El Observador de la Actualidad

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD
Periodismo católico para la familia de hoy
4 de julio de 2004 No.469

SUMARIO

bullet PORTADA - El Papa beatificará a Anacleto González Flores, el llamado «Gandhi mexicano»
bullet CARTAS DEL DIRECTOR - Los maestros en Jesús
bullet EL RINCÓN DEL PAPA - Una oración para alabar y dar gracias a Dios
bullet FAMILIA - El arte de amar a las suegras: La actitud y una leyenda china
bullet PINCELADAS - Manipular la oración
bullet REPORTAJE - El celibato de Jesús y la figura de María Magdalena
bullet JÓVENES - Un especialista revela cómo acceden los adolescentes al fenómeno del satanismo
bulletLas 11 reglas de oro de Bill Gates
bullet NUESTRO PAÍS - Defendiendo su ineptitud
bullet CULTURA - Avisos y sentencias de un viejo profesor de filosofía
bullet INTERNACIONAL - El parlamento de las religiones en Barcelona: Dios mirará con curiosidad
bullet COMUNICACIÓN - Negocios contra cultura
bullet COLUMNA ABIERTA - Matrimonio eucarístico

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PORTADA
El Papa beatificará a Anacleto González Flores, el llamado «Gandhi mexicano»
Zenit-El Observador
El anuncio de la beatificación de Anacleto González Flores y sus compañeros de martirio (Miguel Gómez Loza, Luis Padilla Gómez, Jorge y Ramón Vargas González, Ezequiel y Salvador Huerta Gutiérrez y Luis Magaña Servín) ha sido recibido con muestras de júbilo popular, sobre todo en la arquidiócesis de Guadalajara, donde fue propuesta la causa de estos siervos de Dios por el Comité Diocesano de la Asociación Católica de la Juventud Mexicana (ACJM).

Pacifista cristiano

Anacleto González Flores, conocido popularmente como «el maestro Cleto», fue un líder laico muy reconocido entre 1915 y 1927, año de su martirio por el ejército federal, entonces perseguidor acérrimo de los católicos de México, al mando del presidente Plutarco Elías Calles. Por su apuesta a favor del pacifismo y la no violencia, en tiempos en que México enfrentaba un conflicto armado —la Guerra Cristera (1926-1929)—, Anacleto se ganó el mote de «el Gandhi mexicano».

Su ascetismo, su espiritualidad y su capacidad de movilización de masas en contra de la injusticia, le hicieron parecido al líder espiritual de la India. Tuvo una actividad notoria circunscrita a los estados de Jalisco, Michoacán y Zacatecas.

Casado y padre de dos hijos, Anacleto nació en Tepati-tlán, Jal. en julio de 1888. Sus orígenes son humildísimos. Hijo de un tejedor de rebozos alcohólico, desempeñó los más diversos oficios hasta titularse como abogado en 1921, a los 33 años de edad. Antes había sido seminarista y postulante en el seminario de San Juan de los Lagos y en el de Guadalajara.

Su proceso de beatificación fue abierto de manera oficial y solemne el 15 de octubre de 1994, en el santuario de Guadalupe, de Guadalajara, en donde descansan sus restos mortales.

Además de haber iniciado la ACJM de Guadalajara, su mayor fundación fue la de la Unión Popular, mejor conocida como la «U»; un movimiento obrero, femenino, campesino y popular que dedicaba sus tareas a fomentar la catequesis y a oponerse, activamente, primero al gobierno local y, más tarde, al federal en contra de las medidas de supresión de libertades religiosas.

En el año de 1925 «el maestro Cleto» recibió del papa Pío Xl la Cruz «Ecclesia et Pontifice» por su labor de evangelización y defensa de la religiosidad del pueblo fiel de México.

Anacleto se resistió hasta el último momento a vincular a la Unión Popular con la Liga Nacional Defensora de la Libertad Religiosa que había declarado la guerra al gobierno de Calles en 1926. Sin embargo, llevado por la vorágine de los acontecimientos, tuvo que ceder su organización a la fase de la lucha armada, lo que le costó su arresto el jueves 31 de marzo de 1927 y su martirio y muerte al día siguiente, viernes 1 de abril. Tenía al morir 38 años. Sus captores le colgaron de los dedos pulgares y después, a punta de bayoneta, le fueron haciendo heridas para que delatara dónde se encontraba escondido el Arzobispo de Guadalajara, Francisco Orozco y Jiménez y otros líderes cristeros. Finalmente, la hoja de acero penetró el corazón y cayó muerto.

EL OBSERVADOR 469-1

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


CARTAS DEL DIRECTOR
Los maestros en Jesús
Por Jaime Septién
Al señor obispo de Matehuala, don Rodrigo Aguilar Martínez

Matehuala es una de las diócesis más pobres del país. Que ya es bastante decir. Desde que nació esa demarcación circula ahí El Observador. Un número modesto de ejemplares, pero, a través del esfuerzo conjunto, le seguimos.

Estamos convencidos de que es en las diócesis pobres (en lo económico) donde va a surgir la salvación de México. Desde estos territorios áridos, casi desérticos, habitados con mayor ardor por la presencia de Cristo.

Como en toda la cristiandad. De los pobres es el Reino de los cielos. Ellos son los depositarios del misterio, pues «el verdadero misterio no es ni un pasado superado, ni un porvenir inaccesible; es la presencia de un más allá, pero del cual el hombre no puede constituirse dueño por sí mismo, porque este más allá es el misterio de un Dios trascendente y personal que escapa a las asechanzas del orgullo, y que se comunica a los humildes» (J. Danielou, S. J.)

