El Observador de la Actualidad

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD
27 de agosto de 2006 No.581

SUMARIO

bulletPORTADA - Parroquias en Estados Unidos: clave para la integración de mexicanos
bulletCARTAS DEL DIRECTOR - La línea de la sombra
bulletORIENTACIÓN FAMILIAR - Mi esposa prefiere a su familia y las cosas de Iglesia
bulletPINCELADAS - El monje y el cántaro
bulletREPORTAJE - Los pescadores rescatados tras nueve meses a la deriva nunca «anduvieron con medias tintas» en materia de fe
bulletRESUELVE TUS DUDAS - ¿Estaba el diablo en el Cielo?
bulletCOLUMNA HUÉSPED - El futbol y la verdad
bulletENTREVISTA - Habla Benedicto XVI: «El hombre tiene que ser respetado siempre como hombre» (II de IV)
bulletDICCIONARIO DE AUTORES CATÓLICOS DE HABLA HISPANA - Tomás Darío Casares
bulletCOMUNICACIÓN - Un canal católico muestra todas «las flores del jardín de la Iglesia»
bulletPrimer aniversario de «Courage Latino», apostolado católico de ayuda a personas homosexuales
bulletPROMOCIÓN HUMANA - Treinta aniversario de la casa-hogar Santa María del Mexicano

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


PORTADA
Parroquias en Estados Unidos: clave para la integración de mexicanos
El Observador / Redacción

Un reciente estudio del Instituto México del Centro Woodrow Wilson ha confirmado que las parroquias católicas y, en menor medida, las protestantes, son los mejores canales de integración de los inmigrantes mexicanos a la sociedad de Estados Unidos, y la mejor ayuda a éstos para participar en la vida política.

El estudio —dado a conocer por la agencia Catholic News Service— indica que la Iglesia católica incluso apoya a los mexicanos a reafirmar su identidad nacional en el nuevo país al que han llegado y los provee de herramientas para coompenetrarse con la sociedad y la política de Estados Unidos.

Incrementan mexicanos su participación política

El trabajo del Centro Woodrow Wilson lleva por título «No más invisibles: migrantes mexicanos y su participación cívica en los Estados Unidos» y representa una nueva perspectiva sobre el fenómeno de la inmigración.

Entre los temas que aborda el texto destaca el hecho de que los símbolos y los patrones litúrgicos de la Iglesia son similares entre ambos países, lo que hace que los inmigrantes enfrenten, proactivamente, su nueva situación. En ese sentido, el estudio recuerda que los obispos de Estados Unidos han sido fervientes promotores de una reforma migratoria integral.

Según las cifras que maneja el Centro, más de once millones de personas que viven en Estados Unidos nacieron en México, lo que representa cerca del tres por ciento del total de la población de este país, que asciende a 300 millones de habitantes.

«A través de iglesias, uniones, organizaciones de defensa de los derechos de los trabajadores y medios de comunicación en idioma español, los inmigrantes mexicanos están incrementando su participación en la sociedad de Estados Unidos», dijo Jonathan Fox, uno de los autores del estudio.

La Iglesia católica reafirma tradiciones

La toma de conciencia de los inmigrantes se ha hecho patente en las grandes manifestaciones callejeras la primavera pasada, en la que millones de personas tomaron las calles de Los Ángeles y otras capitales, bajo el grito de «No somos criminales, somos vecinos». Para muchos significó la primera salida en público desde que iniciaron su estancia en EE UU.

En el estudio se demuestra que la Iglesia católica reafirma tradiciones, prácticas y creencias de los países de origen de los migrantes y, simultáneamente, los expone a la cultura, las instituciones y las tradiciones de su nuevo mundo. Según encuestas, 75 por ciento de los inmigrantes mexicanos son católicos.

Las parroquias atraen a los mexicanos porque les proveen de un lugar de refugio y encuentro, sobre todo a los inmigrantes recientes; además, les otorgan servicios tangibles que los ayudan a adaptarse a su nuevo país.

«Los mexicanos están también cambiando las iglesias católicas de Estados Unidos, llevando a ellas sus propias prácticas y sus visiones del mundo dentro de sus comunidades religiosas», confirma el estudio.

La investigación muestra que el dinero que envían los inmigrantes a México ha contribuido a hermanar parroquias, al tiempo que ha generado la posibilidad de que éstas jueguen un papel determinante en la co-participación en estrategias de desarrollo más allá de las fronteras.

EL OBSERVADOR 581-1

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


CARTAS DEL DIRECTOR
La línea de la sombra
Por Jaime Septién

En la memoria no tengo registrada una situación política tan difícil para México. Unos cuantos, es la verdad, han ido arrinconando a la Patria y la conducen hacia un enfrentamiento entre hermanos que nada va a aportar para sacar adelante a los millones de familias pobres que habitan nuestro territorio. Esa es la señal de que están equivocando el camino: que la desesperación, simplemente, cambiará de registro. Y se hará más extendida.

¿De qué se trata? ¿De la democracia? No lo creo. Esta dama ha sido olvidada en el arroyo. Se trata del poder. Y cuando se busca el poder por el poder mismo, la estrategia no es incorporar sino eliminar al otro, a todo otro que no sea yo mismo. El ex candidato que proclama que solamente su triunfo sería «moralmente aceptable» da cuenta de una cosa muy seria. Amenaza la paz pública; dispara un balazo al corazón de la concordia, eleva una valla muy grande contra el desarrollo con justicia que reclama a voces la gente.

