El Observador de la Actualidad

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD
Periodismo católico para la familia de hoy
28 de Mayo de 2006 No.568

SUMARIO

bulletPORTADA - El culto al Sagrado Corazón: un misterio del amor de Dios
bulletCARTAS DEL DIRECTOR - Reto y privilegio del siglo XXI
bulletORIENTACIÓN FAMILIAR - Chismes sobre mi esposa
bulletELECCIONES 2006 - Obligaciones del católico
bulletRESUELVE TUS DUDAS - Juicio final
bulletLO QUE VALE EL MEXICANO - Cuando suenan las campanas
bulletDICCIONARIO DE AUTORES CATÓLICOS DE HABLA HISPANA - Tristao de Athayde
bulletCOMUNICACIÓN - Podrán los ciudadanos denunciar la calidad de los contenidos de los medios de comunicación
bulletENTREVISTA - Cine religioso es todo aquel que hable de trascendencia
bulletDOCUMENTOS - Los medios: red de comunicación, comunión y cooperación
bulletLa Renovación Carismática —junto a los demás movimientos— tiene una cita con el Papa en Pentecostés

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


PORTADA
El culto al Sagrado Corazón: un misterio del amor de Dios

El papa Benedicto XVI envió el pasado martes una carta al padre Peter-Hans Kolvenbach, S.I., Prepósito General de la Compañía de Jesús, con motivo del 50 aniversario de la publicación de la encíclica «Haurietis aquas», de Pío XII, sobre el culto al Sagrado Corazón de Jesús.
Tras poner de relieve que los jesuitas siempre han sido muy activos en promover esta fundamental devoción, el Papa escribe: «Cincuenta años después sigue siendo una tarea siempre actual para los cristianos continuar y profundizar su relación con el Corazón de Jesús para reavivar en sí mismos la fe en el amor salvífico de Dios.

Fuente para alcanzar la verdad

«El costado traspasado del Redentor —prosigue— es la fuente a la que acudir para alcanzar el conocimiento verdadero de Jesucristo y comprender qué significa conocer en Jesucristo el amor de Dios, experimentarlo teniendo la mirada fija en Él, hasta vivir completamente de la experiencia de su amor, para poderlo testimoniar a los demás.
«El misterio del amor de Dios por nosotros no constituye sólo el contenido del culto y de la devoción al Corazón de Jesús: éste es, al mismo tiempo, el contenido de toda verdadera espiritualidad y devoción cristiana. Efectivamente, ser cristiano es posible solamente con la mirada dirigida a la Cruz de nuestro redentor.

Indispensable la experiencia personal

«El significado más profundo de este culto al amor de Dios —subraya el vicario de Jesucristo— se manifiesta cuando se considera más atentamente su aportación no sólo al conocimiento, sino, sobre todo, a la experiencia personal de ese amor en la dedicación confiada a su servicio.
«La fe, entendida como fruto del amor de Dios experimentado, es una gracia, un don de Dios. Quien acepta el amor de Dios interiormente es plasmado por él. La persona vive esta experiencia del amor de Dios como una llamada a la que debe responder. Los dones recibidos del costado abierto, del que brotaron «sangre y agua», hacen que nuestra vida sea también para los otros fuente de la que manan 'ríos de agua viva'. La experiencia del amor inspirada por el costado traspasado del Redentor nos protege del peligro de replegarnos en nosotros mismos y nos hace más disponibles a una vida para los demás.
«La respuesta al mandamiento del amor se hace posible sólo a través de la experiencia de este amor, que ya antes nos ha dado Dios. El culto del amor que se hace visible en el misterio de la Cruz, representado en toda celebración eucarística, constituye por lo tanto el fundamento para que podamos transformarnos en personas capaces de amar y de darse. Este abrirse a la voluntad de Dios debe renovarse en todo momento. 'El amor no está nunca acabado y completo'.

No debe ser una simple devoción

«La mirada al costado traspasado por la lanza, donde resplandece la inagotable voluntad de salvación por parte de Dios —concluye el Papa—, no puede considerarse una forma pasajera de culto o de devoción: la adoración del amor de Dios, que ha encontrado en el símbolo del «corazón traspasado» su expresión histórico-devocional, sigue siendo imprescindible para una relación viva con Dios».
Fuente: VIS

EL OBSERVADOR 568-1

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


CARTAS DEL DIRECTOR
Reto y privilegio del siglo XXI
Por Jaime Septién


Reto: Construir la civilización del amor .- El siglo XXI es el siglo de las muchedumbres, de la información y de las fusiones. Es decir, es el siglo de la globalización. El principal reto que enfrenta la humanidad, cualquiera de nosotros que formamos parte de esta familia de 6 mil 200 millones de personas, es el de reducir la violencia y construir una civilización basada en el encuentro, en el amor y en la esperanza.

