El Observador de la Actualidad

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD
1 de octubre de 2006 No.586

SUMARIO

bulletPORTADA - ¿Por qué Occidente siempre tiene que pedir perdón y el islam nunca?
bullet No hay amor más grande
bulletCARTAS DEL DIRECTOR - Demonios en el jardín
bulletINTIMIDADES, LOS JÓVENES NOS CUENTAN - No sé si perdonar
bulletPINCELADAS - Afinados y desafinados
bulletRESUELVE TUS DUDAS - La boda religiosa
bulletNUESTRO PAÍS - El cardenal Norberto Rivera no encubre a nadie
bulletMIRADAS DESDE LA EUROPA DESENCANTADA - Mahoma y Jesucristo
bulletTres voces sobre la segunda parte de la película «Karol»
bulletDOCUMENTOS - Es necesario que cristianos y musulmanes afronten juntos los nuevos desafíos que se plantean a la humanidad
bulletFlorecillas de Benedicto XVI
bulletDICCIONARIO DE AUTORES CATÓLICOS DE HABLA HISPANA - Octavio Nicolás Derisi

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


PORTADA
¿Por qué Occidente siempre tiene que pedir perdón y el islam nunca?
El ex presidente del gobierno español, José María Aznar, señaló que la controversia por el discurso del papa Benedicto XVI en Ratisbona manifiesta un doble rasero en las relaciones entre islam y Occidente: «¿Cuál es la razón por la que Occidente siempre debe pedir perdón y ellos nunca? ¡Ellos ocuparon España durante ocho siglos!».

En una conferencia pronunciada en el Hudson Institute en Washington, Aznar expresó su preocupación por el panorama de las relaciones entre el mundo occidental y el musulmán, en gran medida por lo que consideró falta de liderazgo político. «Podría darles los nombres de varios líderes occidentales que no creen en Occidente», señaló.

Al respecto, el ex jefe del gobierno español calificó de «estupidez» la Alianza de Civilizaciones promovida por el actual gobierno de su país: «¿Qué significa Alianza de Civilizaciones? ¿Estados Unidos o la Unión Europea deben estar en una alianza con el régimen de los ayatolás iraníes? ¿Cómo es posible una alianza cuando nosotros defendemos los derechos de los hombres y las mujeres y el mundo musulmán defiende lo contrario?».

Occidente necesita un rearme moral

Para el ex presidente, los siglos de enfrentamiento con los musulmanes han hecho que los españoles sean conscientes de la amenaza islámica, a pesar de que ésta es ignorada por los líderes políticos de turno. «Los españoles saben esto muy bien. Otra cosa es la respuesta del actual gobierno».

Al hablar sobre la necesidad de «reconstruir Occidente», Aznar afirmó que éste debe mantener sus valores, de un modo semejante al del rearme moral lanzado por el entonces presidente Ronald Reagan. A su juicio, ése es un punto clave, pues «nos encontramos en un momento de guerra en el que es o nosotros o ellos».

Defender los valores familiares

En su discurso, el ex mandatario explicó que «nuestros valores son los mejores del mundo», haciendo referencia a los ideales de igualdad y democracia en Occidente en contraposición al islam radical.

Un islam radical, prosiguió, que «está fijando la agenda mundial», y que ha llevado incluso «a que Marruecos, un país teóricamente moderado, haya retirado temporalmente a su embajador del Vaticano» como reacción a la intervención de Benedicto XVI en la Universidad de Ratisbona.

«Hay que combatir el relativismo y defender los valores familiares», ya que esa «es la batalla más importante. Y yo estoy aquí para defender esos valores», concluyó. (ACI)

EL OBSERVADOR 586-1

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


No hay amor más grande

No hay amor más grande que el de quien da la vida por los demás. Es lo que ha hecho sor Leonella Sgorbati, la religiosa piamontesa de 66 años, de las misioneras de la Consolata, que ha sido asesinada en Mogadiscio, capital de Somalia, así como el encargado de su seguridad, después de que un imán local predicara que «los musulmanes deberían matar al Papa». Ella dirigía, junto a otras hermanas, una escuela para enfermeros en un hospital psiquiátrico, y toda su vida, y en especial su muerte —«Perdono, perdono, perdono» fueron sus últimas palabras—, fue la máxima culminación posible y práctica de ese diálogo con el que se llenan la boca tantos que nunca hacen nada para realizarlo. En la foto, sor Leonella, rodeada de todos sus familiares.

(Alfa y Omega / España)

EL OBSERVADOR 586-2

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


CARTAS DEL DIRECTOR
Demonios en el jardín
Por Jaime Septién

El concilio Vaticano II lanzó a la Iglesia misma a ocuparse de cosas que antes no tocaba. Temas de la agenda social como la estructura de la pobreza o la organización de la democracia. Y fue muy bueno que así sucediera. El problema estuvo (y está) en que muchos católicos se quedaron en eso: en contemplar al mundo con los ojos del mundo y no con los ojos de Cristo.

