El Observador de la Actualidad

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD
Periodismo católico para la familia de hoy
11 de julio de 2004 No.470

SUMARIO

bulletPORTADA - Dos niños testigos del martirio de José Luis Sánchez del Río, fundadores de movimientos sacerdotales
bulletCARTAS DEL DIRECTOR - Lo que es posible
bulletEL RINCÓN DEL PAPA - El palio, signo de comunión
bulletINTIMIDADES -LOS JÓVENES NOS CUENTAN- Mis papás viven peleando y les molesta lo que hago
bulletPINCELADAS - Susurra el nombre de Jesús
bulletSoledad y ausencia de Dios
bulletDESDE EL CENTRO DE AMÉRICA - ¡Ay de mí si no anunciara el Evangelio!
bulletCOLUMNA ABIERTA - Sugerimos estos cambios en nuestras leyes

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PORTADA
Dos niños testigos del martirio de José Luis Sánchez del Río, fundadores de movimientos sacerdotales
El Observador / Redacción
El papa Juan Pablo II habrá de beatificar, en fecha aún no conocida, al llamado «niño mártir de Sahuayo», José Luis Sánchez del Río.

José Luis Sánchez del Río. Nacido en Sahuayo, Michoacán, el 28 de marzo de1913 , hijo de Macario Sánchez y de María del Río, fue asesinado a los 14 años de edad, el 10 de febrero de 1928, durante la persecución religiosa de México, por pertenecer a «los cristeros», grupo numeroso de católicos mexicanos levantados en armas en contra de la opresión del régimen de Plutarco Elías Calles.

En efecto, aún más joven -un año antes de su martirio- se unió a las fuerzas «cristeras» del general Prudencio Mendoza, enclavadas en el pueblo de Cotija, Michoacán. Se unió a ellas, según testimonio suyo, porque quería ser «soldado de Cristo Rey».

El Siervo de Dios José Luis Sánchez del Río derramó su sangre sin abjurar nunca de la primacía de Cristo como Rey del Universo, no obstante la soldadesca lo instara a hacerlo. Habiéndole desollado los pies lo hicieron caminar por las calles de su pueblo hasta el camposanto, donde le apuñalaron y mataron a balazos.

Tú harás cosas que yo no podré hacer

El martirio fue presenciado por el entonces niño de apenas siete años, Marcial Maciel Degollado, futuro fundador de los Legionarios de Cristo, quien ha señalado en su entrevista «Mi Vida es Cristo» lo decisivo que fue este martirio para su vocación posterior.

Además, existe el testimonio de otro futuro fundador, a la sazón con nueve años de edad: Enrique Amézcua Medina, después sacerdote y fundador de la Confraternidad Sacerdotal de los Operarios del Reino de Cristo, hoy con casas de formación tanto en México como en España y presencia en varios países del mundo.

En la biografía de la Confraternidad que él mismo fundara, el padre Amezcua narra su encuentro -que siempre consideró providencial- con José Luis Sánchez del Río. Según comenta en ese testimonial, haberse cruzado con el niño mártir de Sahuayo -a quien le pidió seguirlo en su camino, pero que, viéndolo tan pequeño le dijo: «Tú harás cosas que yo no podré llegar a hacer»-, determinó su entrada al sacerdocio. Más tarde, al seminario de formación de los Operarios en Salvatierra, Gto. lo bautizó como Seminario de Cristo Rey, y su internado se llamó «José Luis», en honor a la memoria de este futuro beato mexicano.

Los restos mortales del próximo beato descansan en la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, en su pueblo natal de Sahuayo.