Puede sonar muy romántico, pero la violencia es una cosa muy seria. ¿Qué debemos entender por violencia? De manera muy esquemática, la violencia es la negación de la plena existencia del otro. El otro (persona, pueblo, continente, sexo, color) existe en la medida que yo quiero que exista y hasta que yo quiero que exista. En el momento que el otro estorba, real o imaginariamente (casi siempre lo segundo), mis planes, mis proyectos, mi placer, mis beneficios, mi utilidad, mi fama, mi prestigio..., en ese momento tengo «derecho» a hacerlo desaparecer.

La televisión nos enseña a resolver los conflictos por la vía de la violencia. Toda civilización se basa en lo contrario, es decir, en reducir la violencia. La cultura es eso: un remanso, una posibilidad de encontrar el lado amable ( amoroso) de nuestra existencia y, por tanto, del mundo. Ante esto, la única oposición es volver a las bases del diálogo, la educación, las relaciones familiares e interpersonales cálidas y la oposición de la cultura a la barbarie.

Privilegio: Comunicación para la solidaridad.- La capacidad de interactuar que poseemos ahora es inmensa. Nunca el hombre tuvo tantos instrumentos a la mano para poder organizarse y participar en el destino común como los que tiene ahora. Este acceso al otro dondequiera que esté, garantiza muchas cosas: capacidad de enfrentar —por medios no oficiales o acotados por el poder—tiranías de muy diversa índole; posibilidad de enfrentar juntos catástrofes, defender la naturaleza, emprender acciones de cobertura no restringida, conocer otras realidades y, en suma, humanizar al mundo.

Por lo mismo, posibilidad abierta de generar una sociedad diferente, donde hombre y mujer tengan espacios equitativos y donde las diferencias raciales, étnicas o de sexo no representen obstáculos sino una sana multiplicidad de voces y de sensibilidades en la construcción de un espacio común. Y, desde luego, la alternativa de nivelar el conocimiento, evitando la existencia de zonas de exclusión de los pobres al desarrollo.

La comunicación es un arma cargada de futuro. Pero la comunicación que da plena existencia al otro y que lo integra en un proyecto de hermandad en consecuencia al plan de Dios para sus criaturas.

EL OBSERVADOR 568-2

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


ORIENTACIÓN FAMILIAR
Chismes sobre mi esposa
Por Yusi Cervantes Leyzaola

PREGUNTA

Me dirijo a usted para hacer de su conocimiento un problema que ha surgido entre dos parejas, la nuestra y la de un señor y su esposa. A esta señora le ha dado por inventar un romance entre mi esposa y el marido de ella a raíz de que estuvieron trabajando juntos durante dos meses. Mi esposa, gracias a su trabajo, logró un reconocimiento gracias a su buen desempeño, cosa que él nunca ha tenido. A esa señora le dio por imitar la forma de arreglarse de mi esposa; en fin, cosas que yo veo como una crisis de identidad y de aceptación de su misma personalidad. Ella empezó a inventar chismes, a denigrarnos como matrimonio: que tiene pruebas de la infidelidad de su marido y de mi esposa, al grado de insultarnos, injuriarnos. Lo más grave es que el marido de ella sabe muy bien que lo que está haciendo su mujer respecto a nosotros es totalmente falso, y no hace nada por arreglar la situación, le da por su lado, a tal grado de que dice él que mi esposa y un servidor tenemos que aclarar esta situación. ¿Cómo podemos arreglar esta situación, sabiendo de antemano que la esposa de él no se presta al diálogo?

RESPUESTA
Me parece que no tienen nada que arreglar, no tienen por qué tomar en serio todo este asunto. Ignoren los comentarios y chismes de estas personas. Dando importancia a los comentarios de esa pareja solamente le están dando poder sobre ustedes. No vale la pena. Tal vez algunas personas puedan creer estos comentarios malintencionados, pero al final se quedarán con el testimonio que ustedes den de ser una pareja unida, con amor entre ustedes. Es difícil, pero es posible.
Caminen con la frente en alto, juntos, sigan apoyándose mutuamente... Esta es la mejor forma de combatir los chismes. Y no pierdan de vista que entre las cosas verdaderamente importantes están la relación de ustedes, su familia y su servicio a la comunidad. No desperdicien tiempo y energía combatiendo o pensando en esas personas.
Espero que pronto puedan superar este momento amargo.