El papa Benedicto XVI es —junto con Juan Pablo II— la mejor síntesis de una Iglesia moderna posterior al Concilio. Piensa y cree; es testigo de Jesús al tiempo que razona como un teólogo consumado. Las palabras que dijo en su ya famoso discurso académico en la Universidad de Ratisbona fueron un dardo en contra del relativismo occidental y del fanatismo islámico: no se puede amar a Dios a través de la violencia; no se puede decir el nombre de Dios desde la sinrazón. Creer es razonable; creer es dar razones de nuestra fe. Creer es recordar siempre que Dios es amor.

Decía el filósofo español Julián Marías que hay que llevar el conocimiento de la religión cristiana con el testimonio y el ejemplo personal pero sin renunciar jamás al anuncio del Evangelio ni la exposición de la verdades de la fe como, por ejemplo, la de la vida perdurable. Ser cristiano es un compromiso con la verdad. Y la verdad no se impone —como algunos fanáticos quieren—; sino que debe persuadirnos, por su hondura, su esplendor y su racionalidad. Tampoco la verdad se deja al capricho personal.

Desde el principio de su pontificado, Benedicto XVI declaró que la «dictadura del relativismo» era el enemigo a vencer en el mundo moderno. Y lo que está haciendo es mostrándonos las armas de cómo se triunfa sobre esa corriente que piensa que todas las religiones valen lo mismo; que todas las prácticas culturales deben ser toleradas, que todas las menciones de dios invocan al Dios verdadero...

El precio de la defensa de la fe es grande. Y quienes lo hacen pagar duramente son los nuestros. ¡Cuántos católicos no he oído estas dos últimas semanas criticando el «resbalón» del Papa! ¿»Resbalón»? ¿Decir que Dios es amor es resbalar? ¿Decir que nadie puede matar en nombre de Dios es caer en contradicción? Quien dice que no actuar conforme a la razón es ir en contra de Dios, ¿está agrediendo a alguien?

EL OBSERVADOR 586-3

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


INTIMIDADES, LOS JÓVENES NOS CUENTAN
No sé si perdonar
Por Yusi Cervantes Leyzaola

PREGUNTA
No se qué hacer, estoy en el dilema de si perdonar o no. Tengo una relación de casi cuatro años. Nuestra historia pareciera de cuento: fuimos novios en la secundaria, nos dejamos de ver diez años y de la noche a la mañana apareció de nueva cuenta en mi vida, salimos y fuimos novios. Miles de veces le confié que no me gustaban las mentiras y que, además, la confianza con la comunicación era el complemento para una relación madura y estable, por lo que siempre nos entendíamos muy bien. Obvio, teníamos nuestros enojos como cualquier pareja. Yo empecé a compartir mis momentos difíciles con una supuesta psicóloga católica por medio de internet. Pasó un año con esta supuesta orientación; ella me asesoraba por medio del correo; siempre me hablaba muy positivamente, nunca con afán de ofender, todo era para «bien» mío y de mi novio, pues la mayoría de las cosas que le contaba era de las dificultades que se nos presentaban como pareja. Hasta que en estos días fui al cyber de mi novio y descubrí en su pantalla de computadora que él estaba dentro del correo de la supuesta psicóloga. Él me dijo que ella le había enviado su contraseña para que él mismo se cerciorara de que no tenía ella ninguna mala intención con nosotros. Su justificación no cupo en mi mente. No le dije nada, me fui a mi computadora, entré a la cuenta de la psicóloga y empecé a buscar información y descubrí que era mi novio el que había creado esa cuenta de correo. Él siguió mintiendo que no era él, hasta se hizo el digno y ofendido. Dejó que pasaran días sin buscarme. Yo estaba deshecha, pues me venían a la mente todos los momentos bonitos que habíamos pasado, e incluso todo el «teatrito» (de su parte) que montó para la boda, el anillo de compromiso, la pedida de mano, etc. Todo, que se venía abajo por una mentira. Mi familia me dio el apoyo que necesitaba; todos pensábamos que él estaba enfermo de la mente pues había mantenido la mentira un año y si yo no lo hubiera descubierto él no lo hubiera dicho. Después me buscó y me explicó que lo había hecho porque yo no escuchaba sus consejos ni sus opiniones y que no había encontrado otra forma para que lo escuchara más que inventando un personaje así, pues dijo que yo sólo escucho opiniones de gente cercana a la Iglesia. Le dije que no lo podía perdonar porque para mí la confianza es en lo que se basa un matrimonio. Después de esta plática pensé que había dejado claro todo con él, pero volvimos a hablar por teléfono y él me decía que seguía con los planes de la boda, que él no había dicho nada a nadie y que en cambio yo ya había hecho una tempestad en un vaso con agua. Yo estoy en desacuerdo, pues, si esto se minimiza, no quiero pensar lo que haría con una infidelidad… Él dice que tiene solución, y yo llego a pensar que esquiva o bloquea en su mente el problema con tal de hacer lo que tiene como objetivo, casarse conmigo, sin pensar en mi sentir o en las heridas que puede provocar en mí. Yo le dije que ya había cancelado todo de la boda y que no lo entendía, pues se brincaba el paso de buscarme para pedirme perdón. Ahora lo que pienso es en dejar todo al tiempo; me sigo sintiendo deshecha junto con la ilusión de casarme.

