El Observador de la Actualidad

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD
Periodismo católico para la familia de hoy
21 de marzo de 2004 No.454

SUMARIO

bulletPORTADA - ¿Quién mató a Jesús?
bulletSONETOS DE CUARESMA - Me levantaré e iré a mi Padre
bulletCARTAS DEL DIRECTOR - El imperio de lo horrible
bulletEL RINCÓN DEL PAPA - No dejarse atrapar por la violencia
bulletORIENTACIÓN FAMILIAR - No sé cómo ayudar a mi novio alcohólico
bulletPINCELADAS - Buscar un sucesor
bulletDOCUMENTOS - Quinto aniversario de la primera celebración del Día del Niño por Nacer
bulletNUESTRO PAÍS - El Día de la Vida, una reflexión sobre los desafíos de la familia en México
bulletCULTURA - Los lenguajes institucionales

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PORTADA
¿Quién mató a Jesús?
Responde el predicador del Papa
El Observador / Zenit
«¿Quién mató a Jesús?». A esta pregunta, planteada por medios de comunicación con motivo del estreno de la película La Pasión de Cristo de Mel Gibson, respondió el predicador de Juan Pablo II en su meditación con motivo de la Cuaresma, el padre Raniero Cantalamessa, ofm cap, que durante tres viernes propondrá reflexiones al Santo Padre sobre el carácter histórico de las narraciones evangélicas de la pasión, muerte y resurrección de Jesús.


«Hay que decir, ante todo, que, independientemente de cuál sea la explicación que se dé de las circunstancias externas y de las motivaciones jurídicas de la muerte de Cristo, éstas no afectan en lo más mínimo al sentido real de su muerte, que depende de lo que Él pensaba, y no de lo que pensaban los demás». «Y el sentido que Él daba a su muerte lo dejó claro anticipadamente, en el momento de la institución de la Eucaristía: «Tomad y comed todos de él, porque esto es mi Cuerpo, que será entregado por vosotros»», recordó el padre Cantalamessa.

«Ninguna fórmula de fe del Nuevo Testamento y de la Iglesia dice que Jesús murió «a causa de los pecados de los judíos» -insistió-; todas dicen que «murió a causa de 'nuestros' pecados», es decir, de los pecados de todos». «La doctrina de la Iglesia reconoce un solo pecado que se transmite por herencia de padres a hijos, el pecado original», recalcó el religioso capuchino, para recordar que no es posible acusar al pueblo judío en su conjunto de la muerte de Jesús. «Si se consideraba a los judíos de las generaciones futuras responsables de la muerte de Cristo, por el mismo motivo se debería haber considerado como responsables a los romanos de las generaciones futuras, incluidos los papas de familias romanas, pues está claro que, desde el punto de vista jurídico, la condena de Cristo y su ejecución deben imputarse en último término a la autoridad romana», afirmó.

Ni los judíos de entonces ni los judíos de hoy

Cantalamessa sintetizó la posición de la Iglesia citando el número 4 de la declaración del concilio Vaticano II Nostra Aetate: «Aunque las autoridades de los judíos con sus seguidores reclamaron la muerte de Cristo, sin embargo, lo que en su Pasión se hizo, no puede ser imputado ni indistintamente a todos los judíos que entonces vivían, ni a los judíos de hoy». «En esta afirmación se da una cierta convergencia con la misma tradición judía del pasado -explicó-. De las noticias sobre la muerte de Jesús, presentes en el Talmud y en otras fuentes judías (si bien tardías) surge un elemento: la tradición judía nunca ha negado una participación de las autoridades de la época en la condena de Cristo. No fundamentó su defensa negando el hecho; en todo caso, negó que desde el punto de vista judío constituyera un delito o que su condena haya sido injusta».

«Como creyentes, quizá tenemos que superar la afirmación de la no culpabilidad del pueblo judío y ver en el sufrimiento injusto que por este motivo ha sufrido en la historia como algo que le pone de parte del Siervo sufriente de Dios y, por tanto, para nosotros cristianos, de parte de Jesús», pidió el predicador.

«En vez de hablar de la responsabilidad del pueblo judío por la muerte de Cristo se debería hablar de la responsabilidad del pueblo cristiano por la muerte de los judíos», agregó.