La fe tiene un reto enorme ante la cultura contemporánea hecha a base de indiferencia y racionalidad. ¿De dónde sacar el agua viva de la Redención sino del costado de Cristo, pobre entre los pobres? La dignidad del cristiano tiene que recuperar su lugar en la hora actual desde la raíz, desde la pobreza que es anuncio de una aurora diferente y con la Iglesia, madre y maestra de humanidad. Por ello nos apura estar en Matehuala y en otras diócesis pobres del país: queremos ser evangelizados por ellos. ¿Evangelizarse un periódico de laicos? Por supuesto que sí. Es el único camino, la única verdad, la vida de una publicación católica. Si no fuera así, si creyéramos que la visión del más allá nos viniera por nuestra instrucción, nuestro profesionalismo o nuestra (inexistente) erudición, estaríamos absolutamente perdidos, acabados, hechos ovillo para anunciar algo más que la miseria de la vanidad.

Esas son «las asechanzas del orgullo» de la que los católicos debemos huir como de la peste. Y lo que nos enseñan nuestros maestros en Jesús, es decir los pobres, es que hay un misterio, que ese misterio enfoca un más allá de la vida nuestra y que esa comunicación -ésa nada más-nos hará libres.

Gracias a Matehuala, gracias a todos los obispos que nos dispensan su apoyo y lectura. Gracias a los humildes, nuestros lectores ahí y en otras partes de México. Al iniciar el décimo año de El Observador ponemos nuestro corazón a su cuidado. Y nuestro periódico también.

EL OBSERVADOR 469-2

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


EL RINCÓN DEL PAPA
Una oración para alabar y dar gracias a Dios

Juan Pablo II, en audiencia general, el cántico del capítulo 15 del Apocalipsis (versículos 3 y 4):
        Grandes y maravillosas son tus obras,
        Señor, Dios omnipotente,
        justos y verdaderos tus caminos,
        ¡oh Rey de los siglos!
        ¿Quién no temerá, Señor,
        y glorificará tu nombre?
        Porque Tú solo eres santo,
        porque vendrán todas las naciones
        y se postrarán en tu acatamiento,
        porque tus justos juicios se hicieron manifiestos.

«En nuestro cántico está a punto de comenzar una nueva y grandiosa escena: a los siete ángeles que llevan otras tantas plagas divinas, les siguen siete copas llenas también de plagas. En el Apocalipsis el 'flagelo-plaga' es símbolo de un juicio sobre el mal, sobre la opresión y sobre la violencia del mundo. Por este motivo es también signo de esperanza para los justos. Las siete plagas son definidas como las 'últimas', pues en ellas se cumple la intervención divina que acaba con el mal.

«El himno es entonado por los salvados, los justos de la tierra, que están 'de pie' en la misma actitud del Cordero resucitado. De este modo los elegidos elevan a Dios su 'cántico de Moisés, siervo de Dios, y el cántico del Cordero' ( 15, 3), después de haber vencido a la Bestia, enemiga de Dios.

«Este himno refleja la liturgia de las Iglesias de san Juan y está constituido por un florilegio de citas del Antiguo Testamento, en particular de los salmos. Es también significativo que el cántico esté acompañado por instrumentos musicales: los justos llevan cítaras, testimonio de una liturgia rodeada del esplendor de la música sagrada».

EL OBSERVADOR 469-3

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


FAMILIA
El arte de amar a las suegras: La actitud y una leyenda china
Por el Pbro. Jorge Loring

Hace mucho tiempo una joven llamada Lili se casó y fue a vivir con el marido y la suegra. Después de algunos días, no se entendía con ella. Sus personalidades eran muy diferentes y Lili fue irritándose con los hábitos de la suegra, que frecuentemente la criticaba.

Los meses pasaron y Lili y su suegra cada vez discutían más y peleaban.

De acuerdo con una antigua tradición china, la nuera tiene que cuidar a la suegra y obedecerla en todo. Lili, no soportando más vivir con la suegra, decidió tomar una decisión y visitar a un amigo de su padre. Después de oírla, él tomó un paquete de hierbas y le dijo: «No deberás usarlas de una sola vez para liberarte de tu suegra, porque ello causaría sospechas. Deberás darle varias hierbas que irán lentamente envenenando a tu suegra. Cada dos días pondrás un poco de estas hierbas en su comida. Ahora, para tener certeza de que cuando ella muera nadie sospechará de ti, deberás tener mucho cuidado y actuar de manera muy amigable. No discutas, ayúdala a resolver sus problemas. Recuerda: tienes que escucharme y seguir todas mis instrucciones».

Lili respondió: «Sí, señor Huang, haré todo lo que ella me pida».

Lili quedó muy contenta y volvió muy apurada para comenzar el proyecto de asesinar a su suegra. Pasaron las semanas y cada dos días Lili servía a su suegra una comida especialmente tratada.

Siempre recordaba lo que el señor Huang le había recomendado sobre evitar sospechas, y así controló su temperamento, obedecía a la suegra y la trataba como si fuese su propia madre. Después de seis meses la casa entera estaba completamente cambiada. Lili había controlado su temperamento y casi nunca aborrecía a la madre de su esposo.

En esos meses no había tenido ni una discusión con su suegra, que ahora parecía mucho más amable y más fácil de lidiar con ella. Las actitudes de la suegra también cambiaron y ambas pasaron a tratarse como madre e hija.