Por el otro lado, el gobierno tiene, ya, que asumir sus funciones de salvaguardar la ley y el orden. So pretexto del derecho constitucional a la libre manifestación de las ideas no se pueden violar los derechos de terceros ni poner en peligro la precaria consistencia social del país. Hasta ahora ha habido mesura, cálculo político, no fabricación de mártires en las filas de los quejosos. Pero esa actitud debe prevalecer solamente como «mal menor». Cuando se está a punto de infringirle un mal mayor a la nación (la revuelta civil es un mal muy mayor), la autoridad tiene que hacer válido su monopolio al ejercicio de la fuerza pública.

Por lo demás, el próximo Presidente habrá de tener el talento para canalizar las genuinas demandas de los pobres, dándoles satisfacción sin demora, sin excusa, sin frivolidades del tipo de «preparémonos para administrar la abundancia», o fracasará con estrépito. Hay posibilidades. México es un país rico. Sin embargo una línea de sombra lo oscurece: corrupción galopante, distribución injusta de los recursos, poca (y mala) educación, precarios servicios de salud, carencias de todo tipo; gobernantes que han visto más para sí que por los más débiles…

Es la hora del cambio verdadero. Es la hora de arrancar motores. Es la hora en que Dios nos prueba, para saber si somos dignos de una segunda oportunidad en esta tierra, o bien –como el pueblo de García Márquez– estamos clavando el ataúd de nuestros próximos cien años de soledad.

EL OBSERVADOR 581-2

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


ORIENTACIÓN FAMILIAR
Mi esposa prefiere a su familia y las cosas de Iglesia
Por Yusi Cervantes Leyzaola


PREGUNTA
Me casé pensando en complementarme como individuo y hacer una nueva familia; sin embargo, creo que me ha sido casi imposible debido al poco interés de mi pareja, ya que ella siempre ha preferido mantenerse cerca de su familia de origen. Dos días de la semana se va a visitarlos, dejando a un lado sus quehaceres del hogar. Esos días, al llegar a casa, me encuentro con que únicamente hizo de comer, tendió la cama y se marchó, llegando dos o tres horas después de mi hora de llegada al hogar. En algunas ocasiones, en lugar de hacer los quehaceres, me pongo a ver la televisión o hacer alguna otra actividad mientras llega; sin embargo, a su llegada y tras encontrarse que no he hecho nada viene la discusión, no acostumbra planchar mi ropa, una sola vez a la semana hace el quehacer en su totalidad, etc. En general creo que nos llevamos bien; sin embargo, tenemos poca actividad sexual; hay ocasiones en las que pasan varios meses. Cuando llega de visitar a sus padres, el niño me rechaza argumentando que me vaya a trabajar, que no me quiere ver, y detalles por el estilo. Durante nueve años laboré en un empleo estable pero que absorbía mucho de mi tiempo; ella siempre me reprochaba que prefería mi trabajo a mi familia. Yo era una persona muy social; sin embargo, desde que me casé tuve que dejar a las amistades y mis familiares porque a ella le parecen superficiales, con poca fe, maleados e hipócritas. Cuando, después de tres o cuatro meses, me animo a salir con mis amistades o visitar a mis familiares son unas broncas de tres o cuatro días, tras de los cuales se va a casa de sus padres.
Ella es muy religiosa: va a misa dos o tres veces a la semana, además del día domingo; algunas veces rezamos el rosario; todas las semanas compra «El Observador», todos los días escucha «Hombre Nuevo». En casa de mi esposa no acostumbran tender las camas: para poder comer es necesario lavarse su propio plato; los hijos tienen que hacerse todo porque los papás, después del trabajo, se van a la iglesia. No acostumbran socializar con nadie, hasta han dejado de ver a sus familiares debido a que no tienen muy arraigada la religión como ellos. En fin, todo esto debido al apego que tienen a la religión; su justificación a toda su forma de ser es la religión. Me llevaron a los retiros de sanación para que me alejara de las tentaciones; estuve en un tratamiento con el psicólogo para curar mi enfermedad al sexo y el alcohol; después de varias sesiones la psicóloga pidió que acudiera ella y después de otras cuantas sesiones más mi esposa decidió no volver a ir porque no le gustaban las cosas que la psicóloga le decía, que para ella el mejor psicólogo es Dios.Y ahora, con el artículo «Mi esposo me dejó con tres hijos», quiere hacerme recapacitar. ¿Qué hago, como la vuelvo a la realidad, quién está verdaderamente mal?


RESPUESTA
No sé qué relación pueda tener el artículo que menciona con el caso de ustedes.

Lo primero que salta a la vista es que no hay una buena comunicación entre ustedes. Parece que hablaran idiomas distintos. Y, más en el fondo, parece ser que no han comprendido lo que significa el sacramento del matrimonio.

Por supuesto, es necesario que su esposa comprenda que la prioridad en su familia debe ser su familia; es decir, la que forma con usted. «Por eso dejará a su padre y a su madre...» dice la Biblia. El amor de los esposos es la imagen del amor de Dios en la tierra; los esposos son una sola carne... Es necesario reflexionar en la profundidad y trascendencia del sacramento matrimonial.

Por otro lado, el poner en primer término las actividades relacionadas con la Iglesia es una forma errónea de entender el amor a Dios. El primer mandamiento es el del amor, y el primer amor se debe al cónyuge y a los hijos, aun antes que a los padres y hermanos. No significa esto rechazar todo lo demás, sino darle a cada quien y a cada actividad el lugar que les corresponde.

