El Observador de la Actualidad

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD
Periodismo católico para la familia de hoy
7 de noviembre de 2004 No.486

SUMARIO

bulletPORTADA - «La mística sirve para que los que creemos en la vida no le dejemos la calle a los malvados»
bulletCARTAS DEL DIRECTOR - Que el amor no se seque
bulletEL RINCÓN DEL PAPA - El Año de la Eucaristía es un tiempo de encuentro con Cristo
bulletINTIMIDADES -LOS JÓVENES NOS CUENTAN-No fui responsable con mi sexualidad
bulletLa familia está dando alma al mundo: López Trujillo
bulletPINCELADAS - La casa y la tienda
bulletREPORTAJE - Doce argumentos para decir no al «matrimonio» homosexual
bulletENTREVISTA - Quitar la alimentación e hidratación artificiales a un enfermo en estado vegetativo persistente, ¿constituye un acto de eutanasia?
bulletCOLUMNA ABIERTA - Ideologías
bulletUn cardenal superviviente a Siberia sigue evangelizando Bielorrusia a sus 90 años
bulletFLOR DE HARINA - Maestra de oración (Santa Teresa, IV)
bulletCULTURA - Frivolípolis, o la búsqueda elitista
bulletEl Compendio de Doctrina Social lleva en la portada la «Alegoría del Buen Gobierno»
bulletAPOLOGÉTICA - Siete mitos religiosos contemporáneos
bulletAÑO DE LA EUCARISTÍA - Pequeño Catecismo Eucarístico: el milagro de la sagrada Eucaristía explicado para que lo entiendan los niños... y también los grandes

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PORTADA
Entrevista al carmelita Maximiliano Herraiz
«La mística sirve para que los que creemos en la vida no le dejemos la calle a los malvados»
El Observador / Redacción
El padre Herraiz es uno de los más grandes exponentes de la espiritualidad de Santa Teresa y San Juan de la Cruz. Actualmente es misionero en Costa de Marfil.

¿Qué le dicen santa Teresa y san Juan de la Cruz al mundo de hoy?
El mensaje de ambos es válido por sí mismo, aunque no lo escuche nadie. Dentro y fuera de la Iglesia católica, estos dos grandes místicos dicen mucho a mucha gente. Y, justamente, en la situación actual del mundo, en las que tantas promesas de bienestar hacen agua por todos los costados, y la muerte va avanzando (en vez de que avance la vida), tenemos que hacer que el mensaje evangélico de santa Teresa y de san Juan de la Cruz se oiga en público, para que quienes creemos en la vida -que somos la mayoría- no le dejemos las calles a los malvados.

¿Cómo recibe África la mística de santa Teresa o de san Juan de la Cruz?
Con un enorme gusto. Porque ahí hay personas y pocas cosas. Aquí lo que tenemos muchas cosas y pocas personas. Cuando uno se mete en el supermercado o en la televisión, lo que quiere decir es que hay poca relación personal. En África, lo que vale, lo que cuenta es la relación personal, porque no hay distracciones. Y son capaces de sostener la mirada en el Dios que nos ha revelado Jesús. Pero hay un límite. No sólo el hambre angustiosa de pan, sino el hambre de saber. África es la gran ignorada del mundo, excepto de los depredadores.

¿El núcleo de la mística en ambos santos es la renuncia al mundo?
Hay una opción positiva sin la cual todo desasimiento endurece a la persona, la seca, la mata. Es la opción radical por la vida, por la verdad, la libertad y, muy concretamente, la opción por el amor, por Dios. Cuando optamos por el amor van sobrando muebles en las casas. La mística viene a decirnos que la dimensión fundamental de la vida es el amor.

¿Cómo resumir lo que es en sí la mística?
Es una relación con la persona divina que -inevitablemente-trasfigura y da hondura y densidad a las relaciones humanas. Los místicos (como los africanos), con el mínimo son máximamente felices. Lo que quiere decir es que hay un amor que libera de tantas servidumbres que de útiles han pasado a ser necesarias.

¿Qué es el cristianismo desde santa Teresa o desde san Juan de la Cruz?
Vivir una relación entrañable con Dios. Una relación que crea comunidad y bien a los demás. Los místicos son los grandes educadores del ser. Nosotros, en castellano, tenemos la distinción entre «ser» y «estar». Yo puedo «estar» sin «ser». Yo puedo «estar» en la primera fila de la Iglesia y no «ser» una personalidad cristiana, edificada sobre el cimiento del «ser» esclavo de los demás, aunque asuste el término; «ser» el menor de todos y decidirme por hacer placer a todos. Cuando eso hago, me construyo a mí mismo. Ése es el mensaje de los místicos.

¿Hay alguna definición viable para la mística cristiana?
Mística, además de esdrújula, es una palabra misteriosa. Hay cerca de sesenta definiciones sobre ella. Pero, dicho de una manera general, la mística es el enamoramiento al que uno cede, libremente, y en él se embarca. La mística es sentirse enamorado y empeñarse en la búsqueda de la relación de quien ha irrumpido en la propia vida. Es Dios quien irrumpe como una gracia, nunca como un castigo.

¿Qué necesitamos para que la mística de santa Teresa o de san Juan de la Cruz sea recibida por los cristianos como una vía regia de enamoramiento de Dios?
Necesitamos gente que ore, reflexione, estudie; que dialogue con los grandes testigos de la persona en general y del cristianismo, que es nuestra casa. Ni curas de tres al cuarto ni iglesias dedicadas al culto y nada más. El mal de la Iglesia es que ha dedicado mucho más tiempo a la estructura que al espíritu. Y tenemos que cambiar esto. Los místicos son las personas del máximo de espíritu y el mínimo de estructuras. Mientras no liberemos al espíritu de Jesús tendremos más Iglesia-estructura y menos Iglesia-evangelio.

EL OBSERVADOR 487-1

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


CARTAS DEL DIRECTOR
Que el amor no se seque
Por Jaime Septién

En muchos lugares del mundo los gobiernos y los medios de comunicación, en alianza estratégica, están imponiendo a la sociedad un «confesionalismo laicista», esto es, una nueva fe en que no existe valor absoluto ni, mucho menos, trascendente. Por ejemplo: que todas las religiones valen lo mismo; que no existe otro temor que el temor de la criatura ante la ley y que es -como en el caso mexicano- la Constitución (léase el gobierno) la que otorga los derechos y las garantías individuales. Un confesionalismo que pone al Estado en el lugar de Dios y al mercado en el lugar de los apóstoles del Hijo del Hombre. ¿Hay manera de enfrentarlo?

Monseñor Fernando Sebastián, arzobispo de Pamplona-Tudela, acaba de emitir una carta pastoral en la que nos da cuatro recetas para responder a ese novedoso «confesionalismo laicista» que se está imponiendo en el mundo cristiano y que intenta imponer una ética de valores relativos a la Ética de la Vida, fundada en la verdad de la Revelación y en el camino de la salvación. Éstas son las cuatro reglas de monseñor Sebastián, las que muy bien haríamos en aplicar en, desde y con los medios de comunicación:

• No tener miedo a los defensores del laicismo.
• Vivir con coherencia (y entusiasmo) las exigencias del cristianismo.
• Ir a lo fundamental de la fe olvidando debates sobre cuestiones no fundamentales.
• Y participar en la vida social.

