El Observador de la Actualidad

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD
Periodismo católico para la familia de hoy
14 de mayo de 2006 No.566

SUMARIO

bulletPORTADA - Ninguna encuesta, opinión o consenso puede atentar contra los bienes primordiales de la humanidad
bulletCARTAS DEL DIRECTOR - El miedo para Presidente...
bulletMIRADAS - Debates de los debates
bulletPINCELADAS - Lógica cristiana
bulletELECCIONES 2006 - ¿Qué otros criterios son necesarios para elegir bien? (1 de 2)
bulletRESUELVE TUS DUDAS - Adán, Eva y los extraterrestres
bulletNUESTRO PAIS - Los obispos mexicanos recuerdan a los candidatos el derecho a la libertad religiosa
bulletCOLUMNA HUÉSPED - El otro México
bulletCUADERNOS DE VIAJE - El dolor del pasado
bulletFLOR DE HARINA - Doble ciudadanía
bulletDICCIONARIO DE AUTORES CATOLICOS DE HABLA HISPANA - José Luis (Dimas) Antuña Gadea
bulletENTREVISTA - Los periodistas católicos deben ser profesionales, consecuentes y optimistas
bulletTEMAS DE HOY - La droga: un mercado de muerte
bulletLA VOZ DEL VICARIO DE CRISTO - La Tradición apostólica nos une con Jesucristo

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


PORTADA
Ninguna encuesta, opinión o consenso puede atentar contra los bienes primordiales de la humanidad: cardenal Juan Sandoval Íñiguez
El Observador / Redacción

El cardenal Juan Sandoval Íñiguez, arzobispo de Guadalajara, ha emitido un comentario a la intención asignada por el Papa al Apostolado de la Oración para el presente mes. Tal intención fue enunciada así: «Para que en los países de misión, los responsables de las instituciones públicas promuevan y defiendan con leyes oportunas la vida humana desde la concepción hasta su término natural».

El purpurado tapatío retoma así la intención:

Función

«Las misiones nacen en el corazón enamorado de un Dios que no se resigna a la lejanía ni al abandono de sus hijos e hijas. El amor del Padre es un amor sin fronteras. No hay límites de territorio, cultura, raza, credo, todos somos hijos del Dios Trino. Que todos te reconozcan a Ti, Único Dios Verdadero».

Actores

«Los responsables de las instituciones públicas... El apóstol san Pablo nos dice: 'ante todo recomiendo que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres; por los reyes y por todos los constituidos en autoridad, para que podamos vivir una vida tranquila y apacible con toda piedad y dignidad' (1Tim 2, 1-2)».

Objetivos

«El objetivo innato de la política es el bien común de todas las personas y de todos los grupos. Una buena actividad política es el modo de ayudar a las personas para que vivan en la libertad y solidaridad que corresponde a la dignidad humana y hace el logro de la justicia social y la paz.

Modo

« Promuevan y defiendan con leyes oportunas... 'Así hace el que teme al Señor, el que abraza la ley logra sabiduría' (Eclo 15, 1)».

Instrumentos

«El Estado tiene el deber de defender la vida de los ciudadanos y el bien común.
«Ninguna encuesta u opinión de la mayoría o consenso puede atentar contra los bienes primordiales de la humanidad.
«Si aconteciera eso, 'desaparece toda referencia a valores comunes y a una verdad absoluta para todos; la vida social se adentra en las arenas movedizas de un relativismo absoluto. Entonces todo es pactable, todo es negociable: incluso el primero de los derechos fundamentales, el de la vida' (EV, n 20)».
«El carácter imperativo de la ley busca el bien de cada uno y de todos, y se opone, por eso mismo, al juicio del sujeto que quiere ser el árbitro del valor de sus propias acciones, nos quita de nuestras espontaneidades emotivas (...).
«La ley no debe ser entendida solamente sobre una base jurídica reductiva, sino que debe ser promovida por la visión moral (...)».
«El orden político debe buscar las formas justas y buenas de la vida común (...).
«Cualquier tipo de ley que, directa o indirectamente obligara a ir contra la vida sería una ley doblemente irracionable e inicua.
«Oremos para que siempre haya leyes justas y defensoras de la vida humana».

EL OBSERVADOR 566-1

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


CARTAS DEL DIRECTOR
El miedo para Presidente...
Por Jaime Septién


Hay un nuevo factor entre los votantes mexicanos para este 2 de julio que está metiendo mucho ruido en la elección presidencial. Me refiero al miedo. El miedo que con tanta sabiduría manejan las ideologías extremistas. Desazón por lo que sucede, temor por el futuro. Es el peor de los enemigos de la democracia: el peor consejero de una vida en comunidad.

Una luchadora social de Birmania, una activista a favor de los derechos de la mujer, pisoteados por los generales que dominaban su país hacia fines de la década de los ochenta del siglo pasado —Aung San Sou Kyi— le decía a su gente: «La ausencia de miedo puede ser un don, pero quizá más precioso es el valor adquirido a través del trabajo, el valor que viene de la costumbre de negarse a que el miedo dicte nuestras acciones…».

