El Observador de la Actualidad

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD
Periodismo católico para la familia de hoy
14 de septiembre de 2003 No.427

SUMARIO

bulletENTREVISTA EXCLUSIVA - Separación de Iglesia y Estado no debe significar nunca desterrar la religión de los asuntos públicos: Charles Chaput, arzobispo de Denver
bulletDel 7 al 11 de octubre, la cuarta «Semana sin Tele» - Por una relación genial entre la televisión y los niños
bulletFAMILIA - Dios ha enviado la familia para que sea su amor
bulletPINCELADAS - Oraciones en los bolsillos
bulletREPORTAJE - A 35 años la Humanae vitae sigue provocando polémica
bulletJÓVENES - Madonna, Britney, Christina y el lesbianismo
bulletOperarios del Reino de Cristo
bulletCULTURA - ¿Qué puede ser un libro?
bulletGRANDES FIRMAS - Palabra de vida
bulletPICADURA LETRÍSTICA - El pontífice de los obreros
bulletTESTIMONIO - «Es increíble cómo de una pequeña tristeza encontré la grandeza de Dios»

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


ENTREVISTA EXCLUSIVA
Separación de Iglesia y Estado no debe significar nunca desterrar la religión de los asuntos públicos: Charles Chaput, arzobispo de Denver
Por Jaime Septién /
El Observador, y Rossana Goñi /El Pueblo Católico

Hace unos días la Casa Blanca nombró a monseñor Charles Chaput, arzobispo de Denver, presidente de la Comisión Internacional por la Libertad Religiosa. Sus primeras declaraciones tocan un tema esencial para países como México en que se ha pretendido desterrar la religión no solamente del Estado -cosa que es en sí necesaria- sino de todos los asuntos de la vida pública. Éstas son las opiniones del hombre que tiene en sus manos la defensa y expansión del derecho a la libertad religiosa, uno de los derechos más violentados por naciones de todo el mundo.

Pregunta. ¿Cual es el papel de la Comisión Internacional por la Libertad Religiosa de los Estados Unidos, y cuál es su impacto en el mundo?
Monseñor Chaput: Bajo la Ley de Libertad Religiosa Internacional de 1998, la Comisión asesora al Departamento de Estado norteamericano en temas de libertad religiosa global, pero es también dueña de una voz autónoma. Tiene, pues, dos aspectos. Por un lado, asiste al Departamento de Estado para lograr que la libertad religiosa sea parte importante de las decisiones en política exterior de los Estados Unidos. Por otro lado, identifica de manera independiente las violaciones de los derechos religiosos alrededor del mundo, y busca que la gente tome conciencia de los gobiernos causantes. La Comisión sostiene audiencias y emite un reporte anual que incluye a los Países de Interés Especial (CPC, por sus siglas en inglés). Ninguna nación quiere aparecer en esa lista. También desarrolla reportes de países específicos respecto de situaciones tales como libertad religiosa en Belarús o Afganistán. En tal grado que puede influir en la Casa Blanca, el Congreso y el Departamento de Estado. La Comisión puede generar importantes impactos.

Pregunta. ¿Cree usted que las naciones alrededor del mundo realmente entienden el concepto de libertad religiosa?
Monseñor Chaput: No. La garantía de libertad religiosa está expresada de manera muy hermosa en el artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero muchos países simplemente lo ignoran o le dan interpretaciones distorsionadas. Los ataques contra la libertad religiosa se dan en dos formas: los gobiernos seculares como Corea del Norte, que ven la fe religiosa como una ideología rival, una idea rival de la persona humana; o regímenes gobernados religiosamente, como Irán, que quieren marginar a las minorías religiosas. La fe religiosa es una poderosa fuerza que determina tanto el comportamiento individual cuanto la sociedad en general. Así que si tu meta como gobierno es mantener y expandir tu control sobre la sociedad, la libertad religiosa puede ser vista como algo bastante peligroso.

Pregunta. Hay quienes ven la defensa de la libertad religiosa como una intromisión de la Iglesia, especialmente de la Iglesia Católica, en asuntos políticos y globales...
Monseñor Chaput: Esa clase de críticas tiene un sólo propósito: intimidar a los católicos y a personas de otras creencias religiosas hasta silenciarlos en momentos en que deberían hablar. La gente necesita actuar de acuerdo a sus convicciones, especialmente sus convicciones religiosas, o sus convicciones eventualmente desaparecerán. La política es la aplicación de la fuerza en los asuntos humanos. El uso de poder siempre genera preguntas morales, y por ende religiosas, acerca de la naturaleza del bien y el mal, y de aquello que constituye el bien común. Por ello la Iglesia sería absurda - de hecho, no estaría siendo fiel a su misión- si no promoviera activamente la libertad religiosa. La manera como una sociedad piensa de Dios, tarde o temprano determina el trato hacia la persona humana.

Pregunta. ¿Cuál es el significado de «separación de iglesia y estado», y cómo se relaciona con la libertad religiosa?
Monseñor Chaput: La libertad religiosa no requiere de un estado interreligioso. Creo que es posible que una sociedad le dé un estatus especial a una religión particular sin que ello signifique una automática persecución a los demás. Muchos musulmanes afirman que la ley islámica -shari'a- lo logra porque garantiza ciertos derechos a los judíos y cristianos. Pero el registro histórico muestra lo contrario: que shari'a margina y oprime a los cristianos y otras minorías religiosas e impide que participen plenamente del acontecer nacional. En Arabia Saudita, un musulmán que se convierte al cristianismo comete un delito capital, y toda práctica no-musulmana está prohibida. Éstas son violaciones fundamentales del artículo 18, y son muy serias violaciones del derecho humano a la libertad religiosa. Una auténtica fe en Dios debe llevar siempre a un profundo respeto por los derechos de la persona humana, incluyendo a personas con religiones diferentes a la nuestra, porque todos somos creados por el mismo Padre. Entonces, los Estados Unidos tienen una única oportunidad y vocación. Pueden ofrecer al mundo el gran ejemplo de distintas religiones conviviendo pacíficamente y cooperando por el bien común. Por supuesto, esto sólo puede ocurrir si los creyentes viven su fe pacífica pero vigorosamente en el escenario público; incluso en la casilla de votación. «Separación de iglesia y estado» no debe significar nunca desterrar la religión de los asuntos públicos. La Constitución de los Estados Unidos, por ejemplo, prohíbe el establecimiento de una religión estatal específica. No prohíbe, y los fundadores nunca desearon que se prohibiera, la participación religiosa activa en el debate público.