Un día Lili fue nuevamente con el señor Huang para pedirle ayuda. Le dijo: «Querido señor Huang, por favor, ayúdeme a evitar que el veneno mate a mi suegra. Ella se ha transformado en una mujer agradable y la amo como si fuese mi madre. No quiero que ella muera por causa del veneno que le di».

El Sr. Huang sonrió y señaló con la cabeza: «Lili no tienes por qué preocuparte. Las hierbas que le di eran vitaminas para mejorar su salud. El veneno estaba en su mente, en su actitud; pero fue echado fuera y substituido por el amor que pasaste a darle a ella».

En la China existe una regla que dice: «La persona que ama a los otros, también será amada». La mayor parte de las veces recibiremos de las otras personas lo que les damos, ¡por eso ten cuidado! Acuérdate siempre: «El plantar es opcional, pero la cosecha es obligatoria, por eso ten cuidado con lo que plantas».

Fuente: catholic.net

**********

Testimonio
Querido Jorge Loring:

Esta leyenda china me ha recordado cómo mi suegra se oponía al noviazgo de mi hoy esposo y yo. En esos momentos yo decidí seguir a Jesús y entregarme a Él por completo.

Sin recurrir a ninguna hierba (como en esta leyenda), sólo a la siembra del Señor en mi corazón, ella fue cambiando hasta llegar un día a decirme que yo era la hija que nunca tuvo. ¿Qué le parece? Fui novia de mi esposo por 6 años y tengo ya 21 años de casada.

Hoy en día la tenemos en el hospital, en cuidados intensivos, ya que el día 28 de diciembre le dio un infarto cerebral. No puede hablar, el lado derecho de su cuerpo quedó paralizado y, como es asmática y cardiaca, hay que tener mucho cuidado.

Le puedo decir, padre Loring, que he llorado varias veces de verla de esa manera y no paro de suplicarle a Dios que le dé otra oportunidad para que sane su alma. Si después se la tiene que llevar, no importa, pero que se la lleve cuando ella va a estar al lado de Él; de otra manera, que la deje otro tiempo entre nosotros. Ayúdeme a suplicarle lo mismo a Dios.

Con sus defectos y virtudes ha sido una mujer extraordinaria.

Aprendí, poco a poco, a comprender por qué ella actuaba como actuaba.

Ella, de niña, no tuvo la dicha que tuve yo, de recibir mucho amor y cariño, y eso la hacía a ella ser una persona dura con la gente. Muchas veces su corazón sentía de una manera, pero su boca expresaba lo contrario.

La leyenda me cae como anillo al dedo.

Gracias y que Dios lo bendiga.

Mae de Arias

EL OBSERVADOR 469-4

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PINCELADAS
Manipular la oración
Por Justo López Melús *

Buena es la sal, pero si pierde su sabor, no sirve para nada. Buena es la oración, pero si la oración se desvirtúa... La peor corrupción es la corrupción de las cosas mejores, dice un adagio latino. Buenos son los frutos de la oración, si se usa correctamente. Pero existe nuestra tendencia a manipular la oración. Un matrimonio invitaba a su tía de excursión un día del año. Un año se olvidaron; por fin la invitaron: «Ya es tarde, he rezado para que llueva».

Dos judíos decidieron matar a Hitler cuando pasara ante ellos. Ante el retraso, dijo Leví: «Oye, Samuel, reza para que no le haya pasado nada». Al final de la guerra, confesaron unas devotas: «Hemos rezado mucho para que las bombas cayeran en otro barrio».

* Operario Diocesano en San José de Gracia de Querétaro.

EL OBSERVADOR 469-5

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


REPORTAJE
El celibato de Jesús y la figura de María Magdalena
Por David Calderón *

Históricamente, lo que se puede establecer con certeza de Jesús es lo que se obtiene a partir de los testimonios y sobrevive a una crítica cuidadosa sobre la factibilidad de los hechos y sobre la confiabilidad de los testigos. Y no es válido suponer que algo que nadie registra es lo que más probablemente ocurrió.
Los juicios deben hacerse sobre la realidad misma, no sobre mis (o tus, o sus) contenidos mentales. Si no se menciona algo en los testimonios de una época, no hay motivo para suponer que haya pasado. La disciplina de los historiadores avanza partiendo de lo registrado, para después estudiar qué tan aceptable es cada testimonio.

Vayamos entonces al punto concreto: ¿Es factible que Jesús se haya casado y son confiables los testimonios que así lo afirmen?

La respuesta es no, y ello por una multitud de razones. Que un varón judío no se haya casado a la edad en que Jesús se convierte en figura pública es, ciertamente, una excepción, pero no una imposibilidad. Jeremías recibió la tarea de anunciar la decisión radical que se necesita en un tiempo de arrepentimiento: o con Dios o contra Él. Al profeta se le pide entonces no casarse ni tener hijos, para simbolizar con su vida la necesidad de hacer un alto en el camino y reflexionar sobre lo que permanece y lo que no (ver Jer 16,2). Este «signo de Jeremías» se convirtió en una práctica compartida por judíos, varones y mujeres, como los que vivían en Qumrán y eran contemporáneos de Jesús.

Jesús es un maestro, pero no al estilo de escribas y fariseos. Dice que hay que dejar mujer, hijos y posesiones para seguirlo, y que hay quien elige no casarse por causa del Reino de los Cielos (ver Mt 19, 12) aclarando que no todos pueden hacer esto, sino sólo aquellos a quienes Dios se los concede (ver Mt 19, 11). Es significativo que Jesús exprese esto justo cuando, momentos antes, ha ponderado la santidad e indisolubilidad del matrimonio (ver Mt 19, 1-9) y cuando, inmediatamente después, se produce la escena en que se destaca su ternura por los niños, en la que reprende a sus seguidores: «Dejen que los niños se acerquen a Mí» (Mt 19, 13-15). Su declaración en favor del celibato no es, entonces, la de un machista misógino, o la de un adulto que desprecie a los niños: si Jesús no se casa no es porque haya nada malo en casarse o tener hijos, sino porque su misión exige una situación de vida diferente.

