El Observador de la Actualidad

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD
Periodismo católico para la familia de hoy
24 de agosto de 2003 No.424

SUMARIO

bulletPORTADA - Los 13 ministros católicos, acusados por México Posible, han sido «exonerados» por la Secretaría de Gobernación
bulletCARTAS DEL DIRECTOR - La infidelidad
bulletEL RINCÓN DEL PAPA - La última palabra de Dios es la del perdón y la misericordia
bulletAL PASO DE DIOS - Adiós
bullet¿USTED QUÉ OPINA? - El informe que se espera
bulletINTIMIDADES -LOS JÓVENES NOS CUENTAN- No sé si continuar mis estudios
bulletPINCELADAS - Pelar papas
bulletREPORTAJE - El Sector Salud estrena en México nuevo "anticonceptivo"
bulletLOS VALORES DE LOS MEXICANOS - ¿Hacia dónde vamos en los valores familiares?
bulletCULTURA - Cínicos no, gracias
bulletINTERNACIONAL - George W. Bush nombra a un obispo católico director de la Comisión para la Libertad Religiosa
bulletPICADURA LETRÍSTICA - ¿Caridad periodística?

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PORTADA
Los 13 ministros católicos, acusados por México Posible, han sido «exonerados» por la Secretaría de Gobernación
A mil 700 años después de la primera gran persecución
EL OBSERVADOR / Redacción

Tras casi cuatro meses de jaloneos, indiscreciones, torpezas y malos tratos, 13 ministros de culto católicos, entre ellos seis obispos mexicanos, han sido «exonerados» por la Secretaría de Gobernación (Segob), en voz del titular de Población, Migración y Asuntos Religiosos, Javier Moctezuma Barragán. En el caso del obispo de Querétaro, Mario De Gasperin Gasperin, la «exoneración» realizada por Segob viene a confirmar la absolución de cualquier delito electoral que hace tres semanas había emitido la fiscalía especializada de la Procuraduría General de la República (PGR).

La persecución sigue vigente; la intolerancia, también

Según un libro de Antonio Socci (Los nuevos perseguidos: investigación sobre la intolerancia anticristiana en el nuevo siglo del martirio, Ed. Encuentro, 2003), 250 millones de cristianos arriesgan su vida cada año en todo el mundo. El balance es trágico: 160 mil víctimas al año en Iberoamérica, el norte de África, los países árabes y el resto de Asia. Nada más durante el período de 1990 a 2000 fueron asesinados 604 misioneros en México, Colombia, Argelia, Arabia Saudí, Paquistán, India, China y Birmania.

«En los umbrales del siglo XXI —afirma Socci— los cristianos siguen sufriendo de modo contante cruentas persecuciones. ¿Son masacres perpetradas por motivos políticos o en nombre de la fe?». La mayoría, añadimos nosotros, por motivos estrictamente políticos: desde sus inicios el cristianismo ha sido (y seguirá siendo) un llamado al amor en medio del mundo, y del mundo político, económico y cultural que se alimenta casi siempre de lo contrario: de odio y exclusión.

Estamos a mil 700 años de la primera gran persecución religiosa llevada a cabo en Roma por los emperadores Galerio y Diocleciano (303 D.C.) , quienes promulgaron el primer decreto de persecución contra los cristianos. «La decisión fue dictada —según señala Lorenzo Cappelletti en la revista 30 Días— por una feroz superstición religiosa. Fue una paradoja porque, visto desde el exterior, ya entonces el Imperio Romano era considerado como el imperio de los cristianos. La persecución durante un decenio fue semilla de cristianos, pero también causa de traiciones y laceraciones en la Iglesia».

Guardadas las enormes distancias, la persecución religiosa, mil 700 años más tarde continúa vigente, ahora con otras armas: las de la intolerancia, la segregación, el aislacionismo y la venganza. Un pueblo como el mexicano, cuya identidad es cristiana, de pronto ve que seis obispos y siete sacerdotes son puestos en juicio por un representante de un (inexistente ya) partido político por meras suposiciones, interpretaciones de una ley ambigua, ganas de figurar en el panorama electoral, sin importar que esto ponga a la comunidad católica (87.8% de los mexicanos) al borde de la actitud más perniciosa de todas, la insidia más depredadora de cuantas pudiera enfrentar la Iglesia fundada por Cristo: la desconfianza en sus ministros de culto.

Se anuncia el reglamento, ¿o el fin de las simulaciones?

Tras once años de haber sido publicada, la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público tendrá un reglamento. Cosa que solamente puede suceder en nuestro país. Según los juristas no hay ley sin sanción. Y para que haya sanción la ley debe ser específica. Es decir, se tiene que ceñir a una serie de sanciones a quien la violente.

De este vacío legal se valió la representación de México Posible para «exhibir», según sus dichos, a 13 ministros de culto católicos, en una franca tarea de persecución religiosa. De los 13 solamente dos —según Moctezuma Barragán— fueron amonestados de palabra para que no incurrieran más en conductas que pudieran ser constitutivas de delito. O sea: mucho ruido y pocas nueces.

De acuerdo con la versión de El Universal, Moctezuma Barragán adelantó algunas cuestiones sobre el contenido del nuevo reglamento: Detalló el subsecretario que «está listo el reglamento de la ley de Asociaciones Religiosas con lo que se normará a este sector. Entre las novedades que destaca se encuentra la lucha contra la intolerancia religiosa y la libertad de profesar cualquier culto. Asimismo, reafirma la condición mexicana de un Estado laico, la separación entre éste y la Iglesia. Además, establece una comisión sancionadora que aplicará penalidades a quienes infrinjan la ley. Explicó que en materia de la actuación de los funcionarios públicos en actos de culto religioso se establecerán sanciones a quienes acudan a actos de esta naturaleza con carácter oficial. Asimismo, se explica en las prohibiciones de los ministros de culto de participar en política partidista tal y como lo señala la propia legislación».