Es difícil encontrar una mejor síntesis de lo que es enfrentar -como católicos seguidores de Cristo- los nuevos tiempos de indiferencia. Nuestra misión, con Cristo Redentor, es mantener viva la fe en la inmortalidad del alma; la fe en el amor que salva y en la fuerza que a la vida le ha dado el Amor de Dios

Porque, como escribió el maravilloso ruso universal Dostoievski en Los Hermanos Karamázov: «Si destruyeras en el hombre la fe en la inmortalidad, no solamente el amor sino también todas las fuerzas vivas, que mantienen con vida al mundo, se secarían».

Nosotros no podemos dejar de hablar, desde los medios, de la fe en la inmortalidad. No podemos dejar que la vida, el mundo, la creación, se sequen.

EL OBSERVADOR 487-2

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


EL RINCÓN DEL PAPA
El Año de la Eucaristía es un tiempo de encuentro con Cristo

Estas palabras fueron pronunciadas por Juan Pablo II en reciente Angelus dominical ante varios miles de peregrinos congregados en la plaza de San Pedro, en el Vaticano:
«Se ha celebrado y adorado [durante el reciente Congreso Eucarístico Internacional] a la Eucaristía como 'luz y vida del nuevo milenio'. 'Luz', porque en el misterio eucarístico se irradia la presencia de Cristo, Luz del mundo; 'vida', porque, en la Eucaristía, Jesús se nos ha entregado como Pan de la Vida.
«En el surco del concilio Vaticano II y del Gran Jubileo del año 2000, el Año de la Eucaristía quiere ser un tiempo fuerte de encuentro con Cristo, presente en el sacramento de su Cuerpo y de su Sangre. En este misterio, Él actualiza sacramentalmente su sacrificio pascual, que ha redimido a la humanidad de la esclavitud del pecado y ha instaurado el Reino divino de amor, de justicia y de paz.
«De la Pascua de Cristo nace la Iglesia, que por este motivo 'vive de la Eucaristía', como recuerdo en la encíclica Ecclesia de Eucharistia (n. 1).
«Invoquemos juntos a la Virgen María para que ayude al pueblo cristiano a vivir este Año de la Eucaristía como un momento de profunda conversión a Cristo y de intenso compromiso para difundir su mensaje de salvación».

EL OBSERVADOR 487-3

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


INTIMIDADES -LOS JÓVENES NOS CUENTAN-
No fui responsable con mi sexualidad
Por Yusi Cervantes Leyzaola

PREGUNTA
¿Cuánto tiempo debo de esperar para realizar una prueba de VIH? Soy una mujer adulta y necesito orientación. Aun teniendo esta edad no supe ser responsable de mi sexualidad. Aunque hubo protección, hace más de tres meses tuve relaciones con un hombre mayor que yo y muy vivido, al cual ya no veo. Fue mi primera relación y no fue agradable para mí. Sé que cometí un error y que quizá me cueste la vida. Tengo mucho miedo, estoy triste y deprimida. Tengo mucho tiempo así y ya no puedo más, siento que mi vida no tiene sentido. Me he sugestionado mucho y he llegado a pensar que podría estar enferma. Hace poco me realicé una prueba de VIH y salió negativa, pero me dicen que tengo que esperar más tiempo. Antes mi vida era muy tranquila, ahora me siento la peor de las mujeres. Siento que ya no merezco a mi familia. No merezco que me quieran de esa manera, pues los he defraudado. Espero que Dios me dé una oportunidad, no quiero que mi vida termine de esa manera o, peor, en el suicidio, pues no soportaría ese castigo. Sé que no me podrá dar una solución, pero sí orientarme.

RESPUESTA
Como bien sabes, el condón -supongo que a eso te refieres cuando hablas de protección- no es muy confiable ni para prevenir contagios ni como método anticonceptivo. Como método anticonceptivo su eficacia es de apenas el 88%; frente a virus mucho más pequeños que el espermatozoide su eficacia es mucho menor. De modo que sí, te expusiste a graves peligros, y más al relacionarte con alguien «muy vivido», con seguramente muchas parejas sexuales en su haber, que no te amaba -al parecer- y, por lo tanto, no cabe pensar que te fuera fiel. Necesitas hacerte no solamente la prueba del VIH, sino las de otras enfermedades graves de transmisión sexual. Habla con tu ginecólogo al respecto.

Por otro lado, tampoco se trata de que te sugestiones y te alarmes de más, al punto de la desesperación y de pensar en el suicidio. Primero entérate de si estás enferma, y luego verás si te angustias, aunque lo mejor es enfrentar la enfermedad con serenidad. Pero lo más probable es que no estés enferma, así que cálmate y hazte las pruebas. Así como estás, a lo mejor no tienes una enfermedad de transmisión sexual, pero te vas a provocar una colitis, una hipertensión u otras enfermedades.

Respecto del SIDA, la más grave de las enfermedades que es posible adquirir por transmisión sexual, efectivamente, las pruebas no detectan el virus de inmediato. Lo normal es que los anticuerpos contra el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y los antígenos del virus aparezcan antes del tercer mes posterior al contagio. Hay casos, muy pocos, en los que pueden aparecer meses y hasta años después, pero esto es muy raro. De modo que si te hiciste la prueba después de tres meses de la relación, puedes estar tranquila. Repítela en otros tres meses para mayor seguridad.

El asunto de los riesgos físicos de las relaciones sexuales es grave; sin embargo, me parece que los vives con tanta angustia porque en ellos estás proyectando la parte emocional, donde los riesgos son más profundos. Entregaste tu cuerpo y tu intimidad a un hombre que no era tu esposo, que no te amaba, que no te trató con ternura y respeto; debes sentirte vacía, defraudada... Y parece ser que te sientes tan culpable que crees merecer la muerte. Sin embargo, es necesario que pongas las cosas en su lugar. Cometiste un grave error, pero tampoco es el fin del mundo, ni te has convertido en la peor de las mujeres. Probablemente ya acudiste al sacramento de la Reconciliación y Dios te perdonó de inmediato -si no lo has hecho, hazlo ya-. Luego necesitas perdonarte en verdad a ti misma. A tu familia no la has defraudado. Este error no te define como persona; tú eres mucho más, vales mucho. Recuerda la escena de la mujer adultera, cuando Jesús dijo a quienes querían matarla que quien estuviera libre de culpa tirara la primera piedra. Nadie lo hizo, y Jesús le dijo a la mujer: «Yo tampoco te condeno: vete y no peques más». Acepta el perdón de Dios, perdónate a ti misma, aprende la lección que esta experiencia te deja y de ahora en adelante cuida mejor de ti misma. No vuelvas a caer en este tipo de situaciones. Mantente en gracia, cerca de Dios, y encuentra el sentido de tu vida, el cual no puedes permitirte perder por ese error, sino que, al contrario, el haber caído debe llevarte a reflexionar acerca de qué estás haciendo con tu vida para de aquí en adelante construirla de mejor manera.

La psicóloga Yusi Cervantes Leyzaola responderá por este medio las preguntas que le envíen a la dirección de El Observador: Reforma 48, apdo. 49, Santiago de Querétaro, Qro. C.P. 76000; o que se le hagan al teléfono 228-02-16. Citas al 215-67-68. Correo electrónico: cervleyza@msn.com

EL OBSERVADOR 487-4

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

La familia está dando alma al mundo: López Trujillo

Con motivo de los diez años transcurridos desde que en 1994 se celebrara el Año de la Familia, el cardenal Alfonso López Trujillo, presidente del Consejo Pontificio para la Familia, ha escrito un artículo en el que defiende con energía el papel y el futuro de la familia.

