El Observador de la Actualidad

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD
Periodismo católico para la familia de hoy
22 de agosto de 2004 No.476

SUMARIO

bulletPORTADA - El Papa culmina su viaje a Lourdes con un amoroso llamamiento a defender la vida
bulletCARTAS DEL DIRECTOR -Confiados en la estadística
bulletEL RINCÓN DEL PAPA -A través de la oración y la penitencia, la victoria de Cristo puede tocar a todas las personas
bulletMIRADAS Las lágrimas del Papa
bulletINTIMIDADES -LOS JÓVENES NOS CUENTAN- Atractiva y sin novio
bulletORIENTACIÓN FAMILIAR - Temor respecto a la adopción
bulletPINCELADAS -El dios Jano
bulletREPORTAJE -Persecución pública y descarada contra el cristianismo
bulletCOLUMNA ABIERTA -Anuncios dañinos
bulletCardenal Ratzinger: la «nueva primavera» de la Iglesia no es numérica
bulletHACIA EL 48º CONGRESO EUCARÍSTICO INTERNACIONAL -El homo viator en permanente búsqueda

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PORTADA
El Papa culmina su viaje a Lourdes con un amoroso llamamiento a defender la vida
Zenit / El Observador
El llamado a defender la vida humana en una sociedad amenazada por el materialismo se convirtió en el mensaje que Juan Pablo II dejó en Lourdes en el acto culminante del viaje internacional número 104 de su pontificado.

Le escuchaban en la Pradera de la explanada de los santuarios durante la celebración eucarística más de trescientos mil peregrinos, entre ellos unos dos mil enfermos, así como numerosos jóvenes.
Desde el lugar en el que, según la narración de las apariciones, en 1858, la Virgen María se apareció a la joven Bernadette Soubirous, el obispo de Roma dirigió en particular su llamamiento a las mujeres. «En nuestra época que siente la tentación del materialismo y la secularización», la mujer está llamada a «ser testigo en la sociedad actual de los valores esenciales que sólo se pueden percibir con los ojos del corazón», aseguró el Santo Padre.

Que toda vida sea respetada en la Tierra

«¡A vosotras, mujeres, os corresponde ser centinelas del Invisible!», añadió el pontífice en una mañana marcada por un implacable sol, en la que las temperaturas eran superiores a las acostumbradas, obligando a los presentes a agotar las más de trescientas mil botellas de agua distribuidas por los organizadores.
«A todos vosotros, hermanas y hermanos, os lanzo un apremiante llamamiento para que hagáis todo lo que podáis para que la vida, toda vida, sea respetada desde la concepción hasta su término natural», dijo poco antes de concluir la homilía, de la que saltó algunos pasajes para evitar ulteriores esfuerzos. «La vida es un don sagrado del que nadie puede apropiarse», afirmó.

Cristo, la única libertad que anhela el hombre

Durante su intervención, dirigió también palabras especiales a los jóvenes, invitándoles a descubrir en Cristo el sentido de su existencia, mensaje central de la Virgen en Lourdes, «secreto de la auténtica alegría y de la paz». Al final de la celebración eucarística, antes de rezar la oración del Ángelus el pontífice recordó los diferentes encuentros que en sus siete visitas a Francia ha mantenido con la juventud, confesando que «estos encuentros han sido para mí el signo de una gran esperanza».
A todos los presentes dejó un mensaje: «¡Sed mujeres y hombres libres! Pero recordad: la libertad humana es una libertad marcada por el pecado. También tiene necesidad de ser liberada. Cristo es el liberador, el que 'nos ha liberado para que seamos verdaderamente libres'. ¡Defended vuestra libertad!».

EL OBSERVADOR 476-1

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


CARTAS DEL DIRECTOR
Confiados en la estadística
Por Jaime Septién

Desde hace algunos años observo que nos estamos volviendo católicos pelmazos, poco chambeadores para extender el Reino de Cristo entre nuestros contemporáneos. Buenos para la queja y la crítica pero bastante malitos para arrimar el hombro y proponer, en comunidad, una tarea que ayude a enfrentar los desastres de la cultura de la sospecha en la que vivimos.