EL OBSERVADOR 470-1

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


CARTAS DEL DIRECTOR
Lo que es posible
Por Jaime Septién

La marcha contra la inseguridad de hace dos semanas ha merecido un número muy considerable de interpretaciones. Todas ellas pueden ser valiosas. Pero muy pocas dan en el blanco. Y aquí quiero constatar, al menos, cuatro puntos que no he visto reflejados en las columnas periodísticas:

La marcha se dio porque hay un clima de libertades públicas que los mexicanos no conocíamos antes. Recuérdese -por no ir muy lejos-qué pasó el 2 de octubre de 1968, o el 10 de junio de 1971, cuando gobernaban Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría Álvarez: asesinatos, torturas, muerte, desolación. En cambio, en esta ocasión hubo respeto absoluto. Y las consignas contra el gobierno del DF o contra el federal no fueron lo que se dice muy blanditas.

La marcha fue ampliamente difundida porque hoy los medios de comunicación no están comprados. La libertad de expresión de la que goza ahora la comunicación pública es, también, inédita en México. Hay que recordar los encabezados de los periódicos del 3 de octubre de 1968. A lo más que llegaban era a decir: «Zafarrancho en Tlatelolco. Hay algunos heridos. Los estudiantes abrieron fuego contra el ejército», etcétera.

Ha habido una aceptación por parte del gobierno federal y una promesa de respuesta en sesenta días. Antaño (y no muy antaño) las cosas no eran así. Había una negación completa, rotunda, del gobierno ante cualquier acto que pusiera en entredicho su (autonombrada) infalibilidad. Recuérdese el 2 de enero de 1994, un día después del levantamiento zapatista en Chiapas, que se nos hablaba de un conjunto de desarrapados que habían entrado a robar farmacias del IMSS con rifles de palo...

La marcha también mostró que en México hay una sociedad civil en ascenso; una sociedad cuya opinión ni puede ni va a ser comprada por los mecanismos del poder. La copiosa participación enseña que aquella vieja conseja de que «México es un pueblo enano, que se niega a crecer» toca a su fin. La alternancia ha rendido algunos frutos. Ahora toca a todos madurarlos.

Desde luego, estos puntos no quitan un ápice de responsabilidad a quienes están dirigiendo los destinos de nuestra nación. Lejos, muy lejos de quien esto escribe restarle motivos de coraje al pueblo agraviado por una política cercana a la indiferencia y al aburrimiento que nos trae a mal traer desde «el cambio».

EL OBSERVADOR 470-2

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


EL RINCÓN DEL PAPA

El palio, signo de comunión

Juan Pablo II, en audiencia general, reflexionó sobre el significado del palio que entregó en la solemnidad de los santos Pedro y Pablo a 44 arzobispos metropolitanos:

«Ayer celebramos la solemnidad de los apóstoles Pedro y Pablo, venerados de manera especial aquí, en Roma, donde ambos sellaron con la sangre su admirable testimonio de amor al Señor.

«Desde el siglo IX los arzobispos nombrados en las sedes metropolitanas reciben del Papa una particular insignia litúrgica, el 'palio', como testimonio de comunión con el obispo de Roma. Esta insignia, que el sumo pontífice lleva en todas las celebraciones solemnes y los metropolitanos en circunstancias particulares, consiste en una estola de lana blanca que se lleva alrededor del cuello. Cada año se confeccionan palios según el número de los nuevos metropolitanos. Bendecidos por el Papa en las Primeras Vísperas de la solemnidad de los santos Pedro y Pablo, son colocados en un cofre colocado en la 'Confesión' de la basílica vaticana, ante la tumba del apóstol, para ser impuestos al día siguiente a los arzobispos.

«El signo del palio mantiene todavía hoy una elocuencia singular. Expresa el principio fundamental de comunión, que da forma a la vida eclesial en cada uno de sus aspectos; recuerda que esta comunión es orgánica y jerárquica; manifiesta que la Iglesia, para ser una, tiene necesidad del peculiar servicio de la Iglesia de Roma y de su obispo, cabeza del colegio episcopal.

«El otro aspecto complementario, que el rito del palio ilustra muy bien, es el de la catolicidad de la Iglesia. Ha sido enviada por Cristo para anunciar el Evangelio a todas las naciones y para servir a toda la humanidad».