Lo amo, pero me duele mucho el que yo fui transparente con él, y una mentira deja mucho qué pensar, y más sabiendo que es cerca del matrimonio… Pienso que si esto me hizo y se lo paso, ¿qué cosa no me hará después del matrimonio sin que yo me dé cuenta? Pienso que cuando la confianza se pierde se ha perdido todo. Él ha pedido opiniones y le han dicho que no es para tanto; en cambio, las opiniones que yo he escuchado han sido que debo de estar atenta y con focos rojos, pues el matrimonio es confianza plena, es donación…


RESPUESTA
Perdóname pero, ¿quién eres tú para no perdonar? Cristo nos pide que perdonemos setenta veces siete, y tú no sabes si perdonar al hombre que dices amar.

Por otro lado, perdonar no significaría necesariamente continuar con la relación y casarte con él. Si después de analizar las cosas deciden qué no reúnen las condiciones necesarias para asumir un compromiso de esta dimensión, pueden cancelar la boda. Pero no sólo tú, también podría hacerlo él. Permíteme hacer algunas observaciones:

Él te engaña con un personaje ficticio. ¿Por qué lo hace? Porque quiere acercarse a ti, ante las dificultades para que tú lo escuches. Pero tú solamente ves la mentira. Te has comportado de una manera intolerante, rígida, egoísta y humillante. No lo ves a él, no te interesa lo que él siente, lo que piensa. Pones en una balanza la mentira y pesa mucho más que el amor, el respeto, el cuidado y todo lo bueno que seguramente ha habido en su relación.

¿Verdaderamente lo amas? Me parece que vivir cosas bonitas no es suficiente para hablar de amor. Veo más amor en la mentira de él, porque, aunque de una forma equivocada, te estaba buscando. Y te decía cosas positivas, para bien, según tus propias palabras. Pero tú le cierras las puertas. Dices que la comunicación es el complemento para una relación madura y estable, estoy de acuerdo contigo, pero no es suficiente con ser transparente y no mentir; igual de importante es escuchar. Aquí el problema de fondo es el de la grave dificultad que tienen para comunicarse. Lo de tu novio fue un intento desesperado, y equivocado, de acercarse a ti, pero tú cierras las puertas. Dices que no le importa tu sentir. Él ya aceptó su culpa, trató de reconciliarse contigo… ¿no es esa una forma de pedir perdón? ¿De dónde viene esa rigidez de esperar a que vaya a pedir perdón? Cristo, en la cruz, ¿esperó a que sus verdugos pidieran perdón para perdonarlos? No puedes poner como condición para perdonar que él vea las cosas como tú las ves. ¿Comunicarse significa: yo hablo y tú dices sí a todo? En este caso, me parece que exageras el asunto de la psicóloga ficticia, pero ambos, pero tú más, minimizan el problema de la comunicación.

En tu exageración, tú también llegas a la mentira. Él no tiene una etiqueta de mentiroso. Lo que hizo no implica que vaya a ser un mal ejemplo para sus hijos ni que te vaya a ser infiel. No puedes asegurar que si no lo hubieras descubierto no te lo habría dicho. No tienes derecho a calificar de «teatrito» el compromiso de ustedes y la pedida de mano. Y por supuesto, no es un enfermo mental y no tenías por qué permitir que se manejara así con tu familia. Puede ser que él se haya comportado en forma inmadura, pero en todo caso, con tu intolerancia, tú también te estás comportando en forma inmadura.

Es cierto que la confianza es básica en el matrimonio. Pero más lo es el amor. La confianza se puede recuperar. Puedes volver a confiar una y otra vez. De eso, entre otras cosas, trata el amor. Es necesario que ambos pongan todo de su para construir el amor, para aclarar las cosas; pero ciertamente no puedes construir el amor cerrando las puertas.

EL OBSERVADOR 586-4

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


PINCELADAS
Afinados y desafinados
Por el P. Justo López Melús

Dos amigos caminaban por una ciudad moderna. Calle comercial, tiendas, bancos, Uno era alemán, ciudadano del asfalto y del marco. El otro era hindú, estaba de visita. De repente el hindú se para y le dice al alemán: «Escucha, está cantando un pájaro». «No digas tonterías —contesta el alemán—. Aquí no hay pájaros. No te pares, vamos adelante. Si quieres oír pájaros vete al bosque. Aquí no tienen nada que hacer los pájaros».

Un rato después el hindú deja caer una moneda sobre el pavimento. El alemán se detiene y dice: «Algo se ha caído». Y ve la moneda en el suelo. El hindú sonríe: «Tus oídos están afinados al dinero y eso es lo único que oyen. Pero están desafinados ante los sonidos de la naturaleza, para los colores del día y la belleza de la creación. Tienes buen oído, pero estás desafinado. El pájaro sí que había cantado».

EL OBSERVADOR 586-5

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


RESUELVE TUS DUDAS
La boda religiosa

Pregunta: Una amiga mía está por casarse. ¿Hay algún «reglamento» respecto de la ceremonia religiosa?

