El Observador de la Actualidad

Una Iglesia que piensa

Del encuentro con Jesucristo a la solidaridad con todos

        La carta denominada Del encuentro con Jesucristo a la solidaridad con todos llama al «encuentro con Jesucristo, camino de conversión, comunión, solidaridad y misión en México en el umbral del tercer milenio». Está dada en México el día 25 de marzo del año 2000 –solemnidad de la Anunciación del Señor– y está compuesta de tres partes: la primera trata de «El encuentro con Jesucristo en los orígenes, conformación y futuro de nuestra nación»; la segunda: «Del encuentro con Jesucristo a la conversión, la comunión eclesial, el diálogo y el servicio evangélico al mundo», y la tercera: «Del encuentro con Jesucristo a la solidaridad como respuesta a los desafíos de la nación».

        La intención del episcopado es «ofrecer nuestra aportación para encontrar caminos nuevos y crecer en un clima de reconciliación, de justicia y de paz. Y algo más. Dicen los obispos: «Queremos participar en reforzar la identidad y la unidad de nuestra nación, resaltando lo que nos une como mexicanos y descubriendo los referentes comunes que nos permitan delinear el país que todos queremos». Parte de una amplísima consulta, una larga reflexión y un deseo de dar un mensaje al pueblo de México «de aliento y de esperanza y como un signo de amor y compromiso hacia nuestra patria».

        Descargar documento completo (archivo comprimido en ZIP): Clic aquí

        Éstas son algunas frases decisivas de la parte tercera del documento en la que los obispos mexicanos responden de manera contundente a los desafíos que enfrenta esta hora de México.

        245. Cuando un Estado impone una ideología particular al pueblo al que se debe, atenta grandemente contra la dignidad de las personas y contra la identidad y soberanía nacionales.

        252 ... Más que de «crisis» o «cambio», en México hoy hablamos de transición democrática. Un signo es la incipiente alternancia en algunos órganos de gobierno. Una más plena cultura de la democracia supone la posibilidad real de esta alternancia.

        259 Es preciso afirmar con toda claridad que colaborar directa o indirectamente con el fraude electoral es un pecado grave que vulnera los derechos humanos y ofende a Dios.

        271 Para los fieles laicos es una omisión grave abstenerse de ser presencia cristiana efectiva en el ambiente en el que se desenvuelven. No pueden eludir el compromiso de afirmar en todo momento con coherencia y responsabilidad los valores que se desprenden de la fe. Es moralmente inaceptable que un laico traicione (...) los valores del Evangelio en la vida social, y más si posee una responsabilidad pública de cualquier índole.

        287 ... La Iglesia no se cansará de insistir que una misma fe puede dar lugar a diversos compromisos políticos en los que Ella como institución jamás debe asociarse.

        319 El desarrollo integral que necesita un pueblo no se puede ni debe reducir al puro desarrollo económico aunque lo incluya (...). En México, aun tal vez sin saberlo, esta mentalidad se encuentra profundamente arraigada en algunos sectores que privilegian, como criterio para el desarrollo, los resultados económicos generales, por encima de los bienes que necesitan las familias concretas.

        323 Las políticas económicas llamadas neoliberales atribuyen un papel central y casi redentor a la dinámica del mercado. Desde el punto de vista de las exigencias de la dignidad humana un modelo económico así es del todo inadecuado.

        384 Cuando los medios de comunicación exaltan la violencia, el desorden sexual o cuando colaboran unilateralmente con un solo tipo de propuesta política o económica, traicionan su compromiso con la construcción de una sociedad más plural, sanamente crítica y capaz de trabajar a favor de los cambios que necesita México.

        395 Un gobierno que invade funciones que le corresponde a la sociedad realizar por propio derecho, o un gobierno que elude sus responsabilidades para con quienes necesitan su protección efectiva, viola el principio de subsidiariedad y evita que la sociedad emerja como un sujeto pujante.

        425 El reclamo de los pobres viene de años y siglos atrás, sin ser hasta ahora escuchado con atención y eficacia. Por ello (...) no habrá cambio real en México sin la participación de los pobres.

[ Imprimir ]    [ Regresar ]    [ Inicio ]

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006