El Observador de la Actualidad

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD
Periodismo católico para la familia de hoy
3 de julio de 2005 No.521

SUMARIO

bulletPORTADA - Ésta es la oración para pedir favores por intercesión de Juan Pablo II
bulletCARTAS DEL DIRECTOR - Cuatro temas para un político católico
bulletFAMILIA - Los jóvenes de hoy ante la relación de pareja
bulletPINCELADAS - Dos estrellas
bulletREPORTAJE - La violencia en los videojuegos sube de nivel
bulletDiez preguntas y respuestas del «Compendio» del Catecismo
bulletVALORES CRISTIANOS - Los católicos, excluidos de la vida pública
bulletINTERNACIONAL - De la marcha del 18-J a un movimiento mundial en favor de la familia
bulletTEMAS DE HISTORIA - El problema de las brujas y la Inquisición
bulletFLOR DE HARINA - Antinarcisismo gráfico
bulletVISTAZOS RÁPIDOS A LOS DOCUMENTOS DE JUAN PABLO II - Sobre el misterio y culto de la Eucaristía (I)
bulletMENSAJE ESPECIAL DE VACACIONES - «Se puede y se debe hacer más» para evitar muertes en carretera, asegura Benedicto XVI

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PORTADA
Ésta es la oración para pedir favores por intercesión de Juan Pablo II

La tarde del martes pasado, víspera de la solemnidad de san Pedro y san Pablo, tuvo lugar en San Juan de Letrán la apertura de la investigación diocesana sobre la vida, virtudes, y fama de santidad de Juan Pablo II. El Tribunal diocesano de Roma es responsable de la primera fase del proceso. Si el veredicto es positivo, pasará a la Congregación para las Causas de los Santos, donde se analizarán con la ayuda de médicos y expertos los favores extraordinarios que podrían ser milagros. Ésta es la oración aprobada por el Vicariato de Roma para implorar favores por intercesión del siervo de Dios Juan Pablo II:

«Oh Trinidad Santa, Te damos gracias por haber concedido a la Iglesia al papa Juan Pablo II y porque en él has reflejado la ternura de tu paternidad, la gloria de la cruz de Cristo y el esplendor del Espíritu de amor. Él, confiando totalmente en tu infinita misericordia y en la maternal intercesión de María, nos ha mostrado una imagen viva de Jesús Buen Pastor, indicándonos la santidad, alto grado de la vida cristiana ordinaria, como camino para alcanzar la comunión eterna Contigo.
Concédenos, por su intercesión, y si es tu voluntad, el favor que imploramos, con la esperanza de que sea pronto incluido en el número de tus santos. Amén».


EL OBSERVADOR 521-1

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


CARTAS DEL DIRECTOR
Cuatro temas para un político católico
Por Jaime Septién
Está de moda no comprometerse por parte del político católico. Una cosa es la política, otra la fe, dicen. Nada más alejado de la verdad: la fe debe hacerse carne en el servicio de la política, en el servicio a los demás. He aquí cuatro temas que pueden iluminar este camino hacia políticos católicos auténticos, de esos que ahora escasean.

El poder como servicio
1.
«Quienes son o pueden llegar a ser capaces de ejercer ese arte tan difícil y tan noble que es la política, prepárense para ella y procuren ejercitarla con olvido del propio interés y de toda ganancia venal» (Gaudium et spes, 75).
2.De esto se desprenden tres postulados inmediatos: a) preparar las intervenciones públicas y estudio permanente; b) borrar el yo para darse en totalidad al servicio público y, c) evitar, en lo absoluto, el enriquecimiento ilícito, el tráfico de influencias y el privilegio a la minoría, en detrimento de la mayoría.
3.Por lo tanto: compromiso de entender al poder como servicio a la sociedad.

La doctrina del bien común
1.
«La responsabilidad de edificar el bien común compete, además de las personas particulares, también al Estado, porque el bien común es la razón de ser de la autoridad política» ( Catecismo de la Iglesia católica, ).
2.De esto se desprenden tres postulados inmediatos: a) el bien común es realizable aquí y ahora; b) el gobierno de un Estado armoniza las diferentes expresiones en vías de lograr la justicia y, c) la autoridad política es la encargada de defender las instituciones que procuran la paz social y el desarrollo armónico.
3.Por lo tanto: compromiso de defender y definir la doctrina del bien común.

Cercanía de la oración
1.
«El testimonio del fiel laico nace de un don de gracia reconocido, cultivado y llevado a su madurez» (Juan Pablo II, Christifideles laici, 24).
2.De esto se desprenden tres postulados inmediatos: a) la necesidad fundamental de ser testimonio, mediante una vida cercana a las fuentes de la gracia; b) el reconocimiento de que sin la ayuda de Dios el laico, más aún, el político, no puede resolver casi nada y, c) la urgencia de reconocer el llamado a ejercer un cargo por el bien de la comunidad, conocer sus alcances y sus límites, y enfrentar las consecuencias de una acción política coherente con los valores del Evangelio.
3. Por lo tanto: compromiso de permanecer cercano a la Iglesia y a la oración.

Hacia una democracia plena
1.
«Una auténtica democracia no es sólo el resultado de un respeto formal de las reglas, sino que es el fruto de la aceptación convencida de los valores que inspiran los procedimientos democráticos: la dignidad de toda persona humana, el respeto de los derechos del hombre, la asunción del bien común como fin y criterio regulador de la vida política» (Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, 407).
2. De esto se desprenden tres postulados inmediatos: a) la democracia es algo más que normas; b) la democracia pone primero a la persona y, c) la democracia es el régimen político que garantiza el respeto a los derechos humanos.
3.Por lo tanto: compromiso de anteponer el fin último de la comunidad política, el desarrollo humano integral, en una actuación de democracia plena.

Se trata de cuatro compromisos así de simples y así de complejos. Ahora que se han desatado las pre-campañas, los políticos católicos harían bien en recordar estos preceptos de la Doctrina Social de la Iglesia. Y nosotros, los laicos, haríamos bien en seguirles la pista, siendo buenos católicos, nosotros también.

EL OBSERVADOR 521-2

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


FAMILIA
Los jóvenes de hoy ante la relación de pareja
Por Yusi Cervantes Leyzaola

En 1968 los jóvenes se manifestaban en las plazas y las calles del mundo. Luchaban por un cambio en la sociedad que les parecía imprescindible. Todavía en Puebla, en 1979, los obispos americanos describían a la juventud con estos rasgos característicos: «Un inconformismo que lo cuestiona todo; un espíritu de riesgo que la lleva a compromisos y situaciones radicales; una capacidad creativa con respuestas nuevas al mundo en cambio que aspira a mejorar siempre como signo de esperanza. Su aspiración personal más espontánea y fuerte es la libertad, emancipada de toda tutela exterior. Es signo de gozo y felicidad. Muy sensible a los problemas sociales Exige autenticidad y sencillez y rechaza con rebeldía una sociedad invadida por hipocresías y antivalores» (Puebla, n. 1168).

