El Observador de la Actualidad

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD
11 de febrero de 2007 No.605

SUMARIO

bulletCARTAS DEL DIRECTOR - Morir sin miedo
bulletDOCUMENTOS - Una vez más la Iglesia vuelve sus ojos a quienes sufren y llama la atención hacia los enfermos incurables
bulletVIGÍA - ¿Y no va a pasar nada?
bulletJuventud e Iglesia: entrevista con monseñor Francisco Moreno Barrón
bulletFLOR DE HARINA - Óptica y acústica
bulletPANTALLA CHICA - Macbeth de Shakespeare y la tele
bulletDICCIONARIO DE AUTORES CATÓLICOS DE HABLA HISPANA - Card. Isidro Gomá Tomás
bulletMIRADA JOVEN - ¡Se venden corazones!
bulletRESUELVE TUS DUDAS - Personajes esotéricos en juegos de video
bulletFAMILIA - Atracción al mismo sexo: un problema de urgente atención

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


CARTAS DEL DIRECTOR
Morir sin miedo
Hace unos cuantos días murió mi madre. Mis hermanos y yo hemos recibido miles de muestras de afecto. Nuestra reflexión es la siguiente: una vida de fe tan intensa, como la de nuestra mamá, es una vida que marca. Incluso a aquellos que están alejados de la fe.
Por Jaime Septién

La muerte, toda muerte, es un Misterio. Pero solamente si entendemos al Misterio como un acto de amor de Dios, podemos comprenderla. No explicarla. Un Misterio es —por definición—algo inexplicable. Pero cuando se comprende, cuando la imaginación del alma nos extiende unos binoculares y nos hace ver el fondo de los cielos, la paz nos inunda: es la paz de Cristo que nos dice que si creemos en Él tendremos vida eterna.

Una madre —decía yo en los funerales de la mía— es la que enseña a orar y a perdonar. Qué misión más inmensa; qué tarea más humana: mostrar a los hijos el camino de la Verdad y ejercitarlos en la vivencia comunitaria, que es la única forma en la que puede vivirse la Palabra de Dios. Hubo lágrimas, sí, en su Misa. Nadie se desprende sin duelo del ser que Dios tomó por «instrumento» para regalarnos la vida. Pero, si se me permite el término, fueron lágrimas alegres; no de adiós sino de hasta pronto; hasta que la Misericordia nos reúna en el lugar donde ya no hay tribulaciones ni desconsuelos.

Quiero destacar un rasgo predominante de mi madre: la humildad. Jamás pidió nada para sí; jamás se guardó nada para su propiedad. Lo dio todo: salud, consejos, recetas y ánimo. Nunca nació en ella la envidia, esa desastrosa costumbre de entristecerse por el bien ajeno. Al contrario: su mayor felicidad fue que sus hijos fueran, simplemente, buenos cristianos y buenos ciudadanos.

Se fue a los brazos de Dios de manera discreta, directa, decidida. Ella amó, intensamente, a Jesús y con Jesús a los pobres. Su misión fue cumplida a cabalidad; sin aspavientos ni vanidades. Como debe ser el católico: recio, sobrio, consciente y sin miedo. Supo que iba a morir pronto. Nos despidió a todos. Y cuando vio la Luz, se durmió en su Gloria. Ahí se reencontró con mi padre. Y están felices, lo sé, platicando de nuevo en la terracita de los helechos, al caer la tarde.

EL OBSERVADOR 605-1

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


DOCUMENTOS
Una vez más la Iglesia vuelve sus ojos a quienes sufren y llama la atención hacia los enfermos incurables
Mensaje completo de Benedicto XVI para el 11 de febrero, Jornada Mundial del Enfermo 2007

Queridos hermanos y hermanas:

El 11 de febrero de 2007, día en que la Iglesia celebra la memoria litúrgica de Nuestra Señora de Lourdes, tendrá lugar en Seúl, Corea, la XV Jornada Mundial del Enfermo.

Se llevará a cabo una serie de encuentros, conferencias, asambleas pastorales y celebraciones litúrgicas con representantes de la Iglesia en Corea, con el personal de la asistencia sanitaria, así como con los enfermos y sus familias.