Una oportunidad histórica de reconciliación

«Un comunicado del Congreso Judío de Canadá dice que la película de Gibson puede convertirse, si queremos, en una «oportunidad» para judíos y cristianos para avanzar en el camino de la reconciliación y de la amistad», reveló el predicador.

«Para mí -concluyó-, y estoy seguro que para muchos cristianos, todo lo que se ha escrito sobre esta película (la película no, pues no la he visto) ha servido para aumentar el sentimiento de la inmensa gratitud que debemos al pueblo judío por haber dado al mundo a Jesús de Nazaret y por el precio incalculable que ha tenido que pagar a causa de este don».

EL OBSERVADOR 454-1

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


SONETOS DE CUARESMA
Me levantaré e iré a mi Padre

No temas, Cristo rey, si descarriado
tras locos ideales he partido:
ni en mis días de lágrimas te olvido,
ni en mis horas de dicha te he olvidado.

En la llaga cruel de tu costado
quiere formar el ánima su nido,
olvidando los sueños que ha vivido
y las tristes mentiras que ha soñado.

A la luz del dolor, que ya me muestra
mi mundo de fantasmas vuelto escombros,
de tu místico monte iré a la falda,

con un báculo, el tedio, en la siniestra;
con andrajos de púrpura en los hombros,
con el haz de quimeras a la espalda.

AMADO NERVO

EL OBSERVADOR 454-2

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


CARTAS DEL DIRECTOR
El imperio de lo horrible
Por Jaime Septién

Desde el 11 de septiembre de 2001, el terrorismo había gobernado la agenda de los gobiernos. Desde el 11 de marzo de 2004 el terrorismo gobierna, también, la agenda de la gente. No muchos laboran en las Torres Gemelas, en la Casa Blanca o el Pentágono; pero cualquiera toma un autobús o un tren para ir a su trabajo. El nuevo componente del terrorismo, a partir de los atentados en Madrid, tiene que ver con esto: todos son culpables y todos «tienen que pagar» por el mero hecho de existir.

Los terroristas -y quienes los protegen y asesoran- han inaugurado una nueva tiranía que el mundo jamás conoció: la tiranía del poder simbólico. Me explico: hasta hace poco, el poder estaba en el gobierno, en las grandes empresas, en los aparatos judiciales, en los medios de comunicación. Grandes conglomerados, regidos por intereses económicos o políticos que iban conquistando peldaños durante décadas. Y que, de alguna u otra forma, necesitaban de la gente para subsistir. Hoy, el poder verdadero se encuentra en manos de unos cuantos fanáticos (da lo mismo que tengan «razones» políticas, como ETA en España o el IRA en Irlanda; o «razones» religiosas, como Al Qaeda en Afganistán); en un grupo de fascistas que eligen «blancos de oportunidad» sin importar demasiado -más bien, sin importar nada- si son niños, estudiantes, amas de casa, obreros o inmigrantes.

Su fuerza se basa no tanto en el número de muertos, sino en la imposición a los gobiernos y a las sociedades del miedo a todo: a oponerse, a caminar, a opinar, a subirse a un autobús, a llamar por teléfono, a tener un hijo...

Son los amos de lo horrible.

Lo que sucedió en Nueva York; lo que pasó en Madrid, puede pasar en Nueva Delhi, en Río de Janeiro, en Tokio o en San Luis Potosí. En todos lados hay edificios donde la gente trabaja; hay plazas a las que la gente concurre; hay pleitos por el poder político; hay oposiciones, rencillas, desacuerdos... Y en el mercado, las herramientas técnicas e ideológicas para hacer volar por los aires la esperanza de una vida digna que abrigamos todos los seres humanos y a la que tenemos derecho. Por lo demás, al terrorismo no se le puede combatir ni política ni militarmente. Las policías de todo el mundo fracasan. Israel se precia de tener el servicio secreto más avanzado de todos, la Mossad. Y cada tres horas un suicida palestino se mete a Jerusalén con una bomba entre la ropa, y machaca un camión de colegiales judíos.