EL OBSERVADOR 470-3

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


INTIMIDADES -LOS JÓVENES NOS CUENTAN-
Mis papás viven peleando y les molesta lo que hago
Por Yusi Cervantes Leyzaola

PREGUNTA:
Quisiera exponerle una pequeña dificultad por la que estoy pasando Todo comenzó cuando mi padre le fue infiel a mi madre; sufrimos todos pero mucho más mi madre. Mi hermana y yo sabíamos de ello pero no teníamos el valor de decirle lo que pasaba y cuando ella se enteró de que lo sabíamos, nos lo reprochó y, bueno, tenía razón. Después de esto le reclamó a mi padre el por qué de esa actitud, sobre todo porque anduvo también con una prima de ella; lo corrió de la casa muchas veces pero él nunca quiso irse ya que decía que la casa es suya también. Decidimos venderla para que cada quien rehiciera su vida pero hasta el momento no se ha podido y pues a causa de esto aún siguen juntos, no sé por qué, porque mi madre dice no estar a gusto viéndole la cara y, sobre todo, tener que atenderle como si nada hubiese pasado. Además puso como pretexto que ella no se iba de la casa porque yo aún estoy estudiando y que eso tal vez me perjudicaría en lo que respecta a mis estudios. La verdad sufro mas viendo cómo discuten y se dicen cosas horribles; pero, bueno, lo único que hago es molestarme y encerrarme en mi cuarto para no escuchar o salir un rato de la casa. Muy frecuentemente vengo a chatear para distraerme un poco pero eso le molesta a mi madre. De hecho creo que todo lo que hago le molesta. Últimamente he estado saliendo con un amigo que conocí en el museo, ya que son lugares que también visito para estar el menor tiempo en mi casa, pero las salidas eran muy frecuentes hasta hace un par de semanas en que decidí ya no verlo porque en mi casa se molestaban cuando llegaba tarde, además de que desconfiaban y creo que hasta han pensado que hago cosas malas. La verdad, no sé por qué toman esa actitud, no hay motivo, ya que soy una chica de 22 años, estudiante, y creo que estudio para darme cuenta de qué personas son las que trato, pero ellos no lo ven así. A causa de esto me orillaron a no decir cuando salía con él o cuando voy al cine con mis amigos de la universidad. A veces siento que son un tanto egoístas conmigo puesto que, en cierto momento, he interpretado como que no quieren que tenga novio aún. Siempre he hecho lo que han querido, llego a la iglesia, comulgo, pertenezco a la adoración nocturna, me porto bien, pero hasta la edad que tengo no he tenido novio. No sé qué hacer. A veces hasta me dan ganas de largarme de mi casa, pero como aún no trabajo, pues eso me detiene. Ya casi no hablo con nadie, prefiero evitarlos, ya no les cuento nada ni de la escuela. Creo que eso también me ha orillado a charlar un poco más con el amigo que le cuento, sólo que no me siento bien saliendo con él porque es casado y no se vaya a malinterpretar esta amistad sana; sólo somos eso, amigos, platicamos y visitamos los lugares que nos gusta, pero no quisiera que esto vaya más allá, ya que yo juré no hacer lo mismo que hicieron a mi familia. Ése es mi temor además de que en mi casa se enteren y piensen de mí lo peor. Pero sólo Dios dirá hasta cuándo terminarán estos problemas.
Bueno, me gustaría saber su opinión respecto a la situación que estoy viviendo actualmente y tal vez pueda decirme qué medidas debo tomar; estoy muy desesperada, no sé qué hacer.

RESPUESTA:
El ambiente que describes no es una pequeña dificultad, sino algo abrumador, denso, pesado. Tus papás tienen serios problemas que, al parecer, no tienen interés en resolver. Me de la impresión, por lo que cuentas, de que no hay una buena disposición por parte de ninguno de los dos. Haría falta que ambos se arrepintieran del daño que se han hecho -no solamente tu papá-, que se perdonaran, que tuvieran un diálogo honesto, que analizaran cuidadosamente lo que sucedió y que tomaran la decisión que sea mejor para todos, o la menos dañina.