Pregunta. ¿Cómo entiende el pensamiento católico la participación de los católicos en política?
Monseñor Chaput: La política es donde el trabajo para asegurar el bien común y la dignidad humana individual tiene lugar. Por ello, los católicos deben intervenir. Necesitan entender su fe católica, y necesitan contar con ella como una guía en sus decisiones políticas. La constitución Pastoral del Concilio Vaticano II sobre la Iglesia en el Mundo Moderno (Gaudium et Spes), Declaración en la Libertad Religiosa (Dignitates Humanae) y las encíclicas sociales, incluso Evangelium Vitae, son enormes fuentes. Los católicos deben darle la bienvenida a la cooperación con gente de otras religiones, o gente sin religión, que comparten el espíritu de bien común. La única cosa que los católicos no pueden hacer es proclamarse «católicos» y luego mantener la fe al margen de sus acciones políticas. No se puede creer en la humanidad de un niño no nacido, y luego votar a favor de una ley que permite el asesinato de esa criatura. No se puede apoyar la libertad religiosa, y luego callar acerca de un «aliado» que persigue a las minorías religiosas. Esa es una manera de mentir.

EL OBSERVADOR 427-1

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


Del 7 al 11 de octubre, la cuarta «Semana sin Tele»
Por una relación genial entre la televisión y los niños

Cuatro horas diarias es el promedio que los niños están enfrente del televisor. Esto nos demuestra una gran dependencia ante este aparato electrónico. Por esta razón ha surgido la «Semana sin Tele» y EL OBSERVADOR la promueve desde el 7 al 11 de octubre.

Contrariamente a lo que muchos creen o desearían, no se invita a nadie a decir «no». Sólo se trata de un gigante «sí». Un sí a vivir la vida, a disfrutar de la comida, compartiendo con la familia, a moverse, a realizar actividades creativas, a escuchar al otro, a escuchar el silencio o música, a divertirse, a correr, a ayudar a personas necesitadas o a jugar al ajedrez y decidir uno mismo su propio movimiento.

Todavía es posible. No es que quien mira televisión no haga estas cosas. Pero es claro que quien está cuatro horas diarias frente a la pantalla pierde cuatro horas por día de vivir la vida. Esto sería 28 horas por semana, 112 por mes y 60 días completos, de 0 a 24 horas, en un año. Y los números siguen. En 60 años un televidente promedio habrá visto 10 años completos de televisión, sin parar ni para dormir ni para atender al cartero.

¿Queremos una humanidad libre, en la que nos podamos servir de los imprescindibles y geniales avances tecnológicos, pero sin depender de ellos? ¿O elegimos estar a su servicio? Dejamos la pregunta abierta.

Pero no somos indiferentes. Elegimos la primera opción. Una y mil veces. Creemos que el perfil de la humanidad actual debe ser libre. Que no depende de sus creaciones, sino que pone a éstas a su servicio. La Semana sin Tele puede ser una gran ayuda. Si bien es muy corta, puede provocar un cambio en la dependencia. Ha cambiado la vida a cientos de familias. ¿No quieres que cambie también la tuya?

EL OBSERVADOR 427-2

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


FAMILIA
Dios ha enviado la familia para que sea su amor
Por Madre Teresa de Calcuta

Hoy día hay muchos problemas en el mundo, y yo creo que muchos de estos problemas comienzan en casa. El mundo está sufriendo tanto porque no hay paz. No hay paz porque no hay paz en la familia. Debemos hacer de nuestras casas centros de compasión, y perdonar sin cesar, y así habrá paz. Ustedes han de ser una familia, ser esa presencia de Cristo el uno para el otro. Dios ha enviado la familia para que sea su amor. Ámense los unos a los otros con ternura como Jesús ama a cada uno de ustedes.

Jesús siempre está allí para amar, para compartir, para ser alegría de nuestra vida. El amor de Jesús para nosotros es incondicional, es tierno, siempre perdona, es completo. Sólo deja que la gente vea a Jesús en ti: Que vea como rezas. Que vea como llevas una vida pura. Que vea como tratas a tu familia. Que vea cuanta paz hay en tu familia.

La consideración hacia los demás es el punto de partida para una gran santidad. Si aprendes ese arte de la consideración, te harás más y más parecido a Cristo, porque su corazón era manso y Él siempre pensaba en las necesidades de los demás.

¿Conoces a los pobres de tu propia casa? Tal vez en tu casa haya alguien que se siente solo, no muy acogido, no muy amado. Tal vez tu esposo o tu esposa o tu hijo se siente solo. ¿ Sabes eso?

Hoy día ni siquiera tenemos tiempo de mirarnos el uno al otro, de hablarnos, de divertirnos en la compañía de otros…Y así, cada vez estamos menos en contacto el uno con el otro. El mundo está perdido por falta de dulzura y amabilidad. La gente siente una gran hambre de amor porque todo el mundo tiene tanta prisa.

Sean felices…y dedíquense muy especialmente a ser signo de la felicidad de Dios. La alegría se refleja en los ojos; es evidente cuando uno habla y camina. No la podemos encerrar dentro de nosotros mismos. Cuando la gente encuentre en tus ojos esa felicidad habitual, entenderán que ellos son los hijos amados de Dios.

