El Observador de la Actualidad

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD
21 de enero de 2007 No.602

SUMARIO

bulletPORTADA - El «matrimonio» entre personas del mismo sexo hace su arribo a México
bulletCARTAS DEL DIRECTOR - Pastores del rebaño
bullet¿CÓOOMO DIJO?
bulletREPORTAJE - Acoso y derribo a la vida: alucinante apuesta de la ONU por el aborto en Iberoamérica
bulletNUESTRO PAÍS - «Por la misericordia de Dios somos lo que somos»
bulletREFLEXIONES PASTORALES DESDE EUROPA - El antídoto contra las «patologías morales» del Primer Mundo
bulletCUESTIONES DE ÉTICA - Laicismo y diálogo
bullet¿Católico y orgulloso de serlo?
bulletSin reforma fiscal no hay progreso: cardenal Norberto Rivera
bulletPÁGINAS DE VIDA - Doble bendición
bulletCORRESPONDENCIA - Castigo a los conductores
bulletENTREVISTA - El mundo del circo: más que magia, color y sonrisas
bulletJÓVENES - Encuentros carmelitanos para novios: una experiencia para todos los jóvenes
bulletINTIMIDADES –LOS JÓVENES NOS CUENTAN- Mi madre ya eligió mi carrera
bulletPINCELADAS - Sé tú mismo

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


PORTADA
El «matrimonio» entre personas del mismo sexo hace su arribo a México: Coahuila se une al DF

Mientras que la Asamblea Nacional de Francia rechazó hace poco las propuestas que se le habían hecho para legalizar el «matrimonio» entre personas del mismo sexo, el Congreso del Estado de Coahuila siguió el ejemplo de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y aprobó una modificación al Código Civil y a la Ley del Registro Civil de dicho estado para incluir el llamado Pacto Civil de Solidaridad.
El Observador / Redacción (con información de Javier Algara Cosío)

En este Pacto coahuilense se realiza, exactamente, lo contrario que en el parlamento francés. Quizá los legisladores del estado norteño sean más liberales y más progresistas que los liberales y progresistas franceses. Vale la pena examinar las razones que motivaron las decisiones de los legisladores de una y otra parte.

Salvaguardar el desarrollo de los hijos

El poder legislativo francés se basó en una recomendación, tan simple como lógica, de su comisión especial: el matrimonio tradicional, de un hombre con una mujer, es la mejor salvaguarda para la salud y el desarrollo integral de los hijos. Porque es imposible pensar en el matrimonio sin pensar también en los hijos.

La sociedad está formada por padres e hijos, concretos, con nombre y apellido. El matrimonio también gira en torno al hijo; no puede ser simplemente considerado como un contrato de amor entre dos personas. Los derechos y deberes del matrimonio no pueden referirse únicamente al bienestar de quienes lo celebran; deben igualmente enfocarse al cuidado y desarrollo armónico de la prole.

Reconocer a la familia sin reconocerla

Los legisladores coahuilenses justifican su decisión comenzando con una admisión que, por sí misma, hace incongruente la conclusión del dictamen correspondiente: «el matrimonio subsiste como institución fundamental, y desde luego, se reconoce su importancia como el medio más deseable para el desarrollo de la familia». Este reconocimiento debería hacer éticamente inviable el legalizar una realidad menos deseable.

Los diputados de Coahuila están legalizando un mal cuando reconocen tener a la vista el bien. Ni siquiera se trata de un dilema de mal menor. Reconocen, al igual que sus colegas franceses, que el matrimonio tradicional es mejor para la familia, y, sin embargo, aceptan la coexistencia legal en la sociedad de una institución que ellos mismos admiten ser menos deseable. Y, también en oposición a la Asamblea de Francia, el Congreso de Coahuila hace de la unión de dos personas, «de diferente o del mismo sexo», un simple «negocio jurídico», pero que tiene como consecuencia un «cambio en el estado civil de las personas que lo celebren».

Combatir una desventaja con un caos

A este último no se le llama matrimonio, sino «pacto civil de solidaridad», pero sí se reconocen en él los «vínculos afectivos que se susciten» entre los celebrantes. Los franceses se negaron a aceptar esa unión para defender a los hijos, la familia y la sociedad. El Congreso de Coahuila soslaya tales consideraciones para proteger a los homosexuales de la «grave desventaja social» a que se ven sometidos.

Esta «desventaja» de las parejas del mismo sexo se convertirá, a la larga, en desventaja para la familia, padres e hijos, y para la sociedad mexicana.

EL OBSERVADOR 602-1

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


CARTAS DEL DIRECTOR
Pastores del rebaño
Por Jaime Septién


Esta semana cumplieron años dos pilares sobre los que ha descansado la historia de El Observador: don Arturo Szymanzki Ramírez (85) y don Mario De Gasperín y Gasperín (72). Sin ellos, el periódico que usted tiene en sus manos —y que lo ha tenido desde julio de 1995, sin faltar una sola semana a la cita—, simplemente no existiría.

Damos gracias a Dios por los obispos santos, por los sacerdotes santos que se digna regalar con prodigalidad a su Iglesia. Son ellos los verdaderos pastores de un rebaño cada día más confundido por el relativismo de la televisión, de la moda y del tener como sinónimo de ser «algo» en la vida.

A don Arturo y a don Mario tengo el enorme privilegio de que me hayan dejado entrar en sus casas y —fantaseo— en sus corazones. Cada vez que a mi mujer, Maité, o a mis hijos les asalta alguna duda, soy correo gustoso para preguntárselas. De ordinario, obtengo respuestas cortas, sabias, cuajadas de algo muy católico que se nos suele olvidar a muchos que confundimos catolicismo con pesadez, cuajadas de gusto por la vida.

Chesterton afirmaba que en el catolicismo cabe el buen vino, la mesa sencilla pero amorosa, las conversaciones irónicas y, sobre todo, las carcajadas. El poeta anarquista español Gabriel Zelaya decía que si él tuviera el poder declararía «como virtud ciudadana primaria, la explosión de risa». Yo no sé si don Arturo y don Mario estén de acuerdo con estos personajes; pero tienen la cualidad inmensa de llevarlos a la práctica entre quienes los rodeamos.