Respuesta:
Por desgracia, muchos se casan en la Iglesia sin preparar adecuadamente ese sacramento. Lo hacen por inercia, por costumbre o fijándose solamente en los aspectos exteriores. Para evitar este escollo es preciso tomar las medidas necesarias para preparar la Misa y comprender a fondo el rito. Lo siguiente puede ayudar:

+ Los novios deben hablar días antes con el sacerdote que presidirá la Misa para elegir entre las opciones que el misal ofrece (lecturas, oraciones, Comunión bajo las dos especies, etc.). Meditar las lecturas con anticipación será una excelente preparación espiritual.

+ Conviene que las personas que vayan a hacer las lecturas las preparen bien. Es penoso cuando en medio de toda la elegancia de una boda la lectura de la Palabra de Dios se hace de forma balbuceante o se oyen cosas como aquello de «Lectura de la carta a los ebrios» (en vez de «Hebreos»). Basta dar una fotocopia del texto al lector para que lo practique.

+ Entre las cosas prácticas que conviene prever está el momento de firmar las actas. A veces esto se hace en los momentos menos oportunos (por ejemplo, justo después de comulgar). Poniéndose de acuerdo con la sacristía, tal vez puedan buscar un momento que no afecte el recogimiento debido.

+ Lleguen a un acuerdo previo para que los fotógrafos sean discretos y no conviertan la Misa en un estudio fotográfico. Es importante quedarse con fotos hermosas, pero también es importante la vivencia de la Misa.

+ Respecto a las palabras del consentimiento, los novios sabrán que hay dos posibilidades de consentir: o diciendo ellos toda la fórmula o contestando un sí a una fórmula leída por el sacerdote como pregunta. Obviamente, la primera manera es la mejor. La segunda manera sirve para personas muy nerviosas. Es recomendable que aprendan de memoria las fórmulas del consentimiento y de la entrega de anillos y arras para que no los traicionen los nervios y las puedan decir con más sentido y disfrute. Son las palabras más importantes de toda su vida

Michael Ryan Grace / Catholic.net.

EL OBSERVADOR 586-6

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


NUESTRO PAÍS
El cardenal Norberto Rivera no encubre a nadie
Comunicado de prensa de la arquidiócesis de México

México D. F., a 19 de septiembre de 2006

El día de hoy se hizo del conocimiento de la opinión pública nacional que el señor Joaquín Aguilar y la Red de Sobrevivientes de Abusos de Sacerdotes, SNAP (por sus siglas en inglés), interpusieron una demanda ante la Corte del estado de California, acusando al señor cardenal Norberto Rivera Carrera de «conspirar internacionalmente» para encubrir a sacerdotes acusados de pederastia, de manera particular al P. Nicolás Aguilar Rivera. Ante esta grave y desproporcionada acusación, la arquidiócesis de México hace del conocimiento de los medios de comunicación las siguientes precisiones:

El señor cardenal Norberto Rivera Carrera siempre ha deplorado y condenado públicamente el crimen perverso de la pederastia; ha advertido a sus sacerdotes que si alguno de ellos delinque tendrá que enfrentar las consecuencias de sus actos ante los tribunales tanto canónico como civil, sin que gocen de ninguna protección por parte de la Arquidiócesis, y también, en reiteradas ocasiones, ha pedido públicamente a los fieles que si conocen algún caso de abuso sexual sea denunciado tanto a las autoridades civiles como eclesiásticas.

Resulta sorprendente que el señor Joaquín Aguilar y la asociación SNAP actúen con un profundo desprecio a las leyes mexicanas y al Poder Judicial de nuestro país, interponiendo una demanda de un supuesto delito cometido en la ciudad de México en una corte extranjera, la del estado de California, en los Estados Unidos de América. Lo más lógico es que dicha denuncia hubiera sido puesta, en primer término, en nuestro país, antes de recurrir a la justicia norteamericana, actitud extraña que deja mucho que desear en cuanto a las verdaderas intenciones de quienes apelan, más que a la legalidad, a los golpes mediáticos que persiguen oscuros fines alejados de una auténtica justicia para las víctimas.

El señor cardenal Norberto Rivera Carrera en ningún momento encubrió al padre Nicolás Aguilar, ni ha participado en complot alguno para dar asilo en México a sacerdotes delincuentes acusados de abusos sexuales.

La arquidiócesis de México hace saber que, una vez que el señor cardenal Norberto Rivera Carrera sea notificado por los conductos oficiales de la demanda interpuesta el día de hoy en los Ángeles, California, de acuerdo con sus abogados, se reserva dar la respuesta adecuada a los requerimientos legales que juzgue convenientes.

P. Hugo Valdemar Romero,
Director de Comunicación Social


EL OBSERVADOR 586-7

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


MIRADAS DESDE LA EUROPA DESENCANTADA
Mahoma y Jesucristo
Por el P. Miguel Rivilla San Martín

A veces las cosas más elementales, por obvias, se olvidan o se ignoran. En el conflicto secular de religiones monoteístas, sobre todo entre el islamismo y el cristianismo, es sabido que ambas pivotan sobre dos figuras históricas: Jesús de Nazaret y Mahoma.

Cualquier conocedor de la historia de las religiones tendrá que admitir objetivamente que no hay parangón posible entre ambas figuras. Hay una diferencia abismal entre la persona histórica de Jesucristo y la de Mahoma

Los cristianos, siguiendo el ejemplo de los apóstoles, de nuestros mártires y de la fe secular de la Iglesia, proclamamos que Jesús es «verdadero Dios y verdadero hombre» que «murió y resucitó por la salvación de todos».