Luego, los jóvenes de los sesentas y los setentas se hicieron viejos. El enemigo a vencer fue demasiado poderoso. Unos se adaptaron al sistema que habían combatido; otros se llenaron de sentimientos de impotencia y amargura; algunos pocos continuaron con su lucha desde su posición en la sociedad. Mientras, esta sociedad ha seguido siendo bombardeada por la hipocresía y los antivalores: falta de coherencia entre el pensamiento y la acción, el dinero y el éxito como valores fundamentales, la cultura de los desechables, la trivialización del sexo, la búsqueda de la comodidad y el placer, la belleza física y el cuerpo joven y esbelto como base de la felicidad, exceso de información incompleta, superficial y manipulada... No es de extrañar que, ante esta realidad, surgiera la generación X. ¿Qué es la generación X?

«Significa que todo nos da X», respondió una joven. Que haya una sangrienta guerra en Asia, que miles de niños mueran de hambre en África, que la drogadicción crezca en Estados Unidos. «A mí ¿qué? Ni me afecta ni puedo hacer nada», dicen muchos jóvenes. No encontrar empleo porque no tienen experiencia, que su familia se esté desintegrando y que aumente día con día el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual, por ejemplo, sí les afecta, pero igual sienten que no pueden hacer nada, así que levantan los hombros y viven como mejor pueden.

«Yo no me preocuparía por la generación X —me dijo Alejandro Avilés Sánchez, filósofo mexicano que vive en Suiza y trabaja en una organización católica comprometida con los jóvenes—. Aspiran a obtener un buen trabajo, a formar una familia feliz... Eso es bueno. Tal vez no se comprometan directamente en alguna causa social, pero si ven que alguien se está ahogando en un río, no lo piensan dos veces y se lanzan al agua para salvarlo».

El tiempo sigue su marcha. La generación X está encontrando su lugar en el mundo, y una nueva generación comienza a surgir. Estos chicos andan por los quince años. Se parecen más a la descripción que hicieron los obispos en Puebla. Son muy sensibles ante la injusticia, son solidarios, opinan y exigen que se les escuche, quieren saber los porqués de los problemas del mundo y la razón de las órdenes que se les dan.

Todas estas descripciones son, sin embargo, generalidades, y no hablan de los jóvenes reales. Cada ser humano es diferente, piensa diferente, ha vivido su propia historia, tiene anhelos personales, limitaciones propias... Con todo, podemos arriesgar algunas consideraciones acerca de cómo son los y las jóvenes en este momento de la historia. En esta ocasión, respecto a un tema en particular: la relación de pareja.

Las mujeres

Las mujeres jóvenes cada vez en mayor número consideran que estudiar y trabajar no es opcional, sino necesario. Las situaciones económicas que enfrentan las familias así se los hace ver, y, por otro lado, son más celosas respecto a su propio desarrollo e independencia. Pese a esta mentalidad abierta y decidida, aún tienen, unas más, otras menos, modelos machistas en sus familias. Muchas de las madres de estas chicas trabajan fuera de casa, pero sin la suficiente colaboración de los maridos en las labores domésticas, por lo que han tenido una excesiva carga. En suma, las jóvenes han visto el esfuerzo de la generación anterior de mujeres por lograr condiciones más justas de vida, han valorado sus logros, pero aún no han visto, excepto algunas excepciones, cómo puede ser una relación en la que marido y mujer colaboren en armonía tanto en la búsqueda del sustento como en los quehaceres cotidianos sin perder su identidad masculina o femenina. De modo que estas chicas no tienen claro cómo estructurar su relación de pareja en estos aspectos. A esto se suma la creciente crítica social a las mujeres que «no trabajan», es decir, que optan por quedarse en casa a cuidar a los hijos y ser amas de casa. Al mismo tiempo, las jóvenes, de acuerdo con su vocación a la maternidad, desean tener hijos y cuidar de ellos, pero con frecuencia se sienten confundidas ante su deseo de ser protegidas durante este proceso.

Los varones

Los hombres, por su lado, se sienten jaloneados entre su necesidad de construir una relación de tú a tú con su pareja y los mensajes que les indican que deben ser fuertes y controlar a su mujer. En su interior coexisten pensamientos justos y liberales respecto al desarrollo de la mujer con la necesidad de ser el macho dominante. Quieren ser tiernos y agresivos. Confunden amor con quehaceres domésticos; así, piensan que si una mujer cocina lo que les gusta o les plancha la camisa, es que los ama, y pueden sentirse desolados si ella no lo hace. Van con retraso en la búsqueda de una nueva y más sana relación de pareja porque eso significa una revisión acerca de lo que verdaderamente significa ser hombre. Es más difícil romper las estructuras de quien tenía el poder en la familia, el hombre, que las de quien quería una situación más justa, la mujer.

Ambos

Tanto las jóvenes como los jóvenes quieren formar una buena familia, con estabilidad financiera, educación para los hijos y convivencia sana para todos. Pero ni ellas ni ellos tienen claro qué hay que hacer para lograrlo. Igual que ocurre con otros aspectos de sus vidas, los modelos que reciben de sus padres o no les sirven o son insuficientes. Se les proponen valores, pero sin la necesaria reflexión que les permita hacerlos vida. En los medios de comunicación y en varios de los ambientes en que se mueven, mientras tanto, reciben toda clase de mensajes contradictorios que dificultan que se formen un criterio claro. De modo que se relacionan en pareja procurando lo que consideran mejor, aunque no siempre sea lo más adecuado. Pensemos, por ejemplo, en el tema de la sexualidad, que es uno de los que más confusiones y conflictos genera en las jóvenes parejas.

Ante estas situaciones, a los adultos nos está haciendo falta entablar un diálogo eficaz con los jóvenes sobre estos y otros temas. Un diálogo donde los respetemos plenamente, escuchemos sus ideas, aclaremos sus dudas cuando nos sea posible, reconozcamos nuestra ignorancia cuando sea el caso, fundamentemos nuestras opiniones y propuestas, aprendamos lo que los jóvenes tienen que enseñarnos y, sobre todo, que sea un diálogo en el que nos presentemos de una manera auténtica, honesta y sencilla. Esto es especialmente importante tratándose de los jóvenes que nos son más queridos, los más cercanos: hijos, familiares, alumnos, amigos. No olvidemos que el diálogo es fundamental en cualquier expresión del amor.