EL OBSERVADOR 427-3

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PINCELADAS
Oraciones en los bolsillos
Por Justo López Melús *

«Orad los unos por los otros» (Sant 5, 16). En este mundo abigarrado en que nos movemos sería hermoso orar también por los desconocidos. Sería bueno tomar la costumbre de colocar encima de las personas con las que me encuentro un fragmento de oración. Sería bonito esconder oraciones en el bolsillo de otros.

Te pido, Señor, por ése que me empuja, por el otro que parece triste, por aquel con cara de antipático, por aquel que parece tan feliz, por aquella chica que sufrirá por ser poco agraciada... Recorrer así la calle o el autobús es un entretenimiento. Por el que sube conmigo en el ascensor, por el barrendero, por la señorita de la ventanilla, por el guardia de tráfico... Y darles también alguna vez los buenos días. Hay personas que rezan en los cementerios en las tumbas olvidadas. Es urgente rezar por tantos olvidados, extraños, anónimos.

* Operario Diocesano en San José de Gracia en Querétaro.

EL OBSERVADOR 427-4

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


REPORTAJE
A 35 años la Humanae vitae sigue provocando polémica

El 25 de julio pasado se cumplieron 35 años del día en que el papa Paulo VI entregó al mundo uno de los más valientes pero al mismo tiempo más controvertidos documentos de la Iglesia, la encíclica Humanae vitae. El rechazo de los anticonceptivos por parte el Papa levantó una verdadera tormenta de críticas y aún hoy sigue creando polémica. Sin embargo, recientes investigaciones prueban la sabiduría de la encíclica.

Nuevo ataque al método Billings

Hace poco más de un mes, el Times de Londres publicó un artículo titulado: «Por qué las personas que usan el método anticonceptivo de los ritmos son llamados con frecuencia padres». El artículo informaba que una investigación realizada en Canadá descubrió que algunas mujeres pueden ovular múltiples veces en un mismo mes. El estudio, dirigido por Roger Pierson de la Universidad de Saskatchewan, fue publicado en «Fertilidad y Esterilidad». Según el Times, esto significa que el método de los ritmos «es con frecuencia completamente inútil».

Sin embargo, un artículo en la página web de WOOMB (Organización Mundial del Método Billings de Ovulación) rechazó con firmeza tales afirmaciones. El profesor James B. Brown explicó que el fenómeno de la ovulación anormal era ya bien conocido hace décadas y que el Método Billings de Ovulación desarrolló formas de evitar el problema.

Además, Brown señala que la interpretación «de que las ovulaciones fértiles pueden tener lugar más de una vez en diferentes días durante el ciclo menstrual es un error craso». También critica «la injustificable hostilidad de los autores, a la revista y a la opinión oficial corriente sobre la planificación familiar natural».

La página web de WOOMB defiende la seguridad del método Billings de ovulación (no confundirlo con los menos seguros métodos de ritmos). El estudio más reciente, llevado a cabo con 992 parejas en China, demostró un 99,5% de índice de éxitos con el Billings.

Tal porcentaje de éxitos aguanta la comparación con los anticonceptivos. Según un reciente estudio francés, uno de cada tres embarazos no está planificado, y dos tercios de ellos tienen lugar usando anticonceptivos las parejas, informaba el 29 de abril la BBC.

La doctora Nathalie Bajos y sus colegas del hospital de Bicetre, en París, basaron sus descubrimientos en una encuesta de casi tres mil mujeres en toda Francia, de las que mil 34 quedaron embarazadas de manera inesperada. La encuesta encontró que la mayoría de las mujeres se quedaron embarazadas porque no usaron los métodos anticonceptivos correctamente.

Las advertencias de la Humanae vitae eran verdaderas

Es público y notorio que las advertencias contenidas en la Humanae vitae sobre las consecuencias de lo que ahora se conoce como mentalidad anticonceptiva, eran verdaderas. El número 17 de la encíclica expresaba su preocupación ante el hecho de que la decisión sobre la anticoncepción quedara «en las manos de autoridades públicas despreocupadas de las exigencias morales». Paulo VI temía que los gobiernos pudieran imponer métodos anticonceptivos a las personas, interviniendo así en «el sector más personal y más reservado de la intimidad conyugal».

Tal presión puede tomar diferentes formas. El 6 de diciembre de 2002 la Society for the Protection of Unborn Children (Sociedad para la protección del niño por nacer), con sede en Londres, condenaba al gobierno británico por dar más ayudas bilaterales en el extranjero para el aborto y el control de población que para instalaciones de agua potable.

Un informe del Departamento para el Desarrollo Internacional del 2001/2002 revelaba que se dieron 260millones de libras esterlinas (422 millones de dólares al cambio actual) para «servicios de salud reproductiva» (ya nadie ignora que esto significa anticoncepción, aborto, etc.), sobrepasando con mucho los 78 millones 800 mil libras esterlinas (128 millones de dólares) destinados a asegurar agua potable y saneamientos adecuados.

La esterilización, ampliamente usada como método anticonceptivo, ha sido impuesta con frecuencia a la gente. En Perú, por ejemplo, una comisión parlamentaria reabrió una investigación sobre la esterilización forzada de más de 300 mil mujeres en zonas rurales, autorizadas supuestamente por el gobierno del presidente Alberto Fujimori.

El año pasado un informe del gobierno peruano concluía que las operaciones fueron promovidas por una engañosa campaña de publicidad con panfletos, posters y anuncios de radio que prometían «felicidad y bienestar». La Comisión de Derechos Humanos del Perú encontró que 19 mujeres murieron por complicaciones, y miles más sufren de problemas psicológicos como resultado directo de las esterilizaciones.

En Brasil es práctica común que los políticos compren votos pagando a las mujeres la esterilización, informó recientemente el Wall Street Journal. Según las últimas cifras oficiales, en 1996 el 40% de las mujeres casadas en edad reproductiva están esterilizadas, pero los demógrafos creen que hoy la cifra se acerca al 50%.

