El Observador de la Actualidad

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD
17 de septiembre de 2006 No.584

SUMARIO

bulletPORTADA - Cardenal Bergoglio: «Las actitudes sectarias en la vida socio-política son nefastas»
bulletCARTAS DEL DIRECTOR - Los nuevos mexicanos
bulletAmérica Latina: el continente más inequitativo del mundo, señala el cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga
bulletPINCELADAS - Narváez y sus enemigos
bulletREPORTAJE - Misiones diversas, misma dignidad: la mujer en la Iglesia
bullet¡México! Tenemos que actuar
bulletENTREVISTA - En los edificios religiosos se expresó más el arte virreinal
bulletINTERNACIONAL - UNESCO: 113 millones de niños no tienen acceso a la educación en el mundo
bulletDICCIONARIO DE AUTORES CATÓLICOS DE HABLA HISPANA - Pablo Antonio Cuadra Cardenal

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule

PORTADA
Cardenal Bergoglio: «Las actitudes sectarias en la vida socio-política son nefastas»

Zenit / El Observador
El arzobispo de Buenos Aires y primado de Argentina, cardenal Jorge Bergoglio, ha realizado un llamado a fomentar la «cultura del encuentro» entre los argentinos que muy bien puede ser tomado en cuenta por los dirigentes políticos y los católicos mexicanos. Por su interés y actualidad, El Observador reproduce esta nota fechada en Buenos Aires, capital de Argentina, el pasado martes 12 de septiembre.

Al promover una «cultura del encuentro» entre los diversos actores de la política y la sociedad, el cardenal argentino Jorge Bergoglio calificó como «nefastas» para la vida socio-política del país las «actitudes sectarias».

«Las actitudes sectarias en la vida socio-política de un país son nefastas. Separan, dividen, desencuentran», advirtió el purpurado porteño al clausurar la IX Jornada de Pastoral Social que reunió a más de 200 dirigentes sociales en el colegio San Cayetano, del barrio de Liniers, con el lema «La Nación que nos debemos: un hogar para todos».

El bien común se construye con humildad

El Primado recordó que «el encuentro supone projimidad, acercarme al otro, no alejar. No tomarlo como una distancia que favorezca la opinión que le voy a dar en el momento oportuno, sino la cercanía que más bien favorezca el apoyo, el abrazo. Y esto en la convicción de que cada persona tiene algo positivo para darme y para dar. Lo que tengo de positivo también es para compartirlo».

El Primado también reclamó «humildad» para trabajar por el bien común y recordó que la grandeza radica en «ser uno más en el pueblo».

«Sin humildad no hay grandeza, aunque ocupemos algún cargo importante o nos la creamos. Si uno no se siente uno más, no es grande, sino un pigmeo», sentenció el cardenal Bergoglio.

Demasiados fundadores, pocos trabajadores

El Arzobispo cuestionó que en la sociedad, incluida la Iglesia, prime la «dialéctica de revivir una etapa fundacional, que oculta miedo, mezquindad y soberbia», y no la idea de continuar un proceso histórico.

Tras sostener que «hay demasiados fundadores y pocos trabajadores», el cardenal Bergoglio recordó que «todos necesitamos de todos, porque mientras no nos convenzamos de esto no habrá cultura del diálogo».

EL OBSERVADOR 584-1

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


CARTAS DEL DIRECTOR
Los nuevos mexicanos
Por Jaime Septién

La red de internet se ha vuelo una veloz autopista de iniciativas, muchas de ellas interesantes, otras no tanto, sobre el qué y el cómo de un nuevo México, un país plural, industrioso, tolerante, respetuoso y, añadimos nosotros, profundamente católico.

«Los nuevos mexicanos del siglo XXI» es un documento que circula por la red, como fruto de un proyecto universitario para crear una patria mejor. Y lo hace de manera positiva. Ya sabemos lo que no somos; ahora se trata de actuar para ser de otra manera.