Son palabras necesarias de ser escuchadas hoy mismo. Porque si el miedo dicta nuestras acciones políticas acabará por erigirse él como presidente de la República. Y, desde luego, nuestros hijos no se merecen eso. Por lo mismo —ante el miedo que nos acogota—es urgente que los católicos de México reinventemos la política en función del bien común, de la vida en compañía de personas y grupos que sin ella serían unos perfectos extraños. La Iglesia católica piensa que lo que la política pone en juego es algo maravilloso: «tender hacia una sociedad en la cual cada ser humano reconociera, en no importa qué otro ser humano, a su hermano y lo tratara como tal».
Hay que subrayar que la política —desde el punto de vista de la doctrina social de la Iglesia católica— tiene como única finalidad generar el bien común. ¿Qué se entiende por bien común? El Concilio Vaticano ll lo dice textualmente así: «El bien común abarca el conjunto de aquellas condiciones de vida social con las cuales los hombres, las familias y las asociaciones puedan lograr, con mayor plenitud y facilidad, su propia perfección». ¿Puede un hombre o una mujer lograr su perfección si no tiene un trabajo digno, un empleo bien remunerado, una educación que le brinde oportunidades? ¿Puede un joven o una muchacha lograr su sueño de vida en un medio ambiente destruido, en una ciudad sin orden, con la urgencia de ganarse la vida dejando el pellejo en el desierto de Arizona, en medio del hostigamiento de la border patrol y los grupos salvajes de los caza inmigrantes como esa horda de retrasados mentales que se hacen llamar los Minuteman?

La política debe ejercerse para dominar el miedo, no para aumentarlo. Debe buscar el bien común, no destruirlo. Debe dominar la violencia con la ley y con la verdad, con la justicia y con la piedad, con Dios y con la fuerza de la razón con la cual Dios dotó a los hombres.

EL OBSERVADOR 566-2

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


MIRADAS
Debates de los debates
La discusión sobre el panorama electoral en México ha traído consigo la emergencia de los intelectuales. Gente preparada en cuestiones como la traducción literaria o la crítica lingüística, de pronto son llamados a los estudios de televisión para explicar, por ejemplo, la implicación de los macheteros de Atenco con la izquierda «revolucionaria» de Chávez o de Evo Morales.

También se les busca, con denuedo, para que opinen de las elecciones. Y ellos, muy en su papel, en lugar de opinar y dirigir la opinión de los televidentes hacia aspectos críticos de la realidad mexicana, nos dan su versión ideológica de lo que debe ser un mundo ideal, solamente concebible si todos llegáramos a pensar como ellos piensan.

La moda de debatir sobre los debates de la vida pública no es nueva, pero se ha incrementado de manera significativa en este tiempo previo a la jornada electoral. Algunas veces ayudan a comprender los fenómenos políticos del país; otras, la mayoría, no. Y es que es una tara de ciertos intelectuales el hacer sentir al auditorio que no existen hechos sino interpretaciones, y lo que no interpretan ellos u otros mediadores afines, está fuera de la historia.

Teoría peligrosa. Cuando la fenomenología llamaba a volver sobre las cosas mismas, estaba llamando al pensamiento a dejarse regir por la realidad. Realismo contra idealismo: la tarea del pensamiento es despojar a los hechos de las diversas capas de ideología (o de interpretación) acumuladas por las oleadas sucesivas de ideología, y presentarlos como son, en su relación con la vida del hombre de a pie.

Tal debería ser el cometido de estos debates entre intelectuales (con algún periodista televisivo como moderador, a veces convidado de piedra) sobre la cosa pública. No lo es. Asistimos, con aterradora frecuencia, a torneos de esgrima verbal en los que importa muy poco ayudar a la comprensión de la audiencia sobre temas que, de verdad, pueden modificar el desarrollo de la vida comunitaria en el futuro muy cercano.

¿Qué tienen que hacer en un debate televisivo posterior al dizque debate de los candidatos presidenciales, unos señores muy respetables pero que han dedicado su vida a escribir poesías o novelas de acción? Como todos, han de tener una postura política, pero no es eso lo que interesa en el momento. Interesa que eduquen al ciudadano sobre la factibilidad de las propuestas que están haciendo la y los que quieren llegar a Los Pinos (o a Palacio Nacional); que desentrañen las mentiras y hagan resaltar los contornos de la realidad mexicana tal como es, con su pobreza y su riqueza moral y material, con los avances y los retrocesos, con lo que hay que cambiar y lo que hay que preservar.