La única forma de perseguir el terrorismo es el bien que emana de tener temor de Dios. Así de claro. El que tiene temor de Dios sabe que el otro es su hermano. Y que su hermano tiene una misión divina que cumplir en la tierra. Sabe que toda historia humana es sagrada, y que si somos de Dios, a Él debemos volver de manera natural. La conciencia religiosa es lo que salvará al mundo del imperio del terror, aun de aquel terrorismo que se escude en algún dios, o en una patria, o en la raza, la nación... Alejarnos de Dios, que es Amor, es ir sembrando el camino de muertos por el terror.

EL OBSERVADOR 454-3

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


EL RINCÓN DEL PAPA
No dejarse atrapar por la violencia

En audiencia general Juan Pablo II comentó el salmo 19, «Oración por la victoria del rey»:

«La invocación final: Señor, da la victoria al Rey y escúchanos cuando te invocamos, nos revela el origen del salmo 19. Nos encontramos ante un salmo regio del antiguo Israel, proclamado en el templo de Sión durante un rito solemne. En él se invoca la bendición divina sobre todo en el día del peligro, es decir, en el momento en el que toda la nación queda sobrecogida por una angustia profunda a causa de la pesadilla de una guerra. Se evocan, de hecho, los carros y los caballos que parecen avanzar en el horizonte; el rey y el pueblo los afrontan con su confianza en el Señor, que se pone del lado de los débiles, de los oprimidos, de las víctimas de la arrogancia de los conquistadores.

«Es fácil comprender el que la tradición cristiana haya transformado este salmo en un himno a Cristo rey, el consagrado por excelencia, el Mesías (cfr. versículo 7). Él no entra en el mundo con ejércitos, sino con la potencia del Espíritu Santo, y lanza el ataque definitivo contra el mal y la prevaricación, contra la prepotencia y el orgullo, contra la mentira y el egoísmo. Se puede percibir el eco profundo de la palabras que Cristo pronuncia dirigiéndose a Pilato, emblema del poder imperial terreno: Soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido el mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz (Juan 18, 37).

«La oración se caracteriza por la convicción de que el Señor es la fuente de la seguridad: sale al paso de la súplica confiada del rey de toda la comunidad con la que está ligado por el vínculo de la alianza. El clima es ciertamente el de un acontecimiento bélico, con todos los miedos y riesgos que suscita. Pero, a pesar de su carácter histórico ligado a la guerra, el salmo puede convertirse en una invitación a no dejarse capturar nunca por la atracción de la violencia».

EL OBSERVADOR 454-4

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


ORIENTACIÓN FAMILIAR
No sé cómo ayudar a mi novio alcohólico
Por Yusi Cervantes Leyzaola

PREGUNTA:
No sé cómo ayudar a mi novio. Lo conocí hace muchos años. Duramos de novios tres años, nos dejamos en acuerdo de buscarnos más tarde, cuando yo cumpliera la mayoría de edad. Al año me buscó y regresamos, pero el gusto me duró muy poco; sólo duramos un año más, y volvimos a dejarnos. El motivo: él empezó a cambiar, comenzó a tomar y a ser mas frecuentes sus parrandas; hasta decían que andaba con una chava de esas que les gusta darle «gusto a la vida». A pesar de que nos dejamos, quedamos como amigos y nunca perdimos contacto. Hace dos meses me abrió su corazón y me dijo que yo había sido la única que nunca le dí la espalda; cuando necesitaba un consejo, una amiga o simplemente alguien que lo escuchara, ahí estaba yo, y como no lo iba a estar, si lo amo.
Lo que ahora me preocupa es cómo ayudarlo, qué hacer para que deje de tomar y acercarlo nuevamente a Dios. El tomar de más no lo ha alejado de sus obligaciones. Aunque se sienta mal por la borrachera no deja de asistir a su trabajo. Tiene bajo su responsabilidad su casa, él es el sustento, puesto que no tiene papá. Pero yo siento que necesito ayudarlo y no sé cómo hacerlo, sé que no se siente a gusto con él mismo, porque me lo ha dicho, y porque yo lo siento.
Lo único que hago es ofrecerle a Dios mi familia y a él, y cada comunión la ofrezco por ellos porque si ellos están bien, yo también lo estoy.
Me gustaría que me aconsejaras lo más pronto posible. De verdad me siento desesperada.

