El Observador de la Actualidad

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD
-Periodismo católico-
12 de marzo de 2006 No.557

SUMARIO

bulletPORTADA - Más responsabilidades eclesiásticas para la mujer busca el Papa
bulletCARTAS DEL DIRECTOR - Renunciar a la verdad
bullet¿CÓOOMO DIJO? - Diez lecciones sobre el populista
bulletMIRADAS - Diez razones para no legalizar la prostitución
bulletJÓVENES - Bono, de U2, apuesta por la gracia de Cristo frente a la ley del Karma
bulletRESUELVE TUS DUDAS - ¿Por qué adoran a la Virgen de Guadalupe? / ¿Es malo ver películas de Harry Potter?
bulletREPORTAJE - Se abre la estación de caza contra el cristianismo
bulletELECCIONES 2006: EL PUNTO DE VISTA CATÓLICO - Fe cristiana y compromiso social
bulletENTREVISTA - Los hispanos, esperanza para la Iglesia en los Estados Unidos
bulletCUARESMA - Un análisis necesario: Si no fuera pecado, ¿lo haría?
bulletPALABRAS - Carta a un niño
bulletLA VOZ DEL VICARIO DE CRISTO - La adoración eucarística es de máxima importancia
bulletEsta cuaresma, ¿qué tal unos ricos camarones?
bulletPINCELADAS - Dos amigos y un oso

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule

PORTADA
¿Cómo podría imaginarse una Iglesia sin su contribución?
Más responsabilidades eclesiásticas para la mujer busca el Papa
Benedicto XVI considera que es justo preguntarse si es posible dejar más responsabilidades a la mujer en la Iglesia católica, según explicó en un encuentro con los párrocos de Roma.

Le fue presentada al Santo Padre una pregunta, basada en la experiencia de una madre de familia y de algunas religiosas comprometidas en la recuperación de sacerdotes en crisis. La respuesta tuvo ese día amplio eco en todo el mundo. El sacerdote preguntó: «¿Por qué no hacer que la mujer también participe en el gobierno de la Iglesia? De hecho, su punto de vista en las decisiones que hay que tomar es diferente del masculino».

Al contestar, el Papa comenzó constatando que los sacerdotes tienen la experiencia de «mujeres creyentes que nos ayudan en nuestro camino», motivo por el cual «la Iglesia tiene una gran deuda que agradecer a las mujeres». Subrayó que «las mujeres hacen mucho, me atrevería a decir, por el gobierno de la Iglesia, comenzando por las hermanas de los grandes padres de la Iglesia, como san Ambrosio, hasta las grandes mujeres de la Edad Media —santa Hildegarda, santa Catalina de Siena—, y después santa Teresa de Ávila hasta llegar a la Madre Teresa». «Diría que este aspecto carismático se distingue ciertamente del sector ministerial, en el sentido propio de la palabra, pero es una auténtica y profunda participación en el gobierno de la Iglesia».

«¿Cómo podría imaginarse el gobierno de la Iglesia sin esta contribución, que en ocasiones se hace muy visible, como cuando santa Hildegarda critica a los obispos, o como cuando santa Brígida y santa Catalina de Siena amonestan y logran que los Papas regresen a Roma?», preguntó. Esta contribución, indicó, «es siempre un factor determinante, sin el que la Iglesia no puede vivir».

El ministerio sacerdotal, reservado a los hombres

Esto significa dejar espacio a ciertas voces, como la del sacerdote, que dicen: «queremos ver también más visiblemente, de manera ministerial, a las mujeres en el gobierno de la Iglesia». Fue entonces mencionada la doctrina de Juan Pablo II en la carta apostólica «Ordinatio sacerdotalis», según la cual «la Iglesia no tiene en modo alguno la facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres». Benedicto XVI ratificó que el «ministerio sacerdotal está reservado por el Señor, como sabemos, a los hombres, pues el ministerio sacerdotal es gobierno en el sentido profundo». En definitiva, subrayó, «el Sacramento gobierna a la Iglesia».

EL OBSERVADOR 557-1

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


CARTAS DEL DIRECTOR
Renunciar a la verdad
Por Jaime Septién

Una de las tesis más defendidas por el cardenal Ratzinger, cuando era el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, era la siguiente:

La idea de que, en última instancia, no es relevante si utilizo ésta o aquélla fórmula, o si obedezco a ésta o aquélla tradición está hoy firmemente arraigada en el espíritu del mundo occidental. Pero donde ya no hay ninguna verdad, se puede cambiar toda norma y hacer incluso lo contrario. La renuncia a la verdad es el verdadero origen de nuestra crisis.

Y sigue en ese mismo camino el papa Benedicto XVI. La «dictadura del relativismo» que anunció durante la misa previa al Cónclave que lo elegiría a él como sucesor de Juan Pablo II, es, exactamente, lo mismo: el descrédito de una verdad y la sustitución de la verdad por «múltiples versiones» de, por ejemplo, el sentido de la vida y de la muerte.

Sí es relevante si digo «que Dios te acompañe» con respecto a «que te vaya bien» o, más aún, a decir: «que tengas suerte». La primera fórmula nos arraiga en una tradición, en una historia en la que Dios no está alejado del acontecer del hombre; la segunda es un deseo meramente humano, aunque anclado en el bien querido por Dios para sus criaturas, y la tercera es, francamente, esotérica, una tradición «novedosa» según la cual todo es cuestión de buenas «vibras», de combinaciones cabalísticas, de interpretaciones de sabidurías orientales, etcétera.

Ahora parece causarnos escozor, comezón, bochorno decir en público que somos católicos y que nuestra fe nos invita a considerar como válidas unas opciones políticas o legislativas y otras, de plano, no. Podemos cambiar nuestras convicciones de acuerdo con la dirección del viento. Las tenemos a la venta.