«La familia se sitúa en el centro del combate decisivo para la humanidad (…), en el centro del gran combate entre el bien y el mal, entre la vida y la muerte y a ella se confía la tarea de luchar antes que nada por liberar las fuerzas del bien, cuya fuente se encuentra en Cristo redentor del hombre», escribe el cardenal en el diario L'Osservatore Romano.

Recuerda que ya en 1994 hubo un intento de contemplar el término familias, en plural, evitando el uso del singular, la familia. «El uso en plural de familias abría la puerta a diferentes y caprichosos conceptos de familia, disolviendo su verdad». Entonces, recuerda, «se anunciaban ya las tendencias, en algunos parlamentos e instituciones, que en estos diez años han introducido notables ambigüedades de concepto, cuyos efectos nocivos resultan evidentes».

El presidente del Consejo Pontificio de la Familia se muestra sorprendido por el hecho de que «algunos gobernantes y parlamentos vean un progreso, una conquista de la libertad, de la democracia, en una hipótesis superficial que no contempla al hombre y a la mujer como son y como Dios ha querido que sean».

El purpurado indica, respecto de la familia, que debe preservarse «su importancia pública, política, central en la vida social». Reafirma que, «en tal combate histórico, la familia mantiene un inmenso capital de energías y se cuentan millones y millones de hogares que dan un espléndido testimonio: (...) está ofreciendo una inmensa respuesta para dar alma al mundo».

(Fuente: Zenit.org-El Observador)

EL OBSERVADOR 487-5

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PINCELADAS
La casa y la tienda
Por Justo López Melús *

Matusalén, según una leyenda, vivía en una tienda del desierto. Era amigo de Dios y un día le preguntó: «Señor, dime cuántos años voy a vivir, para saber si he de hacerme una casa sólida o me basta una tienda». «Vivirás muchos años», le contestó el Señor. «Señor, ya sé que es un secreto, pero dime cuántos, más o menos». «Vivirás más que nadie en el mundo». «Señor, por favor, si soy amigo tuyo, dímelo claramente». «Vivirás 969 años» (cfr. Gn 5, 27). «Entonces, si voy a vivir tan poco tiempo, no vale la pena hacerse una casa...».

Según otra leyenda, murió de vanidad el día de su cumpleaños. Para demostrar que estaba en forma, quiso apagar de un solo soplo las 969 velas, y le dio un infarto.

* Operario Diocesano en San José de Gracia de Querétaro.

EL OBSERVADOR 487-6

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

REPORTAJE
Doce argumentos para decir no al «matrimonio» homosexual
Partiendo de un exquisito respeto a la persona homosexual, hay muchas razones por las que una sociedad responsable no puede equiparar sus relaciones a las del matrimonio.

1.- Los homosexuales, actualmente, ya se pueden casar en cualquier país.
-Pueden casarse igual que cualquier otro, con los mismos derechos y obligaciones que los heterosexuales. Es decir, sólo con otra persona y sólo del sexo opuesto y que tenga cierta edad y dé su consentimiento. Que un homosexual se queje de discriminación porque no le dejan casarse con alguien del mismo sexo es como si un polígamo se queja de discriminación porque no le dejan casarse con varias mujeres, o un pederasta con un niño. No hay discriminación con ninguno: la ley es igual para todos.

2.- Casar homosexuales es un experimento social inédito.- Ninguna civilización ha practicado jamás el matrimonio homosexual. Incluso sociedades que permitían la homosexualidad y hasta la fomentaban en ciertas edades y clases sociales, como los griegos antiguos, entendían claramente el matrimonio como la unión estable entre un hombre y una mujer abiertos a tener hijos. Una cosa eran las prácticas sexuales de los ciudadanos y otra muy distinta la familia y la generación/educación de hijos. La homosexualidad ha adoptado muchas formas en distintas sociedades, pero nunca se le ha relacionado con el matrimonio. Experimentar con la sociedad es irresponsable y peligroso.

3.- Sólo un hombre con una mujer generan niños y los crían de forma idónea- El matrimonio es un estatus especial que la sociedad reconoce a la unión comprometida entre un hombre y una mujer porque su relación corporal es la única capaz de generar nuevos miembros de la especie humana y porque su relación interpersonal es la idónea para criarlos, protegerlos y educarlos. Por el contrario, ningún acto corporal entre homosexuales puede generar nuevos seres humanos, y tampoco dos personas del mismo sexo son idóneos para la cría y educación de los niños, que carecerían de referente paterno/masculino (si son dos lesbianas) o materno/femenino (si son dos homosexuales).

4.- Para evitar abusos contra o entre homosexuales, o desamparo legal, no hace falta aprobar el matrimonio homosexual.- Casi todos los beneficios de un matrimonio a nivel de herencias, transmisión de bienes, propiedades compartidas, etc... pueden regularlo dos (o más) personas con acuerdos legales ante notario, independientemente de que tengan relaciones sexuales.

5.- Legalizar el matrimonio homosexual establece un agravio comparativo con las personas que viven juntas sin relaciones sexuales-Dos ancianas que viven juntas, tres hermanos en una casa, cuatro amigos que comparten departamento desde hace seis años... Tienen una relación con afectividad, compromiso y convivencia, igual que puedan tener dos homosexuales. Sin embargo, se ven privadas de las ventajas legales del matrimonio gay porque no practican sexo entre ellos. El matrimonio gay en realidad premia a los practicantes de cierto tipo de sexo, privilegiándoles sobre otras convivencias afectivas y estables. Es evidente la diferencia con el matrimonio verdadero, que premia la complementariedad hombre-mujer estable y abierta a la generación y crianza de los hijos.

6.- Legalizar el matrimonio homosexual establece un agravio comparativo con los polígamos... y con cualquier otra combinación numérica-Si casamos a dos varones, ¿con qué argumentos impediremos a los islámicos que no se casen con dos o más mujeres? ¿Con qué argumento los defensores del matrimonio gay lo impedirían? Después de todo, "si se quieren...".

7.- Legalizar el matrimonio gay debilita la fortaleza del matrimonio natural, igual que la moneda falsa debilita la moneda verdadera-Muchas personas piensan que no les afecta en nada que los homosexuales se casen. Es lo mismo que pensar: "no me afecta en nada que haya gente que haga circular falsos billetes de cien euros, yo soy honrado y no los usaría; de hecho, casi nunca veo billetes de cien euros". Sin embargo, es evidente que la circulación de moneda falsa nos afecta a todos, porque se pierde confianza en esa moneda, y la gente la usa con reticencias, o no aceptar ciertos billetes, y al final la economía de todos se resiente. Lo mismo pasa cuando se hace circular un matrimonio falso como si fuese matrimonio real. En los países nórdicos, donde el matrimonio entre homosexuales hace años que existe, la mitad de los niños nacen fuera del matrimonio. Al aprobar el matrimonio homosexual se da el mensaje a la sociedad de que en realidad casarse no significa nada. Como consecuencia la gente no se casa y su compromiso es débil. Igual que la moneda falsa crea desconfianza en el sistema económico, el matrimonio falso crea desconfianza en el compromiso inter-personal y social. Una sociedad basada en la desconfianza y la falta de compromiso nunca funcionará tan bien como una basada en familias fuertes.