Como fundamentos del cambio, el proyecto pide que los mexicanos seamos, a partir de ahora y con el proceso del 2 de julio en las espaldas, puntuales, trabajemos en equipo, estemos dispuestos al cambio, evitemos la desidia, seamos ordenados, constantes, responsables, educados, honestos, proactivos, respetuosos y generosos.

Eso en cuanto a los valores personales. Pero el compromiso con México exige, también, una serie de valores sociales que debemos encarnar por el bien de la sociedad. Sobresale la responsabilidad que debemos tener de los otros, en especial, de los otros más necesitados; tener confianza en nosotros mismos, afrontar los retos, cuidar el medio ambiente, buscar lo saludable, ahorrar recursos y generar, entre todos, las posibilidades del perfeccionamiento de cada uno.

El documento no olvida que los mexicanos hemos de conservar una serie de características que ya poseemos: la alegría, el servicio, la familia, el ingenio, la creatividad y el genuino patriotismo. Yo añadiría la fe popular, la confluencia en la Virgen de Guadalupe y la identidad católica.

Si bien es cierto que la suma de todas estas indicaciones —mezcladas en un recipiente—no van a dar, por arte de magia, un nuevo entorno nacional, un nuevo modelo de ciudadano; por lo menos son el inicio del cambio que hemos venido reclamando por años pero para el que no hemos puesto lo esencial: la voluntad de cambiar nosotros mismos.

EL OBSERVADOR 584-2

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


América Latina: el continente más inequitativo del mundo, señala el cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga
«Ahora está el muro xenofóbico, el de expulsión, el de racismo, por eso el desafío de la Iglesia es acercarse al mundo de la política»
ZENIT / El Observador

Se llevó a cabo esta semana el II Congreso de Doctrina Social Cristiana, organizado por el Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), bajo el lema: "Imaginar un Continente para todos Justicia, solidaridad y testimonio del cristiano ante los nuevos desafíos sociales en América Latina y el Caribe".

Durante la inuaguración, el arzbosipo de Tegucigalpa, cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, condenó los sistemas económicos imperantes en América Latina, diciendo que, por culpa de ellos, las democracias del subcontinente «son frágiles y débiles». Por ello, precisó el purpurado hondureño, «el nuevo reto para la Iglesia es sostener un diálogo con el mundo de la política».

Creciente pobreza en el continente

«Mientras la democracia avanza la corrupción impera, dijo el cardenal Rodríguez Maradiaga, es como un cáncer que mina a los países". Aseguró más adelante, que a la Iglesia le preocupa la creciente pobreza del continente, el más inequitativo del mundo, algo que "no nos puede dejar pasivos" a los católicos.

«Ahora está el muro xenofóbico, el de expulsión, el de racismo, por eso el desafío de la Iglesia es acercarse al mundo de la política», puntualizó monseñor Rodríguez Maradiaga.

Antes, en la misa de inicio del Congreso, misma que se celebró en la Basílica de Guadalupe, el cardenal y arzobispo primado de México, Norberto Rivera Carrera, señaló que la Iglesia católica no puede ni debe sustituir al Estado, pero tampoco debe quedarse al margen de la lucha por la justicia.

«Porque ante el reto de conjugar unidad y diversidad en nuestros pueblos, la Iglesia tiene la misión de servir e iluminar (...) porque ante el reto de sanar fracturas, de perdonar, la Iglesia podría ofrecer más y sumar su experiencia», destacó el cardenal Rivera Carrera.

«La Iglesia —destacó el arzobispo primado de México— no puede ni debe emprender por cuenta propia la empresa política de realizar la sociedad más justa posible. No puede ni debe sustituir al Estado, pero tampoco puede ni debe quedarse al margen de la lucha por la justicia».

Una bioética que defienda la vida

En la inuaguración del Congreso del Celam estuvieron presentes el secretario de Gobernación de México, Carlos Abascal Carranza; el nuncio apostólico en México, Giuseppe Bertello; el secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Carlos Aguiar Retes y el cardenal Renato Rafaelle Martino, presidente del Consejo Pontificio de Paz y de Justicia, entre otras personalidades.