La renuncia a la verdad ha abierto el campo a los vendedores de baratijas. Se las compramos como quien compra un clavo ardiendo. Sabemos que no vamos a llegar a ningún lado, pero nos hacemos la ilusión de que nos va a ir mejor a nosotros, solamente a nosotros. Esa es la renuncia de la verdad, el drama de nuestros días: cambiarla por una multiplicidad de «opciones» en las que Dios nada tiene que ver, porque son «opciones» del mundo. Se nos vende eso como libertad. Pero Juan Pablo II lo dijo con absoluta certeza: «Verdad y libertad o van juntas o juntas perecen miserablemente».

EL OBSERVADOR 557-2

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


¿CÓOOMO DIJO?
Diez lecciones sobre el populista

El historiador mexicano Enrique Krauze ha hablado
, en una conferencia, sobre los diez problemas graves que enfrentan Iberoamérica y el populismo, ese fantasma político que junto con el militarismo, el marxismo y el estatismo, parecía ya desterrado de las prácticas políticas de nuestro continente… 1. El populista exalta al líder carismático. En este sistema siempre hay un hombre providencial que resolverá, de una vez por todas, los problemas del pueblo. 2. El populista abusa de la palabra, se apodera de ella. El líder populista se siente intérprete de la verdad y es, al mismo tiempo, la agencia de noticias del país que gobierna. 3. El populista fabrica la verdad. Abomina de la libertad de expresión, confunde la crítica con enemistad, desprestigia, controla y acalla todo aquello que no le es favorable. 4. El populista utiliza de modo discrecional los fondos públicos. Tiene un concepto mágico de la economía; para él todo gasto es inversión; el erario es su patrimonio privado. 5. El populista reparte directamente la riqueza. Y eso no estaría mal, pues hay muchas personas que necesitan recurso, pero no la reparte gratis sino a cambio de obediencia política. 6. El populista alienta el odio de clases. En su afán de afincarse en el poder hostiga a todos los que tienen acusándolos de antipatriotas pero se alía con ellos cuando los necesita. 7. El populista alienta permanentemente a los grupos sociales. Apela, organiza, enardece a las masas; siempre tiene a sus cientos de miles de personas empaquetadas para recorrer las calles. 8. El populista fustiga por sistema al enemigo exterior. Inmune a la crítica, necesitado siempre de un chivo expiatorio para sus fracasos, echa la culpa de todo a Estados Unidos. 9. El populista desprecia el orden legal. Como «la justicia pertenece al pueblo» está por encima de los jueces, de las leyes, de las instituciones, es fruto de la «soberanía popular». Y el populista es el depositario del orden legal emanado del pueblo de quien es su traductor. 10. El populista abomina de la democracia liberal. No hay límites a su poder, todos los límites los considerará aristocráticos, oligárquicos, contrarios a la voluntad popular.

Desde luego, dice Krauze, cada quien puede ver en esto un inmenso retroceso o no. La mejor de todas las figuras, para juzgar al populista, se llama Hugo Chávez y trabaja de presidente de Venezuela. ¿Habrá otros que pudieran seguirle?

EL OBSERVADOR 557-3

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


MIRADAS
Diez razones para no legalizar la prostitución

La Coalición Internacional Contra el Tráfico de Mujeres, ha emitido un documento muy importante sobre el tema de la no legalización o despenalización de la prostitución en el mundo. Muchas son las voces que demandan andar un camino contrario. Dicen que lo mejor que se puede hacer para proteger a las mujeres es legalizar su situación, no hacerlas doblemente víctimas, darles servicios de salud y –como Holanda—inscribirlas en el catálogo de las actividades productivas para que paguen impuesto al Estado por su actividad, como los plomeros o las secretarias.

La Coalición –y cada día más personas—piensa, justamente, lo contrario: legalizar o despenalizar la prostitución sería algo así como legalizar la esclavitud. Por ejemplo: si en Indonesia, por las condiciones de pobreza extrema, es necesario que los niños trabajen, mejor que trabajen bajo condiciones de salud y de cuidado de la empresa, en lugar de andar cociendo ladrillos a la buena de Dios. Este pensamiento «humanista» no tiene nada de humano y sí bastante de cínico.

Ni los niños deben trabajar ni la miseria debe obligar a las mujeres a convertir su cuerpo en mercancía. Sobre todo, porque si lo convierten en mercancía lo hacen un objeto. Y ya se sabe lo que hacen los machos con los objetos. Los usan, los estrujan, los consumen y cuando ya se arrugaron, ajaron, despelucaron, los tiran a la basura. Por ello, la Coalición ha propuesto diez razones para no legalizar la prostitución. Por razones de espacio, no puedo entrar en ellas. Las enumero y, posteriormente, hago un comentario general:

1. La legalización / despenalización es un regalo para los proxenetas, los traficantes y la industria del sexo.
2. La legalización / despenalización de la prostitución y de la industria del sexo promueve el tráfico sexual.
3. La legalización / despenalización de la prostitución no supone un control de la industria del sexo, antes lo contrario: la expande.
4. La legalización / despenalización de la prostitución aumenta la prostitución clandestina, ilegal y la prostitución de la calle.
5. La legalización de la prostitución y la despenalización de la industria del sexo promueven la prostitución infantil.
6. La legalización / despenalización de la prostitución no protege a las mujeres que están en la prostitución.
7. La legalización / despenalización de la prostitución aumenta la demanda de la prostitución, incentiva a los hombres a comprar a las mujeres por sexo en un entorno social más permisible y de mayor aceptabilidad.
8. La legalización / despenalización de la prostitución no promueve una mejora de la salud de las mujeres.
9. La legalización / despenalización de la prostitución no aumenta las posibilidades de elección de las mujeres.
10. Las mujeres que están dentro de la prostitución no quieren que se legalice o despenalice la industria del sexo.

De cada uno de los diez puntos anteriores la Coalición Internacional Contra el Tráfico de Mujeres tiene una serie de argumentos de peso. En resumen, que se legaliza no por cariño a la mujer, sino para proteger la industria global del sexo. Y en esa espuela se llevan a niñas y niños. La investigación de Lydia Cacho en Cancún es muy aleccionadora.