Por supuesto que un divorcio siempre hace daño a los hijos, de la edad que sean, pero vivir un ambiente violento, de pleitos constantes, de insultos, de resentimientos a flor de piel, como bien dices, les hace más daño todavía. Esto sumado a la inseguridad que provoca que los padres digan: nos separamos pero seguimos juntos. Es no saber de qué se trata, no saber dónde se está parado.

Pero bueno, todos esos son los problemas de tus papás y tú no puedes resolverlos. Ni te corresponde hacerlo. Lo que tú debes hacer es vivir tu propia vida. En la medida de lo posible, trata de no permitir que te afecten los problemas de tus papás. Concéntrate en tus asuntos. Tal vez podrías conseguir un trabajo de medio tiempo. Eso te daría más seguridad e independencia, además de que ocuparías tu tiempo en algo más productivo que el Internet. Estudia mucho, prepárate bien. Busca también un grupo de jóvenes al que puedas integrarte. Como te digo: haz tu vida. Respeta a tus padres, claro, y cumple con las normas de la familia, pero al mismo tiempo sé tú misma, toma tus decisiones, madura. Y si alguna de las normas que imponen tus padres no te parece adecuada, háblalo con ellos, como la mujer adulta que ya eres. Tienes que luchar por crecer, y esto ya es asunto tuyo, no de tus padres.

Respecto al amigo que mencionas, no dudo de lo sano de la amistad que llevas con él, pero creo que ésta no es lo mejor para ti en estos momentos. Tú estás muy vulnerable, y puede ser que él también. No lo dices, pero que él te busque tanto puede tener relación con que el matrimonio de tu amigo no esté funcionando muy bien. De ser así, eso te pondría en una situación muy delicada, que, francamente, no te conviene en estos momentos de tu vida, y en ningún otro. Busca mejor amigos sin compromisos, con quienes puedas convivir tranquilamente. Y busca también un director espiritual con quien puedas hablar de tus problemas más íntimos.

No te desanimes. Tal vez los problemas de tus padres nunca se resuelvan, pero tú sí puedes vivir de una mejor manera.

La psicóloga Cervantes responderá por este medio las preguntas que le envíen a la dirección de El Observador: Reforma 48, apdo. 49, Querétaro, Qro. C.P. 76000; o que se le hagan al tel. 228-02-16. Citas al 215-67-68. Correo electrónico: cervleyza@msn.com

EL OBSERVADOR 470-4

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PINCELADAS
Susurra el nombre de Jesús
Por Justo López Melús *

Las madres, los educadores, tienen el peligro de desanimarse al ver con frecuencia el poco resultado de sus enseñanzas y consejos. Las malas compañías, algunos profesores, el permisivismo ideológico, suelen borrar las buenas semillas que ellos sembraron en los hijos. Pero no deben desanimarse. Hay que seguir sembrando. La buena semilla que ellas depositaron en el corazón de sus hijos rebrotarán un día, y en medio y por encima de la maleza.

Las madres cristianas de Kerala, en la India, tienen la hermosa costumbre de susurrar el nombre de Jesús al oído de sus hijos recién nacidos. Dicen que el nombre de Jesús, dulcemente susurrado, y succionado como subliminalmente junto con la leche materna, ha producido en Kerala una cristiandad fuerte y consistente. ¡Santa costumbre, empezar así la vida, y terminarla luego pronunciado este nombre!

* Operario Diocesano en San José de Gracia de Querétaro.

EL OBSERVADOR 470-5

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


Soledad y ausencia de Dios
«Familias Unidas en Jesús», Reynaldo Peña Garay

El problema grave que tenemos todos los mexicanos es la soledad y la ausencia de Dios.

El origen de la soledad (no tener con quien compartir la vida, las penas y las alegrías) y la ausencia de Dios es la masificación-globalización que reina en todos los niveles y circunstancias de nuestras vidas.