Un salto pequeño, un paso gigantesco. Tras once años de titubeos (1992-2003), después de 63 años de vigencia de una persecución a los católicos durísima (1929-1992), se vislumbra una luz al final del túnel. El fin de la discriminación religiosa (y, por tanto, de la violación a un derecho humano fundamental) puede estar cerca.

EL OBSERVADOR 424-1

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


CARTAS DEL DIRECTOR
La infidelidad
Por Jaime Septién

Viéndolo bien, la infidelidad es el inicio de la cultura humana. Y de la historia. También, por cierto, de la historia de la salvación. Sin ella, seríamos otros. O no seríamos. Esto no la justifica, simplemente la explica. Explica su terca insistencia por aparecer en nuestras vidas.

Adán y Eva pecaron por infidelidad. Soberbia y desobediencia, dicen los teólogos. Pero, ¿qué es la soberbia sino el anteponer mi gusto al valor; qué la desobediencia sino buscar que mi voluntad se cumpla y no la verdad? Con extraordinaria puntería Dietrich von Hildebrand (En Santidad y virtud en el mundo, Patmos, 1972) recalca que la fidelidad es «la permanencia en las verdades y los valores».

Permanencia que, por sí misma, forma una personalidad. La personalidad que surge de la in-constancia, de la volubilidad, es la personalidad que llamamos «post-moderna»: todo es relativo, y todo es indiferente, indistinto: da lo mismo Dios que un actor de cine; da lo mismo el sexo a los 15 años que las relaciones en el matrimonio.

Me gusta la palabra permanencia. Cristo permanece entre nosotros. Es fiel a su Alianza. Nosotros somos los que la rompemos. No de palabra sino de obra y acción. Actuamos como si Él no permaneciera. Confiamos la oración a su mediación, pero la vida se la confiamos al dinero, que es, como el petróleo en López Velarde, una escritura del diablo. Somos infieles con Él. Y si lo somos con Él, ¿cómo no vamos a serlo con los demás?

Fidelidad es lucha para encontrar (y responder) a lo que permanece. En el amor conyugal, lo que permanece no es la atracción instantánea, el deseo satisfecho de sentirse amado o de amar a otro. Es la fusión de las almas: dos miradas se hacen un horizonte. Y es el horizonte lo que cuenta.

El ejemplo de los santos: ¿por qué fueron capaces de las proezas que les reconocemos: dejarse quemar vivos; alimentarse exclusivamente de la Hostia Sagrada; recoger leprosos purulentos de las alcantarillas, lavarlos, besarlos, hacerlos morir dignamente? No por dinero, como diría la muy próxima beata Teresa de Calcuta, sino por respuesta. Respuesta de amor al Amor. Para que el Amor sea amado.

EL OBSERVADOR 424-2

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


EL RINCÓN DEL PAPA
La última palabra de Dios es la del perdón y la misericordia

Juan Pablo II, en audiencia general, se dirigió a los peregrinos en Castelgandolfo para hablar del cántico de Tobías:

«El cántico se desarrolla a través de una doble invocación: emerge en primer lugar una repetida invitación a alabar a Dios por la purificación que Él está obrando por medio del exilio. Los hijos de Israel son exhortados a acoger esta purificación con una sincera conversión. La segunda parte del texto es una verdadera y auténtica celebración de Sión. Ésta repite la apasionada nostalgia y el ardiente amor que el hebreo de la diáspora experimenta al recordar la ciudad santa

«Tobías hace un apelo ferviente a los pecadores para que se conviertan y obren la justicia: este es el camino a tomar para regresar al amor divino que da la serenidad y la esperanza. Dios recurre al castigo como medio para llamar al recto camino a los pecadores sordos a otros llamados, pero la última palabra de Dios Justo es, sin embargo, la del amor y del perdón. Su deseo profundo es el de poder abrazar nuevamente a los hijos que vuelven a Él con el corazón arrepentido.

«La misericordia divina se manifestará con la reconstrucción del templo de Jerusalén, signo de la palabra y de la presencia divina, que resplandecerá con una luz planetaria que rasgará las tinieblas, de modo que puedan ponerse en marcha las 'naciones numerosas, los habitantes de todos los confines de la tierra', trayendo sus dones y cantando su alegria de participar en la salvación que el Señor envía a Israel.

«La felicidad es auténtica cuando se vuelve a encontrar la luz que fulgura en el cielo de todos aquellos que se acercan al Señor con el corazón purificado y con el anhelo de la verdad».

EL OBSERVADOR 424-3

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


AL PASO DE DIOS
Adiós
Por Amadeo Rodríguez Magro

Me cuentan que una señora, al conocer la noticia de mi nombramiento como obispo de Plasencia [España], sólo se le ocurrió comentar: «Entonces, ¿ya no volverá a escribir en Iglesia en camino?». Comentarios como el de esta entrañable lectora me han mantenido fiel a esta cita con todos ustedes semana a semana a lo largo de diez años. No les oculto que en ocasiones he tenido la tentación de buscar alguna disculpa para arrojar la toalla; sin embargo, siempre ha habido alguien que con su estímulo me ha hecho seguir en la brecha. Sobre todo, me han hecho entender que lo que hacía era un servicio que no caía en saco roto.