Peligros anticonceptivos

Son conocidos los peligros para la salud de la primera generación de anticonceptivos. Menos conocidos son los problemas relacionados con las píldoras actualmente en uso. El British Medical Journal informó que en Holanda el nuevo anticonceptivo Yasmin se relaciona con cinco casos de tromboembolismo, debidos a una reacción adversa sospechosa contra el medicamento.

Yasmin fue aprobado como anticonceptivo oral en todos los países de la Unión Europea en 2000 y fue lanzado ahora en el Reino Unido. El British Medical Journal comenta que se discutió mucho el riesgo de tromboembolismo en las mujeres que usan esta píldora de tercera generación.

El uso de anticonceptivos se asocia también con un aumentado riesgo de cáncer cervical, informó Health Scout News citando un estudio de The Lancet, una revista médica británica. El riesgo se relaciona directamente con la duración del tiempo de uso de los anticonceptivos por parte de las mujeres. Aunque el riesgo es más alto en las mujeres infectadas con el papilomavirus humano (HPV), que se cree es la mayor causa de cáncer cervical, usar la píldora eleva el riesgo para las mujeres libres del HPV, afirman los investigadores.

Un equipo británico-francés de investigadores repasó los datos de 28 estudios a más de doce mil 500 mujeres con cáncer cervical. Hallaron que el riesgo aumenta un 10% en la mujer que utilizó la píldora durante al menos 5 años, un 60% en las que las utilizaron entre 5 y 9 años, y era el doble en las que la habían utilizado 10 años o más.

Más noticias sobre peligros de los anticonceptivos vinieron de los investigadores de la Universidad McMaster de Canadá.

En Noruega, un estudio de 8 años que abarcó a 100 mil mujeres encontró que aquellas que tomaban anticonceptivos orales corrían un 25% de riesgo de desarrollar cáncer de mama, informó el Telegraph de Londres. El estudio «Mujeres noruegas y cáncer» escudriñó el estilo de vida de 96 mil 362 mujeres con edades entre los 30 y 70 años, 851 de las cuales desarrollaron cáncer de mama. Cuanto más tiempo se tomó la píldora, mayor fue el riesgo.

La píldora del día después, que algunos países distribuyeron en las escuelas, tampoco se libra de riesgos. El oficial jefe médico de Gran Bretaña, Sir Liam Donaldson, advirtió que algunas mujeres que toman la píldora del día después para prevenir el embarazo podrían aumentar el riesgo de padecer un embarazo ectópico, informó el 30 de enero Reuters.

Treinta y cinco años después, el mensaje de la Humanae vitae es más importante que nunca.

(Fuente: AICA)

EL OBSERVADOR 427-5

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


JÓVENES
Madonna, Britney, Christina y el lesbianismo
Por Martin Zavala, M.P.D.

Recientemente, en la entrega de los premios MTV Music Awards, mientras Britney Spears y Christina Aguilera cantaban, se les unió Madonna y, en cierto momento, ésta beso a Britney y a Christina, con bastante complicidad de ellas por cierto.

El problema no es que ellas tengan esa actitud publica de lesbianismo. Si quieren besarse como lesbianas, actuar como bisexuales, tener relaciones entre varios o acostarse con un perro es su vida. El problema no es que hacen estas personas, sino qué pensamos y hacemos nosotros como creyentes en Jesucristo y en su Iglesia. ¿Qué piensas tú y qué pienso yo cuando se promueve el pecado tan abiertamente? Hay hermanos, primos y demás allegados nuestros que, sin decirnos nada, en muchos momentos aprenderán de nuestra actitud, tanto cuando somos luz para iluminar o cuando somos parte de la oscuridad con la complicidad.

El problema real y de fondo no fue la manifestación de lesbianismo de Madonna, Britney Spears y Christina Agilera. El problema de fondo es el silencio de complicidad de muchos cristianos hacia muchas formas modernas del pecado abierto y disfrazado, sea el nombre que sea: lesbianismo y homosexualidad, evasión de impuestos, pornografia, aborto, sectarismo, racismo, etc.

Dice la Palabra de Dios: «Cuando yo diga al malvado: 'Vas a morir', si tú no le adviertes, si no hablas para advertir al malvado que abandone su mala conducta, a fin de que viva, él, el malvado, morirá por su culpa, pero de su sangre yo te pediré cuentas a ti. Si, por el contrario, adviertes al malvado y él no se aparta de su maldad y de su mala conducta, morirá él por su culpa, pero tú habrás salvado tu vida» (Ez 3,18-19).

Nuestros padres y abuelos muchas veces no tuvieron la oportunidad de conocer mucho sobre su fe católica; sin embargo, muchos son o eran personas de una fe fuerte y abierta. Por ejemplo, era muy común que al pasar por enfrente de un templo se quitaran el sombrero como un signo de respeto a lo sagrado. Igualmente el pesignarse y orar antes de comer o incluso rezar el Angelus a las 12:00 del mediodía. Por el contrario, hoy es muy común que no se haga nada de eso y que en el fondo se piense que la fe es algo que hay que tener escondido en el closet. Uno que otro, y eso de los mas valientes, se persignan antes de comer en un restaurate público, pero lo hacen rápido y muy discretamente. Así, cuando alguien les pregunte qué están haciendo, pueden contestarle: «Ah... me cayó mostaza de la hamburguesa y me estoy limpiando».

Hoy la gente que hace el mal es descarada en hacerlo. El borracho es descarado e invita a sus amigos a hacer lo mismo; el drogadicto no lo oculta y trata de promover su actitud; la prostituta sale en programas de televisión y el público le aplaude; los homosexuales hacen desfile; el infiel es descarado y le cuenta a sus amigos que está engañando a su esposa, y Madonna, en compañía de Britney Spears y de Christina Aguilera, con descaro hace su show de lesbianismo con el aplauso de muchos y el silencio de otros.