La psicóloga Yusi Cervantes Leyzaola responderá por este medio las preguntas que le envíen a la dirección de El Observador: Reforma 48, apdo. 49, Santiago de Querétaro, Qro. C.P. 76000; o que se le hagan al teléfono 228-02-16. Citas al 215-67-68.

EL OBSERVADOR 568-3

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


ELECCIONES 2006
Obligaciones del católico

El próximo 2 de julio representa una oportunidad maravillosa de actualizar nuestra condición de cristianos católicos haciendo valer la doctrina social de la Iglesia en la pluralidad de opciones que sean compatibles con los valores que defiende esa doctrina. ¿Cuáles son esos valores? El papa Benedicto XVl nos lo dice con toda claridad: todos aquellos que confluyan en la protección y la promoción de la dignidad de la persona.

La sociedad o el Estado que no quiera reconocer estos principios —que «no son verdades de fe, aunque quedan iluminados y confirmados por la fe»— cometen «una ofensa a la verdad de la persona humana y una herida a su necesidad de justicia».

El beato papa Juan XXIII solía decir: «Si en tu camino alguien se pone a tu lado, no le preguntes de dónde viene, sino pregúntale a dónde va; divide con él la fatiga mientras el camino sea común». Nuestra obligación —como católicos—no es mirar de dónde viene el pasado de la patria, de qué ultrajes ha salido, de qué tremendos robos ha vuelto a la vida. Todo eso es importante, pero no esencial. Debemos preguntarnos a dónde va México, dividir con nuestro país las fatigas y encontrar, con todos los mexicanos, un camino común, un destino compartido, una identidad que se entienda como memoria, tal cual nos lo decía Juan Pablo ll en su último libro.

EL OBSERVADOR 568-4

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


RESUELVE TUS DUDAS
Juicio final
Pregunta:
En el fin del mundo o juicio final, de que se habla en Mateo 25, 31-45 (segunda venida de Cristo) y en el Apocalipsis, se menciona una resurrección de los muertos para el juicio final, donde se nos ratificará la sentencia del juicio personal que a cada uno se nos hace cuando morimos, y que en el juicio final se dará a conocer a todos; después de ser juzgados vendrá la destrucción de todo y con ello un cielo y una tierra nueva. Pero en el Apocalipsis se habla de unos mil años, donde los del primer juicio tendrán un paraíso terrenal y en este lapso el diablo será encerrado en el abismo y al término de estos mil años será liberado para un segundo juicio. Entonces, ¿cuántos juicios va a haber si sólo se espera una venida más de Cristo? ¿Qué es eso de los mil años, que los protestantes tanto mencionan? ¿Va a haber dos finales del mundo?
Alejandro

Respuesta:
El juicio particular y el juicio final la Iglesia los presenta exactamente como tú lo explicas: un juicio particular inmediatamente después de la muerte, con una retribución inmediata, ya sea la eternidad feliz, el purgatorio o el castigo eterno. Al final de los tiempos, Jesucristo regresará en gloria, los muertos resucitarán y todos seremos congregados, en cuerpo y alma, al juicio final, donde serán juzgados los que no lo hayan sido antes y se ratificará la sentencia de los que sí lo hayan sido. Será un juicio público en el que se revelará lo que cada uno ha hecho de bien o de mal durante su vida terrena, y podremos comprender los caminos por los que Dios habrá conducido todas las cosas a su fin último. Entonces Jesucristo separará a los unos de los otros y toda la creación será renovada, y habrá un Cielo nuevo y una nueva Tierra.

La visión del reino de mil años, como todo texto apocalíptico, se puede prestar a cualquier número de interpretaciones, todas ellas aventuradas y casi todas equivocadas. La Iglesia, con la seriedad que la caracteriza, prefiere la interpretación basada en los hechos históricos que vivió la Iglesia en tiempos de san Juan, y que pueden servir de ejemplo para situaciones similares que tendrá que vivir la Iglesia a lo largo de su historia. Casi todas las figuras del Apocalipsis tienen un paralelismo con estos hechos. Según esta interpretación, el reino de los mil años sería el período entre el final de la persecución de la Iglesia por parte de Roma (la bestia) y la segunda venida de Cristo, precedida esta última por la liberación de Satanás y una última encarnizada persecución. Durante este período, mal que bien, Dios ya ha asestado al demonio un golpe terrible a partir de la resurrección de Jesús, el Evangelio se ha extendido, los mártires ya gozan de la gloria, la Iglesia ha influido en la humanización de la sociedad y el hombre ha tenido en sus manos las herramientas para vencer al demonio. A la interpretación literal de esta visión, como un feliz reinado de Cristo durante mil años después de la resurrección de los mártires y antes de la última batalla, se le llama «mileniarismo» y nunca ha gozado de aceptación por parte de la Iglesia.