Como aquellos trabajadores de una clínica médica que se deprimieron por estar llenos de enfermos, nosotros nos deprimimos -y mucho- por tener que enfrentar al pecado y el mal. Hoy hablan pestes los noticiarios sobre nuestra Madre la Iglesia y como quien oye llover. ¿Que un partiducho de quinta quiere linchar a un obispo porque «se metió en política»? Nosotros tan calladitos. «Que lo linchen: ¿quién le manda andarse inmiscuyendo en lo que no es su sacristía…?».

Aunque sea por un instante, veamos cuál es la razón de ser de la Iglesia. La respuesta es sencillísima: evangelizar. Todos somos la Iglesia y, por tanto, todos debemos evangelizar, que no es cosa del otro mundo, sino llevar a Cristo pegado a nuestra ropa, a nuestras costillas, a nuestra palabra y a nuestra vida entera. Desde luego que eso causa escozor. Aun a los propios cristianos. Nos hemos dejado domesticar a las mil maravillas por una prensa gritona, por una televisión ignorante, por unos politiquillos enanos y presuntuosos, que ven en la raíz del catolicismo una fuerza verdadera y le echan montón para impedir su florecimiento.

Y luego, claro, las estadísticas: que si somos 88 por ciento de mexicanos católicos; que si somos 100 por ciento guadalupanos; que si todavía paseamos al santo del pueblo y asistimos en tumulto a bautizos, bodas, primeras comuniones... La verdad es que hemos agarrado el caminito de la excusa para defender nuestra pereza de actuar como hijos de Dios, hermanos de Jesús y miembros de la Iglesia. Es decir: para evangelizar.

Son muy pocos los católicos que conozco -desde luego yo no- que le han apostado a la santidad; los que han asumido vivir el Evangelio y llevarlo alzado, como se alza orgullosamente una insignia de devoción. En general, nuestras alegrías son las alegrías del mundo: el placer, el dinero, el éxito, que jamás son las alegrías de Jesús. Y nuestro papel en la transformación de México palidece.
Hay una puerta estrecha: la formación de una comunidad de testigos. Si somos valientes. Y aprendemos a gozar que Cristo está de nuestro lado. Porque notarse, no se nota, para nada, que hay mayoría de católicos aquí.

EL OBSERVADOR 476-2

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


EL RINCÓN DEL PAPA
A través de la oración y la penitencia, la victoria de Cristo puede tocar a todas las personas

En audiencia general, desde su residencia veraniega de Castelgandolfo, el papa Juan Pablo II dijo que el mensaje divino que la Virgen dio al mundo en Lourdes, Francia (en donde estuvo de peregrino los días 14 y 15 de agosto) es que, «a través de la oración y la penitencia, la victoria de Cristo puede tocar a todas las personas y todas las sociedades».

El Papa ha pedido el auxilio de la Virgen para sanar el alma del «hombre moderno».

Juan Pablo II está consciente de que, «para cambiar nuestra conducta, debemos escuchar la voz de nuestra conciencia, donde Dios nos ha dado la facultad de reconocer el bien y el mal».

También señala que «es desafortunado que muchas veces el hombre moderno parezca haber perdido el poder de saber qué es el pecado. Es necesario rezar por él, para que experimente un nuevo despertar interior, que le permita redescubrir completamente la santidad de la Ley de Dios y los deberes que de Él provienen»,.

Recordó que la Virgen se apareció a santa Bernardita en Lourdes cuatro años antes de la proclamación del dogma presentándose a sí misma como la «Inmaculada Concepción».

«Regresar a Lourdes como signo de esta verdad luminosa de la fe es para mí un regalo especial de la Divina Providencia», finalizó.

EL OBSERVADOR 476-3

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


MIRADAS
Las lágrimas del Papa
Por Miguel Rivilla San Martín / Madrid

Las cámaras de televisión captaron el instante inolvidable. El anciano papa, Juan Pablo II, postrado ante la Señora, en la cueva de las apariciones de Lourdes, dejó caer, entre la emoción de todos, unas furtivas lágrimas, expresión incontenible de su estado de ánimo. Ha sido la mejor homilía y el discurso más valioso que ha pronunciado en su vida. Sin palabras y con el rostro transpuesto por la emoción, de sus ojos cansados brotaron las lágrimas más elocuentes que jamás un Papa nos había ofrecido en directo.