EL OBSERVADOR 521-3

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


PINCELADAS
Dos estrellas
Por Justo López Melús *

Lejos estaba la leña y todos los días cruzaba el monje el arenal. Muchos años llevaba en el desierto y empezaba a encanecer. A mitad del arenal aparecía una fuente cristalina: sus ganas de beber las reprimía y ofrendaba al Señor el sacrificio del agua. Entonces el Señor le encendía una estrella en el cielo. Valía la pena pasar sed, pues el premio lo compensaba.

Una tarde le acompañaba un joven monje. Cargados con la leña cruzaban sudorosos el arenal. El joven, con los labios resecos, gritó: «¡Padre, mira, una fuente!». Y el anciano reflexionó: «Si yo no bebo, tampoco él se atreverá». Y se fue a la fuente y se puso a beber y beber. El joven, feliz, bebía y bebía. «¿Me faltará hoy la estrella?», se preguntó el monje. Al reanudar la marcha el Señor le había encendido dos estrellas.

* Operario Diocesano en San José de Gracia de Querétaro.

EL OBSERVADOR 521-4

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


REPORTAJE
La violencia en los videojuegos sube de nivel
Una nueva generación de productos provoca preocupación

Durante una reciente «Exposición de Entretenimiento Electrónico», de Los Ángeles (EU), se hicieron públicos los detalles de la nueva generación de consolas de videojuegos. Las industria de los videojuegos se ha convertido en una industria enorme, con ventas de juegos para consolas y ordenadores que sólo en Estados Unidos alcanzan los siete mil 300 millones de dólares al año, informaba el 18 de mayo el Washington Post.

La creciente capacidad de los procesadores y los avanzados gráficos de las nuevas consolas han preocupado a algunos observadores, puesto que la violencia representada en algunos de los juegos más populares será más realista y atractiva.

El pasado 30 de mayo los legisladores de Illinois (EU) votaron la prohibición de vender a menores videojuegos de contenido violento o sexualmente explícito, informó el 1º de junio Associated Press. El gobernador del estado propuso la prohibición a finales del año pasado después de oír hablar de un videojuego que coloca al jugador en el papel del asesino del presidente Kennedy. Sin embargo, prohibiciones similares en otros estados han sido bloqueadas en los tribunales federales, basándose en que violan la Primera Enmienda.

A principios de año, el periódico español El País informaba de dos estudios que criticaban los niveles de violencia y sexo en los videojuegos. El artículo del 9 de junio observaba que cerca de siete millones de niños y adultos en España juegan actualmente con videojuegos. La industria generó en el 2003 más ingresos (800 millones de euros) que las películas (650 millones) o la música (550 millones).

En un informe publicado por Enrique J. Díez, profesor de la Universidad de León, se analizaban 250 de los juegos más vendidos en el mercado y se entrevistaba a cinco mil usuarios de entre 6 y 24 años de edad. El profesor concluía que los jugadores terminaban por considerar la violencia como algo «trivial».

Díez reconocía que no hay pruebas definitivas de un nexo directo entre los videojuegos y la conducta violenta por parte de los individuos; sin embargo, hay un gran riesgo de crear insensibilidad hacia la violencia como resultado de los juegos.

La rama española de Amnistía Internacional publicó otro informe, basado en el análisis de 50 videojuegos. En él criticaba el hecho de que más de la mitad de ellos fomentaran el abuso de los derechos humanos. Según el director de Amnistía, Esteban Beltrán, en las imágenes son comunes comportamientos tales como asesinatos, violaciones, esclavitud, tortura y exterminio de civiles en zonas de guerra.

No todo es malo

Pero no todo es violencia y sexo en la industria del videojuego. En un reportaje sobre la mencionada exposición de Los Ángeles, el Wall Street Journal observaba el 12 de mayo que «a pesar de la preponderancia de juegos ariscos, el sector todavía produce juegos para niños».

Associated Press explicaba el pasado 9 de junio cómo una empresa, Activision Publishing, ha producido algunos juegos aptos para niños. La presidenta de la compañía, Kathy Vrabeck, que tiene un hijo de 7 años, afirmaba que vacilaría antes de dejarle jugar a algunos de los otros juegos, más violentos, que también promueve la compañía.

El artículo también explicaba que el Entertainment Software Rating Board, un organismo autorregulador creado por la industria del juego, ha clasificado más de diez mil videojuegos. Según sus datos, el 57% de todos los juegos clasificados en el 2003 recibieron la letra «E», aptos para niños de 6 años o más, comparados con el 42% que recibieron la «T» y la «M», para audiencias adolescentes y maduras.

Hay también intentos de desarrollar juegos cristianos, informaba el 24 de mayo la BBC. El artículo presentaba la figura de Ralph Bagley, que comenzó a desarrollar juegos alternativos en 1996. Hasta ahora su compañía, N'Lightning Software, ha vendido unas 80 mil copias de su juego «Catechumen». Y a principios de este año Bagley fundó la Christian Game Developers Foundation, con el fin de estimular más la producción de juegos cristianos. «El prohibir simplemente a nuestros hijos el jugar con videojuegos no es la respuesta», afirmaba.

Uno de los obstáculos es la financiación. Se necesitan varios millones de dólares para desarrollar y promocionar un nuevo juego. Sin embargo, en la exposición de mayo, la empresa Crave Entertainment intentó lanzar su «Bible Game», que coloca a los jugadores como participantes en un show, teniendo que responder a cuestiones sobre una variedad de temas bíblicos.

Otros intentos de conducir los videojuegos a fines constructivos incluyen «Food-Force», un juego desarrollado por el Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas. El juego intenta enseñar a los niños los desafíos logísticos de entregar ayuda alimentaria en una gran crisis humanitaria, y se ambienta en una isla ficticia que se ve afectada por la sequía y la guerra. El juego propone a los niños la tarea de completar seis misiones que reflejan obstáculos de la vida real a los que se enfrenta el Programa Mundial de Alimentos, en sus respuestas a las emergencias tanto del tsunami como de otras crisis de hambre. Con esto se busca generar el interés y la comprensión de los niños acerca del problema del hambre.

Efectos sobre las emociones

Hay una causa legítima de inquietud por la violencia, tanto en los videojuegos como en los medios de comunicación en general. El Times de Londres informaba el 18 de febrero que los niños expuestos a la violencia hacen frente a un significativo riesgo de mostrar un comportamiento agresivo.

Un estudio realizado por la Universidad de Birmingham encontró que tanto la «visión pasiva» de la televisión y las películas como la «visión interactiva» de los videojuegos tienen efectos sustanciales a corto plazo en las emociones de los niños.