Sé que no puedo presumir de mis cualidades literarias, que en ocasiones dejan mucho de desear, y que incluso el contenido ha sido muy desigual; pero algo habrán tenido estas breves líneas, cuando han sido muchos los lectores que han alimentado su vida cristiana semana a semana con ellas. Muchas gracias, pues, a todos los que me habéis leído alguna vez; después de tanto tiempo sois parte de mi familia.

En esta última cita quiero tener también un recuerdo para los que ocasionalmente me han leído en sus respectivas hojas diocesanas. En bastantes ocasiones me han sorprendido gratamente reproduciendo lo que escribía en Iglesia en Camino. Entre todos, los más fieles y constantes, a los que estoy especialmente agradecidos, han sido los editores y lectores de El Observador, de México. Quiero que sepan que ha sido un honor para mí el que me consideraran colaborador suyo. Muy agradecido también por como han tratado mi nombramiento episcopal.
Para todos: muchas gracias y adiós.

*********

Editores y lectores de El Observador :

Muy agradecido por sus palabras de felicitación por mi nombramiento como obispo de Plasencia. Gracias también, como ya decía en mi última columna, por el tratamiento dado a la noticia en El Observador. Les reitero que ha sido un honor del que, lo confieso, he presumido mucho, el que me publicaran lo que escribía en Badajoz en México.

Encomiéndenme en sus oraciones. Especialmente pongan mi ministerio episcopal ante la querida Virgen de Guadalupe.

Un abrazo.
Amadeo Rodríguez

EL OBSERVADOR 424-4

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


¿USTED QUÉ OPINA?
El informe que se espera
Por Genaro Alamilla Arteaga

Unos días más y la nación escuchará el informe del Presidente. En la mente de los ciudadanos, dígase o no se diga, está una reflexión: ¿Qué se espera en este próximo informe? Lo que se espera es que sea un informe veraz. Siempre la verdad. Y para decirlo en frase vulgar: «No se vale inflar el perro». Lo que se hizo, se hizo. Lo que se hizo bien o se hizo mal, se hizo.

Y si es veraz, la ciudadanía quedará muy satisfecha; de lo contrario la crítica a un informe en el que «se infló el perro» será dura por parte de los ciudadanos y la imagen del Presidente quedará lamentablemente muy desfigurada.

Pero creemos —y así lo espera la nación— que el informe será muy objetivo y, por ser tal, tendrá que hacerse mención de los hechos venturosos que pudieron llevarse a cabo, así como también se señalarán los hechos que, aunque programados, no pudieron realizarse. Lo interesante de un informe siempre será reconocer que, gracias a la colaboración, al apoyo y a la solidaridad de los ciudadanos, parte del programa pudo realizarse. Deberá también decirse que, dadas las carencias o limitaciones, tanto en lo económico como en lo humano, no pudieron realizarse todos los puntos de un programa bien pensado. Es de esperar que el informe tenga no solamente lo no llevado a cabo sino también la parte propositiva para un futuro próximo y a largo plazo.

Todos somos conscientes de que no es fácil cumplir a la letra el contenido de un programa, menos si es del servicio gubernamental, porque pueden surgir acontecimientos que enmarquen de distinta manera el plan que con anterioridad se había programado. ¿Usted qué opina?

EL OBSERVADOR 424-5

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


INTIMIDADES -LOS JÓVENES NOS CUENTAN-
No sé si continuar mis estudios
Por Yusi Cervantes Leyzaola

PREGUNTA:
Me tengo que inscribir para continuar con mis estudios. Voy a repetir 3 materias que reprobé, una de ellas desde la prepa no me ha gustado mucho que digamos. Escogí esta carrera porque veía a mi hermana que estudió lo mismo hacer unos trabajos y eso me gustó. Ya no sé si quiero estudiar. Lo que aprendo de las materias al siguiente semestre se me olvida. Quiero salirme y mejor ponerme a trabajar más (ya trabajo) para ayudarle a mi mamá con los gastos de la casa. Mi carrera me la he pagado yo. Mi madre es la que nos mantiene, mi padre no trabaja y aparte es alcohólico. O tal vez quiero ya casarme con mi novio y ponernos los dos a trabajar. Tengo mucho miedo de hacer algo y al final arrepentirme. Mi hermana me dice que no me salga, que ella también quería salirse al principio porque estaba igual que yo: no entendía nada; hasta el final fue cuando le gustó la carrera. Mis amigas dicen que no me salga porque al final el título es lo que cuenta. Pero hay personas que no tienen un título y les va bien, y hay otras que lo tienen y no lo ejercen por hacer otra cosa o porque aún no consiguen trabajo. ¿Es muy importante tener un título para ser alguien en la vida?
Voy a la escuela por la mañana. Estoy en la selección de atletismo y en el equipo de voleibol. Ya no puedo entrenar y siempre ando haciendo el ridículo quedando en últimos lugares. Por el horario de trabajo hay días que me toca salir 12 de la noche y en veces no me levanto para ir a la escuela. Creo que tampoco tengo un buen método para estudiar. Por las mañanas en la escuela me da mucho sueño. Llego a la casa y, si me toca trabajar en la noche, me voy a dormir por mientras y de vez en cuando estudio. ¿Crees que sólo me falte organizarme más y acomodar mis horas de trabajo, estudio, deporte y mi novio para poder seguir adelante? Tal vez es sólo el temor de no poder. Yo digo que no es muy importante tener un titulo para ser feliz y trabajar que al cabo para eso estamos estudiando, para trabajar.