¿Qué pasaría -nos preguntamos- por la mente y el corazón del Pontífice en ese instante? ¿Tal vez el presentimiento de la filial despedida del amante devoto e hijo de María, cuyo lema Totus tuus (Todo tuyo), ha paseado por todo el mundo? ¿Tal vez, como Jesús ante Jerusalén, lamentar los derroteros de violencia y perdición del mundo? ¿Quizás la constatación y agradecimiento del Papa a la Señora porque todo, absolutamente todo, en su vida y pontificado, se lo debía a Ella?

Sea lo que sea, en el recuerdo de todos quedará imborrable la imagen de un singular Papa, anciano y enfermo, que nos ha dado sin palabras la lección más valiosa y convincente de su vida.

EL OBSERVADOR 476-4

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


INTIMIDADES -LOS JÓVENES NOS CUENTAN-
Atractiva y sin novio
Por Yusi Cervantes Leyzaola

PREGUNTA
Encontré su correo electrónico en un artículo de hace dos años sobre una chica que no tiene novio, estudiante de medicina de 23 años. Yo estoy en las mismas, aunque mi situación es un poco diferente, y ojalá usted pudiera aconsejarme. Tengo 30 años, tengo una carrera y una maestría, trabajo en una empresa estadounidense con un buen puesto. Además, tengo una figura atractiva y, sin ser una belleza despampanante, soy una mujer muy atractiva. Sin embargo, no he logrado conocer a alguien con quien me pueda entender. Muchos de los hombres que conozco son verdaderos patanes, por lo que yo salgo huyendo. Mis amigas todas están ya casadas o a unos cuantos meses de hacerlo. Para mí es una gran presión, sobre todo porque todo el mundo se mueve en pareja, menos yo. A veces pienso que no hay nadie para mí en este planeta. Me siento triste, sola, desesperada, pues por más que trato de no darle tanta importancia al tema no logro evitar el desear tener una pareja y vivir lo que todo el mundo vive y disfruta. Yo ya disfruté de la soltería, ya viajé, ya me preparé, ya crecí profesionalmente, pero el hueco que tengo por no tener una pareja se vuelve más profundo cada día. ¿Como podría yo salir de esta situación? ¡Ojalá usted pueda ayudarme! Me siento muy desesperada.

RESPUESTA
Comencemos por aclarar que no hay ningún hueco en ti. Eres una persona completa, y el no tener una pareja no forma ningún hueco en tu interior. Por otro lado, el deseo, el anhelo de tener una pareja, al no ser satisfecho, te provoca tristeza. Pero esto no es digno de una hija de Dios. Dios te hizo completa, no eres la mitad de nada, y no necesitas una pareja para ser plena y feliz. Por supuesto, cuando un hombre y una mujer se aman y se unen, se enriquecen mutuamente, se apoyan, amplían sus horizontes y dan más a los demás. Pero no se trata de que se unan dos mitades o dos seres incompletos sin el otro, sino un hombre y a una mujer completos, íntegros. La plenitud la debes buscar siendo verdaderamente tú misma y realizando tu misión en la vida. El resto déjalo en manos de Dios. Si el del matrimonio es tu camino, Él pondrá los medios para que encuentres a la persona adecuada para ser tu pareja.

Podría ocurrir, sin embargo, que personas adecuadas se crucen por tu camino y que tú no hayas sido capaz de verlas, que hayas sentido temor de iniciar una relación o que hayas tenido actitudes que alejen a estas personas. No basta con ser atractiva y con tener un montón de cualidades. Importa más la calidad de la relación que establezcas. Por ejemplo, ¿eres una persona cálida? ¿Te interesas auténticamente por los demás? ¿Eres buena amiga? O tal vez tu familia fue disfuncional y eso dificulta tu relación con los hombres en el presente. Podría ser que en el fondo te sientas desvalorizada y, por lo tanto, no digna de atraer la atención de hombres valiosos. Necesitas analizarte a ti misma a fondo. Tal vez una buena amiga, que te conozca bien, podría ayudarte. Y si encuentras algo que no esté del todo bien en ti, busca una terapia psicológica que te ayude a superar esas dificultades.