Durante la bienvenida a los participantes, el presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social de México, el obispo Luis Artemio Flores Calzada, enumeró algunas de las acciones a trabajar: opción por los pobres contra la exclusión; «una bioética que defienda la vida»; rehacer el tejido social, tanto en la familia como en la comunidad política; buscar alternativas para los excluidos; acompañar iniciativas de integración latinoamericana; promover un nuevo modelo de desarrollo y replantear la educación.

EL OBSERVADOR 584-3

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


PINCELADAS
Narváez y sus enemigos
Por el P. Justo López Melús

Los santos, los hombres grandes en general, no tienen enemigos, en cuanto depende de ellos. Han ido madurando y conocen sus propias debilidades. Esto los ha hecho humildes y comprenden fácilmente las debilidades de los demás. El amor, dice san Pablo, es paciente, es afable, el amor no tiene envidia, no se jacta ni se engríe, no es grosero, no busca lo suyo, no se exaspera ni lleva cuentas del mal... disculpa siempre, se fía siempre, espera siempre, aguanta siempre...

Tampoco Narváez tenía enemigos... Narváez, «el espadón de Loza», pues allí nació en 1800, es llamado así por el uso frecuente que hizo de la espada, y con pocas consideraciones, por cierto. Fue un político muy activo y el hombre de confianza de Isabel II. Aplastó varias insurrecciones con gran rigor. En el lecho de muerte le preguntó el confesor:

— ¿Perdona a sus enemigos?
Y contestó:
- No me queda ninguno. Me los cargué a todos.

EL OBSERVADOR 584-4

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


REPORTAJE
Misiones diversas, misma dignidad: la mujer en la Iglesia
Por Adolfo Güémez / Buenas Noticias

La mujer, en los primeros siglos del cristianismo, ocupó un papel bien determinado en la vida de la Iglesia. Los apóstoles y los primeros cristianos no hicieron otra cosa que seguir el ejemplo de Cristo, quien tuvo para con ella una particular consideración, yendo en contra incluso de los usos y costumbres de su época.

Jesús no trató igual a varones y a mujeres

Debemos reconocer, sin embargo, que Cristo no trató a los hombres y a las mujeres del mismo modo. A cada quien confió, simplemente, funciones diversas.

El grupo de los doce apóstoles, por ejemplo, estuvo formado sólo por varones. En repetidas ocasiones, Cristo manda a los apóstoles en misión, dándoles instrucciones de cómo debe ser su predicación (cfr. Mt 10, 5; Lc 9, 2; 10, 1) y, una vez resucitado, pide a Pedro que apaciente a sus ovejas (cf. Jn 21, 17). Existen muchos pasajes más donde se ve la voluntad de Cristo de confiar determinadas tareas a los varones.

Lo anterior no responde a un desprecio por la mujer. Nos consta con certeza por los Evangelios que había un grupo de mujeres que acompañaba y ayudaba a Cristo (cfr. Mt 27,55). Además, Cristo se refiere en muchas ocasiones a ellas. En la parábola de la dracma perdida, los sentimientos de la mujer que busca una moneda representan los sentimientos de Dios para con el pecador (cfr. Lc 15, 8-10); defiende a la mujer que le unge los pies en un banquete (cf. Mc 14, 3-9); sale en defensa de la mujer adúltera que iba a ser lapidada (cfr. Jn 8, 3-11); se dirige, contra toda costumbre, a una mujer samaritana en un lugar público y ella, extrañada, le pregunta: «¿Cómo Tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy una mujer samaritana?» (Jn 4, 9); declara la igualdad del hombre y la mujer en el matrimonio, cuando afirma: «Quien repudie a su mujer y se case con otra, comete adulterio contra aquélla; y si ella repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio» (Mc 10, 11-12); confía a una mujer —María Magdalena— la misión de anunciar a los apóstoles su resurrección (cfr. Jn 20, 17) y, por último, sólo a una mujer, a su Madre, concede el don de no tener pecado original (la Inmaculada Concepción). Esto no lo otorgó a ningún hombre, ni siquiera a su padre putativo, san José.