RESPUESTA:
Antes de decidir salirte de tu carrera me parece que tienes que resolver otras cosas. Como bien mencionas, una de ellas es la organización de tu tiempo. Tal vez tengas que renunciar a la selección de atletismo y al equipo de voleibol. No digo que dejes de practicar deporte, te es muy necesario para descargar tus tensiones, pero puedes hacerlo menos horas y en un horario más flexible, incluso fines de semana. y sin la presión de la selección y el equipo. En cuanto al trabajo, considera buscar otro, con un horario menos pesado. Y al novio tal vez puedas verlo solamente los fines de semana también. El objetivo es que disminuyan tus presiones. En este momento no podemos saber si quieres dejar la carrera por la carrera misma o por lo abrumada que te sientes con tu vida.

Sería muy bueno que asistieras a un grupo de Al-anón (de familiares de alcohólicos). Dos de las características comunes en los hijos de los alcohólicos son la inseguridad en sí mismos y el cargar con exceso de responsabilidades. Creo que hay muchas cosas por ahí que necesitas sanar y superar. Investiga si en tu ciudad hay grupos de Al-anón de hijos de alcohólicos.

También sería muy conveniente que te hicieras un estudio de orientación vocacional que incluya una entrevista psicológica. Esto te ayudaría mucho a tomar una decisión más serena, con mejores bases.

Por lo pronto, yo te aconsejo no dejar la escuela. Mantén tu esfuerzo, resuelve los otros asuntos de tu vida, organízate mejor y después vuelve a plantearte el asunto.

Las personas no valen por su título, claro, y éste no garantiza en lo absoluto la felicidad, ni siquiera el bienestar económico, como ya has notado. Pero terminar unos estudios te da más oportunidades en la vida, además de que te da la satisfacción de lograr tus metas, pero sobre todo, significa que has avanzado en tu formación, que estás mejor preparada y que has crecido en área importantes de tu vida.

En cuanto a casarte, no lo hagas todavía. En este momento lo harías por salir de la crisis en la que te encuentras y ese no es un buen motivo para hacerlo. Espérate a saber quién eres realmente, qué quieres hacer con tu vida... ¿Cómo vas a emprender un proyecto de pareja si aún no tienes claro el tuyo? Necesitas madurar, sentirte libre e independiente para poder entonces tomar una decisión tan importante como la de casarte.

Cuida de ti misma y enfrenta tus miedos. Y toma tus decisiones con calma.

La psicóloga Yusi Cervantes Leyzaola responderá las preguntas que le envíen a la dirección de El Observador: Reforma 48, apdo. 49, Santiago de Querétaro, Qro. C.P. 76000; o que se le hagan al teléfono228-02-16. Citas al 215-67-68. Correo electrónico: cervleyza@msn.com

EL OBSERVADOR 424-6

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PINCELADAS
Pelar papas
Por Justo López Melús *

Mi vida entera —escribe un joven— no ha sido sino una larga búsqueda de Dios. Por todas partes, a todas horas, he buscado su huella o su presencia. La muerte no será para mí más que un maravilloso encuentro. La vida es hermosa, pero cada día me siento más extraño y peregrino. Hay que tener el corazón lleno de Dios, como un novio lo tiene lleno de la mujer que ama.

Descabezando zanahorias, masticando una brizna de yerba, arreglándose por la mañana, en medio de música de baile, mientras se resuelve un jeroglífico, se le puede decir a Dios, sin cansancio, sencillamente, que se le ama. Tan hermoso es pelar papas, por el amor de Dios, como edificar catedrales.

* Operario Diocesano en San José de Gracia en Querétaro.

EL OBSERVADOR 424-7

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


REPORTAJE
El Sector Salud estrena en México nuevo "anticonceptivo"
Programa piloto sin información clara

Hace unos cuantos días el presidente de nuestro país, Vicente Fox, reconoció que no hay recursos económicos suficientes, entre otras cosas, para atender la salud de los mexicanos. Aunque esta realidad la conoce todo México desde hace años, la Secretaría de Salud decidió embarcarse con un carísimo programa de «anticoncepción», que ya había anunciado desde el 8 de noviembre de 2001 la División de Planificación Familiar del IMSS. Se trata de la adquisición de etonogestrel, que, hoy por hoy, forma parte del «cuadro de medicamentos básicos».
El nombre comercial del susodicho «anticonceptivo» es Implanon, y tiene un costo en el sector privado de 2 mil 600 pesos por unidad. Para poder hacerlo llegar a las mujeres mexicanas con menor capacidad económica, la Cámara de Diputados otorgó al sector salud casi 6 millones y medio de pesos.

Un novedoso implante

Tanto el gobierno mexicano como los fabricantes tienen grandes esperanzas en el citado producto ya que ofrece la novedad de que no hay que tomar pastillas ni ponerse inyecciones. El etonogestrel viene en una pequeña varilla de 4 centímetros de largo por 2 milímetros de diámetro (es del tamaño de un cerillo); ésta se coloca en la cara interna de la parte superior del brazo, quedando la mujer «protegida» de un embarazo durante tres años, pues a diario se libera una pequeña cantidad del progestágeno etonogestrel, que inhibe la ovulación y, al mismo tiempo, en el útero intensifica la producción de moco cervical espeso, lo que actuaría como una barrera para los espermatozoides.

Braulio Otero, de la División de Planificación Familiar del IMSS, dice del Implanon que «su efectividad es del cien por cien».