Walter Turnbull

EL OBSERVADOR 568-5

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


LO QUE VALE EL MEXICANO
Cuando suenan las campanas
Por Antonio Maza Pereda

«Las campanas existen para recordarnos que
solo Dios es bueno, que pertenecemos a Él,

que no estamos viviendo para este mundo»
Thomas Merton (Pensamientos en soledad).

A veces sólo nos acordamos de reflexionar cuando algo ha cambiado en nuestra vida. Lo cual es malo: deberíamos reflexionar siempre. Pero yo, como algunos de ustedes, vivo sin reflexionar, de momento a momento, de día a día. Hasta que Dios me llama, nos llama. Recientemente retomé algunos escritos del monje cisterciense, Thomas Merton, un monje de Estados Unidos que vivió en el siglo pasado, escritor de temas de mística. En un breve artículo él habla de las campanas. Antes tan comunes, cada vez menos escuchadas en algunas de las ciudades. Una voz que resuena para hacernos recordar que existe la fe, la religión, la presencia de Dios en medio de los ruidos del mundo.

Las campanas, dice Merton, nos recuerdan: «Los negocios no importan. Descansa en Dios y alégrate, porque este mundo es sólo una figura y la promesa del mundo que viene». Esta frase es un reflejo de lo que nos dice el Evangelio: aprender de los lirios del campo… aprender de los pájaros… Dios cuida de nosotros con su providencia amorosa.

A veces olvidamos que solo Dios es el dueño del tiempo. Nosotros queremos hacer correr el tiempo, exprimirle su jugo, sacarle el máximo provecho. Vivimos corriendo, desgastando la vida y al tiempo volteamos para atrás y decimos: ¿Qué he hecho? ¿De qué ha servido todo este tiempo, toda esta carrera sin fin? ¿Qué sacrifiqué por estar tan ocupado, aprovechando según yo el tiempo, cuando en realidad no lo usé en lo que debía, en los que quiero, en los que me necesitan?

A veces, por la misericordia de Dios, escuchamos una campana y recordamos. Allá, en algún lugar, alguna monja está rezando, algún sacerdote está oficiando la misa, algunas viejitas están rezando el rosario, algunos niños están yendo al catecismo. Ellos están santificando al mundo, están orando para completar lo que a nosotros no nos da tiempo de rezar. Están hablando con Dios en nuestro lugar y llenando el vacío que a veces nosotros dejamos.

Merton habla de que las campanas nos dicen: «Hemos hablado por siglos desde las torres de las grandes iglesias. Le hemos hablado a los santos, sus padres… Los llamábamos a ser santos… como ahora los llamamos a USTEDES… y decimos: Vengan con nosotros, Dios es bueno, la salvación no es difícil, Su amor la ha hecho fácil.»

Sí, amiga y amigo. La próxima vez que oigas una campana, detente un minuto. Escúchala con atención. ¿Qué te está diciendo, de parte de Dios? ¿A qué te está llamando? ¿Qué te está recordando? Casi seguramente te hará reflexionar un poco, recordar qué es lo que importa, a quiénes amas… a los que por momentos, tal vez, olvidas. No dejes de escucharla. Ponle atención; vale la pena.

EL OBSERVADOR 568-6

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


DICCIONARIO DE AUTORES CATÓLICOS DE HABLA HISPANA
Tristao de Athayde (Alceu Amoroso de Lima) (1893-1983)
Por Sebastián Sánchez / Argentina

Escritor, periodista y político brasileño. Se doctoró en Ciencias Jurídicas y Sociales y completó sus estudios en la Sorbona. En 1928 se produjo su conversión a la Iglesia de Cristo y ese mismo año asumió la dirección del Centro Don Vital y de la revista A Ordem, ambos fundados y dirigidos por Jackson de Figuereido, otra figura insoslayable del catolicismo brasileño.

Siempre próximo a la política, fue secretario de la Liga Electoral Católica y presidente de Acción Católica Brasileña. Distinguido profesor universitario, fue miembro de varias academias de letras, e incursionó en el periodismo escrito en el Jornal do Brasil, en el que escribió durante varios años.

En 1936 de Athayde conoció a Jacques Maritain, del que recibió una notable influencia evidenciada en uno de sus libros más importantes: El Problema de la Burguesía (1939). A partir de allí ocupóse nuestro autor de difundir el pensamiento del converso francés en Brasil. Bajo ese influjo fundó el Movimiento Demócrata Cristiano de América Latina y, en 1947, junto a varios políticos hispanoamericanos, la Organización Demócrata Cristiana de América, profundamente inspirada en el catolicismo liberal del libro Humanismo Integral, de Maritain. Asimismo, aunque en menor medida, su obra recibió la influencia del personalismo de Emanuel Mounier y del perspectivismo de Ortega y Gasset, como así también de pensadores de izquierda.