Hay que tener presente que Mahoma jamás se proclamó, como Jesús, Hijo de Dios, igual al Padre y al Espíritu Santo.

Es cierto que los mahometanos aceptan a Jesús como profeta, nacido de María virgen, pero no como Dios.

Ésta es la diferencia radical entre ambas religiones. Jamás un verdadero cristiano se tiene que avergonzar de confesar en público o en privado que Jesús es el Hijo de Dios. Ésta es la fe de la Iglesia que todos nos gloriamos de profesar con el pensamiento, los labios, el corazón y la propia vida. ¡Adorado sea Jesucristo!

EL OBSERVADOR 586-8

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


Tres voces sobre la segunda parte de la película «Karol»

Habla el protagonista de la película

El polaco Piotr Adamczy es el protagonista de la segunda parte de la película sobre Juan Pablo II.
Durante la presentación a los medios y a las autoridades eclesiásticas mexicanas, El Observador tuvo oportunidad de conversar con el actor:

¿Cómo se preparó emocionalmente para encarnar el papel de Juan Pablo II?

A diferencia de la primera parte, esta versión fue un reto más, porque tuve muy presente el papel que tenía que interpretar; que ya no era sólo actor, ahora se trataba de representar al escritor, al líder, al guionista, al poeta, al dramaturgo, a un hombre de gran corazón. Sin embargo, sin los preparativos técnicos hubiese sido mucho más difícil, porque, ¿cómo es posible prepararse para interpretar a un hombre como él?

¿Qué influencia ha tenido sobre usted el Papa?

Se puede decir que soy de la generación del Papa polaco porque toda mi vida he crecido bajo su pontificado. Para mí el Papa ha sido el hombre que ha cambiado la historia, un Papa que se atrevió a cambiar la historia de su propio país, y después la historia misma.

¿Qué espera de esta segunda parte?

Todas las películas concernientes a la vida del Santo Padre van a ser indudablemente comparadas. La primera parte de la película, que narra la juventud del Papa, fue grababa antes de su muerte. Todos esperábamos que el Papa asistiera a la presentación, pero estaba enfermo y no pudo hacerlo. Las sucesivas películas, de otros directores, surgieron después, cuando yo ya sabía que iba a trabajar en la producción de la segunda película. Por supuesto que he visto otras películas del Papa, y creo que esta muy bien que surjan tantas películas dedicadas a la vida de Su Santidad, porque estoy convencido de que es nuestra obligación seguir hablando de su historia y volver a repetirla.

*********

Habla el secretario general de la CEM

Durante la presentación oficial en México de la segunda parte de la película, El Observador entrevistó a monseñor Carlos Aguiar, secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano.

¿Cuál es la percepción de la Iglesia sobre la película Karol?

La película refleja de manera muy acertada las posiciones de Juan Pablo II en su aspecto doctrinal, combinadas fuertemente con su personalidad, con la capacidad que tenía el Papa de hacerse solidario de las situaciones que encontraba en los diferentes campos de la sociedad. De mi parte puedo decir que nos congratulamos por el éxito logrado en esta combinación de elementos, pues, aunque es muy difícil sintetizar 26 años de una historia intensa, la película en buena parte lo ha logrado.

Ahora que la segunda parte de la vida de Juan Pablo II se expone en los cines mexicanos y próximamente en cines a nivel internacional, ¿qué se espera de aquellos que no han visto la primera parte?

Es una película que tenemos al alcance. La primera parte es muy interesante porque nos revela el camino que hace Juan Pablo II, y por qué tuvimos el Papa que tuvimos. En este sentido aporta elementos que mucha gente no conoce, pues prácticamente seguimos al Papa a partir de su elección como tal. Sin embargo, en una serie de «flashes», la segunda parte recoge muy sintéticamente lo que ha sido la primera parte de la vida de Juan Pablo II; de manera que no creo que sea indispensable —por así decirlo—, para apreciar y valorar esta segunda parte, aunque sí la complemente.

Ante las preguntas indiscretas de otros medios de comunicación sobre el estreno de la segunda parte de la película y la controversia por las malas interpretaciones sobre las declaraciones de Benedicto XVI sobre la religión mulsumana, ¿cuál es su pensamiento de estos dos momentos?

El ser un hombre de conciliación, de la búsqueda de la unidad, lo vemos perfectamente en los 26 años de pontificado del papa Juan Pablo II; y lo estaremos viendo en el papa Benedicto XVI.

*********

Habla Rodrigo Guerra, filosofo especialista en Karol Wojtyla

¿Cuál cree que sea el efecto en el público mexicano ante el estreno mundial de la segunda parte de la película?

A mí me parece que la película ayuda a los mexicanos a que recuperemos la conciencia de que nuestra fe tiene pleno derecho de existir en la vida pública, no solamente es una propuesta para la vida privada.

¿Cuál es su apreciación sobre esta película dentro de los entornos de la religión católica?