EL OBSERVADOR 557-4

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


JÓVENES
Bono, de U2, apuesta por la gracia de Cristo frente a la ley del Karma
Entrevistado por un periodista de hip rock, no creyente, Bono hizo toda una declaración de fe argumentada y bien estructurada. El entrevistador, Michka Assayas, recoge estas revelaciones en su libro Bono in Conversation.

Por Pablo J. Ginés

Bono, el cantante y compositor del veterano grupo pop irlandés, U2, es conocido por su compromiso con las causas humanitarias, la lucha contra la pobreza y haberse reconocido católico en diversas ocasiones. En las letras de algunas canciones del grupo se pueden rastrear sutiles influencias religiosas que añaden profundidad a estos maestros del pop. Lleva 23 años felizmente casado (lo que ya es una rareza en el mundo de los artistas famosos), pero su estética rebelde y un vocabulario a veces grosero le alejan de cualquier imagen beata. Lo que nunca había sucedido es que Bono hiciese toda una predicación del sentido del cristianismo durante una entrevista.

La Gracia contra el Karma

Todo empiezó cuando Assayas preguntó a Bono si no le parece que cuando alguien se hace religioso suceden cosas «aterradoras». Pero Bono tiene otro enfoque:
— Es un concepto impactante la idea de que el Dios que creó el Universo podría estar buscando compañía, una verdadera relación con personas; pero lo que de verdad me mantiene arrodillado es la diferencia entre la Gracia y el Karma.
— ¿Y eso que es?
— En el centro de todas las religiones está la idea de Karma. Ya sabes, lo que tú haces te vuelve a ti; un ojo por un ojo, un diente por un diente, o, en física, cada acción encuentra otra igual o bien otra opuesta. Y entonces llega esta idea llamada Gracia que acaba con todo esto... El amor interrumpe, si quieres, las consecuencias de tus acciones, lo que en mi caso realmente son buenas noticias porque yo he hecho muchas estupideces.
— ¿Cómo cuáles?
— Eso es entre Dios y yo. Pero yo tendría problemas serios si el Karma finalmente fuese mi juez. No es que excuse mis errores, pero yo me acojo a la Gracia. Me acojo a que Jesús tomó mis pecados sobre la Cruz, porque yo sé quien soy y espero no tener que depender de mi propia religiosidad.
— El Hijo de Dios que se lleva los pecados del mundo... Desearía poder creer en eso —comenta Assayas.
— El sentido de la muerte de Cristo es que Cristo tomó los pecados del mundo, de forma que lo que soltamos no vuelva a nosotros rebotado, y que nuestra naturaleza pecadora no coseche la muerte obvia.
— Ésa es una gran idea, no se puede negar. Una esperanza tan grande es maravillosa, aunque esté cercana a la demencia, en mi opinión —sugiere Assayas—. Cristo tiene su lugar entre los grandes pensadores del mundo. Pero... Hijo de Dios... ¿no es eso increíble?
— Mira —responde Bono—, la respuesta secular a la historia del Cristo siempre dice algo así: «Era un gran profeta, obviamente un tío muy interesante, tenía mucho que decir, en la línea de otros profetas, sean Elías, Mahoma, Buda o Confucio». Pero la realidad es que Cristo no te permite decir esto. No te deja salir por ahí. Cristo dice: «No, yo no digo 'soy un maestro', no me llaméis maestro. No estoy diciendo 'soy un profeta'. Estoy diciendo 'soy el Mesías'. Estoy diciendo 'Yo soy Dios Encarnado'. Así que lo que te queda es que o Cristo era quien decía que era -el Mesías- o era un completo chiflado. La idea de que todo el curso de la civilización de medio planeta ha cambiado, que se ha vuelto del revés, debido a un chiflado... para mí, eso sí que es increíble.

Resumido de Forumlibertas.com

EL OBSERVADOR 557-5

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


RESUELVE TUS DUDAS
¿Por qué adoran a la Virgen de Guadalupe?
Pregunta:
¿Por qué adoran a Guadalupe si no se habla de ella en la Biblia?
Edén Javier

Respuesta:
A la Santísima Virgen María, madre de Jesucristo Dios y hombre, como se presentó en México bajo la advocación de Guadalupe (la que pisa la cabeza de la serpiente), los católicos —al menos los verdaderos católicos— no la adoramos; le ofrecemos un culto de veneración, es decir, de cariño, amor, admiración, solicitud, alabanza, agradecimiento, e imitación de sus virtudes, y lo hacemos no porque esté en la Biblia, sino porque existen elementos suficientes para asumir, con apego a la razón, a la doctrina de la Iglesia y a las Sagradas Escrituras, que ella es la misma que llevó en su seno a Jesucristo y que fue enviada por Dios para traerlo a Él a nosotros y llevarnos a nosotros a Él.

¿Es malo ver películas de Harry Potter?
Pregunta:
¿Es malo ver películas como Harry Potter y El señor de los anillos por tener imágenes diabólicas?
Jaime.

Respuesta:
No. Las que tú llamas imágenes diabólicas, que en realidad son imágenes terroríficas, no llevan en sí ningún mensaje diabólico o contra valores; lo único que pueden ocasionar es que te asustes un poquito si eres impresionable. Una imagen que represente al diablo tampoco es ni buena ni mala, mientras no te invite a servirlo a él en vez de a Dios. Lo único malo que se puede decir de Harry Potter, y por lo cual se sabe que no le simpatiza a Benedicto XVI, es que los protagonistas viven una vida fascinante gracias a la magia. Esto puede provocar en el lector un ansia de facultades o experiencias sobrenaturales, y Dios quiere que seamos felices y alcancemos la salvación por medios naturales y su gracia santificante. Los poderes y las experiencias sobrenaturales que no son fruto del Espíritu Santo casi siempre están relacionados con el demonio o llevan a alejarse de la Iglesia, y material como el de Harry Potter, o muchos otros que hay por ahí en estos tiempos, pueden darnos la equivocada idea de que son inofensivos y divertidos, o incluso de que pueden ser hasta benéficos.