Las fuentes judías contemporáneas a los primeros cristianos encuentran en el celibato de Jesús un elemento que lo hace sospechoso, no porque en ello vean un desajuste afectivo, sino por lo pretencioso de ser un «nuevo Jeremías» (ver, por ejemplo, las explicaciones al respecto de David Flusser, historiador judío, en Jesús en sus palabras y en su tiempo).

Los evangelios y las fuentes judías mencionan varias veces a los «hermanos» de Jesús, pero nunca a su «esposa» o «hijos», que —en todo caso— serían más importantes para la primera comunidad cristiana.

La experiencia de Jesús, como también la de María de Nazaret y la de Juan, revela la virginidad como algo positivo y revolucionario; ya no sólo es una dura prueba de disponibilidad que Dios puede pedir a algunos en un tiempo de penitencia, sino una condición de libertad y pureza que, en quien recibe la vocación, sirve para presentar la situación futura y definitiva de la humanidad salvada. Jesús enseñó que en la resurrección «no se desposará mujer o marido» (Mt 22, 30).

¿Cuál es, finalmente, la relación entre María Magdalena y Jesús? Los evangelios dejan en claro dos datos: primero, María de Magdala es una mujer a la cual Jesús ha librado de una existencia atormentada (de ella salieron «siete demonios»); segundo, es una fiel discípula que sigue a Jesús en su vida pública, que comparte el dolor y la vergüenza a los pies de la cruz, y que es la primera persona que ve y habla con Jesús Resucitado. La tradición cristiana temprana señala que María fue una prostituta notoria; el Talmud la presenta como adúltera. En una u otra vertiente su pasado era suficientemente reconocido como para que su presencia en la primera comunidad fuese escandalosa y descalificatoria desde el punto de vista de los detractores de la enseñanza de Jesús. La evidencia masiva de relatos e iconografía tradicionales señala para Magdalena una vida de penitencia, en la dispersión que llevó a los seguidores de Jesús a recorrer toda la cuenca del Mediterráneo; es esa dispersión la que la llevará —según la tradición griega— a acompañar a Juan de Betsaida y María de Nazaret a Éfeso, donde fallecería; o bien —según la tradición latina— hasta Marsella y luego a fallecer en Aix (hay una cierta interferencia, difícil de resolver, con la trayectoria de María de Betania, la hermana de Lázaro). Sus restos serían, entonces, los conservados en Constantinopla e irremisiblemente perdidos en la destrucción de 1454, en el primer caso; o bien, en el segundo, las reliquias conservadas en Borgoña, en los santuarios de Vezélay y La Sainte-Baume. Históricamente, la versión latina es muy poco plausible, pues mientras que hay evidencia de la existencia de la basílica de la Magdalena en Éfeso desde el siglo VII, no la hay con respecto del santuario análogo en Francia sino a partir del siglo XI. Hay entonces, con respecto de María Magdalena, los siguientes elementos centrales:

a)Ocupa un puesto destacado entre los primeros cristianos, por su valiente y decidida conversión, y porque Jesús Resucitado la elige para ser el primer ser humano al que se manifiesta.

b)Es clara su cercanía y seguimiento de Jesús, y su familiaridad con María de Nazaret.

c)Una pretendida relación de pareja con Jesús se da en el reducido y abigarrado contexto de la cultura pop occidental: tiene que ver con las fantasías pseudohistóricas de libros como Holy Blood, Holy Grial y con la «teología» de Tim Rice y Andrew Lloyd Weber en Jesús Christ Superstar. Para la mentalidad corriente, que El Código DaVinci capitaliza, parecería aceptable que Magdalena fuera una princesa y Jesús un rey-sabio de incógnito, con una sucesión de descendientes pelirrojos que alguna vez ocuparon el trono de Francia, descendientes que necesitan que una sociedad esotérica los resguarde. La última tentación de Cristo, novela del premio Nobel Nikos Kazantzakis, se menciona para que «embone» en ese mismo contexto; la versión cinematográfica subraya unilateralmente, en términos reductivamente de afectividad y sexualidad, lo que en el libro se destaca como la tentación, para Jesús, de una vida estable y sin riesgos.

d)Con esas fantasías ya mencionadas, se pretende arrinconar la «aburrida» visión tradicional de Jesús, el oscuro carpintero de Nazaret que se revela como Mesías e Hijo de Dios.
No sé a ustedes, pero a mí me resulta más importante e inaudito que Dios hecho hombre —virgen, pero no «analfabeta afectivo» y, mucho menos, machista— elija a la pecadora pública como su heraldo de salvación, comparado con las desabridas sorpresas de los reclamos de la literatura chatarra, con sus linajes perdidos y sus rocambolescas sociedades secretas que se corretean a tiros por París y Londres.

* Artículo editado. El autor es doctor en filosofía. Se desempeña como coordinador general de la facultad de bioética de la Universidad Anáhuac.

EL OBSERVADOR 469-6

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


JÓVENES
Un especialista revela cómo acceden los adolescentes al fenómeno del satanismo

Italia aún está conmocionada por el hallazgo, a principios de junio, de los cuerpos sin vida de Chiara Marino y de Fabio Tollis, de 16 y 19 años respectivamente, asesinados por miembros de su banda de rock «Las Bestias de Satán». Los investigadores aseguran que han sido víctimas de un homicidio «ritual».