Si ellas tienen el descaro de hacer sus porquerías para que las vean, ¿por que tú y yo no hemos de tener el mismo descaro para decir: «Eso no estuvo bien», y dejar de escuchar y comprar su musica? Hoy urge ser descaradamente católicos.

(Resumido de www.defiendetufe.org )

EL OBSERVADOR 427-6

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


Operarios del Reino de Cristo
Por el Pbro. Juan Antonio Olvera Álvarez, O.R.C.
40 años al servicio de las diócesis más necesitadas de clero en hispanoamérica

En este marco del cuarenta aniversario, queremos agradecer al Señor todo lo que ha hecho por nosotros, y le queremos agradecer en el mismo lugar donde hace cuarenta años nacía nuestra Obra Sacerdotal de OPERARIOS DEL REINO DE CRISTO, como una Pía Unión de sacerdotes seculares en vida común, perteneciente a la diócesis de Tacámbaro, Mich., ya que el fundador el P. Enrique Amezcua Medina era sacerdote diocesano de aquel presbiterio.

El padre Enrique fue animado por fray Pedro de la Inmaculada, franciscano español, con quien tuvo un encuentro providencial en Tierra Santa en 1950, para fundar la Confraternidad.

Fue apoyado por sus obispos don Abraham Martínez, que era obispo de Tacámbaro, y por don Manuel Pío López, que había sido obispo de Tacámbaro y en ese momento era de Jalapa, Ver. El continuo trato fraterno con fray Pedro duró hasta el día de su muerte acaecido en diciembre de 1961.

Así, el 12 de septiembre de 1963, en la basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, en México, D.F., nacían los Operarios del Reino de Cristo para hacer vida de acuerdo con el estilo que proponía el Concilio Vaticano II para los sacerdotes diocesanos: la vida en común, y para ejercer a solicitud por todas las iglesias, especialmente las diócesis y territorios de misión necesitadas de clero. Teniendo una disponibilidad plena para ir a cualquier lugar, especialmente a las diócesis necesitadas de Hispanoamérica, todo esto coronado por el trabajo incesante por las vocaciones sacerdotales y religiosas.

La Confraternidad se inició con 6 jovencitos en el primer seminario de la Confraternidad, ubicado en un costado de la parroquia de Cristo Rey, en Tulpetlac, Edo. de México: «Internado Fray Pedro de la Inmaculada», atendido por el mismo P. Enrique Amezcua y el P. Juan Everardo Mendoza Valencia, también sacerdote de la diócesis de Tacámbaro.

En febrero del siguiente año (1964) llevó a sus alumnos a Salvatierra, Gto., y en 1966, con el beneplácito del señor obispo don Alfonso Toriz Cobián y con el apoyo de don Ignacio Urquiza Septién, se establece el Seminario del «Sagrado Corazón de Jesús» en la ciudad de Querétaro. Algunos años después, en 1972, se envió al primer grupo de alumnos a estudiar al Seminario Metropolitano de Toledo, España.

Esta obra empezó a dar frutos sacerdotales con la ordenación del primer presbítero: el P. Lino Fragoso Martínez, ordenado en febrero de 1977, y en el verano de ese mismo año, la primera generación de sacerdotes (Gildardo Álvarez, Antonio Arroyo, Filiberto Cambrone, José Adalberto Espinosa, Prisciliano Hernández, José Luz Hernández, Juan Ortega, Jesús Ríos, Raúl Rivera y Rafael Valencia), quienes atendieron las inmediaciones de Tulpetlac, en el estado de México; así, año con año se ordenaron sacerdotes operarios.

Hasta el día de hoy que son más de 100 sacerdotes y atienden 36 parroquias en distintos países: México, Estados Unidos, Puerto Rico, Santo Domingo, España e Italia; atienden y forman sacerdotes en sus cuatro seminarios; en México: Querétaro y Salvatierra, y en España: Olías del Rey y Consuegra, y en su casa de estudios pro-cura, en Roma; siguen promoviendo las vocaciones, contando con un centenar de seminaristas y tres operarios encargados de la promoción vocacional, viviendo en comunidad y trabajando en las diócesis donde los han solicitado: 19 diócesis, en los países arriba mencionados.

El P. Enrique fundador y primer Director General, estuvo al frente de la Confraternidad desde su nacimiento hasta el 5 de diciembre de 1984, año en que por la enfermedad, fue sucedido por el P. Gildardo Álvarez, quien dirigió la Confraternidad hasta 1997 en que el P. José Reyes Cedillo fue elegido como el tercer Director General de la Confraternidad, y estuvo en el cargo general hasta las elecciones del año pasado (2002) en que fue elegido el P. Esteban Alcocer como cuarto Director General.

Los obispos responsables de la Confraternidad, que han sido los obispos de Tacámbaro, Michoacán, son: don Abraham Martínez, don Luis Morales Reyes, don Alberto Suárez Inda, y don Rogelio Cabrera López. Mons. Rogelio Cabrera continua siendo el responsable de los Operarios del Reino de Cristo, por un decreto de la Santa Sede (Prot. n. Q. 19-1/2001), hasta que la Confraternidad sea de Derecho Pontificio, esto es, hasta que dependa directamente de Roma.

La Sede General ha estado en la ciudad de Querétaro, desde 1985 y se mantiene en esta ciudad episcopal gracias al beneplácito del obispo de esta diócesis, Don Mario De Gasperin Gasperin. En esta ciudad, aparte del Seminario Mayor del «Sagrado Corazón de Jesús», se atiende a dos parroquias: San Isidro Labrador y Santa María Puerta del Cielo.

Tras cuarenta años de existencia y todas las bendiciones recibidas de Dios, celebraremos con todos éste aniversario donde nació hace cuatro décadas: en la basílica de Guadalupe con una solemne celebración eucarística, presidida por el nuncio de Su Santidad en México, don Giuseppe Bertello, con la presencia de los sacerdotes operarios, amigos y bienhechores de esta obra sacerdotal.