El problema de la corrupción, delincuencia, impunidad, y otros muchos más graves problemas que padece nuestra sociedad, no se resolverán sólo con marchas, más policías, más impuestos, etc.

La fuerza de la delincuencia organizada estriba en que ellos no están solos, están muy unidos y comprometidos entre sí, en grupos que se dedican a quitarnos el dinero, las propiedades, la tranquilidad e incluso la propia vida. Y la debilidad de los no organizados es que el asaltado o secuestrado está solo.

La solución de todos los problemas sociales estriba en que los ciudadanos hagamos lo mismo que los delincuentes organizados, es decir, tener la conciencia y el valor para abrirnos a nuestros vecinos y formar grupos debidamente organizados e identificados al máximo, para actuar en dirección contraria de cómo viven los delincuentes:

En lugar de querer quitar dinero, ganarlo decentemente y defenderlo no dando mordidas ni cohechos. En lugar de estar perdiendo el tiempo miserablemente mirando televisión, dialogar con los demás y tocar la puerta del vecino para construir la unidad, fruto del amor gratuito, desinteresado e incondicional. En lugar de ser individualistas, actuar como matrimonios, como familias, como vecinos, todos solidarios de todos nuestros problemas. En lugar de quitar la tranquilidad y la vida a los demás y esperar que egoístamente vivan para uno, hacer vida la doctrina del amor gratuito y dar la vida por los demás con mucha alegría y con muchas ganas de hacerlos felices.

La solución está en romper la soledad y la ausencia de Dios agrupándose con los vecinos, conociéndolos, respetándolos, ayudándolos y amándolos, poniendo a Dios y sus valores como el centro de nuestras acciones y nuestras vidas.

La unidad creada por todos los vecinos como fruto del conocerse y darse unos a otros será una fuerza tremenda del pueblo y de Dios que acabará de raíz con todos los problemas.

Lo difícil no será creer; lo difícil no es hacer marchas, lo difícil es comprometerse al cambio personal y el gran reto de abrirte a los demás, tocar la puerta del vecino y formar con él un grupo con una fuerza mucho mayor que la que tienen los delincuentes.

Nota:Toda acción del gobierno que ayude a crecer a una ya gran ciudad, es contraria al hombre, a su dignidad y al amor.

EL OBSERVADOR 470-6

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


DESDE EL CENTRO DE AMÉRICA
¡Ay de mí si no anunciara el Evangelio!
Por Claudio de Castro S.

Con el nacimiento de Luis Felipe, mi cuarto hijo, celebro la vida. Muchos me preguntaban qué sería. Y yo les respondía ilusionado: un don de Dios. El milagro de la vida.

Ayer fui a saludar a Jesús Sacramentado para agradecerle por mi hijo recién nacido. Y me ocurrió algo que aún me impresiona. De pronto me pareció ver a Jesús también como un niñito pequeño y me sorprendí.

-Eres un bebé -exclamé emocionado.

Y pensé que Jesús, en la hostia santa, es como un bebé, puro, inocente, esperando nuestro afecto, que lo llevemos a los demás, que le hagamos compañía, que le digamos que lo queremos.

Este acontecimiento hermoso acompaña el primer aniversario de nuestra editorial, Ediciones Anab. La primera editorial católica en Panamá. Fue un sueño. No tenía recursos, ni idea de cómo iniciarlo. Pero sabía que debía llevar adelante este apostolado. Hemos editado 18 libros sobre nuestra fe, el amor a nuestra santa Madre Iglesia, la esperanza, la amistad con Jesús, la confianza en Dios. Hemos creado un concurso para escritores católicos en busca de nuevos autores que sientan arder sus corazones y anhelen anunciar el Evangelio. Puedes visitar nuestra página www.edicionesanab.com  o si lo deseas, escribirnos a info@edicionesanab.com

EL OBSERVADOR 470-7

  [SUMARIO] [INICIO]


COLUMNA ABIERTA
Sugerimos estos cambios en nuestras leyes
Por Walter Turnbull

Dado que ignoro completamente cuál es el procedimiento adecuado para que los mexicanos podamos sugerir cambios a las leyes que nos rigen (????), me voy a permitir comentarlo con ustedes. Tal vez podamos comenzar por ponernos de acuerdo nosotros.