Dolor en todos los continentes

Una vez más la Iglesia vuelve sus ojos a quienes sufren y llama la atención hacia los enfermos incurables, muchos de los cuales están muriendo a causa de enfermedades terminales. Se encuentran presentes en todos los continentes, particularmente en los lugares donde la pobreza y las privaciones causan miseria y dolor inmensos.

Consciente de estos sufrimientos, estaré espiritualmente presente en la Jornada Mundial del Enfermo, unido a los participantes, que discutirán sobre la plaga de las enfermedades incurables en nuestro mundo, y alentando los esfuerzos de las comunidades cristianas en su testimonio de la ternura y la misericordia del Señor.

Crisis y confrontación

La enfermedad conlleva inevitablemente un momento de crisis y de seria confrontación con la situación personal.

Los avances de las ciencias médicas proporcionan a menudo los medios necesarios para afrontar este desafío, por lo menos con respecto a los aspectos físicos.

La muerte, finalmente, es inevitable

Sin embargo, la vida humana tiene sus límites intrínsecos, y tarde o temprano termina con la muerte.

Esta es una experiencia a la que todo ser humano está llamado, y para la cual debe estar preparado.

Imposible hallar todas las curas

A pesar de los avances de la ciencia, no se puede encontrar una curación para todas las enfermedades; por consiguiente, en los hospitales, en los hospicios y en los hogares de todo el mundo nos encontramos con el sufrimiento de numerosos hermanos, nuestros enfermos incurables y a menudo en fase terminal.

También hay enfermos por causa de la injusticia

Además, muchos millones de personas en el mundo viven aún en condiciones insalubres y no tienen acceso a los recursos médicos necesarios, a menudo del tipo más básico, con el resultado de que ha aumentado notablemente el número de seres humanos considerados «incurables».

Hay que eliminar todas las causas posibles

La Iglesia desea apoyar a los enfermos incurables y en fase terminal reclamando políticas sociales justas que ayuden a eliminar las causas de muchas enfermedades e instando a prestar una mejor asistencia a los moribundos y a los que no pueden recibir atención médica. Es necesario promover políticas que creen condiciones que permitan a las personas sobrellevar incluso las enfermedades incurables y afrontar la muerte de una manera digna.

Al respecto, conviene destacar una vez más la necesidad de aumentar el número de los centros de cuidados paliativos que proporcionen una atención integral, ofreciendo a los enfermos la asistencia humana y el acompañamiento espiritual que necesitan. Se trata de un derecho que pertenece a todo ser humano y que todos debemos comprometernos a defender.

Deseo apoyar los esfuerzos de quienes trabajan diariamente para garantizar que los enfermos incurables y en fase terminal, juntamente con sus familias, reciban una asistencia adecuada y afectuosa.

La Iglesia, siguiendo el ejemplo del buen samaritano, ha mostrado siempre una solicitud particular por los enfermos.

A través de cada uno de sus miembros y de sus instituciones, sigue estando al lado de los que sufren y de los moribundos, tratando de preservar su dignidad en esos momentos tan significativos de la existencia humana.

Muchas de esas personas —profesionales de la asistencia sanitaria, agentes pastorales y voluntarios— e instituciones en todo el mundo sirven incansablemente a los enfermos, en hospitales y en unidades de cuidados paliativos, en las calles de las ciudades, en proyectos de asistencia a domicilio y en parroquias.

A los enfermos

Ahora me dirijo a vosotros, queridos hermanos y hermanas que sufrís enfermedades incurables y terminales. Os animo a contemplar los sufrimientos de Cristo crucificado, y, en unión con él, a dirigiros al Padre con plena confianza en que toda vida, y la vuestra en particular, está en sus manos. Confiad en que vuestros sufrimientos, unidos a los de Cristo, resultarán fecundos para las necesidades de la Iglesia y del mundo.

Pido al Señor que fortalezca vuestra fe en su amor, especialmente durante estas pruebas que estáis afrontando. Espero que, dondequiera que estéis, encontréis siempre el aliento y la fuerza espiritual necesarios para alimentar vuestra fe y acercaros más al Padre de la vida. A través de sus sacerdotes y de sus agentes pastorales, la Iglesia desea asistiros y estar a vuestro lado, ayudándoos en la hora de la necesidad, haciendo presente así la misericordia amorosa de Cristo hacia los que sufren.