RESPUESTA:

Sé que no te va a gustar lo que te voy a decir, pero tengo que hacerlo: lo mejor que puedes hacer es terminar con tu novio y alejarte de él. No te quedes ni como amiga.

Parece cruel, pero en realidad esa sería la mejor ayuda que le puedes dar. Mientras más lo consueles y apapaches, menos verá él la necesidad de cambiar. Pero si te pierde, eso podría hacerlo reaccionar.

No es ningún alivio que él siga siendo responsable en el trabajo. Así es al principio de esta enfermedad, que como sabemos, es progresiva y mortal.

Pero la verdadera razón para dejarlo no debe ser por ayudarlo a él, sino para protegerte a ti. Lo amas, está bien, pero eso no significa tener que ser su pareja. Aún amándolo, tu primera responsabilidad es contigo misma, tu amor por él no debe estar jamás por encima de tu amor por ti misma. Amarte a ti misma significa buscar tu bien, lo que es bueno para ti. Y tu novio no es bueno para ti, no es una persona capaz de formar un buen matrimonio y no es capaz tampoco de ser un buen padre. Por lo menos no en este momento. Pero tú no puedes apostar tu vida a que él vaya a cambiar.

Tu novio necesita acudir a un grupo de Alcohólicos Anónimos y recuperarse. Pero si va presionado por ti sin verdaderamente decidirlo él, es poco probable que funcione. Hasta qué él admita su derrota y ponga en práctica los doce pasos del programa de AA podrá iniciar el camino de la recuperación.

Pero tú no puedes quedarte a su lado con la vaga esperanza de que se recupere. Aconséjale lo que debe hacer y termina con él. Si él reacciona pronto y se recupera, y si tú aún lo sigues amando, podrás considerar volver con él, pero solamente si estás segura de que verdaderamente está en un camino de recuperación. Que deje de tomar no sería suficiente: necesita sanar todo lo que está mal en él y tener un buen programa de vida.

Está bien ayudar a los demás, pero me parece que tú tomas cargas que no te corresponden. No es tu responsabilidad que los demás cambien, ni siquiera siendo tan cercanos como tu familia o tu novio. Tú puedes dar un consejo, ofrecer apoyo, y punto. No debes quitarles la responsabilidad de vivir sus propias vidas. No hagas las cosas por ellos. Eso que dices al final de que si ellos están bien tú también lo estás es en verdad preocupante. ¿Tu bienestar, entonces, depende de cómo están los demás? ¿No tienes vida propia? ¿Eres un títere de los demás? Esto, el vivir en función de otras personas, es una de las características típicas de las esposas de alcohólicos. Tú también necesitas recuperarte, tú también necesitas sanar. Tienes que estar bien centrada y no crear vínculos de dependencia como los que tienes ahora respecto a tu novio y a tu familia. El amor verdadero no es dependiente sino que se sustenta en la libertad que Dios nos ha dado.

Puedes seguir pidiendo a Dios por tu novio y por tu familia, eso es bueno, pero que sea por ellos, no por ti. Si ellos están mal, tu puedes estar bien; es más, debes estar bien. No es digno de una hija de Dios estar mal porque sus seres queridos están mal. Sería como decirle a Dios que Él no te es suficiente. No estoy diciendo que no deban importante tus seres queridos o que no te duela que sufran; lo que quiero decir es que, aun importándote y doliéndote, esto no puede alterar la profunda paz que te da el amarte a ti misma y el saberte amada por Dios.

Cuídate. Ese es tu primer deber.

La psicóloga Yusi Cervantes Leyzaola responderá por este medio las preguntas que le envíen a la dirección de El Observador: Reforma 48, apdo. 49, Santiago de Querétaro, Qro. C.P. 76000; o que se le hagan al teléfono 228-02-16. Citas al 215-67-68. Correo electrónico: cervleyza@msn.com  

EL OBSERVADOR 454-5

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PINCELADAS
Buscar un sucesor
Por Justo López Melús *

La vida es como un juego de relevos. Jesús ha dicho que somos la luz del mundo. Por tanto, cuando ya no podamos sostener la antorcha, debemos buscar a alguien a quien poder pasársela. Todo sacerdote debería buscar un sustituto para que pudiera ocupar su puesto algún día. Todo seminarista debería buscar quien le sucediera cuando termine su estancia en el seminario.