Hay varias cosas que pueden hacer: Acudan con un sacerdote, que los escuche a los dos y les oriente en este asunto. Vayan a un retiro para matrimonios (encuentros matrimoniales, encuentros conyugales, ECIM, el que ustedes quieran). Acudan al Movimiento Familiar Cristiano y tomen el ciclo de formación. Y acudan nuevamente con un psicólogo. Menciona problemas con el alcohol y sexuales, al parecer estos últimos por ambos lados, los que, junto a toda la problemática que ha planteado, es necesario atender. Si usted es alcohólico, acuda a un grupo de Alcohólicos Anónimos y que su esposa se integre a un grupo de Al-Anon.

Espero que pronto comiencen a resolver sus dificultades. Para lograrlo se necesita, para empezar, la buena disposición de ambos.

EL OBSERVADOR 581-3

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


PINCELADAS
El monje y el cántaro
Por el P. Justo López Melús


Había un monje muy santo y sacrificado, muy piadoso y austero, pero no podía reprimir el mal genio. Se enfadaba con todos los monjes. No aguantaba si se desentonaban cantando, si vertían el agua en la mesa. «Padre —le dijo al abad—, no valgo para vivir en comunidad. Pensaba que los monjes eran perfectos, pero no es así». Entonces tomó un cántaro para coger agua del río y se internó en el desierto.

Allí se sentía feliz. Fue a llenar el cántaro cantando y salmodiando. Pero el cántaro se cayó y toda el agua se vertió. Lo volvió a llenar y de nuevo se le cayó. «Es el demonio que quiere tentarme», se dijo. Otra vez al río, otra vez se le cayó. Entonces, furioso, le dio una patada y lo rompió. Luego reflexiona y vuelve al monasterio. «¡Padre mío, he roto el cántaro a patadas. La causa de mis cóleras no es la compañía de los otros monjes. La causa está aquí dentro!».

EL OBSERVADOR 581-4

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


REPORTAJE
Los pescadores rescatados tras nueve meses a la deriva nunca «anduvieron con medias tintas» en materia de fe
El Observador / Redacción


A nueve meses de haberse internado en el mar y a ocho mil kilómetros de su casa, cerca ya de las costas australianas, Salvador Ordóñez Vázquez, Jesús Eduardo Vidaña López y Lucio Rendón Becerra, modestos pescadores nayaritas, fueron rescatados a mediados de este agosto por un barco pesquero taiwanés. Pudieron sobrevivir durante su no buscada aventura gracias a que se medioalimentaron con pescado crudo, aves marinas y agua de lluvia las no muy abundantes veces que pudieron recoger tales suministros. Salieron «normalmente, por dos días y una noche» a pescar tiburones en su frágil panga de 27 pies de longitud. Sin sospecharlo, cayeron en la corriente nortecuatorial que tiene su origen en la confluencia de las corrientes de California y Costa Rica y fueron arrastrados —una vez que quedaron inútiles los dos motores que llevaban— a una velocidad de desplazamiento promedio de 30 kilómetros diarios, y enteramente a merced de las inclemencias del tiempo. Una lona sirvió para que se protegieran parcialmente del sol. Lo que nunca les faltó fue la fe.

Si en verdad fueron cinco los que partieron de San Blas allá por noviembre de 2005 y únicamente se salvaron tres, al parecer ello querría decir que dos perdieron la esperanza y se dejaron morir. Los sobrevivientes los habrían arrojado al mar tres días después de ocurrido cada fallecimiento. Se ha dicho que a los que murieron se les conocía únicamente como «Juan David» y «El Farsero», y que no se tienen datos precisos de sus nombres completos, del lugar de origen y de las edades.

«No sólo de pan vive el hombre»

La fe inquebrantable de que los sobrevivientes hablan fue alimentada por la lectura de la Biblia que uno llevaba. Por eso se salvaron, qué duda cabe. Nunca dudaron de la existencia de Dios y siempre aceptaron los planes específicos que sabían que Él tenía para cada uno de ellos. Y rezaron, rezaron mucho... Jesús Eduardo Vidaña proclama: «A los nueve meses fui rescatado, gracias a mi Dios todopoderoso».

No dejaron que la desesperación los acompañara

Las explicaciones de este caso al margen de la fe se resumen en lo que afirmó el señor Jorge Álvarez Martínez, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México, estudioso de víctimas de situaciones extremas: «Estas personas manifiestan inteligencia por haberse adaptado durante tantos meses [...] Cuando los pescadores se vieron en una situación crítica, hicieron acopio de fuerzas. Es sorprendente que la esperanza de ser rescatados los mantuvo luchando vivos y con una cordura poco usual; tal parece que la desesperación no reinó entre ellos [...] La salud mental de los pescadores estuvo a prueba de todo, se trata de un hecho insólito [...] Por los datos con que contamos, establecieron una red muy solidaria para sobrevivir, se apoyaban unos a otros, platicaron sus temores y lograron sobrevivir. Seguramente hubo sentimientos de ira, desesperación y enojo, pero lo supieron canalizar».

Más que inteligencia: corazón

Pero el papel de la fe en esta experiencia extraordinaria es definitivo. Escribe Paul Guerin: «...la Biblia expresa la fe en Dios por la experiencia de las relaciones interpersonales basadas en la confianza, una confianza asegurada. No es, por tanto, a nivel de la inteligencia donde la Biblia sitúa principalmente la fe, sino ante todo a nivel del corazón [...] El término bíblico fe trae en pos de sí otros términos, en particular la palabra prueba. Creer es, forzosamente, pasar por la prueba». Dura pero muy provechosa fue la prueba que experimentaron nuestros pescadores, cuyo recuerdo de algún modo va a llamar siempre a su corazón. Y ya tienen más motivos para la confianza, pues, pasada la prueba, toda seguridad les ha sido comunicada.