La presión pública ha obligado a la retirada en el Reino Unido de un juego el año pasado, tras haberlo relacionado con el asesinato de un chico de 14 años. Y otro adolescente británico confesó, también el año pasado, que, antes de matar a su mejor amigo, había visto un juego violento casi cien veces, y que había sido instruido para cometer el crimen por el principal personaje del juego.

Otro estudio, preparado por el Center on Media and Child Health del Hospital Infantil de Boston, indica que en los primeros años de desarrollo los niños son especialmente vulnerables, y las experiencias en estos años dejan un sustrato para el futuro. Muchos de los principales investigadores de los medios, afirmaba el informe, «creen que la evidencia de que la violencia en los medios contribuye a la ansiedad, la falta de sensibilidad y un aumento de la agresión es aplastante y virtualmente unánime».

Hay buenas razones, por tanto, para estar preocupados por la violencia en los videojuegos y en los medios. Pero, mientras continúa desarrollándose la tecnología, los cristianos también tienen ante sí el desafío de crear alternativas positivas.

(Fuente: Zenit.org-El Observador)

EL OBSERVADOR 521-5

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


Diez preguntas y respuestas del «Compendio» del Catecismo
El «Compendio» del Catecismo de la Iglesia Católica fue publicado este martes por Benedicto XVI.


1. ¿Cómo es posible conocer a Dios sólo con la luz de la razón?
Partiendo de la creación, es decir, del mundo y de la persona humana. El hombre sólo con la razón puede conocer con certeza a Dios como origen y fin del universo y como sumo bien, verdad y belleza infinita.

2. ¿Qué unidad existe entre el Antiguo y el Nuevo Testamento? La Escritura es una, pues única es la Palabra de Dios, único es el proyecto salvífico de Dios, única la inspiración divina de ambos Testamentos. El Antiguo Testamento prepara el Nuevo, y el Nuevo lleva a cumplimiento el Antiguo: los dos se iluminan mutuamente.

3. ¿Cómo considerar a los cristianos no católicos? En las Iglesias y comunidades eclesiales, que se han alejado de la plena comunión de la Iglesia católica, se encuentran muchos elementos de santificación y de verdad. Todos estos bienes proceden de Cristo y llevan hacia la unidad católica. Los miembros de estas iglesias y comunidades están incorporados a Cristo en el Bautismo: por ello, nosotros les reconocemos como hermanos.

4. ¿Qué significa la afirmación: «Fuera de la Iglesia no hay salvación?» Significa que toda salvación procede de Cristo-Cabeza por medio de la Iglesia, que es su Cuerpo. Por tanto, no pueden salvarse quienes, conociendo a la Iglesia como fundada por Cristo y necesaria para la salvación, no entren en ella y no perseveren. Al mismo tiempo, gracias a Cristo y a su Iglesia, pueden alcanzar la salvación eterna quienes, sin culpa, ignoran el Evangelio de Cristo y su Iglesia, pero buscan sinceramente a Dios y, bajo el influjo de la gracia, se esfuerzan por realizar su voluntad conocida a través del dictado de su conciencia.

5. ¿Por qué debe proteger la sociedad a cada embrión? El derecho inalienable a la vida de todo individuo humano, desde su concepción, es un elemento constitutivo de la sociedad civil y de su legislación. Cuando el Estado no pone su fuerza al servicio de los derechos de todos, y en particular de los débiles, entre los que se encuentran los concebidos todavía no nacidos, se socavan los fundamentos mismos de un estado de derecho.

6. ¿Cuándo son moralmente legítimas las experimentaciones científicas, médicas o psicológicas con personas o grupos humanos? Son moralmente legítimas si están al servicio del bien integral de la persona y de la sociedad, sin riesgos desproporcionados para la vida y la integridad física y psíquica de los sujetos, oportunamente informados y con su consentimiento.

7. ¿Qué requiere la paz en el mundo? Requiere la justa distribución y la tutela de los bienes de las personas, la libre comunicación entre los seres humanos, el respeto de la dignidad de las personas y los pueblos, la asidua práctica de la justicia y la fraternidad.

8. ¿Cuáles son las ofensas a la dignidad del matrimonio? Son: el adulterio, el divorcio, la poligamia, el incesto, la unión libre (convivencia, concubinato), el acto sexual antes o fuera del matrimonio.

9. ¿A qué tipo de trabajo tiene derecho toda persona? El acceso a un trabajo seguro y honesto debe estar abierto a todos, sin injusta discriminación, en el respeto de la libre iniciativa económica y de una retribución justa.

10. ¿Cuál es el deseo más grande del hombre? El deseo más grande del hombre es ver a Dios. Este es el grito de todo su ser: «¡Quiero ver a Dios!». El hombre realiza su auténtica y plena felicidad en la visión y en la beatitud de Aquél que le ha creado por amor y le atrae hacia sí con su amor infinito.

(Fuente. Zenit.org-El Observador)

EL OBSERVADOR 521-6

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


VALORES CRISTIANOS
Los católicos, excluidos de la vida pública
Por Antonio Maza Pereda

Es increíble cómo en nuestro país organizaciones que se autonombran guardianes de la democracia, como son la prensa y algunos de sus editorialistas; que se dicen convencidos y constructores de la misma, como los partidos políticos, muestran con mucha facilidad que lo que ellos llaman democracia es un sistema excluyente. Sobre todo, cuando se trata de los católicos que participan en la vida pública.

En días recientes, con extraña unanimidad que huele a consigna, los medios se lanzaron a criticar a uno de los miembros del gabinete presidencial. ¿La ocasión? Su nombramiento como secretario de Gobernación. ¿El motivo de crítica? Que el señor Abascal es católico. No solo católico: guadalupano. ¡Asómbrese! Y para que no quede duda, en la primera plana de un diario nacional se presentó una fotografía donde se veía una imagen de la Virgen de Guadalupe y, al fondo, en su escritorio, el señor secretario. Con estas bases se construyó el argumento, junto con algunas entrevistas reunidas a la carrera. El señor no es confiable para ese puesto. Hay que temerle. ¡Qué podrá hacer un católico desde ese puesto! ¡La democracia peligra! Y, por supuesto, las burlas: que si hablará desde el púlpito, que se hará la voluntad de Dios... en fin, nada nuevo.

No conozco al señor Abascal. Posiblemente sepa más de su difunto padre, don Salvador Abascal, un católico de los de la post cristiada que contribuyó, junto con valientes obispos y sacerdotes, a que nuestro país no perdiera su entraña católica. Del señor secretario sé poco. Lo que me indigna no es su situación particular. Es el hecho de que a algunos medios les baste, para atacar a un católico que está en la vida pública, el hecho de señalarlo como creyente. Una vez hecho esto ya no hay que demostrar nada, ya no hay que probar nada. Ese católico es peligroso, inadecuado para el puesto por definición. Por supuesto, ante tal peligro hay que presentarse temerosos, angustiados por los graves males que nos puede traer al país el que un católico pueda ser responsable, por ejemplo, de organizar las próximas elecciones federales. ¡La patria peligra!