Este es el contexto en el que Carlo Climati —autor del libro «Los jóvenes y el esoterismo: Magia, satanismo y ocultismo: la patraña del fuego que no quema» (Editorial Ciudad Nueva)— describe los pasos de acercamiento de los adolescentes al satanismo y propone las formas de detectarlo y prevenirlo.

Las fases

«Es un proceso de acercamiento que sucede «en fases» y que se puede explicar fácilmente con la gran familiaridad de los jóvenes con las nuevas tecnologías y los medios de comunicación.

«La primera fase, generalmente, consiste en el simple y banal interés por un cantante 'satánico'. El joven, al principio, compra sus discos compactos y se apasiona por su música. Pero luego siente la necesidad de saber más de él. El segundo paso es el conocimiento de los textos de las canciones y el consiguiente acercamiento a una filosofía de vida transgresora.

«La tercera fase es la compra, por parte del joven, de revistas musicales que hablan de su cantante preferido. Últimamente, en ciertos periódicos rock, no se habla sólo de música, sino también de satanismo y esoterismo. A veces incluso se indican direcciones de sectas satánicas o de sitios de internet de cantantes vinculados con el mundo del ocultismo. Así, para conocer más, se entra en la cuarta fase: la búsqueda en internet. Partiendo de la simple curiosidad por los sitios de cantantes de rock satánico se corre el riesgo de, después, pasar a un interés por las páginas de auténticas sectas, o bien por los grupos de discusión frecuentados por satanistas.

«La quinta y última fase es el contacto directo del joven, a través del correo electrónico, con una secta o algún cultor de magia negra.

Climati también explica cuál es la filosofía del satanismo: «Es la presunción del hombre que quiere ponerse en lugar de Dios y vivir bajo la enseña del propio placer egoísta. Además, en la base del satanismo está la muerte de la esperanza. La invitación a replegarse sobre uno mismo y a creer en nada, en el hecho de que la vida es sólo una jungla en la que los más fuertes triunfan».

Alto al satanismo

¿Cómo combatir el fenómeno del rock satánico? Carlo Climati responde: «La solución está en habituar a los jóvenes a tener un mayor sentido crítico. Los chavos no deben 'beber' de modo pasivo todo lo que dicen ciertos divos de la música rock. No hay que dejarse atrapar por ciertas filosofías horribles. Si un cantante promueve la violencia, ya no debemos comprar sus discos. Dirijamos nuestros aplausos a aquellos artistas que comunican mensajes positivos y a favor de la vida. Los buenos ejemplos no faltan. Basta con buscarlos».

(Fuente: Zenit)

EL OBSERVADOR 469-7

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

JÓVENES

Las 11 reglas de oro de Bill Gates

Regla 1. La vida no es justa, acostúmbrate a eso.
Regla 2. Al mundo no le importa tu autoestima. El mundo espera que hagas algo de provecho antes de que te sientas bien contigo mismo.
Regla 3. No ganarás 60 mil dólares mensuales al terminar la escuela, ni serás vicepresidente con carro del año hasta que te lo ganes trabajando.
Regla 4. Si piensas que tu maestro es difícil, espera a tener un jefe.
Regla 5. Trabajar vendiendo hamburguesas no está más allá de tu dignidad. Tus abuelos llamaban de otra forma a ese tipo de trabajo: le llamaban oportunidad.
Regla 6. Si haces algo mal... no es culpa de tus padres, no endoses tus errores, aprende de ellos.
Regla 7.Antes de que nacieras tus padres no eran tan aburridos como lo son ahora. Se volvieron así por tener que pagar tus gastos, lavar tu ropa y tener que escuchar lo alivianado que crees que eres. Así que, antes de salvar a las focas... ponte a limpiar tu cuarto.
Regla 8.Puede ser que en tu escuela no haya ganadores y perdedores, sólo triunfadores. En algunas escuelas han eliminado la palabra «reprobar» y te dan tantas oportunidades como sean necesarias para salir adelante. Todo esto no tiene ni el más pequeño parecido con la vida real.
Regla 9.La vida no está dividida en cuatrimestres. No se tienen vacaciones de verano y muy pocos jefes se interesarán en ayudarte a «encontrarte»; trata de «encontrarte a ti mismo» por tu cuenta y en tu tiempo libre.
Regla 10.La televisión no es la vida real. En la vida real las personas dejan la cafetería y se van a trabajar.
Regla 11. Sé amable con los nerds. Es muy posible que termines trabajando para uno.

(Enviado por Walter Turnbull)

EL OBSERVADOR 469-8

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


NUESTRO PAÍS
Defendiendo su ineptitud
Por Antonio Maza Pereda

Si algo ha demostrado la marcha el día 27 de junio contra la violencia, llevada a cabo en la ciudad de México y otros puntos del país, es la ausencia de capacidad e inteligencia de algunos gobernantes. Ha sido clara la ineptitud de quienes son encargados y cobran (bastante bien por cierto) para resolver esa clase de asuntos y ser responsables (es decir, responder ante la ciudadanía), por la seguridad pública.