No son malos los deseos de encontrar una pareja y de formar una familia; el problema es cuando te apegas tanto a ellos que el no lograrlos afecta tu integridad. Por otro lado, si todo el mundo se mueve en pareja menos tú, ¿cuál es el problema? Muévete sola con naturalidad. No te aísles ni te alejes de tus amigas por ser soltera. Algunas cosas cambian cuando se casan las amigas, hay que adaptarse a ello, preservando la amistad. Sé generosa con los privilegios de tu soltería. Por ejemplo, ofrécete a cuidar de vez en cuando a los niños de tus amigas para que ellas puedan salir con sus esposos. Sé una «tía» maravillosa. Pero, sobre todo, sé feliz.

EL OBSERVADOR 476-5

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


ORIENTACIÓN FAMILIAR
Temor respecto a la adopción

PREGUNTA
Algo maravilloso es el don que Dios nos da de procrear. En algunos casos como el mío, después de varios años de matrimonio, a mi esposa y a mí Dios no nos ha bendecido hasta ahora con ese don de ser padres. Aunque los doctores nos han hecho estudios, no nos han diagnosticado infertilidad o que no podamos ser padres, sin embargo, el tiempo pasa y deseamos ser papás. Hay gente que dice que a veces es algo psicológico y que, cuando la pareja adopta, la mujer queda embarazada; tal vez sea cierto. El temor que tengo yo como hombre es ése precisamente: que si adoptáramos un bebé y después Dios nos diera hijos propios, por la sociedad en que vivimos, que fuera señalado el hijo adoptado. Sin embargo, aunque somos religiosos (vamos a Misa, estamos cerca de la Iglesia), sé que después de los años de casados que tenemos, los matrimonios que no tenemos hijos somos más egoístas que los que sí tienen. Me gustaría saber tu consejo acerca de la adopción, así como informes y requisitos para adoptar; las leyes de aquí son estrictas (un buen trabajo, ingresos, casa propia, etc).

RESPUESTA
Si sospechan que pueda ser algo psicológico, conviene que vayan con un psicólogo que les ayude a explorar sus posibles temores inconscientes a ser padres, así como la relación que tuvieron con sus respectivos padres. Podría ser que, superadas las cuestiones emocionales, lograran el tan deseado embarazo.

Ahora bien, si adoptan un hijo, no teman que pueda ser señalado. Afortunadamente cada vez hay menos personas que ven en forma negativa esta situación. La sociedad es más abierta y la adopción se ve como algo normal y positivo. Si ustedes reciben a ese hijo como propio, dándole todo el amor que le corresponde, todas las personas a su alrededor (abuelos, tíos, amigos...) verán a ese hijo como lo que será: en verdad hijo de ustedes. Y si alguien no lo hiciera, el amor que ustedes le tengan lo protegerá contra cualquier posible daño. Es más, ustedes podrían alejarse de la persona que no respetara su paternidad. Su prioridad deberá ser, como en cualquier caso, su propia familia, es decir, ustedes como pareja y su hijo.

Si después de adoptar a un niño engendraran otro, esos niños serían verdaderamente hermanos. Y se pelearían y habría rivalidades entre ellos, como suele ocurrir entre hermanos. Pero también se amarían entrañablemente. Y ustedes deberán amarlos por igual. Nosotros estamos en esta situación: adoptamos una niña y años después quedé embarazada y tuvimos otra. Puedo asegurarle que para nosotros es lo mismo, las dos son nuestras hijas, a las dos las amamos con todo el corazón y por las dos damos infinitas gracias a Dios. Hemos sido bendecidos con ambas.

No puedo informarle sobre requisitos y trámites de adopción porque no estoy al tanto de estas situaciones. Pero acudan al DIF de su localidad, ahí podrán ayudarles. También pueden acudir a casas de cuna y a instituciones dedicadas a apoyar a las mujeres.

Pero si después de esta búsqueda resulta que no pueden tener un hijo ni natural ni adoptado, no necesariamente tienen que ser más egoístas que los matrimonios que tienen hijos. De hecho, hay muchos padres de familia que son tremendamente egoístas.

En cuanto a ustedes, si no tienen hijos pueden encontrar otro camino para amar al prójimo. El dolor de no tener un hijo propio puede convertirse en una paternidad más amplia y en mayor libertad (más tiempo y más recursos disponibles) para darse generosamente a los demás. (Y.C.L.)