Misiones diversas

Estrictamente hablando la misión del hombre dentro de la Iglesia no es superior a la misión de la mujer. Se trata más bien de misiones distintas, ambas con igual dignidad. En la declaración Inter insigniores, de la Congregación para la Doctrina de la Fe, se afirma: «El único carisma superior que debe ser apetecido es la caridad (cfr. 1 Cor 12-13). Los más grandes en el Reino de los Cielos no son los ministros, sino los santos». La autoridad que ejercen los ministros tiene su fuente en la autoridad de Dios y no en una presunta superioridad de ellos sobre el resto del pueblo cristiano.

Podríamos preguntarnos por qué Cristo asignó de este modo las tareas dentro de la Iglesia. Algunos podrían responder usando argumentos de tipo psicológico. Es decir, las diferencias que existen entre el modo de ser femenino y masculino harían más o menos apto a determinado sexo para ciertas tareas. Sin embargo, como nos enseña la experiencia, es difícil encontrar un consenso general en este punto.

La Iglesia no ha buscado ahí una respuesta. Simplemente ha querido respetar la voluntad de Cristo, sin cuestionarla o contradecirla: si Cristo asignó de este modo las tareas en la vida de la Iglesia, por algo fue. Esto no es fideísmo o abdicación arbitraria de la propia racionalidad, como a primera vista podría parecer. Para los creyentes, Cristo no es un hombre más, sino el hijo de Dios quien posee una sabiduría más profunda que la sabiduría de los hombres. Al obrar así el creyente no mutila su razón, más bien reconoce que ésta tiene unos límites y que no puede conocerlo todo. Dice san Pablo:

«¡Oh, abismo de la riqueza, de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus designios e inescrutables sus caminos! En efecto, ¿quién conoció el pensamiento del Señor? O ¿quién fue su consejero? O ¿quién le dio primero que tenga derecho a la recompensa?» (Rm 11,33)

El creyente, cuando acata la voluntad de Cristo —en este y en otros campos—, no lo hace como un acto de irracionalidad, sino como una acto de confianza en Aquél que sabemos que no miente (a diferencia de los hombres…). Algo semejante sucede en las relaciones humanas donde muchas cosas no se verifican racional y científicamente. Por ejemplo, el niño no pide a su madre constantemente pruebas de todo; él sabe que mamá sólo quiere su bien y no necesita más explicaciones. En resumidas cuentas, la Iglesia respeta la distribución de tareas para hombres y mujeres hecha por Cristo, fiándose de su Palabra y sabiduría. Se trata de una cuestión de fe o, dicho de otro modo, de querer o no fiarse de Cristo.

EL OBSERVADOR 584-5

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


¡México! Tenemos que actuar
Por Alejandra Hoyos González Luna

¿Dónde quedo la unidad de nuestro pueblo? ¿Dónde quedó la empatía por el que sufre? ¿Dónde quedó el dar sin esperar recibir? ¿Dónde? Nos hemos olvidado de que todos somos uno mismo, que la única forma de que avancemos hacia el verdadero progreso es tomándonos de la mano.

Hasta que no nos veamos como un todo, como una comunidad, no vamos a mejorar y nada va a cambiar. Tenemos que dejar de ser egoístas e individualistas; tenemos que cambiar esa mentalidad de querer llegar a la cima sin importar a cuántos tengamos que pisotear. Tenemos que buscar el triunfo colectivo. Nosotros, los mexicanos, en vez de vernos como amigos, como hijos de la misma nación, nos hemos visto como rivales y enemigos. Nos hundimos los unos a los otros cuando empezamos a progresar; y no nos ayudamos a salir adelante.

¿Por qué el pueblo judío, aun con todos sus sufrimientos, sigue controlando mucha parte del dinero mundial? ¿Por qué Europa se ha fortalecido en los últimos años?