No, el pastor que quiere a sus ovejas y da la vida por ellas, el buen pastor, no tiene por qué ser un pesado que toda la vida le está recordando a los demás el día del juicio final. Sin olvidarlo, le ha de poner —digo yo— una pizca de humor a las cosas; el famoso puñito de sal que era el «secreto» de la sazón en la cocina de la abuela. Yo no me imagino a Jesucristo aburrido ni tampoco que su Padre, al crearnos a imagen y semejanza suya, lo hubiera hecho con el ceño fruncido.

EL OBSERVADOR 602-2

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


¿CÓOOMO DIJO?

Comandados por don Carlos Monsiváis y doña Marta Lamas, un grupo de ensayistas se han dado a la tarea de publicar un volumen de textos denominado «Ateologías». Los curioso del asunto es que estos 30 ensayos que intentan demostrar que la fe de 90 millones de mexicanos es muestra de inmadurez y de cierto infantilismo psíquico —aglutinado, forzado y manipulado por la Iglesia católica, por supuesto— haya sido patrocinado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Una muestra más de la tolerancia de los intolerantes
que, en nombre de la tolerancia, no toleran que haya gente que tenga fe. No condeno a Conaculta porque patrocine con dinero de los mexicanos un libro que va en contra de la fe de la mayoría de los mexicanos. Lo que es condenable es que jamás Conaculta patrocinaría un libro que hablara sobre la fe de los mexicanos y sobre el papel civilizador de la Iglesia católica en la historia de México.

Dura, directa, sin aspavientos fue la respuesta de la Iglesia católica venezolana al señor Hugo Chávez tras su discurso de tercera toma de posesión al frente del gobierno de ese país hermano. Al señor Chávez se le ocurrió compararse con Jesucristo y decir que Nuestro Señor era socialista, amigo de los pobres y precursor del método que Chávez pretende implantar en su país, una versión tropical y bananera del marxismo-leninismo basado, por supuesto, en los petro-dólares que recibe al por mayor el gobernante de Venezuela.

Entre otras cosas, la Conferencia del Episcopado Venezolano le dijo a quien Carlos Fuentes calificó como el «payaso» latinoamericano, que tiene muy claras cuáles son las fuentes de las que mana ese tipo de socialismo. A continuación les aconsejan los prelados a los fieles venezolanos que, por favor, lean lo que pasó en la Unión Soviética y en los países de Europa del Este en el siglo XX. O sea, que el «Socialismo del Siglo XXI» propuesto por Chávez, es, exactamente lo mismo que el fracasado proyecto del comunismo implantado por Lenin allá por 1917. ¡Eso se llama modernidad!

Un acto que, como tantos otros, pasó desapercibido, fue la reunión de ocho obispos mexicanos y estadounidenses en la frontera, la pasada semana. Conmemorando el Día del Migrante, los obispos de ambas naciones, reunidos en la orilla mexicana del Río Bravo, en Matamoros, Tamaulipas, hicieron mención de que los muros solamente agreden las relaciones humanas. Echaron flores al lecho del río, en memoria de los ahogados, y pusieron la Cruz del Migrante, para que nuestros paisanos se acojan a ella cuando vayan en busca de mejores empleos.

Desde luego, en esta fecha, la voz del Papa Benedicto XVI se hizo oír de manera muy clara. Dijo el Pontífice que la inmigración debe considerarse como un recurso de las naciones y no como un problema técnico-político a resolver. Los inmigrantes son una bendición y han sido considerados —sobre todo por las naciones poderosas— como una maldición. Ni modo, el catolicismo siempre ve las cosas al revés que el poder o la ignorancia.

EL OBSERVADOR 602-3

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


REPORTAJE
Acoso y derribo a la vida: alucinante apuesta de la ONU por el aborto en Iberoamérica

La labor de presión emprendida por la ONU desde hace varios años, a través de su Comité de Derechos Humanos, a favor de la legalización y práctica del aborto en Iberoamérica, no es una acción espontánea, natural, que responda a la aplicación de sus principios y tratados; es, en realidad, parte de una enorme campaña deliberada y estratégicamente planeada desde hace más de diez años, adoptada por diferentes comités de la ONU, en colaboración con el Fondo de Población de las Naciones Unidas y muchas organizaciones abortistas coordinadas por el Centro de Derechos Reproductivos de Nueva York (CDRNY). Por medio de esta campaña, la ONU está siendo eficientemente utilizada y manipulada.

Forzar la reinterpretación de los derechos humanos

El esquema de la estrategia es simple: forzar la reinterpretación de los derechos humanos, de modo que incluyan el derecho al aborto en cualquier situación y en cualquier etapa del embarazo, y los derechos de los homosexuales.

En una primera etapa se busca forzar a los gobiernos, por haber firmado los tratados en vigor de la ONU sobre derechos humanos, a modificar sus legislaciones, aun contra la voluntad de su población. El segundo paso, si falla el primero, sería presionar a la ONU a promulgar una legislación internacional que exija en forma explícita la legalización del aborto a todos los países miembros. Hoy en día, según los interesados, estos derechos están contenidos en los tratados de forma implícita.

Irónicamente, los grupos participantes esgrimen los artículos 3, 6 y 7 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que tratan sobre la igualdad entre el hombre y la mujer, el derecho a la vida y el derecho a no ser sometido a tortura o a tratos deshumanos. Alegan que la penalización del aborto atenta contra los derechos de la mujer y anteponen la vida de la madre a la vida del hijo no nacido.

¿Quién financia la campaña?