Una adicional muestra de solidaridad ha sido dada por el propietario del barco atunero rescatador, pues a pesar de que no se preveía el regreso de la nave hasta que terminara la pesca en el Pacífico, modificó el itinerario para que los tres mexicanos pudieran regresar a su casa lo más pronto posible.

EL OBSERVADOR 581-5

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


RESUELVE TUS DUDAS
¿Estaba el diablo en el Cielo?

Pregunta: En Lucas 10,17 llegan los discípulos muy felices por los poderes que Cristo les había dado, y Él les dice: «Yo veía a Satanás caer como un relámpago del cielo». ¿Estaba el diablo en el cielo? ¿Y a dónde cayó? ¿Por qué dicen que está en el infierno si está con nosotros tentándonos? Gracias. Atentamente: Berta

Respuesta: Parece seguro que cuando Jesús dice "Yo veía a Satanás caer como un relámpago del cielo", estaba usando una expresión idiomática y no hablando literalmente, ya que, efectivamente, para el tiempo en que Jesús pronunció esa frase, Satanás ya no estaba en el cielo.

La caída de Satanás se lleva a cabo en varias etapas a lo largo de la historia. Primero, después de su rebelión contra Dios, fue expulsado del Cielo pero todavía se le concedió permiso de habitar y operar en la tierra, y por cierto con mucho poder.
Fue precipitado el gran dragón, la antigua serpiente, el denominado diablo y Satanás, el seductor de todo el mundo: fue precipitado a la tierra y con él cayeron sus ángeles (Apoc. 12, 8-9).
Sabemos que somos de Dios y que el mundo entero yace en poder del Maligno (1Jn 5, 19).

Con la fundación de la Iglesia y la redención realizada por Cristo en la cruz, comienza el proceso de expulsión definitiva de Satanás y su confinación en el infierno, que será gradual (el proceso) y culminará con la segunda venida de Cristo al final de los tiempos. Aunque Satanás sigue teniendo mucho poder para dañar a los hombres, el simple comienzo de este proceso ya significa un descalabro para él, ya que, a partir de ese momento, los hombres ya tienen herramientas para dominarlo. A eso se refiere Jesús cuando dice "Veía a Satanás caer"; y cuando dice "Ahora es el juicio de este mundo; ahora el Príncipe de este mundo será echado fuera" (Jn 12, 31).

Walter Turnbull

EL OBSERVADOR 581-6

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


COLUMNA HUÉSPED
El futbol y la verdad
Por monseñor José H. Gómez, arzobispo de San Antonio, Texas *

Los católicos sabemos que nuestra felicidad y salvación se juegan en la «cancha» de la vida.

Cuando se trata de de deportes, San Antonio es, ciertamente, tierra de los Spurs. Sin embargo, el futbol también es muy popular entre los que acompañan los deportes en San Antonio y en todo Texas. Como ustedes probablemente ya saben, a mí me encantan los deportes. Me gusta jugar, pero también soy un fan entusiasta. Para mí los deportes son una fuente de salud mental y física, pero también humana y espiritual. Ahora que el verano se va terminando, llega el otoño, que trae una nueva temporada de futbol. Una de las razones por las que disfruto el futbol —un deporte difícil de comprender en su complejidad para quienes no están familiarizados con él— es porque encuentro que es una muy buena metáfora de la vida del católico.

Ciertamente no soy ni el único ni el primero en encontrar esta semejanza. El inolvidable Vince Lombardi decía: «El futbol es como la vida, requiere perseverancia, abnegación, trabajo duro, sacrificio, dedicación y respeto a la autoridad.»
En efecto, pocos deportes tienen un planeamiento y una preparación estratégica tan meticulosos y exigentes. Además del entrenamiento físico, los jugadores deben tener una memoria excepcional para recordar las jugadas X y O, fintas y alternativas que tienen que poner en práctica con la simple mención de un número o un nombre.

En el terreno de juego cada hombre cumple con su responsabilidad: nadie puede echarle la culpa a nadie por sus propios errores; y, sin embargo, es un juego de equipo. Sin el equipo, el individuo simplemente no podría sobrevivir.
Algunas películas sobre futbol han glamorizado a los individuos capaces de decidir un partido por sí solos, tomando sus propias decisiones y desobedeciendo al entrenador.

Pero en la vida real los jugadores de futbol saben muy bien que, si es que ganan, es porque han seguido las normas, y han permitido que sus talentos sean encaminados por los principios y reglas establecidas y diseñadas por los entrenadores.
Lou Holtz, el legendario entrenador de futbol de la Universidad de Notre Dame decía, en efecto, que «los equipos ganadores son llevados por objetivos. Ganan constantemente porque todos los jugadores están concentrados en objetivos determinados».
Allí es donde precisamente encuentro la íntima relación con la vida del católico. Los católicos sabemos que nuestra felicidad y salvación se juegan en la «cancha» de la vida.

Pero ni las más grandes habilidades personales tendrán valor y nos obtendrán la victoria real —en esta vida o en la otra— si no seguimos los principios objetivos de nuestra fe, la Verdad revelada por Jesucristo, el verdadero «entrenador divino» de nuestra vida.

El creyente puede jugar su «propio partido subjetivo», convirtiendo en norma lo que es una idea subjetiva personal o un sentimiento, pero la consecuencia puede comprometer el resultado final del partido y el jugador terminará no solamente haciéndose daño a sí mismo, sino a todo el «equipo» de la humanidad.