Se celebraban las bodas de oro de un sacerdote, y el cardenal Flahiff, de Winnipeg (Canadá), hizo esta pregunta a los jóvenes presentes: «¿Hay alguno dispuesto a ocupar el lugar del homenajeado? Muchos años ha trabajado entre vosotros. Ahora necesita un sucesor. El que esté dispuesto que venga a verme». Pocos días después empezaban 17 nuevas vocaciones en el Seminario Mayor, y 15 aspirantes se preparaban para entrar en el curso siguiente.

* Operario Diocesano en San José de Gracia de Querétaro.

EL OBSERVADOR 454-6

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


DOCUMENTOS
Quinto aniversario de la primera celebración del Día del Niño por Nacer

El 25 de marzo de 1999 fue celebrado por primera vez en Argentina, oficialmente, el Día del Niño por Nacer («que no vota, no consume, no protesta, no cuestiona»). Tocó a ese país sudamericano el honor de haber sido el primero en festejarlo de una manera ostensible, a partir de una idea más cosmopolita y antigua que no había llegado a concretarse.

No obstante, hay que mencionar que El Salvador, gracias a los esfuerzos de la «Fundación Sí a la Vida», fue el primer país que decretó una celebración de este tipo en el año 1993, con el nombre de «Día del Derecho a Nacer», incorporado al calendario de celebraciones oficiales en coincidencia con el Día de los Santos Inocentes, o sea el 28 de diciembre. Esta iniciativa salvadoreña no contó con una fuerza adecuada de difusión y hoy es difícil obtener información acerca de ella.

El presidente argentino Carlos Saúl Menem encabezó aquella conmemoración que daría lugar a la correspondiente adhesión de varios países, unos más pronto y otros más tarde, y no todos en forma oficial. Y es que Menem, recién emitido el decreto de su gobierno a este respecto, escribió una carta a todos los presidentes de Hispanoamérica, España, Portugal y Filipinas, invitándoles a solidarizarse.

El acto central en Buenos Aires ese 25 de marzo de 1999 reunió a dignatarios de la iglesia católica de dentro y fuera del país, representantes de las iglesias ortodoxas y cristianas, líderes judíos y musulmanes, y una delegación de Human Life International. El papa Juan Pablo II envió un mensaje.

Después de aquello, Chile, Guatemala, Costa Rica, Nicaragua, República Dominicana, Perú y Brasil, con alguna excepción en cuanto a la fecha propuesta o a los resultados, hicieron gestiones para celebrar por ley el «Día del Niño por Nacer». Algunos países europeos acogieron la inquietud y también trabajan al respecto. México, al igual que otros países (Bolivia, Cuba y Uruguay, por ejemplo), realiza la conmemoración en la fecha propuesta por Argentina, pero sólo en el ámbito eclesiástico. (J.J.G.G.)

*********

Decreto 1406/98 de la legislación argentina (argumentos y resolución sintetizados)

Considerando:
* Que la comunidad internacional ha destacado al niño como un sujeto digno de especial consideración, particularmente en la Declaración de ginebra de 1924 sobre los Derechos del Niño, en la Declaración de los Derechos del Niño adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1959 y en la Convención sobre los derechos del Niño aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1989;
* que la vida, el mayor de los dones, tiene un valor inviolable y una dignidad irrepetible;
* que el derecho a la vida no es una cuestión de ideología, ni de religión, sino una emanación de la naturaleza humana;
* que la calidad de persona, como ente susceptible de adquirir derechos y contraer obligaciones, deviene de una prescripción constitucional y para nuestra Constitución y la Legislación Civil y Penal la vida comienza en el momento de producirse la concepción;
* que habitualmente se designa un día en el calendario para conmemorar los hechos más relevantes del género humano, por lo que se considera apropiado y necesario dedicar un día en el ámbito nacional al niño por nacer, con objeto de invitar a la reflexión sobre el importante papel que representa la mujer embarazada en el destino de la humanidad, y el valor de la vida humana que porta en su seno;
* que se estima conveniente que el Día del Niño por Nacer se celebre el 25 de marzo de cada año, fecha en que la Cristiandad celebra la Anunciación a la Virgen María, en virtud de que el nacimiento más celebrado en el mundo por cristianos y no cristianos es el del Niño Jesús, cuyo momento de concepción coincide con esa fecha;
* que el presente acto se dicta en ejercicio de las facultades conferidas por el artículo 99, inciso 1, de la Constitución Nacional;
Por ello, el presidente de la nación decreta:
* Declárase el 25 de marzo de cada año como «Día del Niño por Nacer».
* Organícense los eventos destinados a la difusión y celebración del «Día del Niño por Nacer» el próximo 25 de marzo de 1999, y de igual forma en los años sucesivos.