La implementación de la campaña es enorme. El CDRNY, financiado por millonarias donaciones de fundaciones estadounidenses como Rockefeller, McArthur, Packard, Ford, Merck, entre otras, se coordina con una red internacional de despachos de abogados (más de cien en 45 países hace 3 años); ofrece becas para formar abogados que actúen en sus países siguiendo sus directivas; actualmente, junto con «Católicas» por el Derecho a Decidir, trabaja por la abolición del derecho a la objeción de conciencia de los médicos de la Unión Europea; emite un informe sobre violaciones a derechos reproductivos del país estudiado por el Comité de Derechos Humanos de la ONU antes de la redacción del informe final; ha publicado un manual para ONG's en el que se instruye sobre el modo de presionar a los comités de la ONU para que éstos interpreten sus respectivos tratados a fin de incluir de forma implícita el derecho al aborto y otros derechos reproductivos; realiza acciones de influencia tanto de lobby como de inteligencia, propaganda y captación de personajes populares, identificación de delegados de la Asamblea General de la ONU afines a la tarea, y utilización de medios masivos de comunicación.

Tergiversación de conceptos

La campaña incluye tergiversación de conceptos y desinformación. Se alega que el derecho a la vida y a la igualdad implican el derecho a matar al niño no nacido. El Comité de Derechos Humanos solicita a los Estados información sobre muertes maternas relacionadas con el embarazo y encarece la relación de los abortos clandestinos con el riesgo para la vida de la mujer. Han llegado incluso a argumentar que la legalización de los abortos reduce el número de ellos, cosa que no ha sucedido jamás.

Un plan meticuloso

El trabajo está meticulosamente planificado. Se realiza un seguimiento constante del Poder Judicial para localizar jueces afines a los propósitos de la organización y cuáles serían influenciables. Es a partir de ese análisis que se opta por presentar una demanda.

El mismo CDRNY reconoce en un informe: «Existe una característica furtiva en este trabajo: todos los reconocimientos de valores obtenidos son alcanzados sin que la oposición tenga la posibilidad de examinar a fondo lo que está sucediendo».

La ONU acusa a América

Desde el origen de la campaña en 1996, el Comité de Derechos Humanos de la ONU ha ido acusando sistemáticamente a los países de Iberoamérica de violar los acuerdos sobre derechos humanos. Uruguay en 1994, Bolivia en 1997, Ecuador en 1998, Chile y Costa Rica en 1999, Argentina, Perú y Trinidad y Tobago en 2000, Venezuela y Guatemala en 2001, El Salvador en 2003, Colombia en 2004, Paraguay y Brasil en 2005. El esquema siempre es el mismo: esgrimir los derechos de la mujer y sus problemas de salud derivados de la práctica ilegal del aborto para exigir la legalización del mismo. La esperanza entre los instigadores de la campaña es que la aprobación del aborto en un solo país desencadene un efecto en cascada de legalización en los demás países. Hasta ahora no lo han logrado. En Brasil, Lula da Silva ya se comprometió por escrito con la ONU, a pesar de que el 97% de la población se opone, e incluso recurrió a una artimaña legal que dejó al parlamento fuera de la votación.

El caso de Colombia

Ahora, el frente de batalla es Colombia. El caso se ha presentado como una demanda de una mujer sola, Mónica Roa, contra la Corte Constitucional de Colombia. En realidad se trata de un proyecto del CDRNY. Desde hace diez meses se ha trabajado a tiempo completo en la demanda y en la campaña de medios: entrevistas, talleres, sensibilización de periodistas... Según la misma Mónica Roa, es una obra de teatro en la que cada quien tiene su propio rol; incluye, por ejemplo una denuncia falsa por parte de una amiga. Roa y sus manejadores aseguran que esta vez sí tendrán éxito.

Terminamos con un dato. En EU, al aprobarse el aborto en cualquier etapa del embarazo, los abortos al año aumentaron de 200 mil a un millón 400 mil, y algo equivalente sucedió en otros países.

La campaña de la ONU no es una campaña a favor de la vida, sino una manifestación más de la cultura de la muerte.

Resumen de www.hasteoir.org, elaborado por Walter Turnbull

EL OBSERVADOR 602-4

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


NUESTRO PAÍS
«Por la misericordia de Dios somos lo que somos»

Por efectos de la reestructuración de las provincias eclesiásticas en México, ordenada por Su Santidad Benedicto XVI, fue erigida la provincia de Chiapas, que tiene su metrópoli en Tuxtla Gutiérrez y de ella es arzobispo, mediante toma de posesión efectuada el viernes 12 del presente enero, monseñor Rogelio Cabrera López, hijo sacerdotal de la diócesis queretana, con paso previo como obispo en Tapachula, Chis. y en Tacámbaro, Mich. El día antes mencionado el nuncio apostólico monseñor Giuseppe Bertello, en solemnísima ceremonia que contó con nutrida asistencia episcopal y sacerdotal y con la presencia del gobernador constitucional del estado chiapaneco, leyó y entregó la bula pontificia correspondiente.

Monseñor Rogelio Cabrera López, con la sencillez que lo caracteriza, dijo en su homilía: «Por la misericordia de Dios somos lo que somos, no hay ningún otro motivo; no hay méritos que avalen o que exijan de parte de Dios otras cosas más que sus actos de amor y de misericordia. Ésta es la fidelidad que hoy Dios está pidiendo a su Iglesia; fidelidad que requiere autenticidad, que seamos lo que debemos ser: un Iglesia bien identificada...».

Desde su natal Santa Catarina, Gto. y en todas los lugares en que ha tenido su preparación o ha dado su servicio, monseñor Cabrera ha conquistado cariño y voluntades. La pastoral social, ha dicho, será una prioridad en la provincia a su cargo.

EL OBSERVADOR 602-5

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


REFLEXIONES PASTORALES DESDE EUROPA
El antídoto contra las «patologías morales» del Primer Mundo
Por el P. Umberto Marsich, m.x. / Madrid


La mejor medicina, la más económica y la más eficaz es aquella que nos previene de toda enfermedad. Esta se aprende fijándonos en la experiencia de quienes se han enfermado, evitando sus riesgos y adoptando las precauciones correctas. Lo mismo deberíamos hacer todos aquellos que trabajamos en la evangelización. Necesitamos estructurar nuestros planes de pastoral apoyándonos en las fortalezas de quienes ya lo han hecho. Precavidos, además, por la observación de los errores cometidos por otros, los evitaremos.

En pocas palabras: debemos adelantarnos en tiempos y prepararnos para enfrentar los desafíos pastorales que, en el otro lado del mundo, ya han hecho «estragos». Debemos prevenirnos pastoralmente para encarar los retos culturales y religiosos que, en unos pocos años más, nos llegarán, dañándonos a todos.