Walter Turnbull

EL OBSERVADOR 557-6

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule

REPORTAJE
Se abre la estación de caza contra el cristianismo
Zenit.org-El Observador
La reciente publicación de caricaturas mofándose del profeta Mahoma suscitó llamadas a un mayor respeto de las creencias islámicas. Los cristianos se podrían preguntar, con razón, cuándo se les tendrá a ellos también algo de respeto.

Mientras sigue la controversia sobre las caricaturas, un canal de televisión de Nueva Zelanda escogió este momento para mostrar un episodio de «South Park» ridiculizando a la Virgen María y al Papa.

El episodio, «Bloody Mary», de esta serie de dibujos animados tiene escenas que muestran a una estatua sangrante de María, cuya sangre a borbotones cubre al Papa, informaba el 20 de febrero el New Zealand Herald. La idea del canal C4 TV, propiedad de la cadena de medios canadiense CanWest, de emitir el episodio atrajo fuertes protestas de los obispos católicos de Nueva Zelanda.

Los obispos publicaron una carta pastoral, leída en todas las misas del fin de semana. «La forma en que María es presentada en este episodio es burlona, indignante y va más allá de los marcos aceptables de decencia y buen gusto», indicaba la carta. «El papa Benedicto también es insultado en este episodio».

Los obispos indicaron que el año pasado la misma compañía fue responsable de la emisión de la «ofensiva serie 'Popetown'». La Broadcasting Standards Authority todavía tiene que ocuparse de la queja expresada por los obispos.

En su carta pastoral, los obispos explicaban que escribieron a CanWest hace varias semanas, pidiendo que no emitiera el episodio de «South Park», «debido a la grave ofensa que sería para todos los cristianos, incluyendo a los católicos, y a las personas de otros credos y culturas». También firmaron la carta líderes de las iglesias anglicana y presbiteriana, junto con figuras de las comunidades musulmana y judía. Incluso la primera ministra de de Nueva Zelanda, Helen Clark, una agnóstica declarada, comentó que consideraba el episodio ofensivo.

CanWest respondió a las protestas adelantando la emisión del episodio, del 10 de mayo al 22 de febrero. Según el New Zealand Herald de ese mismo día, la compañía informó de su decisión a la directora de comunicación de la Iglesia Católica, Lyndsay Freer, a la 5 de la tarde del día anterior. Se le pidió algún comentario sobre el tema para las noticias de una hora después en uno de los canales de CanWest.

«Dado que la gran mayoría de los implicados en el debate no habían tenido la oportunidad de ver el episodio, sentimos que es importante dar al público de Nueva Zelanda tal oportunidad», afirmó Rick Friesen, director de operaciones de TVWorks propiedad de CanWest.

La Iglesia ha llamado a un boicot al canal de televisión. Y un artículo del 22 de febrero en el Herald informaba de que Patrick Quinn, propietario de la agencia Max Recruitment, ha retirado su publicidad de CanWest, valorada en 4.300 dólares al mes.

Insultar a Jesús

El caso de Nueva Zelanda está lejos de ser un episodio aislado. El pasado 8 de noviembre el periódico británico Guardian informaba de que un periódico francés había ganado un juicio que le daba el derecho a mostrar una caricatura de Jesús desnudo usando un condón.

Una organización cristiana llevó a los tribunales al diario Liberation tras la impresión de la imagen en abril. Un tribunal de París describió la imagen como «cruda», pero declaró que no contravenía las leyes.

El 19 de febrero, otro periódico británico, el Observer, publicó un comentario de Nick Cohen, titulado «Es tan cobarde atacar a la Iglesia y no ofender al Islam».

Cohen describió su visita a una exposición de arte en el East End de Londres de los artistas Gilbert and George. La exposición se titulaba: «Pinturas Sonofagod: ¿Fue Jesús Heterosexual?». El catálogo describía las obras como «una asalto a las leyes e instituciones de superstición y creencia religiosa».

«No se trata de un asalto valiente a todas las religiones, sino sólo al catolicismo», explicaba Cohen. «Los propietarios de la galería saben que, aunque los católicos se sientan ofendidos, no les harán daño». Y añadía: «Si hicieran lo mismo con el Islam, les caería encima todo el infierno».

Otro caso es el de unos populares pantalones vaqueros suecos, que tienen un logotipo de un cráneo con una cruz vuelta al revés, informaba el 15 de enero el Philadelphia Inquirer.

«Es una declaración activa contra el cristianismo», explicaba Bjorn Atldax, el diseñador de los vaqueros. «Yo no soy satanista, pero tengo una gran aversión por la religión organizada». Altdax afirmó que quiere hacer que los jóvenes cuestionen el cristianismo, que él llama una «fuerza del mal» que ha esparcido guerras a lo largo de la historia.

Los pantalones han llegado a Europa y Australia, y hay planes de introducirlos en Estados Unidos y en otras partes, afirmaba el Inquirer. Cerca de 200.000 se han vendido desde marzo de 2004.

Abundan las parodias

En Estados Unidos también abundan los ataques al cristianismo. Entre los ejemplos observados el 15 de febrero por el Washington Post están: la última portada de la revista «Rolling Stone», en la que aparece el rapero Kanye West con la corona de espinas de Cristo; el corto de «The Spirit of Christmas» de «South Park», presentando una obscena pelea a puñetazos entre Cristo y Santa Claus; un programa de radio del humorista J. Anthony Brown y sus «dichos bíblicos» de la Última Cena, en la que los discípulos hacen chistes indignantes.

El periódico también recordó la controversia de 1999 cuando el alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, intentó cerrar un museo por presentar un cuadro de la Virgen María cubierta con estiércol de elefante.

Y, al mismo tiempo que se ridiculiza al cristianismo, los creyentes se enfrentan a obstáculos a la hora de proclamar su propia fe. Un caso reciente es la sentencia sobre las imágenes de Navidad en los colegios públicos de Nueva York.