La película recupera con una gran fuerza la voluntad del papa Juan Pablo II, y que también es la del papa Benedicto XVI, de construir un esfuerzo interreligioso a favor de la paz mundial y la defensa de los derechos humanos. De esa manera, entonces, la película ayuda tal vez a completar también las cosas que hoy nos están diciendo en el momento en que el papa Benedicto XVI está siendo controvertido por sus declaraciones.

¿Considera que a la película se le debió agregar algo más de lo que ya se expone?

Es muy difícil agregarle a una obra de arte algo; personalmente me hubiera gustado ver con más fuerza en la primera parte de la película todo el proceso que él tuvo de maduración intelectual, que se percibe levemente pero que fue muy importante durante su pontificado. Y en la segunda parte, tal vez, lo más atractivo que para mí debería de estar en un guión de la película es mirar que también Juan Pablo II, aun en el Vaticano, seguía con la actitud de apertura y acogida cálida por igual. En la película vemos sobre todo dignatarios eclesiásticos muy importantes, pero lo sorprendente de Juan Pablo II es que hasta el más humilde de los trabajadores del Vaticano era tratado de la misma forma que un alto dignatario eclesiástico o político.

Las dos partes de la película, ya por fin en conjunto, ¿cómo sintetizan la obra del papa polaco Juan Pablo II?

Lo que deja claro es que ser cristiano no es construir una caricatura ajena a la condición humana, sino que ser cristiano es ser plenamente humano pero con horizonte que va más allá de las puras fuerzas humanas.

EL OBSERVADOR 586-9

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


DOCUMENTOS
Es necesario que cristianos y musulmanes afronten juntos los nuevos desafíos que se plantean a la humanidad
Discurso del Papa a exponentes islámicos y a embajadores de países de mayoría islámica

Señoras y señores embajadores, queridos amigos musulmanes:

Con mucho gusto os doy la bienvenida en este encuentro que he deseado con el objetivo de consolidar los lazos de amistad y de solidaridad entre la Santa Sede y las comunidades musulmanas del mundo. Doy las gracias al señor cardenal Paul Popuard, presidente del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso, por las palabras que me acaba de dirigir, así como a todos vosotros por haber respondido a mi invitación.

Las circunstancias que han suscitado nuestro encuentro son bien conocidas. Ya he tenido la oportunidad de hablar de ello en la semana pasada. En este contexto particular, quisiera hoy volver a expresar toda la estima y el profundo respeto que siento por los creyentes musulmanes, recordando las afirmaciones del Concilio Vaticano II que para la Iglesia católica constituyen la «Charta Magna» del diálogo islámico-cristiano: «La Iglesia mira también con aprecio a los musulmanes que adoran al único Dios, viviente y subsistente, misericordioso y todo poderoso, Creador del cielo y de la tierra, que habló a los hombres, a cuyos ocultos designios procuran someterse con toda el alma como se sometió a Dios Abraham, a quien la fe islámica mira con complacencia» (Declaración Nostra Aetate, n.3).

Situándome con decisión en esta perspectiva, desde el inicio de mi pontificado he tenido la ocasión de manifestar mi deseo de seguir estableciendo puentes de amistad con los seguidores de todas las religiones, manifestando particularmente mi aprecio por el crecimiento del diálogo entre musulmanes y cristianos (cfr. Discurso a los representantes de las iglesias y comunidades cristianas y de otras religiones no cristianas, 25 de abril de 2005).

Como subrayé en Colonia el año pasado, «el diálogo interreligioso e intercultural entre cristianos y musulmanes no puede reducirse a una opción temporánea. En efecto, es una necesidad vital, de la cual depende en gran parte nuestro futuro» (Discurso a los representantes de algunas comunidades musulmanas, 20 de agosto de 2005).

En un mundo caracterizado por el relativismo y que con demasiada frecuencia excluye la trascendencia de la universalidad de la razón, necesitamos imperativamente un auténtico diálogo entre las religiones y entre las culturas capaz de ayudarnos a superar juntos todas las tensiones, con un espíritu de colaboración fecunda.

Continuando la obra emprendida por mi predecesor, el Papa Juan Pablo II, deseo por tanto, vivamente, que las relaciones de confianza que se han desarrollado entre cristianos y musulmanes desde hace numerosos años, no sólo continúen, sino que se desarrollen en un espíritu de diálogo sincero y respetuoso, fundado en un conocimiento recíproco cada vez más verdadero que, con alegría, reconoce los valores religiosos que tenemos en común y que, con lealtad, respeta las diferencias.

El diálogo interreligioso e intercultural es una necesidad para construir juntos el mundo de paz y de fraternidad ardientemente deseado por todos los hombres de buena voluntad. En este sentido, nuestros contemporáneos esperan de nosotros un testimonio elocuente para mostrar a todos el valor de la dimensión religiosa de la existencia.

Fieles a las enseñanzas de sus propias tradiciones religiosas, cristianos y musulmanes tienen que aprender a trabajar juntos, como ya sucede con diversas experiencias comunes, para evitar toda forma de intolerancia y oponerse a toda manifestación de violencia; y nosotros, autoridades religiosas y responsables políticos tenemos que guiarles y alentarles en esta dirección. En efecto, «si en el transcurso de los siglos surgieron no pocas desavenencias y enemistades entre cristianos y musulmanes, el Sagrado Concilio exhorta a todos a que, olvidando lo pasado, procuren y promuevan unidos la justicia social, los bienes morales, la paz y la libertad para todos los hombres» (Declaración Nostra Aetate, n.3).