Ante tal panorama no es de extrañar que, tal como reveló recientemente la directora de Salud Reproductiva de la Secretaría de Salud, Lourdes Quintanilla, se tenga planeado que en una primera etapa se coloquen nada menos que «6 mil implantes».

Esto, se supone, tendrá lugar a partir del proximo octubre con un programa piloto en seis entidades de la república: Campeche, Coahuila, Durango, estado de México, Hidalgo, Oaxaca, Sonora y el DF.

¿Anticonceptivo o abortivo?

El Comité Nacional Pro-Vida ha pedido al secretario de Salud, Julio Frenk Mora, que evite el desarrollo del programa piloto del Implanon dado el riesgo de provocar abortos.

En declaraciones a la prensa, Rocío Gálvez de Lara, Presidente de Pro-vida, se quejó de que, cuando Quintanilla habló de la acción del Implanon, «jamás mencionó que este programa puede provocar la muerte de bebés recién concebidos, ya que no les permite anidarse en el útero de su madre. Nos parece inadmisible y criminal que se oculte esta información vital a la población y se busque engañar a las personas para difundir este tipo de implantes».

Y de algún modo hasta se intenta engañar a los propios médicos, haciéndoles creer que este «anticonceptivo» sólo actúa inhibiendo la ovulación y alterando la viscosidad del moco cervical, siendo que el fabricante del Implanon reconoce, además, que «los progestágenos [el estonogestrel, por ejemplo] también tienen efecto sobre el endometrio».

Lenguaje ambiguo

Pero, ¿qué tanto efecto tiene en el endometrio? El fabricante prefiere no averiguarlo, y minimiza el asunto dicendo que éste es «probablemente menos significativo en términos de los efectos anticonceptivos». Es decir, ni siquiera puede afirmar que su efecto sea desdeñable.

Al respecto de la acción que tienen los modernos anticonceptivos sobre el endometrio nos ilustra Gonzalo Herranz, del Departamento de Humanidades Biomédicas de la Universidad de Navarra: «No se alude a la obvia consecuencia de que un endometrio modificado se vuelve refractario a la nidación del embrión: se oculta el efecto antiimplantatorio, abortivo precoz, de esos contraceptivos».

Y agrega: «A diferencia de lo que ocurre con otros aspectos de la farmacodinámica de los contraceptivos orales, sobre los que abundan los trabajos de investigación muy detallados y precisos..., son muy pocos los trabajos que abordan seriamente el estudio de los mecanismos mediante los cuales los preparados modernos ejercen su efecto contraceptivo. Se puede sospechar que esa falta de interés se sustenta en razones ideológicas y de política económica».

A pesar de la pobreza de los estudios, si se hace caso a los pocos ya existentes, debe reconocerse que el etonogestrel, según se desprende de lo que dice en el sitio http://www.medicom.es/secciones , no puede garantizar que no ocurra la ovulación al menos en el tercer año. En consecuencia, si en el tercer año hay ovulación, existe el riesgo de embarazo; pero, si tal ocurre, al no poder anidarse el embrión, será abortado. Pero lo anterior no significa que, de manera indiscutible, las mujeres que optan por el Implanon puedan estar seguras de no cometer un aborto, ya que las interacciones de este «anticonceptivo» con otras sustancias, según se ha reportado, provocan un aumento de la depuración de hormonas sexuales que pueden conducir a un sangrado y a un fracaso del método.

El IMSS, cómodamente, se lava las manos limitándose a informar a sus médicos que no se han realizado estudios específicos acerca de las interacciones medicamentosas del Implanon, mientras que el fabricante ya advirtió que, si bien los citados estudios no existen, basándose en las interacciones comunicadas con otros anticonceptivos, pueden preverse interacciones con hidantoínas, barbitúricos, primidona, carbamazepina o rifampicina; y que también se sospechan interacciones con la oxcarbazepina, rifabutina, troglitazona, felbamato y griseofulvina.

Reacciones secundarias

Braulio Otero, del IMSS, ha asegurado que el etonogestrel «prácticamente no tiene efectos secundarios», pero la página electrónica de dicho instituto reporta que éstos no son cualquier cosa: trastornos menstruales, acné, cefalea, aumento de peso, hipersensibilidad o dolor en los senos, humor depresivo, modificaciones de la líbido, dolor de estómago y hasta la pérdida del cabello.

La presidenta de Pro Vida opina que el plan del sector salud es un intento de engañar a la población, exponiendo a las mujeres a un programa en el que se violan sus derechos a una información clara y veraz. (D.R.G.B.)

*********

La triste historia de otro «anticonceptivo» de la misma clase

El Implanon no es el primer progestágeno abortivo que aparece en el mercado disfrazado de simple anticonceptivo. Ya antes el inyectable Depo-Provera hizo (y sigue haciendo) de las suyas; pero la triste historia del desastre se la lleva el Norplant.

Como el Implanon, el Norplant se aplica insertándolo bajo la piel, aunque en este caso se trata no de uno sino de varios cilindros, lo que le confería un efecto de cinco años. También tienen en común que pueden causar abortos en las primeras etapas del embarazo al impedir la implantación en el útero del óvulo fecundado, es decir, del nuevo ser humano.

Entre los efectos dañinos del Norplant se encuentran los embarazos ectópicos, la esterilidad, los trastornos circulatorios y los coágulos que causan trombosis, embolias e infartos que pueden llevar a la muerte. Además pueden causar enfermedades del hígado, cáncer de mama y aumentar la propensidad a contraer enfermedades de transmisión sexual.