Simple y sencillamente, porque se han unificado. Los judíos, a pesar de estar dispersos en el mundo, siempre están unidos y se apoyan los unos a los otros. Por ejemplo, cuando un joven empresario empieza con un negocio todos le dan ayuda económica y lo asesoran y en diez años éste les regresa lo que invirtieron y más. Europa se ha ido fortaleciendo más y más, a partir de que se conformó la Unión Europea, pusieron el euro y abrieron sus fronteras.

¡México! ¿Por qué no copiar la solidaridad y unidad de otros pueblos? ¿Por qué no dar nuestro tiempo y ayudar sin renumeración a nuestros hermanos?

¡México! Si te queremos, tenemos que actuar y dejar de ser pasivos y conformistas.

Queremos que las cosas mejoren. ¿Pero qué hacemos para mejorarlas? Queremos un gobierno justo, honrado, con buenos gobernantes ¿pero nos damos tiempo de participar en la política o, por lo menos, de estar informados? Nos quejamos de la falta de educación y de la pobreza, ¿pero acaso ayudamos a nuestros hermanos necesitados?

¡México! ¡México querido! La prosperidad y el avance sólo los vamos a poder alcanzar si enlazamos nuestras manos y caminamos juntos hacia la verdad. Si nos tratamos como hermanos e hijos de una misma nación. Si nos ayudamos y trabajamos en comunidad.

¡México!, si te queremos… ¡tenemos que actuar!

EL OBSERVADOR 584-6

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


ENTREVISTA

En los edificios religiosos se expresó más el arte virreinal

Entrevista a Rodrigo Ledesma, doctor en historia del arte
Por María Velázquez Dorantes

El arte virreinal es el realizado durante los trescientos años del gobierno español en lo que se llamó la Nueva España y ahora es México, explica Rodrigo Ledesma.
Doctor en historia del arte, ha publicado Ángeles y Arcángeles en el arte virreinal mexicano, es el Art Déco; ha impartido conferencias como: Arte Mexicano Virreinal, Sor Juana Inés de la Cruz, Estudio del cuadro de Miguel Cabrera, Visión artística de la Sagrada Familia. Y ha impartido cursos en torno a Mitología, Religión e Identidad en el Arte Mexicano, Retablo de la Virgen de los Dolores. Una lectura iconográfica entre otras.De origen mexicano, pertenece a la Comisión Arquidiocesana de Arte Sacro. Sus congresos han sido a nivel nacional e internacional.

¿Dónde se encuentra la máxima expresión de este arte?

En la zona que era altamente poblada por grupos indígenas y que luego fue conquistada y repoblada. Podríamos decir que en la zona mesoamericana es donde más se llegó a desarrollar, pues con la presencia española y el mestizaje se fundaron villas, pueblos y ciudades en los que era necesario crear centros de población, por lo que eran indispensables nuevas construcciones. Pero fue en los edificios religiosos donde se expresó a más el arte virreinal, ya que la expansión de la fe católica, junto con el poderoso aparato de la Inquisición, junto con los clérigos y religiosas, tanto del clero secular como regular, los feligreses y sus cofradías donaban su tiempo, dinero y trabajo por embellecer los templos con el fin de ganar puntos tanto en este mundo como en el otro.

¿Qué tipo de pinturas son consideradas arte virreinal en México?

Los murales del claustro del exconvento franciscano de San Gabriel en Cholula, Puebla; las bovedas decoradas del claustro del exconvento dominico de la Natividad de Nuestra Señora en Tepoztlán, Morelos; las paredes de la iglesia del exconvento agustino de San Agustín en Ixmiquilpan, Hidalgo, son algunas de las muestras del arte pictórico mural del siglo XVI. Además, catedrales como las de México y Puebla, así como iglesias y museos regionales, siguen conservado el patrimonio pictórico virreinal.

¿Cuáles son los temas que sobresalen cuando se habla de arte virreinal?

Durante los trescientos años de vida virreinal, el arte, en su mayoría fue religioso. En las portadas de los edificios religiosos es obvio que encontremos alguna imagen de algún santo, de la Virgen, de Cristo o la Trinidad. En muchas de las construcciones civiles van acompañadas de algún símbolo religioso. Si tomamos en cuenta la pintura y la escultura, casi todo es religioso. Ciclos de la vida de Cristo: Anunciación, Visitación, Nacimiento; en algunos casos Circuncisión, Presentación, Cristo entre los doctores y la Pasión. Por supuesto, la Crucifixión es uno de los temas más recurrentes durante todo el virreinato.