Las reacciones de estos responsables (o irresponsables) han sido, por decir lo menos, lamentables. Hubo un procurador que dijo (¡fíjese nada más que frase tan ingeniosa!) que los ciudadanos marcharán de blanco, pero hay atrás de la marcha una mano negra. Dijo, además, que esto de la inseguridad es cuestión de una percepción incorrecta de la realidad. O sea, el señor nos da como solución el que no marchemos (nos podría manchar la mano negra) y qué, como dijo un agudo comentarista, vayamos todos al psicoterapeuta, porque estamos percibiendo erróneamente la realidad. Otro procurador estatal nos informó que la solución es mejorar la imagen de la policía. ¡Fíjese nada más! O sea, la solución será contratar a un buen consultor en imagen para que la mejoren los que no cumplen con su tarea de proteger a la ciudadanía. El líder de una fracción partidista dijo que hay que tener muy en cuenta que las penas contra los violentos no deben de aumentar, porque entonces se perdería la posibilidad de que se rehabiliten esos delincuentes y se incorporen productivamente a la sociedad. ¡Mire nada más lo que le preocupa al señor legislador!

Por supuesto, no faltó entre los partidos y cierta prensa, los que dijeron que era un nuevo complot (éste de la extrema derecha) para desacreditar a los gobiernos de izquierda. O sea qué, todos estamos engañados. No hay inseguridad, hemos sido engañados. Las víctimas son de a mentiritas, o solo fingen haber sido secuestrados o agredidos, solo para «golpetear» a los gobiernos de la izquierda, la derecha o de cualquier otro matiz.

¿Habrá siquiera un político capaz de decir: No he podido cumplirle a la ciudadanía. He fallado. Propongo…. Y si esto no es suficiente, estoy dispuesto a escuchar y evaluar otras propuestas? No, no vemos nada que se parezca a una propuesta inteligente.

EL OBSERVADOR 469-9

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


CULTURA
Avisos y sentencias de un viejo profesor de filosofía
Por Carlos Díaz

1.A mal tiempo buena cara. Nada resulta insuperable con humor, quintaesencia del amor y banquete del espíritu, fiesta. Estaba Bernard Shaw en una de esas horrendas fiestas, y alguien le preguntó si se divertía, a lo que él respondió: «Es lo único que puedo hacer aquí».

2.No toleres que adulen tus descarríos, por muy tuyos que fueren. Oponte a esta frase siempre: «Quizás el educador deba advertir que difícilmente puede ser pecado lo que es santo para los jóvenes». No. Tú tienes derecho a que te corrijan siempre que te equivoques. Quien bien te quiera te habrá de corregir.
A menos que quieras que siempre te den la razón como a los locos o a los niños malcriados, ratificando aquello de que ya se burlara Quevedo cuando escribía más o menos, seguramente mejor: «Puesto que el vulgo es necio y le gusta lo necio y lo paga, hablémosle en necio».         

3.Cuenten hasta diez antes de evaluar a sus profesores: «Vosotros debéis amar y respetar a vuestros maestros, a cuantos de buena fe ya se interesan por vuestra formación espiritual. Pero para juzgar si su labor fue más o menos acertada debéis esperar mucho tiempo, acaso toda la vida, y dejar que el juicio lo formulen vuestros descendientes» (Juan de Mairena).

4.Si quieres llevar cuenta de tu valía personal, incluye en ella a tus profesores: mucho de ellos, de lo bueno de ellos y de lo malo de ellos, hay en ti. En cualquier caso nunca somos tan buenos como dicen cuando ganamos, ni tan malos como aseguran cuando perdemos.

5.¡Ah!, cuenta también con tus amigos en tu propio currículo si no quieres hacer el ridículo, y estima a los verdaderos como una joya. ¿Que cómo se distingue al verdadero amigo? Mira, muy faácilmente: el verdadero amigo jamás se interpone en tu camino, a menos que vayas cayendo cuesta abajo, y entonces para frenar tu caída.

6.Ni a la amistad ni al aula se va por la mentira. No hagas como aquel político que presumía de verdaderamente hábil porque al llegar a una encrucijada tomaba a la vez los dos caminos. No. Pues de tiempo inmemorial sabido es que la verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero.

7.No te quedes en la sala hipóstila, bajo columnas, en la parte más destacada de tu arquitectura de ideas, conforme a lo que tus docentes te hayan enseñado. No te detengas en ese páramo frío; ve siempre hacia lo cálido del saber vital, y sólo te detenga el no amar con suficiente generosidad.

8.Llegar hasta donde se pueda nunca resulta fácil, y la mayor parte de los fracasos suelen llegarnos por pretender adelantar la hora de los éxitos. Si al principio de un largo viaje conociésemos todas las dificultades que nos esperan en su decurso, pocos lo emprenderían. Por eso quien desee llegar lejos habrá de comenzar lo más modestamente que pueda por ir muy cerca (un lejos son muchos cercas): no hay más que un modo de dar en el clavo, y es dar cien en la herradura.

9.Tiempo habrá mañana para la cigarra, hombre, así que no olvides hoy el peaje de la hormiga. Muchas veces envidias (y por eso mismo criticas insanamente, pequeño buitre) a los profesores que supones que «han llegado». Hayan o no llegado ellos, tu primera incumbencia esté en ponerte en movimiento, ya que pocos deseos se realizarán por sí solos. ¿Nadie te ha dicho aún que cultivar un jardín requiere mucha agua, la mayor parte en forma de sudor, y que el genio comienza las obras pero sólo el trabajo las concluye? Pues ya va siendo hora. Si olvidas esto, en vano te quejarás del destino, pero la manera en que tomes las riendas del destino resulta más determinante que el hipotético destino. El destino, pues, está en tus manos. Destínate al destino, no dejes que el destino te destine.