Por último, pido a las comunidades eclesiales en todo el mundo, y particularmente a las que se dedican al servicio de los enfermos, que, con la ayuda de María, «Salus infirmorum», sigan dando un testimonio eficaz de la solicitud amorosa de Dios, nuestro Padre.

Bendición

Que la santísima Virgen María, nuestra Madre, conforte a los que están enfermos y sostenga a todos los que han consagrado su vida, como buenos samaritanos, a curar las heridas físicas y espirituales de quienes sufren. Unido a cada uno de vosotros con el pensamiento y la oración, os imparto de corazón mi bendición apostólica como prenda de fortaleza y paz en el Señor.

EL OBSERVADOR 605-2

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


VIGÍA
¿Y no va a pasar nada?
Por Javier Algara

Esperemos que sí pase algo. Porque este asunto es muy, pero muy serio.

Todos recordamos el escándalo mayúsculo que se originó algunos años atrás a raíz de las supuestas malversaciones de fondos federales atribuidas al señor Jorge Serrano Limón y a Pro-Vida. Jorge Serrano permitió, según la acusación correspondiente, que de los 30 millones de pesos que el Gobierno Federal, a través de la Secretaría de Salud, había otorgado a Pro-Vida en 2003 para abrir algunos centros de atención a las mujeres, parte —105 pesos— se utilizara en compras de objetos ajenos a su verdadero propósito. (Los grupos mexicanos pro-aborto, que también participaron en el proceso contra Serrano Limón, recibieron ese mismo año $570 millones de pesos del gobierno, según datos de yoinfluyo.com).

La Secretaría de la Función Pública, alentada por denuncias de la entonces diputada federal perredista, Malú Micher Camarena —la misma que presentó ante el Congreso de la Unión la iniciativa de ley para permitir que las adolescentes embrazadas pudieran abortar sin necesidad del consentimiento de sus padres— y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público actuaron en contra del Señor Serrano Limón, embargando sus bienes y cortando el subsidio a Pro-Vida. Para él, el escarnio público; para la organización defensora de la vida de los no nacidos, la parálisis en sus actividades.

Ahora, tres años después, sin embargo, la SHCP y la PGR revisan minuciosamente el expediente y, como resultado de dicha revisión, expiden sendos documentos en los que dicen que siempre no: que ni el Señor Serrano Limón ni Pro-Vida, son culpables de ningún delito.

¿Dichos documentos incluirían siquiera una disculpa? Yo no creo. Mas desgraciadamente no es un mero problema de buenas maneras. Lo que está en juego son varios asuntos de enorme gravedad. Primero, el buen nombre. Si lo afirmado por la SHCP y la PGR es cierto, éstas deben antes que nada hacer todo lo que esté a su alcance para restaurar la buena fama de Jorge Serrano. Y, habida cuenta de que el asunto fue ventilado en los medios informativos nacionales, estos últimos deben también ser el cauce de la aclaración, utilizando los mismos formatos utilizados para la difamación: primeras planas, horarios de primera, etc. Segundo, la hacienda embargada. ¿Va a recuperar el Señor Serrano Limón los mismos bienes que se le embargaron, y se le harán las compensaciones correspondientes por daños a los mismos? Tercero, la obligación legal de los acusadores. Los que iniciaron el proceso en contra del líder de Pro-Vida, deberán responder jurídicamente por sus mentiras. Es lo lógico y lo legal.

Porque, obviamente, no se trató de una simple equivocación, un trágico caso de confusión de identidades. Si se analiza la trayectoria de la ex diputada Micher y sus correligionarios se comprueba fácilmente que no son personas que actúen por simples corazonadas, sino de acuerdo con planes bien premeditados. Fue un intento deliberado de frenar permanentemente las actividades de Pro-Vida a través del engaño. Y, finalmente, ¿quién va a responder, y cómo, de las vidas de bebés abortados que Pro-Vida no pudo salvar durante los años de congelamiento? ¿Será éste un problema exclusivo de sus padres? ¿No se va a hacer nada para que este crimen no quede impune?