Los católicos vivimos en un contexto cada vez más relativista, que considera que la verdad objetiva es, por sí misma, un «insulto» a la pluralidad. En realidad no lo es. La verdad objetiva es un hecho inevitable que todo ser humano tiene que enfrentar. Las cosas son como son: las leyes de la naturaleza, el bien y el mal, material o espiritual, la enfermedad y la salud.

La vida espiritual, la vida cristiana, no es distinta. Dios ha creado un plan porque nos conoce perfectamente y nos ama absolutamente. La verdad objetiva es consecuencia de Su amor y del conocimiento de la naturaleza humana. Dios no ha establecido leyes y principios por capricho personal, pero como un medio para ayudarnos a entregar lo mejor de nuestra humanidad y para ganar el juego de la vida. La libertad no consiste en torcer la verdad para hacer lo que mis sentimientos subjetivos me dicen. Consiste más bien en conocer la verdad objetiva de Dios y saber aplicarla en la «cancha», con mis propias habilidades y virtudes, como hacen los buenos jugadores de futbol.

Estoy seguro de que vamos a disfrutar de la nueva temporada de futbol. Nuestro equipo puede ganar o no, y habrá otra temporada. Pero para asegurarnos que ganaremos el juego de la vida, pidamos con humildad a Dios Padre, a través de su Hijo Jesucristo, que seamos capaces de conocer la Verdad, de amarla y de ponerla por obra en nuestra vida, para que podamos alcanzar el objetivo de nuestra vida, teniendo una temporada católica buena y exitosa por toda la vida.

*Se publica con la anuencia de «Today's Catholic» de la arquidiócesis de San Antonio

EL OBSERVADOR 581-7

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


ENTREVISTA

Habla Benedicto XVI: «El hombre tiene que ser respetado siempre como hombre» (II de IV)
Entrevista al papa Benedicto XVI realizada por Radio Vaticano el 5 de agosto en CastelGandolfo, en preparación al viaje apostólico a München, Altötting y Regensburg (Alemania, 9-14 septiembre de 2006)

Alemania como tierra de Reforma está marcada de forma particular por las relaciones entre las distintas confesiones. ¿Qué posibilidad ve de mejorar la relación con la iglesia evangélica, o qué dificultad ve en este camino?
Quizá sea importante decir, antes que nada, que la iglesia evangélica presenta una notable variedad. En Alemania tenemos, si no me equivoco, tres comunidades principales: Luteranos, Reformistas y la Unión Prusiana. Además, hoy se forman numerosas iglesias libres (Freikirchen) y, en el interior de las iglesias clásicas, movimientos, como la «iglesia confesante» entre otras. Por lo tanto, se trata también de un conjunto con muchas voces, con las cuales tenemos que entrar en diálogo en la búsqueda de unidad con respecto a la multiplicidad de voces, y con las que quiero colaborar. Creo que lo primero que hay que hacer es que en esta sociedad todos juntos nos preocupemos por hacer que sean claras, de encontrar y de traducir en hechos, las grandes directrices éticas, para garantizar de este modo la consistencia ética de la sociedad, sin la cual ésta no puede llevar a cabo las finalidades de la política, que son la justicia para todos, una buena convivencia y la paz. En este sentido creo que ya se ha conseguido mucho, que nosotros nos encontramos realmente unidos bajo un pilar cristiano común, frente a los grandes desafíos morales. Naturalmente, después hay que testimoniar a Dios en el mundo, que tiene dificultades a la hora de encontrarle, como ya hemos dicho, y de hacer visible a Dios en el rostro humano de Jesucristo, y de ofrecer a los hombres el acceso a esas fuentes, sin las cuales la moral se aridece y pierde sus referencias, y también donar la felicidad, porque no estamos solos en este mundo. Sólo de este modo nace la felicidad ante la grandeza del hombre, que no es un producto mal conseguido de la evolución, sino imagen de Dios. Nos tenemos que mover en estos dos sentidos —por decirlo de algún modo—, el de las grandes referencias éticas, y el que muestra —a partir del interior y orientándose hacía Él— la presencia de Dios, de un Dios concreto. Si lo hacemos, y sobre todo, si en todos nuestros agrupamientos singulares buscamos no vivir la fe de forma industrial, sino a partir de raíces más profundas, entonces quizá no lleguemos tan rápido a las manifestaciones externas de unidad, sino que maduraremos hacia una unidad interior, que, si Dios quiere, un día llegará también a exteriorizarse.