El Tribunal de Apelación del Segundo Circuito de Estados Unidos dictaminó que es constitucional que los colegios prohíban imágenes de la navidad cristianas durante las Navidades, mientras que pueden permitir las imágenes de las menorah judía y de la estrella y la luna islámicas durante el Hannukah y el Ramadán. El Centro Jurídico Tomás Moro informó sobre la sentencia en una nota de prensa el 3 de febrero.

Las autoridades de la ciudad defendieron esta político afirmando que la menorah y la estrella y la luna eran permitidos porque se trataba de símbolos «seculares», mientras que el belén tenía que excluirse porque era «puramente religioso». El tribunal juzgó este argumento como falaz, indicado que esta política «cambia el carácter» de los símbolos. No obstante, apoyó la prohibición del belén.

Abundan los ejemplos. En Gran Bretaña, un crematorio gestionado por un ayuntamiento quitó la cruz de madera de su capilla, por miedo a ofender a los no cristianos, informó el pasado 9 de junio el Times. El ayuntamiento de Torbay en Devon anunció también que la capilla sería conocida en el futuro como sala de ceremonias.

Un vicario anglicano local, Anthony Macey, observó que la cruz había estado en la capilla durante 50 años. Y el padre Paul Connor, el sacerdote católico de Brixham, afirmó: «Si la cruz ofende a la gente pueden cubrirla. ¿Qué ocurre con los cristianos ofendidos porque se haya quitado?».

Respetar las creencias

La constitución pastoral «Gaudium et Spes» del Concilio Vaticano II tocó la cuestión de la cultura contemporánea y la libertad. La cultura, dice en el número 59, «tiene siempre necesidad de una justa libertad para desarrollarse». Tiene, por tanto, «una cierta inviolabilidad», que, no obstante, no es absoluta. Está limitada por el bien común y los derechos de los individuos y de la comunidad, afirmaba el documento.

Y refiriéndose a estas limitaciones, Benedicto XVI comentaba la importancia de respetar las creencias religiosas, durante su discurso el 20 de febrero al nuevo embajador de Marruecos ante la Santa Sede. «Es necesario y urgente que se respeten las religiones y sus símbolos», afirmaba el Papa.

Añadió que esto implica «que los creyentes no sean objeto de provocaciones que ofenden su práctica y sus sentimientos religiosos». Un principio válido para todas las religiones, incluido el cristianismo.

EL OBSERVADOR 557-7

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


ELECCIONES 2006: EL PUNTO DE VISTA CATÓLICO
(1 de 9)
Fe cristiana y compromiso social
Por el P. Humberto M. Marsich s.x.

Este título abarca tres cosas importantes: 1. El cristianismo, con sus valores morales y su antropovisión. 2. La fe de cada cristiano, con su adhesión amorosa al proyecto histórico de Dios. 3. La acción política del cristiano, como voluntad de incidir socialmente para el bien de todos. Una trilogía que manifiesta el dinamismo que debería caracterizar la vida de los católicos como coherencia con la fe que profesan y como respuesta a las provocaciones sociales propias de un cristianismo bien entendido. Un cristianismo que trascienda el intimismo espiritual y el sacramentalismo sin fuerza liberadora, que viven muchos de los católicos en el mundo. Tenemos que rescatar la fuerza liberadora de nuestra fe cristiana a través de experiencias auténticas del Evangelio, de vivencias comprometedoras de los sacramentos y de prácticas históricas de la caridad cristiana. Esto es parte del contenido de la reciente encíclica del papa Benedicto XVI «Deus Charitas est». Sin caridad, o sea, sin el don divino del amor, sin participar de este amor trascendente y espléndido, cuya raíz es Dios mismo en la comunión de personas trinitarias, parece decirnos Benedicto XVI, los hombres nunca lograremos construir una sociedad justa y pacífica.

El conjunto de la doctrina cristiana, en sus dogmas, en sus enseñanzas bíblicas, en sus preocupaciones pastorales y en sus principios morales, quiera o no quiera, necesariamente tiene repercusión social, o sea, consecuencias políticas. Políticas porque se refieren al bien de las personas y de las comunidades humanas, de la sociedad y del mundo entero. Es de forma indirecta como la Iglesia institucional y la fe cristiana actúan sobre el tejido social y en el alma de cada sujeto sensible a su doctrina. Mientras que es de forma directa, o sea, a través de las mediaciones históricas de los partidos, como los fieles laicos intervienen en la acción política y en las ideologías más aceptables y congruentes con la fe.

Querámoslo o no, el conjunto de la doctrina cristiana tiene consecuencias políticas. La Iglesia tiene, institucionalmente, acción política indirecta sobre el tejido social. La acción política directa es de los fieles laicos.

EL OBSERVADOR 557-8

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


ENTREVISTA
Los hispanos, esperanza para la Iglesia en los Estados Unidos
El Observador / Zenit
La arquidiócesis de Galveston-Houston, cuya erección fue en 1847, tiene ya un nuevo arzobispo en la persona de monseñor Daniel N. DiNardo, quien ha asumido la responsabilidad tras la renuncia, por motivos de edad, del ahora arzobispo emérito Joseph A. Fiorenza.

—¿Cómo ve el nuevo arzobispo de Galveston-Houston la evolución del catolicismo en el territorio que abarca su ministerio?
Arzobispo DiNardo: Galveston es el origen del catolicismo en Texas. Cuando la diócesis se fundó, en 1847, abarcaba toda la extensión de Texas. Ahora hay 15 diócesis en ese mismo territorio y la de Galveston-Houston es la más grande todas ellas, con cerca de un millón 300 mil católicos. De hecho, somos la diócesis más extensa en la región suroeste de Estados Unidos. La arquidiócesis de Galveston-Houston ha experimentado un crecimiento explosivo en los últimos veinte años, y buena parte del crecimiento proviene de México, Centro y Sudamérica, así como de Asia. El catolicismo en la arquidiócesis es multiétnico y muy vibrante.