Las mujeres afectadas en Inglaterra y Estados Unidos fueron escandalosamente numerosas, y los fabricantes de Norplant fueron procesados. El juicio, que culminó en el 2002, estableció que debía indemnizarse económicamente a cerca 40 mil mujeres estadounidenses perjudicadas, que recibirán en conjunto casi cien millones de dólares dada la gravedad de los efectos del progestágeno.

Las posibilidades de que el uso del Implanon traigan consecuencias graves como con el Norplant no pueden negarse. Sólo que en México, por muchas demandas que las mujeres afectadas pudieran hacer contra el sector salud, jamás prosperarían.

EL OBSERVADOR 424-8

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


LOS VALORES DE LOS MEXICANOS
¿Hacia dónde vamos en los valores familiares?
Por Antonio Maza Pereda

En mi pasada colaboración completamos los diez valores que mayor jerarquía tienen para los mexicanos en el ámbito de la familia. Estos, recordarán ustedes, fueron, en orden de mayor a menor importancia:

Unidad, bienestar material, solidaridad, amor, seguridad, pertenencia, colaboración, cortesía, tolerancia y tradición.

Sin embargo, como ya había dicho antes, esta jerarquía de valores no es estática. Situaciones sociales, cambios generacionales, el impacto e influencia de otras culturas, sobre todo a través de los medios y de la emigración, hacen que esta jerarquía cambie, tal vez con mayor velocidad de lo que nunca antes cambió en nuestra historia. No es que se estén perdiendo los valores; lo que se pierde es la importancia que les damos y este cambio de importancia tiene un profundo efecto en la conciencia colectiva, en la cultura de la nación.

Antes de pasar a ver los cambios que, según los especialistas, están ocurriendo en esa jerarquía, vale la pena notar que en estos valores familiares encontramos valores de tipo individual (bienestar económico, seguridad) y valores de tipo colectivo (unidad, solidaridad, colaboración, cortesía, tolerancia, tradición) así como algunos que cubren ambos aspectos, como el amor y la pertenencia. En el conjunto, en estos valores familiares predominan los valores colectivos sobre los individuales.

Otra manera de ver esos valores tiene que ver con que pertenezcan al conjunto de los valores con efecto económico o los que no lo tengan. De los valores de tipo económico, en la familia se encuentran el bienestar económico y la solidaridad; que tienen ambos aspectos, la seguridad y la colaboración; mientras que en los valores de unidad, amor, pertenencia, cortesía, tolerancia y tradición hay aspectos no económicos.

En conjunto, en la jerarquía actual de los valores de los mexicanos, predominan los valores sociales y no económicos, si vemos no sólo la frecuencia con que se mencionan sino también su orden de importancia. En la familia mexicana los valores colectivos predominan sobre el bien individual, y los valores no económicos predominan sobre los económicos.

No es un mal resultado. Aún vemos en los valores familiares una distribución muy positiva. La familia mexicana, en sus valores actuales, es una en donde el bien colectivo predomina sobre el individual y en la cual se da menor importancia a lo económico que a los aspectos como unidad, amor, cortesía y tolerancia, que son no económicos.

Sin embargo, la tendencia a futuro, sin ser catastrófica, no es igual de positiva. A un plazo de diez años, la jerarquía de valores familiares sería, en orden de mayor a menor importancia:

Bienestar material, unidad, solidaridad, seguridad, amor, pertenencia, colaboración, cortesía, tradición, placer sexual.

Como pueden ver, los valores individuales ganan importancia. Bienestar económico, seguridad y placer sexual (que actualmente tiene el lugar once) la ganan. Unidad y amor la pierden, mientras que sólo la tradición, valor colectivo, aumenta de importancia.

Así mismo, los valores económicos ganan importancia y los no económicos la pierden. Bienestar económico y seguridad ganan importancia; solidaridad y colaboración conservan su lugar, mientras que los valores no económicos pierden o conservan su importancia, con la excepción de la tradición y el placer sexual.

Ponderando estos aumentos o disminuciones con la importancia de los valores en su jerarquía, también podemos decir que la tendencia es hacia dar más importancia a los valores económicos.

Resumiendo y simplificando un poco, podemos decir que los valores familiares en un futuro tienden a dar mayor importancia a lo individual y a lo económico. Ciertamente no es una tendencia buena.

De darse esta situación (no se olviden que, como decía un chistoso, es muy arriesgado pronosticar, sobre todo el futuro), ¿cuáles serían las consecuencias?

Lo que veríamos es, en mi opinión, el que se generalizaría un fenómeno que hoy ya se da, pero que no es el caso de la mayoría de las familias. Veríamos muchos grupos familiares donde el egoísmo domine sobre el amor entre los miembros, donde las consideraciones económicas sean motivo de desunión y de separación de la familia. Hogares sin calor, sin tolerancia, sin amor ni cortesía, dominados por el egoísmo de los miembros y por el cálculo de la conveniencia económica. Una perspectiva horrenda, ciertamente.

Afortunadamente, esto no tiene que ser necesariamente así. La cultura mexicana tiene valores admirables y, estoy seguro, encontraremos en ella las reservas de valor y de entereza para evitar esa tendencia y lograr que la familia sea el ámbito en que se equilibren y armonicen los valores individuales y colectivos, los económicos y los no económicos.

EL OBSERVADOR 424-9

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


CULTURA
Cínicos no, gracias
Por Carlos Díaz

Los cínicos son oportunistas que se dejan arrastrar por los valores cercanos e inmediatos, zigzagueando a tenor de las circunstancias y sin otro rumbo que la ley del mínimo esfuerzo: el mayor logro con el menor esfuerzo. Paradójicamente, muchas veces el oportunista paga su precio y termina trabajando mucho después por no haber querido antes apostar fuerte en favor de ninguna convicción universal que mereciese la pena.