En materia electoral, yo propondría:

* Que desaparezca el financiamiento a los partidos y a las campañas.- Con esto se evitaría que algunos vivales vivan a costillas del pueblo inventando partidos novedosos. Si un partido tiene muy buenas ideas, sus seguidores deben ser capaces de sostenerlo con sus propios medios. En cuanto al partido en el poder, para evitar malversación de fondos, no se le debería permitir hacer campaña. Su buen desempeño en el gobierno debería ser suficiente propaganda.

* Que se prohíban frases publicitarias como «él sabe como hacerlo», «es para el bien de tu familia», «para que ganemos todos», etc., que en realidad no dicen nada. Que se prohíban también las fotografías y las cancioncitas que no contienen ningún mensaje concreto y que representan un gasto y una contaminación enorme.

* Que la campaña se limite a una exposición pública, equitativa y completa (eso sí financiado por el gobierno) de la ideología y los proyectos del candidato o partido. Es decir, los candidatos se limitarían a explicar qué cambios pretenden realizar, cómo pretenden realizarlos y quién es su inspiración como político. Por ejemplo: mi inspiración es Juárez y pienso confiscar todos los bienes del clero y darlo a los pobres; o bien: mi inspiración es Franco y pienso imponer la religión católica como única permitida; o bien: mi inspiración es Carlos Salinas y pienso darle mayor impulso al neoliberalismo a ultranza... Así todos sabríamos a qué tirarle.

* Que se prohíba cualquier referencia al contrincante, como no sea un dato concreto apoyado en pruebas. Por ejemplo: Fulanito se robó mil millones de dólares y aquí están las pruebas. Sutanito se apropió de la tercera parte de cien fraccionamientos y aquí están las pruebas... Estrictamente prohibidas especulaciones, acusaciones sin pruebas, acusaciones por motivos personales (religión, sexo, edad, etc.) y calificativos como «mariquita», «burgués», «persinado», etc... (aunque debo confesar que en una ocasión me divirtieron mucho).

* Estrictamente prohibido para cualquier periodista, so pena de clausurar la revista o la estación, cualquier comentario, pregunta, consulta, conjetura o insinuación sobre planes electorales fuera del tiempo de campaña. Por ejemplo: «Martita, ¿piensa usted lanzarse por la presidencia?» o «López Obrador va al frente de las encuestas». A la cárcel con el que emita o publique un mensaje como ése. Obviamente, habría que prohibir también la publicación de resultados de encuestas de popularidad. La única encuesta permitida deberá ser la votación el día de la votación.

* Que se prohíban las campañas internas o precampañas, que, en realidad, son campañas extemporáneas disimuladas.

* A la cárcel con el que dé cualquier noticia adelantada sobre resultados de votaciones, como por ejemplo: «Ganó Salinas».

Y en lo que se refiere al digno comportamiento de los políticos en el desempeño de su trabajo, yo sugeriría remoción inmediata de su puesto al político que en público:

a)Se dirija a sus opositores con calificativos como «oscurantistas», «riquillos», «malosos», «sacadólares», «derechistas», «pirrurris», etc., sin especificar a quién se refiere y cuál es su delito. Las personas tienen su nombre y los delitos también.

b)Profiera palabras o ademanes obscenos en sesiones de las cámaras, o emita risitas o gestos burlones ante las exposiciones de contrarios. Toda exposición merece respeto.

c)Acuse a un contrario de estar involucrado en una conspiración o ilícito si no se aportan pruebas.
Ciertamente son propuestas guajiras, pero ... ¿ustedes no creen que son buenas?

EL OBSERVADOR 470-8

[SUMARIO] [INICIO]


FIN

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006