El pecado de esos católicos es el compartir con el 88% de los mexicanos sus valores religiosos. Creer en un Dios como el 96% de los mexicanos. Tratar de vivir sus convicciones, como lo hacen muchísimos mexicanos. Sí, su gran pecado es parecerse a nosotros, a la mayoría de la gente, a los que somos comunes y corrientes. Según ellos, para gobernarnos, solo son confiables los que no son como la mayoría de los mexicanos. Cuando alguien trata de vivir los valores que forman nuestra cultura, se le califica de fanático, de intolerante y se le considera peligroso. Son más confiables, parece que dicen, los que no se toman sus valores en serio, los que los ven como algo optativo, los que quieren que nuestra vida pública esté ayuna de principios, no vaya a ser que a alguno le parezca mal. Los resultados están a la vista. Con medios así, con políticos así, no hemos podido avanzar. Y no veo cómo podremos avanzar en el futuro, cómo podremos tener democracia, si no aprendemos a tener políticos que compartan los valores de la mayoría de los mexicanos.

EL OBSERVADOR 521-7

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


INTERNACIONAL
De la marcha del 18-J a un movimiento mundial en favor de la familia
«La familia sí importa», dijo millón y medio de españoles
Por Diana R. García Bayardo

La sociedad española, harta ya de que el gobierno izquierdista de José Luis Rodríguez Zapatero promueva la cultura de la muerte e ignore descaradamente la voluntad del pueblo, decidió participar en la iniciativa lanzada por el Foro Español de la Familia (FEF).

El FEF convocó a una marcha la tarde del 18 de junio (18-J la nombraron los medios de comunicación), cuyo lema fue «La familia sí importa». Miles de personas en las calles de Madrid se alzaron con una sola voz en defensa de la familia basada en la unión de hombre y mujer, y exigieron al gobierno que desista de sus pretensiones de legalizar las uniones homosexuales equiparándolas con el matrimonio; y también, que cumpla con su obligación de velar por el derecho de todo niño a tener un padre y una madre.

Maquinaciones en contra

Plan uno: La Iglesia está detrás.-Lógicamente, el gobierno socialista y todos los promotores de la decadencia moral trabajaron con ahínco para contrarrestar lo que veían venir. Primero que nada, intentaron vender a través de los medios de comunicación la idea de que se trataba de una marcha convocada no por una sociedad civil sino por la Iglesia; de este modo, los profamilia no católicos se negarían a participar en la marcha.

Al respecto, el arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco, anunció que, si bien se sentía totalmente identificado con la protesta, no participaría en la manifestación contra los matrimonios homosexuales porque consideraba que era «la hora de los laicos» y que todo el protagonismo debía ser para ellos. Sin embargo, muy legítimamente, como ciudadanos españoles que son, otros obispos sí participaron.

Para la periodista Carmen Torija Carpintero, de Forum Libertas, «esta iniciativa ha sido totalmente laica y cívica como lo es lo que se defiende: la familia, que no requiere de sentimientos religiosos ni de ideologías políticas para entender su importancia». Y agrega que su decisión de participar no se la provocaron ni los obispos ni los partidos políticos: «La movilización me la dicta el convencimiento de que tengo derechos inalienables y que, por vivir en una democracia, los puedo defender».

Plan dos: Se agredirá a los homosexuales.-La siguiente estrategia anti-familia fue asegurar que los participantes en la marcha iban a lanzar consignas para agredir a los homosexuales. Por ejemplo, el líder de Convergència i Unió, Artur Mas, acusó a los convocantes de ir contra los homosexuales «y no a favor de un determinado modelo de familia».

Ante las pretensión de presentar a los homosexuales como víctimas, el responsable de Coordinación Parlamentaria de Unió Democràtica de Catalunya, y también miembro del Secretariado de E-Cristians, Manuel Silva, aclaró que los que saldrían a la calle lo harían para defender el matrimonio desde el respeto a los homosexuales. Y el obispo de Mondoñedo-Ferrol, José Gea Escolano, explicó que decir «no» al matrimonio homosexual «no es discriminación porque no se tata de ningún derecho, ni es una humillación porque no hiere la dignidad de nadie, ni ofensa porque no supone ningún desprecio para nadie».

Finalmente, durante la marcha, los manifestantes pro-familia hicieron gala de un exquisito comportamiento, demostrando así que respetan a todas las personas, aunque sean sexualmente desviadas.

Plan tres: Maniobras gay.- La presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas Gays y Transexuales (FELGT), Beatriz Gimeno, que calificó de «ruin» la manifestación a favor del matrimonio de hombre y mujer, convocó a una manifestación homosexual para el mismo día, en Madrid, pero por la mañana. El número de participantes fue más bien simbólico, y más abundante el de otra semejante realizada en Barcelona.

En días previos hubo más intentos homosexuales de boicotear el multitudinario acto pro-familia; entre ellos se intentó capitalizar la presentación del músico Carlinhos Brown, que se celebró pocas horas después de iniciada la marcha.

Y, en un hecho sin precedentes en la justicia española, el movimiento homosexual, representado por la FELGT, se presentó el día 17 ante la puerta del fiscal general del Estado para reclamar «protección» ante lo que ellos consideraban una más que segura agresión dialéctica repleta de consignas homófobas en la marcha del día siguiente. Presentaron una queja antes de que el supuesto delito se llegara a producir.

Plan cuatro: Minimizar lo que pasó.- Después de la marcha, en periódicos y televisiones predominaron las imágenes cercanas para que se vieran pocas personas, y que éstas fueran de preferencia sacerdotes, obispos, monjas y grupos con signos religiosos, para que el acontecimiento pareciera totalmente eclesial y no social. Sin embargo, las escasas fotos abiertas publicadas permiten ver que participó más de un millón de personas.

Mientras los organizadores de la manifestación calcularon 1.5 millones de participantes, la Comunidad de Madrid dijo que eran 700 mil y el Poder Ejecutivo fijó la asistencia en apenas 166 mil personas.

Repercusión internacional

A pesar de todos los intentos de hacer parecer la marcha como algo poco trascendente, la repercusión internacional ha sido extraordinaria. A tres días de que ocurriera, ya 15 federaciones internacionales presentes en más de 60 países, y más de mil organizaciones no gubernamentales de 28 naciones (400 europeas, 650 americanas y 25 de Oceanía), que representan directamente a 30 millones de familias, habían manifestado su apoyo moral a la gran manifestación española en favor de la familia.