Para una acción de esta naturaleza —pedagógica—, es necesario estudiar, informarse, ir a las cosas mismas. No se propone que haya puro economista, periodista o politólogo. Sin embargo, debería haber más de ellos, más personas preparadas en estos temas. Un poeta vería con disgusto que un programa sobre Xavier Villaurrutia y Los Contemporáneos contara con la presencia, como invitado especial, de un ingeniero químico, especializado en polímeros. Podría hablar mucho sobre la poesía de las uniones moleculares, pero muy poco añadiría al papel del grupo en la vanguardia artística del México del siglo pasado. Bueno, pues lo mismo acá. Cada loco con su tema. Y la vida política, la que tenemos que cambiar, intacta.

EL OBSERVADOR 566-3

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule



PINCELADAS
Lógica cristiana
Por el P. Justo López Melús


Panteleimón, «el muy compasivo», era un monje oriental un poco corto de luces, pero con un corazón de oro. Un día se encontró con un pobre hombre, perseguido por la justicia, y se lo trajo al monasterio para protegerlo.
El abad se enfadó:
— Has puesto en peligro a los hermanos. ¡Un poco de lógica, un poco de sentido común, hermano!
— Nunca he deseado ser lógico ni tener sentido común. ¿Para qué sirve la lógica si se opone al amor?».
El abad insistió:
— Has faltado a la prudencia. Has puesto en peligro la seguridad del monasterio.
El hermano insistía a su vez:
— Padre, no hace más que repetir la palabra prudencia. Además, nosotros nos unimos al monasterio por amor, no por razones de seguridad. Padre, usted nos predica sobre el amor, y cuando yo pongo en práctica lo que usted predica, se enfada. Usted me pide lógica. Yo también le pido lógica entre lo que hace y lo que predica.

EL OBSERVADOR 566-4

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule



ELECCIONES 2006

¿Qué otros criterios son necesarios para elegir bien? (1 de 2)

Las personas son importantes en una elección; sin embargo, las personas tienen un programa de trabajo, una estructura sobre la cual se fundamenta su proyecto de gobierno. Es obligación de todos los ciudadanos el revisar tan a fondo como les sea posible —no menos— lo que el candidato tiene como propuesta de trabajo. Tal como hicimos en el punto anterior, vamos a dar elementos de evaluación personal o grupal sobre los programas y las plataformas de los candidatos a puestos de elección popular:

* Primero que nada hay que estar muy atentos a las promesas fáciles, a aquellas promesas que nos ponen delante el paraíso pero que, sabemos, es un paraíso lleno de engaños, un mundo feliz, muy bonito, pero falso. Un programa, primero que nada, propone prioridades. Como cualquiera de nosotros, por ejemplo, cuando vamos a hacer la compra. Quisiéramos llevarnos la miscelánea completa. Pero no tenemos con qué. Entonces, miramos al bolsillo y —en virtud de nuestro presupuesto— compramos lo básico, lo indispensable, lo que nos va a reponer las fuerzas para trabajar. Es, pues, nuestro deber como ciudadanos desenmascarar a los traidores que le andan vendiendo cuentitas de vidrio al pueblo, sobre todo al pueblo pobre, diciendo que son de oro molido.

* Un programa de gobierno humanista y democrático debe poner mucho más atención a las personas que a las cosas, a los seres humanos que a la economía, a los hombres y mujeres de carne y hueso que a la política. Primero es la dignidad y los derechos de cada uno de nosotros, primero es el sostenimiento de la familia, la educación, el empleo, la defensa de los pobres, de los ancianos, de los abandonados, que si el presidente de la república va a vivir en Palacio Nacional o que si viste mejor corbata que el contrincante…

EL OBSERVADOR 566-5

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


RESUELVE TUS DUDAS
Adán, Eva y los extraterrestres

Pregunta: 1) Dios creo al hombre y mujer (¿sólo una pareja?). El primer hijo de estos fue Caín, el cual mató al segundo, Abel. Yahvé lo castiga; en Génesis 4 en el versículo 14 y 15 se habla de que cualquiera lo puede matar, más adelante en Génesis 4, 16 dice que éste se unió a una mujer. ¿De dónde salen los otros que lo pueden matar, y la mujer con la que se casó Caín, si sólo se habla de Adán y Eva como los primeros padres y que hasta ese momento sólo habían tenido a Caín y a Abel? Y si tuvieron una hija, ¿ésta sería hermana de Caín con la cuál se casó? 2) ¿Existe vida en otros planetas? El universo es enorme (no infinito) como para pensar que somos los únicos. En el caso que existiera vida inteligente en otro planeta, ¿cuando sea el juicio final, a ellos también se les juzgaría?

Respuesta: La doctrina católica, incluyendo la Biblia, no es un tratado de historia o de biología, ni de ninguna otra ciencia de las que estudian el mundo material; la doctrina católica trata sobre el sentido de la existencia y lo que hay que hacer para que se realice el objetivo para el que fue creada, es decir, la re-unión (re-ligión) con Dios; es, pues, un tratado sobre religión. En ellas se revela sólo aquello que es necesario saber para alcanzar la salvación, a veces por medio de mensajes claros y a veces por medio de metáforas, símbolos, parábolas... Cuando se usa lenguaje simbólico, las ideas expresadas son completamente ciertas, aunque no lo sean las figuras usadas para expresarlas.