La psicóloga Yusi Cervantes responderá por este medio las preguntas que le envíen a El Observador: Reforma 48, apdo. 49, Querétaro, Qro. C.P. 76000; o que se le hagan al tel. 228-02-16. Citas al 215-67-68. Correo electrónico: cervleyza@msn.com

EL OBSERVADOR 476-6

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PINCELADAS
El dios Jano
Por Justo López Melús *

Jano era el dios romano de las puertas - janua: puerta-, de la entrada y de la salida. Jano es el dios de las dos caras, el que dio nombre al primer mes del año -januarius, enero-: con una mirada al año pasado, y con la otra al año que empieza. No está mal mirar al pasado, evaluarlo seriamente, para sacar las oportunas consecuencias.

Pero hay que procurar no adormecerse en la nostalgia. Moisés Maimónides, el gran filósofo judío-español, dice agudamente en un libro de sugestivo título, Guía de perplejos: «Si Dios hubiese querido que los hombres miraran hacia el pasado, les hubiera puesto ojos en la nuca». Hay que mirar también al futuro. Y, todavía más, es necesario vivir el presente. El pasado mira a la misericordia, el futuro a la providencia, el presente al amor.

* Operario Diocesano en San José de Gracia de Querétaro.

EL OBSERVADOR 476-7

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


REPORTAJE
Persecución pública y descarada contra el cristianismo
Por Juan Bacigaluppi / Noticias Globales, núm. 659

El Director Ejecutivo de Christian Seniors Association (CSA), James Lafferty, pidió al fiscal general de los Estados Unidos, John Ashcroft, que investigue la persecución, pública y descarada, a los ministros de distintas confesiones cristianas de los estados de Kansas y Missouri (EU). Además, presentó su reclamo ante la oficina de derechos civiles del Departamento de Justicia pidiendo que se envíen agentes federales a estos dos estados para que observen allí las actividades de The Mainstream Coalition en contra de los predicadores cristianos.

La denuncia se basa en una noticia de Associated Press y en datos que aporta la misma página web del grupo denominado The Mainstream Coalition. Según estas fuentes existen más de cien miembros de este grupo «monitoreando» los sermones y el culto de algunas iglesias cristianas elegidas previamente.

La Christian Seniors Association es una organizacion fundada por el pastor protestante Louis P. Sheldon en el 2003, compuesta por personas que defienden los valores judeo-cristianos en los medios de comunicación y en las políticas públicas. Tiene sede en Washington y cuenta con más de cien mil miembros.

James Lafferty, su director ejecutivo, declaró: «La iglesias de esos estados (Kansas y Missouri) son muy influyentes y hacen proselitismo por la firmeza de sus creencias (...). Reclamamos que los ciudadanos creyentes estén protegidos como promete la Constitución. Es tiempo de que alguien rechace estos disparates liberales». Y continuó diciendo: «Esto es una persecusión pura y simple. Las iglesias de Kansas y Missouri que se oponen al 'matrimonio' entre homosexuales figuran en primer lugar en las listas de la Coalición para ser monitoreadas».

Intimidando a los que creen en Dios

La Mainstream Coalition se denomina a sí misma un «guardián cívico». Dice que sus miembros monitorean los sermones para demostrar que existen clérigos, pastores y predicadores que apoyan a candidatos políticos concretos, lo cual está en contra de la ley. Pero la página web de la Mainstream Coalition, revela una agenda «progresista» de apoyo al aborto, al activismo homosexual y a la prohibición de toda mención religiosa en la escuela, que no es más que pretender una enseñanza cerrada a la trascendencia y a cualquier referencia al orden espiritual.

Muchos de los miembros de The Mainstream Coalition también lo son de la American Civil Liberties Union; de Planned Parenthood, filial en EU de la IPPF, la internacional del aborto; y de la National Education Association, que procura «extirpar» a Dios de las escuelas.

Lafferty declaró que The Mainstream Coalition «no quiere monitorear nada; ellos están allí para intimidar a los pastores y a los fieles. Los cristianos no deben ser coaccionados para renunciar a ninguno de sus derechos como ciudadanos, incluyendo el derecho a manifestar públicamente su devoción y el derecho de expresar sinceramente las creencias que sostienen».