—¿Qué porcentaje de integración tiene el catolicismo hispano en su arquidiócesis?
Arzobispo DiNardo: El número de católicos hispanos de la arquidiócesis de Galveston-Houston rebasa el 40 por ciento. Desde luego, la mayor cantidad de ellos proceden de México, pero también tenemos católicos de todos los países de Centroamérica, Sudamérica y del Caribe.

—¿Cuáles son las propuestas de la arquidiócesis en materia de inmigración?
—Arzobispo DiNardo: La arquidiócesis favorece una reforma integral del sistema migratorio de Estados Unidos; una reforma que favorezca la dignidad de la persona humana —sin olvidar la necesidad de proteger nuestras fronteras— así como el cuidado y el respeto de nuestros inmigrantes. Algunas propuestas legislativas recientes del Congreso nos parecen demasiado punitivas.

—¿Cómo acoge la arquidiócesis a los inmigrantes; qué medidas humanitarias han tomado al respecto?
Arzobispo DiNardo: Tenemos un Ministerio de Asuntos Hispanos muy activo. Lidera un programa que abarca a, prácticamente, todas nuestras parroquias que ofrecen servicios y programas desde la fe a los inmigrantes hispanoparlantes. Además, seguimos auspiciando la predicación con sacerdotes bilingües, diáconos permanentes y ministros de pastoral en esta misma línea. Tenemos elementos hispanos en la mayoría de nuestros ministerios como Vida y Familia, Adolescentes, Universitarios y Educación Cristiana. Desde Cáritas ofrecemos diversos servicios a los inmigrantes así como asistencia caritativa en alimentos, ropa, techo y revisiones médicas así como orientación laboral. Todos los necesitados son bienvenidos en nuestra arquidiócesis.

—¿Qué escenario se presenta para el catolicismo en el sur de los Estados Unidos?
Arzobispo DiNardo: Las regiones con mayor crecimiento demográfico —y, por tanto, del catolicismo— son el sur y suroeste. Creo que la presencia católica en el sur de Estados Unidos continuará incrementándose en los años por venir.

EL OBSERVADOR 557-9

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


CUARESMA
Un análisis necesario: Si no fuera pecado, ¿lo haría?
Por el P. Fernando Pascual
Una «buena tentación» es aquella que repite una y otra vez: «si me sigues, si cedes sólo por esta vez, si dejas el rigorismo, si te permites este pecadillo, ganarás mucho y perderás muy poco». Ganar mucho dinero con una trampilla, o lograr un rato de diversión pecaminosa después de una semana de tensiones en el trabajo o en la familia, o conseguir un buen contrato a base de calumniar a un amigo, o...

«No lo hagas, es pecado»

A veces evitamos ese pecado sólo porque la conciencia nos pone ante nuestros ojos esa frase decisiva: «No lo hagas, es pecado".
Sí, ya sé que es pecado, respondemos. Pero, si no fuera pecado, ¿lo haría?
Formular esta pregunta es señal, seguramente, de que no comprendemos la maldad que hay detrás de esa tentación. La vemos tan apetecible, tan fácil, tan a la mano, tan «buena», que... Pero es pecado, nos dijeron en la catequesis, leímos en un libro, nos recordó un amigo sacerdote...

¿Por qué es pecado?

Hemos de comprender que algo es pecado no sólo porque un día Dios dijo: «Esto está mal: no lo hagas». En realidad, si algo está mal (y Dios, porque nos ama, nos lo recuerda) es porque con esa acción ofendemos a Dios, dañamos al prójimo y nos degradamos a nosotros mismos. O, como decía santo Tomás de Aquino (siglo XIII), «ofendemos a Dios sólo cuando actuamos contra nuestro propio bien» (Summa Contra Gentiles, III, cap. 122).

No es como las normas de tráfico

El pecado no es, por lo tanto, como algunas normas de tráfico. Cuando busco un lugar para dejar el coche y veo la señal «prohibido estacionarse» es posible que me enfade, que no esté de acuerdo con el alcalde o con la policía. Dejar el coche ahí, en ese lugar concreto, quizá no molesta a nadie. Sé que está prohibido, pero si no estuviese prohibido, allí me estacionaría... Incluso con la total certeza de que no causaría daño a nadie.
En otras ocasiones, en cambio, la misma señal de tráfico vale no sólo porque la pusieron allí, sino porque descubro que es justo, es bueno, no estacionarse en ese lugar. Incluso habrá momentos en los que llegaré a una calle donde me gustaría estacionarme, donde no hay señal alguna (¡está permitido estacionarse allí!), pero no lo haría porque me doy cuenta de lo mucho que perjudicaría a otras personas si lo hiciera.
El pecado es parecido al segundo ejemplo. No depende de la imaginación de Dios o de algún capricho del catequista o del sacerdote.

Lo malo es malo

Si la Iglesia nos enseña que el robo es pecado, o el adulterio, o la calumnia, o el masturbarse, o el aborto, es porque en cada uno de esos actos perdemos algo de nuestra vocación al bien, al amor, a la justicia.
No es correcto, por lo tanto, pensar: «si esto no fuera pecado, lo haría». Porque si algo es malo, lo es siempre. Porque, además, mi condición de hombre y de cristiano me recuerdan que no vivo para seguir mis caprichos y buscar maneras para que las normas no me impidan realizar lo que me gustaría hacer ahora, sino que vivo para amar y hacer el bien, a todos y en todo. Por eso no quiero saltarme aquellos mandamientos que me apartan del mal para invitarme a hacer el bien.

Los mandamientos no son arbitrarios

Nos será más fácil superar la tentación del «si esto no fuera pecado...» cuando profundicemos y conozcamos más a fondo el porqué de los mandamientos, el sentido de cada norma ética, el bien que ganamos cuando queremos ser honestos. Los mandamientos no son imposiciones arbitrarias, sino señales que nos indican dónde está el bien y el mal, qué nos ayuda a vivir en amistad con Dios y con nuestros hermanos, y qué actos hieren esa amistad.
Por ejemplo, si no robo, aunque tenga que esperar más años para comprarme un coche nuevo, viviré con la conciencia más tranquila y en mayor paz con quienes viven a mi lado. Porque habré respetado el derecho de otro a un dinero que es suyo, que merece tener, que no puedo apropiarme sin dañarle y sin herir mi conciencia.