¿No va a pasar nada?

EL OBSERVADOR 605-3

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


Juventud e Iglesia: entrevista con monseñor Francisco Moreno Barrón
Por Fray Gilberto Hernández, O.F.M.

La juventud es un enorme sector que se convierte, prácticamente, en un campo de misión. Si bien la Iglesia en México históricamente ha prestado atención a esta porción significativa de la población, no siempre los jóvenes sienten a la Iglesia como suya. En ese tenor, monseñor Francisco Moreno Barrón, obispo auxiliar de Morelia y presidente de la ahora llamada Dimensión de Pastoral Juvenil del Episcopado Mexicano, nos habla de la realidad que percibe en torno a la juventud y su relación con la Iglesia.

¿Cómo es la realidad que se percibe en esta relación entre juventud e Iglesia en México? Yo veo que casi todos los jóvenes mexicanos han nacido en el seno de una familia católica; por lo tanto, la gran mayoría también han sido bautizados. Pero después de los sacramentos de iniciación (Bautismo, Confirmación, Primera Comunión) se ha dado el fenómeno de alejamiento de la Iglesia, sobre todo por falta de formación; a veces por influencias negativas, sobre todo en la escuela, incluso de algunos maestros que desorientan a los jóvenes, que les cuestionan sobre preguntas que ellos no saben contestar, precisamente por falta de formación. Veo que los jóvenes, efectivamente, tienen la fe como una semilla: son parte de la Iglesia pero en la práctica viven alejados. En el fondo existe la necesidad de presentarles un rostro de Cristo más cercano, más atractivo, y que hagamos de nuestras celebraciones litúrgicas unas celebraciones vivas donde ellos se sientan parte integrante.

¿Qué motivaciones hacen falta para que los jóvenes presten atención a la llamada de consagrarse en la vida religiosa o sacerdotal? Yo creo que hace falta, primero, una vida familiar auténticamente cristiana, donde se siembre en sus corazones la llama de la fe. En segundo lugar, además de la esa llama de fe, la familia puede sembrar la semilla de la vocación para que, si algunos son llamados desde pequeños, ya traigan ese germen en sus corazones. Finalmente, después de la familia, a la Iglesia como institución le ha faltado ofrecer una formación integral, una formación completa a los jóvenes para que den razón de su fe. Creo que ha faltado la fuerza del testimonio de testigos cercanos que hagan al joven atractivo el seguimiento de Cristo. Necesitamos que todos los sacerdotes, con su ejemplo y su palabra, atraigan a los jóvenes, que les hagan ver que vale la pena seguir a Jesús, que éste es un camino para ser felices.

¿Qué propuestas hace la Pastoral Juvenil Nacional que usted preside con respecto a este tópico de juventud y vocación? Actualmente la Pastoral Juvenil en México está impulsando lo que se llama Formación Integral, que consiste en ofrecer a los jóvenes un proceso de crecimiento humano y cristiano, y dentro de ese proceso hay un espacio para el discernimiento vocacional.

La experiencia de estar al frente de la Pastoral Juvenil me ha convencido de que si no atendemos hoy a los jóvenes la Iglesia no tiene esperanzas: si no los atendemos hoy no hay mañana para la Iglesia. En nuestro México todavía necesitamos hacer conciencia, empezando por los obispos, los presbíteros, los religiosos, los padres de familia y maestros, de que la juventud es el sector más importante de la Iglesia.

Con información de los hermanos del Postulantado Franciscano de Acámbaro, Gto.

EL OBSERVADOR 605-4

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


FLOR DE HARINA
Óptica y acústica
Por el P. Justo López Melús

La iglesia es un lugar privilegiado para el encuentro con Dios. Pero es una ilusión creer que la iglesia es lugar de encuentro obligado con Dios. «No podemos decir que cuando vamos a la iglesia viene también Dios con nosotros» (Noordmann). Si no reconozco a Dios por la calle, si allí le miro con indiferencia, si paso de largo, no lo encontraré en la iglesia. «O estás disponible para el encuentro a lo largo de la calle, o estás en peligro de encontrarte tú solo en la iglesia», ha escrito Pronrato.