La globalización económica y cultural importará, también en nuestro México, las «patologías morales» que se están difundiendo, fatalmente, en todo el mundo y que están afectando considerablemente el alma y el espíritu de los cristianos europeos. El mejor antídoto es la prevención, nuestra vacunación moral y espiritual. La próxima conferencia latinoamericana del episcopado deberá tener en cuenta los dinamismos mediáticos de homogeneización cultural y de dependencia moral.

EL OBSERVADOR 602-6

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


CUESTIONES DE ÉTICA
Laicismo y diálogo
Por el padre Fernando Pascual


Dialogar no es fácil. En parte, porque el mundo moderno nos ha llenado de prisas. En parte, porque muchos prefieren leer o reflexionar por su cuenta. En parte, porque hay actitudes internas de poco aprecio hacia los que tienen otros puntos de vista.

Hombre antidogmático, ¿hombre superior?

Algunos defensores del laicismo consideran que la actitud crítica y «antidogmática» del hombre verdaderamente moderno e irreligioso lo colocaría en una condición ideal, superior, para poder llegar a un verdadero diálogo con los otros. Nos dicen, además, que las creencias religiosas, especialmente las de quienes pertenecen a las religiones monoteístas, llevan a actitudes de intolerancia, a cerrazones intelectuales profundas, a una incapacidad casi constitutiva respecto a la posibilidad de entablar diálogos realmente dignos de ese nombre.

Detrás de estas posiciones subyace una corriente filosófica que cree en la posibilidad del «diálogo puro» cuando dos personas interactúan desde racionalidades casi perfectas, desligadas de cualquier pertenencia a tradiciones particularizantes. Este «diálogo puro» permitiría el progreso humano en todos los ámbitos y en todos los temas: la ciencia y la política, la industria y la agricultura, el matrimonio y el aborto, la eutanasia y la clonación.

Adiós, ley natural

Entre los dogmas que más imposibilitarían un diálogo tan perfecto, tan racional, se encontrarían los dogmas católicos y las posiciones de todos aquellos que todavía creen en la vieja noción de «ley natural», una noción que sería inaceptable e inconcebible desde una perspectiva laicista pura, la única capaz (nos repiten) de promover sociedades democráticas y respetuosas de todas las opciones de sus miembros.

Es fácil comprender que afirmaciones como las anteriores o similares adolecen de una notable ilusión óptica. Suponer que existen personas que consiguen realizar un diálogo desde racionalidades «perfectas», capaces de dejar de lado las propias convicciones para avanzar hacia acuerdos alcanzables a través de razonamientos críticos es algo que está totalmente fuera de la realidad.

Todo hombre, toda mujer que entra en el complejo mundo de las relaciones dialógicas lo hace desde posiciones más o menos definidas que condicionan y dirigen el modo de ver el mundo.

La verdad de la mentalidad laicista

El hombre que se identifica con la mentalidad laicista, en concreto, pertenece a un mundo cultural con prejuicios muy definidos. Uno de ellos, quizá el más fuerte, es considerar al hombre «dogmático» como incapaz de ser dialogante, como un ser disminuido o inmaduro que vive sometido a las doctrinas y a los jefes de su religión. Pero tal idea puede perfectamente volverse contra quien la formula: el laicista es también un prisionero de prejuicios que le impiden pensar que el hombre creyente no puede ser tan dialogante como él pretende serlo. En otras palabras, el laicista llega a ser, con prejuicios como este, un hombre incapaz de construir un diálogo respetuoso con quienes tienen ideas distintas, a pesar de que piense lo contrario...

La posición laicista, la idea de que el creyente es un ser «inferior» o inmaduro porque no ha llegado a «pensar» seriamente, no sólo pone serios obstáculos al diálogo que dice defender, sino que levanta empalizadas que excluyen a millones de personas de la condición de posibles interlocutores válidos.

Hay que superar viejos esquemas mentales como los que siguen defendiendo los laicistas que buscan excluir lo religioso de la vida social. La sociedad pluralista necesita encontrar la fecunda linfa que las «viejas» y siempre actuales teorías de la ley natural pueden ofrecer para que dialoguen, desde un respeto profundo, personas que pertenecen a religiones y filosofías muy distintas.

EL OBSERVADOR 602-7

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


¿Católico y orgulloso de serlo?
Por Antonio Maza Pereda


Hace poco vi a un joven (de Estados Unidos, por cierto) que llevaba una camiseta curiosa. Usted sabe que hoy las camisetas sirven hasta para vestir, pero su función mayor es, muchas veces, para mandar un mensaje. Éste era el caso. La camiseta decía la frase: «Católico y orgulloso de serlo» y tenía, en letra más pequeña, el símbolo de Nicea, es decir, el credo que rezamos la mayoría de los domingos. Alguno le hizo ver al muchacho que hay alguna contradicción entre ser católico y ser orgulloso, pero a mí el tema me dejó intrigado. ¿Es correcto estar orgulloso de ser católico? ¿Es, a lo mejor, necesario?

Estoy de acuerdo que la palabra es fuerte y tiene un tinte de pecaminoso. Tal vez sería necesario usar una palabra menos fuerte. Pero, ¿no hay algo de bueno en sentir un orgullo legítimo por el bien? Podemos sentir un sano orgullo por nuestros hijos, por los logros de nuestra escuela, por el buen desempeño que logramos.

A reserva de encontrarle una palabra mejor, creo que es importante tener un sano aprecio por nuestro catolicismo. Reconocer lo bueno y valioso que ha dado y da al mundo nuestra religión. Valorar el bien que nos hace y la paz que nos da. Desde luego, eso no implica un desprecio a quienes no son católicos; más bien está en el inicio de la evangelización: apreciamos tanto el bien que nos hace el catolicismo, que queremos que otros lo vivan y lo disfruten plenamente. El punto no es hacer menos a otros, sino buscar lo mejor para ellos. Con respeto, por supuesto.