En el relato de la creación, la intención es revelar, por ejemplo, que todo fue creado por Dios, que el hombre ha sido creado a imagen y semejanza de Dios e invitado a gozar de felicidad eterna; que el primer hombre fue dotado de libertad, y por mal uso de esa libertad y por engaño del demonio cayó en pecado y perdió ese estado de felicidad; que todos los hombres como descendientes de Adán y Eva también son pecadores de nacimiento y, finalmente, que Eva y su descendencia vencerán al demonio. La Biblia no pretende dar detalles sobre los tiempos y procesos de la generación de la vida o sobre la verdadera historia de los primeros hombres; tampoco especifica si fue una sola pareja o fueron varias, de dónde salió la mujer de Caín o quiénes eran los hijos de Dios que tomaron por mujeres a las hijas de los hombres, o si los descendientes de Adán hasta Noé y sus edades fueron reales o también son figuras.

Lo mismo sucede con la vida inteligente y espiritual en otros planetas. La Iglesia no ha hecho un pronunciamiento oficial, debido a que Dios no nos ha revelado nada sobre el tema. Podemos suponer que existe sin que eso se oponga a nuestra fe, y sabemos que en caso de existir serían criaturas de Dios y estarían subordinadas a Él, pero no podemos saber cómo es su relación con Dios o cómo es su proceso de redención.

Se han hecho muchos análisis sobre estos temas, desde los más descabellados hasta los más serios, pero no se han dado respuestas concretas definitivas, quedando todo a nivel de especulación. Ninguna de estas cuestiones es importante para nuestra salvación y corresponde más bien a la ciencia buscar respuestas sobre ellas. Cabe mencionar que si estas respuestas de la ciencia son acertadas, podemos asegurar que jamás irán en contra de las verdades que sí revelan la Biblia y la doctrina.

Walter Turnbull

EL OBSERVADOR 566-6

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


NUESTRO PAIS
Los obispos mexicanos recuerdan a los candidatos a la Presidencia el derecho a la libertad religiosa
Comunicado de la Conferencia Episcopal


Los obispos mexicanos han exigido, mediante un comunicado de prensa, que los candidatos a la presidencia de la república se pronuncien con claridad acerca del tema de la libertad religiosa en el país.

En el comunicado, firmado por el presidente y el secretario de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), monseñor José Guadalupe Martín Rábago y monseñor Carlos Aguiar Retes, respectivamente, los obispos recuerdan que todo Estado, «para constituirse como auténtico servidor de la sociedad, necesita centrar su gobierno en la dignidad de la persona y, por tanto, en el reconocimiento y garantía de todos los derechos humanos». Sin embargo, «la Constitución Mexicana todavía no incorpora plenamente el reconocimiento de la libertad religiosa; sólo garantiza la libertad de culto y de creencias, que es una parte de ella».

Los prelados afirman que «la libertad religiosa es un derecho humano fundamental que reconocen y asumen todos los países democráticos». Añaden que «el Estado que garantiza el derecho a la libertad religiosa propicia las condiciones para que las Iglesias ejerzan su misión y otorguen la asistencia espiritual a sus feligreses. El Estado, cualquiera que fuere la posición adoptada respecto del hecho religioso, sobre todo declarándose laico, respeta la libertad religiosa cuando ayuda, participa, fomenta o tutela que las Iglesias respondan a las necesidades propias de la comunidad creyente».

Considerando las definiciones de laicidad que Juan Pablo II y Benedicto XVI han difundido, la CEM confirma que este principio «garantiza el respeto de cualquier confesión religiosa por parte del Estado», pues «un estado laico, plural y aconfesional no tiene por qué promover la irreligiosidad o la indiferencia ante una parte fundamental de la naturaleza humana. Es absurdo que en nuestro país, donde tanto se habla de libertades, se margine a instituciones y a personas por manifestar sus convicciones religiosas».

Zenit-El Observador

EL OBSERVADOR 566-7

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule



COLUMNA HUÉSPED
El otro México
Por Bruno Ferrari

Afuera de casi todas las escuelas públicas se podían ver cartelones hechos con pluma de todos los colores y con caligrafías de todos los puños, no importaba si eran escuelas primarias, secundarias o universidades. Algunos estaban escritos en español y otros en inglés, pero en todos se pedía el apoyo de los paisanos, de sus familias.

Por las calles, en los comercios donde se venden tacos, enchiladas o, simplemente, en aquellos propiedad de mexicanos u otros grupos de Iberoamérica, aparecían anuncios en los que se daba a conocer que el día 1º de mayo no se iba a trabajar.

Ese ejército de trabajadores, como las hormigas y las abejas, han demostrado a los propios y a los ajenos que el trabajo es valioso. No sólo eso, su trabajo, en definitiva, es un motor importantísimo de la economía estadounidense.