8.- En realidad, pocos homosexuales se casan; el objetivo del movimiento gay es destruir el matrimonio heterosexual-Lo han reconocido muchas veces los líderes homosexuales en España y en el resto del mundo. En realidad muy pocos de ellos quieren "casarse". Pero el movimiento del homosexualismo político se vuelca en la exigencia del matrimonio para cambiar la sociedad y eliminar el matrimonio heterosexual monógamo y de por vida, en el que no creen y consideran una institución arcaica.

9.- Legalizar el matrimonio homosexual significa legalizar la entrega de niños a homosexuales.-Hay gente que dice "yo veo bien que los gays se casen, pero no que adopten niños". Es un error pensar que se va a legalizar el matrimonio sin la adopión: si se legaliza el matrimonio incluirá siempre la adopción. Quien apoye una cosa estará apoyando, quiera o no, la otra.

10.- Legalizar el matrimonio homosexual significa poner toda la maquinaria educativa y mediática del Estado al servicio del homosexualismo político-Si el matrimonio gay es legal, se enseñará en las escuelas. Los libros de texto de los niños explicarán la doctrina que las asociaciones homosexualistas hayan indicado: que la homosexualidad es normal, que es bueno tener dos papás o dos mamás, que los niños deben experimentar con su sexualidad para descubrir qué sexo les atrae más, y que las personas que se oponen a la homosexualidad (como los papás de los niños cristianos) son intolerantes.

11.- Legalizar el matrimonio homosexual implicará a medio plazo multas y penas de cárcel para quien critique la actividad homosexual- En Suecia, donde hay uniones gay desde 1995 con adopción de niños desde 2002, se decretó pena de cárcel para un pastor pentecostal que básicamente se limitaba a predicar las palabras de san Pablo sobre la homosexualidad. Otro país donde criticar la homosexualidad ha significado multas y juicios es Canadá. El grado de respetabilidad de la relación gay (no ya de la persona, que obviamente es merecedora de respeto simplemente por ser persona) será extremo, y su crítica punible. La libertad de expresión se verá recortada y probablemente también la libertad religiosa.

12.- Legalizando el matrimonio homosexual, se ensanchará el abismo con otras civilizaciones- La mayoría de los musulmanes conocen poco de Occidente. Lo que conocen es básicamente lo peor: que producimos pornografía, que la exportamos en grandes cantidades, y que nuestras mujeres visten impúdicamente. Algo parecido piensan en la China comunista. Tiranos y fundamentalistas islámicos o comunistas señalan con razón estos y otros elementos para justificar en sus países que "lo que los occidentales llaman democracia es vicio y degeneración". Casar homosexuales y destruir la familia no va a ayudar nada al diálogo Oriente-Occidente ni a mostrar las bondades de la democracia, sino sólo a erosionar los verdaderos derechos humanos

(Resumido de ForumLibertas.com)

EL OBSERVADOR 487-7

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


ENTREVISTA
Quitar la alimentación e hidratación artificiales a un enfermo en estado vegetativo persistente, ¿constituye un acto de eutanasia?
Habla el doctor William Sullivan sobre los aspectos científicos y morales de esta cuestión

A esta pregunta respondieron treinta expertos en bioética y salud durante el reciente coloquio organizado por el Instituto Católico Canadiense de Bioética . En el encuentro, estudiaron el discurso que Juan Pablo II pronunció en primavera sobre eutanasia y estado vegetativo.

Para entender las implicaciones del discurso papal y las conclusiones del coloquio, el doctor William Sullivan, fundador y director del instituto, compartió con Zenit- El Observador algunos aspectos científicos y morales que conciernen a la alimentación e hidratación artificiales a personas en un estado «vegetativo» persistente o en condición de ausencia de reacción como consecuencia de un estado de coma.

¿Qué se sabe sobre la condición médica de las personas que se encuentran en estado vegetativo persistente o en ausencia de reacción como consecuencia de un estado de coma?
El coma tiene lugar después de varios tipos de lesiones que afectan la función del cerebro, tales como trauma craneal, situación de casi ahogo, ataques apoplécticos, paros cardíacos o sobredosis de droga. El estado vegetativo persistente describe el estado en el cual un individuo que estaba en coma parece despertarse y tener lo que se llaman ciclos sueño-vigilia. A pesar de esto, la persona permanece totalmente inconsciente y ajena a su alrededor.
Según mi opinión, la ciencia médica no puede excluir definitivamente la presencia de una vida espiritual en estado vegetativo persistente o en pacientes que no tienen capacidad de reacción en los cuales todavía se dan signos de alguna actividad cerebral, aunque los niveles de percepción consciente sean bajos. La ciencia médica es incapaz de afirmar o de negar que pueda haber alguna verdad en la afirmación bíblica del Cantar de los Cantares: «Duermo, pero mi corazón vela» (5, 2).

¿Cuál es la diferencia entre el estado vegetativo «persistente» y el «permanente»?
A medida que aumenta el tiempo de un estado no reactivo sucesivo al coma, la recuperación parece cada vez menos probable. A una cierta etapa, normalmente doce meses, los neurólogos concluyen que este estado de falta de reacción continuará seguramente sin que se dé recuperación.
Sin embargo, esto no quiere decir que sea imposible un cierto nivel de recuperación a través de intervenciones de rehabilitación adecuadas. En algún caso se ha observado una recuperación de las funciones cerebrales normales. En la mayor parte de los casos, sin embargo, si hay recuperación, la persona tendrá graves daños a nivel cognitivo-afectivo.

¿Y la alimentación de una persona en estado de coma?
Intentar alimentar por la boca a un paciente no reactivo sería como intentar nutrir a alguien que está durmiendo. Para proporcionar a un individuo en estas condiciones un apoyo adecuado y seguro, es necesario superar la dificultad de masticar y de engullir. La mayor parte de pensadores médicos, legales y éticos consideran que si la alimentación e hidratación artificiales comportan un peso notable para el individuo y la familia respecto a los beneficios que se derivan de ello, entonces podría considerarse como algo opcional.
Pero, según este punto vista, en el caso de la alimentación e hidratación artificiales es necesario analizar los beneficios y los costos de la intervención. Entonces valdrían las mismas consideraciones para otras intervenciones, como el respirador o la diálisis.

¿Qué dijo el Papa en su discurso sobre la alimentación y la hidratación artificiales para pacientes en estado vegetativo persistente o en ausencia de reacción como consecuencia de un estado de coma?
El discurso del Papa establece que la alimentación e hidratación artificiales «se considera, en línea de principio, ordinaria y proporcionada, y como tal moralmente obligatoria, en la medida en que demuestre alcanzar su propia finalidad». En este caso, el objetivo es «procurar alimento al paciente y disminución de sus sufrimientos».