De muy activa presencia en la vida eclesial, de Athayde llegó a tener el honor de ser miembro de la delegación brasileña al Concilio Vaticano II, y en 1967 el papa Pablo VI lo nombró miembro de la Pontificia Comisión de Justicia y Paz.

En 1952 publicó Roma: mensaje de hoy, al que anteceden algunas de sus obras más importantes: El hombre moderno y el hombre eterno, Mitos de nuestro tiempo, Introducción a la sociología, Filosofía del trabajo y Las edades del hombre.

En los Mitos de nuestro tiempo nuestro autor condensa la ideológica mitología moderna, que implica un claro reduccionismo de la realidad a uno de sus aspectos, ya sea éste la clase, el número, la raza o la técnica. Como remedio, de Athay-de propone una esencial «contramitología»: el «retorno a Dios», cuya argumentación transcribimos en parte:
«La base de todo movimiento contramitológico está constituida por una vuelta al sentimiento religioso, esto es, una vuelta a Dios, a Cristo y a la Iglesia [...] no se trata de erigir nuevos mitos frente a otros mitos. Se trata de hacer lo contrario de la mitología moderna.[...] Al mito de la Riqueza opondremos el ideal de la Pobreza. Al mito de la Técnica, el ideal del Espíritu. Al del Sexo, el del Amor. Al de la Cultura, el de la Verdad. Al del Número, el de la Justicia. Al de la Clase, el de la Cooperación. Al de la Raza, el de la Familia». (Los mitos de nuestro tiempo, 1943, pp.117-118).

EL OBSERVADOR 568-7

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


COMUNICACIÓN
Podrán los ciudadanos denunciar la calidad de los contenidos de los medios de comunicación
La opinión se canaliza a la empresa concesionaria, al Consejo de Autorregulación de la CIRT, a los patrocinadores y autoridades gubernamentales.


Con la finalidad de crear e impulsar en México una cultura de participación social que favorezca el mejoramiento de los contenidos de los medios de comunicación, recientemente fue inaugurada por la asociación A Favor de lo Mejor una línea telefónica que permite a cualquier persona manifestar libremente su inconformidad en torno de los contenidos que se difunden en radio, televisión, cine, espectaculares, internet, revistas o periódicos, en caso de que considere que el mensaje ofende y daña su dignidad o la de su familia.

Mediante el servicio denominado ExpresaTEL (01800-250-2525) –el cual ya se encuentra funcionado- la asociación canaliza todas las quejas de la sociedad a la empresa concesionaria, al Consejo de Autorregulación de la Cámara de la Industria de Radio y Televisión, a las instancias gubernamentales correspondientes y, en su caso, a los patrocinadores, al tiempo que se hace de herramientas para realizar las gestiones respectivas con los medios de comunicación y eliminar o modificar contenidos negativos en beneficio de la sociedad.

De acuerdo con representantes de este organismo civil, los medios de comunicación han llegado a tal grado de vulgaridad, violencia sin límite y menosprecio a los valores familiares, en gran parte a que la mayoría de los ciudadanos no expresa su opinión con relación a los contenidos.

«Esto se puede traducir como un conformismo y una renuncia a nuestros derechos como televidentes. Una indiferencia que, sin embargo, perjudica a todos, especialmente a los niños y jóvenes, a quienes va dirigida gran parte de la programación», señala Sergio Reyes Córdova, coordinador de Expansión de la asociación.

A través del mismo número también es posible denunciar la "contaminación visual" de la que es presa la ciudad de México y que se refleja en espectaculares, publicidad callejera, revistas, carteles de películas y anuncios de toda índole, y que muchas veces contienen «imágenes agresivas y perturbadoras para todo tipo de público».

A Favor de lo Mejor es una asociación mexicana que promueve la participación responsable de los diferentes actores involucrados en el proceso de la comunicación. Desarrolla actividades que tienen como objetivo trabajar para que los anunciantes, concesionarios, autoridades, creativos, educadores y público en general asuman la responsabilidad compartida en el esfuerzo por elevar la calidad de las emisiones transmitidas a través de los diferentes medios.

ExpresaTEL 01800-250-2525. La llamada es gratuita.