*********

Acciones conectadas con el Día del Niño por Nacer en la República Argentina
(llamado a la ciudadanía para el 25 de marzo de 2002)

Queridos amigos:
Hoy se conmemora el Día del Niño por Nacer en la República Argentina.

Hoy usted puede:* Ser más gentil frente a las necesidades de alguna mujer embarazada, * cederle el asiento en el colectivo, * no fumar delante de ella, * dejarla pasar primero, * ayudarle a llevar su carga, * insistir para que en el lugar de trabajo le den una silla más cómoda y que pueda tener sus piernas elevadas en reposo para evitar que le hinchen (porque es legítimo que las mujeres embarazadas tengan comodidades especiales), * insistir ante los políticos para que se implemente realmente «un sistema de asistencia médica, social y económica inmediata a la mujer embarazada en conflicto».

Si es médico:* Entienda que atendiendo a una mujer embarazada está contribuyendo en la continuidad de la vida, tarea por demás noble y sagrada. * Debe insistir para que el personal de la salud brinde asistencia especial a la mujer embarazada, evitándole todo tipo de situación incómoda (las que son de conocimiento general) en la atención del parto y el puerperio. * Debe proveer a la mujer embarazada de un lugar cómodo para esperar y ser atendida. * Debe proporcionarle una bata para su revisación médica y atención del parto (da mayor seguridad y la seguridad ahuyenta al miedo).

Si es funcionario de Higiene y Salubridad:* Debe insistir para que los baños públicos tengan las medidas y puertas adecuadas para que las mujeres embarazadas puedan hacer sus necesidades fisiológicas (que se multiplican en ese estado) con total comodidad e higiene.

Si es funcionario de Salud:* Debe insistir para que los niños al nacer sean identificados correctamente por sus huellas junto con las de sus madres. * Debe insistir para que los bebés salgan vacunados del centro de salud. * Debe insistir para que salgan con su D.N.I. en la mano, tanto la madre como el niño. * Debe ahorrarles trámites y colas inútiles a las madres, que deben destinar su tiempo a cuidar del niño y de sí mismas.

Si es funcionario de transporte:* Debe entender que una mujer embarazada no debe empujar con su vientre (su bebé) ningún pasador giratorio. * Debe entender que los asientos de los aviones la obligan (a ella y al bebé) a estar comprimida e inmovilizada, y sin mencionar las dimensiones del baño del avión.
Si una mujer embarazada está feliz y cómoda, sus bebés nacerán más sanos y felices, y la República Argentina tendrá ciudadanos más felices.
Ninguna declamación en favor de la dignidad y del derecho a la vida del niño por nacer podrá ser realidad si no elevamos la condición de la mujer embarazada.

En este día, toda la sociedad tiene que replantearse cuál es su conducta frente a las mujeres embarazadas. Con un solo gesto por parte de cada uno, imagínense la magnitud del cambio que podríamos hacer.

Hoy díganle «Feliz Día del Niño por Nacer» a las mujeres embarazadas y, seguramente, alguien dirá en el futuro: «¡Gracias por haberse ocupado de mi mami cuando yo estaba dentro de ella!».
¡Feliz Día del Niño por Nacer!

EL OBSERVADOR 454-7

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


NUESTRO PAÍS
El Día de la Vida, una reflexión sobre los desafíos de la familia en México
El Observador / Zenit

El día 25 de marzo México celebrará, por cuarto año consecutivo, el Día de la Vida, inspirado en la encarnación de Jesucristo. La jornada invita a enfrentar los numerosos desafíos que enfrentan el matrimonio, la vida y la familia en estos tiempos. La óptica de la celebración de este año se centra en la fe y en el amor, aspectos fundamentales de los bautizados.