Hace un mes usted estuvo en Valencia para celebrar el Encuentro Mundial de las Familias. Quien ha escuchado con atención se ha dado cuenta de que usted no ha pronunciado la palabra «matrimonio homosexual», no ha hablado de aborto, ni de contraconcepción. Atentos observadores se han dicho: ¡Interesante!, evidentemente su intención es anunciar la fe y no dar la vuelta al mundo como «apóstol de la moral». ¿Nos puede hacer un comentario al respecto?
Claro que sí. Sobre todo tengo que decir que tuve solamente dos ocasiones de veinte minutos para hablar. Teniendo tan poco tiempo no se puede abarcar todo. Sobre todo tenemos que saber qué es lo que queremos decir, ¿no es así? Y el cristianismo, el catolicismo no es un cúmulo de prohibiciones, sino una opción positiva. Y es muy importante que esto se vea nuevamente, ya que hoy esta conciencia ha desaparecido casi completamente. Hemos oído tanto hablar de lo que no está permitido que ahora hay que decir: pero nosotros tenemos una idea positiva que proponer; que el hombre y la mujer están hechos el uno para el otro, que la escala —por decir de algún modo—: sexualidad, eros, ágape, indica las dimensiones del amor y sobre este camino crece desde siempre el matrimonio, como encuentro entre un hombre y una mujer, culmen de la felicidad y de la bendición, y después la familia, que garantiza la continuidad entre generaciones, en la que las generaciones se reconcilian entre ellas y en la que también las culturas se pueden encontrar. Por lo tanto, sobre todo es importante poner de relieve lo que queremos. En segundo lugar, se puede ver después también el porqué nosotros no queramos algo. Y yo creo que sea necesario ver y reflexionar, ya que no se trata de una invención católica, el hecho de que un hombre y una mujer estén hechos el uno para el otro para que la humanidad continúe a vivir: lo saben todas las culturas. En relación al aborto, no pertenece al sexto, sino al quinto mandamiento: «No matarás». Y esto tenemos que presuponerlo como obvio y tenemos que rebatir siempre que: la persona humana inicia en el seno materno y permanece persona humana hasta su último respiro. El hombre tiene que ser respetado siempre como hombre. Pero todo esto queda más claro, si antes hemos explicado lo positivo.

En todo el mundo los creyentes esperan de la Iglesia respuestas a los problemas globales más urgentes, como el SIDA y la superpoblación. ¿Por qué la Iglesia insiste tanto sobre la moral en lugar de intentar soluciones concretas para estos problemas cruciales de la humanidad, por ejemplo en el continente africano?
Ya, éste es el problema: ¿insistimos realmente tanto sobre la moral? Yo diría —cada vez estoy más convencido tras mi diálogo con los obispos africanos— que la cuestión fundamental, si queremos dar pasos adelante en este sentido, se llama educación, formación. El progreso puede ser progreso real sólo si sirve a la persona humana y si la propia persona humana crece, no crece sólo su poder técnico, sino también su capacidad moral. Y creo que el verdadero problema de nuestra situación histórica sea el desequilibrio entre el crecimiento increíblemente rápido de nuestro poder técnico y el de nuestra capacidad moral, que no crece de forma proporcional. Por eso la formación de la persona humana es la verdadera receta, la llave de todo, diría, y ésta es también nuestra vida. Y esta formación tiene —para resumir— dos dimensiones. Sobre todo, naturalmente, tenemos que aprender, adquirir saber, capacidad, «know-how», como se suele decir. En esta dirección Europa, y en los últimos decenios América, han hecho mucho, y se trata de una cosa importante. Pero si sólo se difunde el «know-how», si sólo se enseña cómo se construyen y se usan las máquinas, y cómo se emplean los métodos de contracepción, entonces no hay que maravillarse de que al final nos encontremos con guerras y con epidemias de SIDA. Porque nosotros necesitamos dos dimensiones: es necesaria al mismo tiempo la formación del corazón —si me puedo expresar de este modo—, con lo que la persona humana adquiere referencias y aprende también de este modo a usar correctamente su técnica. Y esto es lo que estamos intentando hacer. En toda África, y también en muchos países de Asia, tenemos una gran red de escuelas de todos los niveles, donde sobre todo se puede aprender, adquirir verdadero conocimiento, capacidad profesional, y con ello alcanzar autonomía y libertad. Pero en estas escuelas nosotros intentamos precisamente comunicar no sólo el «know-how», sino formar a personas humanas que quieran reconciliarse, que sepan que tenemos que construir y no destruir, y que tenemos las referencias necesarias para saber convivir. En gran parte de África, las relaciones entre musulmanes y cristianos son ejemplares. Los obispos han formado comités comunes junto a los musulmanes para ver como crear paz en las situaciones de conflicto. Y esta red de escuelas, de aprendizaje y formación humana, que es muy importante, viene completada por una red de hospitales y de centros de asistencia, que alcanzan de forma capilar a las aldeas más remotas. Y en muchos lugares, a pesar de las destrucciones de la guerra, la Iglesia es la única fuerza que ha permanecido intacta. ¡Ésta es una realidad!». Es donde se cura, donde se cura también el SIDA, y por otro lado se ofrece educación, que ayuda a establecer relaciones justas con los demás. Por eso creo que se debería corregir la imagen según la cual sembramos en torno a nosotros juicios rígidos. No. Justo en África se trabaja mucho para que las diferentes dimensiones de la formación se puedan integrar y así sea posible la superación de la violencia y también de la epidemia, entre las que están también la malaria y la tuberculosis.

EL OBSERVADOR 581-8

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


DICCIONARIO DE AUTORES CATÓLICOS DE HABLA HISPANA
Tomás Darío Casares (1895 - 1976)
Por Sebastián Sánchez / Argentina


Filósofo y jurista argentino. Realizó sus estudios primarios y secundarios con los padres dominicos y se recibió de abogado en la Universidad de Buenos Aires. Su vida intelectual se ramificó entre la práctica del Derecho, la política y la Filosofía y su enseñanza.
Fue dos veces director de los Cursos de Cultura Católica, verdadera cuna de la ortodoxia católica rioplatense, y colaboró con innumerables trabajos en diversos medios, muchos de los cuales lo encontraron como fundador, a saber: Humanidades, La Nueva República, Criterio, Ortodoxia, Logos, Sapientia, Universitas, Mikael, entre otros.