Cuando el astronauta Yuri Gagarin tuvo la extravagante ocurrencia de decir que, a pesar de los miles de kilómetros que había recorrido en su paseo espacial, no había tenido la fortuna de toparse con Dios, un sacerdote de Moscú replicó: «Era natural. Si no lo has encontrado en la tierra, no lo encontrarás jamás en el cielo». «El que no reconoce que el primer hombre que pasa por la calle es Dios mismo, ése no encontrará a Dios en el templo, ni en su corazón, ni en este mundo ni en el otro» (Lanza del Vasto).

Alguien ha dicho que el cristianismo es, esencialmente, cuestión de óptica y de acústica. De óptica, para descubrir o intuir el rostro de Dios, a pesar de todos los disfraces con que se presenta. De acústica, para percibir su mensaje, en cualquier longitud de onda, desde cualquier estación emisora donde se transmita. Porque, como dice un maestro del hasidismo hebraico: El hombre es lenguaje de Dios.

Cuando por la mañana nuestros ojos se abren a la luz y al nuevo día, pidamos al Señor ojos nuevos para verle, para reconocerle en todos los rostros que se cruzan en nuestro camino. Ojos nuevos, Señor, que sé que viajas de incógnito, y los ojos de antes no me sirven ya... «Y no me dejes caer en la distracción. Mas líbrame del atolondramiento».

EL OBSERVADOR 605-5

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


PANTALLA CHICA
Macbeth de Shakespeare y la tele
Por Mayela Fernández de Vera /Grupo Inter Mirifica

Macbeth, en la tragedia de William Shakespeare, es atormentado por tres brujas que le hacen un hechizo predestinante, por el cual realizará una acción que por sí mismo repudiaría: matar al rey Duncan para entonces buscar ser el sucesor al trono de Escocia. Aunque su conciencia le dice que no debe, lo hace por su propia ambición y motivado también por su esposa, Lady Macbeth, cuya ambición supera la de su marido.

Esta tragedia del siglo diecisiete (1606) nos permite hacer una comparación con el hombre moderno consumidor. Las «brujas» de las grandes empresas comerciales en la televisión intentan cada día hechizar a los consumidores, para seducirnos, para llevarnos a un estilo de vida que sabemos o intuimos no nos hará felices, por ser ficticio, fútil y vacío; pero motivados por nuestro propio egoísmo, llegamos a convertirnos en ese hombre moderno esclavo de lo que su majestad la tele pueda dictarnos en cuanto a jerarquía de valores y propuesta existencial. Este egoísmo es fomentado por el de nuestra sociedad, que en forma sugerente y amable —como hablaría Lady Macbeth al oído de su esposo— nos convence de que lo que no deseamos es lo que haremos. La televisión hechiza a las masas, porque cada vez hay menos personas. Encontramos por antonomasia este silogismo falso en la mayoría de las televisoras que se han vendido a las marcas de productos y servicios: Las personas son televidentes, los televidentes son consumidores, por lo tanto, las personas son consumidores (centavos). Lo importante son los centavos. Las personas no cuentan.

No se trata de satanizar a los medios ni tampoco a los sistemas de publicidad, incisivos y cada vez más impactantes e influyentes; lo importante es que nosotros, los hombres y mujeres verdaderamente modernos, seamos cada vez más cuidadosos de nuestra propia conciencia, de tal forma que, independientemente de las propuestas y demandas de consumo que las televisoras nos puedan plantear, sigamos siendo libres en nuestro pensamiento, libres en nuestras acciones para vivir la vida como queremos vivirla: Felices, imitando a Cristo.

EL OBSERVADOR 605-6

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


DICCIONARIO DE AUTORES CATÓLICOS DE HABLA HISPANA
Card. Isidro Gomá Tomás (1869-1940)
Por Sebastián Sánchez / Argentina

Cardenal español, gran apologeta de la hispanidad. El papa Pío XI le preconizó obispo en 1927 y en 1933 fue nombrado arzobispo de Toledo y primado de la iglesia española. En 1935 fue creado cardenal de la Iglesia de Roma. Ejerció como profesor en el Seminario de Tarragona durante muchos años, en los que siempre desarrolló una intensa actividad literaria a la par de la eclesiástica.