The Mainstream Coalition está relacionada, asimismo, con numerosas agrupaciones, entre ellas Religious Coalition for Reproductive Choice, una organización pseudo religiosa financiada con fines propagandísticos a favor del «derecho» al aborto por el Centro de Políticas para los Derechos Reproductivos; e Interfaith Alliance, que tiene que ver con el proyecto Carta de la Tierra, la iniciativa neo masónica Foro del Estado del Mundo, y con el Parlamento de las Religiones del Mundo. Estos tres proyectos que están involucrados de un modo u otro con la cultura de la muerte, pretenden implantar en el mundo una religión sincretista, basada en el inmanentismo y el relativismo moral, con dosis grandes de panteísmo, que sería el credo del Nuevo Orden Mundial.

Como otras muchas organizaciones que dicen defender las libertades civiles, The Mainstream Coalition busca implantar un modelo de sociedad cerrado a la trascendencia, carente de principios permanentes y un Estado ateo, enemigo de Dios, que obligue a los ciudadanos a ocultar sus creencias religiosas sin manifestarlas públicamente y sin que éstas influyan en sus acciones.

Cómo combaten la religión

Entre los fenómenos que se pueden actualmente observar, comunes en muchos países europeos y americanos, encontramos diversas organizaciones que dicen defender los derechos civiles y otras que «promueven y defienden» la libertad religiosa.

Las que tienen por objeto los derechos civiles suelen insistir en la separación Iglesia-Estado para reclamar el supuesto derecho al aborto o de los homosexuales a constituir una «familia», como si la ley natural no fuera universal y no obligara a todos los hombres cualquiera sea su fe. Enarbolan la bandera del Estado laico para justificar los crímenes contra la vida humana, en unión con organizaciones bien conocidas, como el grupo de apóstatas Católicas por el Derecho a Decidir. Denuncian judicialmente a obispos y conferencias episcopales que, fieles al Magisterio, enseñan la moral cristiana. Suelen hacerse presentes en la vida pública reclamando, por ejemplo, dejar de nombrar a Dios en el juramento de fidelidad a la bandera, como en los Estados Unidos; o exigen el retiro de una imagen de la Santísima Virgen del edificio de Tribunales, en Buenos Aires.

¿Libertad religiosa?

Los que reclaman por la libertad religiosa no protestan, por ejemplo, contra la reciente decisión del gobierno sueco de enviar a la cárcel a un pastor evangélico que tuvo la «osadía» de predicar sobre lo que la Biblia enseña respecto de la homosexualidad. Tampoco lo hacen contra la persecución a los cristianos en Sudán o en otros países islámicos, en la India, China o Vietnam; ni les mueve a hacer declaraciones y comunicados la negativa por parte de Israel a dar visas a sacerdotes católicos. Antes bien, suelen crear casos de conflicto artificiales en lugares en los que gentes de todas las confesiones religiosas viven en paz y armonía, sin duda por el sustrato cultural cristiano.

Así pasó en Argentina, por ejemplo, con el caso de la educación religiosa en las escuelas públicas en Catamarca y con los actuales intentos de borrar el nombre de Dios de la constitución de la provincia de Santa Fe.

EL OBSERVADOR 476-8

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


COLUMNA ABIERTA
Anuncios dañinos
Por Walter Turnbull

«Y puede parecer acaso una obsesión», dice una bella canción de la «nueva trova». Efectivamente, estoy obsesionado. No acabo por acostumbrarme a algunos anuncios de teléfonos celulares. Hay uno en que un grupo de adolescentes se notifican: «Reven seguro». ¿Qué significará hoy en día el término «reven»? En mis tiempos, «reventón» significaba una reunión en la que, como su nombre lo indica, algo se reventaba: se rompían los límites, se rompía el orden, se rompía el control, se rompía la moral, se podía romper una vida. ¿Habrá cambiado el sentido de la palabra, o la sociedad se ha acostumbrado a este tipo de rompimientos?