Jean Louis Thès, presidente del «Institut de Politique Familiale» (Francia), calificó el momento como «un día histórico para el movimiento familiar de toda Europa», y agregó: «Nos sentimos solidarios con lo que está pasando en España, ya que lo que hoy quieren aprobar en España, mañana lo intentarán en Francia, ya que forma parte de una estrategia internacional del lobby homosexual».

Sharon Slater, presidenta de «United Families International» (EU), calificó la jornada de «histórica» y señaló que ésta marcaba «el comienzo de un movimiento mundial para proteger el matrimonio y la familia».

Finalmente, Josep Miró, presidente de E-Cristians, en su intervención en la manifestación, recordó que «lo normal en todas partes, es que sólo sea matrimonio la unión de un hombre y una mujer. Esto es lo que afirma la Declaración Universal de Derechos Humanos. De los 191 países que forman parte de Naciones Unidas, en 189 está prohibido el matrimonio homosexual. ¿Toda la humanidad se equivoca y sólo Rodríguez Zapatero tiene razón? (...) No se puede cambiar una institución de la importancia del matrimonio sólo con un puñado de votos más en el Congreso. (...) Hemos de derogar esta ley (...). Hoy justo empezamos. (...) Hoy Madrid es la capital de la familia».

EL OBSERVADOR 521-8

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


TEMAS DE HISTORIA
El problema de las brujas y la Inquisición
Una leyenda negra sobre feminicidio

Por Diego García Bayardo

El mito de la Inquisición es tan amplio que en su interior se puede acomodar casi cualquier cosa, cuando de atacar a la Iglesia se trata. El tiempo corre, pero las ideas populares acerca de la Inquisición han cambiado muy poco, ya que éstas siguen siendo útiles a los poderes surgidos en torno a la Revolución Francesa y que todavía gobiernan en la mayoría de las naciones occidentales. Su forma de minar la credibilidad de la Iglesia se apuntala en cuentos y consejas que hacen del anticlericalismo un pensamiento popular, no circunscrito a la élite de los filósofos del liberalismo, el marxismo, el positivismo, etc.
En tiempos recientes, sin embargo, ha surgido una nueva corriente de pensamiento antirreligioso que se las ha arreglado para sacarle nuevo jugo a la leyenda negra de la Inquisición. Me refiero al feminismo radical, el cual, como es en casi todo incompatible con la fe católica, ha emprendido una feroz campaña contra la Iglesia, para hacerla pasar como enemiga de la mujer y sus derechos. Así, el radical-feminismo ha acusado a la Iglesia de feminicidio, por aquello de la persecución y quema de brujas en siglos pasados. Semejante cosa, de ser cierta, probaría no sólo que la Iglesia habría sido machista o intolerante, sino que acabaría por arrojar una espesa sombra sobre la credibilidad misma de la Iglesia como institución divina. Y ése es el verdadero objetivo de fondo en toda campaña de difamación anticatólica.
Veamos algo de lo que dicen estas personas, así como su refutación:

1.- La Inquisición mató a millones de mujeres, con el pretexto de que eran brujas.
Respuesta:La persecución de brujas, reales o supuestas, no fue una actividad primordial de la Inquisición católica, sino de la protestante. La Iglesia sólo tomó en serio la cuestión brujeril cuando se aceptó, por un tiempo, que la hechicería era una forma de herejía, pero este punto de vista decayó pronto. Así, la Inquisición española (considerada por los adversarios como la peor de todas) no condenó a más de 59 brujas. Su filial, el Santo Oficio de la Nueva España, no solamente no condenó ninguna bruja, sino que tomó siempre la cuestión de la hechicería con cierto desprecio. Por otra parte, los investigadores serios afirman que la cifra más plausible de ajusticiadas es de unas 30 mil mujeres, entre los años 1400-1800. Aunque añadiéramos los casos anteriores al siglo XV, la cifra aumentaría poco, quedando muy lejos de los cinco millones que se han fantaseado. La inmensa mayoría de esas mujeres fueron procesadas por tribunales civiles y protestantes en realidad, y sólo una fracción lo fue por la Inquisición católica. Puestas así las cosas, serían las iglesias protestantes las que deberían repartirse la culpa del llamado feminicidio.

2.- La Inquisición fue una manifestación de machismo de la Iglesia.
Respuesta:Las estadísticas demuestran que el número de mujeres condenadas por la Inquisición fue menor que el de hombres, así que, en todo caso, habría que hablar de feminismo anti-masculino en la Iglesia. Es cierto que la acusación de brujería recaía con más frecuencia sobre mujeres que sobre hombres, pero eso se debe simplemente al hecho de que siempre ha habido más mujeres que hombres dedicadas a hacer trabajos, sanaciones mágicas, encantamientos, etc., así como a las artes adivinatorias. Esto puede variar de una región a otra, de país en país y de una época a otra, pero en general es una constante. Quizá el único mérito de tal acusación es que, si leemos textos inquisitoriales como el Malleus Maleficarum, sí encontraremos la idea de que la mujer es inferior al hombre, más pecadora o más débil ante las tentaciones. Una idea que, por cierto, los protestantes (especialmente Lutero) desarrollaron con mayor ahínco.

3.- El objetivo era someter a la mujer por medio del terror.
Respuesta:Si esto fue así, ¿por qué sólo el 1.8% de las personas acusadas ante la Inquisición española fue condenado a muerte, y aun de ese 1.8% la mayoría, como ya dijimos, eran hombres? ¿Cómo sería posible sostener que tal cosa fue violencia dirigida específicamente contra la mujer?

4.- La Inquisición inventó un sinnúmero de aparatos de tortura diseñados específicamente para aplicar en mujeres.
Respuesta:Algunos aparatos terribles que se han visto por ahí, en alguna exposición, son de muy dudosa autenticidad; tales muestras itinerantes de instrumentos de tortura no están avaladas por expertos, no pertenecen a instituciones serias y no hay a quién cuestionar sobre su procedencia; son museos piratas. Por otra parte, la cuestión del tormento en la Inquisición católica es algo de lo mejor documentado que existe, y sabemos que la Inquisición no inventó nada en tal materia: se limitó a usar aparatos que ya existían, y de ellos sólo tomo un puñado, los que le parecieron menos destructivos y que menos ponían en peligro la vida y la recuperación física del reo (el potro, la garrucha, la estrapada y alguno más). En cambio, los tribunales civiles, los grupos de linchamiento y los tribunales protestantes se permitían muchas cosas más, como el bien conocido proceso de arrojar al agua, amarrada, a la supuesta bruja: si flotaba, era bruja; si se ahogaba... pues, pobrecita, ya se fue al Cielo.