Por ello, quizás, estos días que he estado en la ciudad de Los Ángeles, ciudad que gobierna un «hispano», la radio, la televisión y, por supuesto, la prensa hispana, no hacían más que hablar del 1º de mayo. Fue algo así como hacer reales las escenas de la película Un día sin mexicanos, y se pudo ver ya no sólo por las calles a cientos y a miles de paisanos marchando para reclamar sus derechos, sino el efecto devastador sobre la economía más importante del mundo, afectada por aquellos a quienes se ha perseguido, a quienes se ha rechazado, a quienes incluso se les caza como animales al momento de cruzar la frontera.

Paradójicamente, ese mismo grupo que tuvo que huir de su país para no morirse de hambre, es ahora el que lo sostiene. Nuestros mexicanos en Estados Unidos, con las remesas que envían a sus familias, son ya la segunda fuente de ingresos que provienen del extranjero más importante después del petróleo. En tanto, la nación que dejaron atrás sigue desangrándose en una encarnizada lucha electoral. El país donde algunos dejaron a sus esposas y a sus hijos sigue viendo en la televisión filmaciones clandestinas donde aparecen sus políticos recibiendo dinero ilegalmente o gastando el que no es de ellos; violencia y muerte ocasionada, no por el terrorismo, sino por el narcotráfico.

La situación no mejora, las fuentes de trabajo no se generan; el desaliento, la desesperación y la rabia siguen siendo el principal combustible que alimenta el éxodo de nuestros mexicanos a Estados Unidos. No sé si los muros de acero con alambres de púas, las cacerías y las discriminaciones podrán detener su paso para poder sobrevivir, pero la verdad de todo esto es que el 1º de mayo ellos siguieron haciéndose fuertes, se unieron aún más, nos demostraron, como nos lo dijeron en su marcha, que son la mejor gente, la que se organiza, la valiente, la que podría estar cambiando no sólo la realidad de Estados Unidos, sino la realidad de México.

Este pasado 1º de mayo fue un llamado a la conciencia de los que vivimos en México, porque nuestros paisanos nos estuvieron enseñando lo que oíamos de nuestros abuelos: si quieres que algo cambie tienes que buscarlo tú mismo y no esperar a que te llegue como caído del cielo.

EL OBSERVADOR 566-8

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


CUADERNOS DE VIAJE
El dolor del pasado
Por Francisco Septién Urquiza
Cuando se respira el pasado y el aire es doloroso, la vida sufre.

Europa tiene un pasado que sigue quemando, guerras que terminaron con la inocencia, guerras que terminaron con el espíritu. Todo lo que está en el pasado se quiere olvidar. Hasta el cristianismo, enterrando con ella la esperanza.
Al saberse sin esperanza, nos sabemos fruto del azar, del absurdo. Una gran desesperación crece y para calmarla se crea el momento. El cual se convierte en la única razón de vida, en la única religión, en el único arte, en la belleza absoluta...

Cuando existe el momento también de manera lógica se crea un espacio entre momento y momento: un vacío.
El vacío es siempre más fuerte que cualquier momento.

Sin esperanza la vida se vacía y se convierte en olvido, la persona se pierde en el mar del tiempo.

Miradas cansada y hambrientas

Europa no es agnóstica… sufre, necesita esperanza. Muchas manos la han guiado, muchos recuerdos la han herido, muchas tormentas la han devastado. El pasado condena.

Pero hoy se vive en tal olvido que se intenta recordar, aun cuando el recuerdo sea dolor. Pero, ¿Qué es la vida?, ¿Qué el cristianismo?

Se muestran los ojos hambrientos por salir del absurdo cotidiano y de un individualismo que se pierde en la eternidad; se muestran las miradas cansadas y hambrientas de llenar una soledad y aislamiento que arrojan a la insensibilidad. El temor al pasado permanece aun cuando se empieza a recordar… tímidamente. Al final, si no se recuerda no se encuentra. Y, ¿cuál es la memoria que eleva del absurdo? El amor a la verdad. Es por esto que muy poco a poco las Iglesias se empiezan a llenar.

Rasgar lo que es bello y puro

Se necesitan la esperanza y el amor para vivir, el momento no basta. Tiene que haber algo que llene el vacío entre los momentos y que al mismo tiempo les de trascendencia. Por esto regresan a Cristo pues él es el único que con amor y esperanza, no solo llena y da trascendencia a lo que esta vacío, sino que da gozo, aun cuando ese momento sea de dolor. Faltan muchos en darse cuenta, pero la búsqueda existe.

Con esto se puede empezar a recordar con gran sufrimiento, pues Europa tiene una historia en la cual el alma se encoge y se oscurece y se revuelca de dolor. Pero hay que recordar. Ir caminando paso a paso entre el infierno que es el pasado. Rasgando lo que es bello y puro de lo que es envidia y odio. Para esto se necesita la sabiduría y la valentía. Un espíritu firme y a Dios por guía. Europa por primera vez en su historia tiene que ser humilde. Inclinarse.