Otro anuncio (Telefónica MoviStar) es una obra en tres actos:

+ En el primer acto un grupo de adolescentes (siempre tienen que ser adolescentes) está en algo como una excursión. A la llamada de un papá, el adolescente miente: «Sí, estamos en la playa», y los demás hacen ruido como de ambiente de mar.
+ En el segundo, otro grupo -de adolescentes, claro- se encuentra en una reunión (¿reventón?) a bordo de un yate, con altas probabilidades de terminar en orgía. Esta vez le mienten al papá que se encuentran en un concierto.
+ En el tercero, los adolescentes (siempre adolescentes) van a bordo de motocicletas. Cuando el papá pregunta, le responden que están en un local de maquinitas de juego. «Únete al grupo de los que van a donde quieren», dice una voz.
Es increíble cuántos mensajes dañinos se pueden emitir en lo que dura un anuncio. Los mismos mensajes dañinos de siempre, pero con más ingenio:

* La única edad que vale la pena vivir es la adolescencia. Todos los anuncios van dirigidos a ellos; los demás no merecemos existir. Tal vez quieren que, inconscientemente, relacionemos el celular con la salud y la belleza, o tal vez sepan que el adolescente inmaduro (hay adolescentes maduros) es una víctima más vulnerable ante la propaganda consumista.
* El sexo sin compromiso es fuente de felicidad. En todas las escenas está implicada una situación de ligue, de provocación y de contacto físico. La diversión sin sexo es inconcebible. Y el sexo con responsabilidad también.
* La trasgresión es fuente de diversión. En los tres casos nuestros héroes están haciendo algo que, según sus papás, no deberían hacer. Para divertirse hay que esconderse.
* Los papás son estúpidos, ridículos y necios.Estúpidos por caer en el engaño de sus hijos, ridículos por apreciar cosas tan insulsas como un concierto, y necios por querer mandar a sus hijos a lugares aburridos. Ningún adulto, incluyendo los papás, merece cariño, respeto ni mucho menos obediencia.
* La vida se puede -más bien, se debe- vivir sin esfuerzo y sin compromiso.El secreto para ser feliz es vivir rodeado de diversiones mientras otro infeliz trabaja para que tú tengas diversión.

El engaño no sólo no está prohibido, sino que es aplaudido mientras sea para divertirse.

«El grupo de los que van a donde quieren», dice el anuncio. El grupo de los que no se dejan esclavizar por la lealtad, por la prudencia, por la responsabilidad. El grupo de los que sólo se dejan esclavizar por sus antojos.

Me pregunto yo: Los dueños de estas compañías y los que hacen los anuncios, ¿tendrán hijos? ¿Les gustaría que sus hijos hicieran lo que los están invitando a hacer? ¿Se darán cuenta del daño que puede significar la desintegración familiar que están causando?

La situación plantea un dilema práctico: ¿Debo comprarle a mi hija(o) un teléfono celular sin cámara para que no le pueda hacer strip tease al novio(a), o debo comprarle uno con cámara para que me pueda mostrar dónde se encuentra y cómo está vestida(o) cuando la(o) llamo?

¿Hay algo que podamos hacer? Por lo pronto, yo les propongo una cosa: si van a comprarle un celular a sus pimpollos, que no sea de esos.

EL OBSERVADOR 476-9

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


Cardenal Ratzinger: la «nueva primavera» de la Iglesia no es numérica

En declaraciones a la agencia católica polaca KAI, el cardenal Joseph Ratzinger señaló hace unos pocos días que la «nueva primavera» de la Iglesia es una realidad, pero que ésta no será «necesariamente» significativa en número.

El prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe señaló a KAI que en la Iglesia de hoy existen grupos en las nuevas generaciones que representan «una nueva primavera de la Iglesia que hace revivir el mundo».El Cardenal explicó que «no debemos pensar que el cristianismo en un futuro próximo cercano se convertirá de nuevo en un movimiento de masas, volviendo a una situación de tipo medieval».

«Por lo menos no hay que esperarlo en las condiciones actuales», agregó.

Sin embargo, recordando una frase del líder comunista ruso Lenin, el cardenal Ratzinger recordó que «serán determinantes para el futuro las minorías fuertes, que tienen algo que decir y algo que llevar a la sociedad».

EL OBSERVADOR 476-10

  [SUMARIO] [INICIO]


HACIA EL 48º CONGRESO EUCARÍSTICO INTERNACIONAL
El homo viator en permanente búsqueda
Por el Pbro. Prisciliano Hernández Chávez , C. ORC

El ser humano está inmerso en el espacio y en el tiempo; son vertientes existenciales que lo ubican en la historia. Desde ahí se inicia su proceso cultural como persona que se realiza en la comunidad de humanos. Como ser interrogante, ávido de respuestas, busca el sentido radical de su vida. Ya el mismo Wittgestein, analista del lenguaje, en su primer período, considera el hablar del ser, o de Dios, o del arte, como verdaderas patologías del entendimiento humano; en un segundo momento, acepta los juegos lingüísticos- los sprachenspilen-, como única posibilidad; nos señala que a pesar de los progresos científicos, el hombre, en sus interrogantes esenciales, es el mismo de siempre y en este sentido no existen avances significativos.