¿De qué manera han interpretado los participantes al Congreso de Toronto estas afirmaciones del Papa?
Los participantes han llegado a estas interpretaciones:
Primero, que el discurso papal se tiene que comprender en el contexto de la tradición católica. Así, las palabras «en línea de principio» no quieren decir «absoluto» en el sentido de «sin excepciones», sino permitiendo la consideración de otros elementos.
En segundo lugar, las personas que se encuentran en un estado de capacidad cognitiva y afectiva reducida mantienen un alma espiritual. Su vida tiene un valor intrínseco y una dignidad personal que deben ser tratadas con el pleno respeto y con el tratamiento debido a todo ser humano.
En tercer lugar, para los pacientes sin reacción a los que se les puede aplicar la alimentación e hidratación artificiales sin entrar en conflicto con otras graves responsabilidades o con gastos exageradamente costosos o complicadas, la alimentación e hidratación artificiales deberían considerarse como algo ordinario y proporcionado, y, en cuanto tal, moralmente obligatorio.
Contrariamente a algunas interpretaciones tempestivas en los medios de comunicación, el discurso del Papa no propone que la alimentación y la hidratación artificiales sean siempre y sin excepción una obligación moral para los pacientes en estado vegetativo persistente o en ausencia de reacción como consecuencia de un estado de coma, o en cualquier otra condición clínica.
El texto del Papa es coherente con la moral católica tradicional en la que la alimentación e hidratación artificiales y otras medidas para mantener la vida son evaluadas en términos de beneficio y límite de la intervención para el paciente. Sin embargo, el discurso papal hace declaraciones fuertes sobre las condiciones de la discapacidad. No continuar la alimentación e hidratación artificiales por razones que tengan que ver con la condición de discapacidad de un paciente, y no a causa de la desproporción entre costos y beneficios de una intervención para el mismo paciente, es inaceptable.

Quién tendría que decir si se recurre o no, en circunstancias particulares, a la alimentación e hidratación artificiales?
Es responsabilidad del paciente y de la familia tomar las decisiones en los casos particulares, después de que éstos hayan considerado la evidencia de los hechos a la luz de las circunstancias personales relevantes.
Es, en cambio, responsabilidad del personal médico informar al paciente o a la familia de las opciones y de los beneficios y costos de cada opción.

(Zenit.org-El Observador)

EL OBSERVADOR 487-8

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


COLUMNA ABIERTA
Ideologías
Por Walter Turnbull
Un obispo argentino acusa a su gobierno de querer desenterrar ideologías combativas y caducas de hace 30 años. En México, personajes importantes todavía abrazan estas ideologías.

Una ideología (si bien entendí y bien me acuerdo) es un sistema de creencias que abarca casi todos los aspectos de la cultura (sentido de la vida, derechos humanos, religión, gobierno, estructura social, economía, producción, familia, educación, arte, recreación, etc.) normalmente basado, a su vez, en otras creencias fundamentales, llamadas premisas, que con frecuencia son subjetivas y no necesariamente demostrables. Por ejemplo, la ideología marxista parte de las premisas de que la felicidad del hombre y el objetivo de su vida es el disfrute de bienes materiales, que Dios fue inventado por el hombre y la religión es una lacra que hay que erradicar, que la justicia social sólo se obtiene por medio de la lucha de clases y la destrucción del orden jurídico actual, que el hombre cambiará cuando cambie la sociedad, que la libertad de la persona se debe sacrificar por el bien de la sociedad, que la producción y la propiedad deben ser controlada por un gobierno que represente a los obreros, etc... afirmaciones todas ellas completamente cuestionables. La ideología «capitalista» (creo que el nombre correcto es estructural-funcionalista) parte de las premisas de que la felicidad del hombre y el objetivo de su vida es el disfrute de bienes materiales, que el orden y la ley (sobre todo las del mercado) son indispensables para alcanzar la justicia, que la proyección de la persona es más importante que la salud de la sociedad, que el derecho a la propiedad privada es el más importante, que el bienestar de la persona se puede sacrificar por el bienestar de otra persona más hábil, que Dios existe, que la religión es necesaria y que ambos (Dios y la religión) están de acuerdo con las anteriores premisas, etc... afirmaciones idénticamente cuestionables.

En ambos casos, la persona es sacrificable. Por estas creencias se han organizado guerras, se han arrasado pueblos, se han levantado muros y la gente se ha alejado de Dios. La guerra fría fue una guerra entre ideologías. Supongo que también existe una ideología cristiana, con la diferencia de que ésta está basada en verdades reveladas por Dios.

Un obispo argentino acaba de acusar a su gobierno por querer desenterrar ideologías combativas, intolerantes, caducas, de los años 70's. Y tiene toda la razón. Se refiere precisamente a esas nefastas ideologías que hemos mencionado y que tanto daño han causado a la humanidad.

Lo tenebroso de este asunto es que en México hay gente muy importante que todavía navega a sus anchas en esta mentalidad. Para ellos nadie es mexicano; todos son izquierdas o ultraderechas (me pregunto por qué no existen ni derechas ni ultraizquierdas); y todas sus acciones y opiniones se inspiran en la doctrina ética de su personal ideología. Yo actúo así porque yo soy de izquierda. La razón, la verdad y la civilidad importan un pepino.

Las ideologías que para los argentinos -tan amolados, pobrecitos- son obsoletas y retrógradas, para nuestros políticos, y algunos intelectuales, siguen perfectamente vigentes. ¿Será por eso que ellos están tan amolados? No lo creo. Más bien siento que nosotros estamos 30 años atrasados y vamos derechito a meternos en los problemas de los que ellos están tratando de salir. Si los argentinos -que ya superaron esta postura ideológica- están como están, me temo que nosotros -que todavía estamos metidos en ella- podemos terminar mucho peor.

Yo soy de izquierda, yo soy de derecha. Ídolos fabricados por hombres, cosas muertas que no pueden dar vida ni salvar.

Ni de derecha ni de izquierda me llegará la salvación, sino solamente de Dios.

EL OBSERVADOR 487-9

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


Un cardenal superviviente a Siberia sigue evangelizando Bielorrusia a sus 90 años

El cardenal de Bielorrusia, Kazimierz Swiatek, que acaba de cumplir 90 años de edad, es uno de los pocos supervivientes de los campos de trabajos forzados de Siberia de tiempos de Stalin, que todavía hoy puede ofrecer su testimonio.

El arzobispo de Minsk-Mohilev, sin embargo, no se refugia en la nostalgia del pasado, y prefiere hablar de los numerosos desafíos que plantea la nueva evangelización en su país.

El padre Kazimierz Swiatek, nacido en 21 de octubre de 1914, fue ordenado presbítero el 8 de abril de 1939. En 1944 fue arrestado por la Armada Roja soviética, y encerrado en prisión de Minsk, donde pasó cinco meses.

«No me fusilaron porque, como dijeron, no querían derrochar una bala conmigo», revela. Fue condenado a diez años de trabajos forzados.

Tras pasar dos años en Marwinsk, en Siberia oriental, como era de salud robusta capaz de soportar el frío y el trabajo, se le trasladó al campo de Workuta, en el Ártico, donde hacía obras de construcción, con un frío terrible y con poquísima comida.

Cuando recuperó la libertad, regresó a Minsk para continuar con su servicio pastoral en medio de las dificultades que planteaba el régimen comunista. Cuando éste cayó, Juan Pablo II lo nombró arzobispo de Minsk-Mohilev, encargándole el renacimiento de las comunidades católicas en Bielorrusia. En noviembre de 1994 lo creó cardenal.