Pero creo que, en general, pecamos de lo contrario. Muchos años de persecución de bajo nivel, ha hecho que los católicos mexicanos no digamos públicamente que lo somos. No me puedo imaginar a nuestros muchachos y muchachas llevando esa camiseta a la escuela, a una fiesta, a un café. O a un adulto, si a esas vamos; no es cosa de edades. Aun de manera simbólica, ¿llevamos puesta «la camiseta» de nuestro catolicismo, de nuestro credo? Porque el tema no es una camiseta; es la vivencia de una fe que apreciamos y que valoramos. No es solo decirnos católicos: es decirnos a nosotros mismos, a cada momento, en cada decisión, que queremos vivir y decidir «en católico».

¿Por donde empezar? Si usted piensa como yo, iniciará por conocer nuestra iglesia, conocer la doctrina y conocer sus acciones. Si usted es lector de El Observador, usted ya lleva mucho adelantado. Si lee artículos de doctrina católica, algunos buenos libros; si entra a las páginas de internet del Vaticano (www.vatican.va) o de la agencia católica Zenit (www.zenit.org) va por el buen camino. Porque el tema es amar a nuestra Iglesia. Y no se puede amar lo que se desconoce. No podemos conformarnos por lo que nos dice la prensa sobre nuestra Iglesia, muchas veces por desconocimiento y algunas veces como parte de esa campaña sutil, pero muy efectiva, para desprestigiar a la Iglesia. No podemos dar respuestas a quienes nos desconocen, si nosotros mismos desconocemos a nuestra Iglesia. Y, lo más importante, no nos podemos dar respuestas a nosotros mismos si estamos en la ignorancia; apreciaremos a nuestra iglesia por motivos sentimentales, pero no por razones de fondo.

Si quiere, póngase la camiseta. A alguien le hará bien. Pero es más importante que esta camiseta del catolicismo la llevemos en el alma y en la razón. Y en el corazón.

EL OBSERVADOR 602-8

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


Sin reforma fiscal no hay progreso: cardenal Norberto Rivera
Por Carlos Montiel


El alza al precio de la tortilla y el rechazo a una nueva tasa impositiva al refresco, son contradicciones de un mal acuerdo económico y de un tergiversado concepto de alimento básico.

Así no saldremos de la pobreza

El arzobispo primado de México, el cardenal Norberto Rivera, dijo que «México no podrá salir de la pobreza, México no podrá progresar, si no tenemos una reforma fiscal. Estos fenómenos se agravan, porque México no ha tenido crecimiento».

El problema no es sólo el alza del precio del alimento básico, la tortilla; sino de todos los demás productos que han aumentado con ello su precio, por lo que se convierte en un problema internacional de intereses monopólicos, en el cual las familias pobres quedan como siempre en segundo plano.

Separados de Dios

Al respecto, el cardenal Norberto Rivera comentó que «a las familias que están padeciendo esto se les tiene que ayudar aunque esto parezca que es una acción inmediatista».

La opción preferencial por los más necesitados debe ser nuestro principal objetivo, ya que nos lo recuerda el Catecismo de la Iglesia Católica cuando dice: «Nuestro Señor nos advierte que estaremos separados de Él si omitimos socorrer las necesidades graves de los pobres».

EL OBSERVADOR 602-9

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


PÁGINAS DE VIDA
Doble bendición
Por el P. Melesio Domínguez Ramírez


«Si te has levantado esta mañana con más salud que enfermedad, eres más afortunado que los millones de personas que no sobrevivirán esta semana».

«Si puedes acudir a una iglesia sin ser humillado, arrestado, torturado o muerto, eres más afortunado que tres millones de personas en el mundo».

«Si tienes que comer, ropa que usar, un techo sobre tu cabeza y un lugar donde dormir, eres más rico que el 75% de la población mundial. Si tienes algunas monedas en tu poder ya estás en el 8% más rico de este mundo».

«Si tienes unos padres que te aman, considérate muy afortunado, porque en todo el mundo viven niños de la calle abandonados a su suerte. Si tus padres aún viven y están casados, eres un ser verdaderamente privilegiado».

«Si tienes una esposa o esposo que te respeta y te comprende y está a tu lado en las buenas y en las malas, valóralo y ámalo profundamente, ya que cada día hay menos matrimonios duraderos».

«Si eres una persona que ayuda a los demás y no eres capaz de dañar físicamente a otra persona, perteneces al grupo de los héroes anónimos que hacen felices a sus semejantes».

«Si puedes leer este mensaje, acabas de recibir una doble bendición: alguien ha pensado en ti y, más aún, eres mucho más afortunado que los más de dos mil millones de personas de este mundo que no pueden leer».

Pero cabe añadir algo más: todos los días debemos agradecer de rodillas todas las bendiciones que tenemos, en lugar de maldecir y sufrir por lo que no tenemos. La felicidad depende de un esfuerzo personal; cada uno de nosotros decide ser feliz o infeliz con su realidad, tal y como ésta se presente, porque las pérdidas, las carencias económicas y las enfermedades físicas y mentales son parte de la vida de cualquier ser humano.

El sufrimiento, el dolor y los malos momentos atacan por igual a todos. Los buenos momentos son para disfrutarlos, pero no tienen un valor aleccionador.

La fe en Dios nos da la capacidad para resistir la frustración y resolver cualquier problema que se presente.

EL OBSERVADOR 602-10

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


CORRESPONDENCIA
Castigo a los conductores

Estimado Jaime: comento el artículo « El drama silenciado».

Con una libertad mal ejercida, los que mueren en accidentes por haber bebido han decidido, en cierto sentido, esa posibilidad.

Existe otro drama tremendo y también silenciado: el de los que mueren a causa de accidentes que provocan estos irresponsables que han bebido o los que manejan a velocidades excesivas. También todos éstos, en cierto sentido, libremente deciden provocar accidentes. Ninguno de ellos recibe el castigo que merece.