Los actos pecaminosos destruyen

Lo mismo vale para los demás casos: el mal de cada acto pecaminoso es tan grave que destruye riquezas de la propia vida y de la vida de los demás, y por lo mismo es muy bueno no ceder nunca a la voz insidiosa de una tentación que me presenta como fácil y posible algo malo.
Pensemos, además, en positivo: cuando digo no a un pecado, entonces mi corazón está (al menos, debería estar) más dispuesto a hacer más cosas buenas, a vivir más a fondo mi condición de soltero o de casado, de padre o de hijo, de estudiante o de trabajador, de amigo o de ciudadano honrado.

«Porque sé que es pecado...»

Por eso, vale la pena quitarse de la cabeza esa insinuación que no viene de Dios, sino del propio egoísmo: «Si no fuera pecado...». Habría que sustituirla por esta otra: «Porque sé que es pecado, centraré mi mirada en el mucho bien que puedo llevar a cabo por otros caminos santos y buenos".
De este modo creceremos cada día en nuestra condición cristiana, viviremos como hijos que están a gusto en casa, con su Padre de los cielos, con tantos hermanos que también quieren ser justos y difundir amor para con todos. Aunque ahora tengamos que luchar enérgicamente contra una tentación fácil, aunque tal vez pensemos que estamos "perdiendo" una ocasión única.
Es muchísimo lo que gano si conservo mi espíritu abierto para amar, para ser bueno, para estar muy cerca de ese Dios que tanto ha sufrido por hacer más bueno mi corazón.

EL OBSERVADOR 557-10

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


PALABRAS
Carta a un niño
Jean Guitton

Querido niño:

Estamos cerca el uno del otro: tú, que comienzas la vida, y yo que la concluyo. Suele decirse (y es verdad) que los extremos se tocan, y yo me entiendo mejor contigo que con aquellos que se encuentran a mitad del camino de la vida y que son llamados "mayores".

Cuando yo era pequeño como tú (la vida pasa tan rápido que pareciera que fue ayer) se me hablaba continuamente de los "mayores". Experimentaba por ellos un extraño sentimiento mezclado de atracción y desconfianza. Me parecía que el mundo de los grandes fuese un mundo diverso, prohibido a los niños.

Ahora que mi vida no puede recomenzar oigo decir que la infancia es la edad de la felicidad perfecta. Pero, ¿es verdad? Cuando se es, como tú, un niño, no se disfruta de la infancia. Y cuando un adulto cree revivir la propia infancia, evoca una condición que no existió.

A veces me pregunto si la infancia no será un sueño de los adultos... Niñito mío, ¡no es posible que te des cuenta de tu misterio!

De viejo he aprendido –demasiado tarde, sin duda- que se enriquece cuando se vive como un niño. Sobre todo si se pide al niño que haga preguntas.

Visité una vez a un célebre filósofo alemán llamado Heidegger. En aquel tiempo vivía en una celda como de ermitaño, y en medio de aquel campo cubierto de nieve, Heidegger me dio este consejo: "Si quiere usted progresar tanto en filosofía como en religión, deje que los niños le hagan preguntas. No siempre podrá responderlas, pero le harán descubrir la verdad. Porque aunque la Verdad está siempre velada, son los niños los que descorren el velo".

Un día me preguntaste qué cosa era el ser. Y no supe responderte. Otro día me dijiste: "¿Por qué yo no soy Francisco? ¿Por qué Francisco no es yo?". Y otro día: "Si tenemos dos ojos, ¿por qué no vemos dos cosas?". Y regresando del catecismo: "Entiendo quién es el diablo y quién es el buen Dios. Pero, dígame: ¿Por qué, si Dios es omnipotente, no mata al diablo?".

Las preguntas que haces son precisamente aquellas a las que ningún filósofo podría responder.

Frente a tu fascinación, a tus "problemas", me siento embarazado. No te cansas de repetir: "¿Por qué? ¿Cómo?". Napoleón, en Santa Elena, decía que el genio consiste en hacer siempre estas dos preguntas. Pero, ¿crees tú, pequeño mío, que en este mundo es posible tener de todo una explicación? A ti, que para mí eres sólo misterio, te falta todavía el sentido del misterio...

Te miro con ternura, con temor, con esperanza. Porque yo soy el pasado y tú el porvenir. ¿Serás tú, acaso, quien renueve la alegría de la tierra?

Por esto debes seguir siendo niño. Aun creciendo, debes permanecer siendo niño. Entonces serás un poeta, un artista. Estarás entre aquellos a los que la gente admira porque han sabido conservar el asombro de la infancia.

Te doy unos consejos para seguir siendo niño. Por la mañana, sobre todo cuando te despiertes, siéntete maravillado como si el sol estuviese surgiendo por vez primera, como si por primera vez salieras de la cama para vivir. Imagina que ayer no existía cuanto ahora estás viendo, como si estuvieses asistiendo al nacimiento del sol, al principio del mundo.

En la escuela haz tus deberes y aplícate. Aprende a trazar las líneas, a no cometer errores. Te aconsejaría ser un poco distraído; que una parte de ti preste atención a las líneas, a la puntuación y a todo aquello que te enseñan los maestros, y la otra parte sea como un pájaro que vuele lejos, sin prestar atención a nada. Pera conservarte niño durante toda la vida, es esta segunda parte de ti mismo la que deberás cultivar. Dirán que sueñas. Pero es el sueño despierto lo que hace al genio.

Los grandes te enseñarán el esfuerzo. Tú les enseñarás a ellos el acto del abandono llamado "gracia". Nosotros te daremos las reglas; tú, en cambio, nos darás tu fantasía, tu inocencia. Nosotros te impondremos la gravedad; tú nos enseñarás la alegría.