Con ojos escrupulosos sí se ve una Europa deteriorada, perdida y sin esperanza. Pero un ojo más sensible se podría llegar a dar cuenta que el dolor del pasado crea la búsqueda y la búsqueda llega a la verdad. Pero, ¿A quién le importan los escrupulosos? No los necesitamos ni aquí ni allá.

Cuando se respira el pasado y el aire es doloroso, la vida sufre. Pero cuando en ese pasado está la vida y ella se retoma, del dolor nace el sentido.

EL OBSERVADOR 566-9

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule



FLOR DE HARINA
Doble ciudadanía
Por el P. Justo López Melús


La ciencia es buena, aclara Gheorghiu, para explicar las cosas de la tierra y los hechos cotidianos. Pero existen cosas y hechos que superan la materia. El hombre no está hecho de la tierra. Bueno. Todos somos de la tierra. Pero no sólo de la tierra. Platón dice que el hombre es una planta celeste cuyas raíces están arriba. El hombre es incomprensible si sólo se usan medidas materiales. La vida humana desborda el marco de la materia.

Un hombre no es una cosa. No es únicamente materia. Es algo más complejo. Tiene una doble ciudadanía, en la tierra y en el cielo. Vive en el tiempo y en la eternidad. Como dice Rilke: «¿Es un ser de aquí? No. Su rica naturaleza florece en los dos reinos. El hombre no es sólo vecino de sus conciudadanos, sino también de los ángeles y de los santos. Y como tal ha de vivir».

Mis contemporáneos —los hombres de este siglo científico y materialista que no pueden vivir sin medirlo y calcularlo todo— se han esforzado en comprobar científicamente la dirección de mi vida, de mis pensamientos, de mis opiniones y de mis actos. Como se establece para cada ciudadano. Para ello han empleado, naturalmente, la brújula. Desgraciadamente la brújula sólo indica las direcciones de la tierra.

Mis contemporáneos han comprobado, brújula en mano, muy científicamente, que no me dirijo ni a la derecha o al oeste, ni a la izquierda o al este, ni hacia delante ni hacia atrás. ¿Por qué utilizan aparatos como la brújula, que no señalan más que los puntos cardinales, y nunca el cielo? Precisamente es el cielo el punto de mi dirección. Estoy invitado al cielo.

EL OBSERVADOR 566-10

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


DICCIONARIO DE AUTORES CATOLICOS DE HABLA HISPANA
José Luis (Dimas) Antuña Gadea (1894-1968)
Por Sebastián Sánchez / Argentina


Escritor uruguayo. Dimas Antuña es casi un desconocido en su patria, uno de los tantos autores católicos condenado a no ser un «profeta en su propia tierra», el Uruguay laicista en el que creció. Dice su compatriota y biógrafo, el P. Horacio Bojorge SJ, que Antuña puede ser considerado un desterrado «porque encontró su patria eclesial fuera de su patria terrena, y luego porque tuvo que dejar su patria eclesial [...] cuando se volvió a vivir en su patria terrena». En efecto, Antuña pasó gran parte de su vida en Argentina, donde se vinculó a los florecientes movimientos católicos agrupados en torno a los Cursos de Cultura Católica y a las revistas Signo, Criterio, Ortodoxia, Número. La Cultura Católica, en su vertiente rioplatense pero también lusobrasileña, fue la atmósfera en la que alimentó su alma para la realización de obras de indudable valor espiritual. Vio cerrado su paso por la universidad, pues tempranamente hubo de acudir en auxilio de los suyos trabajando como bancario.

«Antuña —dice el P. Bojorge— se autocalifica de hombre privado, en contradistinción con la categoría del hombre público, es decir sin pretensiones de repercutir en el orden político o en el dominio de las ideas». Y a ello remite nuestro autor cuando analoga al hombre común con San José que «tuvo que soportar el orden exterior del mundo, [y] dentro de ese orden, justo o injusto, no hizo otra cosa sino callar, obedecer, buscar el pan de cada día» (La vida de San José, pp.11-12).

Dedicó su vida a excogitar, a través de la poesía y la prosa poética, la simbología cultual: la liturgia, el templo, los ritos sacramentales, las imágenes y las personas sagradas. Dejó inéditos varios volúmenes de una obra sobre la Santa Misa.

Publicó Israel contra el Angel (1921), El cántico (1926), El que crece (1929), Mon Brésil (1938) y la bellísima La vida de San José (1941). El Testimonio (1947) es una antología de sus conferencias y poesías.

Colaboró en diarios y revistas como La Nación de Buenos Aires o El Bien Público de Montevideo y en las revistas arriba mencionadas. Más recientemente se han publicado en la revista Gladius (Buenos Aires) más conferencias y cartas. En la revista franciscana Itinerarium publicó fragmentos de sus estudios sobre la Misa y también poesías entre las que se encuentra su Oda a un acólito, de la que reproducimos un fragmento:

Acólito que enseñas
que la luz de Cristo

es la encarnación
de Cristo
y no puede llevarse
sino como tú la llevas:
muertos al mundo
y con ropa de hijos,
revestidos
de la túnica negra
y con sobrepelliz
de lino.
Verte es hallar
lo que somos,
hallar nuestro bautismo.