EL OBSERVADOR 427-7

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


CULTURA
¿Qué puede ser un libro?
Por Carlos Díaz

El libro, caro amigo, ¿qué es? Es lo que es, aunque no todos lo comprendan del mismo modo. Para un ecologista un libro no es sino un paso más en la desertización del suelo, por aquello de la necesaria tala de árboles exigida para su publicación, viendo por lo mismo al escritor como a un leñador enemigo. Para un alumno un tanto tonto, un tormento; Dios me libre del libro, por aquello de que la letra con sangre entra y la labor con dolor. Para ciertos profesores anarcisados libro es, sobre todo, su propio librillo, cual corresponde a cada maestrillo. Para los más renuentes a la lectura el libro es una mala ocurrencia. Para el librero tacaño, un negocio; para el librero profesional, también un ocio. Para el distribuidor, un cuarenta o cincuenta por ciento de rapiña, mucha cara. Para el culturista empedernido, un atentado contra el footing, pues llegará el día en que todos seamos bibliotecarios, y entonces todo habrá terminado para nosotros: los libros nos enseñan bastante poco sobre el mundo, lo pertinente es mover las piernas, porque quien mueve las piernas mueve el corazón. Para el misántropo, una ocasión más para ratificar que si la naturaleza había dispuesto sabiamente que las necesidades de los hombres fuesen pasajeras, he aquí que los libros las hacen inmortales. Para el medroso los libros llevaron a la sabiduría a unos pocos, a la locura a muchos; además, en otros tiempos la escasez de los libros fue ventajosa para el progreso de la ciencia, sin embargo ahora en su abundancia confunde e impide el pensamiento personal.

Para mucha gente, sin embargo, es el mejor amigo del hombre, es la sabiduría de la especie acumulable en cada recodo del camino de papel, es el paciente estar ahí para el lector, siempre ofreciendo y nunca solicitando nada, eternamente a tu disposición para que te detengas en él cuando quieras y cuando quieras también le despidas, un misterio que sólo pueden acoger unas manos de cristal.

Para la Real Academia Española, en fin, no nos alarguemos demasiado, es un «conjunto de muchas hojas de papel, vitela, etc, ordinariamente impresas, que se han cosido o encuadernado juntas con cubierta de papel, cartón, pergamino u otra piel, etc, y que forman un volumen». Libritos, libracos, librejos, de la misma familia todos ellos son.

¿Y para un humilde escribidor? Pues es una cosa encuadernada de más de cien páginas, a ser posible publicada.

Pero todos los libros nacen del libro de la vida, y a el van a desembocar, la vida misma supera a la más calenturienta fantasía, la vida misma es exhuberante, excedentaria, dice más de lo que podemos leer en ella, no han sido inventadas aún, ni siquiera juntando todos los idiomas de la Tierra, palabras bastantes para expresar tanto aroma, sabor, olor, color, átomo, sonrisa, sonrojo, pasión, acción. ¿Natura parendo vincitur, se vence a la naturaleza obedeciéndola? Ni siquiera eso, a la vida no hay quien la doblegue, no ha nacido aún suficiente plectro pooético para cantarlo y contarlo. Serían precisas todas las vidas de todos los poetas juntos en un solo punto generacional para acercarse un poco al derroche de sinfonía que sale de las entrañas de la Tierra y que con su vaho llega hasta lo alto. A la naturaleza no se la puede cantar como ella se merece desde su sencillez infinita, ya lo dijo Galileo Galilei: «Por consiguiente, cuando advierto que una piedra cayendo de lo alto, a partir del reposo, va aumentando su velocidad, ¿por qué no he de creer que tales incrementos han de hacerse de la manera más simple y más obvia de todas?». La vida es un texto abierto que solamente hemos de tomar y leer, aunque a veces no esté escrito en caracteres matemáticos.

EL OBSERVADOR 427-8

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


GRANDES FIRMAS
Palabra de vida
Por Chiara Lubich

«Si tu pie es para ti ocasión de pecado, córtalo, porque más vale entrar lisiado en la Vida,que ser arrojado con tus dos pies a la Gehena"
(Mc 9, 45-46).

Son palabras chocantes. Jesús dice que hay que cortar el pie o la mano, que hay que arrancarse el ojo, si son ocasión de pecado, si nos escandalizan. Es obvio que estas palabras no se deben tomar al pie de la letra, pero mantienen toda la fuerza de una espada de doble filo. Es una manera de decir que, ante todo lo que puede ser ocasión de pecado, tenemos que estar dispuestos a renunciar a todo, incluso a las cosas y a las personas queridas, antes que perder lo que verdaderamente vale: «entrar en la Vida», es decir, la comunión con Dios y nuestra salvación.

La palabra «escándalo» (que usan algunas traducciones del Evangelio), indica todo lo que se interpone entre Dios y nosotros, lo que pone obstáculos al cumplimiento de su voluntad; es como un palo entre las ruedas que intenta bloquear nuestro camino detrás de Jesús, como una trampa que nos quiere hacer caer en el pecado. Hay momentos en los cuales el ojo, la mano, el pie «escandalizan», es decir, nos querrían llevar a renegar de Jesús, a traicionarlo, a preferir otras cosas antes que a Él.

Lo comprendió muy bien Santa Scorese, como se llamaba una joven de 23 años, en Bari, al sur de Italia, cuando en 1991 prefirió que la mataran antes que perder su pureza asediada por un joven de su edad. Para ella, Dios valió más que la vida.

«Si tu pie es para ti ocasión de pecado, córtalo, porque más vale entrar lisiado en la Vida, que ser arrojado con tus dos pies a la Gehena». Esta Palabra de vida desenmascara al «hombre viejo» que hay en nosotros. En efecto, el pecado no proviene de las cosas, de afuera, sino que nace en nuestro interior, en nuestro corazón. El «hombre viejo» vive en nosotros cuando cedemos a las insidias del mal y cuando secundamos nuestras peores inclinaciones: egoísmo, sed de poder, de gloria, de dinero... El «hombre viejo» tiene que ceder el lugar al «hombre nuevo»: Jesús en nosotros.