Te explicaremos que todo es más difícil de lo que crees. Y tú enseñarás a nuestras frentes ya cubiertas de arrugas que todo es más fácil de lo que lo habíamos creído.

El día termina. Cae la tarde. El sol se va, como tú, a dormir entre nubes de luz y color. Es el momento en que entrarás en lo que es llamado la noche. Es el momento en que se construyen los sueños. Y los sueños de un niño son los sueños más bellos.


Traducción de Juan Jesús Priego

EL OBSERVADOR 557-11

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


LA VOZ DEL VICARIO DE CRISTO
La adoración eucarística es de máxima importancia

Benedicto XVI, al recibir en audiencia privada a un grupo de diáconos permanentes, habló de la importancia de la adoración eucarística para poder testimoniar realmente el amor de Dios.

El Papa recordó que «Cristo es el ejemplo al cual ver. En el Evangelio, Él ha dicho a sus discípulos que ha venido 'no para ser servido sino para servir'».

Recordando la Última Cena, el Pontífice explicó que el Señor «realizó un humilde gesto, reservado a los esclavos, al lavar los pies a los doce, dando así el ejemplo para que sus discípulos pudiesen imitarlo en el servicio y en el amor».

Asimismo, invitó a los presentes a la unión con Cristo, que debe ser «cultivada con la oración», y dijo que «la vida sacramental, y en particular la adoración eucarística, es de máxima importancia para vuestro ministerio, para que éste pueda realmente testimoniar el amor de Dios».

Refiriéndose al sacramento del matrimonio, Benedicto XVI hizo un llamado para que quienes deseen celebrarlo, anuncien «la verdad del amor humano, explicando así que el matrimonio basado sobre un amor exclusivo y definitivo es el ícono de la relación de Dios con su pueblo y viceversa».

El vicario de Cristo hizo también referencia a una fe global, y recordó a los presentes la necesidad de «integrar al anuncio del Evangelio el testimonio concreto de la caridad, que no es para la Iglesia una especie de actividad de asistencia social sino que pertenece a su naturaleza, es expresión irrenunciable de su misma esencia».

Al final recordó a la Virgen María, «la humilde sierva del Señor, que ha donado al mundo el Salvador» y a san Lorenzo diácono, «que ha amado al Señor hasta dar la vida por Él», para que acompañen con su intercesión a todos los diáconos.

EL OBSERVADOR 557-12

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


Esta cuaresma, ¿qué tal unos ricos camarones?
Yusi Cervantes Leyzaola

O una trucha empapelada. O un guachinango al mojo de ajo… ¡Qué delicia! ¿Pero éste es el espíritu de la cuaresma?

Con frecuencia perdemos el camino, el verdadero espíritu de las cosas. La elección de la carne como el producto a evitar en Cuaresma se debió a que la carne era un lujo. Hoy en día ya no hay tal diferencia entre pescado y carne, así que, para seguir el espíritu de la norma, habría que buscar formas de hacer algún sacrificio en estos días. En cuanto al pescado, hay que seguir consumiéndolo en lugar de carne los viernes de Cuaresma y el miércoles santo, pero que sea un pescado modesto; por favor, ¡camarones no!

Nos cuentan nuestros padres o abuelos de los tiempos en que, especialmente en el centro del país, durante la cuaresma no había bodas ni fiestas, la gente no iba al cine, había más días de ayuno, más sacrificios… Tal vez nos parezca exagerado, pero ¿no será que nos hemos ido al otro extremo? Hoy no entendemos el para qué de los sacrificios, no les encontramos sentido.

Esto tiene que ver, me parece, con que estamos perdiendo la perspectiva de la necesidad de la renuncia, de la importancia de templar el espíritu. Todo lo queremos cómodo, fácil y ya, de inmediato. Hemos perdido de vista que la Cuaresma es un tiempo de preparación, purificación y reconciliación. Este tiempo prepara la memoria de los acontecimientos más grandes de todos los tiempos: el sacrificio de Jesús y su resurrección, nada menos que el centro y el sentido de nuestra fe. Digo memoria, pero en realidad es más que eso, es una actualización, un hacerlos vida hoy, en nuestro tiempo, tanto individual como comunitariamente, como pueblo de Dios. ¿Cómo no prepararnos para hechos tan trascendentales?

Hace falta silencio interior, hace falta renunciar a lo que nos distrae, hace falta el sacrificio que nos purifica y, más aún, que nos permite unirnos al sacrificio de Jesús. Pidamos al Señor su gracia para que en esta Cuaresma no nos dejemos llevar por los imperativos comerciales, que recuperemos el verdadero sentido de estos días y que, junto a nuestra familia, nos preparemos para recordar los fundamentos de nuestro ser cristianos.

EL OBSERVADOR 557-13

horizontal rule

  [SUMARIO] [INICIO]

horizontal rule


PINCELADAS
Dos amigos y un oso
Por el P. Justo López Melús

La historia está llena de gestos de generosidad. Abundan los casos de personas, de amigos, que habiendo podido salvarse prefirieron esperar a su amigo, ayudarle a salvarse, aun a riesgo de perecer ellos también... Dos amigos atravesaban un bosque, cuando de pronto apareció ante ellos un oso en actitud amenazadora. Uno de los amigos huyó rápido y se subió a un árbol, sin preocuparse del compañero.

El otro no encontró medio mejor que tirarse en tierra, quedándose inmóvil y sin respirar, fingiéndose muerto. Llegó el oso, le lamió un buen rato y, creyéndole muerto, se marchó. Cuando el oso desapareció acudió el amigo que se había subido y le preguntó: «Cuando el oso se acercó parecía que te estaba hablando. ¿Qué te dijo?». «Me ha dicho solamente una cosa: que no me fíe nunca de los amigos como tú».

EL OBSERVADOR 557-14

horizontal rule

[SUMARIO] [INICIO]

horizontal rule

FIN

horizontal rule

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006