EL OBSERVADOR 566-11

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


ENTREVISTA
Los periodistas católicos deben ser profesionales, consecuentes y optimistas
Marcelo Mejía Morales es licenciado en comunicación social, dedicado al área de televisión católica durante 20 años. Es director ejecutivo de Audiovisuales Don Bosco, en Quito, Ecuador. En este verano prepara una serie de trabajos audiovisuales sobre la Iglesia católica en México y sobre las diversas devociones populares de este país que cuenta con el segundo mayor número de católicos en el mundo.
Por María Velázquez Dorantes


¿Cuáles son los retos que enfrenta una televisora católica? El primer reto es ser televisión que agrade y que provoque al televidente a no cambiar de canal. Esto implica asumir la producción de TV de manera profesional y buscar estándares de calidad y contenido muy buenos.
Por otro lado debe ser competitiva con una televisión que en momentos tiene ausencia de valores. Ser televisión católica es ser fiel a una doctrina, pero buscando ser fiel a las nuevas formas de comunicar el mensaje.

¿Cómo reunir a periodistas católicos en una misión en común? Creo que en la pregunta esta una buena respuesta, los periodistas católicos debemos buscar cuál es nuestro objetivo común, qué misión tenemos. Un reto fuerte es conocernos y buscar la manera de apoyarnos. Hoy gracias a las tecnologías podemos estar más cerca y saber lo que hacemos. Generar procesos de formación o de actualización profesional y cristiana para ser mas consecuentes con el trabajo de la Iglesia que requiere que investiguemos, denunciemos y anunciemos desde nuestro trabajo, guardando independencia editorial que nos comprometa con labor de informar, entretener y formar.

¿Cuáles son las bases de un periodismo católico?
A mi criterio, son tres: profesionalismo, consecuencia y optimismo. Ser profesional para hacer un trabajo que demuestre calidad, seriedad y compromiso; profesional para enfrentar los retos de un periódico cada vez mas complicado por las presiones, y profesional para buscar la verdad de lo que informamos y generar nuevas agendas de discusión para la Iglesia y la sociedad.
Ser consecuente con un evangelio que es «buena nueva» y que por lo tanto me exige que escriba, produzca y transmita asumiendo una posición frente a los problemas que tiene nuestra sociedad.

Consecuente con conocer y reconocer el valor y las consecuencias de lo que escribo o muestro en televisión.
Finalmente creo que, si no somos optimistas, caemos en el juego de mostrar un mundo sin salida. Nosotros, como católicos, debemos transmitir esperanza y alegría, infundir en nuestros lectores, televidentes y radioescuchas un sentimiento de optimismo por continuar anunciando la buena nueva en nuestras realidades.

¿Cómo lograr que los medios de comunicación tomen en cuenta la presencia de los valores religiosos? Recordar que los valores humanos siempre son bien venidos, ya sea porque pocos los producen y hacen falta en las noticias o por- que nos muestran la cara positiva de la sociedad. Si producimos con valores humanos el reto es que nos publiquen; para ello, debemos asumir un dialogo más continuo con los medios seculares de comunicación y tender puentes por los que transiten las notas llenas de valores, tanto de ida como de regreso.

EL OBSERVADOR 566-12

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule



TEMAS DE HOY
La droga: un mercado de muerte
Por el P. Fernando Pascual


«Mercaderes de muerte»: así llamó nuestro querido papa Juan Pablo II a los traficantes de droga. Mercaderes de muerte que venden sus productos precisamente a quienes tal vez buscan una ayuda para redescubrir el sentido y el valor de sus vidas.

La pregunta de fondo es: ¿por qué hay adolescentes, jóvenes o adultos que recurren a la droga? La respuesta no es fácil. Algunos expertos consideran que la raíz de la difusión de las drogas (inclusive el uso abusivo del alcohol) se encuentra en un cierto vacío de valores y en una mentalidad que promueve la búsqueda del placer como fin principal de la propia existencia.

Si el hedonismo, el materialismo y el vacío existencial abren el paso al avance del consumo de las drogas, la mejor barrera de defensa será una educación que promueva los valores, la autoestima, el amor por el trabajo, la vida familiar y el compromiso social: todo lo contrario de la búsqueda del placer por el placer. Un chico o una chica que recibe cariño y respeto de sus padres y, a la vez, descubre que sus exigencias son justas; que aprende que no todo es fácil; que descubre el sentido del trabajo o del estudio para la propia realización personal y para la construcción de un mundo mejor... Un joven así no puede ser una víctima fácil para los mercaderes de muerte, porque para él la vida no consiste sólo en disfrutar de modo fácil ni en rehuir cualquier esfuerzo.