¿Pero podemos, por cuenta propia, erradicar las pasiones desordenadas de nuestro corazón y hacer nacer en nosotros la vida divina? Sólo Jesús, con su muerte, puede hacer morir nuestro «hombre viejo» y, con sus resurrección, transformarnos en hombres nuevos. Él puede infundirnos valor y decisión en la lucha contra el mal, alimentar en nosotros un amor leal y radical por el bien. De Él nos viene esa libertad interior, esa paz y esa felicidad inefable que nos hacen pasar por encima de las torpezas y fealdad del mundo y nos hacen experimentar ya desde ahora un anticipo de Cielo.

«Si tu pie es para ti ocasión de pecado, córtalo, porque más vale entrar lisiado en la Vida, que ser arrojado con tus dos pies a la Gehena». El «hombre nuevo» que hay en nosotros tiene que crecer y ser protegido de las insidias del «hombre viejo». ¿Qué parte nos toca hacer a nosotros? En 1949 escribía: «Hay muchas maneras de limpiar una habitación: recoger paja por paja; usar una escoba pequeña, una grande, una gran aspiradora, etc. O bien -para estar en lo limpio- cambiar de habitación y ya está. Lo mismo se puede hacer para santificarse. En lugar de trabajar tanto, uno se puede mudar inmediatamente y dejar vivir a Jesús en nosotros. Es decir, vivir transferidos en el otro: en el prójimo, por ejemplo, ese que en todo momento tenemos al lado: vivir su vida en toda su plenitud».

¡Amar! En esto radica toda la doctrina de Jesús. Afinar nuestro corazón y hacerlo capaz de escuchar, de identificarse con los problemas y las preocupaciones de nuestros prójimos, compartir sus alegrías y dolores, hacer caer esas barreras que todavía nos separan, superar juicios y críticas, salir de nuestro aislamiento para ponernos a disposición de quien padece necesidades o soledad, construir por doquier la unidad querida por Jesús.

Si vivimos así, Dios nos atraerá a una comunión cada vez más íntima con él y nos irá haciendo casi inconmovibles e inatacables ante los errores y los atractivos del mundo.

«Si tu pie es para ti ocasión de pecado, córtalo, porque más vale entrar lisiado en la Vida, que ser arrojado con tus dos pies a la Gehena». Jesús nos dice también que saquemos («cortemos») con energía aquellas realidades (cosas, personas, situaciones) que podrían ser para nosotros ocasión de pecado. Es el evangélico «renuncia a ti mismo». El cristiano tiene la valentía de ir contra las tendencias egoístas para que no se conviertan en estilo de vida.

Durante este mes salgamos de nosotros mismos amando a quien tenemos al lado y cortemos cualquier apego a todo lo que no tenemos que amar, haciendo limpieza de todo lo que hay que quitar de nuestro corazón. Ningún sacrificio es demasiado grande con tal de no perder la comunión con Dios. Ante cada corte florecerá en nuestro corazón la alegría, la verdadera, esa que el mundo no conoce.

EL OBSERVADOR 427-9

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PICADURA LETRÍSTICA
El pontífice de los obreros
Por J. Jesús García y García

Los trabajadores son los que salvan la sociedad, los que redimen la raza.
EUGENE V. DEBS

Acaba de pasar el primer centenario de la muerte del papa León XIII y de la elección de su sucesor, san Pío X. Como se trata, según alguien dijo -y yo comparto la opinión-, de «figuras gigantescas», hablaré de ambos, hoy del primer nombrado.

León XIII, Vincenzo Gioacchino Pecci, nacido en Carpineto Romano el 2 de marzo de 1810, muerto en Roma el 20 de julio de 1903, fue sacerdote a los 23 años, prelado a los 28, nuncio a los 33, cardenal a los 43 y papa -durante 25 años y cinco meses- de los 68 a los 93. Es probable que haya sido el pontífice campeón en la emisión de encíclicas: 86, si mi lista es completa. «Alto, delgado, con amplia frente bajo la cual ardían dos ojos de mirada penetrante. Ora con fulgores de vidente, ora con llamaradas de justicia, siempre con reflejos de bondad, era el hombre providencialmente preparado para comprender su época con lúcida inteligencia, para abordar los graves problemas de su tiempo con indomable energía, para compadecer la miseria de los pobres con paternal ternura y buscar su remedio con recto afán de verdad y de amor» [Iñaki de Aspiazu].

Bien le está el apodo que le dieron de «Papa social». La palabra «social» puede entenderse en el sentido de problemas que afectan a las clases sociales definidas en relación con la producción económica y el uso de los bienes; pero «social» significa también el obrar social del hombre y sus consecuencias institucionales, en toda su extensión y variedad (familia, economía, política, educación, cultura, comunicación, derecho, etc.) [cfr. Jean-Luc Chabot, La doctrina social de la Iglesia]. Por eso las encíclicas de León XIII tratan temas diversos pero concomitantes: el origen del poder civil, la constitución cristiana de los Estados, la libertad civil, los deberes de los ciudadanos, la democracia cristiana, etc., y, por supuesto, las relaciones obrero patronales, materia de la inmortal Rerum novarum. Al mismo tiempo las ideologías, las doctrinas filosóficas y políticas no conformes con la fe y la recta razón natural son analizadas y denunciadas en sus elementos antihumanos y nefastos para el orden social armonioso (en la encíclica Humanum genus, de 20 de abril de 1884, condena la francmasonería con mayor vigor aún que sus predecesores Clemente XII, Benedicto XIV, Pío VII y León XII, y con los mismos bríos condena al socialismo y al comunismo en otros documentos). «Empezando por la notable aportación de León XIII, enriquecida por las sucesivas constituciones del Magisterio, se ha formado un cuerpo de doctrina actualizado, que se articula a medida que la Iglesia interpreta los acontecimientos históricos a la luz del conjunto de la Palabra revelada por Cristo Jesús y con la asistencia del Espíritu Santo» [Juan Pablo II].