En México la información sobre la sexualidad, la anticoncepción, el no reconocimiento de la existencia plena del ser humano desde la concepción, la manipulación de embriones, el aborto, la reproducción asistida, se ha abierto sin control en los últimos años, conforme la apertura democrática del país ha ido avanzando.

Esto ha traído consigo una situación de confusión donde se corre el peligro «de hacernos experimentar la tentación de dudar del esplendor de la verdad que nos enseña la Sagrada Escritura acerca de la vida del ser humano», han dicho en su mensaje los obispos mexicanos.

El Departamento de Vida de la Comisión Episcopal de Pastoral Familiar, encabezada por los obispos de Matehuala y Toluca, Rodrigo Aguilar Martínez y Francisco Javier Chavolla Ramos, respectivamente, ha emitido este mensaje bajo el título «Creo y Amo», donde desde la fe como punto de partida se reflexiona sobre la dignidad natural e inviolable de todo ser humano.

Basándose en el magisterio del papa Juan Pablo II y de cara al mensaje de Cuaresma que invita a «hacernos como niños» y a defender el futuro de los más pequeños de la familia humana, los obispos de México invitan a defender la vida con generosidad, confortados por el Evangelio, para enfrentar a la cultura relativista, que quiere presentar el mensaje de la Iglesia «como una opinión sólo religiosa, queriendo insinuar con ello que no tiene nada que ver con la ciencia, o que la fe y la razón se contradicen y excluyen mutuamente».

Pero no es así -agregan los obispos mexicanos en su mensaje- pues «el misterio de la Encarnación que ilumina nuestro Día de la Vida, nos anuncia la buena nueva de que el Hijo de Dios ha asumido y consagrado todo el proceso de la vida humana, desde la concepción o fecundación, hasta la muerte», «Jesucristo ha redimido a toda la persona, en todas sus dimensiones», «Él ha llevado a la plenitud los mandamientos que son un camino para la vida y la felicidad».

Los prelados concluyen su mensaje haciendo una invitación «a profesar, con firmeza y generosidad, que creemos en la vida, en su belleza y bondad» y «a asumir, como personas, comunidades, parroquias y diócesis nuestro compromiso coherente hacia la sacralidad de la vida, promoviendo iniciativas pastorales para esta ocasión»; al tiempo que piden a los fieles una profesión de fe y amor profundo -a través de Santa María de Guadalupe, protectora y servidora de los esposos, Reina de la Familia e Icono de la Vida- para ser verdaderos constructores de la cultura de la vida en México.

EL OBSERVADOR 454-8

  [SUMARIO] [INICIO]


CULTURA
Los lenguajes institucionales
Por Carlos Díaz

Los electores, el pueblo, terminan pensando como el poder lo desea, introyectando, asumiendo y haciendo suyo el lenguaje de la Administración a la que tiene por lo único real-objetivo, mientras ni escucha ni concede crédito al habla surgida de las agrupaciones sociales no institucionalizadas partidistamente, a las cuales toma como algo subjetivo-irreal, como coro de grillos meramente voluntarista que cantaría a la luna sin pararse a distinguir las voces de los ecos.

Pese a su desprestigio institucional el Parlamento goza de mayor crédito que el resto de los colectivos, por lo cual la voz (y el voto) popular termina cornuda y apaleada cayendo siempre del lado de dicho Parlamento vía urna; si de la mitra se dijo que era el apagavelas de la ciencia, de la urna debe decirse que funciona todavía hoy como apagavelas de la palabra popular. Afónico el pueblo, su curriculum verbi queda de esta guisa más limpio que el lavadero de unas monjas; tú mientras, pueblo mío, ay dolor, eres lengua que sólo se crece puesta en la ventana.