El 27 de septiembre pasado, el mismo Papa le entregó el premio «Testigo de la fe» (Fidei testis) conferido por el Instituto Pablo VI de Italia.

(Fuente: Zenit.org-El Observador)

EL OBSERVADOR 487-10

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


FLOR DE HARINA
Maestra de oración
(Santa Teresa, IV)
Por el Pbro. Justo López Melús

Pablo VI, al proclamar a santa Teresa, en 1970, la primera mujer Doctora de la Iglesia, decía de ella: «Fue una mujer excepcional, escritora genial y fecunda, contemplativa y activa. ¡Qué grande y qué única, qué atrayente es esta figura!».

Edith Stein encontró en casa de unos amigos la Autobiografía de la Santa, pasó la noche entera leyéndola y quedó cautivada: «¡Esto es la verdad!», se dijo a sí misma, se convirtió y se hizo carmelita.

Los escritos de la Mística Doctora tienen una especial profundidad. No es fácil su lectura, por su hondura mística y por el estilo de su tiempo. Sobresale en muchos temas, pero es, sobre todo, insigne maestra de oración. Es muy conocida su definición de oración: «No es otra cosa oración mental, a mi parecer, sino tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama. La oración consiste en tratar con Dios como con Padre, y como con hermano, y como con Señor y como con esposo».

«Procuraba lo más que podía -dice la Santa- traer a Jesucristo dentro de mí presente, cabe mí...». Se limitaba a sentir su proximidad como tú sientes la proximidad de alguien a quien no puedes ver en una habitación oscura, pero cuya presencia es indudable para ti. Santa Teresa insiste: «Mira que te mira amorosa y humildemente...». Una de las hermanas de la Santa confiesa que, con este método, nunca sintió aridez en la oración, y añadía: «Me limito a ser mirada, a ser amada».

«El verdadero amante -decía la Santa- en toda parte ama y siempre se acuerda del amado. Recia cosa sería que sólo en los rincones se pudiera traer oración. Aprovechábame a mí también ver campos, agua, flores. En estas cosas hallaba yo memoria del Creador... También entre los pucheros anda el Señor».

Animaba la Santa a sus hermanas a unir siempre trabajo y oración: «Regalo y oración no se compadece. En estos tiempos recios hemos de ser amigos fuertes de Dios...». A santa Teresa se le atribuye la estrofa popular: «El alma sin oración / es como un pozo sin agua, / como sin fuego la fragua, / como nave sin timón». Y el estribillo de una de sus hermosas poesías reza así: «Señor, ¿qué mandáis hacer de mí?».

EL OBSERVADOR 487-11

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


CULTURA
Frivolípolis, o la búsqueda elitista
Por Carlos Díaz

Los «focos, cámara, acción» han contaminado ya cualquier forma de presencia; incluso el curriculismo de los «intelectuales» se capitaliza ya en la televisión: ¡cuántos no darían todo a cambio de algunas efímeras presencias en el reino de la apariencia!

Hoy por hoy, sólo se pertenece a una nimbada microélite de docentes universitarios cosmopolitas, grandes popes, animales prestigiosos, si se reúnen tres características: primero, publican en inglés, la lengua del imperio; después, trabajan inter campus, es decir, exportándose informáticamente a todos los centros neurálgicos de las mejores universidades (videoconferencias interactivas en tiempo real), haciendo así omnipresente su publicitado mensaje, contra el que no cabe competir por los medios clásicos del libro y de la enseñanza cara a cara; finalmente, aplican sus saberes -directa o indirectamente, técnica o ideológicamente- a las necesidades del Imperio mismo que así les entroniza y tecnotroniza, pues los expertos oficiales han de estar concertados con los programas institucionales a los que sirven de legitimación teórica. He ahí los nuevos popes, los nuevos taumaturgos de la profesión docente e investigadora: si no se publica en inglés, si no se ocupa el inter campus, si no se orienta la investigación hacia el poder multinacional, de hecho no se pertenece hoy a la enseñanza como campo significativo, como institución de sentido.

Normalmente, estos hiperintelectuales o megaprofesores abandonan a los alumnos de los primeros cursos, y solamente ejercen un magisterio selectivo y mínimo. Los expertos de los refinados cuerpos de conocimiento reclaman un estatus no sólo de especialistas en tal o en cual sector, sino con frecuencia una jurisdicción absoluta sobre la totalidad del sector en cuestión: pontifican sobre lo divino y lo humano; salen en la red, luego existen. Tienden por ello a considerarse expertos universales sobre un plano de gran abstracción, pues cuanto más abstractas resultan las legitimaciones menos posibilidad existe de que se modifiquen según las cambiantes exigencias pragmáticas.

Son «intelectuales bonitos», intelectuales áulicos, palatinos, grandes catedráticos, tolerantes ex catedra con todo aquello que a su vez les tolera el Imperio, al que ellos ponen altavoz y alfombra. Estos «cuerpos de especialistas» presiden la provisión de cargos, la distribución de becas, las fundaciones, los premios, el ranking, la publicación de lo culturalmente correcto, el poder de decir lo que vige y rige, incluso lo que ha de venir en el futuro, todo ello indefectiblemente al servicio de lo económicamente correcto, que en última instancia paga para eso. Como Alifanfarón de la Trapobana, sus vanidades van siempre envueltas en una nube de polvo, y andan rodeados por una corte de aduladores, que a su vez habrá de repetir con pedísecua habilidad los mismísimos arcanos que sus maestros para alcanzar su estatus el día de mañana, con su renovado séquito.

Aunque presuman constantemente de lo contrario, por aquello del «dime de qué presumes y te diré de qué careces», su pretendida ciencia pura no está por encima del capitalismo que les nutre, ni fuera de las universidades en que se enclasan, ni más allá del poder que les tienta, aunque sí, desde luego, dentro del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, de los que, próximos o remotos, son sus satélites.

Enfermamos de yatrogenia, es decir, de las dolencias producidas en nosotros los pacientes por los supuestos sanadores. Las medicinas que nos suministran las universidades poderosas (universidades de los poderosos) para curarnos de nuestras enfermedades son, sin embargo, las que calculadamente debilitan y extenúan al pueblo por sistema. Por eso son los sabios funcionales al sistema los encargados de definir qué se puede saber y qué no, qué es la salud y dónde la enfermedad, que es lo útil y lo inútil, a quién hay que aislar y a quién no; ni siquiera necesitan decirlo, lo dicen con sólo enseñar dónde enseñan y publicar donde publican. Y, diciendo todo eso, siguen siendo la voz de su amo, jamás la voz de los sin voz, de cuya afonía viven.

Ahora bien estos voceros de su amo llegan hasta la más modesta escuela primaria y el más humilde hogar. ¿Cómo luchar contra semejante pirámide de sacrificios?

Y, como todos sirven al Imperio, fuera de sus labores de vasallaje imperial los intelectuales y expertos llevan una vida privada vulgar, tan vulgar como privada de vida.

EL OBSERVADOR 487-12

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


El Compendio de Doctrina Social lleva en la portada la «Alegoría del Buen Gobierno»

Resulta original la elección de los autores del Compendio de Doctrina Social de la Iglesia, que se acaba de publicar, al exhibir en la portada el fresco pintado por Ambrogio Lorenzetti (1338-1339), conservado en el Palacio Público de Siena, sobre el tema «Alegoría del Buen Gobierno».