Por tanto, las lecciones del pasado tienen que ayudarnos a buscar caminos de reconciliación para vivir en el respeto de la identidad y de la libertad de cada quien, de cara a una colaboración fecunda al servicio de toda la humanidad. Como declaraba el papa Juan Pablo II en su memorable discurso a los jóvenes en Casablanca (Marruecos), «el respeto y el diálogo exigen la reciprocidad en todos los campos, sobre todo en lo que afecta a las libertades fundamentales y más en particular a la libertad religiosa. Favorecen la paz y el entendimiento entre los pueblos» (n. 5).

Queridos amigos: estoy profundamente convencido de que, en la situación que hoy atraviesa el mundo, es un imperativo el que cristianos y musulmanes se comprometan juntos para afrontar los nuevos desafíos que se plantean a la humanidad; en particular, los que afectan a la defensa y a la promoción de la dignidad del ser humano, así como a los derechos que de ella se derivan. Cuando aumentan las amenazas contra el hombre y la paz, cristianos y musulmanes manifiestan su obediencia al Creador, que quiere que todos vivan con la dignidad que les ha otorgado, reconociendo el carácter central de la persona y trabajando con perseverancia para que su vida siempre sea respetada.

Queridos amigos: deseo de todo corazón que Dios misericordioso guíe nuestros pasos por los caminos de una comprensión recíproca cada vez más verdadera. En el momento en el que los musulmanes comienzan el itinerario espiritual de Ramadán, les hago llegar mis mejores deseos, esperando que el Todopoderoso les conceda una vida serena y tranquila. ¡Que el Dios de la paz os llene con la abundancia de sus bendiciones, al igual que a las comunidades que vosotros representáis!

Traducción distribuida por la Santa Sede

EL OBSERVADOR 586-10

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


Florecillas de Benedicto XVI
Tan simples como significativas, vale la pena compartir estas vivencias del actual vicario de Jesucristo en la Tierra
Por José Ignacio Alemany Grau, obispo / periodismocatolico.com

Hoy quiero compartir con ustedes unas «florecillas de Benedicto» que hacen recordar las de san Francisco de Asís.

Me encanta que se llame José Luis, que ese fue el nombre que le pusieron el día del bautismo el año 1927.

También es bueno saber que fue bautizado, a las pocas horas de nacer, con el agua recién bendecida en la vigilia pascual; lo que para mí explica que el Papa nos hable siempre de la alegría, la alegría profunda que procede únicamente de la Pascua que gozó apenas nacer recibiendo la presencia del Espíritu Santo.

Es bello recordar, también, la delicadeza del piloto que conducía el avión que devolvió al Papa a Roma después de su viaje a Colonia. El piloto sobrevoló el pueblo natal del Papa, Marktl Am Inn.

Por teléfono acoplado a un equipo de amplificación, el Santo Padre habló a los dos mil habitantes que se habían reunido junto a su casa y terminó diciéndoles: «Marktl Am Inn está cerca de Altöting, por lo que quisiera rezar con ustedes un avemaría e impartirles mi bendición».

Desde al avión el Papa pudo ver a sus paisanos emocionados y enviándole rayitos de luz desde algunos espejos.

Hermoso que el día once de septiembre el Papa le ha regalado a la Virgen de Altöting su anillo de cardenal, recibido en 1977 y que hasta ahora lo conservaba con cariño su hermano Jorge.

No olvidemos que a esta ciudad se le llama el corazón religioso de Baviera y el corazón de ese corazón es la imagen de la Virgen.

Sabemos que estuvo también en Marktl Am Inn, donde fue a la iglesita del pueblo y rezó con fervor visitando luego la pila donde fue bautizado. Después pasó por la municipalidad. El «Papamóvil» se detuvo unos momentos ante la casa que lo vio nacer, hoy convertida en museo. El Santo Padre no descendió y se contentó con mirarla con una mezcla de nostalgia y alegría.

También es interesante el hecho de que Benedicto pasara el día trece a solas con su hermano Jorge, en la casita de Pentling donde vivió siendo profesor de Ratisbona. Almorzaron juntos y pasaron solos la tarde y juntos fueron al cementerio para visitar la tumba de sus padres y de su hermana María.

El pueblo, con sólo ciento setenta habitantes, hizo una gran fiesta y Benedicto XVI pudo bendecir un hermoso órgano que han comprado para su iglesia.

Con los dos hermanos estuvieron únicamente Ingo y Chico, es decir, el perro y el gato, mascotas muy queridas del Papa.

Y hablando de mascotas, es bonito recordar lo que la señora Teresa, que ahora tiene 82 años, cuenta: el Papa se pasaba horas enteras con la nariz pegada al cristal de un escaparate mirando un oso de peluche que luego pedía a sus padres. Un buen día desapareció el oso del escaparate y el niño lloró mucho. Hasta que, por fin, Papá Noel se lo dejó el día de Navidad.