Países del Primer Mundo están imponiendo, como medida para frenar a los alcohólicos que manejan con copitas, severas multas. Afortunadamente, en nuestro país ya empezamos. En el estado de Tamaulipas se multa con $28,000 a los que presentan aliento alcoholico si son detenidos. Desde luego, hay operativos especiales para detectarlos. Da buenos resultados. Una persona que conozco estuvo la semana pasada en Reinosa en una reunión; los que habían bebido y que no consiguieron un amigo que los llevara a sus casas, prefirieron quedarse a dormir en donde estaban antes que ser «víctimas» y pagar una multa. Parece ser que cuando te llegan al dinero, pues sí te afecta.

Francia y España han legislado que las personas que provoquen un accidente de automóvil estando drogadas o alcoholizadas van a la cárcel dos añitos; además, son multadas severamente y deben reparar los daños. Se aumentan significativamente estas penas si hay heridos o muertos. En Francia, desde que se aplican estas medidas, un poco más de un año, ha disminuido este tipo de accidentes en un 34%. En España, a ocho meses de salir esta reglamentación, se redujeron los accidentes en un 30%.

Otro drama silenciado es el de los accidentes que son provocados por irresponsables constructores de caminos que no ponen las señales adecuadas cuando los construyen o reparan. Tardan mucho más que lo que dicen cuando se inicia el trabajo o cuando los gobernantes se hacen propaganda por las obras. No supervisan; parece que sólo dirigen desde su escritorio.

Las víctimas no son sólo automovilistas que tienen que transitar en lamentables condiciones. Muchos son los trabajadores que también fallecen víctimas de atropellamiento. En alguna ocasión supe por una persona que trabajaba en la modernización de la carretera a México en el tramo Querétaro-San Juan que había un muerto cada día por lo menos, pero en muchas ocasiones eran más. Un irresponsable funcionario del gobierno, delegado federal de Caminos y Puentes en nuestro estado, declaró en un periódico que, si bien había muchas víctimas, se avanzaba en la modernidad.

Castigos modernos y severos serían buenos maestros.

Margarita Pérez Porrúa de Quesada

EL OBSERVADOR 602-11

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


ENTREVISTA
El mundo del circo: más que magia, color y sonrisas
Entrevista con el padre «Bigote»
Por fray Gilberto Hernández García, O.F.M.


«El paraíso de la tierra está en el circo, ya que en el circo todos volvemos al Paraíso primitivo, donde tenemos que ser más justos, ingenuos y tolerantes».
Ramón de la Serna, cronista circense español.

Cuando uno escucha la palabra «circo», ante nuestros ojos aparece la carpa multicolor de un circo; de inmediato hacemos conexión con un mundo mágico que encierra la promesa de la diversión y el entretenimiento. Entrar a un circo es acceder a otro mundo, donde, aparentemente, no hay espacio para la preocupación, la tristeza o lo negativo. Sin embargo, más allá de esa apariencia está la vida real de los que ahí trabajan y viven. La situación del payaso Garrick del poema Reir llorando, del mexicano Juan de Dios Peza, es un vivo retrato de lo que a muchos hombres y mujeres relacionados con esta actividad les toca sortear.

Para la Iglesia, el circo es un espacio de desafío y de evangelización, con quien comparte la dimensión de itinerancia que revela también la condición peregrinante de toda la humanidad: todos somos peregrinos hacia la patria definitiva. En algunos lugares, nuestra Iglesia está teniendo una presencia significativa en el ambiente del circo. Tal es el caso de la Iglesia chilena que recientemente ha celebrado el Primer Congreso de Pastoral Circense, con una buena participación y acogida y es que, a decir de los cirqueros chilenos, «por fin la Iglesia viene al circo y nos sentimos valorados».

El P. Isaldo Bettin, un sacerdote misionero scalabriniano, nacido en el sur de Brasil, y conocido en el mundo del circo como «Payaso Bigote» o el «Cura Bigote», es el director nacional de la Pastoral Circense, perteneciente al Instituto Católico Chileno de Migración (INCAMI). Además coordina la Pastoral de la Movilidad Humana de la arquidiócesis de Santiago y es párroco en Santiago.

¿Por qué cree necesaria una pastoral como la que está haciendo, una pastoral circense?

La vida dinámica de los circenses se caracteriza por ciertos aspectos que se pueden definir como provisorios, por la permanente itinerancia de los circos. Este proceso de desenraizarse continuamente conlleva enormes sacrificios, como la dificultad de la formación escolar, profesional y religiosa. En este contexto la familia permanece como el lugar de la transmisión de valores y la primera escuela de vida para los hijos.

La mayoría de las instituciones, leyes y organizaciones, sean ellas del ámbito gubernamental, civil o eclesial, han sido definidas en el contexto de las sociedades sedentarias. En este sentido, es muy difícil exigir el cumplimiento de normativas de sociedades sedentarias a grupos de personas itinerantes, porque los circenses trabajan en los días y horarios en que las personas de vida sedentaria descansan y buscan diversión. Si nos refiriéramos a lo estrictamente pastoral, por ejemplo, los horarios de trabajo y la constante movilidad de los circenses les impide participar de las actividades ordinarias de las parroquias. Lo anterior revela la necesidad de definición de leyes e instituciones que consideren sus exigencias de itinerancia permanente. Necesitamos salir de nuestros templos y entrar en los circos si queremos evangelizar esta realidad. Se necesita marcar presencia como Iglesia a través de agentes pastorales.

¿Cómo ha nacido esta pastoral tan peculiar? ¿Qué alcances y limitaciones tiene?

Esta pastoral está contemplada dentro de la las acciones del Pontificio Consejo para los Emigrantes e Itinerantes, el cual sostiene y apoya, de hecho, las distintas iniciativas en el mundo, así como los esfuerzos en pro de la evangelización de los circenses, y agradece a los que dedican a ella su compromiso puntual y generoso. La participación en las alegrías y los sufrimientos de los circenses, y el hecho de compartir su vida diaria, no carecen de dificultades y desalientos.

El acompañamiento pastoral a los circenses en Chile se ha realizado por muchos años en forma esporádica por parte de sacerdotes amigos de los artistas. El padre Gregorio Sánchez, de la Congregación de los Sagrados Corazones, por ejemplo, se ha dedicado por muchos años al acompañamiento religioso de los circenses.