Los temas marianos son otros de los más abundantes. Desde el matrimonio de santa Ana, hasta los desposorios de la Virgen. Claro, junto con su Hijo, María está en las escenas de la Pasión. Además, con tanta advocación mariana hubo muchas representaciones, pero por obvias razones fue la Guadalupana la más representada sobre todo después de la segunda mitad del siglo XVII y principalmente durante todo el XVIII.


¿Qué es lo que identifica a este tipo de arte?

Hay una tendencia de algunos historiadores del arte a ya no utilizar la terminología estilística y sólo ubicar en el tiempo; sin embargo, a mí me parece que sí es importante la identificación vía los estilos y los años en que se hicieron las obras, pues así podemos entenderlas mejor junto con los hechos y circunstancias de la vida social que alimentan las modalidades de la época. Al ser un arte elaborado con los cánones europeos traídos por los españoles, las categorías estéticas para estudiarlo han sido las que han servido para explicar el arte occidental de esos años. Lo interesante son las propuestas que se han hecho para explicar los estilos híbridos en los que se mezclan estilizaciones indígenas o populares que dieron por resultado un arte propio y con acentuaciones regionales.

EL OBSERVADOR 584-7

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


INTERNACIONAL
UNESCO: 113 millones de niños no tienen acceso a la educación en el mundo
Por fray Gilberto Hernández, OFM

«Alfabetizarse no es aprender a repetir palabras, sino a decir su palabra».
Paulo Freire, pedagogo brasileño.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (UNESCO), en el mundo hay actualmente unos 113 millones de niños que no tienen acceso a la educación, y la tasa de analfabetismo en algunas regiones tiende a crecer cada año. En América Latina y el Caribe, por ejemplo, la cuarta parte de los niños que realizan estudios primarios desertan de los establecimientos antes de llegar al quinto grado, sin adquirir la formación elemental indispensable.

Los pobres y las mujeres

Podemos decir, a partir de los datos que suministran diversas instituciones abocadas a la investigación de este fenómeno, que el problema de la alfabetización tiene una dimensión absoluta y otra relativa, afecta en especial a los pobres, las mujeres y los grupos marginados, y es de mayor envergadura de lo que los datos duros expresan: en cifras absolutas, las personas desprovistas de competencias básicas en lectura, escritura y cálculo viven principalmente en el África Subsahariana, Asia Meridional y Occidental, y Asia Oriental y el Pacífico. En términos relativos, las regiones con tasas de alfabetización más bajas son las del África Subsahariana, el Asia Meridional y Occidental y los Estados Árabes, donde se dan porcentajes que oscilan en torno al 60%, pese a que desde 1990 se han registrado aumentos superiores a 10 puntos porcentuales.

En México, por su parte, las estadísticas proporcionadas por el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) –basadas en el II Conteo de Población y Vivienda 2005– señalan que, de los 103 millones de habitantes, cerca de 6 millones de personas mayores de 15 años no saben leer ni escribir. Los estados de la República donde mayor incidencia de analfabetismo existe son Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Veracruz e Hidalgo.

No podemos soslayar la realidad de que el analfabetismo va unido, en gran medida, a la extrema pobreza y tiene una fuerte impronta de género: las mujeres están menos alfabetizadas que los hombres, ya que, a nivel mundial, por cada 100 hombres adultos que se consideran alfabetizados sólo hay 88 mujeres adultas en las mismas condiciones. Las cifras más bajas se registran en los países de escasos ingresos como Bangladesh (62 mujeres por cada 100 hombres) y Pakistán (57 mujeres por cada 100 hombres).