El cínico, decía Oscar Wilde, conoce el precio de todas las cosas y el valor de ninguna. No menos contundentemente afirmaba Machado: el cínico es un necio, y todo necio confunde valor y precio, por eso des-precia o menos-precia a aquello que es valioso. El cínico cree que con dinero en el bolsillo se es inteligente, atractivo, y además se canta bien. Ignora sin embargo que quien sólo vive para sí mismo ha muerto para los demás.

Cuando en la sociedad se ha instalado el cinismo moral y se evalúa a la gente según el precio dinerario, el maestro -el verdadero maestro- devuelve a las cosas su valor y las restaura de su olvido dignificándolas cual corresponde. Qué suerte tiene el alumno cuyo maestro le rescata de la vulgaridad, la cual sólo da acceso a lo mismo por el mismo dinero, es decir, a la mediocridad. Qué suerte si le lleva de lo que come a lo que hace, de lo que hace a lo que piensa, y de lo que piensa a lo que es: el sabio habla de las ideas, el inteligente de los hechos, el vulgar de lo que come. Qué gran maestro sería el que lograse contrarrestar esa tendencia inducida, cuyo uniformismo por otro lado genera tanta frustración y aburrimiento allí donde esta operación se pone en marcha.

El varón que encuentra a una mujer hermosa por dentro y por fuera se aburrirá pronto, si sólo sabe ver en ella objeto de consumo, precio y no valor. El hombre exterior no tiene garantizado ningún matrimonio, ninguna identidad, ninguna permanencia, porque es precisamente exterior, dependiente de los estímulos y las circunstancias. Ahí te quiero ver, buen maestro. Tú escribirás tus versos uno a uno, nadie te dará un aparato de rimar para hacer pareados estándar, antes al contrario sacarás de la anónima estandarización a cada alumno para que lleguen a ser quienes pueden ser siendo lo que son en su irrepetible identidad. Tú harás ver al cínico que no importa tanto qué hay sobre la mesa, como quién hay sobre las sillas.

Aunque pueda parecer lo contrario, creemos que decir «verdades» a tiempo y a destiempo puede ser una forma de cínico menosprecio de los demás. A la verdad hay que prepararla el camino, pues sólo con quien amas puedes mostrarte fuerte sin producir en él una reacción de fuerza o de violencia. No olvides, hermano, que las puertas sólo se abren a quienes giran el picaporte, no a quienes dan una patada. En fin, trata a una persona como es y seguirá siendo como es. Trátala como podría ser, y se convertirá en lo que debe ser. Entonces comprenderemos que no hay cinismo que no termine rindiéndose a la evidencia de lo mejor.

EL OBSERVADOR 424-10

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


INTERNACIONAL
George W. Bush nombra a un obispo católico director de la Comisión para la Libertad Religiosa
La mitad de la familia de Charles Chaput —arzobispo de Denver, Colorado— procede de una tribu nativa americana

George Bush II, presidente de Estados Unidos, ha designado al arzobispo de Denver, Charles Chaput, para dirigir los trabajos de la Comisión estadounidense para la Libertad Religiosa Internacional, un órgano federal que trata de vigilar el respeto del derecho a la libertad religiosa en todo el mundo.

Para Chaput, cuya familia procede de la tribu nativa de los Potawatomi, la libertad de religión «es el derecho humano más severa y brutalmente violado en muchos países del mundo» y ha agradecido al presidente Bush el nombramiento. Se trata del tercer obispo católico que ocupa el cargo.

El arzobispo de Denver, monseñor Charles Chaput, fue nombrado por el presidente Bush para la Comisión estadounidense para la Libertad Religiosa Internacional por un periodo de un año. Según informó la archidiócesis de Denver, la Comisión es un órgano gubernamental creado por el Acta de Libertad Religiosa Internacional de 1998 para vigilar la libertad religiosa en los diferentes países y aconsejar al presidente sobre cómo promoverla más efectivamente.

No es la primera vez que un obispo católico es nombrado para el cargo. En efecto, monseñor Charles Chaput, respecto de su nombramiento, afirmó que «es un privilegio seguir al cardenal McCarrick y a monseñor Murphy en la Comisión para construir sobre lo que ya hicieron durante su servicio», refiriéndose a sus dos antecesores en el cargo, respectivamente arzobispo de Washington y obispo de Rockville Centre. El primero permaneció en el cargo entre 1999 y 2001 y el segundo ocupó esta plaza entre el año 2001 y el 2003.

Un derecho castigado

Tras el nombramiento, explicó también el arzobispo que «libertad de religión es un derecho humano de los más básicos. Es también el derecho más severa y brutalmente violado en muchos países en el mundo. Por ello agradezco al presidente Bush este nombramiento, y estoy muy agradecido por hacer lo que pueda para promover el derecho de las personas de dar culto según sus propias convicciones».

Charles Chaput nació en Concordia, una localidad situada en el norte del estado de Kansas. Es el segundo de tres hermanos y su familia encuentra sus ancestros en la parte francófona de Canadá y los nativos de Norteamérica. De hecho, el arzobispo Chaput es miembro de la tribu Potawatomi, que originariamente habitaba en las praderas de Michigan. Su abuela materna fue la última persona de su familia que vivió en una reserva india.

