con otro sueco luterano. Fue pintora, jugadora de tenis y modelo. Según ella, desde 1986 Jesucristo comenzó a comunicarse para anunciar su retorno inminente y pedir la unión de todas las iglesias cristianas. Esta comunicación vendría a darse por la escritura, de tal manera que Jesús es el que escribe, aunque sea Vassula quien sostiene el lápiz.

La manera en que se dan los mensajes ha causado controversia. Fray Cristian Curty, O.F.M., del Movimiento Sacerdotal Mariano, dice que Vassula recibe una «locución del Señor» y que luego ella escribe todo el contenido; y que de ninguna manera se trata de escritura automática «ya que ante todo viene la Palabra interior, y sólo después se escribe la locución», aunque el Señor interviene y «cambia las letras hechas por la mano de Vassula, sustituyéndolas por las Suyas, bien escritas». Sin embargo, si la escritura no es automática, si ella escucha palabras en su cabeza y luego va a escribirlas en un lugar tranquilo, ¿por qué se altera su caligrafía? Más aún: si Dios es el que guía la mano haciéndola escribir lo que Él quiere, y si la caligrafía misma es de Dios, ¿cómo es que escribe con abundantes faltas de ortografía? Ella dice que éstas son suyas, no de Dios. ¿Qué no era Dios mismo el que escribía? La propia Vassula dice: «Sé perfectamente que no puedo controlar mi mano y que pierdo todo el dominio cuando Dios me la agarra». En tal caso se trata de escritura automática, como la de los médiums, que «transmiten» mensajes del «más allá» con idénticas características que en el caso de Vassula.

Pero no es tanto el modo sino el contenido doctrinal de los escritos lo que resulta preocupante. La Congregación para la Doctrina de la Fe ha emitido dos notificaciones declarando que no se trata de revelaciones divinas sino de meditaciones personales de Vassula, y solicita a los obispos que no difundan las doctrinas de esta ortodoxa-griega.

Sin embargo, no todos han aceptado. El fallecido presbítero Emiliano Tardiff calificó el documento de la Congregación como «un absurdo», y puso en duda su carácter oficial. El jesuita Guido Sommavilla ha dicho a los fieles acerca de la advertencia de la Congregación: «Si ustedes escogen el no aceptarla no están cometiendo el más mínimo pecado... he llegado a la conclusión que el carisma de Vassula es auténtico. Por tanto, contra la evidencia de la verdad no hay obediencia que se sostenga». Y para el conocido mariólogo René Laurentin «la pasión de los especializados en herejías» ha deformado y desnaturalizado las revelaciones de Vassula.

Por desgracia hay más miembros de la jerarquía de la Iglesia que han reaccionado airados contra el organismo de la Santa Sede encargado de conservar el depósito de la fe. Y viene la pregunta: ¿cómo va a cumplir Vassula la misión de unir a los hermanos separados, si los hermanos unidos en torno a Pedro se están separando por el «fenómeno Vassula»? (D.R.G.B.)

***************

Errores teológicos

Lo que con toda razón preocupa a la Congregación para la Doctrina de la Fe, así como a diversos obispos, sacerdotes y teólogos, son los gravísimos errores doctrinales que se desprenden de los escritos de Vassula. A continuación se mencionan sólo algunos de ellos, y en letra cursiva aparecen exactas las afirmaciones del «Jesús» de Vassula.

1.- Todas las iglesias valen lo mismo.- «Tú puedes venir a estar Conmigo, no importa cuándo ni en qué Iglesia. No hagas distinciones como los otros». «Todas ellas me pertenecen». «Ellas son todas semejantes entre sí a mis ojos».

2.- La Iglesia fue destruida y ahora necesita reconstruirse.- «Necesito de sus corazones, para en ellos reconstruir a Mi Única Iglesia».

3.- No hace falta ser cristiano para formar parte del Pueblo de Dios.- «Vosotros sois todos mi pueblo, cualquiera sea la raza o religión».