¿Por qué vivir? ¿Para qué vivir? El hombre enuncia, más allá de su dimensión categorial adquirida, su esencia trascendental como sujeto pensante y sentiente. Más allá de las respuestas historiadas, encarna la interrogación como ser en camino, como ser en búsqueda. Más allá de las diversas capas de la realidad, se ubica ante sí mismo y ante los demás, como ser en búsqueda de sentido.

Entre la interrogación y la respuesta, media la crisis. Más allá de las evidencias que no explican su ser misterioso, reclama certezas que lo flechan al Dios escondido e inasible.

El caminar racional, de argumento en argumento, sobre la existencia de Dios, de las pruebas cosmológicas a las antropológicas, cavan más su vacío; se conoce en parte qué es Dios, pero su trascendencia lo abruma. Incluso el mismo Dios escondido, que por su amor benevolente y libérrimo es el Dios Revelado, permitiéndonos conocer quién es, más allá de su inmanencia encarnatoria y sacramental, nos lanza de nueva cuenta al Dios desconocido, en una dialéctica de anhelo y de comunión, nunca satisfechos. Así lo expresa san Juan de la Cruz: ¿A dónde te escondiste amado y me dejaste con gemido? Como siervo huiste habiéndome herido.

Entre la afirmación de sí mismo con exclusión del otro y la donación de sí al Tú divino y al tú humano, existe una gradación de pasos intermedios, de dudas y afirmaciones parciales. En cuanto a lo primero, se destaca la postura extrema de corte nietzcheniano: «en un mundo de dioses ¿cómo soportar el no serlo?». Verdadera afirmación de la anarquía, vulgarizada por el imperio de los medios, hacer lo que me da la gana
. Aquí se encuentra la irracionalidad y la inmediatez de los sentidos como realización paupérrima del hombre en el vacío.

La credibilidad al amor de Dios se ha marginalizado. La concreción de esta postura es diversificada: no a la vida; abortos, eutanasia, clonaciones terapéuticas, menosprecio a la persona en su calidad embrionaria. No al migrante, ya que acota el bienestar. No a la sobriedad, porque los ámbitos humanos han devenido en egoísmos, sexo y droga, sin asumir responsabilidades. Democracia, entendida como cada cabeza es un mundo -pauta de anarquía-, y no la búsqueda cordial del que busca el bien común, porque es preferible el fetiche del poder. No a las étnias ricas en valores de familia y comunidad, porque sus infra-culturas son un atentado a la individualidad egocéntrica y a la globalización indiferenciada.

Así se enuncia el fracaso de la humanidad tecnologizada y sin alma. Este es el fracaso de la historia contemporánea y de la Ciudad de Dios, como Ciudad de los Humanos.

Esta Ciudad secularizada, adorante del ídolo de la eficacia, del éxito, del desenfreno, de la avaricia, de la incompetencia, de la violencia y de la impunidad, deja en el abismo de la nada y del sin sentido, al ser humano contemporáneo.

Pensadores del Círculo de Frankfurt, como Marcuse, Habermas, Erick From, al igual que Alvin Tofler y Víktor Frankl, evidencian la crisis de civilización que campea en nuestro hoy. El mismo Juan Pablo II en su carta apostólica Tertio Millenio Adveniente, 52, 2, señala la vasta problemática de la crisis de civilización que se ha ido manifestando, sobre todo en el Occidente tecnológicamente más desarrollando, pero interiormente empobrecido por el olvido y la marginación de Dios.

Esta situación evidencia no sólo la irreligiosidad y la amoralidad, sino la pérdida de la identidad humana. Crisis polivalente que afecta la vida familiar y los ámbitos humanos. El giro antropológico no ha hecho al hombre más libre, a pesar de su centralidad e importancia, porque su mundo lo sigue poblando de ídolos.

EL OBSERVADOR 476-11

[SUMARIO] [INICIO]


FIN

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006