10.Tolle, lege. Toma, lee. Yo te digo que los libros son las abejas que llevan el polen de una inteligencia a otra. Créeme al menos en esto, hijo: faros erigidos en el mar del tiempo los libros son.

11.Adelante, pues. Únicamente los peces muertos nadan con la corriente. El pato es feliz en su charca porque no conoce el ancho mar; el chacal cree haberse dado un gran banquete cuando sólo ha comido los restos que dejó el león.

12.Sobre todo en el fracaso hay dos tipos de clase: primera clase y ninguna clase. No te importe el fracaso, siempre que no te resulte destructivo. Lo peor del fracaso es que uno se descubre a sí mismo capaz de fracasar, fracasando, fracasado. La gema continúa siendo valiosa cuando se encuentra en el lodo. El polvo no vale nada porque el viento lo levante hasta el cielo.

EL OBSERVADOR 469-10

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


INTERNACIONAL
El parlamento de las religiones en Barcelona: Dios mirará con curiosidad
Por P. Fernando Pascual
La característica de un parlamento es que todos puedan sentarse, hablar y votar. Luego, lo que sale en la votación, si el parlamento tiene poderes, se convierte en ley, en norma, en principio regulador de la vida de las personas.

Se reúne, en el Foro de las Culturas de Barcelona, el IV Parlamento de las Religiones del Mundo (del 7 al 13 de julio de 2004). No se trata, desde luego, de un órgano político, sino de una reunión que busca establecer puentes de diálogo, de encuentro, para conocer a los otros, para construir un mundo mejor y fomentar el respeto hacia los demás.

Sería esperar demasiado de ese Parlamento el que llegue a ofrecer verdades o resoluciones aceptables para todo el género humano. Ello no es posible porque la verdad no se decide por votaciones ni tampoco por consenso, sino que radica en algo mucho más profundo: en el conocimiento (que también puede ser alcanzado a través de una revelación) de lo que es Dios y el hombre.

Una verdad, científica, filosófica o religiosa, no se decide por votación. La verdad es buscada en cada campo según métodos diferentes. No se le pide al científico que pruebe la calidad de una medicina según los libros de Aristóteles, ni se estudia la inmortalidad del alma con un microscopio electrónico.

Esto no significa disminuir en nada el valor que pueda tener este Parlamento de las Religiones del Mundo. Una reunión de este tipo puede ofrecer reflexiones muy interesantes, pero no nos podrá decir si Cristo era Dios, si Buda enseñó lo que dicen que enseñó, si sea mejor el islamismo sunita o el islamismo chiíta. No puede decir si tiene más razón Calvino que Lutero, o que el Papa tiene un poder especial que no tienen los patriarcas y primados de otras iglesias y confesiones cristianas. No puede dilucidar si los Diez Mandamientos del mundo judeo-cristiano necesitan ser actualizados o si conservan su validez.

Dios mirará con curiosidad a quienes se reúnan en el Parlamento de las Religiones. Miles de años los hombres lo han buscado, lo han llamado, lo han querido u odiado. Y Dios ha respondido de mil modos. Nos ha gritado (el que escribe es católico) desde la historia de Israel («la salvación viene de los judíos», Jn 4,22) y desde la Encarnación de su Hijo, Jesús de Nazaret. Nos ha acompañado a lo largo de dos mil años de historia en los que no siempre los cristianos hemos sido capaces de descubrir el Amor de Dios en nuestras vidas ni lo hemos testimoniado.

Un Parlamento de las Religiones puede ayudar a conocer otros fenómenos espirituales que se han dado o se dan entre los seres humanos, pero no puede quitar las certezas que se basan en la fe. Fe que tiene su origen en el actuar de Dios en la historia humana. Fe que, según decía un psicólogo, es como una enfermedad que no tiene curación, pero que crea personalidades como las de Francisco de Asís, la madre Teresa de Calcuta o Juan Pablo II.

EL OBSERVADOR 469-11

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


COMUNICACIÓN
Negocios contra cultura
(Primera de dos partes)
Por Santiago Norte

Vivimos inmersos en una lógica extraña. Habida cuenta de nuestras necesidades de cercanía, alojamos en nuestro interior intereses, luchas, pasiones que no nos competen. Es el triunfo de las grandes corporaciones do comunicación de masas. Hacernos sentir parte de lo que no somos parte. Hacernos sentir indiferentes ante lo que nos arrasa y diferentes ante los que nos iguala. El poder de los «media» ha tomado por asalto el patio de la conciencia de todos los hombres.

No es gratuito. Una pugna de largo aliento ha sugerido, detrás de los estados, las empresas, las corporaciones multinacionales, los conglomerados de intereses y los grandes grupos del capital, que vivimos el mejor de los mundos posibles. La estrategia del progreso lineal, aunado a la ciencia, a la expansión tecnológica y a la economía de mercado sin mayor regulación que la del mercado, han motivado metáforas sin fin, entre las cuales quizá la más perniciosa sea la de que la sociedad se divide en ganadores y perdedores, y que los ganadores son muy pocos, un reducido grupo de iluminados que supieron tejer relaciones y subir con esfuerzo hacia la cúpula del éxito, es decir, del dinero. Así las grandes capas de población empobrecida se tienen que conformar con la ironía sartreana de que en realidad son gente rica, pero con mala suerte.

Si uno pudiera ver en escorzo las necesidades de tres cuartas partes de la población mundial y compararlas con las posibilidades para satisfacerlas que posee la cuarta parte, sobrevendría el espanto: ¿cómo no ha explotado una bomba? ¿Cómo los menos, sin violencia visible, han logrado cultivar en la mente de los más que los cosas tienden a ser así? ¿Cuál ha sido la estrategia tan bien hilvanada como para no hacer caer en la cuenta a la multitud que éste no es el estado normal de las cosas?