Como Primado de España, correspondió al cardenal Gomá un histórico protagonismo durante la guerra civil, en la que actuó, además, como Delegado Pontificio Castrense. Así, en noviembre de 1936 explicitó el sentido de la guerra en «El caso de España», texto valiosísimo para comprender las razones del conflicto fraticida.

Al finalizar la contienda, su principal desvelo fue la restauración de la salud espiritual española, a la que dedicó una infatigable acción pastoral. Asimismo, procuró la reconstrucción material de iglesias destruidas y pertenencias eclesiásticas devastadas, entre ellas el tesoro mutilado de su incomparable catedral primada. A pesar de su empeño, de las 67 joyas sustraídas y enviadas a la Unión Soviética quedan 55 por recuperar, sin que se tenga indicio de su paradero. Finalmente, con su robusta salud debilitada por tantos avatares augustamente llevados, el Cardenal Primado de España falleció en el Toledo de sus amores y desvelos el 22 de agosto de 1940.

Es singular su obra escrita, de la que se cuentan dieciséis libros: Tradición y crítica en exégesis; Las modas y el lujo; La Eucaristía y la vida cristiana; Valor educativo de la liturgia; La familia; María, Madre y Señora; La Biblia y la predicación; El nuevo salterio del Breviario romano; Santo Tomás de Aquino; El matrimonio; El Evangelio explicado; Jesucristo Redentor; Los santos Evangelios; Por Dios y por España, y María Santísima. Asimismo, sus escritos pastorales pasaron de trescientos, siendo uno de los mayores la «Carta Colectiva del Episcopado Español», que lo tuvo por principal redactor y que señaló un hito pastoral y doctrinario para obispos de todo el orbe.

Transcribimos hoy un fragmento de su Apología de la Hispanidad:

«Yo debiera demostraros ahora que la obra de España fue, antes que todo, obra de catolicismo. No es necesario. Aquí está el hecho, colosal. Al siglo de empezada la conquista, América era virtualmente cristiana. La cruz señoreaba, con el pendón de Castilla, las vastísimas regiones que se extienden de Méjico a la Patagonia; cesaban los sacrificios humanos y las supersticiones horrendas; templos magníficos cobijaban bajo sus bóvedas a aquellos pueblos, antes bárbaros, y germinaban en nuevos y dilatados países las virtudes del Evangelio. Jesucristo había triplicado su reino en la tierra. Porque España fue un Estado misionero antes que conquistador. Si utilizó la espada fue para que, sin violencia, pasara triunfante la cruz. La tónica de la conquista la daba Isabel la Católica cuando a la hora de su muerte dictaba al escribano real estas palabras: 'Nuestra principal intención fue de procurar atraer a los pueblos dellas (de las Indias) e los convertir a nuestra sancta fe cathólica'. La daba Carlos V cuando, al despedir a los prelados de Panamá y Cartagena, les decía: 'Mirad que os he echado a aquellas ánimas a cuestas; parad mientes que deis cuenta dellas a Dios, y me descarguéis a mí'. La dieron todos los monarcas en frases que suscribía el más ardoroso misionero de nuestra fe. La daban las leyes de Indias, cuyo pensamiento oscila entre estas dos grandes preocupaciones: la enseñanza del cristianismo y la defensa de los aborígenes».

EL OBSERVADOR 605-7

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


MIRADA JOVEN
¡Se venden corazones!
Por María Velázquez Dorantes

No cabe duda que, después de la aparición de los dioses de la mitología griega y romana, en conjugación con la llegada de las múltiples formas del capitalismo a la vida actual, la venta de los corazones es un boom comercial de gran éxito.

Ello tiene estas formas: los aparadores de las calles, los mensajes en cadena que son reenviados por la Internet, los grandes espectaculares colocados en la ciudad, las promociones de cine, de los restaurantes, la «noche romántica de los antros», los intercambios en las escuelas, pero, sobre todo, la venta de todo material que lleve la figura con la que se suele simbolizar el valor universal más grande que es el amor: los corazones.