En general, los documentos originales del magisterio de la Santa Sede no llevan portadas con ilustraciones. En este caso, la elección de la redacción, el Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz, tiene un significado, explicado en la contraportada: La alegoría de Lorenzetti nace de una figura bíblica, la Sabiduría, representada como una mujer coronada que sostiene una gran balanza con dos platillos en equilibrio y, en medio, la figura de la Justicia, como una persona vestida espléndidamente. Sobre ella se lee: «Amad la Justicia, los que gobernáis la tierra». Se trata del versículo de apertura del libro de la Sabiduría, elegido como admonición al consejo municipal que se reunía en la sala decorada por estos frescos de Lorenzetti.

Bajo la Justicia, hay una figura con un cepillo de carpintero para nivelar las ambiciones, que representa la Concordia. La alegoría muestra cómo la Justicia humana en todas sus formas desciende de la Sabiduría de Dios, y de la Justicia desciende la concordia de la ciudad.

De la Concordia parte una procesión de ciudadanos: artesanos, profesionales, un sacerdote, un soldado, nobles y funcionarios que se dirigen hacia una tarima con seis mujeres que representan las virtudes: paz, fortaleza, prudencia, magnanimidad, templanza y justicia.

(Fuente: Zenit.org-El Observador)

EL OBSERVADOR 487-13

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


APOLOGÉTICA
Siete mitos religiosos contemporáneos
Por Alejo Fernández Pérez /ARBIL
Los mitos florecen en todo tiempo. Se expanden y contagian como la peste, son difíciles de anular y raramente se para nadie a pensar si no son más que mentiras interesadas. Una vez que se han repetido mil veces, todos, hasta ciertos católicos, se consideran obligados a creer en ellos, elevándolos a categoría de dogmas.

Mi religión es la católica, y desde esa posición y de la del sentido común intentaremos aclarar algunos conceptos, de la forma más sencilla; y repetiremos mil veces los mismos argumentos contra vulgaridades mil veces repetidas.

Mito 1: El cristianismo no es mejor que cualquier otra fe, creencia o filosofía. Todas las religiones llevan al hombre hacia Dios.-Da la casualidad de que las tres principales religiones: cristianismo, judaísmo e islam, adoran al mismo Dios: al Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. Para otros dioses, cuando uno muere, se muere y se acabó; no hay esperanza, ni premio ni castigo. Pero si hay un solo Dios no puede haber más que una religión, una verdad. Jesús dijo (Mt 16,18-19): "Tu eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré Yo mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán sobre ella. Yo te daré las llaves del reino de los cielos, y cuanto atares en la tierra será atado en los cielos , y cuanto desatares en la tierra será desatado en los cielos". Por tanto, un católico debe obediencia a su Iglesia o no es católico.
Fe, creencias y filosofía son tres cosas diferentes que no se deben mezclar. No parece convincente el que "todas las religiones conduzcan a Dios". ¿A qué Dios?

Mito 2: No necesitamos confesar nuestros pecados ante un sacerdote. Podemos acudir directamente a Dios.- En las guerras los soldados no pueden andar dándole consejos al general sobre lo que se debe o no se debe hacer, y sobre lo que nos gustaría o no. Lo mismo pasa en cualquier empresa, o actividad. Cristo dio a Pedro y a los apóstoles el poder de "atar y desatar", o sea de legislar e interpretar la Biblia. La Iglesia ha legislado que confesemos nuestros pecados ante un sacerdote. Para un católico aquí se acabó la discusión. Las palabras de Pablo confirman la acción sacerdotal: «Somos, pues, embajadores de Cristo, como si Dios exhortara por medio de nosotros. En nombre de Cristo os suplicamos: reconciliaos con Dios!» (2 Co 5, 20).
Lo de acudir directamente a Dios no es más que un pretexto cómodo.

Mito 3: Los recuerdos que a veces se tienen de nuestras vidas pasadas es una prueba de que esto de la reencarnación es cierto... y de que la visión que tienen los cristianos del Cielo y el Infierno no lo es.- Los Evangelios hablan con frecuencia del Cielo y del Infierno, y en ellos creemos millones. Para tener una certeza absoluta, matemática, de que existe la reencarnación, como piensan algunos, tendrán que esperar a morirse; pero... ¿y si en verdad hay Cielo e Infierno? Yo prefiero creer a la Iglesia y seguir sus enseñanzas antes que las del primer Juan Lanas que aparezca.

Mito 4: Interpretada correctamente, la Biblia no condena la homosexualidad.- La Iglesia no condena la homosexualidad cuando es una enfermedad como la ceguera, la sordera o una flojera mental, lo que condena es el uso desordenado de la sexualidad. Claro que, a la hora de interpretar la Biblia, uno siempre encuentra lo que busca. El Papa y los obispos han dicho que un homosexual es un hijo de Dios y hermano nuestro y que merece todo el respeto y dignidad como cualquier otra persona. Lo que la Iglesia condena en ellos es lo mismo que condena en los heterosexuales.

Mito 5: Si la Iglesia católica siguió verdaderamente a Jesús, debería vender todo el valioso arte Vaticano y las propiedades, y dar todo ese dinero a los pobres.-Cierto que hay templos católicos en todo el mundo con verdaderos tesoros. Esos tesoros fueron donados libremente por los fieles. Si nosotros hacemos regalos -a veces muy caros- a nuestras personas queridas, ¿a Dios, nuestro creador, a quien debemos amar sobre todas las cosas, no le podemos hacer ningún regalito? En Jn 12, 3-8 leemos: "María, tomando una libra de ungüento de nardo legítimo, de gran valo , ungió los pies de Jesús y los enjugó con sus cabellos, y la casa se llenó del olor del ungüento. Judas dijo: ¿Por qué ese ungüento no se vendió en trescientos denarios y se dio a los pobres?…Jesús contestó: 'Déjala, lo tenía guardado para el día de mi sepultura. Porque pobres siempre los tendréis con vosotros, pero a mi no me tendréis siempre'". Hay que ser un poco miserable y un poco Judas para negar a Dios lo que no negamos a los hombres.
Si la Iglesia hace 500 años hubiese vendido todos sus bienes y repartido el dinero entre los pobres, ¿no habría pobres hoy? ¿Y en manos de quiénes estarían esos tesoros? Y los políticos, los artistas y los futbolistas, ¿no reúnen inmensas cantidades de tesoros de un valor incalculable? ¿Por qué no los reparten entre los pobres? Muchos de nosotros tenemos coches y casas, mientras millones de personas mueren de hambre o enfermedades ¿Por qué no repartimos, por lo menos, la mitad de lo que tenemos entre los pobres? ¿O es que sólo la Iglesia tiene que repartir sus bienes?
Además, no sólo hay dinero en la Iglesia católica, sino en templos protestantes y mezquitas, por ejemplo. ¿Por qué siempre se habla del dinero de la Iglesia católica y no del dinero de las demás religiones?

Mito 6: La verdad absoluta no existe. Lo que resulta cierto para mí, no necesariamente será cierto para otros.- Si Dios no es la verdad absoluta, eterna ¿quién lo va a ser? ¿El gobernante de turno? ¿El que le siga? Cada uno emitirá sus leyes, y seguirá cambiándolas cada vez que le convenga. Cuando se quita a Dios de su pedestal siempre es para poner al César. Y si la verdad absoluta no existe, entonces, ¿por qué damos por cierto o verdad absoulta que "la verdad absoluta no existe"? Las verdades absolutas sí existen y para nosotros son los dogmas de la Iglesia.