Monseñor Chaput se educó con las hermanas de san José en Concordia, congregación a la que pertenecen dos de sus tías. Allí descubrió su vocación al sacerdocio a la temprana edad de 13 años. «Nunca quise ser otra cosa», ha explicado en numerosas ocasiones. Tras su ordenación como sacerdote capuchino, se le dio el encargo de dirigir, como provincial superior, una nueva provincia de la orden. En 1988 fue nombrado obispo de de Rapid City situada en Dakota del Sur, a unos 400 kilómetros de Denver. Allí tomó como lema episcopal de su vida al frente de una diócesis «Amar a la Iglesia como a Cristo». A principios de 1997 cubrió la vacante del obispado de Denver, que anteriormente ocupaba el hoy cardenal Francis Stafford, que preside el Consejo Pontificio de los laicos.

(Tomado de La Razón)

EL OBSERVADOR 424-11

  [SUMARIO] [INICIO]


PICADURA LETRÍSTICA
¿Caridad periodística?
Por J. Jesús García y García

Cuídame de mis amigos, que de mi enemigos me cuido yo.
DICHO POPULAR

Por coincidencia, me preguntaron: ¿quién es —por fin— el santo patrono de los periodistas? ¿El arcángel Gabriel, san Maximiliano María Kolbe, o el beato Tito Brandsma? ¿O irá a serlo Manuel Lozano Garrido «Lolo», quien todavía está en proceso de beatificación? Candidatos no faltan. Pero lo cierto es que el 16 de enero de 1923, en la encíclica Rerum Omnium, san Francisco de Sales fue designado santo patrono del periodismo y de los periodistas por Pío XI, quien, en su encíclica, dirigiéndose a los periodistas, decía: «Imiten de Francisco y observen siempre la fuerza polémica junto con la caridad y la moderación. Bien claro está el ejemplo que el santo doctor ofrece: que estudien con diligencia y conozcan lo mejor posible la doctrina católica; que no corrompan la verdad ni la debiliten o disimulen so pretexto de no ofender al adversario; que cuiden también de la belleza y elegancia del lenguaje y distingan y adornen los conceptos con palabras tan luminosas que los lectores encuentren deleite en la verdad; que, si es preciso que combatan contra alguien, acierten a refutar el error y oponerse a la perversidad de los malos mostrándose a la vez animados de sentimientos rectos y, por principio, de caridad».

A renglón seguido agregaba: «Como no consta en público y solemne documento de la Sede Apostólica que San Francisco de Sales haya sido nombrado patrono de los escritores (periodistas) católicos, de quienes venimos hablando, aprovechamos esta ocasión y, a ciencia cierta y con madura deliberación, en virtud de nuestra autoridad apostólica, por medio de esta carta encíclica, constituimos o confirmamos y declaramos a san Francisco de Sales, obispo de Ginebra y doctor de la Iglesia, por patrono suyo, sin que obste nada en contrario». Con este gesto Pío XI puso un rostro y una visión magisterial más madura sobre la comunicación social, previendo el fenomenal desarrollo y la decisiva influencia que tendrían los medios de comunicación en la sociedad actual.

(Hace tres días apenas —el 21 del presente mes— se cumplieron 436 años del nacimiento, en el castillo de Sales, Saboya, Francia, de san Francisco de Sales, a quien la Iglesia festeja el 24 de enero. Fue consagrado obispo de Ginebra en 1602. Escribió, entre otras obras de dirección espiritual y devocionales, Introducción a la vida devota, Instrucción religiosa práctica y Tratado del amor de Dios. Antes de éstas, entre 1594 y 1598, polemizó y escribió sus Controversias antiprotestantes. Expiró en Lyon el 28 de diciembre de 1622. Pío IX lo proclamó doctor de la Iglesia en 1877).

Del puro dato cultural puedo derivar un comentario sobre un asunto contemporáneo: un periodista que venía navegando con bandera de católico, una bandera que difícilmente sostenía y hoy ya no puede con derecho enarbolar, Javier Sicilia, con mucha caridad y moderación (como las que dije arriba que pedía Pío XI: «observen siempre la fuerza polémica junto con la caridad y la moderación») recientemente llenó un artículo con los calificativos de «estúpido», «imbécil» y «neandertal» —literales, y cuando no, sobreentendidos— dirigidos contra un pastor de la Iglesia porque tuvo éste el «atrevimiento» de afirmar que un católico no puede votar por un partido o un candidato que no respete la dignidad de la persona humana, como serían los que defienden o promueven la prostitución, las uniones homosexuales, los anticonceptivos físicos, la pornografía, especialmente la infantil, el uso o tráfico de drogas. Al parecer lo que especialmente escuece a Sicilia es la opinión contraria al condón y propone que, sin rebajar la norma (sic), la Iglesia anteponga la caridad y acepte que el cristiano use el condón, ese dispositivo en contra de cuyo empleo se manifiesta inequívocamente la autoridad apostólica de un «neandertal» mayor que sería Juan Pablo II. El propio periodista mencionado cita a Bernardo de Claraval: «En lo necesario, unidad; en lo demás, libertad; en todo, caridad». Caridad que es contradicha por Sicilia en todo su artículo y que no la concibe de otra manera que haciendo maleables las normas de acuerdo con las personales pasiones.

Cuando hay que sentar plaza de progresista y ponerse a salvo de descalificaciones de la élite intelectual, ¡al diablo la caridad! (y al diablo la ortodoxia) ¿No es así?

Que san Francisco de Sales ayude a librarnos de ciertos periodistas «amigos».

EL OBSERVADOR 424-12

[SUMARIO] [INICIO]


FIN

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006