5.- Todas esas atrocidades fueron cometidas por la Inquisición católica, en su totalidad o en su aplastante mayoría.
Respuesta: El 90% de las mujeres condenadas por brujería lo fue por la inquisición protestante, pero ese dato se oculta cuidadosamente por la historiografía liberal-masónica (y por los protestantes, lógicamente) para cargarle la cuenta completa a su gran enemiga, la Iglesia católica. Incluso casos vergonzosos cometidos por los protestantes, tan famosos como aquel de las brujas de Salem, Massachussetts, a veces le son adjudicados a los católicos, por maestros de escuela especialmente ignorantes o malintencionados; ocurre una de dos cosas: o ignoran que no había católicos en ese lugar y en ese entonces, o salen con la barbaridad de que... pastores, curas, reverendos, católicos, protestantes... ¡todos son lo mismo, qué va! Y así, alegremente, le endilgan a la Iglesia hasta lo que hicieron los herejes. De este modo, el estudiante mexicano se ve obligado a crecer con la idea de que es miembro de una Iglesia de perversos y pervertidos.

****************************

Pero, ¿hay brujas o no?

Esta pregunta fue y sigue siendo la clave sobre lo que la Iglesia debe hacer con las personas que ostentan supuestos poderes mágicos o adivinatorios.

Hasta el siglo XV, había sido opinión oficial que dichos poderes solamente eran imaginarios, por lo que la creencia en brujerías era pura superstición, cultivada por gente fantasiosa. Pero en la segunda mitad de aquel siglo, las cosas cambiaron en dos sentidos muy importantes: en primer lugar, textos papales e inquisitoriales declararon que la brujería sí era real, incluyéndose en esto creencias tales como que las brujas podían crear tormentas o arruinar cosechas, cohabitar con demonios o impedir que se consumaran los matrimonios. En segundo, la brujería pasó a ser considerada como una modalidad de herejía, de modo que la Inquisición ya pudo perseguir también esta clase de delitos.

El tiempo pasó y también las mentalidades. Para los siglos XVII, XVIII y XIX, los inquisidores habían adoptado nuevamente un punto de vista escéptico en torno al problema de las brujas, y cuando una persona era denunciada por este delito, procedían con cautela y bastante sentido común. Todas las acusaciones fueron desestimadas porque siempre se encontró una explicación natural para los supuestos casos de hechizos, y la acción inquisitorial se fue enfocando solamente a evitar la difusión de libros de magia.

En los siglos XIX y XX, una vez desaparecida la Inquisición, se hizo lugar común criticar dicho tribunal precisamente por ser «tan crédulo» que alguna vez aceptó la creencia en brujas. El argumento permitía formular toda clase de burlas e injurias contra las inquisiciones, incluyendo al Santo Oficio (la Inquisición española y novohispana), y ya desde ahí se empezó a formular la acusación de que la Iglesia era sexista, por perseguir y ejecutar mujeres bajo el cargo tan ridículo e inverosímil de brujería.

Pero ha ocurrido algo raro. Ahora que la Inquisición está universalmente desacreditada, resulta que ha aparecido una verdadera avalancha de sectas, publicaciones, películas, sitios de internet y demás que aseguran practicar la brujería con toda seriedad. Los grupos tipo WICCA, neopaganos y demás; las películas y series televisivas de maguitos y maguitas; los libros para mujeres y para adolescentes donde se enseñan rituales y trucos de magia para atrapar al galán esquivo, sacar buenas calificaciones sin estudiar, echarle mal de ojo a la persona que te cae gorda, invocar espíritus, ángeles, duendes, etc., prometen encarecidamente dar resultados auténticos y verificables. Ahora resulta que sí existen los poderes sobrenaturales, los pactos satánicos y los hechizos. Incluso los grupos de brujas afirman sin tapujos ser continuadores de una religión que fue perseguida por la Iglesia católica, y que ahora puede resurgir sin temor.

Entonces se pregunta uno: ¿No que la brujería era un fraude patente que demostraba lo estúpidos que eran los católicos? ¿No que la brujería, por ser falsa, sólo era un pretexto de la Iglesia para perpetrar persecuciones misóginas?

Los exorcistas aseguran que la magia es un vehículo que puede llevar a la infestación, a la obsesión y a la posesión satánicas; la ciencia afirma que no hay evidencias empíricas para avalar la creencia en brujerías; los gobiernos municipales ya no sólo se contentan con organizar rituales new age de adoración al sol en el equinoccio de primavera, sino que ahora también nos venden que hay que entrarle a la magia del solsticio de verano; los grupos feministas juran que todo es un pretexto para atacar a la mujer. ¿Dónde está la verdad? A veces la Inquisición, vista de lejos y con pinzas, provoca cierta nostalgia (D. G. B.).

EL OBSERVADOR 521-9

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


FLOR DE HARINA (Sal 147, 14)
Antinarcisismo gráfico
Por el Pbro. Justo López Melús

«He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo» (Jn 1, 29), dijo Juan Bautista al ver a Jesús. Y al momento dos de sus discípulos siguieron a Jesús. Es difícil el papel de Juan. Los discípulos habían acudido para aprender en su compañía. Y en la escuela de Juan acaban por encontrarse con Jesús. «¡Oh —clama Pronzato— si todos los que acuden a nosotros para reuniones y encuentros y simposiums tuvieran la agradable sorpresa de encontrar a Cristo!».

+ Juan no atrae ni por un momento el interés sobre su persona. Su misión es la de apartar la atención de su figura de profeta para polarizarla sobre el personaje principal que acaba de aparecer. Es el testigo auténtico que sabe desaparecer en el momento justo para dejar libre el campo a los verdaderos protagonistas del encuentro.

+ El verdadero apóstol podría ser definido así: el que sabe ceder el puesto. El que «sabe que su misión es la de provocar el encuentro, favorecerlo y prepararlo. Pero cuando esto sucede, él no está para incomodar, ni para hacer de maestro de ceremonias, ni tampoco para invitado obligado. Se retira, más bien, discretamente».

+ La Virgen en Caná invita a los criados a dirigirse a Jesús: «Haced lo que Él os diga» (Jn 2, 5). Claudel ha escrito: «ser para los demás un camino que se utiliza y se olvida». Fácil de escribir. Pero no es fácil retirarse a tiempo. El dedo de Juan Bautista que señala la llegada del protagonista, sin entretenerse en la peligrosa zona de la complacencia personal, es el símbolo más eficaz del testigo auténtico. No habrá caso más gráfico de antinarcisismo.