4.- Dios no es Trinidad porque las tres Personas Divinas tengan la misma substancia, sino porque se pusieron «de acuerdo».- «La Santísima Trinidad es Una y la misma, porque Todos NOSOTROS TRES estamos de acuerdo».

5.- El diálogo bíblico entre la Virgen María y Jesús crucificado nunca existió, sino que fue una simple experiencia sentimental.- «Mi Mirar se posó, entonces, sobre mi Madre. La contemplé y Nuestros Corazones hablaron: 'Te doy a mis hijos muy amados, para que sean también tus hijos. Tu serás su Madre».

6.- Jesús está de acuerdo en que Vassula viva en pecado.- Dijo Vassula: «Hay una cosa que me preocupa. Hay quien afirma que yo esto en pecado, porque me divorcié y me he vuelto a casar». El Jesús de Vassula le responde: «¡Que el hombre sin pecado se presente ante Mi! Póngase en mi frente y me muestre su rostro». A diferencia, pues, del pasaje bíblico de la mujer adúltera, este «Jesús» no le dice «vete y no peques más», sino que parece estar de acuerdo en que ella siga viviendo en situación de pecado.

***************

Primera notificación de la Congregación para la Doctrina de la Fe

Muchos obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos se dirigen a esta Congregación para tener un juicio autorizado sobre la actividad de la señora Vassula Ryden(...).

Un análisis atento y sereno de todo el asunto (...) ha puesto de manifiesto, junto a aspectos positivos, un conjunto de elementos fundamentales que deben considerarse negativos a la luz de la doctrina católica. (...) Entre otras cosas, se habla con un lenguaje ambiguo de las Personas de la Santísima Trinidad, hasta el punto de que se confunden los nombres y las funciones específicas de las Personas Divinas.(...) Además, se anuncia que próximamente se llegará a formar una Iglesia que sería una especie de comunidad pan-cristiana, en contraste con la doctrina católica (...).

Teniendo en cuenta que, a pesar de algunos aspectos positivos, el efecto de las actividades llevadas a cabo por la señora Vassula Ryden es negativo, esta Congregación solicita la intervención de los obispos para que informen de forma adecuada a sus fieles, y no se conceda espacio alguno en el ámbito de sus respectivas diócesis a la difusión de sus ideas. Por último, invita a todos los fieles a no considerar sobrenaturales los escritos y las intervenciones de la señora Vassula Ryden y a conservar la pureza de la fe que el Señor ha confiado a la Iglesia.

Ciudad del Vaticano, 6 de octubre de 1995.

***************

Segunda notificación sobre Vassula

Han llegado a la Congregación para la Doctrina de la Fe distintas preguntas relativas al valor y a la autoridad de la Notificación de la misma Congregación del 6 de octubre de 1995 (...). A este propósito, la Congregación quiere precisar:

La Notificación dirigida a los pastores y a los fieles de la Iglesia católica mantiene todo su vigor (...).

Con referencia a (...) una interpretación restrictiva de tal Notificación, hecha por el Cardenal Prefecto en una conversación privada con un grupo de personas (..) en Guadalajara (México) el 10 de mayo de 1996, el mismo Cardenal Prefecto quiere precisar que:

a) como él ha afirmado, los fieles no deben considerar los mensajes de Vassula Ryden como revelación divina, sino sólo como meditaciones personales suyas;

«b) en tales meditaciones, como ya precisaba la Notificación, junto con los aspectos positivos, se encuentran elementos negativos a la luz de la doctrina católica;

«c) por tanto, los pastores y fieles están invitados a este respecto a un serio discernimiento espiritual y a conservar la pureza de la fe, de las costumbres y de la vida espiritual, no apoyándose sobre presuntas revelaciones, sino siguiendo la Palabra de Dios revelada y las directivas del Magisterio de la Iglesia (...).

Ciudad del Vaticano, 29 noviembre 1996.

EL OBSERVADOR 418-10

[SUMARIO] [INICIO]


FIN

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006