Corazones de tela, corazones de papel, corazones en globo, corazones de peluche, corazones virtuales; en fin, corazones por todos lados y de cualquier especie, puestos en venta y con diferentes precios para el mes denominado del amor: febrero. ¿Será que la venta de corazones es un síntoma de la profunda crisis de valores, autoestima y afectos de la sociedad actual? ¿Es, quizás, que se requiere de la materialización de las emociones y de los sentimientos para demostrar los amores? ¿O se trata de una estrategia cautelosamente planeada para seguir moviendo los intereses mercantiles de esta vida que consiste para unos en ser consumidores y para otros en ser consumidos?

Cualquiera que sea la respuesta a estas preguntas, el camino de las ventas de corazones no conduce al individuo, a la demostración y acción del amor puro. Un globo no puede encerrar los mejores momentos de un matrimonio, porque su espacio resultaría muy pequeño e insuficiente; una caja de chocolates en forma de corazón no tendrá el sabor bastante para decirle al otro «te acepto como eres y por ello te quiero»; un corazón en una tarjeta con música integrada sólo refleja una pequeña porción de la esencia de lo que en la vida resulta amar a los otros, y no sólo se trata de los otros en pareja, sino de un «todos humanos».

Las formas del capitalismo global no pueden acaparar las emociones, inquietudes y sensaciones del amor. Los productos en sí mismos sólo son objetos; el hombre, en toda su historia, lo que ha necesitado son expresiones subjetivas, en las que la razón y el sentimiento experimente la gracia del amor. El ser humano requiere de besos encerrados en la caja de los sentimientos más puros, y no de la construcción de un objeto de consumo. También necesita un corazón vivo y no de roca, que acoja las palabras más sublimes de consuelo, apoyo, gratitud, esperanza y entereza.

Los corazones no se pueden materializar así por que sí; tampoco deben estar a la venta; el corazón del hombre no puede ser vendido, puesto que los corazones se regalan con los actos de amor, con las acciones de la ternura y la sensibilidad, pero, sobre todo, con la identificación con el otro y sus contextos en los que vive.

Nuestra sociedad no requiere de corazones imperceptibles, lo que necesita es la demostración del amor en su máxima plenitud, y ésta no se la otorga el consumo. Este 14 de febrero regala un corazón vivo, que esté envuelto por la sonrisa y la amabilidad.

EL OBSERVADOR 605-8

horizontal rule

  [SUMARIO] [SIGUIENTE] [INICIO]

horizontal rule


RESUELVE TUS DUDAS
Personajes esotéricos en juegos de video

Pregunta: Mi nombre es Jovanni, tengo 17 años. Ahora me surge una duda. Leí sobre un señor conocido como Conde de Saint Germain, a quien se le atribuyen muchos poderes, que se parecen a los de las sectas esotéricas. Este individuo es un personaje del juego de video de CASTLEVANIA 3. Pensé que sólo era un personaje de ficción, pero luego me metí a una página de Internet, y allí lo mencionaban como verdadero, relacionado con el esoterismo.

Mi pregunta es si en realidad existió y por qué esta ligado al esoterismo actual.

Respuesta: Tu primera pregunta no creo que nadie la pueda contestar categóricamente con datos fehacientes. Todo parece indicar que sí existió un personaje en el que se inspira la leyenda del Conde de Saint Germain y que fue un tipo sobresaliente en muchos aspectos.

Tu segunda pregunta es más fácil de contestar y mucho más interesante. ¿Por qué está ligado al esoterismo actual? Y yo agregaría una más: ¿Por qué aparece en el juego «Castlevania 3»?

El común denominador en todas las doctrinas y escuelas esotéricas es la búsqueda de la realización (felicidad, salud, éxito...) a través del desarrollo de facultades mentales superiores. El Conde de Saint Germain, como lo pintan sus creyentes, sería un perfecto exponente de la práctica de estas doctrinas, además de la vida ambicionada por la mayoría de los hombres: buena salud, longevidad excepcional, poderes curativos, capacidades mentales como telepatía o proyección astral, habilidades sobresalientes para la ciencia y el arte, dominio de la alquimia, riqueza, poder de sugestión, etc. Sus biógrafos dicen que perteneció a la masonería, lo cual es muy probable. Es natural que los seguidores de la metafísica lo tomen como uno de sus principales referentes.