Las primeras bases de una pastoral orgánica para el mundo circense las ha puesto el padre Miguel Mendizábal, conocido por muchos amigos como «El Chavalillo», quien después de varias visitas a Chile, en el año 2000 asumió la misión encomendada por monseñor Pier Giorgio Saviola y Mons. Giovanni Pistone, entonces integrantes de la Comisión de Pastoral del Circo de Europa, de apoyar la constitución de la Pastoral Circense en Chile. Desde el año 2000 anualmente el padre «Chavalillo», con su experiencia de circense y de « cura de circo», ha visitado a los circenses en Chile y ha apoyado al INCAMI, organismo de la Conferencia Episcopal de Chile encargado de la animación de la Pastoral de la Movilidad Humana, a crear esta pastoral. El inicio ha sido el encuentro de los artistas de circo en el Congreso Mundial de Pastoral del Circo en el 2004, con el papa Juan Pablo II. Aquí en Chile fue muy positiva la realización del Primer Congreso de esta pastoral el 9 de noviembre del 2006.

La principal limitación es que conocemos muy poco esta realidad y cultura; sin embargo, intuimos que las formas y los métodos de llegar hasta ellos deben ser diferentes a los tradicionales.

¿Cómo es, concretamente, su práctica pastoral?

Tenemos un Plan de Acción Pastoral, focalizado en tres objetivos principales: la formación cristiana de las familias circenses, principalmente en el área catequesis, las celebraciones religiosas y las actividades de solidaridad. En el área de la formación cristiana se ha definido un plan de catequesis a distancia para los niños y jóvenes circenses, se ha creado un equipo de catequesis que ha preparado varios grupos de niños, jóvenes y adultos para la celebración de la primera Eucaristía y para las confirmaciones. En el área de las celebraciones, anualmente Mons. Enrique Troncoso bendice la apertura de la temporada del circo en Santiago y se coordina la celebración de las principales festividades religiosas, entre las cuales se destaca la celebración eucarística por los hermanos circenses difuntos. El área de solidaridad es desarrollada principalmente por los propios circos.

Recientemente han tenido el I Congreso de la Pastoral Circense en Chile. ¿Qué trataron y cuáles han sido los frutos?

Este Congreso se efectuó el 9 de noviembre pasado en Santiago de Chile, dentro de una hermosa carpa, bajo el lema «Discípulos y apóstoles alegres en Jesucristo», en sintonía con el espíritu de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano. En él se reconoció que el mundo de los circenses posee una gran abundancia de cualidades humanas, de amor a la familia, de sentido de la amistad, de coraje y generosidad, además de la riqueza de arte con la que comunica esos valores.

Fue una oportunidad de compartir experiencias y plantarnos ante la realidad desafiante que presenta el mundo del circo para la Iglesia. Se concluyó que «es indispensable, que el discípulo de Jesucristo se forme y participe activamente en la vida de la comunidad cristiana del circo, en las parroquias y en la Iglesia diocesana, según su propia identidad, con una formación sólida y diferenciada, y que profundice en el misterio de comunión y misión de la Iglesia». Pudo entenderse que «el circo siempre ha sido elemento importante de comunión en todo Chile. Basta con mirar cómo los pequeños pueblos se reúnen y comulgan todos con los artistas y con todo el ambiente que suscita la carpa en el lugar. Cristo puso su carpa, también, en medio de nosotros (cfr. Jn 1,14).

EL OBSERVADOR 602-12

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


JÓVENES
Encuentros carmelitanos para novios: una experiencia para todos los jóvenes
Por María Velázquez Dorantes, con la colaboración de Alberto Arley


En la vida de los jóvenes la etapa del noviazgo es el momento para el conocimiento del otro, pues ofrece la oportunidad de tratar a la persona que está al lado como un ser complementario, un apoyo de amistad, de fraternidad espiritual, de creencia y experiencia.

Y, ante todo este cúmulo de experiencias que se viven en el noviazgo, se han creado los encuentro carmelitanos para novios, que son impartidos por personas que ya han construido su vida en pareja y en familia, y que han observado que, tanto en la sociedad con creencia católica como no católica, las parejas se enfrentan al riesgo de una separación, a un rompimiento que puede llegar a dañar sentimientos profundos.

La misión de los encuentros

Ante las problemáticas que se viven en la actualidad, de parejas que se separan porque no se conocen, porque no es lo que esperaban, porque se aburrieron, etc., se han creado los encuentros carmelitanos para novios.

El sacerdote Carlos Martínez ideó que las pláticas pre-matrimoniales se redominaran pláticas para novios. Está idea se transformó en un proyecto con mayor profundidad para los jóvenes.

Tomando en cuenta que los jóvenes que se quieren casar tienen todos los documentos listos, se piensa en un fin de semana para que, en pareja, tengan un encuentro con la personalidad y la espiritualidad de la otra persona, y sobre todo un encuentro con Dios.

No es una reunión de «golpes de pecho»

Los jóvenes temen que los encuentros se conviertan en reuniones de «golpes de pecho», que traigan el aburrimiento y la apatía. Sin embargo, esto no es así, sino que se trata de un proyecto rico en oportunidades, con calidad formativa y con grandes expectativas.

Se trata de un retiro que les ofrece un espacio que usualmente no tienen. La misión de estos encuentros no sólo es para aquellas parejas que están a punto de casarse, sino que invita a los jóvenes a tener una visión diferente de la que el mundo les ofrece como pareja desde el comienzo de una relación.

Es un encuentro con Dios con alegría, no con abatimiento ni tristeza; es, más bien, la búsqueda de cómo se construye la pareja a través de las manos de Cristo.

En los encuentros carmelitanos para novios se habla de temas que todos los jóvenes ya conocen: de sexualidad, de dudas sobre el tema —se toman en cuenta las aportaciones y comentarios de las parejas—; de las responsabilidades sobre la formación de la familia, de la situación económica que les permita vivir más firmemente.

También se observa el fenómeno de la globalización, en el sentido de que hoy se ofrece una visión en la que las dos personas necesitan trabajar para poder vivir establemente. La problemática a la que se enfrentan es la idea de: doble ingreso, no niños. Y se vuelca en una situación alarmante, con los inconvenientes de la anticoncepción, porque únicamente se centran en los ingresos económicos.