EL OBSERVADOR 568-8

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


Entrevista a José María Caparrós
Cine religioso es todo aquel que hable de trascendencia
José María Caparrós Lera nació en 1943, en Barcelona, España. Es doctor en filosofía y letras, profesor titular de historia contemporánea y cine de la Universidad de Barcelona, director del Centro de Investigaciones Film-Historia y autor de 31 libros especializados. Miembro de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España. Antiguo crítico de cine, ha sido vicepresidente de la Internacional Association for Media and History, y ha impartido cursos sobre cine español en universidades extranjeras.

¿Cuál es la concepción que tiene usted de cine religioso?
Me parece cine religioso todo aquel que hable de trascendencia, de espiritualidad, de valores humanos. No hace falta que esté circunscrito a una confesión concreta; es suficiente que esté entroncado con la moralidad y las acciones virtuosas de la persona. Pero el referente de Dios tiene que estar presente.

¿Se puede hablar de un género cinematográfico religioso?
La verdad es que se ha calificado como género religioso a las películas que tratan de la Historia Sagrada, con base en la Biblia, o aquel cine hagiográfico que narra la vida de los santos. Pero no siempre ese cine bíblico o los filmes «de estampita» contienen el verdadero género, que —según las premisas expuestas más arriba— tendría que ser bastante más amplio.
        
¿Qué elementos en el guión determinan que el film tenga una perspectiva religiosa?
Insisto en lo que dije al principio: los valores humanos y espirituales, la moralidad y la trascendencia han de estar presentes para que un film tenga una perspectiva realmente religiosa. A veces también por vía negativa: del pecado, mostrado como tal, puede llegarse a este sentido de religiosidad. Pensemos, por ejemplo, en las películas de Robert Bresson y hasta de Éric Rohmer, por no hablar de algunas obras de Ingmar Bergman y Roberto Rossellini.

¿Qué se requiere para impulsar este cine?
Un sentido respetuoso con el otro, ver en los demás la imagen del Creador, de Dios. Ese tener presente el Más Allá, la trascendencia de las acciones de los personajes del film, puede enriquecer al espectador en su propia vida.

María Velázquez Dorantes

EL OBSERVADOR 568-9

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


DOCUMENTOS
Los medios: red de comunicación, comunión y cooperación
Mensaje íntegro del papa Benedicto XVI para el domingo 28 de mayo, Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales 2006

Queridos hermanos y hermanas:

1. Al cumplirse el cuadragésimo aniversario de la clausura del concilio Vaticano II, me alegra recordar su Decreto sobre los Medios de Comunicación Social, «Inter Mirifica», que señaló especialmente el poder de los medios para ejercer una influencia en toda la sociedad humana.

Una red que facilite la comunión

La necesidad de herramientas que ayuden al bien de la humanidad me ha impulsado a reflexionar, en mi primer mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, sobre la idea de los medios como una red que facilita la comunicación, la comunión y la cooperación.
San Pablo, en su carta a los Efesios, describe vívidamente nuestra vocación humana como la de «participantes de la naturaleza divina» («Dei verbum», n. 2): por Cristo tenemos acceso al Padre en el Espíritu; ya no somos extranjeros y extraños, sino ciudadanos con los santos y los miembros de la familia de Dios, transformándonos en un templo santo, una morada para Dios (cfr. Ef 2, 18-22).
Este sublime retrato de una vida de comunión pone en movimiento todos los aspectos de nuestra vida como cristianos. La invitación a acoger con autenticidad la autocomunicación de Dios en Cristo significa, en realidad, una llamada a reconocer su fuerza dinámica dentro de nosotros, que desde ahí desea propagarse a los demás y extenderse a todo el mundo para que su amor sea realmente la medida prevalente en el mundo (cfr. «Homilía para la Jornada Mundial de la Juventud», Colonia, 21 de agosto 2005).

Un potencial enorme para el bien común

2. Los avances tecnológicos en los medios han conquistado en cierta medida tiempo y espacio, haciendo la comunicación entre las personas tanto instantánea como directa, aun cuando están separadas por enormes distancias. Este desarrollo presenta un potencial enorme para servir al bien común y «constituye un patrimonio a salvaguardar y promover» («El Rápido Desarrollo», n. 10).
Sin embargo, como todos sabemos, nuestro mundo está lejos de ser perfecto. Diariamente se nos recuerda que la inmediatez de la comunicación no necesariamente se traduce en la construcción de la cooperación y la comunión en la sociedad.