Una de sus preocupaciones medulares fue el Bien Común, razón por la cual se dedicó con ahínco a la política nacional, generalmente en cargos vinculados a la justicia o la educación. No obstante, su vocación esencial fue intelectual y, a pesar de no dejar una gran producción édita, sus trascendentes reflexiones adquieren hoy, con la crisis del derecho y la justicia, vigencia realmente insoslayable.
Entre sus obras podemos citar: La Religión y el Estado (1919), De Nuestro Catolicismo (1922) La Política y la Moral: a propósito de Machiavelo, (1927), La Justicia y el Derecho, (1935) Reflexiones sobre la Condición de la Inteligencia en el Catolicismo, (1942) Sobre la Muerte y otros Ensayos (1995). Sus preocupaciones filosóficas centrales giraron siempre en torno a la inteligencia y la fe, la acción y la contemplación, la metafísica de la justicia y del derecho, la Universidad, la sociedad y el hombre.

De todas, quizás su obra cumbre sea La Justicia y el Derecho, en la cual explora a fondo la filosofía del derecho y la doctrina de la ley natural. En tal sentido, resulta ineludible su meditación sobre el derecho a la Esperanza sobrenatural, como cabeza de todos los demás derechos. Compartimos ahora un fragmento de tal cavilación:

«En el derecho a la Esperanza sobrenatural se recapitulan todas las razones por las cuales el hombre, llamado por su Creador a un destino eterno y sobrenatural, tiene derechos, es 'titular' de ellos en su existencia temporal, a través de la cual ha de acceder a aquel destino.

La participación en la vida divina —la beatitud sobrenatural—, a la que el hombre está llamado, se consuma en la eternidad, pero no es sólo 'cosa del otro mundo', también lo es de éste. El destino eterno es vivido por el hombre desde este tiempo porque está decidiéndolo, en ejercicio de su libertad, aquí y ahora. De la formalidad cristiana de la existencia temporal cabría decir que es la forma de vida en la cual el destino eterno es ya vivido en esperanza.

Por lo tanto, un ordenamiento jurídico desentendido de que es la esperanza cierta de un destino de beatitud eterna lo que le da sentido a la existencia personal y no ponga, con el orden de sus instituciones, condiciones temporales de un vivir iluminado, sostenido y levantado por la Esperanza sobrenatural, no le hace al hombre plena justicia, ni le da la plenitud de su derecho».

EL OBSERVADOR 581-9

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


COMUNICACIÓN
Un canal católico muestra todas «las flores del jardín de la Iglesia»
Entrevista a Juliana Valencia, del canal de televisión EWTN
Por María Velázquez Dorantes
Juliana Valencia, es una joven periodista nacida en Colombia, que se encarga de buscar programación en Hispanoamérica y España para el canal católico EWTN, así como el desarrollo de programas en distintos lugares de Hispanoamérica.


¿Cuál ha sido uno de los retos más grandes que has vivido en EWTN?
Ser consecuente con lo que nosotros mostramos en la pantalla y en la forma en que como individuos lo vivimos. Muchas veces pienso que (como medio de comunicación) nos ven como «alguien que tiene mucho poder de decisiones», pero no cualquier persona puede hacer lo que yo hago pues para ello se necesita tener una formación teológica; es por eso que para mí es muy importante tener una continuidad y frecuentar mucho los sacramentos, y poder nutrirme en mi vida personal de todo lo que yo quisiera saber de la televisión para poder ser consecuente con esto que te digo. Es un gran desafío que no siempre se logra, pero en el cual vamos escalando, poco a poco, para cumplirlo y así dar lo mejor de sí a EWTN.

¿Cuál ha sido lo mejor de EWTN en la práctica de vida de Juliana Valencia?
EWTN me ha dejado mucho, pero lo que más me gusta del canal es que tiene un espacio para toda la gente y que ésta pueda conocer cosas de la Iglesia que no siempre son tan accesibles. Como las actividades del Papa, las encíclicas, los escritos antiguos de los Padres de la Iglesia. La fundadora, la madre Angélica, ha permitido que, a pesar de ser un canal fundado en el sur de los Estados Unidos (hay pocos católicos y por tanto no hay mucha diversidad de movimientos eclesiales), se ha podido ofrecer una ventana con todos los carismas para poder conocer y ver de qué manera le habla Dios a la persona. Eso es lo que más me emociona y me emociona fuerte, como que para mí la Iglesia es un jardín y veo de qué manera las flores salen, unos son claveles otros son rosas pero al fin al cabo todos somos Iglesia.

¿Qué aportas todos los días a EWTN?
Darle un sí y comprometerme al momento. Porque el hecho de no ser norteamericana, sino colombiana y que, por circunstancias de la vida, haya terminado en un lugar en donde somos menos del tres por ciento católicos; donde, como los mexicanos, tenemos un arraigo a la devoción y vemos la iglesia abierta todo el día, y sin embargo, en el lugar donde estoy ahora eso no sucede. Y justamente esto es lo que me hace comprometerme aún más y de alguna manera sentirme como misionera en lugar que no es el mío pero que me ha acogido.