No es fácil contener la imaginación que nos lleva, de este oso de peluche, al oso de san Corbiniano que acompañó al santo, con la carga amarrada al lomo, hasta Roma. Sabemos que Benedicto XVI se aplicó a sí mismo la leyenda y ahora el oso ha quedado plasmado en su escudo pontificio.

Otro dato de esta visita es la fidelidad del señor Hofvahuer que pudiendo recibir cien mil euros para dejar a los periodistas acechar desde sus ventanas para sacar alguna fotografía provechando un descuido del Papa en su casa, se negó a aceptarlos porque la amistad con el Santo Padre vale mucho más.

Después de estas «florecillas», tan simples como significativos, leamos este párrafo claro y profundo que pertenece al discurso que el Papa pronunció en la catedral de Munich el día diez de septiembre durante la celebración de vísperas. Son importanes consejos para la vida de familia que ojalá todos pongamos en práctica:

«Queridos padres, les pido que ayuden a sus hijos a crecer en la fe, les pido que los acompañen en su peregrinaje hacia la santa comunión, en su viaje hacia Jesús y con Jesús.

«¡Por favor, vayan con sus hijos a la Iglesia y participen en la celebración de la eucaristía dominical! Verán que no es tiempo perdido; al contario, eso puede mantener a su familia verdaderamente unida y centrada.

«El domingo se hace más hermoso, la semana se hace más bella, cuando van juntos a la Misa dominical.

«Y por favor, recen juntos en casa también: en las comidas y antes de acostarse. La oración no sólo nos acerca a Dios sino que también nos acerca los unos a los otros. Es una fuente poderosa de paz y alegría. La vida familiar se vuelve más alegre y expansiva cuando Dios está ahí y su cercanía se experimenta en la oración».

EL OBSERVADOR 586-11

horizontal rule

  [SUMARIO] [INICIO]

horizontal rule


DICCIONARIO DE AUTORES CATÓLICOS DE HABLA HISPANA
Octavio Nicolás Derisi (1907-2002)
Por Sebastián Sánchez / Argentina

Obispo y filósofo tomista argentino. Monseñor Derisi fue uno de los más importantes pensadores que ha dado la Iglesia argentina. Doctorado en Filosofía y Teología en Buenos Aires, fue ordenado sacerdote del clero secular en el año 1930.

Pronto comenzó a colaborar en las publicaciones católicas Criterio y Sol y Luna y en 1946 fundó la revista Sapientia que, hasta el día de hoy, difunde el tomismo en todo el mundo de habla hispana. En los años '40 se le encargó la fundación de la Escuela de Filosofía de los Cursos de Cultura Católica, baluarte del catolicismo rioplatense y, pocos años después, fundó la Sociedad Tomista Argentina. Como resultado de su infatigable celo apostólico, le cupo a monseñor Derisi ser fundador de la Pontificia Universidad Católica Argentina en el año 1958.

En 1953, atento al prestigio y predicamento con que contaba, el Papa Pío XII lo designó prelado doméstico de Su Santidad con derecho al tratamiento de monseñor. Esos años '50 fueron tiempos de duras pruebas motivadas por los ataques del gobierno de Juan Perón a la Iglesia. Persecuciones éstas que monseñor Derisi sufriría en carne propia al ser expulsado de sus cátedras universitarias.

En 1970 monseñor Derisi fue creado obispo titular de Raso y auxiliar de La Plata. Diez años después, el papa Juan Pablo II lo designó Asistente al Solio Pontificio y Consultor de la Sagrada Congregación para la Educación Católica.

Son incontables las academias y corporaciones científicas a las que perteneció, destacándose siempre por su impronta tomista. Escribió unos cuarenta libros, entre los que se destacan: Concepto de filosofía cristiana (1936), Los fundamentos metafísicos del orden moral (1941), Lo eterno y lo temporal en el arte (1942), El llamado al sacerdocio (1944), La doctrina de la inteligencia: de Aristóteles a Santo Tomás (1945), La persona: su esencia, su vida y su mundo (1950), Naturaleza y vida de la universidad (1969), La palabra (1978), María: Madre de Dios y Madre de los Hombres (1992).

Reproducimos aquí un fragmento de una de sus obras principales, La palabra, en la que, con maestría y devoción, analiza lo que sucede con la voz del hombre cuando deja de ser fiel a la Palabra divina:

«La voz tiene una libertad que no posee la palabra intelectual. Esta no puede afirmar lo contradictorio, cosa que puede la voz. De ahí la fácil posible desviación de la voz que puede no ser fiel a la palabra interior a la que debe expresar. La voz puede substituir, deformar y hasta negar la palabra interior, esa es su tragedia (…) La voz o palabra articulada logra toda su significación espiritual y humana cuando está al servicio de la palabra interior, cuando se constituye en expresión viva de todo ese mundo luminoso del verbo mental y de toda la vida interior informada y gobernada por él. Hermosamente ha expresado san Agustín esta distinción entre la vox y el verbum, aplicándolas a San Juan Bautista y a Cristo, respectivamente, en un comentario al Evangelio de San Lucas: '…la voz era Juan, el Señor era en el principio el Verbo'».

EL OBSERVADOR 586-12

horizontal rule

[SUMARIO] [INICIO]

horizontal rule

FIN

horizontal rule

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006