Mito 7: No necesitas asistir a la Iglesia, ni hacer vida comunitaria. Mientras te conduzcas como una persona buena, eso es lo que importa.- Desde el momento que ser bueno o malo depende de lo que cada uno piense, ¿qué es comportarse como una persona buena? ¿Da igual ser fiel a la esposa que liarse con la vecina de al lado? ¿Es lo mismo pagar bien a los obreros que no pagarles? ¿Es bueno que los políticos persistan en esas estafas, llamadas oposiciones, en las que sólo aprueban a los de su partido? Los asociados a un club, a un equipo de futbol, los que van a la universidad, los amigos, los familiares ¿no necesitan reunirse? ¿Basta con ser buenos?

EL OBSERVADOR 487-14

  [SUMARIO] [INICIO]


AÑO DE LA EUCARISTÍA
Pequeño Catecismo Eucarístico: el milagro de la sagrada Eucaristía explicado para que lo entiendan los niños... y también los grandes

Entre las publicaciones que más se están difundiendo a partir del 48º Congreso Eucarístico Internacional, que se celebró en Guadalajara, Jal., del 10 al 17 de octubre, se encuentra el Pequeño Catecismo Eucarístico.

La publicación, pensada para los niños, es un verdadero abecedario de la fe, de fácil lectura, y muy iluminador por su contenido.

Zenit-El Observador ha querido saber cómo se está difundiendo por el mundo este librito y en qué modo está favoreciendo el conocimiento y la práctica de la Eucaristía, y por ello ha entrevistado a la creadora e impulsora del proyecto, Antonia Salzano, presidenta del Instituto San Clemente Papa y «Curator» de la Pontificia Academia Cultorum Martyrum.

¿Cómo ha nacido la idea de escribir y publicar un Pequeño Catecismo sobre la Eucaristía?
Por una idea propia. He reflexionado sobre la percepción que tiene la gente de la Eucaristía y me he convencido de que había puntos extremamente confusos.
Me puse en contacto con el padre Roberto Coggi, que es profesor de dogmática en Bolonia, al que había oído hablar varias veces sobre la Eucaristía, proponiéndole escribir un catecismo sobre la Eucaristía en una forma editorial fácil, a base de preguntas y respuestas.

¿Qué le preocupaba en concreto sobre la percepción de la Eucaristía?
Muchos puntos controvertidos. Por ejemplo, en algunas facultades teológicas he oído decir que la Eucaristía es un hecho subjetivo y, si tu crees, Jesús está; pero, si no crees, Jesús no está. También he oído decir que la Transubstanciación es un término equivocado porque lo que importa es la asamblea. En este sentido, no se podría hablar de presencia real porque lo que cuenta es que la asamblea se encuentre reunida, por lo que la adoración eucarística, fuera de la asamblea, no tiene sentido.
Además hay muchos que sostienen que Jesús está presente en la Sagrada Escritura de igual modo que en la Eucaristía. A los niños, por ejemplo, en muchos casos, se les presenta la Eucaristía como una cena en la que se cancela el aspecto sacrificial y la presencia real de Cristo, de manera que la Comunión se convierte en un hecho de comunidad reunida. En fin, una serie de ideas confusas y llevadas al extremo.
De todo ello, ha surgido la idea de aclarar las cosas, insistiendo sobre las verdades fundamentales respecto a Dios y la divinidad de Jesús, con un subrayado de la presencia real de Cristo en la Eucaristía.

Fundamentalmente es un libro escrito sobre todo para educar a los niños...
El objetivo era el de un librito ágil para grandes y pequeños. Los niños son mucho más agudos de lo que podamos imaginar. Todos preguntan por qué el trozo de pan se convierte en Cuerpo de Cristo y este librito, con muchas imágenes, les facilita y les ayuda.
Para los adultos es importante ver cómo es posible explicar el misterio de la Eucaristía a los niños.

¿Cómo nació el Pequeño Catecismo Eucarístico y como lo están difundiendo?
El proyecto nació en el año 2000. El trabajo de creación y escritura ha durado más de un año. La primera edición del libro es de 2002. En Italia ha sido ya reeditado varias veces por parte de «Edizioni Studio Domenicano» de Bolonia. Luego hemos empezado a distribuirlo también en el extranjero. Primero en Portugal, donde una comunidad, por mediación del obispo de Elvas, lo ha traducido al portugués y lo ha distribuido en el país. La asociación «Ayuda a la Iglesia Necesitada» de Portugal adquirió diez mil ejemplares para distribuirlos. A continuación, dos grupos de Brasil, uno de los cuales es la comunidad de Schönstatt, empezaron a distribuirlo en todo el país. En África, en concreto en Tanzania, tenemos un proyecto de colaboración con los salesianos y con la comunidad «Cristianos en el Mundo», una comunidad religiosa que se inspira en san Alfonso María de Ligorio.
Estamos también preparando ediciones para la Europa del Este, Rumanía y Ucrania. La edición mexicana cuenta con una introducción escrita por el cardenal Juan Sandoval Iñiguez, y en la sección de los santos eucarísticos se incluyen también los mártires mexicanos a causa de la fe. La edición ha sido distribuida en la diócesis del cardenal y el librito se han difundido también como cuaderno número 19 del Congreso Eucarístico Internacional.

En el apéndice del volumen han incluido los principales milagros eucarísticos. ¿Por qué?
Hemos publicado los que han sido reconocidos por la Iglesia. El porqué es sencillo. Muchos no saben lo qué quiere decir un milagro eucarístico, ni siquiera se lo imaginan.
Ya sólo el hecho de conocer estos milagros les obliga a pensar seriamente en la presencia real de Jesús en la Eucaristía.
Mucha gente se siente fascinada por las apariciones verdaderas o presuntas, pero la Eucaristía es Dios que cada día está presente entre nosotros; por lo tanto, es más importante que otras apariciones. Lamentablemente mucha gente no lo sabe, porque si lo supiera haría cola para entrar en las iglesias, lo mismo que hace cola para ir a los santuarios.

¿Qué milagros eucarísticos indicaría como los más sorprendentes?
El milagro eucarístico de Lanciano (Italia) es impresionante. Es el más antiguo, se remonta al siglo VIII, y ha visto las sagradas especies transformadas en carne y sangre. Un milagro ante el que la ciencia moderna se ha inclinado. El análisis de la hostia transformada en carne ha demostrado que se trata de tejido del miocardio.
También el milagro de Siena es impresionante. Las hostias consagradas de simple harina de trigo ázimo, robadas y luego halladas en agosto de 1730, no se han alterado con el tiempo. Sólo las consagradas han permanecido intactas, mientras que las no consagradas se han deteriorado con el tiempo.
La ciencia moderna ha tratado por todos los medios de explicar el fenómeno, pero ha tenido que admitir que se trata de un milagro. Para nosotros, creyentes, se trata de una presencia real permanente, con las formas que se conservan intactas desde hace trescientos años.


(Fuente: Zenit.org-El Observador)

EL OBSERVADOR 487-15

[SUMARIO] [INICIO]


FIN

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006