********

La madre Angélica, de la orden de las Clarisas Pobres de Adoración Perpetua, fundó hace 25 años el canal Eternal World Television Network (EWTN), que, con el transcurso del tiempo, ha llegado a convertirse en la cadena televisiva católica más grande del mundo, disponible en 127 países.
Con solo 200 dólares, sin tener mucha idea sobre cómo hacer televisión y en un garaje, la madre Angélica, ahora ya con 83 años de edad, lanzó la señal de EWTN el 15 de agosto de 1981, (ACI)

www.ewtn.com

EL OBSERVADOR 581-10

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


Primer aniversario de «Courage Latino», apostolado católico de ayuda a personas homosexuales

El 4 de agosto de 2005 el grupo de «Courage Latino» de la basílica de Guadalupe, en la cidad de México, inició funciones en el Centro de Pastoral del Santuario. En su primer aniversario presentó un informe anual de las actividades realizadas durante este año.
«Courage Latino» es un apostolado de la Iglesia para la atención pastoral de hombres y mujeres que sufren por su condición de atracción sexual a personas de su mismo sexo, para ayudarlas a vivir conforme a las enseñanzas de la Iglesia al respecto, principalmente llamadas a vivir la virtud de la castidad.

Desde agosto del año pasado se llevaron a cabo 54 sesiones, una vez a la semana sin interrupción. «Courage» tiene un promedio de asistencia de 25 personas; de manera personal se da consejería a un promedio de 30 personas que no pueden asistir al grupo; por vía electrónica da consejería y apoyo espiritual a mas de 550 personas de México y otros países, principalmente a través de su página en internet, que recibe un promedio de mil visitas diarias.

El programa de «Courage» ha sido diseñado de manera que se alternan dos tópicos: clase bíblica-espiritual y clase humanístico-emocional. En las clases bíblicas se impartió el curso de kerygmático de evangelización adaptado a ésta problemática. En la clase humanístico-emocional se enseña a los participantes a valorar y controlar la afectividad sexual, la afectividad emocional, etc.

Como grupo realizan reuniones semanales, adoración al Santísimo, una celebración eucarística mensual, actividades de esparcimiento y convivencia mensual, así como un retiro semestral.

A nivel de organización y como grupo sede se realizó el seminario «Verdades sobre la homosexualidad». Asistieron cerca 200 personas de toda la república, entre ellas 40 sacerdotes de diversas diócesis.

A nivel nacional «Courage Latino» cuenta con presencia en Guadalajara y Monterrey.

Sin embargo, es evidente la necesidad de abrir otros grupos, que hasta ahora no se han podido consolidar por falta de algún sacerdote que sea designado por el obispo para poder apoyar, como en el caso de Tijuana, León, Celaya, Puebla y Oaxaca.

En diócesis como Querétaro, Tepic y Sonora hay personas interesadas que tienen la necesidad de la formación de un grupo.
Más informes sobre «Courage Latino» y sus actividades en www.courage-latino.org  al teléfono 01 (55) 2786-0037 o escribir a info@courage-latino.org

Fuente: Prensa CEM

EL OBSERVADOR 581-11

horizontal rule

  [SUMARIO] [INICIO]

horizontal rule


PROMOCIÓN HUMANA
Treinta aniversario de la casa-hogar Santa María del Mexicano

A finales del siglo XIX, la hacienda de Santa María del Mexicano fue donada por la familia Mota Ugalde al padre Florencio Rosas. En el año de 1917, al fallecer el padre Florencio, pasó a ser propiedad de la diócesis de Querétaro. En enero de 1974 los hermanos benedictinos se hicieron cargo del lugar para establecer un monasterio y una casa de internado para niños pobres. El 28 de diciembre de 1975 el padre Clifford Anthony Norman asumió el cargo de la casa. Al llegar a Santa María venía acompañado por dos jóvenes, uno de ellos inválido y, el otro, aventurero. El segundo, al ver el trabajo que tenían por delante, se fue sin avisar, dejando al padre Norman y al joven inválido, solos.

Santa María estaba un 85% en ruinas, no había energía eléctrica, la instalación de agua estaba en malas condiciones y el camino que lleva a la finca había desaparecido completamente.

A pesar de todo lo anterior, sin contar con medio humanos ni económicos, con grandes dificultades por la diferencia de idiomas, el padre Norman fue reconstruyendo poco a poco Santa María del Mexicano.

Para el año de 1989 Santa Maria del Mexicano daba atención a mas de 160 albergados, entre los que se contaban niños, niñas y jóvenes, todos ellos con grandes problemas de adaptación por haber sido adictos, violados, golpeados, abandonados o huérfanos.

Debido al exceso de trabajo, las presiones económicas y la problemática de cada uno de los internos, el padre Norman enfermó del corazón. Por eso, a partir de 1989, continúa su obra apoyándose en un patronato y en un grupo de religiosas de Nuestra Señora de la Santísima Trinidad; asimismo, en el padre Miguel Sánchez Navarro, de la misma orden, y en un grupo de voluntarios.

Son 30 años en los que el padre Antonio Norman —él tiene actualmente 75 años de edad— y sus colaboradores han estado edificando esta porción de la Iglesia de Cristo.

Actualmente la obra cuenta con una casa de niños (15), casa de niñas (45), casa de niños en San José (47), casa de jóvenes hombres (70), casa de jóvenes mujeres (33) y el asilo de ancianos (30). La institución se sostiene únicamente con donativos.

DONATIVOS PARA SANTA MARIA DEL MEXICANO
1) Centro de Acopio. Plaza Constitución No. 29, Col. las Plazas, Santiago de Querétaro, Qro. Tel. 442-216-0546
2) Cuenta Santander Serfin: 65500674095
3) EN COLÓN QUERÉTARO- Diaz Mirón No. 52, Colón, Queretaro, C.P. 76270. Tel. 01-419-292-202-48. Fax. 01-419-292-200-46

EL OBSERVADOR 581-12

horizontal rule

[SUMARIO] [INICIO]

horizontal rule

FIN

horizontal rule

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006