Cuál es la finalidad de los encuentros

Entender cómo se vive el ideal de vínculo de pareja: intimar, pero no como se muestra en los medios de comunicación, sino intimar en el sentido de aprender el compromiso que implica el irse relacionado con una pareja.

Entender la necesidad de comunicación entre las parejas, la necesidad de los argumentos sobre sexualidad, las percepciones de la economía. Buscar el desarrollo de las parejas, que se animan en momentos de oración.

La espiritualidad carmelitana

La fraternidad y la oración contemplativa son los fundamentos y pilares de la fraternidad carmelitana; buscar cuál es la esencia que tenemos en un vínculo con el ministerio.

Existen varias dinámicas, etapas de oración, que permiten ir fortaleciendo el encuentro. Buscar la introspección entre las parejas es parte de esta espiritualidad. La oración carmelitana lleva a la amistad con Aquél del que sabemos nos quiere.

Quiénes ofrecen las pláticas

Los encuentros están a cargo de matrimonios comprometidos que se interesan por los jóvenes y que colaboran con diferentes temas.

Se promueven por medio de volantes, carteles, presencia en expo-boda, y en los anuncios en las Misas dominicales.

EL OBSERVADOR 602-13

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


INTIMIDADES –LOS JÓVENES NOS CUENTAN-
Mi madre ya eligió mi carrera
Por Yusi Cervantes Leyzaola


PREGUNTA

Este año termino mi prepa y debo elegir carrera, o más bien, debería, porque ya mi mamá eligió por mí. No me gusta la carrera que ella quiere que yo estudie, pero no me escucha y no me entiende. Dice que si no acepto, no me apoya para estudiar otra cosa. Ella siempre ha decidido respecto a mis actividades, mi ropa y mis novios, y yo obedezco porque no tengo el valor de enfrentarme a ella, pero esto ya me parece demasiado. ¿Cómo voy a pasarme cinco años de mi vida haciendo algo que no me gusta y no me interesa?

RESPUESTA

La elección de profesión es una de las más importantes que se toman en la vida, apenas superada por la elección de esposo/a. De esto depende la realización de la misión que Dios nos ha dado, y que se manifiesta en la vocación. Es la oportunidad de hacer vida, en la medida de lo posible, los ideales que para cada quien son más importantes. De la profesión depende en buena medida el ambiente en el que la persona y su familia se van a desarrollar. Aporta, generalmente, algunas de las amistades más importantes de la persona. Y, por supuesto, aporta los recursos económicos que requiere la persona y su familia.

El trabajo es la actividad a la que dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo, descontando las ocho horas de sueño diarias. Un trabajo, por difícil que sea, puede ser satisfactorio si va de acuerdo con tu vocación; pero el trabajo más sencillo puede convertirse en una carga inmensa si no va de acuerdo con tus capacidades, intereses, preferencias y personalidad. La elección de carrera implica la elección de cómo vas a utilizar una gran parte de tu vida, tu vida, no la de tu madre. Este es el momento de que te armes de valor y no permitas que ella tome las decisiones importantes que te corresponden a ti. Tienes que hacerte cargo de ti misma.

No mencionas a tu padre. Si cuentas con él, pídele su apoyo. También puede ayudarte el psicólogo de tu escuela, quien debe contar con los resultados de las pruebas de orientación vocacional que deben haberles aplicado. Es necesario hablar con tu mamá, con el apoyo de tu papá, el orientador de la escuela y/o alguna otra persona que consideres que pueda ayudarles a lograr una buena comunicación. Incluso podrían acudir a un psicólogo familiar. Esto sería muy bueno, porque evidentemente los problemas no se reducen a este problema concreto, sino que hay situaciones en la familia que requieren de atención profesional.

Si nada da resultado, hay varias alternativas. La más difícil es, si eres mayor de edad, independizarte y trabajar para costearte tú misma los estudios que elijas. Tal vez puedes tener el apoyo de otros familiares (tíos, abuelos, hermanos). Otra posibilidad es entrar a la carrera que dice tu mamá y pedir ayuda en el departamento psicopedagógico de la universidad. Podrías también no estudiar, trabajar mucho y ahorrar, para después pagar tú misma tu carrera. Finalmente —y qué triste es que esto suceda todavía en estos tiempos, y qué desperdicio de recursos humanos y económicos—, puedes terminar la carrera, entregarle a tu mamá el título, jamás ejercerla y estudiar finalmente lo que quieres.

No te olvides de que lo que está en juego es tu vida. Sé una buena hija, ama a tu madre, respétala, pero defiende también tus decisiones de vida.

La psicóloga Yusi Cervantes Leyzaola responderá por este medio las preguntas que le envíen a la dirección de El Observador: Reforma 48, apdo. 49, Santiago de Querétaro, Qro. C.P. 76000; o que se le hagan al teléfono 228-02-16. Citas al 215-67-68. Correo electrónico: cervleyza[arroba]msn.com

EL OBSERVADOR 602-14

horizontal rule

  [SUMARIO] [INICIO]

horizontal rule


PINCELADAS
Sé tú mismo
Por el P. Justo López Melús


En la vida necesitamos puntos de referencia, modelos de identificación. Crecer a la vera de un gran maestro es una bendición impagable. Pero tampoco es conveniente un mimetismo literal. «Sé tú mismo», decían los clásicos. Y el poeta nos asegura que son nuestras huellas el camino, que no hay camino, que se hace camino al andar. O mejor todavía: caminante, sí hay camino: lo que hace falta es andar.

Se habla de un brillante joven rabino, que sucedió a su padre, rabino también e igualmente brillante. La gente le decía: «Eres completamente diferente de tu padre». Y el joven contestaba riendo: «Yo soy exactamente igual que mi padre. Mi padre no imitaba a nadie, y yo tampoco imito a nadie. Él no era una copia ni calco de nadie, y yo tampoco».

EL OBSERVADOR 602-15

horizontal rule

[SUMARIO] [INICIO]

horizontal rule


FIN

horizontal rule

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006