EL OBSERVADOR 521-10

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]


VISTAZOS RÁPIDOS A LOS DOCUMENTOS DE JUAN PABLO II
Carta a los obispos por el Jueves Santo (1980), sobre el misterio y culto de la Eucaristía (I)
Por Walter Turnbull

Aunque no es una encíclica ni un documento famoso, en esta carta encontramos una valiosa exposición de Juan Pablo II sobre el Sacramento de la Eucaristía al principio de su pontificado. Presentamos algunas de las ideas a nuestro juicio más importantes.

La Eucaristía es la razón de ser del sacramento del sacerdocio, nacido en el momento de la institución de la Eucaristía. El sacerdote ejerce su misión principal y se manifiesta en toda su plenitud celebrando la Eucaristía. Este es el ejercicio supremo del «sacerdocio real», la «fuente y cumbre de toda la vida cristiana». Los sacerdotes son «por ella», «para ella» y responsables de ella para los otros, que esperan y necesitan de los sacerdotes un particular testimonio de veneración hacia este sacramento, para que todos puedan igualmente ser edificados y vivificados.

El culto del misterio eucarístico está dirigido al Padre, que nos dio a su único hijo, y es también, en el Espíritu Santo, un acto de adoración y agradecimiento al Hijo por habernos redimido con su muerte y hecho partícipes de su vida inmortal mediante su resurrección. Este culto se realiza en la Misa y en toda otra forma de devoción eucarística, especialmente en la solemnidad de Corpus Christi. La Iglesia y el mundo necesitan esta contemplación llena de fe y abierta a reparar las graves faltas y delitos del mundo.

La Iglesia hace la Eucaristía y la Eucaristía construye la Iglesia. La Iglesia ha sido fundada sobre la comunidad de los Doce que han participado del Cuerpo y la Sangre del Señor y entrado en comunión con el Hijo de Dios. Este encuentro y esta intimidad con Cristo constituyen la sustancia del culto eucarístico. Esta unión no disminuye, sino que facilita la unión entre los hombres. La Iglesia se realiza cuando, en comunión fraterna, celebramos el sacrificio de Cristo y recibimos a Cristo en la comunión, lo cual nos asocia en Él a la unidad de su cuerpo, que es la Iglesia.

El culto eucarístico constituye el alma de toda la vida cristiana, dado que el amor a Dios y al prójimo encuentra su fuente precisamente en el Santísimo Sacramento. En la Eucaristía reconocemos el amor de Dios y nace en nosotros una respuesta de amor, y gracias a ella ese amor se profundiza y se refuerza. Fruto de este culto es la perfección de la imagen de Dios en nosotros, una maduración en la unión con Cristo.

La Eucaristía es escuela de amor activo al prójimo, ya que nos demuestra la dignidad de cada hombre si Cristo se ofrece por cada uno; nos hace sensibles a todo sufrimiento y nos recuerda que Dios hace su morada en el interior del hombre.

La veneración eucarística de Dios corresponde a sus planes salvíficos. Es alimento para la vida espiritual. Dios quiere que los verdaderos adoradores lo adoren así.

En una vida estilo sacramental, el cristiano desea que Dios lo haga llegar a la plena madurez de Cristo, y Dios actúa en él principalmente a través de los sacramentos.

El culto eucarístico es el centro y fin de la vida sacramental; lleva a plenitud lo iniciado en el Bautismo y la Confirmación. También se relaciona con el Matrimonio y el Sacramento de los Enfermos, y guarda una especial relación con la Penitencia: la Penitencia es indispensable para la Eucaristía y la Eucaristía conduce a la Penitencia.

En la Eucaristía todo lo humano sufre una transformación y elevación. El culto eucarístico no es tanto culto de la trascendencia inaccesible cuanto de la divina condescendencia y es, a su vez, transformación del mundo en el corazón del hombre. La Misa es una acción santa y sagrada porque en ella está presente y actúa Cristo, representado por el celebrante, y porque es constitutiva de las especies sagradas. «In persona Christi» quiere decir en la identificación sacramental con Cristo, el único cuyo sacrificio puede tener fuerza propiciatoria ante Dios.

El «Sacrum» de la Misa no puede ser privado de su sacralidad y sacramentalidad, ni ser instrumentalizado para otros fines, a riesgo de convertirse en una profanación.

EL OBSERVADOR 521-11

  [SUMARIO] [INICIO]


MENSAJE ESPECIAL DE VACACIONES
«Se puede y se debe hacer más» para evitar muertes en carretera, asegura Benedicto XVI
Al comenzar las vacaciones de verano en el hemisferio norte

Al inicio de las vacaciones del verano boreal, Benedicto XVI lanzó, antes de rezar el Angelus dominical, un llamamiento a la prudencia en la carretera para respetar la propia vida y la de los demás.

A las decenas de miles de peregrinos que llenaban la plaza de San Pedro, soportando a mediodía un despiadado sol y más de 35 grados a la sombra, el Papa les deseó que «puedan vivir con serenidad algún día de merecido descanso y esparcimiento».

Al mismo tiempo, lanzó «un llamamiento a la prudencia a quienes se ponen en camino para llegar a diferentes lugares de veraneo».

«Cada día, por desgracia, especialmente en el fin de semana, se registran en las carreteras accidentes con muchas vidas humanas trágicamente rotas, y más de la mitad de las víctimas son jóvenes», constató.

Si bien reconoció que «en los últimos años se ha hecho mucho para prevenir estos trágicos sucesos», Benedicto XVI consideró que «se puede y se debe hacer más con la contribución y el compromiso de todos».

«Es necesario combatir la distracción y la superficialidad, que en un momento pueden arruinar el propio futuro y el de los demás —afirmó—. La vida es preciosa y única: debe ser respetada y protegida siempre, también con un correcto y prudente comportamiento en la carretera».

Antes de concluir, encomendó a la Virgen María a «quien viaja» e imploró la misericordia divina «para las víctimas de la carretera».

Tras la oración del Angelus, el Papa saludó a los peregrinos en francés, inglés, castellano, alemán e italiano para desearles de nuevo unas felices vacaciones.

El vicario de Cristo comenzará las suyas el 11 de julio, en el Valle de Aosta (Alpes italianos) hasta el 28 de julio. A continuación, viajará a Castel Gandolfo, la residencia veraniega de los papas, a unos 30 kilómetros de Roma, para continuar con sus actividades ordinarias.

Del 18 al 21 de agosto el obispo de Roma es esperado en Colonia (Alemania) para participar en las Jornadas Mundiales de la Juventud, primer viaje internacional de este pontificado.

(Fuente: Zenit.org-El Observador)

EL OBSERVADOR 521-12

[SUMARIO] [INICIO]


FIN

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006