Lo que demanda una comunicación auténtica

Iluminar las conciencias de los individuos y ayudar a formar su pensamiento nunca es una tarea neutral. La comunicación auténtica demanda valor y decisión radicales. Requiere la determinación de aquellos que trabajan en los medios para no debilitarse bajo el peso de tanta información ni para conformarse con verdades parciales o provisionales. Por el contrario, requiere tanto la búsqueda como la transmisión de lo que es el sentido y el fundamento último de la existencia humana, personal y social (cfr. «Fides et Ratio», n. 5). De esta forma, los medios pueden contribuir constructivamente a la propagación de todo lo que es bueno y verdadero.

Medios de comunicación teñidos de ambigüedad

3. El llamado a los medios de comunicación de hoy a ser responsables, a ser protagonistas de la verdad y promotores de la paz que ella conlleva, supone numerosos desafíos.
Aunque los diversos instrumentos de comunicación social facilitan el intercambio de información, ideas y entendimiento mutuo entre grupos, también están teñidos de ambigüedad. Paralelamente a que facilitan «una gran mesa redonda» para el diálogo, algunas tendencias dentro de los medios engendran una forma de monocultura que oscurece el genio creador, reduce la sutileza del pensamiento complejo y desestima la especificidad de prácticas culturales y la particularidad de la creencia religiosa. Estas son distorsiones que ocurren cuando la industria de los medios se reduce al servicio de sí misma o funciona solamente guiada por el lucro, perdiendo el sentido de responsabilidad hacia el bien común.
Así pues, deben fomentarse siempre el reporte preciso de los eventos, la explicación completa de los hechos de interés público y la presentación justa de diversos puntos de vista.

Importantísimo el apoyo a la familia

La necesidad de sostener y apoyar la vida matrimonial y familiar es de particular importancia, precisamente porque se relaciona con el fundamento de cada cultura y sociedad (cfr. «Apostolicam Actuositatem», n. 11). En colaboración con los padres, las industrias de la comunicación social y el entretenimiento pueden ayudar en la difícil pero altamente satisfactoria vocación de educar a la niñez, con la presentación de modelos edificantes de vida y amor humanos (cfr. «Inter Mirifica», n. 11). Es muy descorazonador y destructivo para todos nosotros cuando lo opuesto ocurre. ¿No lloran nuestros corazones, muy especialmente, cuando los jóvenes son sujetos de expresiones degradantes o falsas de amor que ridiculizan la dignidad otorgada por Dios de cada persona humana y socavan los intereses de la familia?

Los tres pasos del servicio que deben prestar los medios

4. Para motivar tanto una presencia constructiva como una percepción positiva de los medios en la sociedad, deseo reiterar la importancia de los tres pasos identificados por mi venerado predecesor el papa Juan Pablo II, necesarios para el servicio que deben prestar al bien común: formación, participación y diálogo (cfr. «El Rápido Desarrollo», n. 11).

La formación para el bien común

La formación en el uso responsable y crítico de los medios ayuda a las personas a utilizarlos de manera inteligente y apropiada. El profundo impacto que los medios electrónicos en particular ejercen al generar un nuevo vocabulario e imágenes, que introducen tan fácilmente en la sociedad, no habría de ser sobrevalorado.
Precisamente porque los medios contemporáneos configuran la cultura popular, ellos mismos deben sobreponerse a toda tentación de manipular, especialmente a los jóvenes, y, por el contrario, deben impulsarse en el deseo de formar y servir. De este modo ellos protegen en vez de erosionar el tejido de la sociedad civil, tan valioso para la persona humana.

La particiáción para el bien común

La participación en los medios surge de su naturaleza: son un bien destinado a toda persona. Como servicio público, la comunicación social requiere de un espíritu de cooperación y co-responsabilidad con escrupulosa atención en el uso de los recursos públicos y en el desempeño de los cargos públicos (cfr. «Ética en las Comunicaciones Sociales», n. 20), incluyendo el recurso a marcos normativos y a otras medidas o estructuras diseñadas para lograr este objetivo.

El diálogo para el bien común

Finalmente, los medios de comunicación deben aprovechar y ejercer las grandes oportunidades que les brindan la promoción del diálogo, el intercambio de conocimientos, la expresión de solidaridad y los vínculos de paz. De esta manera ellos se transforman en recursos incisivos y apreciados para la construcción de la civilización del amor que toda persona anhela.

Construyamos la comunión

Estoy seguro de que unos serios esfuerzos para promover estos tres pasos ayudarán a los medios a desarrollarse sólidamente como una red de comunicación, comunión y cooperación, ayudando a los hombres, mujeres y niños, a prestar más atención a la dignidad de la persona humana, a ser más responsables y abiertos a los otros, especialmente a los miembros más necesitados y débiles de la sociedad (cfr. «Redemptor Hominis», n. 15; «Ética en las Comunicaciones Sociales», n. 4).
Para concluir, retomo las alentadoras palabras de San Pablo: Cristo es nuestra paz. En él somos uno (cf. Ef 2, 14). ¡Rompamos juntos los muros divisorios de la hostilidad y construyamos la comunión de amor según los designios que el Creador nos dio a conocer por medio de su Hijo!