Así que, una vez reducido todo lenguaje político al parlamentariamente institucionalizado, sólo se hablan los discursos que afectan a la sociedad instituída, pero nunca a la desestructurada o ininstituída que constituye el universo de los humildes y cuyo lenguaje ni se entiende ni cuenta con hermeneutas o traductores aúlicos; mientras tanto, el idioma esperantista de los políticos, la razón bla bla, danza pero no avanza, sobre los humildes cae un espeso silencio y un tupido velo. Aquí los últimos no son los primeros en hablar, ni siquiera expresarán su mudez mediante señas elementales; jamás se analizará la realidad desde abajo, antes al contrario el discurso oficial y triunfalista ocupará el primer plano quedando encima como el aceite, pues la jerga parlamentaria se especializa en líquidos grasos y en metafísica arquimédea: todo parlamentario sumergido en un líquido experimenta un impulso vertical y hacia arriba igual al peso del volumen del enemigo desalojado. En tan resbaladizo y aceitunoso elemento desenvuélvense los tiburones mientras sus alevines se especializan en sobrevivir superviviendo sobre los cadáveres ajenos, siempre de arriba abajo: arriba la patria, arriba mi pueblo, arriba yo, arriba las manos, todo el mundo al suelo. Y lo peor es que, a decir verdad, los atracados mismos se lamentan hasta el momento en que pueden trocarse en atracadores.

Dado este principio de Arquímedes del lenguaje parlamentario y sus leyes de inercia, también las organizaciones no gubernamentales terminan cual loritos repetidores sometidas a las mismas leyes del patrón léxico que las financia, aunque sobrenadan en unas aguas más tranquilas porque las subvenciones permiten hasta cierto punto nadar y guardar la ropa. Por eso a la hiperlocuacidad del Parlamento no responden ellas con lucidez analítica y crítica, sino con el baberito de comer y callar, gestionando tan sólo sus respectivas parcelitas, parcheando los problemas a instancias del poder en cuya sustancia inhieren monetariamente cual masa inerte. Incluso cuando las organizaciones no gubernamentales gestionan las cosas con buena voluntad y brillantez, incluso entonces suelen moverse dentro de la lógica discursiva del sistema, ya sea por razón de la materia (florecerán las famosas ONG que interesen al poder que las subvenciona, y sólo ellas), ya sea por razón de la forma o finalidad que se persigue, siempre en la órbita del Parlamento cual voz de su amo.

En este orden de cosas contemplo con desagrado el habitual proceder de los «profesionales» del escribir, escasamente amigos de enfrentarse a los problemas por cuenta propia, y meramente entretenidos en citar sentencias ajenas, hasta el punto de que no pocos de ellos sentirían cual puñalada trapera que alguien les pidiese una simple conferencia sobre su personal cosmovisión; mal favor les haría quien les invitase a disertar sobre su propia identidad narrativa, pues ¿cómo podrían hablar de su propia habitud quienes nunca intentaron construirla, por haberse recostado perezosamente bajo el árbol protector de unos clásicos que supuestamente ya lo imaginaron todo? No pocos compañeros de gremio tomarían por grosería la eventual invitación a «retratarse» por escrito epistemológicamente; sobre Heidegger o sobre Husserl les resultará siempre bastante socorrido perorar, mejor o peor, claro, pero estimarían molesto y hasta contrario al espíritu de la docencia y del buen decoro intelectual eso de que alguien tuviese la grosera y «desagradable» ocurrencia de pedirles construir algo propio: «¡Mire -te dirán-, yo soy un profesor honrado, no un charlatán!».

Su texto es otro, no ellos mismos. En todo caso, ellos mismos no son más que contexto, acompañamiento, guarnición, según los gustos variables del consumidor. Hablar-escribir-sobre, desde el exterior de lo hablado-escrito, y envejecer hablando-escribiendo sobre no me parece, sin embargo, una experiencia intelectual demasiado sobresaliente. Verdaderamente ¿qué se puede esperar de esos machacaAristóteles o machacaKant, cuentacuentos tan habituales en las tristes facultades de Filosofía, y no sólo en ellas? Bipedestantes sin facies propia, helos ahí balando lastimeros con ojos rebañiegos hacia el propio gremio: «¡Yo soy de Nietzsche, yo de Lacan, yo de Foucault, yo de mi señorito catedrático!». Pero, así congéneremente cerradas las grupas de los respectivos colegios filosóficos en torno a sus propios carneros directores ornados con el esquilón al cuello, quienes se dicen de la Escuela de Cefas o de la Escuela de Pablo o de la Escuela de Apolo no han degustado aún el sabor de la escuela, y, por ende, tampoco el de la realidad.

EL OBSERVADOR 454-9

[SUMARIO] [INICIO]


FIN

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006