Por lo mismo, junto a la lucha contra el tráfico de drogas, hace falta promover una cultura nueva. La familia debería ser el primer lugar para transmitir esa cultura. Si los padres saben hablar entre sí, si se respetan y se aman sinceramente. Si ven a cada hijo como un don, si lo aman como es, si lo acogen y escuchan, si no tienen miedo a exigirle lo bueno y lo justo, se ha logrado muchísimo para que el hijo sea más fuerte ante la tentación de una aventura entre drogas ligeras o pesadas.

La escuela también debe hacer una labor muy importante a favor de esa nueva cultura. Un maestro no es un simple transmisor de conocimientos: está llamado a enseñar pautas de vida. Si sabe ser respetuoso con todos, si busca cómo estar cerca de quien se aísla de los demás, si trabaja en equipo con el director de la escuela y con los padres de familia, será posible crear una red de apoyo en la que todos puedan ayudar y ayudarse de los demás para lograr la mejor educación de cada alumno.

Igualmente, es importante seleccionar bien qué libros, películas o programas de televisión estarán al alcance de nuestros niños y adolescentes. Quien ve siempre programas que presentan la vida como algo fácil, el placer como un juego sin responsabilidad, la misma droga como una experiencia normal del protagonista que es presentado como un héroe, recibirá una herida más o menos profunda en su psicología. Tal herida podrá ser contrarrestada sólo si la familia y los amigos ofrecen otro tipo de valores (el estudio, el deporte, el trabajo honesto). Pero no siempre un sano ambiente familiar y social es suficiente para frenar lo que ha suscitado una imagen en la pantalla...

Desde luego, aplicar este programa de prevención exige todo un esfuerzo social, y lleva mucho tiempo. A nuestro lado caerán en los lazos de los mercaderes de la muerte cientos de jóvenes y adultos que buscan al inicio «sentirse bien» y que terminan en el vacío y la soledad del esclavo.
Vender nuestras venas a un mercader de muerte dará una felicidad muy pobre e incompleta. El amor, en cambio, redime y da vida.

EL OBSERVADOR 566-13

horizontal rule

  [SUMARIO] [INICIO]

horizontal rule


LA VOZ DEL VICARIO DE CRISTO
La Tradición apostólica nos une con Jesucristo

Benedicto XVI se refirió a la Tradición apostólica en reciente audiencia general: «La Tradición apostólica no es una colección de cosas, de palabras, como una caja de cosas muertas; la Tradición es el río de la vida nueva que procede de los orígenes, de Cristo hasta nosotros, y nos hace participar en la historia de Dios con la humanidad.

«El concilio Vaticano II constató, en este sentido, que la Tradición es apostólica ante todo en sus orígenes: 'Dispuso Dios benignamente que todo lo que había revelado para la salvación de los hombres permaneciera íntegro para siempre y se fuera transmitiendo a todas las generaciones. Por ello Cristo Señor, en quien se consuma la revelación total del Dios sumo (cfr. 2 Corintios 1,20 y 3,16-4,6), mandó a los apóstoles que predicaran a todos los hombres el Evangelio' (Dei Verbum, n. 7).

«Jefes del Israel escatológico —ellos también eran doce, como las tribus del pueblo elegido—, los apóstoles continúan la 'reunión' comenzada por el Señor y lo hacen ante todo transmitiendo fielmente el don recibido, la buena nueva del Reino que llegó a los hombres con Jesucristo. Su número no sólo expresa la continuidad con la santa raíz, el Israel de las doce tribus, sino también el destino universal de su ministerio, que trae la salvación hasta los confines de la tierra. Lo expresa el valor simbólico que tienen los números en el mundo semítico: doce resulta de la multiplicación de tres, número perfecto, por cuatro, número que hace referencia a los cuatro puntos cardinales, por tanto, a todo el mundo.

«Como se sabe, san Pablo, originalmente es llamado por Cristo con una vocación personal, y, sin embargo, también en su caso lo que cuenta fundamentalmente es la fidelidad a lo que ha recibido. No quería 'inventar' un nuevo cristianismo, por así decir, 'paulino'. Por ello, insiste: 'Os transmití lo que a mi vez recibí'. Transmitió el don inicial que procede del Señor, pues la que salva es la verdad. Después, hacia el final de su vida, escribe a Timoteo: 'Conserva el buen depósito mediante el Espíritu Santo que habita en nosotros' (2 Timoteo 1, 14).

«La Tradición, por tanto, es la historia del Espíritu que actúa en la historia de la Iglesia a través de la mediación de los apóstoles y de sus sucesores, en continuidad fiel con la experiencia de los orígenes. Esta cadena del servicio continúa hasta nuestros días, continuará hasta el final del mundo. Ésta es nuestra gran alegría. En el río vivo de la Tradición, Cristo no queda lejos, a dos mil años de distancia, sino que está realmente presente entre nosotros».

EL OBSERVADOR 566-14

horizontal rule

[SUMARIO] [INICIO]

horizontal rule

FIN

horizontal rule

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006