EL OBSERVADOR 568-10

horizontal rule

  [SUMARIO] [INICIO]

horizontal rule


La Renovación Carismática —junto a los demás movimientos— tiene una cita con el Papa en Pentecostés
Las comunidades católicas surgidas de esta corriente celebrarán sus 40 años

Unos diez mil miembros de las comunidades de la Renovación Carismática Católica (RCC), provenientes de setenta países, se están preparando a vivir en Roma la espiritualidad de Pentecostés.

Benedicto XVI ha invitado a la Renovación y a todos los movimientos eclesiales a celebrar la vigilia de Pentecostés con él en la plaza de San Pedro.

La fiesta empezará a las 16:00 horas del sábado 3 de junio, con la animación de los principales movimientos, para culminar con la llegada del Papa a las 18:00 horas. Con él se recitarán las Vísperas para concluir en torno a las 20:00 horas.

La RCC cuenta con un Consejo Internacional, los Servicios Internacionales de la Renovación Carismática Católica (International Catholic Charismatic Renewal Services, ICCRS), y un organismo de derecho pontificio reconocido como tal en 1993, con sede en el Palacio de la Cancillería Vaticana, en Roma.

Oreste Pesare, director desde 1996 de la Oficina del ICCRS en el Vaticano, habla de la celebración de los cuarenta años de la RCC mundial: ««El domingo de Pentecostés, tras participar por la mañana en la Eucaristía presidida por el Papa en la plaza de San Pedro, los hermanos de la Renovación Carismática se trasladarán al Palaghiaccio (pabellón deportivo) de Marino (localidad cercana a Roma) para celebrar juntos al Espíritu Santo».

Hace algunos años, el «Dios desconocido»

«El encuentro tendrá como título 'Mi alma glorifica al Señor', y se propone dar gloria a Dios por la obra que cada día sigue realizando en cada uno de sus fieles por medio del Espíritu Santo», explicó el director del ICCRS.

«El Espíritu Santo, considerado hasta hace unos años como el 'Dios desconocido', es el que, sin descanso, con su gracia, cambia la vida de miles de personas que, con una alegría renovada, se encuentran en todos los ángulos del mundo, mediante la experiencia del 'bautismo en el Espíritu', y emprenden una vida nueva vivida, justamente, en el Espíritu Santo», subrayó.

Un fiestón para el Espíritu Santo

«Es a Él a quien queremos honrar y glorificar de modo público, respondiendo al llamamiento que tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI hicieron a la RCC y a toda la Iglesia: difundir la 'cultura de Pentecostés' y la acción del Espíritu Santo en la vida de la Iglesia y de cada uno de los fieles», añadió.

«Esta celebración que verá momentos de oración, de escucha, de testimonio y de invocación al Espíritu, concluirá con una 'Fiesta de alabanza', un concierto de música y danza que, como oración, será presentado por artistas de diversos países... y todo para dar gloria al Espíritu Santo y para darle gracias por todo lo que hace cada día en nuestra vida», explicó Pesare.

Una semana de encuentros

Del 5 al 9 de junio, en el Palatenda (pabellón deportivo) de Fiuggi, se celebrará una «conferencia abierta» con más de mil delegados de unos setenta países y con la que el ICCRS pretende iniciar la celebración de los cuarenta años de la RCC.

«En la conferencia estarán presentes numerosos oradores, ya sean pioneros o líderes actuales, como por ejemplo: Allan Panozza, presidente del ICCRS, y monseñor Joseph Grech de Australia, Kevin y Doroty Ranaghan, el padre Tom Forrest y sor Nancy Kellar, de Estados Unidos; el padre Diego Jaramillo y Moisés Azevedo, de Hispanoamérica; el padre Bart Pastor, de Asia; Jean Pliya, de África, y Charles Whitehead, Matteo Calisi y Kim Kollins de Europa», añadió.

Del 9 al 11 de junio, también en Fiuggi, habrá un acto especial, un coloquio profético, con no más de trescientos líderes invitados, «durante el cual el ICCRS desea escuchar en oración al Señor, buscando su visión y sus proyectos para la RCC en el mundo», finalizó Oreste Pesare.

Zenit-El Observador

EL OBSERVADOR 568-11

horizontal rule

[SUMARIO] [INICIO]

horizontal rule


FIN

horizontal rule

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006