Para el hombre post-moderno, esclavo de la búsqueda del placer, la metafísica proporciona una salida aparentemente ideal: sin incómodas normas morales, sin mandamientos, sin autoridades, sin compromisos personales... nada que ver con las exigencias del cristiano. Una religión a la carta, al gusto.

Los creadores de juegos de video, por su parte, son expertos en detectar y ofrecer lo que su público anda buscando. Satisfacen nuestro apetito por la violencia con una lucha a latigazos, y nuestro anhelo de santidad con una lucha contra el mal. Hoy en día la New Age se vende muy bien. No es nada extraño que en los juegos de video empiecen a insertar doctrinas y personajes como éste.

Una observación más. En estos juegos se habla de lucha contra el mal, se habla del bien, se habla de magia buena, se habla de poder, se habla de valor, se habla de solidaridad, se habla de Satanás... pero nunca se habla de Dios. Algunos piensan que es un descuido inofensivo. Otros piensan que es parte de una campaña para convencernos de que la redención y la victoria sobre el mal se pueden alcanzar sin una relación personal con Dios. Si así fuera, ojalá que tú no seas de los que caen en la trampa, que son muchos.

Walter Turnbull

¿Tienes dudas relacionadas con la religión? Haznos llegar tus preguntas; nos comprometemos a darte una respuesta por este medio. Llámanos o escríbenos: tel. 224-1454 Ext.104 / consulta[arroba]elobservadorenlinea.com

EL OBSERVADOR 605-9

horizontal rule

  [SUMARIO] [INICIO]

horizontal rule


FAMILIA
Atracción al mismo sexo: un problema de urgente atención
¿Cómo brindar atención pastoral y ayuda a personas en condición de atracción al mismo sexo? En otras palabras, ¿cómo debemos responder a la agenda Pro-Gay? Courage Latino ha organizado un taller de capacitación que pretende ser útil.

Courage Latino se anuncia como un apostolado de la Iglesia católica con aprobación de la Santa Sede para la atención pastoral de hombres y mujeres que sufren por su condición de atracción sexual a personas del mismo sexo.

¿Cómo entender y comprender un problema así de complejo? Y sobre todo, ¿cómo ayudar? Esa singular institución ha organizado un taller de capacitación, que se efectuará en la ciudad de Guadalajara, Jal., los días 19 y 20 del presente febrero, y en él se tratarán temas tales como «conceptos básicos de la homosexualidad», «raíces y causas de la homosexualidad», «ayudando a la gente a salir de la homosexualidad», «venciendo las adicciones sexuales (masturbación, pornografía)», etcétera, todo con el objetivo de brindar las bases y conocimientos para proporcionar ayuda y atención pastoral a personas que padecen la atracción arriba mencionada. Se promete que al final del taller el participante será capaz de identificar las raíces y causas de la homosexualidad, brindar atención de primera mano a la persona en problemas, ayudarle en un proceso de restauración y llevarlo a vivir en castidad o canalizarlo a otra ayuda pertinente.

El taller está dirigido a sacerdotes, religiosos(as) y laicos interesados en formar un grupo de Courage Latino o, sin esta filiación, brindar atención pastoral a personas que están en la condición ya referida; en la inteligencia de que los laicos, al solicitar su inscripción, deben acompañar una carta introductoria del sacerdote que les haya recomendado tomar la capacitación.

Los interesados en tomar el taller encontrarán mayor información en la dirección de internet couragegd[arroba]megared.net.mx, misma a través de la cual deberán tramitar su registro. La cuota de recuperación, que es de 550 pesos, incluye capacitación y material.

EL OBSERVADOR 605-10

horizontal rule

[SUMARIO] [INICIO]

horizontal rule


FIN

horizontal rule

 
De acuerdo con las normas internacionales de Propiedad Intelectual y Derechos de Autor, podrá reproducir parcial o totalmente la información, pero siempre citando nuestra fuente. La reproducción de los artículos y/o noticias firmados con Zenit.org-El Observador requieren permiso expreso de zenit.org
La publicación de algún artículo no implica compromiso. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.
Los artículos publicados en esta Web son una selección de la edición impresa.
D.R. Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. 1995-2006