Qué es la alfabetización

La alfabetización se ha definido e interpretado de múltiples maneras, que han evolucionado con el correr del tiempo bajo la influencia de los trabajos de investigación y las prioridades en materia de políticas a nivel internacional y nacional. En todas las definiciones hay un elemento común fundamental: la alfabetización encarna las competencias de lectura y escritura. Las nociones de aritmética elemental se suelen considerar un complemento o un componente de la alfabetización. Al haberse reconocido las limitaciones que entraña una concepción de la alfabetización basada exclusivamente en las competencias, desde la segunda mitad del siglo XX se ha tratado de hacer hincapié en las utilizaciones y aplicaciones de las competencias en función de modalidades «útiles».

En los decenios de 1960 y 1970, la noción de «alfabetización funcional» ha ido cobrando un mayor arraigo y ha puesto de relieve los nexos entre la alfabetización, la productividad y el desarrollo socioeconómico global. Recientemente se ha centrado la atención en las modalidades de utilización y aplicación de la alfabetización en distintos contextos sociales y culturales. Muchos educadores han llegado a considerar la alfabetización como un proceso activo de aprendizaje que entraña la toma de conciencia social y una reflexión crítica susceptibles de facilitar la autonomía de las personas y los grupos para promover cambios en la sociedad.

EL OBSERVADOR 584-8

horizontal rule

  [SUMARIO] [INICIO]

horizontal rule


DICCIONARIO DE AUTORES CATÓLICOS DE HABLA HISPANA
Pablo Antonio Cuadra Cardenal (1912-2002)
Por Sebastián Sánchez / Argentina

Poeta nicaragüense. Cuadra ha sido una de las figuras más trascendentes de las letras americanas. Se licenció en Leyes por la Universidad de Oriente y Mediodía, pero consagró su vida a la literatura. Siendo muy joven, fundó el movimiento vanguardista de Nicaragua en el que ejercieron gran influencia pensadores de la talla de Ramiro de Maeztu, Eugenio Vegas Latapie y José María Pemán, entre otros. Esa impronta católica e hispana, sumada a su temprana amistad con los monárquicos católicos reunidos en torno a la revista Acción Española, hizo de Cuadra un distinguido escritor hispanista, un «español americano», como dice Anzoátegui.

Desde 1964 hasta su fallecimiento fue director de la Academia Nicaragüense de la Lengua. Fundó y dirigió durante más de cuarenta años la revista El pez y la serpiente, que aglutinó a la flor y nata del pensamiento centroamericano. Dirigió también la revista Vanguardia, órgano del movimiento cultural y político por él fundado. En 1993, mientras ejercía la dirección del diario La Prensa, fue nombrado Rector de la «Universidad Católica Redemptoris Mater», cargo que ejerció hasta su deceso.

Pablo Antonio Cuadra vivió con pasión —y, no pocas veces, con tristeza— los avatares de su patria, escarnecida por los embates de la ideología. Por eso, fiel a la tradición católica e hispánica, repudió por igual al liberalismo somocista y al marxismo sandinista, lo que le valió no pocas persecuciones y difamaciones.

Algunas de sus obras más importantes son: Poemas nicaragüenses (1934), La tierra prometida (1952), El jaguar y la luna (1959), Poesía escogida, (1968), Tierra que habla (1974), Esos rostros que asoman en la multitud (1976), Cantos de Cifar y del mar dulce (1979) y Siete árboles contra el atardecer (1980). Entre sus ensayos destacan: Hacia la Cruz del Sur (1936), Breviario imperial (1946), Entre la cruz y la espada (1946) y Sobre la hispanidad y su zozobra (1946). Hoy compartimos su poema «República de poetas»:

        Mi bandera pretende,
        Como el cielo,

        Unir el azul y el blanco.
        Equivocados los próceres
        Quisieron juntar abajo
        Lo que solamente arriba
        Se hermana y no siempre.
        Pero algo logras, paisano,
        Izando el cielo en tu mástil,
        ¡Somos un millón de hombres
        Con la cabeza a pájaros!

[De: Canciones de pájaro y señora (1929)]

EL OBSERVADOR 584-9

horizontal rule

[SUMARIO] [INICIO]

horizontal rule

FIN

horizontal rule

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006