Bajo el nombre de cuestión social se designa el conjunto de males que sufre -y sufría todavía más en aquel último cuarto del siglo XIX- la sociedad en el orden económico y especialmente en el orden del trabajo y que se traduce en un antagonismo creciente entre los poseedores y los desposeídos. Al irrumpir en aquel «sistema de injusticia y de prejuicios que clamaba venganza al Cielo», la encíclica Rerum novarum (15 de mayo de 1891) fue para algunos una revelación y para otros una revolución. Pero había que ver cómo eran entonces las cosas: los hombres prácticamente estaban divididos en dos bandos antagónicos, en dos clases opuestas. La una gozaba de todo, la otra carecía de lo necesario, y entre los dos bandos alzaba su frente de esfinge impasible el Estado liberal, que dejaba hacer a los poderosos y contemplaba imperturbable el triste espectáculo del pueblo aplastado. León XIII dirimió aquella contienda determinando una estricta justicia. Algunos patronos de entonces, ya fueran de los de mandil masónico o de los de escapulario, contradijeron: «era más fácil hablar como Pontífice que pagar como patrono». A partir de la aparición de la Rerum novarum se fundaron sindicatos y federaciones católicos, y todas las legislaciones laborales, surgidas en cualquier clase de régimen, por gusto o a su pesar tuvieron que parecerse en muchos puntos a la encíclica Rerum novarum.

De León XIII hay que destacar, también, su espiritualidad y su universalidad: él era un gran devoto de la Santísima Virgen y recomendó a todos su culto por medio de diversas encíclicas, instando de manera especial al rezo del santo rosario; varios de sus documentos dieron gran impulso a la vida religiosa del pueblo cristiano; avivó el estudio de la filosofía de santo Tomás de Aquino, a quien nombró celestial patrono de las escuelas católicas; dictó reglas para la interpretación de las Sagradas Escrituras (Providentissimus Deus), organizando, además, una Comisión Bíblica; fomentó las investigaciones científicas y los centros de estudios superiores; abrió por primera vez las puertas de la biblioteca y archivo de la Santa Sede a los historiadores, de cualquier confesión que fuesen, y reorganizó el observatorio Vaticano.

Entre otras cosas, México en particular debe a León XIII la erección de nueve diócesis y la conversión de tres más en arquidiócesis. Autorizó la coronación de Nuestra Señora de Guadalupe y compuso unos dísticos que pidió fueran puestos a los pies de la celestial Señora, los cuales dicen, en una de tantas libérrimas traducciones que de ellos se han hecho: México aquí te goza, Madre Santa, / tu imagen honra y tu favor espera; / hazlo feliz, y con tu auxilio, entera, / guarde la fe de Cristo sacrosanta.

Todo el mundo estará siempre en deuda con León XIII.

EL OBSERVADOR 427-10

  [SUMARIO] [INICIO]


TESTIMONIO
«Es increíble cómo de una pequeña tristeza encontré la grandeza de Dios»

El 15 de febrero del 2001 me enamoré de alguien por quien sufrí mucho, no porque él tuviera culpa, porque él no es culpable, pero esta decepción despertó en mí el amor que tenía dormido por Dios; hacia un mes le había dicho a mi mejor amiga que yo ya no creía en Dios.

A lo largo de todo el año mi cruz se hizo sumamente pesada, mi vida carecía de sentido, estaba cayendo en un abismo de tristeza, desesperación y materialismo. Empecé pidiéndole a Jesús que me ayudara a curar mi tristeza, que me rescatara, si es que Él existía; le dije que le seguiría y, poco a poco, empecé mi camino. Al principio pensé que Él no me escuchaba, ya que las cosas no mejoraban; había días en que la tristeza era grande y otros días en que tenía una paz inquebrantable.

Jesús empezó a hacer cambios increíbles en mí, pero al principio no se notaban; era sumamente doloroso, me había encontrado con un Jesús exigente, amoroso pero exigente; cada vez quería más y más de mí; pero sentía que Él no me daba nada.

Empecé a orar todos los días, cuando antes no oraba nunca o, si oraba, lo hacía sin ganas, sólo por cumplir; pero ahora no: oraba porque le contaba mis cosas; se había convertido en mi confidente. Luego empecé a agradecerle por mis tristezas y a pedirle sus dones; le pedía paciencia, amor, fe; sobre todo fe para no dudar de Él. Y exactamente el 15 de febrero del 2002, un año después de que inició todo, encontré realmente a Dios y pude ver que todo lo que nos sucede en la vida es porque Él lo permite, es porque Él sabe más que nosotros. Es increíble como de una pequeña tristeza encontré la grandeza de Dios.

Me costó entender que Él merece más que una simple obra de caridad; me costó entender que Él merece más que una oración, Él merece mi vida, mi alma por entero. Descubrí que Él quiere más de mí que sólo ir a Misa o predicar, que eso es realmente bueno y también necesario, pero que a Él le urge que le ame en los pobres, en los que no tiene quien luche por ellos;es ahí donde Dios nos necesita más, en los pobres de pan y del alma.

Ahora confío plenamente en el Señor, sé que Él nunca me abandonará, ahora sí sé que Él escucha las oraciones y que nunca abandona un corazón destrozado, Él siempre escucha y corre a socorrernos.

Pídele y persevera, dile que haga los cambios necesarios en ti y, sobre todo, no mires atrás, ya que el que realmente tiene a Dios nada le falta.

Sonia A. Guerrero

(Resumido de www.mercaba.org )

EL OBSERVADOR 427-11

[SUMARIO] [INICIO]


FIN

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006