De 1950 al 2000 la población mundial creció cerca de tres veces; sin embargo, la producción total de alimentos creció siete y medio veces. Hay granos y alimentos básicos para todos. El problema es la distribución. Es decir, la injusticia. Es decir, el mercado que impone sus reglas por encima de los elementales lazos de solidaridad que, espontáneamente, surgen entre los hombres. Las organizaciones empresariales, tomando un modelo propio de los Estados Unidos, principalmente, aunque con ayuda de las otras potencias occidentales, posterior a la Segunda Guerra Mundial, han tomado, casi se diría por asalto la economía del mundo. Y, tras de esta toma, ha venido la justificación como estrategia publicitaria, como promoción de imagen, como busca denodada de crear «buena disposición» entre el consumidor final para que sienta que no es defraudado. La estratagema es colosal, de dimensiones estratosféricas, movilizadora de recursos humanos y financieros como no se había visto nunca en la historia.

Y de mayor peso si se observa el fenómeno de la globalización. Lo que antaño fue la influencia imperial en un área restringida, hoy, por la aceleración de los procesos de telecomunicación y la tecnología de información, el campo de actividad se expande hacia los cuatro puntos cardinales.

EL OBSERVADOR 469-12

  [SUMARIO] [INICIO]


COLUMNA ABIERTA
Matrimonio eucarístico
Por Walter Turnbull
El matrimonio sólo cumple su finalidad cuando se vive en la dimensión eucarística.


Matrimonio humano.- Gracias por tu belleza, por tu ternura, por tu alegría, por tu fortaleza, por tu gentileza, por tus habilidades, por tu bondad, por tu entrega... Gracias por tu presencia, por haberme elegido, por haberme aceptado. Gracias por querer compartir conmigo las buenas y las malas, en la salud y la enfermedad, en lo próspero y en lo adverso. Gracias por tu entusiasmo, por tu esfuerzo y por tu paciencia.

Soy feliz porque te tengo conmigo, porque la vida parece más llevadera contigo a mi lado, porque tengo tu apoyo, tu ayuda, tu comprensión, tu alma que me hable y tu corazón que me escuche. Porque, siendo dos las penas, se dividen y las alegrías se multiplican. Porque tengo alguien por quien vivir y por quien luchar, con quien compartir y en quien apoyarme, con quien celebrar el triunfo y quien me anime en el fracaso. Porque nuestro amor habrá de ser fecundo y dar frutos de vida: vida más plena para nosotros, vida nueva para otros. Quiero tener hijos que sean fruto de nuestro amor y juntos los dos ayudarlos a crecer.
Quiero vivir para ti y hacer de tu felicidad el objetivo de mi existencia, el motivo de mi vida, el fin de mis trabajos y mis esfuerzos.

Matrimonio cristiano.- Seremos un matrimonio de tres: tú, yo y Cristo, o Cristo, tu y yo. Cuando venga el cansancio, cuando vengan los problemas, cuando llegue el hastío, el amor de Cristo nos sostendrá. Pondremos nuestra unión en sus manos, y además de esposos seremos hermanos en Cristo, una sola alma, un solo cuerpo y un solo espíritu. Cuando el amor humano, cuando la pasión y la emoción se acaben, el amor de Cristo llenará las vasijas vacías y el vino hecho por Él será mejor que el primero. El amor comunión remplazará al amor afinidad y deseo, y la unión será mejor e incluso el placer será mayor. El amor durará para siempre e irá creciendo día con día. Tentaciones, fatigas, tribulaciones, contrariedades, desacuerdos, enojos, «...nada me importa, puedo todo en Aquél que me conforta...».

Lo que Dios ha unido no lo separe el hombre, para Dios todo es posible. Será un matrimonio con Cristo y en Cristo. Y tendremos una familia en la que se alabe el nombre del Señor y ayudaremos a Dios a tener nuevos hijos que algún día también entrarán en su familia y alabarán su nombre. Sólo la gracia de Cristo puede dar cumplimiento al amor humano.

Matrimonio eucarístico.- «La única razón que ha de movernos para tomar o dejar cualquier cosa (incluyendo el matrimonio), es nuestro deber de glorificar a Dios nuestro Señor participando personalmente en la historia de la salvación» (Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola, No.169). «El matrimonio sólo cumple su finalidad cuando se vive en la dimensión eucarística» (escuchado en un retiro de ECIM para matrimonios). Lo único importante en esta vida es llegar a Dios. Todo en esta vida es medio para llegar a Dios. Dios nos da la oportunidad en esta vida de experimentar la suya, viviendo su amor: a la vida, a los amigos, a la pareja, a los necesitados; y pone en nosotros el impulso a buscar ese amor.

Quiero llegar a Dios y quiero hacerlo contigo. Quiero que nuestra unión sea sacramento de su gracia y que nuestro amor sea un camino de santidad; en el servicio, en el sacrificio, en el agradecimiento, en la unidad... Que nuestra casa sea una pequeña Iglesia, sacramento de Cristo. Que la unión entre nosotros sea figura de la unión de Cristo con su Iglesia y primicia de la unión eterna, cuando Cristo sea todo en todos.

Te amo y quiero llegar a amarte como Cristo ama a su Iglesia. Siento que he encontrado algo del cielo en ti, porque en nuestro amor podemos ganar el cielo.

EL OBSERVADOR 469-13

[SUMARIO] [INICIO]


FIN

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006